ALL POSTS

LO ABSURDO DE LA POSICIÓN DE “RECONOCER Y RESISTIR”


Todo en la Iglesia del Vaticano II es falso, ¿excepto el “Papa”?

Lo absurdo de la posición de “Reconocer y Resistir” demostrada en dos Memes fáciles de entender

DB850623-AB65-427F-830B-340DC924BCC1

Algunas cosas son más fáciles de entender en memes simples que en múltiples páginas de texto. Hemos producido los siguientes dos memes para ilustrar la locura de la posición pseudo-tradicionalista de “reconocer y resistir”, según la cual uno debe reconocer a los reclamantes  papales después de Pío XII como Papas válidos, pero resistirse a ellos en lo que sea que enseñen, legislen, etc., en todo lo que parece ser contrario al Magisterio anterior al Vaticano II.

A pesar de lo absurdo de esta posición y su naturaleza anticatólica, esta posición es muy popular, tal vez porque promete “lo mejor de ambos mundos”, por así decirlo: uno obtiene todo el confort y la conveniencia de tener un Papa y una jerarquía, al mismo tiempo que está libre de los molestos problemas asociados con la  posición de los modernistas. La ironía es que esta posición, aunque tiene una apariencia superficial de validez basada en la necesidad de resistir los mandatos pecaminosos , no es en absoluto compatible con la enseñanza tradicional católica sobre el papado y la autoridad de la Iglesia. Por lo tanto, aquellos que defienden esta postura porque desean defender la tradicional Fe Católica negada por estas “autoridades” modernistas, terminan negando esa misma Fe en el proceso. Es realmente una tragicomedia.

El siguiente conjunto de dos memes pretende disipar la confusión señalando que si se reconoce que hay un magisterio desde el que se enseñan falsas doctrinas, se da a los fieles sacramentos falsos, falsos santos, teología falsa, devociones falsas, etc. en resumen, una religión falsa , entonces esto solamente puede ser así porque la autoridad de la que procede no es la autoridad legal instituida por Cristo sino una falsificación, tan falsa como los efectos que ha producido.

[Buenamente traducidos en español]

Processed with MOLDIV

Processed with MOLDIV

Si le gustan, difunda estos memes por todas partes. Puede hacer clic en cada uno para obtener una versión más grande que luego puede descargar.

Que la posición de reconocer y resistir está totalmente en desacuerdo con la enseñanza católica sobre el papado es algo que hemos demostrado en innumerables artículos en este sitio web, como los siguientes:

Los grupos e individuos que respaldan esta posición pseudo-tradicionalista incluyen (en varios grados) la Sociedad de San Pío X, la Tradición en Acción , algunos individuos asociados con el blog Rorate Caeli , Bp. Richard Williamson, p. Francois Chazal, p. Joseph Pfeiffer, “Fr.” Brian Harrison, “Fr.” Chad Ripperger, Atila Sinke Guimaraes, Marian Horvat, Henry Sire, Louie Verrecchio, John Salza, Robert Siscoe, Eric Gajewski, Christopher Ferrara, Michael Matt, Matthew Gaspers, Brian McCall , y el difunto “Padre” Nicholas Gruner y John Vennari.

[En España Adelante la Fe, y algunos blogs “benedictinos” que se refugian en el inexistente papado de Benedicto XVI. Los blogs conservadores tambiėn cojean de lo mismo pero son “vergonzantes”]

Para memes más divertidos como este, puedes ver nuestra colección de memes aquí . Para obtener más material que reivindica el sedevacantismo y refutar las objeciones al mismo, visite nuestra página temática aquí .

Categorías:ALL POSTS

16 replies »

  1. En resumen los lefebvrianos son los mayores enemigos de la Fe, aún más que los modernistas. Marcel Lefebvre le hizo más daño a la verdadera Iglesia que Karol Wojtyla Katzarovsky y Ratzinger Peintner/Tauber. Tenemos a 750 sacerdotes herejes y 7 obispos por todo el mundo que impiden a la gente acercarse al sedevacantismo, sin mencionar a los grupos modernistas como la FSSP, el IBP, el ICRSS, y tutti quanti. Pero lo peor son las personas que no quieren escuchar o aceptar ningún tipo de explicación racional y con su limosna siguen manteniendo el circo de todos estos señores.

    Me gusta

    • Monseñor Lefevre hizo lo que tenia que hacer. Hay que situarse en aquella época y él no podía predecir los desastres que sucedieron despues. Seguramente en la situación actual hubiese adoptado un Sedevacantismo e impartiendo doctrinas catolizas tradiccionales

      Me gusta

      • Carlos: la verdad es que en aquel entonces para él las cosas eran muy claras y los desastres es imposible que no los previera. Aunque soy joven y fui modernista (involuntariamente) he tenido el placer de platicar con mucha gente que conoció y trató en persona a Lefebvre, viendo la realidad uno llega a la misma conclusión: fue un tonto útil o agente de la Sinagoga. Situándonos en la época hay muchas cosas que dan para pensar sobre él y su secta:

        1.- Monseñor Moisés Carmona Rivera lo trató en una carta de mentiroso y casi le dice apóstata
        2.- Monseñor Des Lauriers (con todo y su tesis) lo acusa de cisma capital, de traidor a la Iglesia Católica y de tener un acuerdo ultrasecreto con Monseñor Wojtyla Katzarovsky
        3.- Se permitió ordenar y consagrar a un ex-anglicano (Williamson) sabiendo que no tenía potestad para eso, lo peor de todo nunca se dio a la molestia siquiera de corroborar o desmentir las acusaciones cernidas sobre este señor a saber de ser rosacruz y agente del MI6
        4.- Mismos problemas con el affaire de La Reja el 89, donde salió a la luz que la Fraternidad estaba y está llena de criptojudíos.
        5.- Siempre hizo mutis sobre la bula “Cum ex apostolatus officio”.

        Dígame, ¿A quién benefició Lefebvre? A los malos del cuento

        Me gusta

  2. No creo que los feligreses de la FSSPX se hiciesen sededevacantistas si desapareciese la FSSPX.
    Los feligreses de la FSSPX están ahí justamente porque NO son sedevacantistas, en todo caso se irían al Opus o a algún cura tradicionalista de la Iglesia Conciliar. Una de las pocas cosas buenas del liberalismo imperante es que nadie impide a alguien hacerse sedevacantista, como no impide hacerse budista ni musulmán. Si los católicos no se hacen sedevacantistas es por otros factores, yo diría:

    1) Los no-tradicionalistas están contentos con la doctrina de la Iglesia Conciliar, no quieren dureza doctrinal ni rigor moral. Quieren trabajo social, guitarras en la Iglesia, y les gusta que todos se salven.

