ALL POSTS

RESPUESTA SEDEVACANTISTA A PETER KWASNIEWSKI


 

 

EE45F14A-4FFA-475E-B037-7341CC45D760

Foto de Francisco que ilustra el artículo de Kwasniewski en Life Site News

Descargar documento PDF

[Ésta es una entrada de crucial importancia. En ella se rebaten y refutan las afirmaciones de Peter Kwasniewski dirigidas a salvar la falsa posición de “Reconocer y Resistir” y negar Ia validez de la posición sedevacantista, en esta hora que cada vez se ve más clara su importancia y oportunidad. En el artículo el lector tiene el enlace para comprobar la espléndida carrera de profesor y publicista de Kwasniewski. El artículo de K. que sirve al autor de ésta entrada para refutar sus afirmaciones, está traducido por mí y pueden leerlo en el enlace del título que es Por qué los problemas del Pontificado de Francisco no reclaman la solución Sedevacantista
El Sr. K publica artículos en sitios tan importantes como LifeSite News(en donde apareció este artículo) y Rorate Coeli y The Remnant. En España sus artículos se publican en Adelante la Fe, en donde también puede verse la traducción de éste artículo. Todos estos sitios han aceptado como solución a los problemas del Pontificado de Francisco la falsa y herética solución de aceptar que los papas pueden ser herejes, matizándola diciendo que estas herejías no son “vinculantes” es decir cuando no son dichas con el carisma de la infalibilidad.(que reducen al máximo)
Kwasniewski es particularmente desgraciado al afirmar que debe negarse la doctrina católica sobre los Pontīfices a la que llama “Ultramontanismo”,  de los últimos 150 años (Concilio Vaticano incluído) y reconocer con un “realismo descarnado” que los Papas pueden errar en la Fe. Ésta teoría se está extendiendo actualmente entre pseudotradicionalistas y neoconservadores.
Por poner un ejemplo recientísimo puede leerse en diferentes sitios la entrevista al Sr. Fernández de la Cigoña hecha en EsRadio y publicada en infovaticana en Ia que afirma a Ia vista de las actuaciones del “Papa” Francisco la siguiente cita textual: “A mí la Fe no me la marca el Papa. Mi fe es un don de Dios”. Este señor confunde Ia Fe subjetiva, virtud sobrenatural,  que sólo Dios puede infundir (como todas la virtudes sobrenaturales) con la Fe objetiva que debe coincidir con la Fe de Ia Iglesia, y en último término con la Fe del Papa que es el fundamento de la Fe de la Iglesia (Sobre esta  Roca edificaré mi Iglesia) y que es Maestro y Regla de la Fe  de los católicos. Es  una gran herejía desvincular la propia Fe objetiva de la Fe de la Iglesia y del Papa que es su fundamento y que sí debe “marcar” la fe de todo católico sopena de colocarse fuera de Ia Iglesia. En este caso se ve que el Sedevacantismo es Ia solución exigida en nuestros días con Papas herejes a los que nadie debe seguir y por lo tanto deben ser apartados de su cargo papal]

[Sigue el artículo]

Por qué los problemas de este pontificado  reclaman la solución sedevacantista.

Respuesta sedevacantista a Peter Kwasniewski y a su visión de  “Los problemas de este pontificado”

E91C1952-1EB9-4395-9CF4-3CCB3E086628

En los últimos tiempos, cada vez más Novus Ordo y publicaciones semi-tradicionales han sentido la necesidad de escribir algo, es decir, algo en  contra , del sedevacantismo . Esa es una buena señal, ya que muestra que la verdad sobre la naturaleza de la secta del Vaticano II y su jerarquía anticatólica está haciendo avances como nunca antes. De no ser así, los expertos y comentaristas del Novus Ordo  no prestarían a  este problema tanta atención.

Y no es de extrañar: nunca desde que los modernistas tomaron el Vaticano en 1958, el caos ha sido mayor que hoy bajo el hombre que se llama “Papa Francisco” , Jorge Bergoglio, un simple laico, un jesuita argentino sin siquiera tener una ordenación válida del diaconado. Francisco está causando tanto caos que incluso los apologistas del Novus Ordo, como Patrick Madrid, Michael Voris y Patrick Coffin, por ejemplo, han comenzado a tambalearse.

Una de las más recientes contribuciones anti-sedevacantistas en NovusOrdolandia proviene del Dr. Peter Kwasniewski , profesor de filosofía y teología que tiene la posición  del “R&R” (reconocer y resistir) al “pontificado” de Francisco y es, por lo tanto, un experto popular promovido con éxito por publicaciones como One Peter Five , Life Site y Rorate Caeli . La monografía en cuestión es un post bastante breve titulado “Por qué los problemas de este pontificado no señalan el  sedevacantismo como solución” publicado por Life Site el 7 de noviembre. A continuación, respondemos a las principales afirmaciones formuladas en el artículo.

Kwasniewski sobre el sedevacantismo y el papado

Dejando de lado la breve referencia de Kwasniewski a la teoría material / formal (también conocida como “Tesis de Cassiciacum“)  a la que adhieren algunos sedevacantistas ( explicada y defendida aquí ), llegamos a su primer punto sustancial de crítica:

La verdadera raíz del sedevacantismo es el ultramontanismo, el mismo problema que se ha venido sufriendo desde el Concilio Vaticano Primero . Debido a que ninguno de los Papas después de Pío XII ha estado a la altura de la perfección doctrinal y de la santidad personal que los ultramontanos esperan sin razón en el Vicario de Cristo, están tentados a concluir que estos papas no deben ser realmente papas. Pero lo que se necesita, en cambio, es un realismo descarnado que reconozca lo graves que pueden llegar a ser los errores de los Papas. 

(Peter Kwasniewski, “¿Por qué los problemas de este pontificado no señalan  al sedevacantismo?” , Life Site 7 de noviembre de 2018).

Ante esta caricatura de los argumentos sedevacantistas que ofrece al comienzo de su artículo, hemos dudado en tomar en serio el escrito  de Kwasniewski. Con todo, podemos detectar sólo en el párrafo anterior dos errores principales: (1) El ultramontanismo no es un problema sino la enseñanza católica, como veremos más adelante; (2) Nosotros, los ultramontanos no esperamos una “santidad personal” en el Vicario de Cristo, aunque tal santidad es altamente deseable; pero sí esperamos la “perfección doctrinal” sólo en el sentido de que el Papa debe ser realmente católico, ya que la doctrina católica sostiene que el Papa es el “jefe de toda la Iglesia y el padre y maestro de todos los cristianos”. Esta enseñanza no es un problema para que un católico genuino la acepte, porque Cristo prometió que la “fe del Papa no fallaría” y, por lo tanto, “su cargo no va a fallar incluso en un heredero indigno”, por lo que “es imposible que cualquiera rechace” cualquier parte de la fe católica sin abandonar la autoridad de la Iglesia Romana “(Son todas citas del Papa Pío IX, Encíclica Nostis et Nobiscum , nn. 16-17). Por lo tanto, desafiamos al Dr. Kwasniewski a abrazar él mismo  con un “un realismo descarnado ” la doctrina católica sobre el papado. 

Uno podría pensar que la diferencia esencial entre un  católico moralmente malo y un no católico es conocida por alguien como Kwasniewski que profesa ser católico, ha publicado innumerables libros y artículos sobre filosofía y teología, menciona la eclesiología como una de sus áreas de especialización , y ha renunciado al puesto de Profesor de Teología y Filosofía en el Colegio Católico de Wyoming  para “seguir su  carrera como autor independiente, orador público, editor, publicista y compositor, con la intención de dedicar su vida a la punlicación de artículos y en defensa de la Tradición católica en toda su extensión. ”( fuente ). Pero tal vez no sea así.

