ALL POSTS

¿PAPA O TRADICIÓN? RESPUESTA A LA FSSPX


[El falso dilema que `los lefebvristas han expandido por todo el cuerpo católico ¿Papa o Tradición?, se responde diciendo que Papa y Tradición. Toda vez que el Papa es el mejor garante de la Tradición y la Tradición ha sido enseñada y aun creada por los papas que han existido. Si un supuesto papa se apartare de la Fe católica y la enseñanza Moral es un claro indicio de que nunca lo fue. Su elección ha sido inválida, precisamente por haberse apartado antes de ser elegido. Pero si esto no hubiera sido así, se ha apartado no en el ejercicio de su cargo sino como “hombre particular” u “hombre privado” y ha caído en Ia herejía. Entonces , ipso facto, como dice Belarmino, queda depuesto de su cargo y pertenece a la Iglesia, tomar las medidas para deponerlo legalmente ]

Los superiores lefebvristas engañan de nuevo a las almas…

¿Es mejor equivocarse con el papa o estar con la Tradición contra él?

E1711002-F09A-4DD8-966B-0E7F0E0EF50D

Respuesta a un artículo reciente de la SSPX

El 10 de marzo, el sitio web oficial de noticias y comunicaciones de la Sociedad de San Pío X (SSPX), fundado por el Arzb. Marcel Lefebvre, en 1970, publicó un breve artículo titulado: “¿Es preferible equivocarse con el Papa o estar con la tradición en contra de él?” Los argumentos que han ofrecido en apoyo de su posición no es más que un desastre teológico .

Sigamos adelante y analicemos su pequeña pieza de propaganda:

Esta es una objeción que a menudo se hace a la “Tradición”: un católico debe estar en completa unión con el Papa. Debe preferir equivocarse con él antes que estar en contra de él. ¡Y lo que es más será juzgado por su apego al Papa antes que ser juzgado por su adhesión a la verdad! ¿Cómo respondemos a esto?

Esta objeción podría apelar a la autoridad de San Ambrosio: “ Ubi Petrus, ibi Ecclesia ; donde está Pedro, también está la Iglesia “. O de San Cipriano:” Hay un solo Dios, un Cristo, una Iglesia y una Sede fundada sobre Pedro “. De hecho, es esencial para la Iglesia ser dirigidos por El papa, el vicario de cristo. Incluso podríamos citar las palabras de Cristo mismo:

Y te digo que tú eres Pedro; y sobre esta roca edificaré Mi Iglesia, y las puertas del Infierno no prevalecerán contra ella. Yo te daré las llaves del reino de los cielos. Y todo lo que atares en la tierra, será atado también en el cielo; y todo lo que desatares en la tierra, será desatado también en el cielo “(Mt. 16: 18-19).

Pero, ¿no fue también al mismo San Pedro a quien Nuestro Señor dijo: “Retírate de mí, Satanás” (Marcos 8:33), palabras que sólo había dirigido al diablo mismo? ¿No fue San Pedro quien negó a su Maestro tres veces? El propósito de estos comentarios no es disminuir la dignidad del sucesor de Pedro, sino recordar que tiene un cargo que es ciertamente de una dignidad incomparable, pero que, como todo cargo, tiene sus derechos y deberes.

( “¿Es preferible equivocarse con el Papa o estar bien con la tradición en contra de él?”FSSPX.news , 10 de marzo de 2019 ;letra en negrita y cursiva).

