ALL POSTS

THE REMNANT HABLANDO SOBRE EL CISMA Y EL SEDEVACANTISMO


Réplica a Jasón Morgan

Los árboles no les dejan ver el bosque

The Remnant sobre el Cisma y el Sedevacantismo

La emblemática publicación pseudo-tradicionalista The Remnant ha regalado al mundo una vez su profunda sabiduría teológica. Este periódico quincenal de Estados Unidos promueve lo que quizás sea el mejor  “tradicionalismo pop“, distorsión del catolicismo tradicional que enfatiza ciertos elementos populares o aspectos emocionalmente satisfactorios, como la misa latina, las prácticas tradicionales y el rechazo de las ideas extravagantes del Novus Ordo, pero sin ningún compromiso con  la sana teología católica, cuyo conocimiento tendría que  adquirirse con laborioso esfuerzo  y que podría llevar a consecuencias indeseables.

Esto es particularmente evidente en una nueva publicación del 8 de noviembre hecha  por Jason Morgan, titulada “Sede-Vacacionismo” . (Fíjese que dice vacacionismo , no vacantismo). El post está escrito de manera un tanto irónica, pero su mensaje es fundamentalmente serio.

Desafortunadamente, el autor no parece  realmente interesado en la Sagrada Teología, sino que se contenta con basar su argumentación en una forma pragmática típicamente americana [estadounidense]. Es algo irónico porque comienza su publicación predisponiendo al lector contra el sedevacantismo,  tratando  de asociarlo con la política estadounidense: “La secesión es un remedio cada vez más popular. No existen posiciones intermedias, , y un bando u otro tendrá que ganar todo el juego en algún momento, o, abandonará las posiciones antes de que comience la guerra” , Morgan escribe antes de proceder poco después  a ridiculizar  al contrario:

Antes de 2013, el “sedevacantismo”  era algo de lo que se hablaba en voz baja en algunas  covachuelas por conspiracionistas de mente febril. Se les oía susurrar que  la Sede de Pedro realmente está vacante. El verdadero papa de esconde en Mónaco, o trabaja  anónimamente en una gasolinera en Monterrey. Quienquiera que sea,  el colega  de sombrero blanco que se pasea por  el Vaticano, no es el sucesor legítimo del Apóstol Pedro. 

¡ Vaya con los locos sedevacantistas! ¿Cómo nos atrevemos a sugerir que los blasfemos modernistas de Roma, llámense Juan Pablo II, Benedicto XVI o Francisco, por nombrar solo algunos de ellos, a los que nuestros propios críticos rechazan someterse porque no quieren contaminarse con su religión, no son, de hecho, los Vicarios de Jesucristo, a quienes está mandado someterse  bajo pena de eterna condenación?

Más allá de la retórica, el simple hecho del asunto es que cualquier católico real escondido en una laguna frente a la costa de Fiji tendría infinitamente mejores posibilidades de ser un verdadero Papa que cualquiera de los “papas” del Novus Ordo, porque el primer requisito para cualquier Papa potencial es el de ser católico , como un vistazo rápido a la Enciclopedia Católica de 1911  muestra: “Ciertamente , la elección de un hereje, cismático o mujer es nula” ( sv “Elección papal” ). Esto es así porque para ser jefe de la Iglesia, usted debe ser miembro de ella, y uno de los requisitos para ser miembro de ella es la profesión de la verdadera Fe: “Sólo son  miembros de la Iglesia los que han sido bautizados y profesan la verdadera Fe , y no han tenido  la desgracia de haberse separado de la unidad del Cuerpo, o no han sido excluidos de ella por la autoridad legítima por haber cometido faltas graves ”(Papa Pío XII, Encyclical Mystici Corporis , 22); énfasis añadido).

Pero eso simplemente no interesa a los pseudo-tradicionalistas de The Remnant . Morgan dice, “Siempre que  funcione para ti [mantiene tu bote a flote]”, pero este bote al parecer no se mantiene a flote para ellos. No funciona porque, como siempre  recordamos,  no es lo suficientemente “complejo”, es simplemente “demasiado simple” para los maestros teólogos del consejo editorial de Forest Lake, Minnesota: “El sedevacantismo seguramente es más fácil de comprender que lo que dice alguien que ha aprendido teología de la firma “ envoltorios de goma Bazooka” y gestión organizativa de Don Corleone ”. Lo dice Morgan, punto en boca. Pero, por supuesto, si algo se considera fácil o difícil es irrelevante porque la cuestión es si es verdad , eso es lo que nos debe preocupar: “Ceñíos con el cíngulo de la verdad y la coraza de la justicia”. ”(Efesios 6:14); “Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libre” (Jn 8, 32).

El argumento “es una solución  demasiado simple” es simplemente una escapatoria. Si el sedevacantismo fuese demasiado complejo, nos dirían que no puede ser la respuesta correcta porque nunca se podría esperar que los simples  fieles  lo comprendieran y, por lo tanto, Dios no podría exigirnoslo. Esta línea de argumentación es puramente pragmática y distrae de la verdad del asunto.