Kwasniewski continúa:

La gravedad de los mismos  [los errores]. es algo que no puede conocerse antes de que la historia nos lo muestre. Estoy seguro de que antes de Honorio, habría habido personas que decían: “Un papa nunca puede respaldar la herejía”. Bueno, en esto llega Honorio y hace descarrilar el carro de manzanas. (aunque tampoco fue el único que lo descarriló).  Claro, se pueden hacer todo tipo de elaboradas defensas y distinciones para demostrar que Honorio u otros papas doctrinalmente  dudosos no intentaron imponer la herejía a los fieles mediante un pronunciamiento ex cátedra ( etc.), pero esto no modifica el hecho de que un sucesor de Pedro y un Vicario de Cristo puede, de hecho, pensar erróneamente sobre asuntos de fe y moral, y expresar esas opiniones erróneas de una manera que no vincula a los fieles. Saber que esto es realmente posible es enormemente útil cuando nos enfrentamos a un papa como Francisco, que está chapoteando en lo más hondo del error en todo tipo de cosas.

Ah, claro, ya salió el caso del Papa Honorio del siglo VII! Sin embargo, incluso sólo un poco de seria investigación revela que, contrariamente a la idea errónea popular, el Papa Honorio no respaldó ni enseñó herejía en su carta al Patriarca Sergio, como escribió San Roberto Bellarmíno, quien también sabía algo de historia del catolicismo y de teología del papado:

“… ningún error está contenido en estas epístolas de Honorio. Porque Honorio confiesa en estas epístolas, lo correcto en el asunto de las dos voluntades y operaciones en Cristo, y él solo prohíbe nombrar una o dos voluntades, porque entonces era algo mal interpretado y esto lo huzo prudentemente “, escribe el Doctor del Papado en su célebre obra De Romano Pontifice  (libro IV, cap. 11; concesión de traducción ).

Sin embargo, a los tradicionalistas anti-sedevacantistas del “Reconocer & Resistir”  como Kwasniewski, sólo les gusta citar a Belarmino  cuando hablan de resistir al Papa, aunque en eso, en realidad tergiversan su verdadera posición, que se hace evidente cuando uno lee el contexto más amplio, como se demuestra aquí. .

La “Cuestión de Honorio” se debatió profundamente durante el Primer Concilio Vaticano, y el resultado fue la enseñanza del Concilio de que

la Sede de San Pedro siempre permaneció libre de cualquier error, de acuerdo con la promesa divina de nuestro Señor y Salvador, hecha  al jefe de sus discípulos: ‘He orado por ti para que tu fe no falle: y tú, después de convertido, confirma a tus hermanos’ [Lucas 22:32] ”(Vaticano I, Constitución Dogmática Pastor Aeternus , cap. 4; Denz. 1836).

Quienes estén interesados ​​en explorar en profundidad el caso del Papa Honorio se les anima a leer nuestra publicación sobre el tema , que enlaza con una traducción exclusiva de un profundo estudio de la cuestión hecho por el Padre. Louis-Nazaire Bégin (1840-1925) , que tuvo la ventaja de poder contar con todas las investigaciones realizadas antes del concilio, y también las Actas del Concilio y de sus enseñanzas. Mons. Begin también fue nombrado Arzobispo de Quebec, Canadá, por el Papa León XIII y cardenal por el Papa San Pío X. El artículo de Jean-André Perlant  “Honorio I (625 – 638): La falsa mala Reputación de un Papa Santo”  también es altamente recomendado .

La afirmación de Kwasniewski de “lo graves que pueden ser los errores de los Papas, es algo que no puede explicarse antes de que la historia nos lo muestre” es un argumento falso y peligroso porque afirma que los límites divinos y la protección del Papado solo se conocen a posteriori de la historia, es decir, debemos “esperar y ver” psra que podamos saberlo, en lugar de a priori , antes, e independientemente de cualquier ocurrencia en la historia porque se nos da en el Depósito de Fe. Es falso porque, no solo es falso e incompatible con la enseñanza católica sobre el Papado, sino que también es un caso de argumento circular que supone la verdad de la conclusión y por lo tanto, falaz. Kwasniewski esencialmente dice que “sabemos que un Papa puede ser un hereje porque eso es lo que tenemos en Francisco”. Pero esto asume como verdadera la pregunta que se discute, a saber: ¿Es el Papa hereje Francisco un Papa válido? Con un doctorado en  filosofía, Kwasniewski sabe que dar por cierta la cuestión planteada no es una argumentación sólida. No puede asumir como verdad lo que primeramente  necesita probar que es verdad.

El autor afirma como un “hecho” cierto que “un sucesor de Pedro y un Vicario de Cristo puede, de hecho, pensar erróneamente sobre asuntos de fe y moral, y expresar esas opiniones erróneas de manera que no obligue a los  católicos. “. Observe  cómo varía la redacción adaptándola en beneficio de  su argumentación, con respecto a lo que dijo antes cuando habló sobre la “perfección doctrinal”. Nunca en esta controversia se ha dicho algo sobre “pensar erróneamente” sobre la fe y la moral. No se trata de pensamientos personales, se trata del Magisterio de la Iglesia y si el hombre que dice ser el Vicario de Cristo  incluso es católico. En lo que se refiere a “expresar opiniones”, esta redacción eufemística es bastante engañosa. Simplemente depende de lo que estemos hablando. Si un católico bautizado dice que, según su punto de vista, Jesucristo no es Dios, entonces no se limitó a “emitir una opinión de manera no vinculante”, ¡sino que  cometió el pecado público de herejía, e inmediatamente dejó de ser miembro de la Iglesia. Esto sería cierto,  y con más razón,  para el Papa o para alguien que dice serlo. Los trucos verbales de Kwasniewski aquí solo son útiles para avanzar en su propio argumento falso, no son propicios para obtener una mejor comprensión del tema.

No nos dejemos engañar aquí. Todos sabemos cómo funciona esto entre los semi-tradicionalistas: Francisco  dice algo, ya sea de manera informal o oficial, e incluso  como “auténtico Magisterio” , no importa, y luego lo evalúan para ver si es compatible con el catolicismo. . Si no lo es, entonces declaran que fue “emitido de forma no vinculante“. Si es necesario, incluso harán la graciosa afirmación de que no fue vinculante por la razón misma de que es falso . Este enfoque es algo totalmente al revés: la verdadera manera tradicional católica es someternos a una enseñanza, decisión u otro pronunciamiento papal, ya que proviene de un maestro legítimo designado por la divinidad . Su conformidad con la Fe es el resultado de la protección de Dios del Papado, no su condición para la sumisión. Como dijo el Papa Benedicto XV:

Todos saben a quién se le ha dado la autoridad de enseñar en la Iglesia por parte de Dios: entonces, él tiene el derecho perfecto de hablar como lo desea y cuando lo considera oportuno. El deber de los demás es escucharlo con reverencia cuando habla y ejecutar  lo que dice ”( Encyclical Ad Beatissimi , n. 22).

Pero esto no lo hacen los semi-tradis. Más bien, primero deciden si están de acuerdo con la enseñanza (supuestamente papal) o no, y solo si están, la aceptarán. Es de facto  una adaptación de la enseñanza “papal” a las propias creencias , y no al revés. Da la vuelta al catolicismo y se burla del papado, que de ese modo ha quedado reducido a repetir perpetuamente las cosas,  repitiendo constantemente lo que , de todos modos, los demás ya saben que es verdad. ¡Bienvenido al “catolicismo tradicional” de 2018!

El término “no vinculante” también es engañoso, ya que Kwasniewksi no solo cree que los errores de Francisco  no son vinculantes , sino que, en realidad,  cree que está prohibido mantenerlos. ¡No solo no son obligatorios , sino que tampoco son opcionales !

