ALL POSTS

CONTRA LA “LEAL OPOSICIÓN”: BURKE, SCHNEIDER, FERRARA, DE MATTEI…Y LOS R&R …A JUICIO


Descargar documento en PDF

Para que se den cuenta de la realidad  Burke, Schneider & Co.

Contra la “leal oposición”:

927358E9-0C4F-4197-B7D5-1ABCAB3D5819

Cómo el tradicionalismo de “Reconocer y Resistir” neutraliza la fe católica.

por Francis del Sarto

El 18 de mayo, durante su discurso de apertura del Rome Life Forum en la Pontificia Universidad de Santo Tomás de Aquino (el Angelicum) en Roma, el cardenal Raymond Burke declaró: “No podemos dejar de observar que la situación que describió  el Papa Pío XI en 1925 solo ha empeorado en nuestro tiempo, e intenta cada vez más infiltrarse en la vida de la Iglesia y corromper a la Esposa  de Cristo por medio de la apostasía de la Fe apostólica “(ver grabación de video, minuto 12: 51ss.). ¡Como se ve por fin alguien ha dado la señal de alarma! Finalmente, al parecer, un hombre de la iglesia del Novus Ordo ha tenido el coraje suficiente para hablar sobre la subversión que está minando  la Iglesia Católica, pero lo que vemos es un hombre de iglesia, que está haciendo su deber de llorar ante el lobo cuando el rebaño está en peligro. Con la opinión de Burke coincide  exactamente  Peter Baklinski, columnista de LifeSiteNews, uno de los patrocinadores de ese Foro, cuando se refiere a Burke como “el principal defensor de la ortodoxia dentro de la Iglesia hoy …“.

La comparecencia de Burke fue una de las muchas de este año, entre los adeptos de alto perfil, de la posición de “Reconocer y Resistir” (R&R), que han participado en conferencias públicas, dando la voz de alarma sobre la agenda ultraradical del “Papa” Francisco. Teniendo en cuenta el bombo y platillo  que acompaña a sus comparecencias, uno podría casi imaginar que podrían haber sido calificados como  “Campeones de la Tradición” en 2018. Sin embargo, el papel de  “campeones” de la Tradición y de “defensores” de la ortodoxia referida a estos personajes hay que considerarla,  en sustancia, bastante deficiente. 

Redefiniendo la tradición a la  “Luz” del Vaticano II

Antes de examinar algunas de las observaciones de estos conferenciantes, sería útil  revisar  los principios falsos que subyacen en su posición. La falacia es patente en el “cardenal” Burke, quien en su discurso invocó no solo los documentos de los Papas San Pío X, León XIII y Pío XI, sino también los del Vaticano II y los  de los “Papas” (“San”) Juan Pablo II y Benedicto XVI, como si todos de alguna manera representaran el mismo continuum magisterial.

Esta es una de las formas en que, al menos,  algunos de los defensores de R& R,  muestran que realmente piensan que no hay mucho que resistir cuando se trata de las reformas posteriores al Vaticano II, sólo resisten a los “abusos” de esas reformas postconciliares. Invocan al “conservador” Benedicto XVI para utilizar el concepto que él llamó “la hermenéutica de la reforma“, que ha llegado a ser más conocida como la hermenéutica de la continuidad . Esto lo expuso en su discurso de Navidad de 2005 a los miembros de la Curia Romana del Novus Ordo , que celebraba el 40 aniversario de la conclusión del llamado Concilio Vaticano II.

Su discurso fue una expresión importante del pensamiento neomodernista, ya que en él se refiere a dos formas opuestas de ver el Concilio y las reformas posteriores, una dicotomía que ayudaría a definir su “papado”. Entre muchos apologistas que reconocen y resisten, hay un grave y fundamental malentendido de lo que él enseña,  lo cual supone una gran desventaja al discernir las fuerzas principales del campo de batalla en el que se encuentra la Iglesia Militante.

A mitad de su charla, Benedicto llega a su más importante punto y plantea la siguiente pregunta: “¿Por qué la implementación del Concilio, en gran parte de la Iglesia, hasta ahora,  ha sido tan difícil?” Enseguida propone una explicación:

Bueno, todo depende de la interpretación correcta del Concilio o, como diríamos hoy, de su hermenéutica adecuada, la clave correcta para su interpretación y aplicación. Los problemas en su implementación surgieron del hecho de que dos hermenéuticas contrarias se enfrentaron y lucharon entre sí. Una causó confusión, la otra, silenciosa pero cada vez más visible, dio frutos y está dando frutos.

(Antipapa Benedicto XVI, Discurso a la Curia Romana , 22 de diciembre de 2005)

Benedicto observa primero lo que él llama la “hermenéutica de la discontinuidad y la ruptura”. Los defensores de esa posición, que tienden a provenir de la llamada ala progresista de la Iglesia del Novus Ordo y de los medios de comunicación, comúnmente invocan el “espíritu del Vatican II“, que dicen está implícito en los documentos conciliares, y se puede leer entre líneas. Esta es su [de Benedicto]  opinión altamente interpretativa del ala progresista.

los riesgos terminan en una división entre la Iglesia preconciliar y la Iglesia postconciliar. Afirma que los textos del Concilio  como tales todavía  no expresan el verdadero espíritu del Concilio . Afirma que son el resultado de compromisos, en los cuales, para alcanzar la unanimidad, se consideró necesario mantener y reconfirmar muchas cosas antiguas que ahora no tienen sentido. Sin embargo, el verdadero espíritu del Concilio no se encuentra en estos compromisos, sino en los impulsos hacia lo nuevo que están contenidos en los textos.

Se suponía que solo estas innovaciones representaban el verdadero espíritu del Concilio  y, a partir de ellas y en conformidad con ellas, sería posible avanzar. Precisamente porque los textos sólo reflejarían de manera imperfecta el verdadero espíritu del Concilio y su novedad, sería necesario ir valientemente más allá de los textos y dejar espacio para la novedad en la que se expresaría la intención más profunda del Concilio por muy vaga que fuera.

En contraste, el segundo modo de interpretación no implica ninguna ruptura con la tradición católica, sino que propone que el concilio simplemente ha reformulado las verdades perennes de la Iglesia de tal manera que ayude a las personas contemporáneas a comprenderlas mejor y aceptarlas. O, usando el lenguaje de nuestro tiempo, para cambiar el nombre de esas verdades. Una vez más, afirma Benedicto:

Por otro lado, está la “hermenéutica de la reforma”, de renovación en la continuidad del único “sujeto”: la Iglesia que el Señor nos ha dado. Ella es un sujeto que aumenta con el tiempo y se desarrolla, pero siempre permanece igual, el único sujeto del Pueblo de Dios que camina.

También cita un pasaje del discurso del “Papa” de Juan XXIII de 1962 que inaugura el Concilio, para ilustrar cómo debe estudiarse y exponerse la “doctrina auténtica … a través de los métodos de investigación y de  las formas literarias del pensamiento moderno. La sustancia de la antigua doctrina del depósito de fe es una cosa, y la forma en que se presenta es otra … “.

Este reclamo de continuidad con “la antigua doctrina del depósito de la fe” aparentemente debe sonar a la Sociedad de San Pío X y otros de mentalidad de R & R manera que lrs permita poner el énfasis de sus preocupaciones en alejarse de la resistencia activa a favor de una aceptación más dócil de la Roma modernista, que es precisamente lo que se puede ver en el cambio de la SSPX de los últimos años. Además, este reclamo seguramente tuvo cierta influencia en su fundador, el arzobispo Marcel Lefebvre, que en una ocasión hizo llegar sus ideas al “Papa” Juan Pablo II cuando escribió al “Cardenal” Franjo Seper , entonces Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe. : “… Suscribo la frase del Santo Padre que pide que uno acepte [el Vaticano II] ‘a la luz de la tradición y del constante Magisterio de la Iglesia'” ( Carta a Franjo Seper , 4 de abril de 1981; publicada en 30 días , julio / agosto de 1988, p. 16). Por supuesto, esta idea de leer el Vaticano II “a la luz de la tradición” es solo un ejercicio voluntarista y no puede cambiar, ni un ápice,  las realidades novedosas del Concilio.

Lo que Benedicto XVI dice luego a modo de comentario sobre la cita de Juan XXIII es bastante inquietante:

Está claro que este compromiso de expresar una verdad específica de una manera nueva exige un nuevo pensamiento sobre esta verdad y una relación nueva y vital con ella; también está claro que las nuevas palabras solo pueden desarrollarse si provienen de una comprensión informada de la verdad expresada , y por otro lado, es claro que una reflexión sobre la fe también requiere que esta fe sea vivida. En este sentido, el programa que propuso el Papa Juan XXIII era extremadamente exigente, de hecho, tal como lo exige la síntesis de fidelidad y dinámica .

(Antipapa Benedicto XVI, Discurso a la Curia Romana , 22 de diciembre de 2005; énfasis agregado).

Existe una razón muy real para preocuparse cuando alguien dice que un concilio ecuménico “exige un nuevo pensamiento” sobre las verdades de la fe. Una cosa es decir que la misma verdad se presenta de una manera nueva, que podría ser problemática en sí misma (ver Papa Pío XII, Encíclica Humani Generis , nn. 15-16), y otra completamente distinta exigir que los católicos reconsideren su fe. . Esto es simplemente el modernismo que se transmite a los fieles a través de un juego de manos semántico. La táctica de la subversión teológica a través de la subversión del lenguaje ha sido durante mucho tiempo una estrategia de los enemigos de la Iglesia, por lo que es una de las razones por las que el latín siempre ha sido favorecido como lingua ecclesiae (el lenguaje de la Iglesia).

Un autor de R&R que ha demostrado que tiene al menos una cierta comprensión de lo que Benedicto está tratando de imponer a los católicos es el escritor español José María Permuy. En una entrevista publicada por  Rorate Caeli , responde a la pregunta: “¿Por qué no se puede aceptar este concepto?”, como sigue:

Porque es una verdad a medias, tan bien intencionada como de quiera. Es cierto que hay textos conciliares que son susceptibles de dos o más interpretaciones. Ahí, precisamente, está el problema. Si estos textos fueran claros, no habría espacio para diversas interpretaciones. El problema fundamental, por lo tanto, no son las interpretaciones subjetivas que se hacen, sino las ambigüedades y las contradicciones objetivas en algunas de las afirmaciones del Concilio Vaticano II en comparación con el Magisterio de todos los tiempos.

Es cierto que a lo largo de los años los Papas han tratado de aclarar cuestiones doctrinales, como la primacía del Papa o la necesidad de Cristo y su única Iglesia verdadera para la salvación.

No es menos cierto que en otras ocasiones, los Papas, incluido Benedicto XVI, han promovido, en teoría o en la práctica, ideas conciliares contrarias o ajenas a la tradición de la Iglesia, como la separación de Iglesia y Estado, ideas ecuménicas e interreligiosas. Las reuniones de oración, el reconocimiento del “martirio” de los herejes y los cismáticos, la traducción de la misa al vernáculo y la introducción progresiva y el permiso para la comunión en la mano, los ministros extraordinarios de la Eucaristía, las religiosas en el altar, etc. Francisco no hace más que llevar  estas ideas erróneas a sus conclusiones lógicas.

(José María Permuy, en Adfero, “El mito de la hermenéutica de la continuidad” , Rorate Caeli , 18 de julio de 2017)

No hace falta decir que el Sr. Permuy se equivoca al intuir que los papas reales podrían “promover” – observe la vaga fraseología- ideas que contradicen la enseñanza magisterial, pero tiene razón al afirmar que ciertos textos del Vaticano II constituyen “ambigüedades y contradicciones objetivas” con la Tradición y por lo tanto, implícitamente, constituyen ruptura o discontinuidad con ella. Incidentalmente, ya que menciona a Francisco, que es la persona de interés en el presente estudio: puede ser una sorpresa para algunos lectores saber que a pesar de su estilo despreocupado, que parece estar a años luz del falso conservadurismo de Benedicto XVI, Bergoglio participa de la bobada  de su predecesor de “no romper con la tradición”,  como se ve en este informe:

Volviendo al discurso de Benedicto, después de su afirmación de que el Vaticano II “exige un nuevo pensamiento” con respecto a la Fe, lleva esto un paso más allá, informándonos de que “el Concilio tenía que determinar de una manera nueva la relación entre la Iglesia y la era moderna“. ” ¿Qué nueva relación? Comienza enumerando una serie de viejos conflictos, como “durante el siglo XIX bajo Pío IX, el choque entre la fe de la Iglesia y el liberalismo radical y las ciencias naturales”, que “había provocado de la Iglesia una condena amarga y radical de este espíritu de la era moderna ”, que ahora debe ser descartado en favor de una nueva actitud de tolerancia y comprensión. En la práctica, esto significó seguir la reevaluación radical del comunismo y otros movimientos hostiles a la Iglesia por parte de Juan XXIII, lo que significó la traición a millones de víctimas  de regímenes crueles: “… ¿“quién puede negar que esos movimientos, en la medida en que se ajustan a los dictados de la razón correcta y son intérpretes de las aspiraciones legítimas de la persona humana, contienen elementos  positivos y merecen aprobación? ”(Antipapa  John XXIII, Encíclica Pacem in Terris , n. 159).

Al llegar a éste punto, algo extraño se hace evidente. A través de algún extraño sub-contexto, parecería que esta supuesta continuidad con la Tradición está comenzando a participar en  algo del subjetivismo que se manifiesta en la hermenéutica de ruptura del “espíritu de Vaticano II”. Pero, [ellos se sienten en la obligación de que]  hay que mantener con certeza que  eso no puede ser cierto. Tendría que ser lo contrario.,  por eso Benedicto propone que los dos son parte de un proceso:

Es precisamente en esta combinación de continuidad y discontinuidad en diferentes niveles en lo que consiste la naturaleza misma de la verdadera reforma. En este proceso de innovación en la continuidad, debemos aprender a comprender de manera más práctica que antes bien, las decisiones de la Iglesia sobre asuntos contingentes (por ejemplo, ciertas formas prácticas de liberalismo o una interpretación libre de la Biblia) deben ser necesariamente contingentes, precisamente porque se refieren a una realidad específica que es cambiable en sí misma. Fue necesario aprender a reconocer que en estas decisiones son solo los principios los que expresan el aspecto permanente, ya que permanecen como una corriente subyacente y motivan las decisiones internas.