Volvamos a Morgan. El escribe:

Pero ya sea que se suscriba o no la posición  sedevacantista, uno tiene que admitir que la palabra se está usando mucho más en estos días que hace cinco años. Los teólogos serios (y, sí, por “teólogos serios” excluyo a los jesuitas) y los historiadores de la Iglesia se preguntan qué se supone que uno debe hacer cuando un papado se ha salido de los rieles, circula a través de  la ciudad, ha derribado los depósitos de agua, y la central eléctrica, he echado fuera de su gallinero una bandada de pollos en medio de una nube de plumas y su frenético cacareado, y se ha precipitado por el acantilado en una espectacular y elegante caída libre hacia abajo, en el helado y hondo vacío.

Ante esto nos viene bien hojear la enseñanza tradicional católica sobre el Papado , mejor que tener uno sus ropias ideas, cien veces rebatidas . ¿Pero cómo es que en 2.000 años de cristianismo nadie pensó en qué habría que hacer cuando un pontificado se descarrila?

En pocas palabras, la verdadera respuesta es: eso no puede suceder. Aunque la Iglesia no excluye definitivamente la posibilidad de que un Papa sea un hereje como persona privada y, por lo tanto, pierda el Pontificado de forma automática e inmediata sin la necesidad de una declaración, la Iglesia enseña con autoridad (es decir, de manera vinculante) que siempre que haya una Romano Pontífice válido  ocupando  la Cátedra de San Pedro, el Papado no puede fallar en su cometido. La siguiente lista de citas magistrales lo demuestra aunque no es de ninguna manera exhaustiva (todo el subrayado agregado):

Papa pelagio II

El Señor proclama en el Evangelio: “Simón, Simón, Satanás quiso cribaros  como al trigo: pero yo he pedido al Padre que tu  Fe no falle; y tú una vez que te hayas convertido, confirma a tus hermanos [Lucas 22: 31-32].

Considerad queridos hijos que el que es la Verdad no pudo haber mentido, ni la fe de PEDRO podrá ser sacudida o cambiada . Porque aunque el diablo deseaba cribar a todos los discípulos, el Señor testifica que Él mismo rogó sólo por PEDRO y quiso  que los demás fueran confirmados por él; y también a él, en consideración al amor más grande que el de los  demás que mostró al Señor,   se le encomendó cuidar y apacentar a las ovejas [cf. Jn 21: 15ss.]; y también a él le entregó las llaves del reino de los cielos, y sobre él prometió edificar su Iglesia, y atestigüó  que las puertas del infierno no prevalecerían contra ella [cf. Mt 16: 16ss.].

(Carta apostólica  Quod ad DilectionemDenz. 246 )

Papa San Leo IX

La santa Iglesia fue edificada sobre una roca, que es Cristo, y sobre Pedro o Cefas, el hijo de Juan que primero fue llamado Simón, para que no fuera vencido por las puertas del infierno, es decir, por las disputas de los herejes que llevan a la destrucción; así, la Verdad misma promete, que por medio de él se muestre como verdadero, todo lo que sea verdadero: “Las puertas del infierno no prevalecerán contra ella” [Mt ​​16:18]. El mismo Hijo declara que Él obtuvo el efecto de esta promesa del Padre por medio de su oración, diciéndole a Pedro: “Simón, he aquí que Satanás, etc.” [Lucas 23:31]. Por lo tanto, ¿habrá alguien tan loco como para atreverse a creer que su oración fuera de alguna manera inútil, la oración de Aquél para quien el querer es poder? Por la Sede del jefe de los Apóstoles, a saber, por la Iglesia Romana, a través del mismo Pedro, así como a través de sus sucesores, las opiniones de todos los herejes han sido desaprobadas, rechazadas  y vencidas, y reafirmados los corazones de los hermanos en  la fe de Pedro que hasta ahora ni ha fallado, ni hasta el final fallará?

(Carta apostólica  en Terra PaxDenz. 351 )

Papa leon XII

Pero si uno desea buscar la  verdadera fuente de todos los males  que ya hemos lamentado, así como los que pasamos por alto, seguramente encontrará que desde el principio ha sido  el desprecio obstinado a la autoridad de la Iglesia . La Iglesia, como enseña San León el Grande, con un amor bien ordenado acepta a Pedro en la Sede de Pedro, y ve y honra a Pedro en la persona de su sucesor, el pontífice romano. Pedro aún mantiene la preocupación de todos los pastores en la protección de sus rebaños, y su alto rango no falla incluso en un heredero indigno.  En Pedro, como lo señala acertadamente el mismo Santo Doctor, el coraje de todos se fortalece y la ayuda de la gracia divina está tan ordenada que la constancia conferida a Pedro a través de Cristo se confiere a los apóstoles a través de Pedro. Está claro que el  desprecio a la autoridad de la Iglesia se opone al mandato de Cristo y, en consecuencia, se opone a los apóstoles y sus sucesores, los ministros de la Iglesia que hablan como sus representantes . El que os oye, me oye; y el que os desprecia, me desprecia [Lc 10, 16]; y la Iglesia es el pilar y el firmamento de la verdad, como lo enseña el apóstol Pablo [1 Tim 3:15]. En referencia a estas palabras, San Agustín dice: “Quien esté sin la Iglesia no será considerado entre sus  hijos, y quien no quiera tener a la Iglesia como madre no tendrá a Dios como padre”.

