ALL POSTS

¡NO SON OBISPOS! RESPUESTA AL REV. JOHN HUMWICKE SOBRE LAS CONSAGRACIONES EPISCOPALES DEL NOVUS ORDO. 2ª PARTE


El regalo de “san” Pablo VI que sigue funcionando…o no. 

Realmente no son obispos: una respuesta al “P.” John Hunwicke sobre las consagraciones episcopales del Novus Ordo.

PARTE 2

A500B34E-2267-4F1D-9BBC-C4969165240C

(continuado de la Parte 1 …)

Respuesta a “¿Son realmente obispos? (2) ”:
Invalidez + Invalidez = Validez?

En su segundo post , el reverendo Hunwicke argumenta, sin proporcionar una sols pizca de evidencia, que la fórmula de ordenación episcopal promulgada por Pablo VI en 1968 “fue utilizada durante siglos por las comunidades orientales en comunión con Roma”. En otras palabras, el “Papa” Pablo simplemente estaba proponiendo para el rito romano lo que los ritos orientales habían estado usando desde hace tiempo en algún momento u otro.

Aunque nuestro ex blogger anglicano aparentemente no ve la necesidad de documentar esta afirmación, ¿ Hunwicke locutus  est, causa finita est? – no es de ninguna manera un argumento nuevo y, de hecho, fue presentado por el mismo Pablo VI. Para responderla, simplemente remitimos al lector al extenso artículo de Anthony Cekada en su artículo original, “Absolutamente nulo y absolutamente vano: el rito de la consagración episcopal de 1968” (2006) , especialmente la Sección IV (páginas 4-7). Si el “Padre” Hunwicke tiene alguna prueba para refutar lo que se presenta allí, debe dar la documentación.

A continuación, Hunwicke presenta un argumento sorprendente que debe citarse en detalle. El escribe:

Pío XII (1947) estableció que la Forma  en el (entonces) Romano Pontificio para la consagración de un Obispo era Comple in sacerdote tuo ministerii tui summam, etc.

(1) ¿Estás bastante seguro, oh sedevacantista, de que esto es lo suficientemente explícito? Si hubiera puesto bajo la manga (no estoy diciendo que lo haga), un ejemplo de un papa medieval que, siendo ya obispo, lo usara cuando fue ascendido a la Sede de Pedro, ¿podría usted concluir que automáticamente fuese demasiado vago para significar el episcopado? ¿Si no fuera así, por qué no?

(2) Y si tengo en la manga los primeros manuscritos de esta oración (no estoy diciendo que lo haga) en las que se  lea misterii en  lugar de ministerii,  ¿esta variante será lo suficientemente explícita para usted? Si no , ¿admitiría que muchos obispos medievales, consagrados con el uso de esta forma, no fueron consagrados válidamente, incluyendo casi con seguridad muchos papas? ¿Si no, por qué no?

(3) Y si tengo bajo la manga (no estoy diciendo que lo haga) un rito medieval de ordenación presbiteral en el que  se usase esa misma fórma para ordenar a un mero sacerdote, ¿seguiría siendo lo suficientemente consistente como para adelantar el argumento de que las palabras, ya que se usaron en un contexto distinto de la consagración episcopal, ¿no significaron unívocamente el episcopado? ¿Y que por lo tanto la mayoría, si no todos, los obispos medievales y posteriores occidentales no fueron válidamente ordenados? ¿Si no, por qué no?

Tenga cuidado al responder estas preguntas: tengo mangas muy anchas. 

No tenemos dudas de que el Sr. Hunwicke tiene algunos trucos más bajo la manga, pero los trucos, trucos son.