Por otro lado, no son tan permanentes las formas prácticas que dependen de la situación histórica y, por lo tanto, están sujetas a cambios.

(Antipapa Benedicto XVI, Discurso a la Curia Romana , 22 de diciembre de 2005; énfasis agregado). [Subrayados propios]

Aquí el compromiso de Ratzinger con la filosofía hegeliana aparece una vez más, como sucedería menos de dos años después, cuando lo aplicó a la Sagrada Liturgia en su “Carta Apostólica” Summorum Pontificum , como se señaló anteriormente en este mismo sitio web:

Mientras que muchas de las personas acérrimas de Benedicto “reconocieron y resistieron” con la aclamación del  Summorum Pontificum  como un regalo venido del cielo y actuaron como si el “Papa” Ratzinger hubiera derribado el Vaticano II, Novus Ordo Watch se encontraba entre los pocos críticos impopulares que señalaron que, al contrario de lo que una  lectura superficial del documento podría dar a entender, Summorum Pontificum no  era más que la última estrategia peligrosa,  de un antipapa tortuoso que ha estado minando la Fe y la Liturgia desde el principio de su sacerdocio (ordenado en 1951, el joven P. Ratzinger fue tenido como  sospechoso de herejía por el Santo Oficio en la misma década).

Una de las blasfemias más evidentes que contiene el documento de Benedicto XVI es la afirmación audaz, gratuita y fácilmente refutada de que el rito romano tradicional del Papa San Pío V y el rito modernista Novus Ordo del “Papa” Pablo VI son solo “dos usos de el único rito romano ”. Nuestra respuesta al Summorum Pontificum no solo  refuta esta posición absurda, sino que también señala que el famoso motu proprio  parece contener una de las herramientas favoritas de Ratzinger: la filosofía hegeliana.

En pocas palabras: el filósofo idealista alemán Georg Wilhelm Friedrich Hegel (1770-1831) sostuvo la idea de que toda realidad es el Espíritu Absoluto, que se manifiesta en la historia del mundo. La historia consiste y avanza mediante una interacción constante de tesis, antítesis y síntesis. Según Hegel, las contradicciones (en sus términos, una “tesis” a la que se opone una “antítesis”) son necesarias para llegar a un “nivel superior de verdad” (la llamada “síntesis”). Esta tríada se llama dialéctica hegeliana y se repite continuamente (con cada síntesis convirtiéndose en una nueva tesis, a la que se opone su correspondiente antítesis, que a su vez genera otra síntesis, etc.) hasta que culmina en el Absoluto en El fin de la historia. No hace falta decir que el hegelianismo es radicalmente incompatible con el catolicismo .

( “Ratzinger, Hegel, y ‘Summorum Pontificum’” , Novus Ordo Wire , 6 de junio de 2017) [Subrayado propio]

Más sobre la hermenéutica de la continuidad litúrgica.

Vale la pena mirar un poco más las ramificaciones prácticas de la hermenéutica hegeliana de Summorum Pontificum en la secta del Novus Ordo, y en aquéllos que buscan ingresar en esa secta, como la SSPX, porque el objetivo final no es simplemente un objetivo de una pro-elección” que debería optar por asistir a uno u otro de los llamados “dos usos del único rito romano”, sino la mezcla de  la misa tradicional (tesis) y la pseudo-misa de Pablo VI (anti-tesis) en una misa única híbrida y sacrílega mezcla de las dos (síntesis).

Apenas unos meses después de la emisión de Summorum Pontificum , Atila Sinke Guimarães, de Tradition in Action, escribió un artículo titulado ” Hacia  a una misa híbrida”. En él, señalaba que Heinz Lothar Barth, profesor de lenguas clásicas en la Universidad de Bonn, es un miembro asociádo con la SSPX, que había enviado una carta en 2003 al entonces “Cardenal” Ratzinger, que decía entre otras cosas : “Creo que a largo plazo la Iglesia romana debe tener un solo rito romano … El rito romano del futuro debe ser un rito único, celebrado en latín o en lengua vernácula, pero completamente en la tradición del rito heredado   … “(publicado en  The Tablet , 16 de febrero de 2008, pág. 36; el Dr. Barth  confirmó  la autenticidad que se le  reclamó sobre esta carta).

Y para que no se crea que quizás la Sociedad de San Pío X no sepa lo que le espera, si se logra su “síntesis” con la iglesia conciliar, echemos un vistazo rápido a parte de un artículo de 2013 que se encuentra en el sitio web oficial del Distrito de los EE. UU. de la SSPX, acerca de una charla que el “Cardenal” Kurt Koch dio sobre Summorum Pontificum, documento que apoya firmemente.

El título, “Koch admite: que la nueva misa es una ruptura con la tradición” , es engañoso y equívoco en una  manera  que seguramente será familiar a aquéllos que siguen los comunicados de prensa de la Fraternidad a través de los años: en ningún momento del artículo, ni siquiera cuando se cita directamente a  Koch, él ataca la pseudo-misa más que lo hace el documento que él promueve. Más  bien, en realidad dijo que “la reforma litúrgica post-conciliar se considera en grandes círculos de la Iglesia Católica como una ruptura con la tradición y como una nueva creación”. Que alguien diga que otros “consideran” que hay una ruptura con la Tradición es muy diferente a decir que está de acuerdo con esa evaluación, que por supuesto no lo está (después de todo, está promocionando  la falsa hermenéutica de la continuidad).

Lejos de encontrar en la “forma ordinaria del rito romano” un motivo preocupación, trae las “buenas nuevas” de Benedicto acerca de la visión de una evolución litúrgica hegeliana:

El Cardenal Koch fue aún más explícito en su análisis del objetivo final de esta iniciativa, a saber, que las Misas tradicionales y la nueva misa al final evolucionarán juntas en un rito común, en el  que ambas deben desaparecer:

“Benedicto XVI sabe bien que a largo plazo no podemos permanecer con una convivencia entre las formas ordinarias y extraordinarias en el rito romano, sino, que la Iglesia volverá a necesitar un rito común en el futuro … Sin embargo, dado que una nueva forma litúrgica no puede decidirse en una oficina, ya que requiere un proceso de crecimiento y purificación, por el momento [provisoriamente] el Papa destaca sobre todo que las dos formas de uso del rito romano pueden y deben enriquecerse mutuamente “[ Zenit , 17 de marzo de 2011 ].

( “Koch admite: la nueva misa es una ruptura con la tradición” , sspx.org , 23 de agosto de 2013)

‘Que Ratzinger aplicara la misma dialéctica a los asuntos litúrgicos que a los doctrinales, dando como resultado una distorsión modernista del axioma católico perenne lex orandi, lex credendi (en términos generales), “la ley de la oración es la ley de la creencia”, es decir, cómo oramos refleja lo que creemos, y viceversa; es exactamente lo que se debe esperar de alguien como él. Cuando era joven sacerdote, tuvo una tesis postdoctoral (Habilitationsschrift) sobre la teología de San Buenaventura que no fue aprobada y se  pidió su revisión, debido a que contenía “un modernismo peligroso que debía conducir a la subjetivación del concepto de revelación. ”( Fuente ). El propio Ratzinger menciona este incidente en su autobiografía Hitos: Memorias, 1927-1977 , Capítulo 8. El profesor que evaluó la disertación fue Michael Schmaus (1897-1993) .

Y, sí, en consonancia con lo que se señaló anteriormente sobre el apoyo de Francisco a la “hermenéutica de continuidad” de Benedicto en general, también se refiere a sus implicaciones litúrgicas. El otoño pasado, Novus Ordo Watch transmitió algunas noticias inquietantes acerca de lo que la Federación de Una Voce en Malta había informado en su blog:

Fuentes confiables cercanas a la Santa Sede han indicado que en algún momento de la segunda mitad de 2018, el Leccionario y el Calendario de Novus Ordo se impondrán a la Forma Extraordinaria de la Misa Romana.

El nuevo Misal Romano estará disponible el Primer domingo de Adviento de 2018, pero el Vaticano permitirá un período de dos años para la implementación gradual. Se espera que estos cambios sean mucho más drásticos de lo que se preveía en Universae Ecclesiae,  que dice:

25. Los nuevos santos y algunos de los nuevos prefacios pueden y deben insertarse en el Misal de 1962, de acuerdo con las disposiciones que se indicarán posteriormente . (énfasis nuestro)

Las sociedades e institutos aprobados por el Vaticano, como la Fraternidad de San Pedro y el Instituto de Cristo Rey, probablemente solicitarán exenciones, pero se espera que todas las solicitudes sean rechazadas. La única excepción parece ser la SSPX, a la que se le podría otorgar una exención temporal, para garantizar que se alcance un acuerdo entre la SSPX y Roma. Sin embargo, si la exención otorgada fuese de carácter temporal, se espera que más sacerdotes de la SSPX se unan a la llamada Resistencia (anteriormente conocida como SSPX-SO) bajo el Obispo Richard Williamson y que algunos más se independicen. Esto haría que el movimiento católico tradicional estuviera más fragmentado que nunca.

( “¡Noticias de última hora: se esperan cambios litúrgicos masivos en 2018!” , Pro Tridentina (Malta) , 8 de octubre de 2017; cursiva y letra en negrita).

Inmediatamente, el Sr. John Zuhlsdorf – “Padre Z” – ridiculizó las noticias de Una Voce al decir a sus lectores: “No. No sucederá. No puede suceder “. Por supuesto, este es el mismo intrépido bloguero que anteriormente había  asegurado a sus lectores que Bergoglio con seguridad no era modernista, ni siquiera un liberal (vea un ejemplo típico publicado aquí ). ¿Cómo juzga él eso ahora?

Por supuesto, otros detractores han afirmado que Francisco  desea eliminar Summorum Pontificum como una opción, destacando que ridiculiza a  los jóvenes atraídos por la tradicional misa latina por ser demasiado “rígidos” y mostrando su predilección por la “misa” de Montini, incluso en sus versiones más locas. :

Sin embargo, incluso el académico, reportero e inveterado apologista de Bergoglio, Massimo Faggioli, lo concedió en un artículo de febrero de 2018 publicado en Commonweal (una revista que dice que “ha sido acreditado por ayudar a preparar a los católicos estadounidenses para el Vaticano II y sus consecuencias”) a pesar de que el aborrecimiento del “pontífice” por la verdadera Misa e incluso por cualquier cosa que parezca remota a la tradición en el Novus Ordo Missae (como que  el celebrante la ofrezca ad orientem  , es decir, de cara  a Oriente), los temores, dice, de estos ataques  son infundados:

El Papa Francisco claramente no es un tradicionalista litúrgico, y si bien ha respetado las disposiciones dadas a los tradicionalistas por su antecesor, su motu proprio Magnum Principium (septiembre de 2017) estaba destinado a corregir la reciente tendencia de Roma a “latinizar” y “curializar” la liturgia. Pero si bien algunos tradicionalistas están preocupados de que este pontificado sea una amenaza para las libertades que adquirieron con Benedicto, Francisco no está dispuesto a derogar Summorum Pontificum . Eso significa que el status quo de dos ritos seguirá siendo el status quo durante mucho tiempo. Los teólogos a menudo dicen que, a los cincuenta años, la recepción del Vaticano II acaba de comenzar; Se podría decir lo mismo sobre el movimiento para la “reforma de la reforma”: acaba de comenzar.

(Massimo Faggioli, “Divisiones extraordinarias” , Commonweal , 21 de febrero de 2018; subrayado agregado).

Sin embargo, en el mismo artículo, Faggioli se refiere a lo que él llama las “falsas declaraciones” del “Cardenal” Robert Sarah , el jefe de la Congregación para el Culto Divino del Vaticano , quien en 2016 dijo públicamente que Bergoglio le había dado instrucciones sobre la hibridación del las llamadas formas de culto “ordinaria” y “extraordinaria”. The Tablet , una publicación ecuménica internacional que  reclama estar “comprometida con la enseñanza del Concilio Vaticano II”, informó lo siguiente:

Ayer en Londres en la conferencia de Sacra Liturgia , dijo que el Papa le había pedido “estudiar la cuestión de una reforma de una reforma y cómo enriquecer las dos formas del rito romano”. El cardenal dijo que si la Iglesia debe “lograr lo que deseaba el Concilio [Vaticano II], esta es una pregunta seria que debe ser cuidadosamente estudiada y aplicada”.

(Megan Cornwell, “El cardenal Sarah realizará un estudio sobre las formas de misas ordinaria y extraordinaria” , The Tablet , 6 de julio de 2016; cursiva agregada).

Menos de una semana después de este artículo, el mismo The Tablet publicó lo que Faggioli consideró oportuno hacer un vínculo de ello, informando que una directiva del Vaticano contradecía los puntos hechos por Sarah, aunque no refutó su observación de que Francisco le había dado instrucciones para realizar un estudio sobre el tema del “enriquecimiento mutuo ”de las dos liturgias. (Faggioli parece estar luchando con su retórica, al afirmar que las declaraciones de Sarah fueron “falsas”, cuando inexacto  hubiera sido un término menos cargado de emociones).

El “Cardenal” Sarah es un miembro interesante de la Curia de Bergoglio, ya que aunque fue designado por el propio Francisco para dirigir la Congregación  del Vaticano que supervisa el “culto divino”, al menos “habla con el lenguaje” de alguien que simpatiza con la misa tradicional. Casi un año después del discurso de Sacra Liturgia , Sarah seguía promoviendo la hermenéutica de la continuidad litúrgica de Benedicto XVI. De nuevo, desde The Tablet :

El cardenal Sarah , que escribió en la revista francesa La Nef para conmemorar los diez años transcurridos desde el Summorum Pontificum, ahora quiere conciliar los ritos con un calendario nuevo y compartido para cuando se celebran los días festivos y garantizar así que ambas formas de la misa utilicen las mismas lecturas de las Escrituras en el mismo tiempo litúrgico. Bajo Benedicto XVI, un comité trabajó durante muchos años en esta área, pero fue en vano.