En principio, notamos que la SSPX usa términos  favorables a la herejía en su tendenciosa descripción del cargo papal. El fragmento anterior dice que “es de hecho esencial para la Iglesia ser dirigidos por el Papa” (cursiva agregada). ¿Dirigidos? Hay mucho más en el papado que mera dirección. De hecho, la idea de que la función esencial del Papado es meramente de dirección , en lugar de jurisdicción , ha sido condenada solemnemente como doctrina herética de “primacía del honor”:

De este texto [Mt 16:18] está claro que por la voluntad y el mandato de Dios, la Iglesia descansa sobre San Pedro, así como un edificio descansa sobre sus cimientos. Ahora bien, la naturaleza adecuada de una fundación es ser un fundamento de cohesión para las diversas partes del edificio. Debe ser la condición necesaria de estabilidad y resistencia. Retíra este fundamento y caerá todo el edificio. Por consiguiente, el cargo de San Pedro es sustentar la Iglesia y protegerla con toda su fuerza y ​​unidad indestructible. ¿Cómo podría cumplir con este cargo sin el poder de mandar, prohibir y juzgar, que se denomina propiamente jurisdicción ? Sópor este poder de jurisdicción las naciones y las comunidades se mantienen unidas. Una primacía del honor y el tenue derecho de dar consejos y amonestaciones, que se llama dirección , nunca podrían asegurar en ninguna sociedad con la unidad y el poder. Las palabras y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella, proclaman y establecen la autoridad de la que hablamos. “¿A qué se refiere esa frase ?” (Escribe Orígenes). “¿Se refiere a Ia Roca sobre la cual Cristo edifica la Iglesia o se refiere a la Iglesia? En realidad, la expresión es ambigua, como si la Roca y la Iglesia fueran una y la misma. Ciertamente pienso que esto es así, y que ni contra la roca sobre la cual Cristo edifica Su Iglesia ni contra la Iglesia prevalecerán las puertas del Infierno ”(Orígenes, Comentario en Mat. , Tom. Xii., N. Ii).

El significado de esta expresión divina es que, a pesar de las artimañas e intrigas que llevan a cabo contra la Iglesia, nunca sucederá que la iglesia comprometida con el cuidado de Pedro sucumbirá o, de algún modo, fracasará . “Pues la Iglesia, edificio de Cristo que ha sido construido sabiamente ‘Casa sobre una roca’, no puede ser vencida  por las puertas del Infierno, que pofrían prevalecer sobre cualquier hombre que esté fuera de la roca y fuera de la Iglesia, pero son impotentes contra ella ”( Ibid. ). Por tanto, Dios dio a su iglesia a Pedro para que la pudiera proteger con seguridad con su poder invencible. A él, invistió por lo tanto, con la autoridad necesaria; ya que el derecho a gobernar es absolutamente necesario para quien tiene que proteger a la sociedad humana de manera real y efectiva …

(Papa León XIII,  Encíclica Satis Cognitum , n. 12; subrayado agregado.)

Psra alguien que hablara así, el Romano Pontífice tiene solo el oficio de inspección o dirección, pero no el pleno y supremo poder de jurisdicción sobre la Iglesia universal , no sólo en lo que se refiere a la fe y a la moral, sino también en lo que se refiere a la disciplina y el gobierno de la Iglesia para que se extendiera por todo el mundo; o, que posee solo dio este poder en cuanto a las cosas  más importantes, sino  con la plenitud más completa de este poder supremo; y quien niegue que este poder suyo no es ordinario e inmediato,    o no es  sobre las iglesias en conjunto e individualmente, o no es sobre los pastores y los fieles en conjunto e individualmente: sea anatema.

(Primer Concilio Vaticano, Constitución Dogmática Pastor Aeternus , Capítulo 3; Denz. 1831 ; subrayado agregado.)

Ah, sí, de la Tradición, si se habla eufemísticamente diciendo que es la única y verdadera Fe Católica Romana, es una espada de dos filos.

Todas las protestas verbales en contra, afirmando que el  prinado es una mera primacía de honor es exactamente lo que la SSPX concede al Papa. El reclamante papal del Novus Ordo en Roma obtiene una buena imagen en las sacristías  de la SSPX, en las oraciones públicas y se le “reconoce”  un poco de labios para afuera, pero la verdadera sumisión no se encuentra en Ia FSSPX  en ninguna parte.