    2) El sedevacantismo es una expresión minoritaria con olor a secta, “no hay un cura sedevacantista en mi pueblo” etc. Mucha gente ni sabe que esto del sedevacantismo existe.

    3) Hay que ponerse a estudiar los “innumerables artículos” mas las encíclicas, bulas etc. Es mucho trabajo. Aún así hay argumentos para todos los gustos.

    4) El católico tradicionalista esta educado en la obediencia al cura y a no pensar por sí mismo.

    5) El nivel del clero sedevacantista no parece mucho mejor que el de la Iglesia conciliar, el tema de la validez de las ordenaciones, las disputas interminables entre capillas etc.

    6) Junto con el sedevacantismo se mezclan un montón de otras ideas poco “atrayentes”: geocentrismo, terraplanismo, antievolucionismo, edad de la Tierra, anticientificismo general; conspiracionismo variopinto, ideas políticas: fascismo, nazismo, antisemitismo, nacionalismo, peronismo, Ideas apocalípticas (Aquí me apunto yo) apostasía general, inminente segunda venida, guerra mundial, anticristo y falso profeta paseándose por ahi, Aparicionismo, consagración de Rusia, mensajes de la Virgen. Así, a vuelo de pájaro, parece esto un manicomio.

    Me gusta

  3. Todo lo que es contrario al magisterio definido ex catedra es herejía ; no puede haber papas herejes,no puede haber doctrina herética ,no puede haber católicos sin fe católica.

    Me gusta

  4. Jorge Rodríguez:

    Su comentario está escrito con una temeridad realmente indignante. Lo que usted señala en los puntos 5 y 6 no guarda ninguna relación con el sedevacantismo (excepto quizás el antievolucionismo darwiniano y el geocentrismo, ambos defendidos vehementemente en el seno de la Iglesia). De haber algún sedevacantista (simplemente católico) que adopta alguna de esas ideas que usted menciona, lo hace meramente a título personal y por cuenta propia, sin que por ello se deba incluir a los demás en esos asuntos (de hecho, no se encontrará usted con ningún sedevacantista verdadero que sea nazi —por poner un ejemplo—, ya que esta ideología fue condenada en parte por la Iglesia).

    Esos defectos que usted menciona están presentes también entre los miembros de la FSSPX y de la Iglesia Conciliar. Sólo hay que navegar un poco por Internet para darse cuenta de ello.

    Me gusta

  5. Jorge: por favor, con tanto tiempo en la causa ya deberías saber que todos esos factores que mencionas son accidentales. Tienen solución y diversos católicos hemos propuesto soluciones y como todos quieren seguir en su zona de confort nadie nos hace caso. Yo mismo propuse no hace tanto un Sínodo de los obispos sedevacantistas y si bien los destinatarios no han dado la cara 4 sacerdotes han manifestado que están de acuerdo con la iniciativa y lo mismo algunos laicos más. Además entiendo que en cada país las cosas sean distintas, pero por ejemplo aquí en México, y siguiendo la puntuación que das:

    1.- Eso es por ignorancia en muchísimos casos y que si nadie les va a predicar la Palabra de Dios así seguirán, no digo que les hagamos toda la tarea pero debemos ser los Apolos del cuento y después llegaran los Pablo. Hay que ser recalcitrantes.

    2.- Tiene olor a secta por las debilidades humanas y por el miedo de infiltración o daño. Aquí el sedevacantismo sigue siendo mayoría a pesar de que la logia lefebvriana ha crecido mucho en estos últimos años. Si tú te paras en alguna de las capillas de aquí créeme que no te van a interrogar con polígrafo y serias recibido de buena gana. Volviendo al punto 1 el sedevacantismo es casi desconocido para las masas porque en palabras de Bergoglio no queremos ir a las periferias existenciales y ser Iglesia en salida, los curas y obispos tienen todo el día para ir a predicar al público y casi todos los espacios tradicionalistas de Internet son sedevacantistas aún a día de hoy. Algunos hacemos trabajo hormiga, pero sin el respaldo de los curas nada se puede hacer en grande.

    3.- Jorge, ya sabes lo que decían San Agustín y Santo Tomás de Aquino: “creer para entender y entender para creer”, “para quien quiere creer tengo mil argumentos y para quién no no tengo ninguno”. Aquí, y más en algunos pueblos que en las ciudades hay mucha gente humilde y de pocas letras que es sedevacantista por convicción y si bien no te podrían dar una gran explicación lo que saben les basta y sobra para tener la certeza moral de estar en la verdad. Hay argumentos para todos los gustos gracias a la necedad de no atenerse a lo que ya está definido y prescrito para nuestra situación.

    4.- Fíjate que es bien cierto, y eso no cambia gracias a la opacidad de los mismos curas y fieles. Pregúntale cómo le fue a Raúl Miguel por esclarecer el punto. La ceguera es voluntaria. En ese sentido admiro a los gringos que tienen el control de muchas capillas a través de comités laicos y si un cura se pone renuente buscan a otro y se acabó.

    5.- Ok, pero eso es culpa de los obispos que se permitieron ordenar candidatos sin preparación suficiente o abiertamente sin preparación ninguna, admito también que los semi-asnarios sedevacantistas dejan mucho que desear en relación a los estándares preconciliares, por razones que escapan de nuestro alcance, pero eso no es razón para no ir a ellos o quedarse sentado, el mismo Raúl Miguel propuso en su día un buen programa (“actualizado), el P. Cekada y Monseñor Sanborn, lo mismo que CMRI, Trento, el IMBC y Morello tienen un programa que es suficiente para dejar a los candidatos firmes en la verdad católica y para que no sean unos brutos de primera. Si el nivel no sube más (así como para competir con los doctorados de la Gregoriana o de la Lateranense) no es su culpa. Les faltan libros (¿donde crees tú que están los libros?), se perdió la tradición teológica (tampoco es su culpa), y no tienen recursos para paliar eso. Dime, si los que sabían enseñar ya murieron o apostataron, ¿cómo quieres que enseñen lo que no saben y tienen que transmitir? Se hace lo que se puede: tomar un manual de base, hacer apuntes en base a otros libros y dar la clase sobre eso, y hacer resúmenes y exámenes sobre ello. Sin Papa, ¿cómo quieres reconstruir la tradición teológica? ¿Te permitirías hacer teología especulativa sin Papa? ¿O te inscribirías en el Angelicum para tomar la teología modernista emponzoñada e irla a exponer a los sedevacantistas?
    -El tema de validez de órdenes sigue disputado por la mala fe de muchos, Jorge, ¿para que buscarle? Tenemos -tristemente- tres linajes válidos y lícitos solamente: Thuc, Thuc/Lefebvre y Méndez González. No se ve ya como podamos obtener otro a estas alturas, en los 80 y 90 había aún muchos obispos válidos y lúcidos del cerebro de quién obtener una consagración y quitarle dudas a muchos, no se hizo ya, ni modo.
    -Las disputas entre capillas son infantiles la más de las veces, pocas veces he visto una disputa seria entre capillas, si se dedicaran a evangelizar no andarían peleándose por los fieles.