Aparte de eso, es importante entender que vincular o no vincular no es el problema principal aquí. El problema principal es que Francisco manifiesta día tras día que él no es católico , y como no católico no puede ser el jefe de la Iglesia Católica. Esto no se puede discutir sobre la base de que “lo que él dijo no es vinculante”. Nadie tiene el poder  (con la intención de usarlo ) de dar doctrina vinculante para ser un hereje. En su sitio web privado, Kwasnieski anuncia una conferencia que dará en enero de 2019 con el título “¿Por qué la tradición católica no es opcional o de poca monta, especialmente en la liturgia?”. Por lo visto, sin embargo, sí es opcional, para el “Papa”. ¡Una iglesia curiosa en la que creen estas personas!

Además, tenga en cuenta que aquí no estamos hablando simplemente de “opiniones erróneas”. Estamos hablando de todo tipo de acciones y enseñanzas oficiales (no solo las de Francisco sino también las de sus antecesores modernistas), tales como, los decretos de un concilio supuestamente ecuménico, el Código de Derecho Canónico , los ritos sacramentales y litúrgicos, la canonización de Santos, encíclicas y asignaciones “papales”, exhortaciones y constituciones “apostólicas”, etc. (Y sí, esto difiere esencialmente del caso del Papa Juan XXII del siglo XIV ).

El desagradable “ultramontanismo”

Después de refutar un argumento falso sobre la impecabilidad papal personal (incapacidad para pecar), la cual por cierto nadie sostiene, Kwasniewski continúa:

No hace falta decir que el Papa Francisco ahora está llevando la desviación papal mucho más allá de los límites que que hayamos tenido anteriormente, y en lugar de negar esta crisis, los teólogos deben aceptarla como una invitación a repensar desde sus mismos cimientos, los falaces argumentos ultramontanos , que se han estado dando durante los últimos 150 años o más. Invito todos los católicos a comprometerse nuevamente con la Fe de nuestros Padres.

Este interesante argumento teológico,quizás debiera hablarse de la ausencia de él, se  puede reformular así: “Los hechos han demostrado que lo que los teólogos pensaron era una falsa doctrina católica sobre el Papado, por lo que es hora de abandonar o modificar esa enseñanza para mantenerse al día respetando  los hechos”. Tal vez nuestro profesor no lo sabe, pero ¡Los argumentos  ultramontanos constituyen la enseñanza católica sobre el papado!

Esto queda claro cuando investigamos qué es el ultramontanismo. La definición más concisa del término es quizás la que se encuentra en el Diccionario Católico de Attwater :

ULTRAMONTANISMO (lat., Ultra , más allá; montes , las montañas). Un término inventado por los galicanos para describir las doctrinas y políticas que defendían la plena autoridad de la Santa Sede. El sustantivo y el adjetivo ultramontano se usó hasta fines del siglo XIX (especialmente en los días del Concilio Vaticano), y aún se usa a menudo, en las  controversias  de los no católicos, al  describir una exageración real o supuesta de las prerrogativas papales. y de los que las apoyan.

(Donald Attwater, ed., A Catholic Dictionary , 3ra ed. [Nueva York, NY: Macmillan Publishing Co., 1961], sv “Ultramontanism”; cursiva y letra en negrita).

Una explicación mucho más elaborada, escrita por el conocido  anti-modernista Mgr. Umberto Benigni , se encuentra en la Enciclopedia Católica de 1912:

Es un término usado para denotar el catolicismo integral y activo, porque reconoce como su cabeza espiritual al Papa, quien, en la mayor parte de Europa, habita  más allá de las montañas ( ultra montes ), es decir, más allá de los Alpes …

En un sentido muy diferente, la palabra una vez más entró en uso después de la Reforma Protestante, que fue, entre otras cosas, un triunfo de ese particularismo eclesiástico, basado en principios políticos, que se formuló en la máxima: Cujus regio, ejus religio . Entre los gobiernos y pueblos católicos se desarrolló gradualmente una tendencia análoga a considerar al papado como una potencia extranjera; El galicanismo y todas las formas de regalismo francés y alemán veían afectadamente la Santa Sede como un poder extranjero porque estaba más allá de los límites alpinos tanto del reino francés como del imperio alemán. Este nombre de ultramontano que los galicanos aplicaron a los partidarios de las doctrinas romanas, ya sea del carácter monárquico del papa en el gobierno de la Iglesia o del magisterio pontificio infalible, ya que se suponía que este último exigía que se renunciase a las “libertades de la Galia” en favor del jefe de la Iglesia que residía ultra montes . Este uso de la palabra no era del todo nuevo; Ya en la época de Gregorio VII, los oponentes de Enrique IV en Alemania habían sido llamados ultramontanos (ultramontani ). En ambos casos, el término pretendía ser algo oprobioso, o al menos transmitir la imputación de una falta de apego del ultramontano  al propio príncipe, a su país o a su Iglesia nacional.

En el siglo XVIII, la palabra pasó de Francia a Alemania, donde fue adoptada por los febronianos, josefinistas y racionalistas, que se llamaban a sí mismos católicos, para designar a los teólogos y fieles que estaban vinculados a la Santa Sede. Así adquirió un significado mucho más amplio, siendo aplicable a todos los católicos romanos dignos de este nombre. La Revolución adoptó este término polémico del antiguo régimen: el “Estado divino”, anteriormente personificado en el príncipe, ahora encontró su personificación en el pueblo, volviéndose más “divino” que nunca a medida que el estado se volvió cada vez más laico e irreligioso, y , tanto en principio como de hecho, negaba cualquier otro Dios excepto él mismo. Ante esta nueva forma del antiguo culto estatal, el “ultramontano” es el antagonista tanto de los ateos tanto como de los creyentes no católicos, y son testigos del bismarckiano Kulturkampf , del cual los liberales nacionales y no los protestantes ortodoxos eran el alma. Así pues, , la palabra llegó a aplicarse más especialmente en Alemania desde las primeras décadas del siglo XIX. En los frecuentes conflictos entre la Iglesia y el Estado, los partidarios de la libertad e independencia de la Iglesia frente al Estado se llaman ultramontanos. El [Primer] Concilio Vaticano naturalmente provocó numerosos ataques escritos contra el ultramontanismo. Cuando el Centro político llegó a formarse como un partido político, se le llamó preferentemente el Partido Ultramontano. En unos pocos años se creó el “Reichsverband Anti-Ultramontano” para combatir el Centro Romano y, al mismo tiempo, el catolicismo en su conjunto.

… Para los católicos sería superfluo preguntar si el Ultramontanismo y el Catolicismo son lo mismo: seguramente, quienes combaten el Ultramontanismo de hecho están combatiendo el Catolicismo, incluso cuando rechazan el deseo de oponerse.

( Enciclopedia Católica , sv “Ultramontanismo” ; cursivas dadas.)

Así pues, ultramontanismo y catolicismo son lo mismo .

Vemos esto confirmado, por ejemplo, por el monje benedictino Dom Cuthbert Butler , quien escribe en su excelente libro sobre el Concilio Vaticano Primero:

Se debe decir una palabra sobre el término ‘Ultramontano’, como designación de lo que en realidad era la doctrina romana. Desde el [Primer] Concilio Vaticano ya no hay lugar para el término ‘Ultramontanismo’; porque esa doctrina del papado, que es la de todos aquéllos que están en comunión con la Santa Sede, ha sido definitivamente identificada con el catolicismo, así como en Nicea lo que había sido ‘atanasianismo’ fue identificado con el catolicismo. Pero hasta el Concilio, estrictamente hablando, no fue así; porque la posición de los galicanos todavía era permisible dentro de los límites de la Iglesia Católica …

Es conveniente, de hecho, es necesario, al escribir sobre el Concilio Vaticano, dar algún nombre a  la escuela que se opone al galicanismo; Y no tenemos a mano ningún otro  más que el de  ultramontanismo. El resultado del Concilio fue identificar el Ultramontanismo de las escuelas teológicas  romanas, tal como lo formula Belarmino, con el Catolicismo, habiendo descartado definitivamente el Galicanismo.