Los lefebvristas, de facto se  consideran sí mismos, el árbitro final de todas las cosas católicas. En efecto, todos creen que la Santa Sede debe someterse a la FSSPX, y no al revés, porque la FSSPX ” significa Tradición”, según dicen, mientras que (la entidad modernista que consideran que es) la Santa Sede se ha extraviado y ha desertado de la Fe. El hecho de que una idea semejante esté en conflicto con la tradición católica no parece molestarles lo más mínimo, ya que parece que no les importa o no saben lo que la Iglesia católica “siempre ha enseñado”, por usar una de sus frases favoritas,  que el papado y la necesidad de estar en unión con la Sede romana es el criterio último para la ortodoxia católica:

La unión con la Sede romana de Pedro es … siempre el criterio público de un católico … ‘No se debe considerar que sostienen la verdadera fe católica si no enseñan que la fe de Roma debe mantenerse’ ”(León XIII,  Satis Cognitum , n. 13).

Pero, ¿nuestro Señor no llamó a San Pedro “Satanás” (ver Mc 8:33; Mt 16:23), como lo dice la SSPX arriba, y Simón Pedro no negó a Su Señor tres veces? Sí, de hecho, esto es cierto. Sin embargo, ambas cosas tuvieron lugar antes de que San Pedro se convirtiera en el Papa de la Iglesia Católica. San Roberto Belarmino, el doctor del papado, señaló:

Cuando San Pedro negó a Cristo, aún no había comenzado a ser el Sumo Pontífice , porque es cierto que Cristo le entregó el gobierno eclesiástico en el último capítulo de Juan, ya que el Señor le dijo después de la resurrección: “Simón , hijo de Juan, apacienta a mis ovejas “. Por lo tanto, esa negación de Pedro no puede ser contada entre los errores de los romanos pontífices. Además, agrego que Pedro negó a Cristo con palabras, pero no verdaderamente en su corazón: por lo tanto, Pedro no rechazó la confesión de fe, ni la fe misma, como mostramos anteriormente.

(St. Robert Bellarmine,  Sobre el Romano Pontífice , volumen 2 , traducción de Ryan Grant [Mediatrix Press, 2016], Libro IV, Capítulo 8, pág. 175; subrayado agregado. Una edición en un solo volumen de toda la obra ahora también está disponible.)

El Concilio Vaticano I enseñó lo mismo:

Y solo en Simón Pedro, Jesús, después de su resurrección, confirió la jurisdicción del más alto pastor y rector a todo su redil, diciendo: “Apacienta  a mis corderos’, ‘Apacienta a mis ovejas’ [Jn 21: 15ff. ] ”( Pastor Aeternus , Capítulo 1; Denz. 1822 ; subrayado agregado).

El tradicional comentario católico de Haydock sobre Mateo 16:23 también es esclarecedor. ¿Por qué la FSSPX no cita estas cosas?

Volviendo ahora a la pieza propagandística  de la FSSPX:

Como explicó el Concilio Vaticano Primero, “el Espíritu Santo fue prometido a los sucesores de Pedro no para que pudieran, por Su revelación, dar a conocer alguna nueva doctrina, sino que, con Su ayuda, pudieran custodiar religiosamente y exponer fielmente la revelación”. o depósito de la Fe transmitida por los apóstoles ”(Constitución Pastor Aeternus , Capítulo 4). El poder del soberano pontífice está así regulado por la Revelación, y las palabras que San Pablo se aplicó a sí mismo también pueden aplicarse a él: “Pero aunque nosotros, o un ángel del cielo, predicáramos  un evangelio diferente del que hemos predicado. a ti, sea anatema ”(Gál. 1: 8).

En este párrafo vemos a los lefebvristas perpetuar y propagar un grave error dobre el significado de este pasaje del Capítulo 4 de la  Pastor Aeternus . Una y otra vez, ellos y aquéllos que repiten su argumentación afirman que este pasaje regula o condiciona el Magisterio del Papa de manera normativa . En otras palabras, están diciendo que el concilio enseña que el Papa no debe enseñar nada en desacuerdo con la Revelación Divina, pero que, sin embargo, puede muy bien hacerlo.