    6.- Jorge, ¿y no crees que todo eso está ahí porque existen razones para ello? Está bien, nos hacen más mala fama, ¿y qué quieres que hagamos? Con todo lo visto es raro quién no es anticientífico y conspiracionista en general. Y hablando de lo establecido la misma iglesia ha rechazado el fascismo, nacionalsocialismo y peronismo. La tierra plana no tiene base ninguna y lo otro tiene trazas de realidad. Sólo alguien muy tonto negaría la naturaleza apocalíptica de lo vivido, es obvio que estamos en días pre-escatologicos o abiertamente escatologicos.

    Es un manicomio porque así lo hemos hecho y permitido. Está bien que haya abominación de la desolación y todo pero no es razón para que también nuestras cabezas estén desoladas. Y a propósito de aparicionismo y milagros un comentarista de este blog me hizo una observación que copio: “el único milagro que hay estos días es que los sedevacantistas conserven la Fe a pesar de todo”.

    Me gusta

  6. Sobre geocentrismo, sedevacantismo, e Iglesia Católica, copio aquí una información tomada de Internet. Como puede verse, la cuestión del geocentrismo no guarda relación con el sedevacantismo en particular, sino con la enseñanza de la Iglesia:

    «I. Declaraciones papales relacionadas con el Geocentrismo

    (Basado y citado respecto de la línea temporal trazada por J.S.Daly, en su libro “El status teológico del heliocentrismo”, de Octubre de 1997).

    1. 24 de Mayo de 1543: Se publica el libro de Nicolás Copérnico “De Revolutionibus Orbium Caelestium” con aprobación eclesiástica (…). El trabajo (…) está precedido de un prefacio explicando que el heliocentrismo es presentado sólo hipotéticamente.

    2. 8 de Febrero de 1564: Galileo Galilei nace en Pisa.

    3. 1600: Giordano Bruno es juzgado por herejía (…). El heliocentrismo es considerado, pero no forma parte de los cargos finales.

    4. 1613: Galileo publica la Carta al padre Castelli en el que discute los argumentos escriturarios y teológicos que están siendo presentados contra el sistema heliocéntrico. El Cardenal Sfondrato somete esta Carta a los Consultores en Teología del Santo Oficio: su informe fue suave.

    5. Finales de Marzo de 1615: El Padre Caccini, O.P. denuncia formalmente a Galileo al Santo Oficio.

    6. 12 de Abril de 1615: El Cardenal Belarmino escribe al Padre Paolo Foscarini, un carmelita que se le había presentado recientemente con una copia de su más reciente estudio publicado favorable al heliocentrismo. Belarmino, escribiendo en su calidad de consejero teológico, pero con conocimiento íntimo de las reflexiones de los Consultores de la Santa Sede y del Papa detrás de la escena así como de sus propios estudios, provocados por el reciente movimiento heliocéntrico, implícitamente critica a Foscarini por no haberse limitado a hacer una presentación meramente hipotética (…). Él reconoce que si hubiera una prueba real a favor del heliocentrismo sería necesario “proceder con gran circuspección a la hora de explicar los pasajes de la Escritura que parecieran enseñar lo contrario”, pero rechaza creer que una prueba de ese tipo exista o pueda ser encontrada.

    7. 7 de Diciembre de 1615: Galileo llega a Roma por sí mismo junto con su nuevo telescopio perfeccionado y atrae gran interés (…). Es recibido con respeto y amigablemente por muchos cardenales incluido San Roberto Belarmino, y por el Papa (…). El Cardenal Barberini se convirtió en amigo particular suyo aunque después, como Papa Urbano VIII, lo condenó en 1633.

    8. 24 de Febrero de 1616: Los 11 teólogos calificadores del Santo Oficio se reúnen para considerar las calificaciones teológicas apropiadas para ser adjuntadas a las siguientes proposiciones:

    1) El sol es el centro del universo (“mundi”) y absolutamente inmóvil en cuanto a movimiento local.

    2) La Tierra no es el centro del universo (“mundi”); no está inmóvil sino que gira sobre sí mismo con un movimiento diurno.

    Todos unánimemente censuran la primera proposición como “estúpida, absurda en filosofía [es decir, científicamente insostenible] y formalmente herética en base a que expresamente contradice las declaraciones de la Sagrada Escritura en muchos pasajes de acuerdo con el sentido literal de las palabras, la común exposición y entendimiento de los Santos Padres y teólogos estudiosos”; la segunda proposición es unánimente censurada también como “absurda en filosofía” y teológicamente “al menos errónea en la fe”.

    9. 25 de Febrero de 1616: El Papa Pablo V es oficialmente informado de esta calificación teológica y la confirma, ordenando al Cardenal Belarmino llamar a Galileo y (1) avisarle de que abandone las citadas opiniones; en caso de que se niegue a obedecer, (2) ordenarle que se abstenga de enseñar, defender o tratar de esta doctrina y opinión en todo caso; y, en caso de no someterse tampoco en esto, (3) llevarlo a prisión.

    10. 26 de Febrero de 1616: El Cardenal Belarmino llama a Galileo a su residencia y delante de testigos transmite las órdenes del Papa, conminándole en nombre del Papa y de toda la Congregación del Santo Oficio a abandonar la posición en cuestión y nunca más sostenerla, enseñarla o defenderla bajo pena de ser procesado por el Santo Oficio. Galileo promete obedecer.

    11. 3 de Marzo de 1616: El Cardenal Belarmino informa al Papa de la sumisión de Galileo.

    12. 5 de Marzo de 1616: La Congregación del Índice publica un Decreto bajo la orden del Papa Pablo V condenando de manera absoluta el trabajo del Padre Foscarini referido antes y prohibiendo la circulación de los escritos de Copérnico y Zúñiga hasta que sean corregidos; además prohíbe de manera general todos los libros que enseñen la doctrina de la inmovilidad del sol. No hace mención específica de Galileo o sus escritos. El Decreto explica que la razón para la condenación es que la doctrina de la inmovilidad del sol es “falsa y en absoluta contradicción con la Sagrada Escritura”, pero no utiliza la palabra “herética”. Estos edictos fueron publidados por el Maestro del Palacio Apostólico bajo las órdenes del Papa.

