ALL POSTS

¡ES LA HEREJÍA ESTÚPIDO!


[El título está tomado de la frase que cierra el artículo y que lo resume]

6F8F1886-7119-4908-AA55-30ADDD00FAED

PERVERSIÓN Y MODERNISMO

Habría que ser un avestruz con la cabeza metida en la arena  para no estar al tanto de los últimos escándalos homosexuales y encubrimientos perpetrados por la jerarquía de la Secta del Vaticano II, que llegan nada menos que al propio Bergoglio. Toda la secta del Vaticano II se ve sacudida por su núcleo podrido, más que en 2002, cuando el Boston Globe sacó a la luz los escándalos . Los informes de abusos que vinieron de Pennsylvania son casi demasiado horribles para escribirlos. Los miembros de la Secta pensarán que los crímenes y encubrimientos son razones suficientes para que el “Papa” renuncie, o bien se unirán a una secta protestante porque los escritos de Jack Chick tenían razón después de todo acerca de “Roma es la raíz de todo mal”. Incluso otros culparán al celibato, como si hombres normales que de otro modo serían buenos maridos y padres se convirtieran en abusadores de niños por no poder casarse (si crees esto cree  que tengo un puente en Brooklyn para venderte realmente barato).

El escándalo no debería ser usado por los tradicionalistas para “probar” el sedevacantismo. La corrupción moral no causa la pérdida del cargo, solo la herejía lo hace. En este caso, la podredumbre moral se remonta al Modernismo: la pérdida de la fe lleva a la pérdida de la moral. Es seguro  que siempre ha habido clérigos inmorales en la Iglesia que hicieron cosas horribles. Fue un obispo el que traicionó a Nuestro Señor por dinero, se ahorcó y ahora arde en el Infierno. (Había solo 12 obispos en ese momento, lo que quiere decir que el 8.33% eran malos). Cristo sabía que Judas Iscariote era un malvado, pero de todos modos lo eligió, para probar que su Iglesia prevalecerá a pesar del mal que pudiera tener en las filas clericales. Lo que está sucediendo ahora es sustancialmente diferente. No es la corrupción,  que fue desarraigada por San Francisco de Asís en el siglo XIII. La institución que perpetra los crímenes no es la Iglesia Católica, sino es una secta hecha por hombres y  efecto de su herejía.

El problema no puede, por lo tanto, ser “corregido” por una “renuncia papal” o estableciendo una mejor información [y transparencia]. El problema es sobrenatural y el mundo no quiere saber nada de eso. La Iglesia fue infiltrada por sus enemigos. Una secta falsa y herética fue establecida desde el Vaticano II, y la podredumbre moral es el resultado lógico del relativismo moral que viene con el Modernismo – “la síntesis de todas las herejías” – como el Papa San Pío  X lo llamó. Este post demostrará el vínculo entre el Modernismo y la perversión sexual desenfrenada en la secta del Vaticano II. Se mostrará cómo

(a) Cristo condena la homosexualidad,

(b) el Magisterio lo condena y la secta del Vaticano II cambió su rumbo, lo que la llevó a la aceptación de la perversión en la sociedad con consecuencias devastadoras.

El Tercer Concilio Ecuménico Laterano 1179 AD

Canon 11: “… Sean todos los que fueren  encontrados culpables de ese vicio antinatural por el cual la ira de Dios cayó sobre los hijos de la desobediencia y destruyó las cinco ciudades con fuego, si son clérigos expulsados ​​del clero o confinados en monasterios para hacer penitencia, si son laicos deben incurrir en la excomunión y estar completamente separados de la sociedad de los fieles … “(Ver http://www.papalencyclicals.net/councils/ecum11.htm)

Papa San Pío V:

Cum Primum 1 de abril, 1566:

Habiendo decidido eliminar todo lo que de alguna manera pueda ofender a la Divina Majestad, decidimos castigar, sobre todo y sin indulgencia, aquellas cosas que, por la autoridad de las Sagradas Escrituras o por los más graves ejemplos, son más repugnantes a Dios que todas los demás y suscitan su ira: es decir, negligencia en el culto divino, simonía ruinosa, el crimen de blasfemia y el execrable vicio libidinoso contra la naturaleza . Por tales faltas, los pueblos y naciones son azotados por Dios quien, según su condenación justa , envía catástrofes, guerras, hambre y pestilencia … y si es un clérigo, estará sujeto al mismo castigo después de haber sido despojado de todos sus grados [de dignidad eclesiástica] “. (Énfasis mío).