(Dom Cuthbert Butler, El Concilio Vaticano 1869-1870 [Westminster, MD: The Newman Press, 1962], p. 42)

La edición Novus Ordo de la Enciclopedia Católica , llamada Nueva Enciclopedia Católica , dice lo siguiente sobre el “Ultramontanismo”:

Un término creado en el siglo XIX (conjuntamente con su oponente dialéctico, el galicanismo) para describir a los defensores de la visión romana del papado (desde el otro lado de los Alpes) contra la concepción nacional alemana o francesa. En la Edad Media, a medida que los reclamos papales de poder y autoridad se hacían más precisos y también más extremos, estaban respaldados por canonistas y teólogos de todos los países que bien podrían llamarse “protoultramontanos”, pero fue sólo en controversias posteriores cuando la designación se hizo plenamente operativa, ya que trataba no solo de los datos eclesiológicos sino también de dos visiones del catolicismo. Este “ultramontanismo temprano” representaba la preocupación por mantener o restaurar una fuerte identidad católica al enfocarse en el centro romano y desarrollar características comunes susceptibles de reunirse y expandir la cristiandad. Por lo tanto, a la defensa de las prerrogativas romanas y la eclesiología piramidal se le asoció un programa misionero contundente. En esta perspectiva, hay una continuidad directa entre el “romanismo” postridentino y el ultramontanismo del siglo XIX.

Después del Vaticano I, el concepto de Ultramontanismo es sólo analógico, por ejemplo, en la calificación de perspectivas “integristas” que surgieron durante la crisis modernista, o de oposiciones a la doctrina de la  Colegialidad del Vaticano II [¡ah, bueno!!].

(Thomas Carson y Joann Cerrito, editores, New Catholic Encyclopedia, 2nd ed., Vol. 14 [Detroit, MI: Thomson / Gale, 2003], sv “Ultramontanism”, pp. 283, 285)

El gran luchador del siglo XIX contra el liberalismo (que fue el precursor inmediato del modernismo), el p. Felix Sarda y Salvany, escribió lo siguiente sobre el Ultramontanismo en su libro 1886 El liberalismo es un pecado , que lleva el sello oficial de aprobación y recomendación de la Sagrada Congregación del Índice del Vaticano (1887), el dicasterio que se ocupa de la evaluación teológica. libros:

Conocer y servir a Dios es la única libertad , y el liberalismo rompe completamente el vínculo que une al hombre con Dios. El horror justo y racional es lo que debe tener el católico respecto del liberalismo. El ultramontanismo nunca hará que pierdas tu alma; El liberalismo es un camino amplio hacia el abismo infernal.

Lo que han hecho los más grandes polemistas y santos católicos es, sin duda, un buen ejemplo para incluso los más humildes defensores de la Fe. El ultramontanismo moderno nunca ha superado el vigor  de la herejía y los herejes. La caridad nos prohíbe hacer a otro lo que no sería razonable que nos hicieran a nosotros mismos. Marque el adverbio razonable  ; Incluye toda la sustancia de la pregunta.

Un católico bien instruido, que comprende a fondo los fundamentos racionales de su fe y entiende el carácter de las tácticas liberales en nuestras condiciones nacionales, solo puede enfrentarse con el enemigo cara a cara. El ultramontanismo es la única legión que se presta a la conquista en este tipo de guerra. Corresponde a la vanguardia del ejército sorprender al enemigo en su propia emboscada, a la mía contra su mina y exponerlo antes de que se haya hundido en nuestro propio campamento. El ultramontanismo es la catolicidad intacta y está armada de pies a cabeza.Es la catolicidad consistente en todas sus partes, la concatenación lógica de los principios católicos a sus conclusiones más completas en la doctrina y en la práctica. De ahí la feroz e impía oposición con la que es constantemente asaltada. El enemigo sabe bien que derrotar a la vanguardia es desmoralizar a todo el ejército; De ahí su rabia y furia contra la falange invencible que siempre está completamente armada, sin vigilar y eternamente intransigente.

(P. Felix Sarda y Salvany, El liberalismo es un pecado , trans. Y adaptado por Conde B. Pallen [Rockford, IL: TAN Books, 1993], Capítulos 14, 20, 33; pp. 70,101,160-161; cursiva disponible; en línea aquí .)

Esto aclara un poco las cosas, ¿no es así?

Quizás, una buena regla general : cuando escuche a alguien denunciar el “Ultramontanismo”, puede estar seguro de que está hablando con un galicano  o un liberal / modernista. Para obtener más información de fondo y en profundidad sobre este tema, consulte nuestra publicación:

La “fácil solución ” del sedevacantismo

Kwasniewski continúa su crítica del sedevacantismo:

El problema básico con el sedevacantismo es que es una explicación “pulcra  ” que no contempla la profundidad del problema, y ​​tampoco tiene una solución para ello. Lo que quiero decir con la primera parte de esta afirmación es que es más fácil para un sedevacantista descartar sesenta años de “malos papas” medidos con  un estándar platónico que enfrentarse a la realidad horrorosa de un verdadero papa que, sin embargo, es hereje o un mal hombre. Lo que quiero decir con la segunda parte es esto: si no ha habido papas durante décadas, ¿cómo se supone que vamos a conseguir un nuevo papa? ¿Caerá del cielo? Ninguno de los cardenales sería legítimo, los  cardenales -electores; de hecho, toda la jerarquía de la Iglesia estaría fatalmente comprometida.

Ah sí, es el problema de la solución  “pulcra”. Otros lo llaman  “respuesta fácil”. Excepto que no es fácil en absoluto (y si lo fuera, ¿cómo se podría hacerla errónea?) Porque, como el propio Kwasniewski se apresura a señalar, abre curso a muchas preguntas que no tienen respuesta. o sea  respuesta clara. Consideramos que es precisamente porque no  es “pulcra ” sino bastante fea  por lo que muchos no quieren tener nada que ver con el  sedevacantismo. Pero la situación es la que es: el sedevacantismo es feo no porque tenga algún problema teológico, sino porque 60 años sin un Papa necesariamente dejan un caos , especialmente cuando aquéllos que han usurpado las estructuras católicas no han creado más que caos y confusión.

Ante esto  se necesita la fe, la fe sin la cual nadie puede agradar a Dios (vea Heb 11: 6). Kwasniewski, sin embargo, no quiere tomar este camino . Por lo tanto, le desafiamos una vez más a abrazar él mismo ese “realismo descarnado” que él recomienda a los demás.

Ante esta gran confusión que estamos sufriendo, es lógico pensar que no podemos preferir tener una respuesta clara a no tener ninguna respuesta si la respuesta clara es falsa . ¡Habla de una “solución pulcra”! Aquí estamos viendo que precisamente es Kwasniewski el que quiere tener una respuesta limpia y simple,  no nosotros los sedevacantistas. Nos contentamos con creer sin ver (cf. Jn 20, 29; 2 Corintios 5: 7), satisfechos con las promesas de Cristo con respecto al papado, sin importar si tenemos una respuesta limpia y pulcra a cada pregunta u objeción. Debemos recordar que Cristo no prometió que siempre tendríamos un Papa . Él solo prometió que cuando tengamos un Papa, este Papa sería católico, y más que  católico, en palabras del Papa León XIII, sería “el instrumento fuerte y efectivo de la salvación” (Alocución del 20 de febrero de 1903; extracto de  Enseñanzas papales: La Iglesia , n. 653).