    A continuación se reproduce un extracto de la condenación de Pablo V:

    “Y porque también ha suscitado la atención de la mencionada Sagrada Congregación que la doctrina pitagórica concerniente a la movilidad de la Tierra y la inmovilidad del sol, que Nicolás Copérnico en su De Revolutionibus Orbium Caelestium (…) enseñó, y que es falsa y al mismo tiempo incompatible con la Divina Escritura, se extiende ahora y es aceptada por muchos (…); por tanto para que una opinión tan ruinosa para la Verdad Católica no se deslice más de esta manera, la Sagrada Congregación decreta que el susodicho Nicolás Copérnico De Revolutionibus Orbium Caelestium (…) sea suspendido hasta ser corregido; y que todos los otros libros que de manera similar enseñan la misma cosa sean prohibidos: de acuerdo con ello prohíbe, condena y suspende todos ellos por el presente Decreto”.

    5 de Marzo de 1616, Declaración de la Congregación del Índice de Libros Prohibidos de la Inquisición de la Iglesia Católica Romana (fuente).

    13. 9 u 11 de Marzo de 1616: El Papa Pablo V recibe a Galileo en honorable audiencia.

    14. 26 de Mayo de 1616: Belarmino proporciona a Galileo un testimonio por el cual se refutan las alegaciones de sus adversarios según las cuales él había sido obligado por el Santo Oficio a desdecirse y abjurar de sus doctrinas. El certificado de Belarmino declaraba que Galileo no había hecho ninguna abjuración ni incurrido en ninguna pena sino que “la declaración hecha por el Santo Padre y publicada por la Sagrada Congregación del Índice ya se lo dio a entender, en la cual se declara que la doctrina atribuida a Copérnico de que la Tierra se mueve alrededor del sol y el sol está en el centro del universo y no se mueve de este a oeste son contrarias a las Sagradas Escrituras, y por tanto no pueden ser defendidas o sostenidas”.

    15. 1620-1621: La Sagrada Congregación del Índice condena la “Epitome Astronomiae Copernicanae” de Kepler, siendo firmado el Edicto por Belarmino.

    16. 17 de Septiembre de 1621: Muere Belarmino.

    17. 1623: El fervoroso amigo de Galileo el Cardenal Barberini es elegido Papa, tomando el nombre de Urbano VIII. Él acepta la dedicatoria de Galileo en su libro “Il Saggiatore”. Una curiosa y no necesariamente fiable Carta de Galileo a un amigo alega que Urbano, aunque desfavorable al heliocentrismo, le había dicho a Galileo que él nunca lo condenaría como algo herético y que él mismo nunca lo condenaría. [Puesto que Urbano VIII eventualmente sí lo condenó, la entera afirmación debe ser considerada como muy dudosa y por tanto no tenemos derecho de poner a Urbano VIII en la lista de aquéllos que dudaban si la condenación de 1616 había etiquetado al heliocentrismo como algo herético].

    18. 1624: Galileo comienza a escribir una obra en forma de diálogo en la cual los 3 participantes ficticios discuten la controversia entre heliocentrismo y geocentrismo y en la cual el heliocentrismo claramente emerge como triunfante, aunque todavía reconociendo de boquilla que la cuestión no había sido decidida definitivamente.

    19. Febrero de 1632: El trabajo antes mencionado titulado “Diálogo de Galileo Galilei concerniente a los Dos Grandes Sistemas del Universo, el Ptolemaico y el Copernicano” (…) es publicado. La obra lleva la aprobación eclesiástica de Florencia (donde Galileo vivía), y en la de Roma (…) la aprobación fue concedida sólo bajo la condición de que se hicieran ciertos cambios, y estas condiciones no habían sido cumplidas. El Papa Urbano VIII nombró una Comisión de teólogos para examinar la obra e informar sobre ella.

    20. Septiembre de 1632: La Comisión Teológica hace un informe altamente desfavorable. El Papa traslada el caso a la Inquisición y Galileo es llamado a Roma para juicio.

    21. Febrero de 1633: Galileo llega a Roma voluntariamente (…).

    22. Abril de 1633: El juicio comienza. Los objetivos eran establecer el significado objetivo del Diálogo, las creencias de Galileo acerca del asunto del heliocentrismo, y su intención al escribir el Diálogo.

    23. El 10 y 30 de Abril y el 10 de Mayo de 1633: Galileo es examinado (…).

    24. 16 de Junio de 1633: El Papa Urbano VIII ordena un nuevo interrogatorio de Galileo concerniente a su creencia desde 1616.

    25. 21 de Junio de 1633: Galileo continúa manteniendo su inocencia en este punto.

    26. 22 de Junio de 1633: Galileo es sentenciado como vehementemente sospechoso de herejía y requerido para que abjure del heliocentrismo y sea absuelto de las censuras y penas de las cuales se consideraba haber incurrido. Galileo hizo la abjuración en cuestión y consecuentemente fue absuelto. Fue sentenciado a perpetuo encarcelamiento de la Inquisición, sentencia conmutada el mismo día de manera que se le permitiera residir como un caballero privado para el resto de su vida aunque limitado en sus movimientos y comunicaciones (…).

    27. 30 de Junio de 1633: El Papa ordena que una copia del Decreto incluyendo la condenación y abjuración de Galileo sea enviada a todos los Nuncios e Inquisidores, para de esta forma atraer especialmente la atención de los matemáticos del área respecto de la cual fueran responsables, y más especialmente en la ciudad de Galileo, Florencia.

    28. Marzo de 1664: El Papa Alejandro VII promulga su “Index Librorum Prohibitorum Alexandri VII Pontificis Maximi jussu editus” con el prefacio de una Bula papal en la cual manda que el Índice entero sea considerado parte de la Bula misma y comparta su autoridad papal directamente. Este Índice incluye todas las previas condenaciones de libros heliocentristas en general y en particular y es confirmada y aprobada con Autoridad Apostólica.

    La Bula era “Speculatores Dominus Israel”.

    “Para este propósito [continúa el Pontífice] hemos hecho que los Índices Tridentino y Clementino sean añadidos a este Índice General, así como todos los Decretos relevantes hasta el presente tiempo que hayan sido emitidos desde el Índice de Nuestro predecesor Clemente, de manera que nada beneficioso para los fieles interesados en tales materias pueda ser omitido. Desde entonces todos estos mandatos han sido fiel y exactamente llevados a cabo, y un Índice general de este tipo ha sido compuesto – al cual también se le han prefijado las reglas del Índice Tridentino junto con las observaciones e instrucciones añadidas por el Índice Clementino; este mismo Índice general tal y como es presentado, compuesto por Nuestra orden, revisado e impreso en la imprenta de Nuestra Cámara Apostólica, y que deberemos considerar como inserto en las presentes, junto con todas las cosas contenidas en su totalidad y en particular en el mismo, Nos, habiendo tomado el Consejo de Nuestros Cardenales, lo confirmamos, y aprobamos con la Autoridad Apostólica por el tenor de las presentes, y mandamos y encomendamos a todas las personas de cualquier lugar rendir a este Índice una constante y completa obediencia (…)”.