La verdad es, como hemos señalado anteriormente en este sitio web, que el Vaticano I está enseñando que el Papa no puede hacerlo, precisamente porque no se le dio el Espíritu Santo para la difusión de la herejía sino para la difusión de la verdad. revelada  por Dios. En otras palabras, el pasaje en cuestión no es normativo sino descriptivo .

El contexto dado en el Capítulo 4 de la Pastor Aeternus establece las prerrogativas y la singularidad del Papado, protegido por el Espíritu Santo. ¿Qué clase de protección divina proporcionaría el Espíritu Santo si el Papa meramente “no debe” inventar nuevas doctrinas pero, sin embargo, es muy capaz de hacerlo? ¿No sería eso también cierto para el empleado de su tienda de comestibles local y el malhumorado conductor de autobús en su viaje matutino? ¿Significa que “no debe” inventar  un nuevo evangelio, pero es capaz de hacer precisamente eso?

Es evidente, por lo tanto, que el Vaticano I enseña, no que el Papa no debe enseñar una nueva (o falsa) doctrina, sino que en realidad no lo va ha hacer [por Ia protecciōn divina . Ese es el significado de la asistencia especial del Espíritu Santo al Papa. Por lo tanto, podemos decir que la doctrina del Concilio acerca de la asistencia del Espíritu Santo al Papa es descriptivadescribe una verdad sobre el Papado, y no meramente normativa , o sea que establece una norma que se espera que el Papa siga. El Espíritu Santo actúa a priori : antes de que el Papa haga algo, le  impide enseñar o legislar errores graves como la herejía, no a posteriori , con ayuda de la SSPX (o de cualquier otra persona) que  corrija su magisterio después de hecho.

El artículo  lefebvrista  continúa extrayendo una conclusión falsa del error recién enunciado, :

La sumisión al papa, por lo tanto, está condicionada por la obediencia a la Revelación, de la cual él es el sirviente y el protector. Pero la historia de la Iglesia muestra que, fuera del caso de un ejercicio infalible del Magisterio, cuyas condiciones fueron establecidas por este mismo Concilio, un Papa puede desviarse de la verdad o del camino correcto, aunque esto siempre ha sido raro. En este caso, los fieles pueden, y deben, obedecer a Dios en lugar de a los hombres. Tomemos el ejemplo de San Pablo: “Pero cuando Cefas (San Pedro) vino a Antioquía, le reprendí en la cara porque debía  culpabilixarlo” (Gálatas 2:11). También está San Atanasio, quien fue excomulgado por el Papa Liberio. Y el Papa Juan XII [ sic ], quien predicó una falsa doctrina sobre la visión beatífica en una iglesia en Aviñón.

Que nadie diga que los lefebvristas no reciclan: al menos en lo que respecta a los falsos argumentos teológicos ya  largamente refutados, usan los mismos una y otra vez. ¡Impresionante!

Con respecto al caso de San Pablo reprendiendo a San Pedro en Antioquía, vea nuestra poderosa refutación aquí , que muestra cómo la Iglesia siempre ha entendido el incidente.

Con respecto al caso de Papa Liberio y San Atanasio, podemos dejar hablar al Papa Pío IX:

“… los arrianos acusaron falsamente a Liberio, también nuestro predecesor, ante el emperador Constantino, porque Liberio se negó a condenar a San Atanasio, obispo de Alejandría, y se negó a apoyar su herejía ”( Encyclical Quartus Supra , n. 16). Para aquellos interesados ​​en un análisis elaborado de la controversia, consulte “La supuesta caída del Papa Liberio” aquí .

Y con respecto al caso del “Papa Juan XII” (se referían al Papa Juan XXII), ese es otro viejo tópico que ya hemos refutado preliminarmente aquí , y ahora tenemos en preparación un estudio más elaborado para su publicación en este blog.