Si Kwasniewski piensa que las puertas del infierno no pueden prevalecer (ver Mt 16:18) significa que cualquier hereje puede ser un Papa válido, entonces no ha comprendido en absoluto cómo la Iglesia entiende esta promesa de nuestro Bendito Señor. Podemos ayudar a:

Kwasniewski está preocupado, y con razón, sobre cómo podríamos volver a tener un verdadero Papa si los sedevacantistas tienen razón. La respuesta “más pulcra” para esto es probablemente la teoría materialiter / formaliter mencionada al principio, según la cual los cardenales del Novus Ordo, aunque no son miembros de la Iglesia, tienen la capacidad de designar un Papa. Es decir, aunque no son cardenales válidos, son electores válidos , y si eligieran un católico , ese hombre sería el verdadero Papa. [Estamos en profundo desacuerdo con esta teoría]

Este no es el lugar para explicar esto en detalle o evaluar esta posición, en favor de  la cual existe un considerable apoyo filosófico y teológico [Creemos que esto es falso]. Las personas que estén interesadas en aprender más sobre esto deben consultar estos recursos:

Debe enfatizarse que esta tesis tuvo su origen en un genuino teólogo católico romano que enseñaba en una Universidad Pontificia de Roma. Estamos hablando del excepcionalmente dotado dominico  padre (más tarde Obispo) Michel-Louis Guerard des Lauriers .

En cualquier caso, bien sea que podamos o no resolver “pulcramente” el problema de cómo elegir un nuevo Papa en el futuro o no, esto no tiene relación con lo que sabemos que es verdad: Jorge Bergoglio no es Papa, y tampoco lo fueron sus  predecesores del Novus Ordo, porque no podían serlo. No pudieron serlo porque han hecho cosas que, si un verdadero Papa las hubiera hecho, serían vanas las promesas de Cristo para el papado. Entre estas cosas podemos enumerar la introducción de ritos sacramentales dañinos, heréticos o inválidos; doctrina y práctica pastoral que contradice la fe y otras enseñanzas católicas establecidas; ley disciplinaria que es en sí misma perjudicial para las almas; la canonización de “santos” que fueron pecadores públicos o que de otra manera son candidatos indignos para la santidad católica; Etcétera.

Entonces, ¿cómo pueden Kwasniewski y otros semi-tradis  ser tan generosos en su aceptación de la reclamación   de Francisco del Papado y el de sus cinco predecesores? Sencillo: cuando se ven presionados [por la autoridad del papa] , estas personas simplemente rechazan la sumisión a su “Vicario de Cristo”. Es por eso que también los llamamos tradicionalistas de “Reconocer & Resistir”. Reconocen  a alguien como Papa, pero le resisten cuando lo  consideran necesario, no sea que les contamine la religión del presunto papa,  pues pondría en peligro la salvación de tu alma. ¡Esto es una locura teológica! En realidad los semi-tradis  están proponiendo  el cisma como respuesta a un “Papa” herético o imposible. ¡Qué idea tan peligrosa y blasfema!

Vimos este principio en acción hace apenas unas semanas, cuando Kwasniewski escribió un artículo titulado “Por qué no necesitamos (y no deberíamos) llamar a Paul VI ‘Santo'” . Piensa en esto por un minuto. El supuesto Vicario de Cristo declara (en latín) …

Por el honor de la Santísima Trinidad, la exaltación de la fe católica y el aumento de la vida cristiana, por la autoridad de nuestro Señor Jesucristo y de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo, y la nuestra, después de la debida deliberación y la continua oración, con la asistencia divina, y habiendo buscado el consejo de muchos de nuestros hermanos obispos, declaramos y definimos al beato Pablo VI, Oscar Arnulfo Romero Galdámez, Francis Spinelli, Vincent Romano, Mary Catherine Kasper, Nazaria Ignacia de Santa Teresa de Jesús March Mesa y Nunzio Sulprizio son santos y los inscribimos  entre los santos, decretando que sean venerados como tales por toda la Iglesia. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

(“Fórmula para la canonización”, en Santa Messa celebrata dal Santo Padre Francesco con il Rito della Canonizzazione , 14 de octubre de 2018, p. 42)

… Y ahora aparece un antiguo profesor de teología de la universidad y dice: “¡No, no es así! ¡Ese chico Pablo VI no fue santo! ¡Nadie debe creer que lo es! ¡Nadie puede venerarlo! ”. En otras palabras: el Papa habla, ¡pero tú decides!¿Y  así se supone que  Dios garantiza que las puertas del infierno no prevalecerán contra el Papado?

El papado y la visibilidad

Kwasniewski luego comienza a enredar las cosas:

No, la verdad es que tenemos un papa y siempre tendremos un papa. La Iglesia nunca dejará de tener una cabeza visible, de modo que la Iglesia visible pueda reflejar la plena estatura de Cristo, que está formado por cabeza y miembros.

Aquí el autor deja de considerar el hecho de que la visibilidad sóla no es suficiente. El obispo  sedevacantista Donald Sanborn dijo una vez: “Una pila de estiércol es bastante visible, pero no es la Iglesia Católica”. Una cabeza visible  que no es católica no te da nada. Como declaró el Papa Inocencio III: “Con el corazón creemos y con la boca confesamos a la única Iglesia, no a los herejes, sino a la Santa Iglesia Romana, Católica y Apostólica fuera de la cual (fuera de la Iglesia) creemos que nadie está salvo” (Carta apostólica Eius Ejemplo ; Denz. 423 ; ). Y como proclamó el Papa Pío IX: “… en esa Iglesia, la verdad siempre debe ser firme y siempre inaccesible a todos los cambios, como un depósito otorgado a esa Iglesia para que sea custodiada en su integridad, para cuya tutela ha sido prometida  la presencia y la ayuda del Espíritu Santo  por siempre ”( Carta apostólica Iam Vos Omnes ).

Una iglesia que no se ajuste a esta descripción no puede ser la Iglesia Católica, independientemente de que no sepamos cómo volveremos a tener un verdadero Papa.

En relación con el tema de la visibilidad y el Papado, un artículo de 1967 escrito por el cardenal Giuseppe Siri de Génova (1906-1989) es muy penetrante. Siri, se rumorea que fue elegido verdadero Papa ( “Gregorio XVII” ) en 1958, dos días antes de que lo fuera Angelo Roncalli. El publicó un ensayo en  Renovatio , revista teológica que él mismo había fundado. El tema del artículo fue la “Roca” de Mateo 16:18 (“Y te digo: Tú eres Pedro; y sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella”) . Los comentarios hechos por Su Eminencia son algo crípticos pero, creemos, bastante explosivos:

Esta roca nunca se derrumbará, ni se desmrnuzará , dado que su solidez está garantizada en el texto de Mateo hasta el fin de los tiempos. La roca permanece y nadie Ia destruirá  ya que ella [la Iglesia] es una fundación divina. Pero en ocasiones algunos hombres pueden hacer algo que se parezca a la roca. Se pueden hacer otras cosas para que parezcan la roca, otras cosas que pueden parecer a todos como tales. La distinción es profunda, incluso si los errores de estos hombres son capaces de ocultar la realidad, no pueden destruirla. La cuestión , de fácil comprensión para todos, que se presenta es la de  la visibilidad de la roca. Si se produjeran situaciones que imputan a algunos  ver la visibilidad de la roca en la Iglesia, las consecuencias serían graves.

(Cardenal Giuseppe Siri, “La Roccia”, Renovatio , vol. 2, no. 2 [1967], pp. 183-184; nuestra traducción; subrayado agregado. Reimpreso en Giuseppe Siri, Il Dovere dell’Ortodossia [Pisa: Giardini Editori , 1987], p. 6.)

¿Estaba el cardenal-arzobispo de Génova tratando de decirnos algo? Después de todo, había estado dentro del Cónclave de 1958 , del cual salió  el Cardenal Francisco  Spellman “lívido y agitado” ( fuente ), y al cual se remonta el eclipse de la Iglesia y la revolución modernista. Este es el cónclave del cual salió el humo blanco por primera vez el 26 de octubre, cuando Radio Vaticano anunció alegremente : “No puede haber ninguna duda”. Se ha elegido a un Papa. “Desgraciadamente, no apareció ningún Papa, y dos días después, Angelo Roncalli se presentó al mundo como ” Papa Juan XXIII “ , y fue entonces cuando comenzó todo el lío que hoy conocemos como la religión del Novus Ordo.