El movimiento del prelado guineano es, por un lado, un movimiento conciliatorio dado que el cardenal ha estado promoviendo en gran medida los deseos de los tradicionalistas durante su período en el cargo.

En su artículo, el cardenal pide que se ponga fin a la frase “reforma de la reforma”, idea que fue impulsada por aquéllos que quieren que la forma ordinaria de la misa sea más como el antiguo rito.

“La reforma de la reforma ‘se ha convertido en sinónimo de dominio de un clan sobre el otro”, escribe el cardenal en francés. “Esta expresión puede volverse inapropiada, así que prefiero hablar de reconciliación litúrgica . ¡En la Iglesia, el cristiano no tiene oponente! ”…

Pero mientras el cardenal está pidiendo la reconciliación, también quiere que la versión ordinaria de la misa tome elementos de la extraordinaria,  tal como un mayor uso del latín y alentar a los sacerdotes a decir ciertas oraciones en silencio. En abril de este año, el cardenal Sarah denunció el “desastre, la devastación y el cisma de los modernos promotores de una liturgia viva” diciendo también que la Iglesia después del Vaticano II había abandonado sus “raíces cristianas” .

En su artículo de Le Nef, el cardenal también propone que la forma más nueva de la liturgia adopte lo siguiente: recibir la comunión de rodillas y en la lengua, la inclusión de “Oraciones al pie del altar” que tienen lugar en el antiguo rito y que el sacerdote se asegure de que, después de consagrar la hostia, los dedos que la tocaron permanezcan unidos.

El cardenal afirma que aquellos que utilizan el antiguo rito de la misa para poner en tela de juicio el Vaticano II están “gravemente equivocados”, pero también afirma que las reformas del Concilio no “contradijeron” lo que había sucedido antes.

“Por lo tanto, sería erróneo considerar que las dos formas diferentes de liturgia muestran dos teologías opuestas”, explica.

Es una prioridad que con Ia ayuda del Espíritu Santo podamos examinar por medio de la oración y el estudio, cómo regresar a un rito reformado común siempre con este objetivo de reconciliación dentro De la Iglesia”, escribe el cardenal. “Por ahora, todavía hay violencia, desprecio y una oposición hiriente que destruye a la Iglesia y nos empuja más lejos de esta unidad por la que Jesús oró y murió en la cruz”.

Para los partidarios del antiguo rito, subraya que la liturgia no es un “objeto de museo”, sino que puede ser “fructífera para los cristianos de hoy”. El cardenal Sarah también sostiene que es esencial que los asistentes a la forma extraordinaria tengan una forma de ” participación activa “en la liturgia, y que las lecturas de las Escrituras, que a menudo se leen en latín, sean entendidas por la gente en los bancos …

(Christopher Lamb, “El cardenal Sarah quiere ‘reconciliación litúrgica’ entre las formas de misa antiguas y nuevas” , The Tablet , 13 de julio de 2017; subrayado agregado).

La retórica es muy reveladora, ya que utiliza el lenguaje hegeliano o, más adecuadamente, en el contexto actual, el lenguaje ratzingeriano . Cuando Sarah habla de “reconciliación litúrgica”, insinúa que algo que ayudará mucho a facilitarla  será que aquéllos que usan “el antiguo rito” finalmente dejen de criticar al Vaticano II, ya que las reformas no contradijeron las enseñanzas preconciliares. No hay “teologías opuestas”, solo enfoques diferentes, y la nueva es “un rito reformado común” (no dos formas de ello).

Eso supone el final del juego para los modernistas litúrgicos; pero, como se ve en otra parte en el pasaje citado, por ahora, el objetivo a corto plazo es el “enriquecimiento mutuo”: un calendario compartido y lecturas de las Escrituras, mientras que la “Misa” del Novus Ordo adoptará algunos elementos tradicionales, como las oraciones al pie de el Altar (o de la Mesa  según sea el caso), o el arrodillarse para la “Comunión” y el recibirla en la lengua (a Sarah le resultará difícil conseguir el cumplimiento total, o incluso sustancial, de eso, si es que ocurre), mientras que las misas en latín en la forma “extraordinaria” deberán aflojar algo  agregando lecturas en vernáculo  y una participación más “activa”, y en general se sentirán más cómodos con la forma en que se realiza en la parroquia de “San” Juan Pablo II.

Con todo esto se trata de avanzar hacia una confluencia no-santa del inmemorial sacrificio católico de la misa con la inválida comida protestante de Pablo VI. Una vez más, el proceso que conduce a esa confluencia es la analogía litúrgica de la cita dialéctica de Benedicto citada anteriormente en este análisis: “Precisamente en esta combinación de continuidad y discontinuidad en diferentes niveles consiste la naturaleza misma de la verdadera reforma”.

Y también llega a este aspecto litúrgico el apoyo público de Francisco  a la mítica “hermenéutica de la continuidad” desarrollada por Ratzinger. Dado ese apoyo, dada la presencia continua del “Cardenal” Sarah, un vigoroso defensor de la “Misa híbrida” como jefe de la Congregación para el Culto Divino del Vaticano , y dado el deseo de Bergoglio de provocar finalmente el suicidio asistido de la SSPX cada vez más comprometida,  parece que el rumor atribuido a  Una Voce sobre un próximo leccionario y calendario romano estandarizado para los fieles tradicionales es mucho más probable que se convierta en realidad más que el cierre de la Comisión Ecclesia Dei y el Summorum Pontificum . De hecho, la reconciliación litúrgica es casi seguramente una cuestión no de si, sino de cuándo . Sin embargo, ahora que se ha abierto una lata de gusanos de tamaño institucional a través de los llamados “Testimonios” de Carlo Arzobispo Carlo Viganò desde el 25 de agosto, la Roma modernista puede necesitar dejar sus intentos de alquimia litúrgica en un segundo plano por el momento.

Apostasía, infiltración y el  “cardenal” Burke

Hay un avance rápido al peligroso modernismo en la era de Bergoglio. A pesar de la afirmación del “Papa” Francisco de discernir una continuidad entre las enseñanzas anteriores y posteriores al Vaticano II, si alguna vez hubo un anunciante proclamando la ruptura formal de la Nouvelle Théologie con el verdadero magisterio católico romano, seguramente sería “Chaos Frank“. Naturalmente, muchos partidarios  de “reconocer y resistir” argumentarán que Bergoglio es una anomalía, pero incluso eso plantea otra pregunta importante: ¿Cómo puede un hombre que ha demostrado más allá de toda duda razonable que simplemente no profesa la Fe Católica y que no la profesaba  incluso en los años previos a su elección, puede, digo, ser considerado seriamente, aunque sea por un momento, como un legítimo sucesor de San Pedro ?

Para algunos llamar a Jorge Bergoglio  hereje sería una profunda injusticia, no porque sugiera falsamente que niega un dogma de la Fe, sino porque su negación de la Fe es tan generalizada que solo la palabra apóstata es adecuada para expresar su absoluto desprecio por todo lo católico. De hecho, casi sería posible construir un verdadero anti-catecismo derivado de sus interminables charlas, escritos y acciones. Aquí hay una simple muestra de Forrest Gump acerca de su prodigiosa producción de heterodoxia:

  • Un prefacio a lo siguiente es una cita de Francisco que resume muchos de sus pronunciamientos pontificios “”: “Y viene a la mente decir algo que puede ser una estupidez  o quizás una herejía, no lo sé.” (Como se muestra en la enlace, está proclamando el indiferentismo religioso, lo cual es una herejía.)
  • Predicó que “Dios no existe” en una ocasión, y declaró que “No hay un Dios católico” en otra.
  • Al asumir la “hermenéutica de la unidad en la diferencia “ratzingeriana / hegeliana, él ha bromeado diciendo que la Santísima Trinidad no posee una unidad perfecta, sino simplemente una demostración externa de unidad , mientras que en realidad las Tres Personas discuten constantemente.
  • Continuando con su ataque “humorístico” a la concepción divinamente revelada de la Deidad, caracterizó (o, más precisamente, caricaturizó ) al Espíritu Santo como una “calamidad” o un “desastre” , y esto “¡porque nunca se cansa de ser creativo!” Los sinónimos de “calamidad” incluyen desorden ,  ruina y confusión , aunque se supone que Francisco está hablando de la creatividad del Espíritu Santo . (¿Quién hablaría de esa manera? Los que piensan en términos hegelianos, por supuesto, sin olvidar a los masones con su lema: Ordo ab Chao – en latín el  “Orden viene  del Caos”).
  • Para no alargar  esta lista en muchas páginas, he aquí un desglose de de su  pozo sin fondo de errores, que incluyen herejías descaradas, tomado del artículo Anathema sit Bergoglio  de Miles Christi : “la necesidad de una ‘conversión ecológica’; la petición de perdón a los ‘gays’ por haber sido ‘discriminados’ por la Iglesia; la construcción de una ‘nueva humanidad’ a través de una ‘cultura del encuentro’; la Iglesia y la sinagoga tienen la misma dignidad; María y la Iglesia tienen ‘defectos’; Lutero no se equivocó en la doctrina de la justificación; los estados católicos son incompatibles con el sentido de ‘historia’; los musulmanes son ‘hijos de Dios’; la pena de muerte para los delincuentes es «inadmisible»; Un día la especie humana se extinguirá; no hay un Dios católico; la multiplicación de los panes no sucedió; Dios usó la evolución y él no es un ‘mago’; El matrimonio cristiano es sólo un ‘ideal’; el lenguaje de los luteranos y el de los católicos sobre la Eucaristía son “lo mismo”; la Iglesia en el pasado ha tenido un “comportamiento inhumano”, pero desde el Concilio Vaticano II ha aprendido a “respetar” a otras religiones … La lista es interminable ” . Aquí se puede encontrar una lista más completa .

El ataque  bergogliano a cada fase de la vida católica es tan implacable y aparentemente tan ineludible que es difícil creer que simplemente esté haciendo esto de manera descuidada, lo que habla de la posibilidad de que esté llevando a cabo una agenda, que siga órdenes de un amo oculto.

Durante los últimos dos siglos o más, se han llevado a cabo planes para la subversión interna de la Iglesia Católica por parte de grupos que buscan corromperla irreparablemente. Hay numerosas pruebas de esto, desde las revelaciones de la ex oficial comunista Bella Dodd sobre el objetivo de infiltrarse en los seminarios para producir una generación de anticlérigos hasta la apertura de los Documentos de Verona de la inteligencia soviética, donde se demostró que había habido penetración exitosa de grupos como la Sociedad del Santo Nombre. Sin embargo, para el propósito de este estudio, solo un esfuerzo de este tipo damos el enlace  abajo, mostrando cómo los Papas Pío IX y León XIII ordenaron la publicación de la “Instrucción Permanente de la Alta Vendita ” masónica , que preconizaba la corrupción y la destrucción de la iglesia desde dentro

¿Podría Bergoglio ser parte de esta infiltración de la Iglesia, ya sea afiliándose  a ella estando dentro de la Iglesia o habiendo sido reclutado y captado en algún momento anterior de su vida por los enemigos de la Iglesia ? Es muy probable. Todo lo que sabemos de sus años de formación hasta el presente lo indica. Lo que se sabe de su juventud y su adultez joven se deduce  en gran parte de sus recuerdos: cómo le encantaba leer una publicación marxista, cómo uno de sus jefes era una “comunista ferviente” a quien “debe mucho” y a quien llama “esa gran mujer” que “me enseñó mucho sobre política”, según lo informado por George Neumayr .

Que esto es algo que fue mantenido en la edad adulta se evidencia por él:

Además está su respuesta infame a una pregunta formulada en noviembre de 2016 por el periodista ateo italiano Eugenio Scalfari, donde Bergoglio dijo: “Se ha dicho muchas veces y mi respuesta siempre ha sido que, en todo caso, son los comunistas los que piensan. como los cristianos ”( fuente ). (En respuesta a los de la “Unidad de Control de Daños” del trabajo de Francisco  durante 24 horas los 7 días de la semana, que como se sabe, dicen que las entrevistas de Scalfari no son confiables, puede contrarrestarse porque el Vaticano ha tenido casi dos años para repudiar la declaración si fuese inexacta, pero no lo ha hecho. Por lo tanto, la cosa fue como se ha escrito.)

Con toda esta abrumadora evidencia en contra de Francisco , una respuesta contundente del “cardenal” Burke en el discurso de apertura del presente estudio hubiera sido lo más apropiado. Después de todo, es alguien que dice representar los intereses de la Iglesia Católica, en concordancia con  LifeSiteNews que tituló el artículo que acompaña al video, “Cardenal Burke: los católicos deben dejar que Cristo reine como Rey frente a la” apostasía “dentro de la Iglesia” .

Pero, no, nada de eso. El título es un ciberanzuelo. Hay una pista en el título, ya que la palabra apostasía está puesta entre comillas, lo que puede tomarse, principalmente, de varias maneras diferentes: ya sea para (1) resaltar que esta es una palabra que Burke usó en su discurso, siendo una cita directa; o (2) para calificar la palabra como sugerencia de que no se está utilizando de manera literal. No importa lo que se quiera decir con la palabra , no hay nada en el artículo o video que lo acompaña que indique que Burke quiere significar alguna  de las  dos cosas.

En un discurso que duró casi 40 minutos, habría tenido tiempo suficiente para  dar nombres . Después de todo, una afirmación de que los enemigos de la Iglesia de hoy intentan “infiltrarse en la vida de la Iglesia misma y corromper a la Esposa de Cristo por una apostasía de la Fe Apostólica” es una acusación seria, incluso si  [la corrupción] viene de  muchas décadas atrás, por Ia infiltración intentada y por la apostasía que se introdujo, que en gran medida han tenido éxito .

Por supuesto, el “Cardenal” no se molesta en dar nombres, pero  ¿cómo podría hacerlo?, ya que sólo dedica unos escasos 25 segundos al tema de la apostasía. De hecho, le da tan poco tiempo a un tema que supuestamente considera de gran importancia que bien podría ser la “apostasía silenciosa” al decir de Juan Pablo II a la que alude. La mayoría de las personas que se describen a sí mismos como católicos tienen poca o ninguna idea de lo que ha ocurrido, están contentos de vivir sus vidas en una feliz ignorancia, por lo que Burke podría haberles proporcionado una verdadera llamada de atención y haber expuesto la agenda subversiva, porque nada es tan loable e importante como hablar. En el Reinado de Cristo y del Sagrado Corazón, los enemigos de la Iglesia como Francisco no se van a ir voluntariamente, sino que deben ser derrotados por la Iglesia Militante a través de la oración, sí, pero también arrojando la luz brillante de la verdad sobre estos Maquinaciones del Maligno.