( Encíclica  Ubi Primum , nn. 22-23)

Papa Pío  IX

Todos los que defienden la fe deben tratar de implantar profundamente en sus fieles las virtudes de la piedad, la veneración y el  respeto por esta Suprema Sede de Pedro . Que los fieles recuerden el hecho de que  Pedro, el Príncipe de los Apóstoles, vive aquí y gobierna en sus sucesores, y que su oficio no falla incluso en un heredero indigno . Recordemos  que  Cristo, el Señor, colocó la base inexpugnable de su Iglesia en esta Sede de Pedro [Mt 16:18]  y le dio a Pedro mismo las llaves del reino de los cielos [Mt 16:19]. Luego, Cristo oró para que su fe no fracasara, y le ordenó a Pedro que fortaleciera a sus hermanos en la fe [Lucas 22:32] . En consecuencia, el sucesor de Pedro, el Romano Pontífice, tiene una primacía sobre todo el mundo y es el verdadero Vicario de Cristo, jefe de toda la Iglesia y padre y maestro de todos los cristianos.

De hecho, una manera sencilla de hacer que los hombres profesen la verdad católica es mantener su comunión y obediencia con el Romano Pontífice. Porque es imposible que un hombre rechace alguna parte de la fe católica sin abandonar la autoridad de la Iglesia romana.  En esta autoridad, vive el oficio de la enseñanza inalterable de esta fe. Fue establecida por el divino Redentor y, en consecuencia, allí  la tradición de los apóstoles siempre se ha conservado. Así que ha sido una característica común tanto de los antiguos herejes como de los protestantes más recientes, cuya desunión en todos sus otros principios es tan grande, atacar la autoridad de la Sede Apostólica. Pero  nunca en ningún momento pudieron, por ningún artificio o esfuerzo, hacer que ésta Sede  tolerara ni uno solo de sus errores .

( Encíclica  Nostis et Nobiscum , nn. 16-17)

Esta silla [de Pedro] es el centro de la verdad y la unidad católicas, es decir, la cabeza, la madre y la maestra de todas las Iglesias a las que se debe ofrecer todo el honor y la obediencia. Toda iglesia debe estar de acuerdo con ella debido a su mayor preeminencia, es decir, aquellas personas que son fieles en todos los aspectos …

Ahora bien, sabéis que los enemigos más mortales de la religión católica siempre han librado una guerra feroz, pero sin éxito, contra esta Cátedra; de ninguna manera ignoran el hecho de que la religión en sí misma nunca puede tambalearse y caer mientras esta Silla permanece intacta, la Silla que descansa sobre la roca que las orgullosas puertas del infierno no pueden derrocar y en la que se encuentra la solidez total y perfecta de la religión cristiana . Por lo tanto, debido a su especial fe en la Iglesia y con una especial piedad hacia la misma  Sede de Pedro, os exhortamos a dirigir vuestros esfuerzos constantes para que los fieles de Francia puedan evitar los engaños y errores astutos de estos conspiradores y desarrollar el  más filial afecto y obediencia a esta Sede apostólica. Atendez en el acto y la palabra, para que los fieles puedan crecer en amor por esta Santa Sede, venerarla y aceptarla con completa obediencia; y ejecutar todo lo que la misma Sede  enseña, determina y decreta .

( Enciclica  Inter Multiplices , nn. 1,7)

Papa leon XIII

la Iglesia ha recibido de lo alto una promesa que la garantiza contra toda debilidad humana . ¿Qué importa que el timón de la barca simbólica haya sido confiado a manos débiles, cuando el Piloto Divino está en el puente, donde, aunque invisible, Él está observando y gobernando? ¡Bendita sea la fuerza de su brazo y la multitud de sus misericordias!

(Asignación a los cardenales, 20 de marzo de 1900; extracto de  Enseñanzas papales: La Iglesia , p. 349.)

Papa pio xi

La autoridad de enseñanza de la Iglesia , que  en la sabiduría divina se constituyó en la tierra para que las doctrinas reveladas permanezcan intactas para siempre, y puedan ser llevadas con facilidad y seguridad al conocimiento de los hombres, y para que se ejerciten diariamente a través de el Romano Pontífice y los Obispos que están en comunión con él , tiene también la función de definir, cuando lo considere conveniente, cualquier verdad con ritos y decretos solemnes, siempre que sea necesario para oponerse a los errores o los ataques de los herejes, o más. claramente y con mayor detalle para impregnar las mentes de los fieles con los artículos de la doctrina sagrada que se han explicado.

( Encíclica  Mortalium Animos , n. 9)

Por lo tanto,  que los fieles también estén en guardia contra la independencia sobrevalorada del juicio privado  y esa falsa autonomía de la razón humana. Porque  es bastante extraño para todos los que llevan el nombre cristiano  confien en sus propios poderes mentales con tanto orgullo como para estar de acuerdo sólo con las cosas que ellos examinen desde su naturaleza interna, e imaginen que la Iglesia, enviada por Dios para enseñar y guiar a todas las naciones, no está familiarizado con los asuntos y circunstancias actuales; o incluso que deben  obedecer sólo en aquellos asuntos que ella ha decretado por medio de definición solemne como si sus otras decisiones pudieran considerarse falsas o que presentaran motivos insuficientes para la verdad y la honestidad . Muy por el contrario, una característica de todos los verdaderos seguidores de Cristo, sin restricciones, es  dejarse guiar y guiar en todas las cosas que afectan a la fe o la moral de la Santa Iglesia de Dios a través de su Pastor Supremo, el Romano Pontífice, quien es guiado por Jesucristo nuestro Señor .