Para responder a sus preguntas:

(1) Sí, estamos bastante seguros de que lo que el Papa Pío XII decretó como la forma de consagración episcopal cumple con los requisitos de validez que presentó en el mismo documento, a saber, que los efectos del Sacramento, el poder del orden y la gracia del Espíritu Santo – deben  ser significados de manera inequívoca. Las palabras de la forma esencial fueron definidas por el papa Pío así : “Comple in Sacerdote tuo ministerii tui summam, et ornamentis totius glorificationis instructum coelestis unguenti rore sanctifica” – traducción: “Cumple en tu sacerdote la plenitud de tu ministerio y vistiéndolo con todos los ornamentos de la glorificación espiritual, santifícalo con el rocío de  la unción celestial ”( Sacramentum Ordinis , n. 5). Como el El p. Cekada explica:

Esta forma significa de manera unívoca los efectos sacramentales de la siguiente manera:
(1) “La plenitud de tu ministerio”, “vestiduras de toda la gloria” = poder de la Orden del episcopado.
(2) “El rocío de la unción celestial” = gracia del Espíritu Santo.

( “Absolutamente nulo y absolutamente vano” , sección II.F, p. 4)

Estas palabras “determinan la aplicación de” la imposición de manos y “significan unívocamente los efectos sacramentales” y son “aceptadas y utilizadas por la Iglesia en ese sentido”, según el Papa Pío XII.

Fin de la historia.

(2) Sí, la variante sería lo suficientemente explícita, ya sea mysterii o ministerii, y en la historia de la Iglesia se han utilizado ambas en algún momento (al parecer, los Pontificales  usaban  ministerii , mientras que los Sacramentarios usaban mysterii ). ¿Pero por qué el término  mysterii no debería ser lo suficientemente explícito? La oración de la ordenación diría entonces: “Perfecciona en tu sacerdote la plenitud de tu misterio y, vistiéndolo con todos los ornamentos de la glorificación espiritual, santifícalo con la unción celestial”. Esto todavía significa inequívocamente los efectos sacramentales del orden episcopal y la gracia del Espíritu Santo.

Al comentar la diferencia entre mysterii y ministerii , el liturgista del Novus Ordo Pierre Jounel señala que estas “variantes [se deben] simplemente a la negligencia de los copistas” (“Ordenaciones”, en AG Martimort, editor. La Iglesia en la Oración III: Los Sacramentos [Collegeville, MN: The Liturgical Press, 1987] p. 153). El error de copia probablemente pasó desapercibido por la sencilla razón de que misterio también tiene sentido en la oración, ya que mysterium es simplemente otra palabra para sacramento . En este punto, la Enciclopedia Católica  afirma que “donde los latinos usan el sacramentum los griegos usan misterion  (misterio)”.

Este argumento,  entonces, también falla.

(3) Con respecto al tercer punto de Hunwicke, estamos bastante seguros de que la fórmula “Cumple en su sacerdote la plenitud de su ministerio …” nunca se usó válidamente para ordenar un diácono al sacerdocio. Si nuestro blogger en inglés tiene un manuscrito medieval bajo la manga presbiteriana que dice lo contrario, sería prudente cuestionar la autenticidad o, al menos, la función del manuscrito.

Es realmente una forma extraña de argumentación la que Hunwicke hace en su segunda entrega. Esencialmente, está tratando de prevalecer en este debate usando la falacia de tu quoque , [falacia que pretende descalificar la argumento del oponente al afirmar que el oponente no actuó de manera consistente de acuerdo con su (s) conclusión (es)], que se añade a la supuesta contradicción del Papa Pío XII. Si su argumentación fuera válida,  habría tenido éxito  no en probar que las ordenaciones del Novus Ordo son válidas, sino en probar que las ordenaciones católicas tradicionales tampoco son válidas, o que el Papa Pío XII cometió un error al emitir su definición en Sacramentum Ordinis .

Tenemos noticias para el ex anglicano: la invalidez más la invalidez no es igual a validez. Una fórmula de ordenación ambigua no se vuelve menos ambigua al argumentar que otras fórmulas de ordenación también son ambiguas.

En resumen: es enseñanza definitiva (y posiblemente infalible) del Papa Pío XII que “la forma debe expresarse en palabras que expresen la gracia que significa cada sacramento u ordenación” (Rev. Francisco  Solá, Sacrae Theologiae Summa IVB). : Sobre las órdenes sagradas y el matrimonio , n. 95). El enigmático llamamiento de Pablo VI al “Espíritu Gobernante” ( ver Parte 1 ) por algún propósito no especificado simplemente no hace eso.

Se concluirá en la parte 3.

De Novus Ordo Watch