Debe entenderse que Raymond Burke no está haciendo nada que los líderes de la Roma modernista no hayan hecho en varias ocasiones, lo cual es sugerir el problema, pero nunca llegar al fondo. Similares declaraciones audaces se pueden ver en el famoso “el humo de Satanás ha entrado en la Iglesia” de Pablo VI y en la advertencia vacía de Juan Pablo II sobre “una apostasía silenciosa” en la Iglesia, cuando ellos estaban entre los principales perpetradores de ambas cosas. Del mismo modo, el difunto P. Gabriele Amorth, el exorcista jefe de la Roma del  Novus Ordo, que parece haber tenido inclinaciones tradicionalistas (sostuvo que el infierno se reía del llamado nuevo rito de exorcismo, ya que era completamente ineficaz), una vez declaró: “El diablo habita en El Vaticano y tú puedes ver las consecuencias” (fuente ). Sin embargo, él era aparentemente demasiado ingenuo para ver realmente lo que estaba sucediendo, o quizás demasiado vinculado al establishment del Novus Ordo para separarse por completo, ya que una vez sostuvo ridículamente que el subversivo modernista Juan Pablo II había realizado un exorcismo exitoso en la Plaza San Pedro .

Entonces, ¿hacia dónde conduce la versión de la apostasía silenciosa del “cardenal” Burke? En este momento en que nos encontramos, a ninguna parte, y tal vez eso es exactamente a donde él quiere llegar. ¿Quién promueve esta apostasía contra la que él truena? Aparentemente no lo dice. Mejor entrar como un brabucón  simplemente interveniendo en un discurso que le ayuda  a perpetuarse en su papel del personaje mítico de  “Campeón de la Tradición“. Y para dejarlo en claro a quienes lo dudan, Burke enfáticamente no está apuntando con el dedo a ningún lugar cercano a la dirección de Bergoglio. Para comprobar esto, no busque más que una entrevista con Catholic World Report del 19 de diciembre de 2016:

CWR: Sólo  para aclarar, de nuevo, ¿está diciendo que el Papa Francisco ha caído en  herejía o está cerca de eso?

Cardenal Burke: No, no estoy diciendo que el Papa Francisco haya caído en una herejía. Yo nunca dije eso. Tampoco he afirmado que esté cerca de caer en una herejía.

( “Cardenal Burke: ‘No, no estoy diciendo que el Papa Francisco esté en una herejía'” , Catholic World Report , 19 de diciembre de 2016) 

No hay problema, entonces, para el “cardenal” Burke; claramente, no pensaba en Francisco cuando hizo el comentario sobre los infiltrados enemigos que intentaban corromper a la Iglesia con la apostasía. Si se necesitan más pruebas, el mes de septiembre siguiente a la entrevista, Bergoglio lo nombró para la Signatura Apostólica (esto no debe ser descartado a la ligera, ya que es una posición privilegiada de la máxima autoridad judicial del Novus Ordo).

Lejos de acusarlo de algo así, en más de una ocasión, Burke se desvió de su camino no sólo para defender a Francisco, sino también para actuar de manera implícita como un  vendedor,  [descartando como heréticas] algunas de las expresiones de Francisco contra la Fe, incluido su continuo ridiculizar a los católicos. por estar “obsesionados” con el aborto, o el control de la natalidad o los “derechos de los homosexuales”. En un ensayo de 2014 que aseguraba a los conservadores que podían confiar en Bergoglio, el “Campeón de la Tradición” escribió:

El Santo Padre, me parece, desea quitar todos los obstáculos concebibles que las personas pueden haber inventado para evitar responder al llamado universal de Jesucristo a la santidad. Todos conocemos a personas que dicen cosas como: “Oh, dejé de ir a la Iglesia debido a la enseñanza de la Iglesia sobre el divorcio”, o “Nunca podría ser católica debido a la enseñanza de la Iglesia sobre el aborto o la homosexualidad”. El Santo Padre les pide que pongan a un lado estos obstáculos y que den la bienvenida a Cristo, sin ninguna excusa, en sus vidas. Una vez que comprendan el amor inconmensurable de Cristo, que vive para nosotros en la Iglesia, podrán resolver cualquier cosa que les haya preocupado acerca de la Iglesia, Su Cuerpo Místico y su enseñanza.

Seguramente, las personas cuyos corazones están endurecidos contra la verdad leerán algo muy diferente al enfoque del Papa Francisco, afirmando que, de hecho, pretenden abandonar ciertas enseñanzas de la Iglesia que nuestra cultura totalmente secularizada rechaza. Su falso elogio del enfoque del Santo Padre se burla del hecho de que Francisco es el Sucesor de San Pedro, totalmente apoyado en las Bienaventuranzas, y que, por lo tanto, sólo con la humilde confianza en Dios, rechaza la aceptación y la alabanza del mundo.

(Greg Kandra, “Cardenal Burke: el Papa Francisco busca quitar todos los obstáculos posibles’ a Cristo” , Patheos: El banco del diácono , 21 de febrero de 2014)

El siguiente mes de abril, el “Cardenal” Burke volvió a hacerlo, esta vez asegurando a los católicos en una entrevista presentada en Crux que Francisco “no ha hecho nada que contradiga la enseñanza [católica]”:

Burke se quejó de que hay personas que tratan de neutralizarlo al convertirlo en un enemigo del pontífice, o al afirmar que está listo para liderar un cisma.

“No resisto al Papa Francisco, porque no ha hecho nada en contra de la doctrina”, dijo Burke. “No me veo en absoluto en una lucha contra el papa. Como cardenal, solo trato de ser un maestro de la fe “.

Hablando de una supuesta tensión entre doctrina y misericordia, que surgió como una línea de falla durante el último sínodo, Burke dijo que cualquier contraste de este tipo es inadmisible.

(Ines San Martin, “El cardenal Burke niega su ruptura con el papa, advierte sobre la ‘agenda gay’ para el Sínodo” , Crux , 1 de abril de 2015)

¿Y dices que te gustaría tener más pruebas de que Burke no es más que un progresista en atuendo retro? Bueno, ha expresado su apoyo a la misma dialéctica hegeliana subversiva de la “Misa híbrida” prevista por Benedicto XVI. En 2011, su primer año como miembro del “Colegio de Cardenales” del Novus Ordo, dijo sobre su apoyo al plan de “reforma de la reforma” de Ratzinger: “Me parece que lo que tiene en mente es que este enriquecimiento mutuo parece producir naturalmente una nueva forma del rito romano: la “reforma de la reforma”, si podemos [decirlo así]- a  la cual daría la bienvenida y yo deseo su llegada “(David Kerr, ” Cardenal Burke reflexiona sobre su primer año en el Colegio Sagrado “ , Catholic News Agency , 28 de noviembre de 2011).

¿Cómo, entonces, deberíamos ver a Burke? El es un adscrito a “reconocer y resistir”, pero no tiene mucho de lo último. Es el equivalente conciliar de un anglicano de la alta iglesia, que se encuentra en lugar diferente de la secta modernista, pero todavía está firmemente en ella. Para usar un neologismo, él y Francisco pueden ser descritos como frenemies (un acrónimo oximorónico de “friends” y “enemies” [queridos enemigos] ),  lo que significa que no siempre se llevan bien y aun tienen diferencias fundamentales, pero pueden trabajar juntos cuando surge la necesidad. Cuando todo esto se tiene en cuenta,  Burke suena a algo así como un chorro de aire cálido disfrazado de un agitar de brazos. Si se busca el  miembro por excelencia de la leal oposición de Bergoglio , son pocos los que pueden competir con Raymond Leo Burke en éste dudoso “honor”.

El”Obispo” Schneider y la Cátedra de la Verdad

Roma también fue sede de un simposio titulado “Iglesia Católica: ¿A dónde vas?” , que tuvo lugar poco más de un mes antes de la del “Cardenal” Burke. Uno de los oradores principales fue el “Obispo” Athanasius Schneider , cuya discurso con título   “La Sede Apostólica, Cátedra de la Verdad”, contiene algunos de los contenidos más provocativos que se describen en este artículo, a pesar de que él nunca menciona al “Papa” Francisco por su nombre. .

Antes de pasar al comentario, vienen bien algunos antecedentes biográficos para mostrar que el  “Obispo” Schneider asimiló el Modernismo junto con la leche de su madre, pues tenía cuatro años cuando el Concilio Vaticano II llegó a su conclusión. Cuando fue “ordenado” sacerdote, Ia revolución del Vaticano II ya había cumplido el  cuarto de siglo, Juan Pablo II ya había llevado a cabo la reunión de oración apóstata en Asís , y el arzobispo Lefebvre había desafiado con éxito al  al futuro besador del Corán  consagrando cuatro obispos.

A pesar de su temprana inmersión en las aguas contaminadas de la teología postconciliar, Schneider de alguna manera parece haber evitado ser completamente tragado  por su exposición a ellas y ha conservado una apariencia de catolicismo en su pensamiento. Tristemente, esto también se ve comprometido por su calificado abrazo a  la mágica  “hermenéutica de la continuidad” de Ratzinger. Por ejemplo, para él  todo consiste en que los asistentes a la “Nueva Misa” mantengan la postura más reverente para recibir arrodillados en la lengua el pan inválido “consagrado”, idea tan sensata como tratar de curar un tumor cubriéndolo con una venda.”

Esta mentalidad de “ama las tradiciones, pero no odies las reformas” se traslada a su discurso y destruye gran parte de su valor, ya que no tiene problemas para invocar al Papa León XIII y al primer “Papa” de la Revolución Modernista, Juan XXIII. , en su argumentación. El “obispo” Schneider declaró:

Desde mediados del siglo III, San Cipriano ha usado el término “cátedra” para indicar el poder de la Iglesia romana, propio de la Cátedra de Pedro, de la cual, según él, se deriva la unidad de la jerarquía (cf. Ep. 59,16). San Jerónimo también escribió: “Decidí consultar a la cabeza Pedro, donde se encuentra la fe predicada por la boca del apóstol; Ahora vengo a pedir alimento para mi alma allí, donde una vez recibí la prenda del sacramento de Cristo. No sigo ninguna otra primacía que la de Cristo; por esta razón, me pongo en comunión con su bienaventurado sucesor es decir, con la Cátedra de Pedro. Sé que sobre esta roca está construida la Iglesia ”(Cartas I, 15, 1-2).

Dios confía primero el carisma de la verdad a san Pedro y a sus sucesores, los romanos pontífices, cuya sede se llama, por consiguiente, cátedra de la verdad por excelencia. Dado su ministerio de la verdad, los Romanos Pontífices deben estar continuamente conscientes de que no son los dueños de la cátedra de la verdad, sino sus siervos y vicarios.

(Athanasius Schneider, “La Sede Apostólica Cátedra de la Verdad”; en Diane Montagna, “Obispo Schneider: El Papa no es el” dueño “de la verdad, sino su” siervo y vicario “ , Life Site , 7 de abril de 2018 )

Estos son los textos de prueba implícitos para el sedevacantismo, por los que debería ser obvio que Bergoglio de ninguna manera representa la cátedra (la silla) de la verdad, sino un carnaval de errores.

Anteriormente, en el mismo discurso, Schneider había citado sin darse cuenta fuentes que demuestran aún más definitivamente la imposibilidad de la posición de “reconocer y resistir”:

El Cuarto Concilio Ecuménico de Constantinopla enseñó: “En la Sede apostólica, la religión católica siempre se conservó sin problemas, y se profesó la doctrina sagrada …  allí se encuentra toda la fuerza verdadera de la religión cristiana ” (De la fórmula del Papa Hormisdas, respaldada por los Padres del Cuarto Concilio de Constantinopla). Y el Primer Concilio Vaticano enseñó: “La Sede de San Pedro permanece siempre inmune a todo error en virtud de la promesa divina hecha por el Señor, nuestro Salvador, al Príncipe de sus discípulos: ” He orado por ti para que tu fe no falle; y cuando te hayas convertido  confirma  a tus hermanos. Este carisma indefectible de verdad le fue, por lo tanto, conferido divinamente a Pedro y a sus sucesores en esta Cátedra, para que pudieran ejercer su elevado cargo para la salvación de todos, para que todo el rebaño de Cristo, se abstenga de los pastizales venenosos del error” y pueda ser alimentada con el alimento de la doctrina celestial para que, después de haber eliminado lo que conduce al cisma, toda la Iglesia pueda seguir siendo una sola y, firme en sus cimientos, pueda permanecer firme contra las puertas del infierno” ( Pastor aeternus , cap. 4). ).

(cursivas dadas)

Solo con esta cita, el “obispo” Schneider acaba de acusar a Bergoglio, ya sea intencionalmente  o no, porque este último ha mostrado tanto desprecio por la revelación de Dios y las enseñanzas de la Iglesia que en un video público ha dicho de manera totalmente extraña lo siguiente que salió de su propia boca “estas palabras pueden ser estúpidas o quizás una herejía, no lo sé” ( fuente )! En otras palabras, no le importa si dice estupideces o, peor aún, si niega el dogma católico, lo que demuestra la depravación herética de su mente.

En una nota, el medio de comunicación canadienses “Priests” y hablando de Bergoglio, el “padre” Thomas Rosica declaró : “El Papa Francisco rompe las tradiciones católicas cuando quiere porque está ‘libre de indebidas [disordered] ataduras ‘”. Tenga en cuenta que esta declaración, hecha a finales de julio de este año, nunca ha sido disputada o refutada por el Vaticano, y tampoco Rosica la ha retirado. ¿Y por qué deberían hacerlo, ya que está en línea con todo lo que Francisco  ha mostrado?