( Encíclica  Casti Connubii , nn. 103-104)

Papa pio XII

El Papa tiene las promesas divinas; incluso en sus debilidades humanas, es invencible e inquebrantable ; él es el mensajero de la verdad y la justicia, el principio de la unidad de la Iglesia; Su voz denuncia errores, idolatrías, supersticiones; condena las iniquidades; Él hace la caridad y la virtud amadas.

( Dirección Ancora Una Volta , 20 de febrero de 1949)

He aquí la idea de que la Iglesia católica no puede desertar porque el Romano Pontífice no puede desertar, al menos no mientras sea el Romano Pontífice válido. Esa es la enseñanza católica; y ahora descubrimos quién  realmente cree que las puertas del infierno no prevalecerán .

Esta verdad sobre el papado no solo existe teóricamente, sino que  también puede ser verificada históricamente. Por ejemplo, tome uno de los peores Papas en la historia: el Papa Juan XII (reinó 955-963). El príncipe Octavio (su nombre de nacimiento) tenía solo 16 años de edad cuando fue elegido, y era un completo libertino.  Sin embargo, las promesas de Dios no fallaron incluso en él:

Nada en su vida lo señalaba  para este cargo, y todo indicaba que se le debería haber evitado. Rara vez se le veía en la iglesia. Pasaba los días y las noches en compañía de hombres jóvenes y de mujeres de mala reputación, en los placeres de la mesa y de las diversiones y en la caza, o en placeres sensuales aún más pecaminosos. Se relata que a veces, en medio de una juerga disoluta, se había visto al príncipe beber a la salud del diablo. Levantado al cargo papal, Octavio cambió su nombre y tomó el nombre de Juan XII. Fue el primer papa que asumió un nuevo nombre. Pero su nueva dignidad no provocó ningún cambio en su moral, y simplemente agregó la culpa del sacrilegio.

La divina providencia, velando por la Iglesia, preservó milagrosamente el depósito de fe, del cual este joven voluptuoso era el guardián. La vida de este Papa fue un escándalo monstruoso, pero su bullarium es impecable. No podemos admirar suficientemente este prodigio.  No hay un hereje o un cismático que no haya intentado legitimar su propia conducta dogmáticamente: Focio intentó justificar su orgullo, Lutero sus pasiones sensuales, Calvino su crueldad fría. Ni Sergio III ni Juan XII ni Benedicto IX ni Alejandro VI, pontífices supremos, definidores de la fe escuchados y obedecidos por toda la Iglesia, pronunciaron desde la altura de su cátedra apostólica, una sola palabra que pudiera ser una aprobación. de sus trastornos.

En ocasiones, Juan XII incluso se convirtió en el defensor del orden social amenazado, de la legislación canónica desafiada y de la vida religiosa expuesta al peligro.

(Reverendo Fernand Mourret,  Historia de la Iglesia Católica , Vol. 3[San Luis, MO: Herder Book Co., 1946], páginas 510-511; subrayado agregado. Disponible en línea aquí .)

Esa es la posición católica con respecto a los Papas inmorales  (pero no heréticos ) de la historia . Morgan sabe que Francisco no encaja en absoluto con este proyecto de ley: “Francisco es la Milli Vanilli de la sucesión apostólica. Pensamos que estábamos ante algo, pero resultó que todo era una farsa. Pensábamos que Francisco era católico. Pero no lo era “.

No, es correcto, en más de un sentido. Lo que hace que Morgan piense que a pesar de que Francisco no es católico, es el jefe de la Iglesia católica, no se nos dice. Algunas personas simplemente no pueden pasar por alto el hecho de que lleva una sotana blanca y vive en la Ciudad del Vaticano, por lo cual debe ser el Papa, aunque actualmente hay dos personas que encajan con esa descripción (y ninguna de ellas es Papa).

El colaborador de The Remnant luego enfatiza nuevamente que el sedevacantismo no puede ser correcto porque la solución es demasiado “obvia” y, por lo tanto, demasiado simple, y porque, como señala inmediatamente, “esto crea todo tipo de problemas. Resumamos las cosas malas [y problemas]en una palabra: Avignon. Ya he dicho suficiente. Es tan simple que en realidad es demasiado difícil. Porque habría problemas, y no podemos tenerlos. Basta con mirar el papado de Avignon (1309-1376)  y el consecuente  Gran Cisma Occidental (1378-1417) , donde los dos primeros, luego tres, obispos, todos afirmaron ser el Papa legítimo (uno de ellos, curiosamente, había tomado el nombre de Juan XXIII ).

Pero sí, veamos este período turbulento en la historia de la Iglesia por un momento. Veamos qué lecciones podemos aprender de ella, tales como: No todos los que se pasean Roma que dicen ser el Papa, en realidad son el Papa. No es de extrañar que Morgan no quiera ir allí. El Antipapa Nicholas V , por ejemplo, estaba instalado en Roma mientras el verdadero Papa, Juan XXII , vivía en Avignon, Francia. (Algo similar había ocurrido 200 años antes, cuando el hombre en Roma era el Antípapa Anacletus II , mientras que el verdadero Papa, Inocencio II , estaba en Francia).