Horrendum Illud Scelus 30 de agosto de 1568:

PÍO OBISPO

Siervo de los Siervos de Dios: Para memoria perpetua. Ese horrendo crimen, por el cual las
ciudades contaminadas y sucias fueron quemadas por el espantoso juicio de Dios, nos duele mucho y agita gravemente nuestra alma, de modo que, en la medida de lo posible, deberíamos tratar de aplastarla.

I. Está razonablemente establecido en el [Tercero] Concilio Laterano que cualquier clérigo que sea descubierto en ese acto de incontinencia en contra de la naturaleza, por lo cual la ira de Dios cayó sobre los hijos de la incredulidad, debería ser expulsado del clero, o ser encerrado en un monasterio para que haga penitencia.

  1. Sin embargo, para que el contagio de semejante desgracia, por la esperanza de la impunidad -que es el mayor incentivo para el pecado- se fortalezca con denuedo, hemos decidido que los clérigos culpables de este infame crimen sean castigados con mayores penas , para que el vengador de las leyes civiles, la espada secular, disuada con certeza a aquellos que no temen a la muerte del alma.
  2. Y por lo tanto, buscando perseguir más completa y enérgicamente lo que ya decretamos con respecto a este asunto al comienzo de nuestro pontificado, todos y cada uno de los sacerdotes y demás clérigos seculares y regulares de cualquier grado y dignidad que practiquen un pecado tan grave, sean privadis de cualquier privilegio clerical, y de cualquier oficio eclesiástico, dignidad y beneficio, por la autoridad del presente canon. Para que, después de haber sido degradados por el juicio eclesiástico, puedan ser entregados al poder secular, que puede exigirles el mismo castigo que reciben los laicos que han caído en esta ruina, que se encuentra nominada en ordenanzas legítimas. …

Dado en San Pedro en Roma, en el año de la Encarnación del Señor 1568, en las terceras Kalends de septiembre (30 de agosto), en el tercer año de Nuestro Pontificado.

Código de Derecho Canónico de 1917 Canon 2357:

artículo 1: los laicos que han sido legalmente declarados culpables de un delito de inmoralidad sexual cometido con un menor de 16 años o de violación, sodomía, incesto, proxenetismo, son ipso facto infames, además de estar sujetso a otras penas que el Ordinario pueda considerar justo  infligir. Canon 2359: sección 2: Priva a los clérigos (culpables de los mismos crímenes enumerados anteriormente) de “cualquier oficio, beneficio, dignidad o cargo que puedan tener y en casos más serios sean depuestos”. (Véase Canonist Bouscaren Canon Law: A Text and Commentary (1951), páginas 931-932).

Vaticano II: Encontrar virtud en el vicio
Cuando la secta del Vaticano II fue creada por los modernistas, buscaron conformar a Cristo con el mundo. El modernismo es el polo opuesto del catolicismo. Al introducir principios falsos por los cuales la teología debe guiarse, abren el camino a la aceptación de un comportamiento antinatural. La “Constitución sobre la Iglesia en el mundo moderno” ( Gaudium et Spes ) comienza la decadencia moral:

Párrafo # 54:

“Las circunstancias de la vida del hombre moderno han cambiado profundamente en sus aspectos sociales y culturales, podemos hablar de una nueva era de la historia humana. Por lo tanto, las nuevas formas están abiertas a  la perfección y a una extensión adicional. Estas formas han sido preparadas por el enorme crecimiento de las ciencias naturales, humanas y sociales, por el progreso técnico y por los avances en el desarrollo y organización de los medios por los cuales los hombres se comunican entre sí. De ahí que la cultura actual posea características particulares: ciencias que se llaman exactas, desarrollan en gran medida el juicio crítico; los estudios psicológicos más recientes explican más profundamente la actividad humana ; … “(Énfasis mío).