El cardenal Siri, entre todas las personas, es el que debería escribir sobre la roca del papado como intrínsecamente visible siempre,  pero posiblemente oculta o bloqueada  por otros, por entidades que son rocas falsas , como mínimo.

Pero debemos volver al artículo  del Dr. Kwasniewski. Su último párrafo principal dice así:

Seré franco al respecto: si la Iglesia católica no ha tenido un papa durante 60 años, entonces las promesas de Cristo han fracasado, y esta Iglesia no es la verdadera Iglesia. Por otra parte, si la Iglesia Católica no es la verdadera Iglesia, no hay ninguna Iglesia verdadera, ya que ninguna otra institución puede reclamar  este título con tanta propiedad  (e incluyo en esta evaluación los ortodoxos orientales). Como sabemos, como un asunto de fe divina y católica, que la Iglesia no puede ser meramente invisible y no puede faltarle una cabeza terrenal que sea la imagen de la cabeza celestial y el sucesor de Pedro en el colegio de los Apóstoles, deberíamos tener por evidente como miembros bautizados de Cristo que confiesan que tenemos un papa y siempre tendremos un papa, a saber, el que es reconocido y reconocido como tal por el episcopado mundial y el cuerpo de los fieles “in génere”.

Kwasniewski dice las cosas exactamente al revés de lo que son. Como se señaló anteriormente, Cristo no prometió que siempre habría un Papa, sin importar lo malo o herėtico que fuera -de todos modos, ¿qué se conseguiría con eso ? – sino que la Santa Iglesia Católica siempre sería el arca de la salvación, la Inmaculada Esposa de Cristo; y que el Pontificado Romano en particular siempre sería “el instrumento fuerte y eficaz de la salvación”, como enseñó León XIII.

Precisamente porque Jorge Bergoglio y los otros reclamantes papales no son verdaderos Papas, vemos reivindicada y cumplida la protección de Cristo a la Iglesia. Precisamente porque la Secta del Vaticano II no es la Iglesia católica, podemos afirmar lo que la enseñanza católica nos obliga a afirmar sobre la Iglesia y especialmente sobre la Santa Sede

Esta Sede [de Pedro] es el centro de la verdad y de la unidad católicas, es decir, la Cabeza, la Madre y Maestra de todas las Iglesias a la que se debe ofrecer todo honor y obediencia. Toda iglesia debe estar de acuerdo con ella debido a su mayor preeminencia, es decir, aquellas personas que son completamente fieles…

Ahora bien, sabemos que los enemigos más mortales de la religión católica siempre han librado una guerra feroz, pero sin éxito, contra esta Cátedra; de ninguna manera ignoran el hecho de que la religión en sí misma nunca puede tambalearse y caer mientras esta Sede permanece intacta, la Sede que descansa sobre la roca que las orgullosas puertas del infierno no pueden derrocar y en la que se encuentra la solidez total y perfecta de la religión cristiana . Por lo tanto, debido a su especial fe en la Iglesia y especial devoción a la misma Cátedra de Pedro, os exhortamos a que dirijáis vuestros  esfuerzos constantes para que los fieles de Francia puedan evitar los engaños y errores astutos de estos conspiradores y desarrollen una mentalidad más filial. con afecto y obediencia a esta Sede apostólica. Estad atentos  en las obras y palabras, para que los fieles puedan crecer en amor hacia esta Santa Sede, venerarla y aceptarla con completa obediencia; para que ejecuten  todo lo que esta misma Sede enseña, determina y decreta .

(Papa Pío IX,  Encíclica  Inter Multiplices , nn. 1,7; subrayado agregado.)

Tampoco permitiremos nada en contra de la santidad del juramento por el que estábamos obligados cuando, por muy poco que nos mereciéramos, ascendíamos  al asiento supremo del príncipe de los apóstoles, la ciudadela y el baluarte de la fe católica .

(Papa Pío IX, Encíclica  Qui Nuper , n. 3; subrayado agregado.)

Pues los padres del cuarto concilio de Constantinopla, que se adhirieron a las sendas de los primeros, publicaron esta solemne profesión: “Nuestra salvación sobre todo es guardar la fe correcta [. . .]. Y dado que las palabrasde nuestro Señor Jesucristo no puede ser pasadas por alto cuando dijo : ‘Tú eres Pedro; y sobre esta roca edificaré mi iglesia ‘[Mat. 16:18], estas palabras tal como fueron pronunciadas han probado ser verdaderas por los resultados reales, ya que en esta Sede Apostólica la religión católica siempre se conservó sin mancha y se celebró la santa doctrina. Deseando, por lo menos, estar separados de la fe y la enseñanza de esta [Sede apostólica], esperamos que podamos merecer la comunión que proclama la Sede apostólica, en la que la solidaridad de la religión cristiana es total. y verdad “…

(Vaticano I, Constitución dogmática  Pastor Aeternus , Capítulo 4; Denz. 1833 ; subrayado agregado.)

De este texto [Mt 16:18] está claro que por la voluntad y el mandato de Dios, la Iglesia descansa sobre San Pedro, tal como un edificio descansa sobre sus cimientos. Ahora bien, la naturaleza adecuada de un fundamento es ser un principio de cohesión para las diversas partes del edificio. Debe ser la condición necesaria de estabilidad y resistencia. Retíradlo y caerá todo el edificio. Por consiguiente, el oficio de San Pedro es apoyar a la Iglesia y protegerla con toda su fuerza y ​​unidad indestructible. ¿Cómo podría cumplir con este cargo sin el poder de mandar, prohibir y juzgar, que se denomina propiamente jurisdicción? Sólo por este poder de jurisdicción las naciones y las comunidades se mantienen unidas. Una primacía del honor y el derecho de dar consejos y amonestaciones, que se llama dirección , nunca podrían asegurar a ninguna sociedad con la unidad o fuerza. Las palabras y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella, proclaman y establecen la autoridad de la que hablamos. “¿A qué se refiere eso [las puertas del infierno]?” (Escribe Orígenes). “¿A la Roca sobre la cual Cristo construye la Iglesia o la Iglesia? De hecho, la expresión es ambigua, como si la roca y la Iglesia fueran una y la misma. Ciertamente pienso que esto es así, y que ni contra la roca sobre la cual Cristo construye Su Iglesia ni contra la Iglesia prevalecerán las puertas del Infierno ”(Orígenes, Comentario en Mat. , Tom. Xii., N. Ii). El significado de esta declaración divina es que, a pesar de las artimañas y las intrigas que traen contra la Iglesia, nunca puede ser que la iglesia comprometida con el cuidado de Pedro sucumba,  de algún modo, o fracase . “Pues la Iglesia, como el edificio de Cristo que ha construido sabiamente ‘Su casa sobre una roca’, no puede ser vencida por las puertas del Infierno, que pueden prevalecer sobre cualquier hombre que esté fuera de la roca y fuera de la Iglesia, pues son impotentes frente a ella  ”( Ibid. ). Por lo tanto, Dios le confió su iglesia a Pedro para que pudiera protegerla con su poder invencible. La invistió por lo tanto, con la autoridad necesaria; ya que el derecho a gobernar es absolutamente necesario para quien tiene que proteger a la sociedad humana de manera real y efectiva …

La unión con la sede romana de Pedro es … siempre el criterio público de un católico … ” No se debe considerar que sostienen la verdadera fe católica si no enseñan que la fe de Roma debe ser sostenida “.

(Papa León XIII,  Encíclica Satis Cognitum , nn. 12-13; subrayado agregado.)