Otra cosa que podemos aprender del Gran Cisma Occidental es lo que expresó el Padre Jesuita. Edmund James O’Reilly en su libro de 1892  The Relations of the Church to Society . Es muy relevante para lo que estamos discutiendo:

El gran cisma de Occidente me sugiere una reflexión que me permito expresar aquí. Si este cisma no hubiera ocurrido, la hipótesis de que tal cosa sucediera parecería a muchos quimérica. Dirían que no podría ser; Dios no permitiría que la Iglesia entrara en una situación tan infeliz. Las herejías pueden surgir y extenderse y durar mucho tiempo, a través de la culpa y la perdición de sus autores y hasta una gran angustia de los fieles, aumentada por la persecución real en muchos lugares donde los herejes eran dominantes. Pero que la verdadera Iglesia permanezca entre treinta y cuarenta años sin una Cabeza bien determinada y un representante de Cristo en la tierra, esto no podría suceder. Sin embargo, ha sido; y no tenemos garantía de que no volverá a serlo , aunque podemos fervientemente esperar lo contrario. Lo que se infiere es que no debemos estar demasiado listos para pronunciarnos sobre lo que Dios puede permitir . Sabemos con absoluta certeza que cumplirá sus promesas; no permitiría que ocurra nada en desacuerdo con ellas; que Él sostendrá Su Iglesia y la capacitará para triunfar sobre todos los enemigos y dificultades; que Él dará a cada uno de los fieles las gracias que son necesarias para el servicio de Él y para el logro de la salvación de cada uno, como lo hizo durante el gran cisma que hemos estado considerando, y en todos los sufrimientos y pruebas que la Iglesia ha atravesado. desde el principio. También podemos confiar en que Él hará mucho más de lo que se ha comprometido en Sus promesas. Podemos mirar hacia adelante con una gran probabilidad de exención para el futuro de algunos de los problemas y desgracias que han ocurrido en el pasado. Pero nosotros, o nuestros sucesores en las generaciones futuras de cristianos, tal vez veamos males más extraños que los que hasta ahora se han experimentado , incluso antes del acercamiento inmediato de esa gran liquidación de todas las cosas en la tierra que precederán al día del juicio. No me estoy preparando para ser  un profeta, ni pretendo ver grandes desgracias, de las que no tengo conocimiento alguno. Todo lo que quiero decir es que las contingencias relacionadas con la Iglesia, no excluidas por las promesas divinas, no pueden considerarse prácticamente imposibles simplemente porque serían terribles y angustiosas en un grado muy alto .

(Reverendo Edmund J. O’Reilly, Las relaciones de la Iglesia con la sociedad  [Londres: John Hodges, 1892], pp. 287-288; subrayado agregado. Disponible en línea aquí .)

¡Qué hay sobre eso!

Pero se pone aún mejor. Unas páginas antes de este pasaje, el p. O’Reilly afirma específicamente que incluso si durante el Cisma Occidental  ninguno de los tres reclamantes papales hubiera sido el verdadero Papa y la Sede de San Pedro hubiera estado vacante todo ese tiempo, esto tampoco habría sido contrario a las promesas de Cristo:

Aquí podemos detenernos para preguntar qué se puede decir sobre la posición, en ese momento, de los tres demandantes, y sus derechos con respecto al Papado. En primer lugar, desde la muerteª de Gregorio XI en 1378, hubo un papa, con la excepción, por supuesto, de los intervalos entre muertes y elecciones para llenar las vacantes que se crearon. Había, digo, en cada momento dado un Papa, realmente investido con la dignidad de Vicario de Cristo y Jefe de la Iglesia, cualquiera sea la opinión que pueda existir entre muchos en cuanto a su autenticidad; no es que un interregno que cubra todo el período hubiera sido imposible o inconsistente con las promesas de Cristo, ya que esto no es de ninguna manera manifiesto , sino que, de hecho, no hubo tal interregno.

(O’Reilly, Las relaciones de la Iglesia con la sociedad , p. 283; énfasis agregado.)

Por lo tanto, vemos que sólo  porque una situación es altamente angustiosa o desconcertante, o, en la jerga de Morgan, si “crea todo tipo de problemas”, esto no significa que noˋpueda darse  . La verdadera pregunta es si una interpretación particular de los hechos concuerda con lo que Dios ha revelado, con lo que Él ha prometido, no con si crea o no problemas en los que preferiríamos no pensar.

En pocas palabras: Dios no ha revelado que Jorge Bergoglio (Francisco) es el Papa; Dios ha revelado que el papado no puede fallar. Al decir que Francisco no es un Papa válido, simplemente estamos afirmando algo que es totalmente compatible con las promesas de Dios y, por lo tanto, posible ; y lo hacemos para no afirmar algo que es incompatible con las promesas de Dios y, por lo tanto, imposible . El siguiente meme expresa esto en una simple ilustración:

 

El enfoque informal y frívolo de Morgan de todo el asunto indica que él cree que puede jugar con la teología católica como un niño en los arenales de la playa. De hecho, eso es exactamente lo que hace cuando dice:

Pero si rechazamos el  sedevacantismo, entonces San Pedro todavía está bajo la esclavitud de un hombre que es casi tan papabile como Big Bird. ¿qué hacer entonces?