    29. 1665: El Papa Alejandro VII publica un nuevo Índice en el cual se prohíben “todos los libros y folletos, periódicos, composiciones, consultas, cartas, glosarios, opúsculos, declaraciones, réplicas, tratados, ya impresos o manuscritos, que contengan o traten los siguientes asuntos o sobre los siguientes asuntos: (…) la movilidad de la Tierra y la inmovilidad del sol”.

    Su edición de 1665 es considerada una edición resumida de la del Índice de 1664.»

    Me gusta

  7. Gracias por las respuestas, simplemente expuse las razones por las cuales creo que el sedevacantismo va a ser siempre muy minoritario, mas allá de que la posición sea probablemente la mas correcta. Los de la FSSPX no se van a hacer sedevacantistas, porque perderían a la gran mayoría de sus feligreses (aunque haya algunos cripto sedevacantistas adentro) eso lo saben bien sus dirigentes por eso siempre están coqueteando con el arreglo con Roma, para que sus bases no piensen que son sedevacantistas ni cismáticos.

    En cuanto a la respuesta de Juan VP sobre el geocentrismo,, Esa fue la posición de la Iglesia durante un par de siglos, pero ¿porque detiene la recopilación en 1665? Me permito continuar con la historia que falta:

    1754___El Papa Benedicto XIV realizó una revisión importante del Index al emitir la Constitución Sollicita ac Provida, en 1754 creando nuevas y estrictas reglas sobre cómo debían ser evaluados los libros. En el siguiente enlace la constitución Sollicita ac Provida:
    http://users.telenet.be/leopold.winckelmans/bull/sollicit.htm

    1758___Bajo el pontificado de Benedicto XIV, la nueva edición del Índice quitó la prohibición para “Todos los libros que enseñan movimiento de la Tierra y la inmovilidad del Sol” que venía incluyéndose en todos los Index previos. De todas formas (y un poco incoherentemente) el Index mantuvo la prohibición sobre los libros de Copérnico, Foscarini, Zúñiga, Kepler, y Galileo.
    En este enlace pueden ver un Índice de 1789 con varios suplementos hasta 1805.
    http://google.com.ar/books?id=NmStcx0zw8cC&hl=es
    En este Índice, solo pude encontrar a Kepler en la página 189, donde dice que sus libros se permiten con expurgación. Además, en las Reglas Mandatos y Advertencias Generales del final del libro (pags 407, 416 del Pdf) la primera regla reza: “Todos los libros que, los Sumos Pontífices o concilios generales prohibieron antes del año de 1515, y en el Indice no van expresados, se entienda ser prohibidos de la misma manera que en aquel tiempo lo fueron…”. En mi opinión, esto significa que la prohibición sobre los otros cuatro autores no continuaba en vigencia, al menos para la Inquisición española, ya que su condena fue posterior a 1515 y no se pusieron en el Índice.

    1833__El 20 de Mayo de 1833, mientras se deliberaba sobre una nueva edición del Index, el Papa Gregorio XVI decidió que se podría omitir los cinco libros de Galileo, Copérnico, Kepler, Foscarini, y Zúñiga, pero que esta omisión se debería hacer sin comentarios explícitos. La edición 1835 fue la primera que no contenía estos libros
    Esa edición no lo encontré, pero si una de 1892 de León XIII en la que no están más los libros. Ustedes mismos:
    https://archive.org/details/indexlibrorumpro00turiuoft

    1897___El Papa León XIII ordenó la creación de una nueva Constitución para regular el Índice. Esta constitución, llamada Officiorum ac munerum, junto con un nuevo y revisado Índice, se publicó en el año 1897.
    Esta constitución deroga las Reglas anteriores, con la sola excepción de la Constitución Sollicila et provida de Benedicto XIV. Las nuevas reglas del Officiorum ac munerum siguen una política de reducir gradualmente el número de títulos que cotizan en el índice, y en su lugar dar principios generales para guiar a los católicos en lo que deben y deberían no leer. Pueden leer la Officiorum ac munerum de Leon XIII en el enlace:
    http://www.users.qwest.net/~slrorer/Censorship.htm
    Como pueden leer ustedes mismos, en el artículo primero, capítulo primero, en el primer punto establece que:
    “Todos los libros condenados antes del año 1600 por los Soberanos Pontífices, o por los Concilios Ecuménicos, y los cuales no estén registrados en el nuevo Índice, deben considerarse condenados de la misma manera que si lo fueran formalmente, con la excepción de aquellos que están permitidos por los presentes Decretos Generales”
    La fecha de corte está en 1600 pero como la teoría heliocéntrica fue condenada en 1616 y NO se la incluyó en el nuevo índice de León XIII, resulta que los cinco libros NO están condenados. (si lo estarían si hubiesen sido condenados andes de 1600) Desde entonces en las nuevas ediciones del INDEX ya no aparecieron mas los libros heliocentristas.

    Finalmente, como ultimo documento papal que se refiera al tema, está la carta encíclica IN PRAECLARA SUMMORUM de Benedicto XV en 1921, que pueden leer completa en francés, inglés e italiano en el enlace del Vaticano:

    http://www.vatican.va/holy_father/benedict_xv/encyclicals/index_sp.htm
    También aquí:
    http://www.papalencyclicals.net/Ben15/b15summo.htm

    La encíclica va dirigida a profesores y estudiantes de literatura con motivo de homenajear a Dante Alighieri en el aniversario 600 de su muerte. En su punto 4, luego de elogiar profusamente la Divina Comedia, Benedicto XV dice lo siguiente:

    “If the progress of science showed later that that conception of the world rested on no sure foundation, that the spheres imagined by our ancestors did not exist, that nature, the number and course of the planets and stars, are not indeed as they were then thought to be, still the fundamental principle remained that the universe, whatever be the order that sustains it in its parts, is the work of the creating and preserving sign of Omnipotent God, who moves and governs all, and whose glory risplende in una parte piu e meno altrove; and though this earth on which we live may not be the centre of the universe as at one time was thought, it was the scene of the original happiness of our first ancestors, witness of their unhappy fall, as too of the Redemption of mankind through the Passion and Death of Jesus Christ.”

    Traducción (mía):

    “Si el progreso de la ciencia astronómica demostró más tarde que esa concepción del mundo se basaba en un fundamento inseguro, que no existían las esferas imaginadas por nuestros antepasados, que la naturaleza, el número y el curso de los planetas y las estrellas, no son de hecho, como ellos pensaron que era, aun se mantiene el principio fundamental del universo, que cualquiera sea el orden en que se sostiene en sus partes, es la obra del signo creador y preservador de Dios Todopoderoso que mueve y gobierna todo, y cuya gloria resplandece en unas partes mas y en otras menos. Y, aunque esta Tierra en la que vivimos puede no ser el centro del universo, como en algún momento se pensó, ella fue la escena de la felicidad original de nuestros primeros antepasados, testigo de su caída desgraciada, como también de la redención de la humanidad a través de la pasión y muerte de Jesucristo.”

