ALL POSTS

¡NO SON OBISPOS! RESPUESTA AL REV. JOHN HUMWICKE SOBRE LAS CONSAGRACIONES EPISCOPALES DEL NOVUS ORDO. Parte I


El regalito del “Papa San Pablo VI ”que sigue funcionando …o no 

No son realmente obispos: Respuesta al Rev. John Hunwicke sobre las Consagraciones Episcopales del Novus Ordo.

Parte I

09df2724-43b8-4a31-8bda-582d42bde026

Es un tema que a la mayoría de los tradicionalistas en la Iglesia del Vaticano II les gusta ignorar o rechazar, sin embargo, pocas cosas podrían tener consecuencias más graves: la cuestión de la validez del rito de 1968 de consagración episcopal promulgada por el “Papa San Pablo” Pablo VI el 18 de junio. , 1968.

Contexto

En las últimas semanas, el reverendo John Hunwicke, sacerdote anglicano que se convirtió en sacerdote del novus-ordo, ha intentado defender la validez del nuevo rito de Pablo VI, y lo hizo en tres posts de su blog, El mutuo enriquecimiento del P. Hunwicke :

Este post es la Parte 1 de nuestra réplica al Sr. Hunwicke, que se encuentra en una posición particularmente penosa en la medida en que ha pasado por dos  ceremonias de ordenación sacerdotal en su vida y todavía no es sacerdote, como vamos a demostrar.

Hunwicke fue recibido en la Secta Vaticana II en 2011 en el  Ordinariato Personal de Nuestra Señora de Walsingham , entidad creada por el “Papa” Benedicto XVI para facilitar la conversión de los anglicanos a la Iglesia modernista. El 27 de junio de 2012, Leonard Kenney, obispo auxiliar del Novus Ordo de Birmingham, Inglaterra, ordenó sacerdote presuntamente a Hunwicke . Las fotos de la ceremonia de ordenación se pueden ver aquí . Aunque el rito utilizado era el tradicional católico, que naturalmente es válido, la ordenación fue hecha por un hombre que no es un obispo válido, ni siquiera un sacerdote, sino un simple laico.

¿Cómo sabemos esto? Lo sabemos porque el “Obispo” Kenney que le ordenó recibió sus ordenaciones sacerdotales y episcopales en el rito del Novus Ordo de Pablo VI, habiendo sido ordenado sacerdote el 29 de junio de 1969 y obispo el 24 de agosto de 1987 (el rito de Pablo VI se convirtió en obligatorio el 6 de abril de 1969). Para ser justos, debemos admitir que es posible que haya sido ordenado válidamente diácono, dependiendo de cuándo tuvo lugar, pero es realmente irrelevante para nuestra discusión actual, ya que definitivamente no es un obispo y, por lo tanto, no tenía poder para hacer de Hunwicke un Sacerdote, y ahí es donde radica el quid de la cuestión.

87617ff3-f889-46b7-a656-018aa6b97c07

Momento en que NO sucedió su ordenación. El Sr. Kenney instala como oresbítero del Novus Ordo a Humwicke.

Así pues,  está claro que la pregunta “¿Son realmente obispos?” es de particular importancia para el Reverendo Hunwicke y para aquéllos que buscan recibir de sus manos los Sacramentos del Orden , pero también importa a todos los que están involucrados en el rito romano de la secta del Vaticano II, donde los últimos sacerdotes válidos que quedan,  aquéllos ordenados en el antiguo rito antes de los cambios, están desapareciendo rápidamente.

Ahora examinaremos los argumentos que Hunwicke presenta en el primero de sus tres posts que ha publicado sobre el tema.
Respuesta a “¿Son realmente obispos? (1) “:
Desafío preliminar y el Spiritus Principalis  (” Espíritu gobernante ” [Espíritu de ls jefes])
En primer lugar, Hunwicke asegura a sus lectores que está, naturalmente, totalmente por encima de la tan odiosa argumentación teológica de los sedevacantistas: “No tengo ninguna intención de parecer que acepto la posibilidad de que valga la pena realizar un análisis” sedevacantista ” en serio “(cursivas dadas). Luego explica que solo está dando una respuesta en tres partes porque otros han tomado en serio nuestra argumentación y por ello están preocupados.  Expresamos nuestra gratitud al Reverendo de que, sin importar su motivación, se ha dignado rebajarse a responder sobre el tema  sedevacantista de tan escasa importancia ; animamos a los lectores a que se familiaricen con el tema y luego juzguen acerca de que postura de las dos debe tomarse en serio:

En lo que sigue, asumiremos que el lector está bien familiarizado con los argumentos básicos del debate, que se han resumido aquí .