Párrafo  # 62:

En la pastoral, debe hacerse suficiente uso no solo de los principios teológicos, sino también de los hallazgos de las ciencias seculares, especialmente de la psicología y la sociología , para que los fieles puedan ser llevados a una vida más adecuada y madura de fe.” (Énfasis mío).

Los aspectos paganos de la psicología y la sociología fueron así introducidos. El Vaticano II se une a la psicología moderna en la enseñanza herética de la “autoestima intrínseca” de la humanidad. En Gaudium et Spes , párr. 24  “…

si el hombre es la única criatura en la tierra que Dios ha querido por sí mismo, el hombre puede descubrir completamente su verdadero yo solo en una entrega sincera de sí mismo”,

como si la gente posee tanto valor en sí misma que debería obligar a Dios a crearlo. En el sentido católico, la autoestima o “dignidad del hombre” no puede considerarse como una característica en la propia naturaleza de la gente que impone respeto en todas sus elecciones, porque esta dignidad depende de que el himbre se vuelva hacia el Bien y por lo tanto es un valor relativo y no un valor absoluto.

El escenario estaba listo para una serie de “declaraciones” que debilitarían y colapsarían la moral tradicional en asuntos sexuales. En 1975, la Congregación para la Doctrina de la Fe (sic) del Vaticano modernista promulgó una Declaración sobre ciertas cuestiones relativas a la ética sexual. La declaración, aprobada por Montini (Pablo VI), revierte la presunción de culpabilidad de quienes cometen pecados sexuales. El párrafo 10 dice:

Es cierto que en los pecados del orden sexual, en vista de su género y sus causas, sucede. fácilmente que el consentimiento libre no se da por completo, este es un hecho que requiere cautela en todo juicio relativo a la responsabilidad del sujeto . “

(En los pecados de asunto serio, se presume que el consentimiento libre del penitente está presente, a menos que el Confesor descubra lo contrario. Uno -lógicamente y naturalmente- supondría que aquellos que participan en actos de sodomía no son coaccionado o son inconscientes de lo que están haciendo. Aquí, la declaración adopta principios erróneos de la psicología moderna de que las personas han “nacido” homosexuales con deseos que “no pueden controlar” y actúan sobre ellos menos que un pleno consentimiento de la voluntad).

El 1 de octubre de 1986, la misma Congregación Modernista, encabezada por Ratzinger, publicó la Carta a los Obispos de la Iglesia Católica (sic) sobre la Pastoral de las Personas Homosexuales. Esta “carta” (o “declaración”) establece en el párrafo 7:

La actividad homosexual no es una unión complementaria, capaz de transmitir vida; y así frustra el llamamiento  a una vida de esa forma de entrega que, según el Evangelio, es la esencia de la vida cristiana. Esto no significa que las personas homosexuales a menudo no sean generosas y se entreguen a sí mismas; pero cuando se dedican a la actividad homosexual, manifiestan dentro de sí una inclinación sexual desordenada que es esencialmente indulgente consigo mismo. “

Aquí se dice que los que se involucran en vicios antinaturales a menudo son” generosos” en sus otras acciones. ¿No podría decirse lo mismo de todos los pecadores como ladrones y golpeadores de esposas?

En el párrafo 10, se nos regala esta joya:

Es deplorable que las personas homosexuales hayan sido y sean objeto de acciones violentas malvadas en el habla o en la acción. Tal tratamiento merece la condena de los pastores de la Iglesia donde sea que ocurra, por el desprecio a los demás que pone en peligro los principios más fundamentales de una sociedad sana. La dignidad intrínseca de cada persona siempre debe respetarse de palabra, en la acción y en la ley “.