    Me gusta

    • Ud. traduce de una traducción inglesa. Es al latín a donde tenía que haber ido.
      El párrafo que interesa en el texto oficial de la Santa sede, en latín, tal como está en la web vaticana, dice :
      “hanc autem terram quam nos homines incolimus licet ad universi caeli complexum iam non quasi centrum, ut opinio fuit, obtinere dicenda sit…”
      La traducciÓn suya dice : “aunque esta Tierra en la que vivimos puede no ser el centro del universo, como en algún momento se pensó”
      Pero en esta traducción se hace caso omiso del subjuntivo “dicenda SIT” . Sería buena traducción si el texto latino dijera “dicenda est” . Si en la Encíclica se quisiera decir “dicenda est” se hubiera puesto y entonces no quedaría duda de que se afirma llanamente que la Tierra no debe ser dicha como centro del universo.En realidad el subjuntivo le da un matiz de irrealidad, o de estar diciendo algo que no es categórico, afirmativo. A los ojos de un anglófono el subjuntivo es lo mismo que un tiempo indicativo y lo suelen traducir como indicativo (aunque en inglés hay recursos para moderar la afirmación puesta en indicativo) . A veces añaden la palabra “puede” (cosa muy común al afirmar algo en inglés) “may not to be”. Pero en las lenguas romances como la nuestra no es así. Usamos el subjuntivo para dar a la oración un matiz de irrealidad. Por ejemplo, no es lo mismo decir: “Aunque tú seas un mal traductor” que decir “Aunque tú eres un mal traductor” En el primer caso, puede tomarse como una mera suposión, no se afirma claramente lo mal que habitualmente traduces” sino que se deja lugar a afirmar que es una hipótesis o una suposición, que puede no darse en la realidad. En el segundo caso se afirma sin paliativos que eres un mal traductor y que tergiversas lo dicho en el texto traducido.
      Volviendo a su traducción
      En el texto en inglés se traduce “though this earth on which we live may not be the centre of the universe as at one time was thought,”
      Y en español en su traducción: “Y, aunque esta Tierra en la que vivimos puede no ser el centro del universo, como en algún momento se pensó”
      Pero si respetamos el texto latino mejor hubiera sido decir lo mismo pero usando “pueda” en vez de “puede”. Como si dijera “Aunque la Tierra QUIZÁS (PUEDA NO SER) no sea el centro del universo… Lo cual evidencia que no se está matizando la enseñanza de la encíclica con algo definitivo sino con algo hipotėtico o supuesto, que el que escribe puede que no acepte como una doctrina definitivamente cierta.
      La frase latina es un poco rebuscada pues dice “OBTINERE DICENDA SIT”. O sea: aunque la Tierra no “DEBA decirse que SE CONCLUYE (es una conclusión legítima) (obtinere)que sea ” el centro etc… Lo cual delimita la afirmación al ámbito de la especulación lógica. Como si dijera “ aunque NO HAYA QUE CONCLUIR QUE LA TIERRA DEBA SER DICHA EL CENTRO ETC..como antiguamente se pensó”.
      En conjunto estamos ante una matización (opuesta) de lo que dice la encíclica sobre el pensamiento de Dante Alighieri, hipotética y supuesta, de la que no se quiere afirmar que sea verdadera.
      Pero lo fundamental es que es una afirmación “obiter dicta” que no entra directamente dentro de las afirmaciones de la encíclica, sino dicha de pasada en una oración adversativa como opuesta o limitando o matizando lo dicho precedida de “aunque”= “licet”(= sin embargo hay que tener en cuenta esto contrario ) y además puesta en subjuntivo, sin pretender afirmar definitivamente la verdad de la cosa opuesta.
      He vuelto a publicar la encíclica “In preclara summum” de Benedicto XV que habīa sido publicada en el blog en noviembre de 2017. Allí prometí ocuparme de ella y lo voy a hacer próximamente. Ha sido desempolvada por los Feeneyitas con la pretensión de afirmar que la enseñanza del “bautismo de deseo” que ha sido enseñado por el magisterio universal ordinario y el ordinario pontificio puede contener errores contra la Fe (toda vez que también en este caso hay un error contra la Fe).El tema es muy importante pues en él se entrecruzan temas tan tratados en el blog como la infalibilidad del magisterio ordinario pontificio, el magisterio ordinario universal, la enseñanza de dos santos doctores de la Iglesia, el Geocentrismo enseñado por la Iglesia durante siglos,el alcance del tėrmino “ex cathedra”, la infalibilidad del Concilio Vaticano I, el alcance de la enseñanza del bautismo de deseo, etc… Creo que el tema merece ser tratado por extenso.

      Me gusta

  8. Jorge: la base de la FSSPX no es sedevacantista a estas alturas del cuento porque los curas de la secta esa los han programado o más bien lavado del cerebro para que no sean sedevacantistas, el ejemplo está aquí en México donde no hubo durante años prácticamente ningún conservador ni línea media hasta la llegada de la infame Fraternidad, lo mismo los curas que traen en calidad de vicarios en los prioratos más algunos priores de poca importancia están lavados del cerebro, tan programados que solo se quedan callados con cara de tontos cuando alguien les expone el sedevacantismo sin poder objetar nada serio, de otro modo no se explica que en los últimos 5 años aún no hayan tenido otra deserción masiva al sedevacantismo con el aumento de escándalos de la secta modernista y el mantenimiento de la línea de la Fraternidad. Hoy día el sedevacantismo no es la más probable correcta opción. Es la verdad católica y fuera de él no se ve como hoy algo pueda ser católico.