Propongo aquí una nueva forma de sedevacantismo a la moda: sedeVACACIONISMO. Es como el sedevacantismo, solo que conceptualmente separa al papa de sus pronunciamientos. Si se pronuncia, se nos permite cancelar el papado en cualquier momento en que el Papa anuncie su firme y considerada adhesión a la herejía. Una vez que haga esto, entonces, sí, sigue siendo papa, pero en un modo no permanente como un pato cojo. Todo lo que dice y hace desde el momento en que coloca su sello fe herejía es nulo y sin efecto, escrito en el viento, escrito en las olas.

(Jason Morgan, “Sede-Vacationism” , The Remnant , 8 de noviembre de 2018; cursivas dadas.)

No somos ajenos a la sátira y al humor aquí y, en principio, no nos oponemos a su uso. Sin embargo, aquí se usa el ingenio para hacer aceptable para el desprevenido lector un error muy serio, de hecho, una herejía . Lo que Morgan propone con suficiencia como “sedevacacionismo” no es más que la negación del dogma de la primacía papal.

El Primer Concilio Vaticano definió dogmáticamente:

Si alguien dice que el Romano Pontífice tiene solo el oficio de inspección o dirección, pero no el pleno y supremo poder de jurisdicción sobre la Iglesia universal, no sólo en las cosas que pertenecen a la fe y la moral, sino también en las que pertenecen a la disciplina y el gobierno de la Iglesia que se extiende  por todo el mundo; o, que posee solo las partes más importantes, pero no toda la plenitud de este poder supremo; o que este poder suyo no es ordinario e inmediato, o sobre las iglesias en conjunto e individualmente, y sobre los pastores y los fieles en conjunto e individualmente: sea anatema.

(Vaticano I, Constitución dogmática Pastor Aeternus , Capítulo 3; Denz. 1831 )

Antes de Morgan, algunos otros en la historia de la Iglesia ya habían tenido la gloriosa idea de decir que alguien es Papa, pero que a veces  PUEDE NO ACTUAR como tal. El Papa Pío IX dijo esto al respecto:

¿De qué sirve proclamar en voz alta el dogma de la supremacía de San Pedro y sus sucesores? ¿De qué sirve repetir una y otra vez las declaraciones de fe en la Iglesia católica y de obediencia a la Sede apostólica cuando las acciones desmenten estas hermosas palabras? Además, ¿no es la rebelión aún más inexcusable por el hecho de que la obediencia es reconocida como un deber? Una vez más, ¿no se extiende la autoridad de la Santa Sede, como sanción, a las medidas que nos hemos obligado a tomar, o  es suficiente estar en comunión de fe con esta Sede sin agregar la sumisión de la obediencia ? ¿Cuál no puede mantenerse sin dañar la fe católica?

… De hecho, venerados hermanos y amados hijos, se trata de reconocer el poder (de esta Sede ), incluso sobre sus iglesias, no solo en lo que se refiere a la fe, sino también en lo que concierne a la disciplina. El que niega esto es un hereje; el que reconoce esto y se rehusa obstinadamente a obedecer es digno de anatema .

(Papa Pío IX, Encíclica  Quae en Patriarchatu  [1 de septiembre de 1876], nn. 23-24; en  Acta Sanctae Sedis  X [1877] , pp. 3-37; inglés tomado de  Enseñanzas papales: La Iglesia , nn. 433 -434; subrayado añadido.)

El mismo papa había proclamado en su encíclica quanta cura , n. 5:

Tampoco podemos pasar por alto la audacia de aquéllos  que, sin someterse a la sana doctrina, sostienen que “sin pecado y sin ningún sacrificio de la profesión católica, el consentimiento y la obediencia a los juicios y decretos de la Sede Apostólica pueden rechazarse, cuando el objeto se refieren al bien general de la Iglesia y sus derechos y disciplina, y no afectan  a los dogmas de la fe y la moral. del poder total otorgado por Dios por Cristo nuestro Señor mismo al Romano Pontífice de alimentar, gobernar y guiar a la Iglesia Universal.

Al parecer, Pío IX no había considerado el escenario de Sede-vacación-ismo , en el cual “conceptualmente separamos al Papa de sus pronunciamientos”. ¿Como Nancy Pelosi o el Padre. Richard McBrien tal vez? Esto “nos permite cancelar el papado”, nos informa Morgan, una vez que las ovejas han relegado al pastor al “modo pato cojo”.

¡Cancelar el papado! Señoras y señores, estas son las personas que afirman que nosotros, sedevacantistas, no podemos decir que un hereje manifiesto como Francisco no es el Papa, ¡pero se reservan el derecho de cancelar el Papado! Su negativa obsesivo-compulsiva a tolerar el sedevacantismo los ha llevado al punto de la locura absoluta, mientras se consideran mentes  brillantes en el proceso.

Lo que Morgan propone aquí es esencialmente lo mismo que Steve Skojec había propuesto el año pasado bajo la etiqueta “Sedevacantismo práctico”. Dice que Francisco es Papa pero actúa como si no lo fuera. Otra palabra para eso sería hipocresía. 

Tampoco es diferente de lo que  The Remnant presentó hace algunos años , al decir que no importa si Francisco es el Papa. Pero la única forma en que no te importa es si no  te sometes a él de cualquier manera, y esa no sumisión,  es la esencia del cisma. El editor en jefe de Remnant , Michael Matt, y el polemista principal, Christopher Ferrara, también tienen constancia de que el hecho de que llamemos a Francisco Papa o antipapa no tiene importancia porque es solo una “etiqueta” ( fuente ; ver 6:45 -6: 57 min marca).