Un tema en el que se enfoca Schneider y que merece una mención especial es la gran enemistad que el diablo tiene por la Santa Sede. En cuanto a esto, señala:

A lo largo del curso de la historia, Satanás, el padre de las mentiras, ataca continuamente a la Iglesia, y especialmente a la Cátedra de la Verdad, que es la Cátedra de Pedro. A través del inescrutable permiso de la Divina Providencia, los ataques de Satanás contra la cátedra romana han tenido en raras ocasiones el efecto de un eclipse limitado y temporal del Magisterio papal, cuando algunos pontífices romanos han hecho declaraciones doctrinales ambiguas, lo que ha provocado una situación temporal de confusión doctrinal en la vida de la Iglesia.

Reiteremos que las “declaraciones doctrinales ambiguas” son principalmente un fenómeno del Vaticano II y de los “papas” conciliares. Se ha demostrado que cualquier ejemplo anterior a eso puede resolverse en gran medida, como se demostró en nuestro estudio, “Los límites para invocar” fallos papales “como justificación para la posición de reconocimiento y resistencia: una respuesta al Dr. Peter Kwasniewski” , publicado en este sitio en septiembre.

Independientemente de los problemas previos al Concilio Vaticano II en algunas circunstancias, como los casos del Papa Liberio o el Papa Honorio I , sean tan débiles en comparación con las infinidad de novedades, errores, herejías y blasfemias de la “Santa Sede” de la últimos 50 años o más. Además, lo que ha ocurrido en los últimos tiempos de ninguna manera representa a la Iglesia Católica y la Cátedra de la Verdad, sino que son, demostrablemente, manifestaciones de la secta modernista y sus pseudo pontífices artificiales.

Irónicamente, el “obispo” Schneider sigue pidiendo la recitación  de la oración delexorcismo del Papa León XIII a San Miguel, afirmando que el pontífice vio a Satanás provocando  “una situación temporal de confusión doctrinal”. Sin embargo, este pasaje de esa oración muestra que había algo mucho más inquietante en la mente del Papa cuando lo escribió:

Como el más inmundo torrente, el maligno dragón derramó sobre los hombres de mente depravada y corrompido corazón, el veneno de su maldad: el espíritu de la mentira, de la impiedad y de la blasfemia; el letal soplo de la lujuria, de todos los vicios e iniquidades. Los más taimados enemigos han llenado de amargura a la Iglesia, esposa del Cordero Inmaculado, le han dado a beber ajenjo, han puesto sus manos impías sobre todo lo que para Ella es más querido. Donde fueron establecidas la Sede de San Pedro y la Cátedra de la Verdad como luz para las naciones, ellos han erigido el trono de la abominación de la impiedad, de suerte que, golpeado el Pastor, pueda dispersarse la grey. Oh invencible adalid, ayuda al pueblo de Dios contra la perversidad de los espíritus que le atacan y dale la victoria.

(citado en Athanasius Schneider, “La Sede Apostólica como la Cátedra de la Verdad” )

Claramente, se estaba imaginando algo más que una simple escaramuza, y mientras las maquinaciones de los enemigos masónicos de la Iglesia de esa época eran la preocupación directa del papa, lo que se presenta en una frase tan reveladora como “un espíritu de mentira, impiedad y blasfemia; y el hálito mortal de la lujuria y de todas las iniquidades y vicios “es también muy apropiado para el Novus Ordo, teniendo  en cuenta bien sus desviaciones  doctrinales y litúrgicas bien el abuso sexual de niños y jóvenes, y quizás particularmente, el  Papa “( ” Yo soy el diablo “ ) Francisco y todas sus  pompas y acciones.

El “obispo” Schneider parece tener alguna sensibilidad tradicional (o, al menos, casi tradicional), pero es hora de que él y otros de la misma opinión vean que no es coherente con la recta razón o con la fe católica sostener plenamente su pensamiento. ¿Un partidario del error, como Bergoglio, puede de cualquier manera ocupar legítimamente la cátedra de la verdad en la que “la religión católica siempre se ha conservado sin mancha, y se ha profesado la doctrina sagrada …” ?[Cuarto Concilio Ecuménico de Constantinopla, citado por el Primer Concilio Vaticano , Constitucion dogmatica pastor aeternus ; Denz. 1833 ].

Novus Ordo Watch ha señalado en detalle el absurdo de tratar de hacer entrar  al Bergoglio cargado de errores en la plantilla del papado católico. El resultado será inevitablemente una distorsión, ya sea de Bergoglio o del Papado:

Francisco es inhábil para ser Papa,  cosa que establece la ley divina . Una forma de demostrarlo es asumir que es Papa y luego mostrar el absurdo que se sigue. Eso es lo que se hace en los enlaces anteriores.

Catholic Family News Conference: Dile a Bergoglio que está en el error

Otra conferencia que trató de lidiar con el “pontificado” Bergogliano este año fue  la Catholic Family News Conference celebrada en Chicago en abril. Allí, no solo se dieron nombres, sino que se denunció directamente a los cabecillas, uno de ellos, Jorge Mario Bergoglio. Incluso el título de la conferencia no se mordió la lengua : “Las armas de nuestra guerra. 

La mentalidad de los oradores recordaba la agitación que hubo con los famosos  Dubia , una especie de desafío que se presentaba con el pretexto de pedir una aclaración. Excepto que esta vez, intensificaron la retórica.

Christopher Ferrara, abogado y prolífico escritor católico, pronunció un discurso redactado con vigor  instando enfáticamente a los católicos no sólo a someterse a  las enseñanzas perennes de la Iglesia, sino también a denunciar  las enseñanzas problemáticas del Papa Francisco.

Hablando con LifeSiteNews , Ferrara dijo que “la oposición más efectiva a lo que debe verse ahora como el pontificado más descarriado en la historia del papado tendrá que venir de la jerarquía superior”.

Tal oposición vendría en forma de una declaración pública hecha por un número significativo de cardenales que declararan que el Papa Francisco está “en el  error, que está tratando de imponer a la Iglesia, que su esfuerzo por hacer pasar estos errores como ‘auténticos de  “el magisterio” ‘es un fraude … y que los fieles no pueden seguir a este Papa en sus errores”, dijo Ferrara.

(Stephen Kokx, “Los cardenales deben declarar al Papa Francisco ‘error’: abogado católico” , Sitio de la vida , 16 de abril de 2018)

Hay un problema con esta propuesta del Sr. Ferrara, que también contó con el apoyo de otros oradores en la conferencia, pero que es significativo: la premisa de que los miembros de la jerarquía (supuestamente) están facultados para resistir a un (supuesto) papa sobre asuntos de Fe o moral,  va directamente en contra de la enseñanza del más ilustre teólogo católico sobre el tema de la Santa Sede, San Roberto Belarmino doctor de la Iglesia. En su obra maestra, De Romano Pontifice, escribe en defensa de la primacía papal que:

El Papa es el Maestro y Pastor de toda la Iglesia, por lo tanto, toda la Iglesia está tan obligada a escucharlo y seguirlo que si él se equivocara, toda la Iglesia se equivocaría.

Ahora bien, nuestros adversarios responden que la Iglesia debería escucharlo siempre que él enseñe correctamente, porque Dios debe ser escuchado antes  que los hombres.

Pero ¿quién juzgará si el Papa ha enseñado correctamente o no? Porque no corresponde a las ovejas juzgar si el pastor se aleja, ni siquiera, y especialmente en aquellos asuntos que son verdaderamente dudosos. Las ovejas cristianas tampoco tienen un juez o maestro superior al que puedan recurrir. Como mostramos anteriormente, en toda la Iglesia uno puede apelar al Papa, sin embargo, por encima de él a nadie se puede apelar; por lo tanto, necesariamente toda la Iglesia se equivocaría si el Pontífice se equivoca.

(St. Robert Bellarmine, De Romano Pontifice , libro IV, capítulo 3; traducido por Ryan Grant como On the Roman Pontiff [Mediatrix Press, 2016], vol. 2, p. 160.)

Esta no es sólo la enseñanza de un doctor particular, por más ilustre que sea,  es también la enseñanza del magisterio católico .

La solución real a un escenario en el que un papa se aparta de la fe y se desvía hacia la herejía, sería, por supuesto, que los obispos convoquen  lo que se llama un “concilio imperfecto” (imperfecto porque un concilio requiere que un papa lo ratifique, lo que en ese caso no sería posible) y declaren que el Papa ha caído en la herejía y que desde ese momento (según San Roberto), por ese mismo hecho, dejó de ser miembro de la Iglesia y, por lo tanto, también su cabeza. (Nota: el concilio  imperfecto simplemente se pronunciaría sobre lo que había ocurrido es decir la caída de la ortodoxia del Papa.  No podrían y serían inhábiles para destituirlo de su cargo; sólo podrían declarar oficialmente que el papa se ha cesado a sí mismo por su caída en Ia Fe,  Si un papa realmente puede caer en una herejía es otro asunto totalmente discutido entre los teólogos: San Roberto lo consideraba simplemente una cuestión teórica.

Otros oradores en la misma conferencia “Las Armas de nuestra guerra” avanzaron la conocida hipótesis errónea del “papa herético” de R & R:

El historiador de la iglesia, Roberto de Mattei, dijo que la “verdadera devoción” al primado de San Pedro requiere que los católicos se expresen en contra de “las herejías” promovidas por el Papa Francisco, quien, a pesar de propagar la herejía,  sigue siendo el Papa.

Un sacerdote dominico  canadiense p. Albert Kallio OP se hizo eco de las palabras de de Mattei. “Incluso si el papa es un hereje … eso no significa en absoluto que por el mismo  hecho, ipso facto como decimos en inglés, dejaría de ser papa”.

Rechazando la afirmación de que el Papa Francisco habría perdido su cargo, el Padre. Kallio dijo: “Incluso aquellos que sostienen que un papa que es manifiestamente  hereje pierde automáticamente su cargo [creen] que la manifestación requerida antes de que el papa pierda su cargo tendría lugar mediante una declaración de la autoridad de la Iglesia, a saber, los obispos . ”

Parece que Dios está permitiendo “una especie de eclipse” de la Iglesia por el momento, concluyó.

(Stephen Kokx, “Los cardenales deben declarar al Papa Francisco ‘error’: abogado católico” , Sitio de la vida , 16 de abril de 2018)

Ahora bien, mientras que un eclipse de la Iglesia es algo evidente para cualquiera que preste atención al desastre posterior al Concilio Vaticano II, la realidad es que está mucho más cerca de un eclipse total mayor del que  el P. Albert o sus compañeros oradores estarían dispuestos a admitir.

Si bien su comentario de “eclipse” está abierto a alguna interpretación, éste no es el caso de lo que se dijo acerca de una “manifestación” debidamente declarada que se supone se requiere para que un papa pierda su cargo. Esto es incorrecto por múltiples motivos.

“Incluso aquellos que sostienen que un papa que es manifiestamente hereje pierde automáticamente su cargo …” Detengámonos por un momento y vayamos directamente a San Roberto Belarmino , quien llega a afirmar que esta enseñanza se remonta a la Primeros escritores católicos de la Iglesia :

[El] el Papa, manifiestamente herético, deja de ser Papa y Cabeza, así como per se deja de ser cristiano y miembro del cuerpo de la Iglesia. Por lo tanto, puede ser juzgado por la Iglesia y castigado. Esta es la opinión de todos los Padres antiguos, que enseñan que los herejes manifiestos pierden inmediatamente toda jurisdicción.

(St. Robert Bellarmine, De Romano Pontifice , Libro II, Capítulo 30; traducido por el P. Kenneth Baker, SJ, en Bellarmine, Controversias de la fe cristiana  [Saddle River, NJ: Keep the Faith, Inc., 2016], p 839. Una traducción alternativa de todo el capítulo está disponible en línea aquí.)

En otras palabras, ésta es la enseñanza católica común, que la Iglesia considera teológicamente cierta y que al menos está implícita en Ia  Pastor Aeternus del Vaticano I y en la teología posterior. De hecho, no sorprende que cuando se le preguntara a [los relatores de ] este concilio qué pasaría si un Papa se convirtiera en hereje, la respuesta fue que dejaría de ser Papa de inmediato. El  Arzb. John Purcell de Cincinnati, Ohio, una vez relató la siguiente anécdota:

La pregunta también fue planteada por un cardenal: “¿Qué se debe hacer con el Papa si se convierte en un hereje?” Se le respondió que  nunca ha habido un caso así ; pero que el Concilio de Obispos podría destituirlo por herejía, ya que  desde el momento en que se convierte en un hereje, no es el jefe ni siquiera un miembro de la Iglesia . La Iglesia no estaría obligada, ni por un momento, a escucharlo cuando comience a enseñar una doctrina que la Iglesia sabe que es una falsa doctrina, y  que dejaría de ser Papa, siendo depuesto por Dios mismo .

Si el Papa, por ejemplo, dijera que la creencia en Dios es falsa, usted no estaría obligado a creerle, o si negara el resto del credo: “Yo creo en Jesucristo”, etc.  La suposición es perjudicial para el Santo Padre en la idea misma , pero sirve para mostrarle la plenitud con que se ha considerado el tema y el amplio pensamiento que se ha dado a cada posibilidad. Si él niega cualquier dogma de la Iglesia sostenido por cada verdadero creyente, no es más Papa que tú o yo ; y así, a este respecto, el dogma de la infalibilidad no es nada como un artículo de gobierno temporal o cobertura de la herejía.

(Abp. John B. Purcell, citado en el Reverendo James J. McGovern,  Life and Life Work del Papa León XIII  [Chicago, IL: Allied Printing, 1903], p. 241;  imprimatur  por el Abp. James Quigley de Chicago; subrayado añadido. Véase también nuestro comentario sobre esta anécdota aquí y aquí .)

Así que es verdad, los sedevacantistas nos sentimos muy cómodos al alinearnos con las posiciones más seguras, que sin duda son las ortodoxas.

En la segunda mitad de su alocució, el p. Albert afirmó que incluso aquellos que creen que un papa manifiestamente herético ipso facto perdería el cargo, están de acuerdo en que “la manifestación requerida antes de que el papa pierda su cargo se produciría mediante una declaración de la autoridad de la Iglesia, a saber, los obispos”. Pero esto simplemente no es verdad, al menos no si está hablando citando a  verdaderos teólogos y canonistas católicos de antes del Concilio Vaticano II. Es bastante asombroso que el p. Albert cometa  un error tan elemental en teología… pero quizás sea comprensible dado su entrenamiento con dominico afiliado a la Sociedad de San Pío X en Avrillé, Francia.