Si bien no abogo por la violencia contra nadie, el Estado tiene derecho a encarcelar a esas personas; y además qué es lo que exactamente, constituye “malicia violenta en el habla”?

Creo que el Papa San Gregorio Magno fue culpable de “violenta malicia en el habla. “Brimstone recuerda los malos olores de la carne, como la Sagrada Escritura misma confirma cuando habla de la lluvia de fuego y azufre derramada por el Señor sobre Sodoma.

Había decidido castigar en ella los crímenes de la carne, y el mismo tipo de castigo enfatizaba la vergüenza de ese crimen, ya que el azufre exhala hedores y quemaduras de fuego. Por lo tanto,  como los sodomitas, han ardido en deseos perversos que provienen del mal olor de la carne, deben perecer al mismo tiempo por fuego y azufre para que a través de este castigo justo puedan darse cuenta del mal perpetrado bajo el impulso de un deseo perverso “. (San Gregorio Magno, Commento moral a Giobbe , XIV, 23, volumen II, página 371).

En el caso 1986 de la Corte Suprema de EE. UU . Bowers v. Hardwick, 478 US 186, se habla del derecho del gobierno a criminalizar la sodomía homosexual, lo que se mantuvo por 5 votos contra 4. Se decidió el mismo año que la carta de Ratzinger. El Presidente del Tribunal Protestante tenía más sabiduría que Ratzinger. Al escribir una opinión concurrente, el presidente del Tribunal Supremo, Warren Burger, declaró:

Me uno a la opinión de la Corte, pero añado por separado para subrayar mi opinión de que, en términos constitucionales, no existe el derecho fundamental a cometer sodomía homosexual.

Como señala la Corte, ante 192, las proscripciones contra la sodomía tienen “raíces muy antiguas”. Las decisiones de individuos relacionadas con la conducta homosexual han estado sujetas a la intervención del estado a lo largo de la historia de la civilización occidental. La condena de esas prácticas está firmemente enraizada en las normas éticas y morales judeocristianas. La sodomía homosexual fue un crimen capital bajo la ley romana. Ver Código Theod. 9.7.6; Código Just. 9.9.31. Ver también D. Bailey, Homosexuality [p197] y Western Christian Tradition 70-81 (1975). Durante la Reforma inglesa, cuando los poderes de los tribunales eclesiásticos se transfirieron a los Tribunales del Rey, se aprobó el primer estatuto inglés que penalizaba la sodomía. 25 VIII, ch. 6. Blackstone describió “el crimen infame contra la naturaleza” como una ofensa de “malignidad más profunda” que la violación, un acto atroz “cuya mera mención es una desgracia para la naturaleza humana” y “un crimen que no debe ser ni siquiera nombrado”. 4 W. Blackstone, Comentarios 215. La ley común de Inglaterra, que incluía  su prohibición de la sodomía, se convirtió en la ley recibida de Georgia y las otras colonias. En 1816, la Legislatura de Georgia aprobó el estatuto en cuestión, y ese estatuto ha estado continuamente en vigor de una forma u otra desde ese momento. Sostener que el acto de la sodomía homosexual está de alguna manera protegido como un derecho fundamental sería dejar de lado milenios de enseñanza moral “.

Diecisiete años después, en Lawrence v. Texas , 539 US 558 (2003), la Corte Suprema revocó su decisión en Bowers usando el mismo razonamiento que Ratzinger. La opinión mayoritaria declaró: “Basta con que reconozcamos que los adultos pueden optar por entrar en esta relación [homosexual] en los confines de sus hogares y sus propias vidas privadas y aún así conservar su dignidad como libres personas . Cuando la sexualidad encuentra una expresión abierta en la conducta íntima con otra persona, la conducta puede ser solo un elemento de un vínculo personal más duradero. La libertad protegida por la Constitución le permite a las personas homosexuales el derecho de hacer esta elección. “(Énfasis mío) ¿El autor de la opinión? Juez Asociado Anthony Kennedy, miembro de la secta del Vaticano II. En 2015, Kennedy autorizaría la decisión declarando” al matrimonio del mismo sexo “un derecho constitucional”.