Tal absurdo muestra muy vívidamente que hay una verdadera “Sedevacantofobia” por ahí, un miedo irracional al sedevacantismo . Pregúntales directamente al respecto, y lo negarán con vehemencia. Pero como es evidente, la propuesta de Morgan ni siquiera pretende basarse en la teología católica, no intenta documentar o justificar su extraña nueva doctrina. Más bien, su enfoque es completamente pragmático: “Hacer lo que sea con tal que el bote flote ”. Y el bote que necesita ser flotado consiste en las siguientes dos ideas, ninguna de las cuales es negociable para él:

  1. Francisco es un hereje.
  2. Francisco  es papa (= El sedevacantismo es falso.)

La primera es tan obvia que Morgan no puede ni está dispuesto a negarla. No podría  ser tomado en serio si lo hiciera, por lo que no tiene más remedio que admitirla : el “Papa” no es católico. Sin embargo, la segunda de ellas es, por así decirlo, la venganza de Morgan por tener que admitir la primera. Bien, Francisco es un hereje, pero eso no significa que no sea el Papa.  Pase lo que pase, el sedevacantismo no puede ser admitido.

Debido a que Morgan se niega a admitir la posibilidad de que cualquiera de estas proposiciones sea falsa (especialmente la segunda), no tiene más remedio que idear algún tipo de construcción teológica inventada, sin importar cuán ridícula o herética sea. Es otra manifestación de la tenaz postura de “cualquier cosa menos el sedevacantismo” , dogma favorito entre los pseudo-trads. El resultado es un verdadero Papa ex machina , un “Papa” cuyo objetivo final de existencia es permitir que sus ovejas continúen oponiéndose al sedevacantismo. Esta es la teología ad hoc en su máxima expresión.

Después de proponer una tesis tan ridícula y escandalosa, Morgan concluye con suficiencia: “Problema resuelto”. ¿Resuelto? Claro, de la misma manera que un médico resuelve el problema de los dolores de cabeza persistentes cortando la cabeza del paciente.

Pero Morgan no ha terminado de hacer payasadas todavía. Desafiando la verdad católica de que un Papa válido no puede ser sometido a un juicio eclesiástico , el colaborador de The Remnant  sugiere: “Incluso podría haber un juicio eclesiástico, para que todas las mentes sinceras lo examinen, el momento en que Francisco cayese  objetivamente en la herejía”. Parece que estaría preparado para otorgarle un poco de clemencia a su “pato cojo”, si tuviera que enmendar sus maneras: “Cualquiera que sea la fecha y la hora probadas, a partir de ahí, y hasta que Francisco ceda y revoque todas las declaraciones heréticas, es papa de nombre solamente “.

“El Papa solo de nombre” – ¡un concepto brillante! ¡No habría un hereje en la historia de la Iglesia a quien no le gustara! Es, en esencia, la “primacía de honor” herética condenada por el Vaticano I, según la cual el Papa obtiene poco más que una buena imagen en la sacristía (o, en palabras de Morgan, “cuando se mete en el papamóvil” y “Obtiene su foto en la portada de la revista Time “):

Si alguien dice que el bendito apóstol Pedro no fue establecido por el Señor Cristo como el jefe de todos los apóstoles, y cabeza visible de toda la Iglesia militante, o que el mismo recibió este honor pero no recibió del mismo nuestro Señor Jesucristo, directa e inmediatamente la primacía en la jurisdicción verdadera y apropiada: sea anatema.

(Vaticano I, Constitución Dogmática Pastor Aeternus , Capítulo 1; Denz. 1823 )

Sin embargo, la mejor parte del puesto de choque teológico de Morgan llega al final. Promoviendo su propio “Sede-vacacion-ismo” como la solución ortodoxa y efectiva al problema de Bergoglio, denuncia al sedevacantismo como cismático: “El sedevacantismo es una receta para el cisma total, la guerra civil eclesial. “El sedevacacionismo nos permite devolver la división a su origen, Bergoglio, salvando a la Iglesia mientras silenciamos el chirriante sonido de nuestro actual choque papal”.

Algunas personas no pueden ver el bosque por los árboles. Hubiera sido bueno si Morgan se hubiera molestado en buscar primero la definición de cisma, porque entonces habría descubierto que es su propia posición la que cumple con esa definición, no el sedevacantismo. La definición canónica es la siguiente: “Después de la recepción del bautismo, si alguien … se niega a estar bajo el Sumo Pontífice o se niega a la comunión con los miembros de la Iglesia que lo rodea, es un cismático” (Código de Derecho Canónico de 1917  , 1325 §2).

¿Qué significa “negarse a estar debajo” del Papa? El  P. Ignatius Szal lo explica:

Para constituir el delito de cisma en el sentido estricto, se requieren las siguientes condiciones:

1) Uno debe retirarse directamente (expresamente) o indirectamente (por medio de sus acciones) de la obediencia al Romano Pontífice , y separarse de la comunión eclesiástica con el resto de los fieles, aunque uno no se una a una secta cismática separada;

2) la retirada de uno debe hacerse con obstinación y rebelión;

3) la retirada debe hacerse en relación con aquellas cosas por las cuales se constituye la unidad de la Iglesia; y

4) a  pesar de esta desobediencia formal, el cismático debe reconocer al Romano Pontífice como el verdadero pastor de la Iglesia, y debe profesar como un artículo de fe que la obediencia se debe al Romano Pontífice .