    A título personal me da mucha lástima por amigos y conocidos que siguen en la secta esa cerrados y por los buenos sacerdotes que conocí en la misma. Pondré sus nombres con la esperanza de que me ayudarán a pedir por ellos para que vean la Luz que emana del Trono Vacío:

    -P. Eduard Alexander Blandón Páez, colombiano, sé que estaba en Argentina, más no sé si en el priorato de Martínez o en el de la calle Venezuela en Buenos Aires.
    -P. Daniel Magaña, mexicano, estaba en el priorato de Orizaba,
    -P. Gerald Fallarcuna, filipino, está en el priorato de León,
    -P. Rodrigo Fernández, mexicano, está en el priorato de Guadalajara

    Me gusta

    • Yo, mirando el tema desde afuera, pienso que la Fraternidad juega una ambiguedad calculada, porque, siendo malpensado, ahí es donde está la clientela y el negocio. ¿cuanta gente perdería la FSSPX si se hicieran sedevacantistas? Me parece que les va muy bien así. En realidad, pienso que dan a sus feligreses lo que sus feligreses están buscando, un ambiente tradicionalista con misa VO, rigorismo moral etc, manteniendo la apariencia de que están dentro de la Iglesia, por eso su gran aspiración es que los dejen ser como son dentro de la Iglesia Conciliar

      Me gusta

  9. Jorge:

    No seguí tratando el tema del geocentrismo porque no quería introducirme en discusiones de ciencia que desconozco, y para las cuales no dispongo de preparación. Me limité a indicar que el geocentrismo ha sido enseñado por la Iglesia, y que no es algo inventado por algunos sedevacantistas ni exclusivo de ellos. Existen estudios científicos serios que avalan el geocentrismo.

    El texto que usted cita de Benedicto XV, en mi opinión, no contradice la posición geocentrista defendida por la Iglesia en el pasado. El Papa, en su Encíclica, está hablando del poeta Dante, de su obra “La Divina Comedia”, y de algunas de las ideas cosmológicas que, según el Papa, fueron “imaginadas por nuestros antepasados”. ¿Qué quiere decir el Papa con las palabras “imaginadas por nuestros antepasados”? ¿Se refiere a la opinión que tenían algunos poetas y autores literarios antiguos sobre la astronomía? ¿O se refiere a la postura sostenida por algunos científicos en el pasado? Teniendo en cuenta que la Encíclica habla de la obra literaria de Dante, el Papa podría estar refiriéndose a lo primero, es decir, a algún planteamiento cosmológico plasmado en la literatura —en cuyo caso sus palabras no guardarían relación con el geocentrismo enseñado por la Iglesia, y por tanto, no modificarían la postura de los papas anteriores—. De ser lo segundo, es decir, de estar hablando el Papa de los postulados defendidos por algunos científicos en el pasado, ¿a quiénes o a qué se refiere exactamente? ¿De qué clase de geocentrismo está hablando el Papa? Lo que parece claro es que Benedicto XV no está emitiendo un juicio sobre el geocentrismo tal como fue defendido por los papas anteriores y enseñado en el magisterio pontificio, pues él no hace mención de sus predecesores al hablar de este tema, ni cita el magisterio precedente. Todo esto puede comprobarse al leer íntegramente la Encíclica “In Praeclara Summorum”.

    En mi opinión, por el modo de expresarse del Papa, creo que es posible que no se esté refiriendo a la validez del modelo geocentrista considerado globalmente, sino a una posible interpretación desviada del mismo que pudo darse en el pasado.

    Otro aspecto muy importante a resaltar, es que la traducción de la Encíclica que usted aporta y que está disponible en Internet (tanto en inglés como en español), parece que adolece de cierta imprecisión, no estando traducida correctamente del latín la frase principal donde el Papa hace alusión al geocentrismo. Ésta es la frase que presenta problemas: “Y, aunque esta Tierra en la que vivimos puede no ser el centro del universo, como en algún momento se pensó…”. Pongo a continuación unos enlaces donde se analiza esa parte de la Encíclica. Según los autores que cito, la afirmación del Papa sobre el geocentrismo en realidad está expresada en el latín original de una manera menos terminante, menos clara y de forma más indirecta, no pudiéndose considerar por tanto como una negación del modelo geocéntrico. Eso sin contar que el tema principal de la Encíclica es Dante Alighieri y su obra literaria, y que la cuestión cosmológica es tratada por el Papa como de paso (Obiter dictum) y sin delimitar con exactitud a qué se está refiriendo. Los enlaces que copio llevan a páginas escritas en inglés, excepto el último:

    http://nov9blogg9.blogspot.com/2016/10/vatican-catholic-misrepresenting-in.html

    http://nov9blogg9.blogspot.com/2016/10/vatican-catholic-misrepresenting-in_28.html

    http://correspondentia-ioannis-georgii.blogspot.com/2013/08/on-benedict-xv-tofrom-mhfm1-dates-29.html

    https://moimunanblog.com/2017/11/03/preclara-summorum/

    La Iglesia no corrigió su postura sobre el geocentrismo. Se limitó a quitar del Índice algunos libros cuya lectura había sido prohibida, y a permitir que se pudiera debatir sobre el heliocentrismo. Pero esto no quiere decir que ella aprobara la teoría heliocéntrica, ni que considerara acertados los postulados de los libros que prohibió y que ahora permite que sean leídos, ni que se haya contradicho a sí misma en su magisterio. No existe ninguna Bula u otro documento del magisterio donde la Iglesia exprese que ha corregido su postura en relación con este tema.

    Del texto de Internet que cité en el anterior comentario, copio la parte final que omití, donde se aclara la cuestión que plantea usted. El autor afirma que no consta en modo alguno que la Iglesia cambiara su posición en lo referente al geocentrismo:

    «II. Ausencia de ninguna retractación formal de los Decretos Papales

    Lo primero de todo es que está claro que la Iglesia no está en contra de que se discuta el heliocentrismo como un asunto teórico, tal y como se evidencia aquí (y también en Febrero de 1632, más arriba):

    1620: El “De Revolutionibus Orbium Caelestium” de Copérnico es reimpreso en Roma con permiso eclesial y conteniendo un “monitum” dirigido al lector y ciertas correcciones al texto de manera que sus expresiones favorables al heliocentrismo sean entendidas sólo como una hipótesis propuesta en relación a su potencial utilidad práctica. Una enmienda al texto específicamente observa que el geocentrismo y el heliocentrismo son igualmente capaces de “salvar las apariencias” –una posición aceptada como correcta por muchos de los científicos en el siglo XXI.

    Galileo y otros pusieron el asunto como absoluto cuando de hecho no tenían evidencia de que fuera así (y todavía no la hay). No ha habido retractación de los Decretos mencionados más arriba. Nótese que cuando se hicieron los Decretos, se dieron razones específicas para los Decretos. Es verdad que algunas cosas han cambiado en relación a este asunto, pero ninguna explicación fue dada respecto al por qué se hicieron esos cambios. Por ejemplo:

    1742: Los matemáticos católicos, Padres Le Seur y Jacquier de los Fransciscanos Mínimos publican con aprobación eclesiástica un texto de los Principia de Newton con anotaciones explicativas, con un prefacio que contiene la siguiente nota: “Newton en su tercer libro asume la hipótesis del movimiento de la Tierra. Las proposiciones del autor no pueden ser explicadas sino con la misma hipótesis. De ahí que nos viéramos obligados a asumir una postura que no es la nuestra. Pero profesamos obediencia a los Decretos emanados del Sumo Pontífice contra el movimiento de la Tierra”.