Hay muchos más textos magisteriales que podríamos citar aquí. Para obtener una lista más sustancial (pero de ninguna manera exhaustiva), dirigimos la atención de nuestros lectores a nuestra pequeña colección aquí:

Cuando se trata de solucionar el desorden en el que hemos estado desde la muerte del Papa Pío XII, debemos diferenciar estrictamente entre lo que es definitivamente imposible y lo que es simplemente extraño, confuso, sin respuesta, difícil o improbable. Tenga en cuenta que la diferencia entre lo que es realmente imposible y lo que es simplemente improbable o difícil es infinita.

Si Jorge Bergoglio es Papa, y si la Iglesia del Vaticano II, que demuestra ser una verdadera arca de condenación día tras día, es la Iglesia Católica, entonces, y  sólo entonces, se han anulado las promesas de Cristo.

Piénselo: ¿cómo puede decirse que  algo salva el papado o la iglesia diciendo que la apostasía del Novus Ordo ha sido perpetrada por verdaderos papas católicos? ¿Cómo se cumple así  la promesa de Cristo de que las puertas del infierno no prevalecerán? ¿Podemos  afirmar seriamente que la protección divina del Papado se ha mantenido porque los “Papas” que causaron todo este desastre que destruye las almas eran  visibles ? ¡Dios no lo permita, debemos concluir que “un enemigo ha hecho esto” (Mt 13:28)!

Un plazo tan largo como el que tenemos que soportar, aunque muy gravoso para las almas, no está excluido de las promesas de Cristo. Este hecho fue expresado bellamente por el jesuita p. Edmund James O’Reilly en su libro de 1892  Las relaciones de la iglesia con la sociedad :

El gran cisma de Occidente me sugiere una reflexión que me permito expresar aquí. Si este cisma no hubiera ocurrido, la hipótesis de que tal cosa sucediera parecería a muchos una quimera. Dirían que no podría ser; Dios no permitiría que la Iglesia entrara en una situación tan infeliz. Las herejías pueden surgir y extenderse y durar mucho tiempo, a través de la culpa y para perdición de sus autores  hasta  causar gran angustia a los fieles, aumentada por la persecución real en muchos lugares donde los herejes fueron dominantes. Pero que la verdadera Iglesia permanezca entre treinta y cuarenta años sin una Cabeza bien determinada y un representante de Cristo en la tierra, esto no podría ser. Sin embargo, ha sido; y no tenemos garantía de que no volverá a serlo , aunque podemos fervientemente esperar lo contrario. Lo que se deduce es que no debemos estar demasiado listos para pronunciarnos sobre lo que Dios puede permitir. Sabemos con absoluta certeza que Él cumplirá Sus promesas; no permitirá que ocurra nada en desacuerdo con ellas; que Él sostendrá Su Iglesia y la capacitará para triunfar sobre todos los enemigos y dificultades; que Él dará a cada uno de los fieles las gracias que sean necesarias para el servicio de Él y para el logro de la salvación, como lo hizo durante el gran cisma que hemos estado considerando, y en todos los sufrimientos y pruebas que la Iglesia ha pasado desde el principio. También podemos confiar en que Él hará mucho más de lo que se ha comprometido con Sus promesas. Podemos mirar hacia adelante con una gran probabilidad de que no permita en el futuro algunos de los problemas y desgracias que han ocurrido en el pasado. Pero nosotros, o nuestros sucesores en las generaciones futuras de cristianos, tal vez veamos males más extraños de los que aún se han experimentado , incluso antes del acercamiento inmediato de esa gran liquidación de todas las cosas en la tierra que precederán al día del juicio. No quiero ser un profeta, ni pretendo ver maravillas infelices, de las que no tengo ningún conocimiento. Todo lo que quiero decir es que las contingencias relacionadas con la Iglesia, no excluidas por las promesas divinas, no pueden considerarse prácticamente imposibles, simplemente porque serían terribles y angustiosas en un grado muy alto .

(Reverendo Edmund J. O’Reilly, Las relaciones de la iglesia con la sociedad  [Londres: John Hodges, 1892], pp. 287-288; subrayado agregado. Disponible en línea aquí .)

Escrito a finales del siglo XIX, p. O’Reilly difícilmente puede ser acusado estar a favor del sedevacantismo.

Al elegir creer que la Iglesia del Vaticano II no es la Iglesia Católica, nos limitamos a adherirnos a lo que es posible , y lo estamos haciendo para evitar creer en  lo que sabemos es imposible : que la Iglesia Católica deserte y cambie repentinamente su misión divina y se convierta en la ocasión de ruina espiritual de la gente sabiendo que ella es más bien el “pilar y la base de la verdad” (1 Timoteo 3:15).

Para decirlo en términos más apocalípticos: Es posible que la Ramera de Babilonia eclipse a la Esposa  de Cristo por un tiempo y una serie de falsos papas, esto debería de suceder para engañar a los fieles en castigo de sus pecados (cf. 2 Tes. 2:10). Pero que la Esposa de Cristo se convierta en la ramera de Babilonia y engañe a los fieles, eso es imposible . Con San Pablo podemos preguntarnos retóricamente: “¿Así pues, , tomaré a los miembros de Cristo y los haré miembros de una ramera? Dios no lo quiera ”(1 Cor 6:15; cf. 2 Cor 6: 14-16; 1 Tim 3:15).

De hecho, la vacante de la Sede apostólica ha sido profetizada en la Sagrada Escritura como algo precedente al reinado del Anticristo, como el P. Sylvester Berry explica en su libro de 1921 sobre el Apocalipsis de San Juan:

La bestia que surge de la tierra es un falso profeta: el profeta del anticristo. Nuestro divino Salvador tiene un representante en la tierra en la persona del Papa a quien le ha conferido plenos poderes para enseñar y gobernar. Del mismo modo, el Anticristo tendrá a su representante en el falso profeta, quien estará dotado de la plenitud de los poderes satánicos para engañar a las naciones.

Si el Anticristo es de origen judío, como probablemente lo será, el mar del que surge significa el judaísmo. Entonces la tierra de donde viene la segunda bestia es un símbolo de las naciones gentiles que se rebelaron contra la Iglesia. Los dos cuernos denotan una doble autoridad: la espiritual y la temporal. Según lo indicado por el parecido con un cordero, el profeta [falso] probablemente se instalará en Roma como una especie de antipapa durante la vacante del trono papal mencionado anteriormente. Pero los elegidos no se dejarán engañar ; recordarán las palabras de nuestro Señor: “Entonces, si alguien os dijere: He aquí a Cristo, o allí, no le creáis”.

(Reverendo E. Sylvester Berry,  El Apocalipsis de San Juan  [Columbus, OH: John W. Winterich, 1921], pág. 135; subrayado agregado. Disponible en línea de forma gratuita aquí ).

Respecto al comentario de “vacante del trono papal mencionado arriba” del P. Berry, es una referencia a su comentario sobre el Capítulo 12 del Apocalipsis, aspectos destacados que hemos presentado aquí . También hemos recopilado un video clip que puede compartir con amigos y familiares para informarles de lo que está sucediendo:

En estos tiempos tan difíciles, en los que tantas personas de buena voluntad luchan por ser auténticos católicos romanos, podemos consolarnos con el hecho de que la vacante de la Sede Apostólica y su usurpación por “una especie de antipapa” no es una idea loca fabricada por  sedevacantistas  chiflados.  sino que de hecho es parte de lo que contiene la revelación de Dios para los últimos tiempos.

En otras palabras: la situación angustiosa en la que se encuentra hoy la verdadera Iglesia no es una situación imprevista que de repente haya frustrado los planes de Dios; más bien, ha sido parte de la misma Voluntad de Dios desde toda la eternidad. Así como la Pasión de nuestro Bendito Señor no fue, a pesar de las apariencias iniciales, una obstrucción del plan divino, sino su cumplimiento, así también los terribles días que ha sufrido el Cuerpo Místico de Cristo desde la muerte del Papa Pío XII son también el cumplimiento de la Voluntad de Dios porque está de acuerdo con lo que Él nos ha revelado.