(Rev. Ignatius Szal,  La comunicación de los católicos con los cismáticos  [Washington, DC: The Catholic University of America Press, 1948], pág. 2; subrayado agregado.)

Las cuatro condiciones se cumplen en la propuesta de Morgan de “Sede-vacation-ismo:

  1. Toda obediencia es rechazada: “Todo lo que dice y hace desde el momento en que coloca su sello en la herejía es nulo y sin efecto, escrito en el viento, escrito en las olas corrientes. … [H] e es una tostada teológica y pontificia. Nada de lo que diga, firme o decrete tiene ningún peso con un católico practicante. De hecho, escuchar a un hombre que es tanto hereje como papa es una blasfemia … “
  2. La clara intención es resistir obstinadamente a la autoridad reconocida, hasta el punto de que “… él es el Papa solo de nombre” e incluso puede ser sometido a un juicio eclesiástico
  3. No estamos hablando de resistir al “Papa” en su papel de gobernante temporal de la Ciudad del Vaticano o de los Estados Papales (ahora difuntos) sino, supuestamente, como el Maestro, gobernante y santificador de todos los cristianos en la Iglesia Universal.
  4. El Sede-vacation-ismo de Morgan se distingue del sedevacantista precisamente al insistir en que un pato cojo Francisco sigue siendo el legítimo Papa de la Iglesia, afirmando que la obediencia se le debe en principio, pero que se le niega en la práctica. (Y si niega que se deba tal obediencia, es un hereje).

En resumen, la solución católica de Morgan es un ejemplo de cisma de libro de texto.

En contraste, la postura sedevacantista es bastante diferente, y su ortodoxia es fácil de reconocer: los sedevacantistas rechazamos la sumisión a Jorge Bergoglio porque estamos convencidos de que él no es el Papa . No importa lo equivocado que alguien pueda pensar que está, la posición es totalmente consistente con la enseñanza católica sobre la sumisión al Papa. Si creyéramos que Francisco era el Papa, nos someteríamos a él. Eso no es cisma. En el peor de los casos, es cometer un error acerca de quién es el Papa. Pero la idea de Morgan es precisamente cismática porque insiste en reconocer a alguien como Papa y luego no someterse a él: “… es un brindis teológico y pontificio. Nada de lo que diga, firme o decrete tiene ningún peso con un católico practicante “, dice el escritor de The Remnant.

No es sorprendente que la propuesta de Morgan implique una negación del dogma porque, como el papa Pío IX recordó a los fieles, “todo cisma produce una herejía para justificar su retiro de la Iglesia” ( Encíclica Quartus Supra , n. 13).

La idea de un papado sin consecuencias ha hecho cosquillas durante mucho tiempo a los tradicionalistas de reconocer y resistir. Es lo mejor de ambos mundos: no tiene que aguantar ninguno de los molestos problemas de los que se enfrentan a Ia Santa Sede (ahora, ¿quién? ¿Quién elegirá al próximo Papa? ¿Quién tiene jurisdicción? ¿Dónde puedo obtener una decisión sobre si ¿Mi matrimonio es válido? ¿Cómo puedo saber qué sacerdote está ordenado correctamente? Y, sin embargo, puede rechazar de su “Papa herético” lo que no sea lo suficientemente católico para usted (monaguillas, “Misa” nueva, misteriosos rosarios luminosos, ecumenismo de sangre, oración interreligiosa de Asís, Jornada Mundial de la Juventud) – todo el tiempo, por supuesto, sin embargo, siendo libre de retener todo lo que pueda necesitar para “flotar su bote” (¡mi sacerdote es válido! ¡Mi primer matrimonio no lo fue! La Cuaresma de ayuno es opcional ¡La devoción de la Divina Misericordia es grande! Capaz de deleitarse con una exquisita tabla de smorg en el banquete del tradicionalismo de la resistencia, ¿quién querría conformarse con la estricta dieta que ofrece el sedevacantismo?

En fin, hay que felicitar a The Remnant  . En su ciego entusiasmo por derribar el sedevacantismo, han promovido tanto la herejía como el cisma. En su deseo persistente de calificar al sedevacantismo como cismático, han perdido totalmente la esencia de lo que es un cisma e, irónicamente, han presentado como una posible alternativa ortodoxa una posición que es en sí misma auténticamente cismática. En su búsqueda de cisma, dejan de ver el bosque por los árboles.

De Novus Ordo Watch

1 reply »

  1. El primer anti-papa Juan XXII, reinó en los tiempos de los Médici.Y el segundo Juan XXIII, en los tiempos Rotshchild- Rockefeller. Por mencionar dos familias o dos linajes, implicados en la conspiración luciferina. La verdad es que tuvimos Papa católico Apostólico romano, y se llamó Gregorio XVII, reinó desde 1958 a 1989.Los responsables, han sido identificados. Y el daño que han hecho con su supuesto chernobil, todavía no se puede cuantificar, porque la Iglesia no está en condiciones de asumir la industria del juicio, que tienen bien aceitada, en otros casos, se habla de juicios, billonarios. Mas la difamación que pesa sobre cualquier sacerdote, aunque no tenga nada, que ver, con casos de abusos. Mas que risas, produce muchísima tristeza.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s