Aún así, queda por ver si su aprendizaje habría sido tan deficiente como para no saber el significado de “por ese mismo hecho” ( ipso facto ), “automáticamente” y “manifestado”. No se requiere una “manifestación” adicional de una declaración por parte de los obispos para que el Papa pierda su cargo, ya que ya se ha perdido como una consecuencia automática ipso facto de la herejía manifiesta. La herejía se manifiesta cuando se divulga abiertamente y no hay ninguna circunstancia que pueda justificarla razonablemente, como una pérdida temporal de la razón por embriaguez (en relación con otros factores excusivos, véase el escrito  del P. Anthony Cekada, “Sedevacantismo y el Papa del cartón” , 10.C). El canónigo Edward Mahoney, un experto en asuntos morales, canónicos y litúrgicos de antes del Concilio Vaticano II, subrayó que no se requiere una declaración legal para algo que ya es manifiesto:

Ocasionalmente, cuando un hecho puede ser incierto, la autoridad eclesiástica emite una declaración que afirma que ciertos grupos de personas, de hecho, han cometido un delito … Sin embargo, las leyes deben tener en cuenta lo que suele ocurrir y la estimación común de los hombres, y cuando un hecho es manifiesto, sería absurdo esperar que alguna autoridad afirme lo que ya es bien conocido.

(Canon EJ Mahoney, Los problemas de los sacerdotes [Nueva York, NY: Benziger Brothers, Inc., 1958], p. 441)

Por lo tanto, en el caso de un papa hereje manifiesto, no sería necesaria ninguna declaración para que él pierda el pontificado, cosa que también se afirma textualmente en el Canon 188 , n. 4:

Cualquier cargo queda vacante por el hecho y sin ninguna declaración,  de renuncia tácita reconocida por la ley misma,  si un clérigo se aparta  públicamente de la fe católica” ( traducción de Peters ; subrayado agregado).

Esto no quiere decir que tal declaración no sería útil , solo que no sería necesaria  para que él pierda su cargo, lo que, una vez más, sucede de manera ipso facto y automáticamente . Si esto no fuera así, los obispos no podrían reunirse en un concilio imperfecto (ante todo  porque el Papa podría declararlo nulo), ni estarían autorizados a emitir una declaración en su contra, ya que el Papa todavía sería su superior y podría exigir la  total sumisión de ellos, y  ciertamente no les permitiría declararlo hereje público.

En otras palabras, siempre que sea manifiesto que el Papa ha cometido herejía de manera pública (“público” como se define en el Canon 2197 , n. 1), y mientras no haya un factor de excusa razonable, no sería ya Papa. Es el hecho abiertamente divulgado lo que hace que la caída del cargo sea ​​notoriamente objetiva , como dirían los canonistas. La declaración legal de los obispos simplemente le agregaría lo que se llama notoriedad legal  (ver Canon 2197 , n. 2-3) y exigiría la convocación de un cónclave.

El hecho de que nuestra posición sobre esto sea correcta se puede  fácilmente comprobar consultando algunos de los libros relevantes anteriores al Concilio Vaticano II. Por ejemplo:

Un papa no puede ser depuesto de su cargo. Un papa herético necesariamente deja de ser jefe de la Iglesia, porque por su herejía ya no es miembro de ella; en el caso de que siga reclamando la Sede Romana, podría destituirlo un concilio general, incorrectamente llamado así porque se celebraría sin el papa Pero esto no es deposición, ya que por su propio acto ya no es Papa .

(Donald Attwater, ed., A Catholic Dictionary , 3ª ed. [Nueva York, NY: The Macmillan Company, 1958]; subrayado agregado).

Psrece como si el padre. Albert y los que están de acuerdo con él estuvieran tratando desesperadamente de que “por el hecho mismo” y “por su propio acto”  signifique “el acto de los obispos que decidiría que el Papa cometió Ia acción [a herejía] “. Pero esto es totalmente artificial y, presumiblemente, muy oportuno para evitar la conclusión sedevacantista. Tampoco está en armonía con lo que el Papa San Celestino  I declaró con respecto al momento en que el hereje manifiesto Nestorius perdió su cargo, es decir, en el momento en que comenzó a predicar la herejía (no en el momento en que fue declarado oficialmente como un hereje por la autoridad apropiada), como se demuestra aquí .

Otro punto a destacar es que si el p. Albert tuviera razón en su posición, se seguiría que hasta que llegue la declaración de los obispos (¿y si los obispos no están de acuerdo entre sí, por cierto?), todas las declaraciones del Papa y otros actos oficiales seguirían siendo válidos y vinculantes para los católicos – Incluyendo cualquier declaración herética que él hiciera. ¿Se somete el p. ¿Albert  a las falsas enseñanzas de Francisco  contenidas en Amoris Laetitia y sus innumerables discursos? Por supuesto que no. La verdad es que el p. Albert y sus compañeros  de R&R pueden ser tan generosos al aceptar el reclamo de Francisco al papado porque se reservan el derecho de ser los árbitros finales sobre si, o en qué medida, permitirán que Francisco  los gobierne y les enseñe, lo cual no es nada ortodoxo. La actitud católica hacia el papado,  puede verse aquí .

El profesor de Mattei juega a los dardos teológicos con los ojos vendados

Como ejemplo final de las ridículas distancias a las que estos oradores reconocen y se resisten para evitar sacar conclusiones lógicas sobre Bergoglio, nos dirigimos al conocido académico italiano, Roberto de Mattei, profesor asociado de la Universidad Europea de Roma. y uno de los que dio una conferencia en  la Conferencia de Catholic Family News en abril.

El título de su conferencia fue ” Tu es Petrus : Verdadera devoción a la Cátedra de San Pedro”, y si tuviéramos que extraer  una sola frase que resumiera su idea principal, bien podría ser ésta: “La Verdadera devoción al Papado se expresa en una actitud de resistencia filial, como sucedió en los discursos de Corrección Filial al Papa Francisco en 2017. “Seleccionar la Corrección Filial como un ejemplo de verdadera devoción al papado es un dardo que él da fuera de la diana pero sigue su trayectoria equivocada.  En ˋrealidad, es justo lo contrario de la verdadera devoción, porque es un documento [la Correctio]  que muestra una ignorancia abyecta.  Como señaló Novus Ordo Watch:

Hay tanto que decir sobre esta Corrección Filial y la idea de los firmantes de que un Papa no necesita ser un católico para ser Papa, que el magisterio papal puede ser corregido por los inferiores y que Francisco puede no ser culpable por enseñar estas siete herejías, que están condenando solemnemente este documento.

( “Bergoglio toma un golpe: ‘Corrección Filial’ acusa a Francis of Heresy , Novus Ordo Wire , 24 de septiembre de 2017. Aquí puede encontrar un seguimiento más detallado de la Corrección Filial y sus consecuencias ).

Entonces, para de Mattei, esta postura de “resistencia filial” u oposición leal es el enfoque apropiado para la crisis en cuestión. Y esto, por supuesto, es la esencia de la negativa absoluta de los R & R a reconocer cualquier intento de poner en tela de juicio la autoridad legítima de Francisco como Vicario de Cristo, que en cierto sentido también puede llamarse defender y negar pues  ellos defienden ferozmente. su legitimidad contra las pruebas sólidas de lo contrario, mientras que simultáneamente niegan a cualquier otra persona el derecho de cuestionar la afirmación dudosa, a veces hasta llegar a la difamación.

Afortunadamente, el Profesor de Mattei es bastante sobrio en su estimación sobre la posición de la sede vacante , aunque plantea un problema importante que tiene en su eclesiología, aunque implícitamente apela a la “hermenéutica de continuidad” de Ratzinger como su prueba:

Hoy en día, hay una infiltración modernista dentro de la Iglesia, pero no hay dos iglesias. Esta es la razón por la cual el P. Gleize juzga que la expresión “Iglesia conciliar” es inexacta, afirmando que dos iglesias, la romana y la conciliar, no existen [p. Jean-Michel Gleize, SSPX, “Angelus”, julio de 2013] . Y esta es también la razón por la cual debemos tener cuidado al hablar de la “iglesia bergogliana” o de “la nueva iglesia”. La iglesia de hoy está ocupada por hombres de la iglesia que traicionan o deforman el mensaje de Cristo, pero  que no ha sido sustituida por otra iglesia. Solo hay una Iglesia católica, en la que hoy conviven de manera confusa y fragmentaria, teologías y filosofías diferentes y contrapuestas. Es más correcto hablar de una teología bergogliana, de una filosofía bergogliana y, si se desea, de una religión bergogliana (¡o irreligión!), Sin llegar al punto de definir al papa bergoglio, los cardenales, la Curia y los obispos. del mundo entero como una “iglesia bergogliana”. Porque, si imagináramos que el Papa, los cardenales, la Curia, los obispos del mundo forman en conjunto, una nueva Iglesia, tendríamos que preguntarnos legítimamente: “¿dónde está la Iglesia de Cristo? ¿Dónde está su visibilidad social y sobrenatural?

Y este es el principal argumento contra el sedevacantismo. Pero también es un argumento en contra de ese tradicionalismo inflado, que aunque no declara la vacante de la sede de Pedro, se cree capaz de expulsar de la Iglesia al Papa, a los cardenales y obispos, y de facto reduce el Cuerpo Místico de Cristo a una  mera – Realidad espiritual e invisible.

(Roberto de Mattei, Tu es Petrus : Verdadera devoción a la Cátedra de San Pedro” , Rorate Caeli , 10 de abril de 2018. Nota: El P. Gleize mencionado es el P. Jean-Michel Gleize, profesor de teología de la Sociedad. del seminario de San Pío X en Écône, Suiza.)

¿Dónde está la iglesia católica? El profesor de Mattei no se equivoca al formular la pregunta, pero la respuesta no se encuentra en la iglesia del Vaticano II, en la que se puede ser tan modernista como Hans Kung y Richard Rohr o tan tradicional como Athanasius Schneider y Atila S. Guimaraes , y aun así ser considerado un miembro de la misma religión. ¿Dónde está la unidad visible de la fe en esa religión?

Irónicamente, en el misma congreso en el que habló De Mattei, el Padre. Albert declaró, como se señaló anteriormente, que Dios estaba permitiendo actualmente “una especie de eclipse” de la Iglesia, mientras que el “Obispo” Schneider habló de “un eclipse temporal y limitado”. De nuevo, esto puede estar abierto a diferentes interpretaciones, pero lo que no está abierto a la interpretación es la definición básica de la palabra eclipse, que es la ocultación de la visibilidad de un objeto por la presencia de otro que interfiere con él.

Que haya un oscurecimiento de la Iglesia y el Papado de algún tipo queda claro en la Sagrada Tradición, como se demuestra en los siguientes mensajes:

Aunque se han avanzado diferentes interpretaciones del eclipse de la Iglesia, la más apropiada sería análoga a un eclipse solar, donde la Luna eclipsa al Sol. Esto es particularmente apropiado en el contexto de la crisis de la fe que está ocurriendo ahora, ya que vemos la luz y el calor del Sol espiritual ( la verdadera Iglesia Católica Romana ; cf. Apoc 12: 1) dando paso temporalmente a la oscuridad y la  frialdad de una Luna que niega la vida ( la “Iglesia Conciliar” de los modernistas ).

La primera frase  en el pasaje del profesor de Mattei que acabo de citar es un indicativo de por qué el encabezado de esta sección alude a los dardos con los ojos vendados: “Hoy en día, hay una infiltración modernista dentro de la Iglesia”, afirma, “pero no hay dos iglesias”. Nuevamente en su charla, echa un dardo que da  justo en el blanco, solo para negar su efecto . Sí, según De Mattei, ha habido una infiltración modernista , pero de alguna manera esto no constituye una toma de poder modernista del aparato externo de la Iglesia para formar una falsa “Iglesia Católica”, no constituye la “contra iglesia” predicha (Mons. Fulton Sheen), la “Iglesia de la Oscuridad” (Ven. Anne C. Emmerich).

Irónicamente, en el Foro de Vida en Roma del año pasado, patrocinado por Voice of the Family , fue el “Padre” Linus Clovis de la secta del Vaticano II quien habló de una “Anti-Iglesia” que “ahora intenta hacerse pasar por la verdadera Iglesia” “, Y que la infernal exhortación de Bergoglio, Amoris Laetitia, ” incitó a la anti-Iglesia a salir de las sombras a la vista de todos los fieles “. Lo que pone la guinda al pastel es que el propio Profesor de Mattei estuvo presente en esta conferencia como uno de los oradores ¡Parece que él y el “Padre” Clovis necesitan tener una charla!

En cualquier caso, de Mattei intenta explicar esta novedosa eclesiología de la siguiente manera:

La Iglesia de hoy está ocupada por hombres de la iglesia que traicionan o deforman el mensaje de Cristo, pero no ha sido sustituida por otra iglesia. Solo hay una Iglesia católica, en la que hoy conviven de manera confusa y fragmentaria, teologías y filosofías diferentes y contrapuestas.

En otras palabras, no ha habido un eclipse de la verdadera Iglesia por una iglesia falsa, sino  “solo una Iglesia Católica, en la que hoy cohabita de manera confusa y fragmentaria, teologías y filosofías diferentes y contrapuestas”, aunque, por el contrario, los católicos deben sostener que la verdadera Iglesia “no hace componendas con los  errores, sino que permanece fiel a los mandatos que ha recibido para llevar la doctrina de Jesucristo a los límites más extremos del mundo y hasta el fin de los tiempos y protegerla en su integridad inviolable” (Papa León XIII, Carta apostólica Annum Ingressi )? ¿Cómo puede una institución que extiende por doquier herejías y otras enseñanzas falsas e impías ser la Iglesia única, santa, católica y apostólica  “en la que la religión católica siempre se conservó sin mancha y se enalteció  la santa doctrina”? (Vaticano I; Denz. 1833 )?