Después de dejar  claro por qué se está molestando en entrar en  este debate, Hunwicke comienza dando una pista falsa de notables proporciones para desviarse del tema en cuestión y poner a los sedevacantistas a la defensiva. Así pues, escribe:

La pregunta lógica preliminar que se debe plantear a quienes se sienten tentados por el sedevacantismo es: “Usted afirma aceptar los dogmas católicos básicos acerca de que la Iglesia es indefectible; y que el obispo de Roma tiene un lugar único y dado por Dios dentro de la vida de esa Iglesia. ¿Cuántas décadas más tiene que estar vacante la Sede romana antes de que sea imposible para los sedevacantistas seguir manteniendo estas doctrinas ?

(cursivas dadas)

Aunque sea correcto hacer ésta pregunta, ella  no tiene nada que ver por sí misma con la cuestión teológica en discusión, ya que la invalidez del “pontificado” de Pablo VI no se presume en nuestra argumentación, sino, más bien, se infiere necesariamente como una lógica consecuencia .

En cualquier caso, nos complace abordar brevemente el desafío planteado. La verdad divinamente revelada de que la Iglesia Católica es indefectible es la razón por la que somos sedevacantistas, ya que la indefectibilidad de la Iglesia sólo de puede defender  si la apostasía de la Iglesia del Vaticano II ha sido perpetrada por unos charlatanes, en lugar de los verdaderos Vicarios de Cristo.

No pretendemos saber cuánto tiempo permitirá Dios que el desorden actual continúe, pero con el Padre. Edmund O’Reilly entendemos que “no debemos pronunciarnos demasiado rápidamente sobre lo que Dios puede permitir. … [Las] contingencias que afecten a la Iglesia, que no hayan sido excluidas por las promesas divinas, no pueden considerarse en la práctica como imposibles, simplemente porque serían terribles y muy angustiantes “( Las relaciones de la Iglesia con la sociedad  [Londres: John Hodges , 1892], pp. 287-288).

Debemos aceptar que estamos tratando con el misterio llamado por San Pablo de la iniquidad” (2 Tes. 2: 7) por  buenas razones, después de todo, y que no comprendemos todas las respuestas . Este es el último gran hurra de Satanás contra el Cuerpo Místico de Cristo, y en lugar de ser sabios en nuestra opinión (cf. Is 5:21), debemos simplemente creer fielmente y sin vacilar en lo que Dios ha revelado (cf. 2 Cor 5: 7; Lc 24:25), para que no seamos engañados por la “operación de error” (2 Tes. 2:10) permitida por Dios antes del fin de los tiempos (cf. Mt 24:24).

Al negar la validez de los pontificados de los reclamantes papales después de Pío XII, simplemente seguimos hacia donde nos llevan las pruebas, sin pretender tener todas las respuestas. Al reconocer que la Iglesia del Vaticano II no es la Iglesia católica, sólo estamos aceptando la evidencia  que nos lleva a su lógica y necesaria consecuencia , y siempre estamos dispuestos a afirmar lo que es posible para evitar ser desviados por lo que sabemos que es imposible , a saber, que el la Iglesia Católica debería desertar y repentinamente abandonar su misión divina, fornicar con los errores del mundo, ofrecer pseudos sacramentos inválidos y ser la causa de la ruina espiritual de las personas en lugar de ser el Arca de la Salvación. Sin embargo, esto es precisamente lo que ha hecho la secta del Vaticano II, y por lo tanto la conclusión sedevacantista es necesario  aceptarla como válida.

Parece como si Hunwicke utilizara esta táctica distraer al lector antes de entrar en la  discusión de los interrogantes que plantean los ritos del sacramento del Orden  para predisponer a sus lectores contra la argumentación sedevacantista sobre el rito de ordenación del Novus Ordo. Si el rito fuera inválido según los principios de la teología católica sacramental tradicional, entonces Pablo VI no podría haber sido un verdadero Papa, y esto, a su vez, significa que los sedevacantistas estarían en lo correcto al rechazarle como papa.  Y, por lo tanto, parece que el propósito de la desviación preliminar de Hunwicke es garantizar que los lectores no extraigan la conclusión sedevacantista bajo ninguna circunstancia, incluso si encuentran que su argumentación posterior no es convincente. Por lo tanto, sospechamos que el ex anglicano se ha involucrado en lo que se llama “envenenar el pozo” . [Envenenar el pozo es un tipo de falacia lógica informal donde la información adversa irrelevante sobre un objetivo se presenta preventivamente a una audiencia , con la intención de desacreditar o ridiculizar algo que la persona objetivo está a punto de decir]

La pregunta que el Sr. Hunwicke debe responder, por el contrario, es la forma en que piensa que la indefectibilidad de la Iglesia pueda mantenerse si el Papa puede promulgar un rito de ordenación para la Iglesia universal que puede demostrarse que es inválido . Pero como él niega  que esto sea así, finalmente debemos dirigir nuestra atención a ese tema, en lugar de dejarnos distraer más por cuestiones periféricas.