Un curso de destrucción
El Modernista considera que el individuo, y no Dios o el Magisterio, es lo que es verdadero. Por lo tanto, Bergoglio dice: “¿Quién soy yo para juzgar?” y  llega a decirle al sodomita, Juan Carlos Cruz, que “Dios te hizo de esa manera”. Según un informe, “los nuevos comentarios parecen ir mucho más lejos al abrazar la homosexualidad como una orientación sexual diseñada y otorgada por Dios. Esto sugiere que Francisco no cree que las personas elijan ser homosexuales o lesbianas, como algunos conservadores religiosos argumentan ” (Ver https://www.theguardian.com/world/2018/may/20/pope-juan-carlos-cruz).

No existe una ley moral eterna e inalterable, excepto en el papel, para  la secta del Vaticano II. Ahora agregue al alfabeto la sopa de letras de la perversión – “LGBTQQIA” – Ahora tenemos “Personas atraídas por menores”, es decir, pedófilos. (Consulte, por ejemplo, https://dailycaller.com/2018/07/09/pedophiles-lgbt-community/). Algunos dicen que esta idea es un engaño. No es ningún engaño que haya evidencia, retenida y encubierta por el establecimiento de psicología y los medios, que vincule a los homosexuales con niveles desproporcionadamente altos de pedofilia. De acuerdo con el investigador Muir (1993), los homosexuales y la falacia del 10%; Wall Street J 31 de marzo, después el estudio a nivel nacional ha arrojado estimaciones de la homosexualidad masculina que oscilan entre el 1% y el 3%, por lo general, tal vez el 2% de los adultos se entregan regularmente a la homosexualidad. Sin embargo, representan entre el 20% y el 40% de todos los abusos sexuales de niños.

Se comenzó eliminando a los antimodernistas de las posiciones de poder. Mi padre espiritual, p. Gommar A. DePauw, estuvo a cargo de las admisiones al Seminario Mayor de Santa María para la Arquidiócesis de Baltimore. Cuando el arzobispo Keough murió en 1961, Roncalli lo reemplazó con el modernista Lawrence Shehan, cuyo primer acto fue eliminar al p. DePauw y lo reemplazó con un sacerdote que se mostraba  “pastoral” con aquéllos “atraídos por hombres”.

Cuando los sodomitas entraron en las jerarquías, pudieron acceder a sus perversos deseos mientras se escondían detrás de un alzacuellos romano. A medida que el escándalo estalló después de años de encubrimiento, uno después de otro, taparon cin una nube a los verdaderos católicos – Tradicionalistas – ya que el mundo reconoce a la secta del Vaticano II como la Iglesia Católica. La secta del Vaticano II tiene “retiros” para “parejas” sodomitas, el “Cardenal” Marx de Alemania respalda bendiciones “uniones homosexuales”, “orgullo gay” las llamadas “misas”, y la lista de abominaciones continúa con una mafia “homosexual admitida” “dentro del propio Vaticano modernista.

Conclusión
El modernismo engendra relativismo tanto doctrinal como moral. Para él no existe un estándar absoluto de lo correcto y lo incorrecto: “¿quiénes somos para juzgar?” Los modernistas no solo pervierten la doctrina, sino que también son pervertidos y pervertidores , utilizando un enfoque gradual para “normalizar” la homosexualidad y la pederastia. Tenemos al “tío Ted” McCarrick durmiendo con seminaristas y sacerdotes, y un gran número de pedófilos y “obispos” que lo encubren, incluido el propio Bergoglio. No es el celibato, no es la falta de la implementación de medidas de información más estrictas las que tienen la culpa. Tome y parafrasee un eslogan de la campaña presidencial de Estados Unidos de 1992; “¡Es la herejía, estúpido!”

De Introibo ad altare Dei

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s