No puede, por supuesto, y ahí radica el dilema del Prof. de Mattei y otros que se adhieren a una eclesiología tan fantasiosa. La falla fundamental en su razonamiento fue expuesta por otro académico, el Sr. John Daly, en 2002:

Decir que hay “una infiltración modernista dentro de la Iglesia” no es precisamente digno de un titular de noticias, porque ha sido el estado de cosas que la ha acosado durante más de un siglo, y fuera de un breve contraataque exitoso del concilio Vaticano durante el reinado. del Papa San Pío X, ha sido una enfermedad maligna que posteriormente gozó de un crecimiento secreto más o menos continuo hasta que emergió un antagonista completamente formado y formidable cuyos dirigentes arrebataron con éxito las riendas del poder de los eclesiásticos católicos en la elección de Juan XXIII y especialmente en el llamado Concilio Vaticano II, alegremente proclamado por el archimodernista “Cardenal” Leo Suenens como “la Revolución Francesa de la Iglesia”. (El nombre de Suenens apareció en una lista de 120 funcionarios de alto rango de la Iglesia que supuestamente eran miembros secretos de la masonería, y definitivamente cumplía los requisitos [de ser un perfecto masón]

¿Qué fue la Revolución Francesa sino el derrocamiento jacobino del gobierno católico legítimo bajo el rey Luis XVI, sustituyéndolo  por uno ilegítimo [cuya constitución fue redactada en los lugares frecuentados por las sociedades secretas ateas y, que al igual que los radicales eclesiásticos del Vaticano II estaban dedicados al culto del hombre? El arzobispo Lefebvre citó a Suenens en su carta abierta a los católicos perplejos:

Uno no puede entender las revoluciones francesa o rusa a menos que se sepa algo de los antiguos regímenes a los que pusieron fin … Pasa lo mismo en los asuntos de la iglesia: una reacción sólo puede entenderse  en relación con el estado de cosas que la precedió” . Lo que precedió, y lo que se abolió, fue esa maravillosa construcción jerárquica que tenía por culmen al Papa, el Vicario de Cristo en la tierra. Continúa : “El Concilio Vaticano II marcó el final de una época; y si nos distanciamos un poco, vemos que marca el final de una serie de épocas, el final de una era ”.

(Abp. Marcel Lefebvre, Carta abierta a los católicos confundidos , Capítulo 14)

Suenens traza claramente el paralelo del Vaticano II con dos violentos trastornos impíos, las revoluciones francesa y rusa, y afirma que el “antiguo régimen”, es decir, la Iglesia , debía ser abolida: lo que Dios estableció, ahora el hombre lo hace pedazos   ¡pedazos! Esta es la razón por la que hemos visto salir del concilio algunos extraños términos, como el “nuevo Pentecostés” de Juan XXIII y, por supuesto, la “nueva primavera” de Juan Pablo II (pero una mirada a sus  frutos venenosos resulta revelador), tanto como comprobar que son un vestigio de la venerable Iglesia de épocas pasadas).

Quizás una ilustración en una escala más pequeña ayude a mostrar la limitación de la posición de De Mattei. Supongamos que un modernista oculto pudo obtener un puesto como profesor de seminario y, al mezclar inicialmente su veneno teológico bajo la apariencia de una sana doctrina, no sólo pudo mantener su puesto, sino que adquirió cierta prominencia, utilizó su mandato para traer a otros de su clase a su escuela. Entonces, puede decirse verdaderamente que había comenzado la infiltración de ese seminario.

Aún así, la gran mayoría de los profesores eran verdaderos católicos, y expresaron preocupación ante el rector, que también tenía un pensamiento ortodoxo, pero era laxo en el gobierno de la escuela. Esta laxitud pronto permitió que el elemento subversivo comenzara a cambiar el rumbo, y pronto los profesores modernistas habían superado significativamente el número de los otros. El seminario seguía siendo católico, pero de manera debilitada. Finalmente, un nuevo rector se hizo cargo, un rector modernista , y comenzó a eliminar sistemáticamente a los verdaderos profesores católicos y reemplazarlos con apóstatas, hasta que se completó el control mortal. Toda la facultad nueva tuvo que aceptar las enseñanzas principales del orden nuevo : algunas lo hicieron de todo corazón, otras a regañadientes, pero todas se alinearon: al llegar a ese punto, el seminario y su rector eran solo católicos de nombre .

Esta es precisamente la situación que vemos con la secta del Vaticano II. Los días de la infiltración inicial ya han pasado, y las estructuras externas de la Iglesia están ahora en manos de modernistas. Su falso concilio es la línea de demarcación, la prueba de fuego que todos los miembros de su jerarquía deben aceptar, el grano de incienso ofrecido al “culto al hombre” de Pablo VI . Ahí vemos a los “modernistas de la vieja escuela” como Burke, Ratzinger, Sarah y Schneider, quienes o bien fingen la Tradición revistiéndose con el atuendo de “continuidad” o han aceptado crédulamente  la falsa hermenéutica, mientras que Bergoglio y sus compinches destruyen descaradamente todo lo católico, ¡sin ofrecer disculpas! Lo que los bolcheviques eran hace un siglo, o lo que los radicales izquierdistas son hoy en el mundo secular, los francisquistas son lo mismo, tratándose de las cosas de Dios, son una brutal raza de terroristas espirituales .

Volviendo a las locuras del profesor de Mattei, nos enfrentamos a esto:

Limitarnos, entonces, a una denuncia genérica de los errores que se oponen a la Tradición de la Iglesia, no es suficiente. Nos corresponde a nosotros llamar por su nombre a todos los que dentro de la Iglesia profesan una teología, una filosofía, una moral, una espiritualidad, contraria al Magisterio perenne de la Iglesia, sin importar el cargo que ocupen. Y hoy debemos admitir que el mismo Papa promueve y propaga errores y herejías en la Iglesia. Necesitamos tener el coraje de decir esto, con toda la veneración que se debe al Papa. La verdadera devoción al Papado se expresa en una actitud de resistencia filial, como sucedió en los discursos de Corrección Filial al Papa Francisco en 2017.

Pero no hay solo un tempus loquendi (un momento para hablar). También hay un modus loquendi (forma de hablar), la  forma en que el católico se expresa. La corrección debe ser filial, como lo fue, respetuosa, devota, sin sarcasmo, sin irreverencia, sin desprecio, sin celo amargo, sin gratificación, sin orgullo, con un profundo espíritu de caridad, que es el amor por Dios y el amor a la Iglesia por Dios.

En la crisis de nuestros días, toda profesión de fe y declaración de fidelidad que no tenga en cuenta la responsabilidad del Papa Francisco carece de fuerza, claridad y sinceridad. Necesitamos tener el coraje de decir: Santo Padre, tú eres el primer responsable de la confusión que existe hoy en la Iglesia; Santo Padre, tú eres el primer responsable de las herejías que circulan en la Iglesia hoy.

Sin embargo, la responsabilidad, finalmente, no puede dejar de involucrar a los cardenales que guardan silencio y que  permanecen mudos, porque no cumplen con su deber como consejeros y colaboradores del Papa.

(Roberto de Mattei, Tu es Petrus : Verdadera devoción a la Cátedra de San Pedro” , Rorate Caeli , 10 de abril de 2018; cursiva dada.)

Este es quizás el pasaje más importante de toda su conferencia para apreciar plenamente la insensatez de la resistencia,  de la “resistencia filial”, porque aunque parece superficialmente abordar el tema con precisión, en verdad no es compatible con el Magisterio ni se enfrenta a la realidad. de la crisis.

En primer lugar, sostiene que “el mismo Papa promueve y propaga errores y herejías”, y que lo correcto es decirle a Bergoglio que “usted es el primer responsable de la confusión que existe hoy en la Iglesia; Santo Padre, tú eres el primer responsable de las herejías que están circulando en la Iglesia hoy “.
Si Novus Ordo Watch pudiera obtener una indulgencia de 300 días por cada vez que se hace esta afirmación errónea de R&R (es decir, un Papa puede llevar a toda la Iglesia al error y puede / debe ser “corregido” por sus inferiores), ¡Estaríamos perdonando años de castigo temporal [en el Purgatorio]! De hecho, ya fue refutado anteriormente en este artículo por San Roberto Belarmino  y también recomendamos que las personas echen un vistazo al obispo Donald Sanborn refutando este error común:

Una “corrección” implica dos problemas obvios: (1) que no podemos confiar en la enseñanza del Papa; (2) que debemos confiar en la enseñanza de los correctores.

¿Cuál es el propósito de un Papa si está sujeto a corrección por parte de una autonombrada Junta de Correctores? ¿Quién asiste a la Junta de Correctores? ¿El Espíritu Santo? ¿Dónde se menciona una Junta de Correctores en la Sagrada Escritura o en la Tradición?

Establecer un sistema de “corrección” de “papas” heréticos, hecho por autonombrados  “correctores”, implica que es bastante posible que un papa católico promulgue la herejía a toda la Iglesia, y es bastante normal que los “autonombrados correctores ” ” vayan al rescate.

Significa que la infalibilidad de la Iglesia descansa en una junta de  autonombrados correctores.

En tal caso, ¿para qué necesitamos un papa? ¿Por qué no tener sólo una Junta de Correctores?

(Bp. Donald Sanborn, “Correctio Filialis” , In Veritate , 18 de octubre de 2017)

Sin embargo, la simple aplicación de la razón por encima de Mons. Sanborn y por encima de la autoridad de San Roberto como el Doctor del Papado,  de Mattei y sus espíritus afines tienen una barrera mucho mayor para superar las siguientes enseñanzas magistrales de los auténticos pontífices romanos:

Cuando uno ama al Papa, no se detiene a debatir sobre lo que aconseja o demanda, o a preguntarse hasta qué punto se extiende el riguroso deber de la obediencia y marcar el límite de esta obligación. Cuando uno ama al papa, no alega que no ha hablado lo suficientemente claro, como si se viera obligado a repetir en el oído de cada individuo su voluntad, tan a menudo claramente expresada, no solo de viva voz , sino también por cartas y otros documentos públicos; uno no pone en duda sus órdenes con el pretexto, fácilmente promovido por quien no desea obedecer, de que no emanan directamente de él, sino de Lis que lo rodean; uno no limita el campo en el que puede y debe ejercer su voluntad; uno no se opone a la autoridad del papa con lo que han aprendido  de otras personas, que difieren de la opinión del papa. Además, por grande que sea su conocimiento, les falta santidad, porque no puede haber santidad donde hay desacuerdo con el Papa.

(Papa San Pío X, Discurso a los sacerdotes de la Unión Apostólica (18 de noviembre de 1912); en Acta Apostolicae Sedis  4 [1912] , pág. 695)

Solo a los pastores se les dio todo el poder de enseñar, de juzgar, de dirigir; a los fieles se les impuso el deber de seguir sus enseñanzas, de someterse con docilidad a su juicio y de dejarse gobernar, corregir y guiarse por ellos en el camino de la salvación. Por lo tanto, es una necesidad absoluta que los fieles simples se sometan con la mente y corazón a sus propios pastores, y que estos últimos se sometan con ellos a la Cabeza y al Pastor Supremo.

(Papa León XIII, Carta Apostólica Epistola Tua )

Tampoco debe pensarse que lo que se expone en las Cartas encíclicas no exige por sí mismo el consentimiento, diviendo que al escribir tales Cartas, los Papas no ejercen el poder supremo de su Autoridad de enseñar.  Porque estos temas que se enseñan con la autoridad de enseñanza ordinaria, de la cual también es verdad decir: “El que os oye, a Mí me oye” [Lc 10, 16]; y en general, lo que se expone e inculca en las Cartas Encíclicas ya por otras razones pertenece a la doctrina católica.

(Papa Pío XII, Encíclica Humani Generis , n. 20)

Si el profesor de Mattei está realmente interesado en mostrar devoción filial hacia el hombre que cree erróneamente que es el papa, entonces también debe mostrarla hacia aquellos que indudablemente  fueron sucesores de San Pedro, y a sus solemnes pronunciamientos sobre la inquebrantable fidelidad debida por los católicos al pontífice supremo. En particular, San Pío X fue absolutamente inequívoco sobre el tema de la actitud correcta de los hijos de la Iglesia con respecto al Vicario de Cristo cuando dijo: ” Cuando uno ama al Papa, no se para debatir sobre lo que aconseja”. o exige , ni pregunta hasta dónde se extiende el riguroso deber de obediencia y no marcar el límite de esta obligación. Cuando uno ama al papa, no se opone diciendo que no ha hablado lo suficientemente claro … “y” … no se opone a la autoridad del papa con la de otras personas , sabiendo, sin embargo, que difieren de la opinión del papa. Además, por grande que sea su conocimiento, falta su santidad, porque no puede haber santidad donde hay desacuerdo con el Papa ”(énfasis agregado). En otras palabras, uno no hace como los adeptos de reconocer y resistir que ofrecen sus propias “soluciones” al enigma de Francisco.

Por supuesto, ahora podemos escuchar las críticas a De Mattei directamente de Novus Ordo Watch y otros que son severos en la forma en que hablan del “Papa” Francisco, ya que no está en línea con el modus loquendi  [manera de hablar] que él considera apropiada para los católicos que hablan sobre el “pontífice”, como lo han visto en aquéllos que produjeron la corrección filial de 2017 : “La corrección debe ser filial, como era ella, respetuosa, devota, sin sarcasmo, sin irreverencia, sin desprecio, sin amargura”. “Celo, sin gratificación, sin orgullo, con un profundo espíritu de caridad, que es el amor a Dios y el amor a la Iglesia “.

Aquí arroja una serie de dardos, y algunos sí dan en la diana, pero por accidente. Sí, los críticos de Francisco no deben tener orgullo (todos no deberíamos tenerlo)  y celo amargo (pero si ser celosos de la verdad), sin gratificación (salvo la satisfacción de defender la Fe), sin irreverencia (hacia aquéllos que merecen reverencia, es decir, excluyendo a los pastores falsos), y operando desde un espíritu de caridad, que debemos tener en todo momento.

Pero, ¿por qué debería uno mostrar el menor respeto a un Judas que se hace pasar por un San Pedro (ver 2 Corintios 11:13)? Ser reverente a tal persona es ser irreverente a Cristo y a todo papa legítimo que haya vivido antes. Ser verdaderamente devoto es enfrentarse al traidor y no arrodillarse ante el réprobo, besando su anillo y buscando su inválida  “bendición” . Y no es incorrecto  per se usar el sarcasmo (una forma mordaz de ironía) en tal caso, siempre que se haga con cuidado y prudencia (con respecto a este asunto, vea también “Caridad verdadera vs. falsa” y “¿Debemos sólo atacar un argumento y nunca a una persona? “ ).