Hunwicke comienza el primero de sus argumentos ad rem de la siguiente manera:

Se sugiere que la “forma” utilizada en los ritos posteriores al Concilio Vaticano II para la consagración de un Obispo (que es en lo que me voy a concentrar) no es lo suficientemente precisa. Pero cualquier lenguaje, y cualquier subformulario especializado de cualquier lenguaje, tiene su propia lógica interna. Si la Iglesia, en los nuevos ritos, efectivamente dice: “Decretamos que las palabras spiritus principaliso o pneuma hegemonikon en lo sucesivo y en este documento significan [el espíritu] del  episkope ” [obispo] , entonces ese es  el significado que  tienen esas palabras , incluso aunque no lo tuvieran de antemano. Al igual que las legislaturas que promulgan leyes, o los abogados que componen acuerdos legales, comúnmente comienzan por definir los términos …

(cursivas dadas)

Para establecer el contexto apropiado, veamos la oración del rito de ordenación episcopal de 1968 que es  la forma de la Santa Cena:

Ahora pues derrama sobre este elegido el poder que viene de ti, el Espíritu gobernante [ Spiritus Principalis ] que le diste a tu Hijo amado, Jesucristo, Espíritu dado por él a los santos apóstoles, quienes fundaron la Iglesia en todo lugar para  ser  tu templo de la gloria incesante y de la alabanza de tu nombre.

(Antípope Pablo VI, “Constitución apostólica” Pontificalis Romani , 18 de junio de 1968)

Desafortunadamente, en su post, Hunwicke no dice dónde exactamente Iglesia Novus Ordo realmente define el término Spiritus Principalis  como el Espíritu Santo, término que ciertamente no está definido en ningún documento oficial que acompañe la promulgación del nuevo rito. El P. Bernard Botte, OSB, creador principal del nuevo rito de ordenación, hizo publicar una breve explicación en el diario oficial del Vaticano Notitiae  (vol. 10, n. 12 [de diciembre 1974], pp. 410-411) , pero esto no fue hasta cinco años  después de que  el nuevo rito hubiera pasado a ser de uso obligatorio, y uno puede suponer que lo hizo precisamente porque había confusión sobre el significado de Spiritus Principalis y lo que significaba.

Sin embargo, incluso si aceptamos que el misterioso “Espíritu de gobierno” significa la Tercera Persona de la Santísima Trinidad, el problema sigue. Como explicamos el año pasado en nuestro post principal sobre la controversia:

incluso si alguien dijera que el término totalmente abstruso “ Spiritum principalem ” (“Espíritu gobernante”) es una clara referencia al Espíritu Santo, lo cierto es que no se dice [en la oración] lo que se supone que vaya a hacer el Espíritu Santo . Se le está pidiendo a Dios Padre que “derrame” el Espíritu Santo (o al menos el “Espíritu Gobernante”), ¿pero para qué? ¿Con qué finalidad? Eso no se nos dice.

( “Órdenes impías: 50 años de ordenaciones no válidas en la Iglesia Novus Ordo” , Novus Ordo Wire , 18 de junio de 2018; cursivas dadas).

Recordamos que en 1947 el Papa Pío XII declaró:

Por lo tanto, después de invocar la luz divina, Nosotros, de Nuestra Autoridad Apostólica y con conocimiento cierto declaramos, y en la medida en que sea necesario, decretamos y establecemos: que la única materia  de las Ordenes Sagradas del Diaconado, el Sacerdocio, y el episcopado es la imposición de manos; y que la única forma, son las palabras que determinan la aplicación de este asunto, que significan unívocamente los efectos sacramentales, es decir, el poder del orden y la gracia del Espíritu Santo , para que sean aceptados y utilizadas  por la Iglesia con  ese significado. s

(Papa Pío XII, Constitución Apostólica Sacramentum Ordinis , n. 4; subrayado agregado.)

Por lo tanto, incluso si admitimos que la forma del rito de ordenación episcopal de 1968 se refiere al Espíritu Santo cuando invoca al “Espíritu Gobernante”, esa oración no indica en modo alguno lo que se supone que vaya a realizar el Espíritu Gobernante en el hombre ordenado. En otras palabras, la oración de ordenación no significa , como lo exige Pío XII, que “signifique de manera unívoca los efectos sacramentales” (la palabra “unívocamente” significa “sin ambigüedad”, “que tiene un solo significado”). El simple hecho de invocar el Espíritu Santo sobre alguien obviamente no equivale a una ordenación Iara el episcopado, ya que la Tercera Persona de la Trinidad también se invoca, por ejemplo, en el rito de ordenación para los diáconos.

