ALL POSTS

VIGANÒ DESCOLOCA A TRES “PAPAS”


La carta de Viganò se vuelve un búmeran para el sector que ataca al papa Francisco

A4AC0202-A211-4625-B2E4-85199CD070E2

Deja en evidencia las fallas en los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI, afines a los ultraconservadores

10 de septiembre de 2018  

ROMA.- Benedicto XVI, papa emérito, en los últimos años ha sido el punto de referencia del ala tradicionalista y ultraconservadora de la Iglesia Católica , junto a su predecesor, Juan Pablo II. Poco después del 13 de marzo de 2013, día de la elección de su sucesor argentino, esta facción ultraconservadora ha manifestado abiertamente su descontento con Francisco: detesta su estilo, su teología y su visión de Iglesia abierta a todos.

Este sector adverso al Papa siempre ha intentado involucrar a Benedicto XVI, de 91 años, en sus sistemáticas operaciones para atacar a lo que consideran un jefe de la Iglesia “hereje” por abrirles las puertas a los divorciados vueltos a casar y por su “quién soy yo para juzgar a un gay”.

Pero Benedicto XVI -primer papa que renuncia al trono de Pedro en 600 años- nunca entró en ese juego. De hecho, no bien estalló el Viganògate, su secretario privado, el arzobispo Georg Gansweinewin, negó tajantemente que el papa emérito hubiera confirmado el contenido de la explosiva carta del exnuncio, como había asegurado el multimillonario abogado norteamericano Tim Busch, del network católico de derecha que publicó el 26 de agosto pasado el explosivo J’accuse.

Paradójicamente, la carta bomba tirada por el exnuncio Carlo Maria Viganò, analizada en profundidad, daña más bien el pontificado de Benedicto XVI y el de su antecesor, Juan Pablo II, por cómo manejaron el escándalo de abusos. Y resulta un búmeran para los sectores ultraconservadores y tradicionalistas que intentaron atacar a Francisco utilizando el escándalo de abusos sexuales en el clero. Un tema que amenaza como nunca la credibilidad de la Iglesia Católica.

84DA3259-3E9A-4192-A357-0E384860FE75

Leonardo Sandri, cardenal

Viganò acusó al Papa de haber encubierto desde 2013 al cardenal estadounidense Theodore McCarrick, arzobispo emérito de Washington, levantando las supuestas sanciones que le había impuesto Benedicto XVI, en 2009 o 2010 (Viganò en la carta dice que no recuerda cuándo). En los últimos días, no obstante, Viganò salió a exponer las contradicciones de ese punto. Tras quedar expuesto por un video de 2012 en el cual, siendo nuncio en Estados Unidos, se lo ve elogiando a McCarrick pese al castigo infligido por el entonces pontífice, Viganò relativizó las sanciones. “No podía hacer cumplir las sanciones sobre McCarrick porque le habían sido comunicadas en forma privada, esa fue la decisión del papa”, dijo Viganò a Lifesitenews, sitio católico de derecha.

Fuentes cercanas a Benedicto XVI hicieron saber que el papa alemán, efectivamente, nunca castigó a McCarrick con sanciones formales o escritas, sino “privadas”, medidas que implicaban que el cardenal, de 88 años, dejara el seminario y mantuviera un “perfil bajo”.

¿Por qué Benedicto XVI fue tan poco severo? Como es sabido, McCarrick nunca obedeció esas sanciones silenciosas; siguió haciendo viajes por todo el mundo y apareciendo en público, y el propio Benedicto XVI lo recibió tres veces. Pero hay más. Viganò también dejó en evidencia la falta de respuesta del pontificado de Benedicto XVI (abril 2005-febrero 2013) ante sus advertencias sobre las acusaciones de abusos a seminaristas que circulaban contra McCarrick. En el cargo de delegado de las Representaciones Pontificias en la Secretaría de Estado, Viganò recordó que en 2006 y 2008 advirtió que por sus comportamientos “gravemente inmorales” a McCarrick debía serle quitado el birrete cardenalicio. ¿Por qué fue ignorado?

En este aspecto, Viganò dejó en claro que en tiempos incluso anteriores a Benedicto reinó un sistema que protegió a personajes influyentes como McCarrick y el mexicano Marcial Maciel, el fundador de los Legionarios de Cristo, sancionado por Benedicto XVI, pero encubierto anteriormente.

De hecho, Viganò subrayó en su escrito que dos nuncios en Washington (Gabriel Montalvo y Pietro Sambi) también avisaron que McCarrick “compartía la cama con seminaristas”. Una carta publicada el viernes por el Catholic News Service, la agencia de noticias de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, escrita en 2006 por el entonces arzobispo argentino Leonardo Sandri al cura Boniface Ramsay, un dominicano de Nueva York que realizó la acusación inicial contra McCarrick, confirmó que desde noviembre de 2000 el Vaticano sabía que había acusaciones de abusos en su contra.

Pese a esto, McCarrick fue designado cardenal en febrero de 2001. Viganò en su epístola acusó también de encubrimiento a los entonces número dos y tres de Juan Pablo II, el cardenal Angelo Sodano y su brazo derecho Sandri, hoy cardenal, prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales.

Si bien Viganò tiró a matar contra Francisco, aparece como un virtual búmeran: encendió los reflectores sobre cómo los pontificados anteriores al suyo desmanejaron el caso McCarrick. Y dejó en claro que Viganò utilizó una vara distinta para juzgar cómo unos y otros respondieron al escándalo de abusos. No se explica, si no, por qué pide la renuncia de Francisco, un papa que demostró ser mucho más severo y contundente que sus antecesores con McCarrick: no bien una investigación de la diócesis de Nueva York confirmó el abuso de un menor perpetrado hace más de 40 años, obligó a este prelado a renunciar a su dignidad cardenalicia, algo sin precedente.

Categorías:ALL POSTS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s