Cristo nos advirtió que Él permitiría que las masas fueran engañadas por una “operación de error” (2 Tes. 2:10) tan tremenda que “incluso los elegidos” serían engañados si Él no lo impidiera (ver Mt 24:24) – un engaño completo con “falsos apóstoles … operiaros engañosos, transfigurados en apóstoles de Cristo” (2 Corintios 11:13) y “los que dicen que son judíos y no lo son sino que son la sinagoga de Satanás” (Apoc 2: 9).

Tenemos que tener en cuenta que, según la enseñanza católica y la profecía bíblica (e incluso las revelaciones privadas aprobadas), durante la persecución de la Iglesia en los últimos días, el Papa siempre es la solución, nunca el problema. Él es descrito como el perseguido, no el perseguidor. Él es el que tiene mucho que sufrir, no el que inflige mucho sufrimiento. Él es el que garantiza que la Iglesia permanece fiel, no el que engaña a las ovejas.

La teología poco fiable de Kwasniewski

Peter Kwasniewski parece estar gozando de gran popularidad en Internet en este momento, pero los lectores tienen  muy buenas razones para desconfiar de su teología y no solo con respecto al sedevacantismo. Hace unos meses, cuando la gran historia fue el cambio hecho por Francisco  del Catecismo del Novus Ordo con respecto a la pena de muerte, Life Site publicó un artículo de Kwasniewski titulado “El cambio del Papa al Catecismo no es solo un juicio prudencial, sino un rechazo del dogma” ( 3 de agosto de 2018).

En la versión original ( guardada aquí ) de esta pieza, el ex profesor de teología afirmó: “… un cristiano bautizado siempre conserva la dignidad de ser hijo de Dios, ya que esto está enraizado en el carácter sacramental indeleblemente marcado en la esencia del alma. … “. Esto no es solo un grave error, es una herejía . El estado de ser hijo de Dios está ligado a la posesión de la gracia santificante (la que él acepta que puede perderse),  no a la posesión del carácter sacramental indeleble.

La teología católica tradicional es clara en esto:

El hombre justo … es un hijo de Dios meramente por la posesión de la gracia santificanta, que puede perderse por el pecado mortal y, por lo tanto, se basa en una relación libre que puede ser terminada por el hombre tan libremente como se estableció entre él y Dios.

(Mons. Joseph Pohle, Teología dogmática , vol. 7 , pp. 358-359)

Además de perdonar el pecado y producir la gracia santificante, con todos sus efectos formales (justicia, belleza sobrenatural, amistad de Dios y su filiación adoptiva), el bautismo también afecta a los concomitantes sobrenaturales de la gracia santificante …

(Mons. Joseph Pohle, Teología dogmática , vol. 8 , p. 229)

Otro efecto del bautismo es la infusión de la gracia santificante y los dones y virtudes sobrenaturales. Es esta gracia santificante la que convierte a los hombres en hijos adoptivos de Dios y confiere el derecho a la gloria celestial.

( Enciclopedia Católica , sv “Bautismo” )

Pero dado que todos los pecados mortales, incluso los de pensamiento, hacen que los hombres sean hijos de ira [Ef. 2: 3] y enemigos de Dios, es necesario pedir perdón por todos por medio de una confesión abierta y humilde.

(Concilio de Trento, Sesión 13, Capítulo 5; Denz. 899 )

Porque el Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos; Herederos ciertamente de Dios, y herederos conjuntos con Cristo: sin embargo, si sufrimos con él, también  sere,os glorificados con él.

(Romanos 8: 16-17)

Kwasniewski más tarde corrigió su error y consiguientemente revisó su ensayo.La segunda versión ( disponible aquí ) ahora dice así: “… una persona bautizada es por siempre cristiana, distinguida de la no bautizada por el carácter sacramental indeleblemente marcado en la esencia de su alma; pero un cristiano disfruta de la dignidad adicional de ser un hijo adoptivo de Dios mientras esté en estado de gracia santificante “.

Aunque aquí ya no repite la herejía encontrada en la primera versión, la revisión en sí misma contiene un grave error: la afirmación del autor de que “una persona bautizada es por siempre cristiana” es falsa . Aunque el carácter del bautismo es realmente indeleble, y por lo tanto el bautismo no puede ni necesita repetirse una vez que se ha recibido válidamente, una persona bautizada  deja de ser cristiana si  reniega / deja de ser fiel (es decir, si se hace hereje o apóstata) o si reniega / deja de estar en comunión con el Papa o con los otros miembros de la Iglesia (es decir, si se hace cismático). Tales personas aún son sujetos de la Iglesia, pero ya no son sus miembros . Ya no son parte del Cuerpo de Cristo; ya no son cristianos, porque son expulsados ​​automáticamente de esa Iglesia que solo es “la Sociedad de Cristianos” (Papa Pío XII, Encíclica Mystici Corporis , n. 63).

La idea de que quien se bautiza para siempre sigue siendo cristiano es un error común de  los círculos de Novus Ordo, ya que es la base sobre la cual el Concilio Vaticano II ha establecido todo su programa ecuménico de “comunión parcial” entre los bautizados, independientemente de si son herejes, cismáticos o apóstatas (véase Vaticano II, Constitución Dogmática Lumen Gentium , n. 15; Decreto Unitatis Redintegratio , n. 3).

En la Iglesia Católica, sin embargo, esto no es así:

Los herejes y los cismáticos están excluidos de la Iglesia, porque se han separado de ella y le pertenecen en la misma medida que los desertores pertenecen al ejército del que han desertado. Sin embargo, no se debe negar que aún están sujetos a la jurisdicción de la Iglesia, en la medida en que pueden ser llamados ante sus tribunales, castigados y anatematizados.

( Catecismo del Concilio de Trento , Artículo IX)

El [solo]carácter espiritual impreso en el alma en el bautismo no hace que uno sea miembro de la Iglesia; es más bien un signo o una insignia que muestra que ha recibido los ritos de iniciación, pero no prueba que se mantenga como miembro. Esto puede ilustrarse con el caso de una persona que recibe una marca de tatuaje como un signo de iniciación en una sociedad que usa dicha marca. Si la persona luego abandona la sociedad dejaría de ser miembro, aunque todavía tenga el signo indeleble de su iniciación.

(Reverendo Sylvester Berry, La Iglesia de Cristo [Baltimore, MD: Seminario de Mount St. Mary, 1955], p. 129)

Por lo tanto, el simple hecho de poseer el carácter bautismal no lo convierte a uno en cristiano, a menos que uno tuviera que ampliar y diluir la definición de “cristiano” hasta tal punto que se vuelva prácticamente sin sentido, sinónimo de poseer simplemente el carácter bautismal, que incluso un satanista puede tener.

Este no es el único tema en el que Kwasniewski se ha mostrado poco confiable. Otro ejemplo es su artículo del 6 de agosto sobre los “papas lapsos ” que vemos en la historia. Como hemos demostrado en nuestra profunda refutación , aunque sin duda ha habido errores morales personales por parte de los Papas, nunca han hecho que dejaran el ejercicio de su oficio en términos de Fe, de acuerdo con la promesa de Cristo a San Pedro: ” Pero yo he rogado por ti para que tu fe no desaparezca, y tú, siendo convertido, confirma a tus hermanos ”(Lc 22, 32).

En la Iglesia del Vaticano II, los ciegos guían a los ciegos: “Dejadlos en  paz: son ciegos y guías de ciegos. Y si el ciego guía al ciego, ambos caerán en el hoyo”(Mt 15:14). Las buenas intenciones y la piedad personal no pueden compensar una desviación objetiva de la Fe verdadera y el peligro correspondiente para las almas. Trágicamente, el Dr. Kwasniewski es simplemente un experto más del Novus Ordo que, sin saberlo, lleva a los que lo siguen “al hoyo”.
De Novus Ordo Watch