Tenga en cuenta que no estamos hablando de un papa doctrinalmente rebelde que supuestamente necesita que se corrija su magisterio (que como se ha demostrado es una imposibilidad teológica) sino de un papa falso que promueve el modernismo, y en tal caso es instructivo volver una vez más a San Pío X, implacable enemigo de ese vil pozo negro, el modernismo,  “la síntesis de todas las herejías”, que, como él dijo, busca “poner el hacha no en las ramas y en los brotes, sino en la raíz misma, es decir, en la fe” y en sus fibras más profundas ”(Encíclica Pascendi , n. 3).

¿Dijo San Pío que deberíamos ser respetuosos con los modernistas como Bergoglio, y quizás incluso venerarlos, como los que reconocen y resisten instan a sus seguidores a hacer? No. Al cardenal Andrew Ferrari, de Milán, le declaró: “Estos miserables desgraciados, a quienes, por orden del apóstol San Juan, debemos rechazar e incluso no saludar, porque el apóstol San Juan dice que no debemos saludar a estos que son herejes” ( fuente ). Aunque el mismo pontífice era conocido por ser manso y amable , ¡era un santo! -, sorprendió a los oyentes con esta respuesta a quienes lo buscaban para que tomara una política conciliatoria hacia los modernistas:

La bondad es para los tontos. Quieren que sean tratados con aceite, jabón y caricias, ¡pero deben ser golpeados con los puños! En un duelo, no cuentas ni mides los golpes, ¡golpeas como puedas! La guerra no se hace con caridad, es una lucha, un duelo. Si nuestro Señor no fuera terrible, tampoco nos habría dado ejemplo de esto. Mirad cómo trató a los filisteos, a los sembradores del error, a los lobos vestidos de oveja, a los traidores en el templo. ¡Los azotó con el látigo!

( fuente ; estas citas se obtuvieron de los procedimientos de beatificación / canonización de San Pío X)

Por contra el Profesor de Mattei y otros con la misma mente continúen revistiéndose con la marca “Bergoglio es el Papa” y “La secta Novus Ordo es la Iglesia católica”, ignorando a San Pío X que llama a Francisco y a los líderes de después del Vaticano II  “sembradores del error, lobos vestidos de piel de oveja, traidores en el templo”, están condenados repetidamente a no dar en la diana, incluso si golpean el objetivo de vez en cuando.

De Mattei tiene algún lenguaje comedido. Hay una “infiltración modernista”, pero él nunca llama a Bergoglio un modernista. (Incluso el “gran negociador”, el obispo Bernard Fellay de la SSPX, se puso una vez su capa de capitán para describirlo como un “modernista genuino” : aún siendo papa [ sic ], sí, pero de la rara variedad modernista genuino  – guiño, ¡guiño!)

De manera similar, dice que Francisco “propaga errores y herejías” y es “responsable de … herejías”, pero al igual que Burke y otros en la fraternidad de R&R, no puede realmente llamar al renegado de Argentina lo que es: un hereje , si no es un apóstata absoluto . Llámelo negación plausible, llámelo espacio de maniobra, llámelo cubrir sus apuestas; pero como se llame, el profesor de Mattei no parece tener prisa por unir los cabos. Habla de una “teología bergogliana”, “filosofía bergogliana”, y “si uno desea, de una religión bergogliana (o de una irreligión!)”, Pero sin seguir su propia lógica, se niega a hablar de una “iglesia bergogliana”, porque lo pone en la incómoda posición de admitir que existe una contra-iglesia en oposición a la verdadera Iglesia, y él sabe que Bergoglio no puede ser el jefe de ambas.

Sería una buena idea para los incondicionales de R&R (y también para los sedevacantistas) tomar un curso de actualización sobre los documentos de San Pío X relacionados con los modernistas, ya que en ningún momento de la historia esos malhechores han ganado tanto poder: Pascendi Dominici Gregis (la encíclica que profundiza en las doctrinas de los herejes),  Lamentabili Sane (un programa de sus principales errores), y el  Juramento contra el Modernismo  (que debía ser jurado por clérigos y seminaristas antes de que el “Papa” Pablo VI lo eliminara de manera traicionera en la “nueva primavera”).

Esos tres decretos son conocidos por todos los católicos que conocen el tema del modernismo, pero hay un cuarto con el que los fieles conocen poco, pero que también es de vital importancia: el motu proprio  Praestantia Scripturae , “En esta Biblia contra los modernistas ”Praestantia comienza revisando cómo la Comisión Pontificia sobre la Biblia fue establecida por su predecesor, el Papa León XIII, en 1902 para ser un baluarte de la ortodoxia para defender las Escrituras contra la irrupción de las novedades modernistas, y concluye con un llamado a la vigilancia sobre cómo deben leerse libros sagrados. La eliminación del modernismo debe hacerse en los seminarios y editoriales. Pero es en la sección central donde encontramos los dientes en la política anti-modernista de San Pio que las personas a veces pasan por alto:

Además, para comprobar la audacia diaria cada vez mayor de muchos modernistas que se esfuerzan con todo tipo de sofismas y dispositivos para restar fuerza y ​​eficacia no solo al decreto “Lamentabili sane exitu”  emitido a nuestro pedido por la Santa Inquisición Romana y Universal el 3 de julio del presente año, sino también de nuestras cartas encíclicas “Pascendi dominici gregis” que se publicó el 8 de septiembre de este mismo año, lo hacemos por nuestra autoridad apostólica, repetimos y confirmamos ambos decretos de La Sagrada Congregación Suprema y esas cartas encíclicas nuestras, añadiendo el castigo de la excomunión contra sus contradictores, y por esto declaramos y decretamos que cualquier persona, Dios no lo quiera,  que sea tan temeraria como para defender cualquiera de las proposiciones, opiniones o enseñanzas. condenadas  en estos documentos, cae, ipso facto, bajo la censura contenida en el capítulo “Docentes” de la constitución “Apostolicae Sedis”, que es la primera entre las Comunicaciones latae sententiae, simplemente reservadas al Romano Pontífice. Esta excomunión debe entenderse como “salvis poenis”, en la cual pueden incurrir aquellos que hayan violado de algún modo dichos documentos, como propagadores y defensores de herejías, cuando sus proposiciones, opiniones y enseñanzas sean heréticas, como ha ocurrido más de una vez con los adversarios de ambos documentos, especialmente cuando defienden los errores de los modernistas, es decir, la síntesis de todas las herejías.

(San Pío X, Carta Apostólica Praestantia Scripturae ; subrayado agregado.)

Teniendo en cuenta las partes subrayadas, se puede argumentar que la condena de San Pío X al modernismo involucró la infalibilidad papal, al menos hasta cierto punto, y ciertamente arrojó las penas más serias de la autoridad más alta de la Iglesia contra estos “partidarios del error” ( Pascendi , n. 2). Los modernistas, no menos que otros apóstatas, están automáticamente fuera de la Iglesia. Cuando el Profesor de Mattei expone su punto de vista sobre la infiltración modernista, se olvida, o simplemente se niega a reconocer, el punto vital de que los responsables de tal infiltración en curso, como Bergoglio, están fuera de la Iglesia , su análisis ignora la realidad de la crisis actual totalmente. Es hora de que finalmente se quite la venda para que pueda también señalar   a los demás la dirección correcta.

Fuera de todo limite: “La Oposición leal” y su tambaleante lealtad a la tradición

Cambiando las metáforas, lo que hemos visto con estos oradores es algo parecido a un hombre sentado en la rama de un árbol con una sierra en la mano. Él comienza a serrar en la rama en la que está, ajeno al hecho de que está en la parte exterior de la rama  y el corte  hará que se caiga al suelo.

Para ellos, el límite está en la resistencia filial, que les parece un enfoque seguro, ya que quieren mantener su lealtad al “Santo Padre”, al tiempo que no ven que el tronco del árbol es la Fe Católica – Tradición Sagrada – cuando la sierra es la marca divisoria entre la doctrina sana y la errónea. Su resistencia hacia quien “rompe las tradiciones católicas cuando quiere” está bien fundada, pero lo que los coloca en el lado equivocado de la sierra es una doble falacia: (a) una devoción mal entendida mal dirigida hacia un falso papa; y (b) la idea de que pueden leer la cartilla a un pontífice romano válido, como creen que es Francisco. Tal acercamiento no lleva al hombre del árbol  a ninguna parte que no sea al hospital, si tiene suerte; la “oposición leal”  no le lleva ninguna parte como no sea al callejón sin salida de un problema no resuelto que no va a desaparecer por sí solo.

Si alguno de los apologistas de R&R cree honestamente que a Bergoglio le preocupan las dubias , las correcciones filiales o las peticiones para que renuncie o para que detenga éste o aquél sínodo, su nivel de autoengaño es colosal. Él tiene la misión de destruir, y hasta que se den cuenta del Paradigma Modernista, continuarán con sus inútiles intentos de los que se ríe apenas disimuladamente el apóstata argentino.

Papa San Pío X, ¡ruega por ellos!

[Hay subrayados y énfasis propios para facilitar la lectura en este blog]

De Novus Ordo Watch

4 replies »

  1. 1º Origen de la francmasonería
    2° Organización de la francmasonería
    La francmasonería está constituida jerárquicamente.
    Satán ha querido formar su sinagoga a semejanza de la Iglesia de Jesucristo.
    La logia es una reunión de francmasones. Un cierto número de logias reunidas forman un centro o federación con el nombre de Rito. En cada parte del mundo hay establecidas varias federaciones.
    3º Finalidad de la francmasonería
    Medios empleados. La masonería emplea la hipocresía y la mentira, la corrupción y la violencia.
    4º Los estragos de la francmasonería
    Tales eran las resoluciones tomadas en un Convento celebrado el 11 de junio de 1879; “Es necesario descristianizar a Francia por todos los medios posibles pero, sobre todo, estrangulando al catolicismo, poco a poco; cada año, con leyes nuevas contra el clero, hasta llegar al cierre de las iglesias”.
    Para engañar a los hombres de bien, la masonería oculta sus propósitos bajo las rimbombantes palabras de secularización, laicización, y da como pretexto de sus leyes la libertad de conciencia.
    Con ello llegaría a realizarse el programa del americano A. Pike, jefe supremo de la masonería: “La descristianización del país por el librepensamiento”.
    B) La francmasonería es destructora de la familia.
    C) La francmasonería es destructora de la sociedad.
    D) La francmasonería, enemiga de Francia.

    En 1846, en un Convento masónico celebrado en Londres, Lord Palmerston, jefe supremo de la masonería, hizo aprobar el siguiente proyecto: “Debilitar la Francia Católica hasta hacerla del todo impotente”. El Convento decretó los medios más a propósito para llegar a este fin.

    Mediante la guerra de Crimea hecha en favor de Inglaterra, se separó a Francia de Rusia; con la guerra de Italia, se la aisló de Austria. Se creó la unidad italiana para destruir los Estados Pontificios sostenidos por Francia, y se hizo de Italia una nación rival. Se creó la unidad alemana para que la minoría católica fuera aplastada por la mayoría protestante. Entonces Francia, rodeada de vecinos celosos, apartada de sus aliados naturales, fue aplastada por Alemania.
    En algunos meses perdió dos provincias, trescientos mil hombres y diez mil millones de francos.

    El plan de Lord Palmerston se había realizado en parte. El Papa León XIII vino a desbaratarlo algo, mediante la alianza f rancorrusa, opuesta a la triple alianza, obra de la francmasonería.

    5º Las armas de la francmasonería

    ¿Cuáles son las armas de la francmasonería contra la Iglesia?

    Emplea cinco principales: 1°, la prensa; 2°, la tribuna; 3°, las asociaciones; 4°, el poder civil; 5º, las escuelas neutras.

    6° Deberes de los Católicos contra la francmasonería

    https://bibliaytradicion.wordpress.com/tradicion/la-religion-demostrada/quinta-verdad-2/#18

    Chiesa Viva. Octubre. 2018.

    Primera guerra mundial. Fin del Sacro Imperio Romano.
    Segunda guerra mundial. Europa, americanizada.
    Tercera guerra mundial. La islamización de Europa, para destruírla.

    http://www.chiesaviva.com/519%20mensile.pdf

    Me gusta

  2. Burke y toda la jerarquía son herejes si no señalan a Bergoglio como tal, pues tienen la obligación de defender la Fe (el color rojo del atuendo del cardenal indica la disposición de verter la sangre en su defensa). En este caso el silencio los hace cómplices cobardes.

    Me gusta

  3. Marxismo cultural, del orgullo LGTBI. 27/10/2018 . Conocida como la «casa nacional de oración», la Catedral Nacional de Washington, un imponente templo neogótico vinculado a la iglesia episcopaliana, es un símbolo religioso de primer orden. En ella se han celebrado por ejemplo los funerales de estado de varios presidentes norteramericanos, como Dwight Eisenhower, Ronald Reagan o Gerald Ford.

    La ceremonia fue presidida por Mariann Edgar Budde, obispa episcopaliana de Washington, y por Gene Robinson, el que fuera primer obispo abiertamente gay de la Iglesia episcopaliana, hoy retirado.

    Hay que tener en cuenta que la Iglesia episcopaliana, rama estadounidense de la comunión anglicana, es una de las más inclusivas de entre las grandes confesiones religiosas. En 2003 hacía historia ordenando obispo precisamente a Gene Robinson. Y en 2009 rompía con la moratoria autoimpuesta varios años antes y decidía volver a ordenar obispos y obispas abiertamente homosexuales, así como bendecir a las parejas del mismo sexo. En 2012 aprobaba la ordenación de personas transexuales, y en 2015 el matrimonio religioso entre personas del mismo sexo.

    https://www.dosmanzanas.com/2018/10/las-cenizas-de-matthew-shepard-acogidas-en-la-cripta-de-la-catedral-nacional-de-washington-20-anos-despues-de-su-brutal-asesinato.html

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s