    Claramente esto es análogo al caso de 1620 más arriba citado, donde las obras de Copérnico fueron permitidas ser publicadas con la aclaración de que el heliocentrismo fuera tratado como hipotético.

    16 de Abril de 1757: El Papa escolástico Benedicto XIV, en reconocimiento del nuevo status sostenido por el heliocentrismo en el mundo académico desde los escritos de Isaac Newton, suspende los Decretos de la Congregación del Índice contra las obras heliocentristas.

    Benedicto XIV quitó la frase que prohibía los libros que enseñan la inmovilidad del sol y la movilidad de la Tierra de su Índice revisado. Mas todavía los libros que estaban en el Índice no fueron removidos (Dorothy Stimson: “La gradual aceptación de la teoría copernicana del Universo”). No está claro lo que esto significa. Claramente Benedicto XIV no estaba en contra de cierta enseñanza del heliocentrismo, pero cualquier declaración más allá de esto es mera especulación.

    La Enciclopedia Católica lo explica específicamente de esta forma: “El 5 de Marzo de 1616, la obra de Copérnico fue prohibida por la Congregación del Índice “hasta ser corregida”, y en 1620 estas correcciones fueron indicadas. Nueve frases, por las cuales el sistema heliocéntrico aparecía representado como cierto, tenían que ser u omitidas o cambiadas. Hecho esto, la lectura del libro fue permitida. En 1758 el libro de Copérnico desapareció del Ìndice revisado de Benedicto XIV”.

    Es decir, Benedicto XIV sólo estaba completando lo que se empezó en 1616 en el caso de Copérnico.

    1820: El canónigo Settele solicita del Maestro Anfossi el Imprimatur romano que le autorice la publicación de su abiertamente heliocéntrico “Elements d´Astronomie”. Anfossi lo deniega, pero Settele apela al Papa Pío VII el cual sostiene la apelación y permite la publicación.

    “(…) la impresión y publicación de obras que traten el movimiento de la Tierra y la estabilidad del sol, de acuerdo con la opinión general de los astrónomos modernos, es permitida en Roma (…)”.

    Los dos casos anteriores eran equivalentes a que los Papas dijeran que ellos permitirán a los científicos modernos expresar sus opiniones. Pero esto no implica de ninguna manera que la Iglesia haya cambiado su opinión.

    11 de Septiembre de 1822: La Sagrada Congregación de la Inquisición decide que la impresión de libros que enseñan el movimiento de la Tierra serían permitidos de ahora en adelante en Roma.

    25 de Septiembre de 1825: El Papa Pío VII aprueba este Decreto.

    Claramente, ahora el heliocentrismo puede ser expresado como una opinión de los astrónomos modernos. Pero no se ha declarado ninguna rescisión de Decretos previos.»

    «No hay declaraciones oficiales que expliquen por qué estas acciones fueron permitidas, sino que sólo permiten a los científicos modernos expresar sus opiniones y completar el deseo del Decreto de 1616. Uno puede especular que la Iglesia ha dado marcha atrás, pero para poder revocar los Decretos, debería esperarse al menos lo siguiente (opinión del autor):

    1. Una Bula o Encíclica que autoritativamente revoque los Decretos contra el movimiento de la Tierra y la posición fija del sol.

    2. Explicaciones (probablemente en una Bula o Encíclica) acerca de cómo explicar:

    – La interpretación de los Padres.

    – La posición de Trento y Vaticano I respecto a la interpretación de los Padres.

    En cualquier caso, sería necesaria una acción al menos igual de autoritaria que la acción que creó los Decretos.»

    Me gusta

  10. Gracias por las respuestas, concedo que Benedicto XV no es terminante, ni define, que está como dicho al pasar mientras viene hablando de otro tema. Ahora bien, no creo que se le haya escapado por casualidad una frase relativa a un tema que ha traído tantos quebraderos de cabeza a la Iglesia como el tema del geocentrismo, galileo y tal. Yo agrego, lo bien que hizo Benedicto XV en dejarlo medio ambiguo y dejar contentos a todos y santas pascuas.

    Para mí lo que significa es que el tema no esta definido, ni puede ser algo susceptible de ser definido dogmáticamente por un Papa, porque no es un tema de fe, ni de moral, es un tema de física natural, es como pedir que la Iglesia tenga que definirse sobre el valor de la carga del electrón o dar la interpretación de la función de onda en la mecánica cuántica, en base a las Escrituras. La función de la Iglesia es otra, por eso esta perfecto lo de Benedicto XV: podría ser o podría no ser, lo que importa es que aquí en la Tierra se encarnó Dios que es lo que nos interesa y tenemos que creer dogmáticamente.

    Me gusta

  11. La Iglesia es infalible en cuestiones de fe y de moral, y también en las disciplinas que tienen conexión con la fe y la moral y son necesarias para explicar y defender la doctrina (aquí se incluyen la filosofía, y las demás ciencias humanas en lo referente a su conexión con la fe). Esto último se llama “objeto secundario de la infalibilidad”. Puede consultarse información en este enlace:

    http://www.mercaba.org/TEOLOGIA/STE/iglesia/libro_2_cap_3.htm#Sobre

    La Iglesia condenó infaliblemente las siguientes dos proposiciones:

    – “5. Como en el depósito de la fe se contienen solamente las verdades reveladas, bajo ningún concepto corresponde a la Iglesia juzgar sobre las afirmaciones de las ciencias humanas”. (Decreto “Lamentabili sine exitu”, 3 de julio de 1907).

    – “12. Los decretos de la Sede Apostólica y de las Congregaciones romanas impiden el libre adelanto de la ciencia”. (“Syllabus Errorum”, año 1864).

    Copio también dos fragmentos de la Constitución dogmática “Dei Filius” (24 de abril de 1870), del Concilio Vaticano:

    “Además la Iglesia que, junto con el oficio apostólico de enseñar, ha recibido el mandato de custodiar el depósito de la fe, tiene por encargo divino el derecho y el deber de proscribir toda falsa ciencia[37], a fin de que nadie sea engañado por la filosofía y la vana mentira[38]. Por esto todos los fieles cristianos están prohibidos de defender como legítimas conclusiones de la ciencia aquellas opiniones que se sabe son contrarias a la doctrina de la fe, particularmente si han sido condenadas por la Iglesia; y, más aun, están del todo obligados a sostenerlas como errores que ostentan una falaz apariencia de verdad.”

    [37] Ver 1Tim 6,20.
    [38] Ver Col 2,8.

    “2. Si alguno dijere que las disciplinas humanas deben ser desarrolladas con tal grado de libertad que sus aserciones puedan ser sostenidas como verdaderas incluso cuando se oponen a la revelación divina, y que éstas no pueden ser prohibidas por la Iglesia: sea anatema.”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.