Así pues, el primer post de Hunwicke en su serie de tres partes sobre las Órdenes Sagradas resulta bastante inane.    Concluye diciendo: “Continuará con  dos artículos  más. No habilitaré los comentarios hasta que haya terminado ”. Desde el 16 de enero, más de una semana después de que se publicara su última entrega, los comentarios aún están deshabilitados.

Continuará en Ia parte 2 

De Novus Ordo Watch

2 replies »

  1. ¿Cuál fue la necesidad de cambiar el rito de ordenación sacerdotal,según G.Montini, y sus teólogos?.Agradesco a quién lo sepa la repuesta.

    Me gusta

  2. Una de las respuestas posibles, se encuentran en el plan de los iluminati de las tres guerras mundiales. El fin último de la hermandad masónica, cuyo dios es lucifer, el diablo, la hydra o serpiente, era dejar a la cristiandad sin rumbo. La única forma posible era planificar en detalle esas guerras, como hicieron, y necesitaban eliminar tres obstáculos, que estaban en Alemania, Japón, e Italia, más la bomba atómica, establecido un estado Rotshchild, cuya marca de la bestia, es la estrella de satana, o moloc renfhan, de seis puntas, el precio que le cobraron por ayudar al Reino Unido a ganar la guerra, era Palestina, según el convertido a católico, Benjamin Harrison Freedman (1890-1984), Discurso pronunciado en el año: 1961, en el hotel, Hotel Willard, más las otras organizaciones mundialistas, de lucifer,, lo que les quedaba, era colocar la cabeza del papa. para lograr ese Concilio. el Vaticano II. Sí veo un error, de Novus Ordo Watch, el considerar, o decir la apostacía fue producida por charlatanes. Es demasiado serio lo ocurrido, y son milllones de víctimas, muchas, y la mayoría católicos y cristianos, más sus bienes, las producidas desde el siglo pasado, a la fecha. El Padre Malachi Martín, confirmó, que fue un plan que les llevó cuatrocientos años, aproximadamente : 1600. Uno de la secta de los iluminati identificado por el Padre Luigi Villa fue Lord Palmerston. cuyos principios eran estos: Nuestro problema no es enfrentarlos (a nuestros enemigos) sino hacer que se enfrenten entre ellos. Lord Palmerston- Primer ministro del parlamento Ingles. 1848.

    Albert Pike, gran maestre de la corte, lucifer, fue el encargado de organizar, todo el plan mundial, con Mazzini. Fue, Grado 33 del Rito Escocés de Antiguos y Aceptados Masones. el Primer Consejo Supremo, que se encarga de erigir al Jefe Supremo de la Masonería, fue creado por judíos. Desde 1801, el Jefe Supremo vive en la ciudad de Charleston, Estados Unidos. Para 1889, este jefe era Albert Pike. A partir de ese año, Pike va a tomar los siguientes títulos:

    “Muy Poderoso Soberano Comendador, Gran Maestre del Supremo Consejo del Charleston, Primer Consejo Supremo del Globo; Gran Maestre Conservador del Palladium Sagrado, Soberano Pontífice de la Masonería Universal”.

    “Así, pues, formulamos nuestra divisa por las iniciales D:. M:. I:., y la explicamos esotéricamente por Destrucción, Materialización, Imposición. En otros términos, hay que imponer por el trabajo masónico la destrucción de todo cuanto no afecta la Materialización.

    Los tres puntos que siguen a cada una de las letras, significan que el trabajo masónico de Destrucción, Materialización e Imposición es triple”.

    Para que quede más claro: se debe

    DESTRUIR a: 1) la Superstición, 2) la Tiranía Política, y 3) el Antimasonismo.

    Se debe MATERIALIZAR: 1) la Conciencia, 2) el Estado, y 3) la Enseñanza.

    Se deben IMPONER estas cosas a: 1) la Familia, 2) la Nación, y 3) a la Humanidad.

    “¿Existe un diablo? Los sacerdotes dicen que sí: nosotros afirmamos que no.

    http://ciriaco-cuitinio-vuelve.blogspot.com/2010/08/albert-pike-luciferino-grado-33-y.html

    La masonería, ese es el enemigo. S.S. san León XIIII.El Papa católico Apostólico romano, que reinó la Iglesia desde 1958 a 1989 fue Gregorio XVII. Gracias a la Iglesia fiel al Señor, a su Madre la siempre Virgen María santísima, a los santos Apóstoles, especialmente san Mateo el más combatido y blasfemado, como a Nuestro Señor, por la hermandad deicida, y a todos sus santos.

    Me gusta