La propaganda de la SSPX luego continúa:

Según el objetor, sería mejor haberse adherido al arrianismo moderado con Liberio que haberse mantenido firme con San Atanasio. Haber creído con Juan XXII que las almas de los fieles difuntos tienen que esperar la resurrección antes de recibir la visión beatífica, en lugar de haber mantenido, con la inmensa mayoría de los doctores y teólogos, que esta recompensa ya se otorga a aquéllos que son dignos de comparecer ante Dios, una doctrina que fue definida por el sucesor de Juan XXII, el Beato Benedicto XII. O quizás hubiera,preferido judaizar con San Pedro en lugar de compartir la desaprobación de San Pablo.

¡Qué sofisma tan grande ! La verdad es que el Papa Liberio siempre se mantuvo ortodoxo y no estaba en desacuerdo con San Atanasio. El Papa Juan XXII había avanzado su error no como parte de su Magisterio sino como un teólogo privado, “solo para tratar de descubrir la verdad”, como dice Belarmino ( Sobre el Romano Pontífice , Libro IV, Capítulo 7), porque la doctrina aún no se había definido. De hecho, el Papa Juan había “ordenado severamente a los Cardenales y a otros, todos maestros de teología, que debían dar sinceramente su opinión, que la verdad podía ser descubierta”, como también lo atestigua Bellrmino en el mismo lugar. El “judaizar” de San Pedro es otro hombre de paja que enarbolan , ya que no se trataba de someterse al Papa, ni a sus enseñanzas ni a sus leyes, sino de (no) imitar la falta moral personal  de un Papa.

La publicación de SSPX propia de un teólogo diletante, termina con el siguiente párrafo:

De hecho, una oposición al Papa debe tener fundamentos muy serios y debe seguir reglas de prudencia muy particulares. Pero cuando dos enseñanzas son claramente opuestas, como se ve en la deriva de hoy comparada con los papas pasados, ¿cuál debe ser considerada correcta? El Commonitorium de San Vicente de Lérins responde: “¿Qué hará el cristiano católico si … algún nuevo contagio trata de vincular … a toda la Iglesia a la vez? En este caso, su mayor cuidado será aferrarse a la antigüedad que, obviamente, ya no puede ser seducido por ninguna novedad engañosa en absoluto ”(III, 1, 2).

¡Pero por supuesto! Para la gran final, mencionan a San Vicente de Lerins y lo citan de manera selectiva para distorsionar convenientemente su verdadera posición. Incluso si esta regla de San Vicente (llamada el “Canon vicenciano”) fuese presentada y aplicada correctamente por la FSSPX aquí, el argumento realmente no tiene mucho sentido: ¿por qué debería permitirse un católico contradecir a un Papa reinante para adherirse a un principio propuesto por san Vicente? Si se puede ignorar o resistir al Papa, ¿por qué no también a San Vicente?

Esto es lo que el Papa León XIII tuvo que decir sobre contradecir a un Papa reinante para “quedarse con el pasado”:

… [Es] dar prueba de una sumisión que dista mucho de ser sincera, establecer algún tipo de oposición entre un pontífice y otro. Aquéllos que, frente a dos directivas diferentes, rechazan la presente para aferrarse al pasado, no están dando prueba de obediencia a la autoridad que tiene el derecho y el deber de guiarlos; y de alguna manera se asemejan a quienes, al recibir una condena, desearían apelar a un Concilio futuro, o a un Papa que esté mejor informado.

(Papa León XIII, Carta Apostólica Epistola Tua )

En pocas palabras, la verdad sobre el canon vicentino es la siguiente:

  • San Vicente propuso su regla de adherirse a lo que siempre se ha creído y en todas partes sólo como un criterio para los casos que la Iglesia aún no hubiera resuelto a través de su Magisterio.
  • Por lo tanto, el Canon de San Vicente nunca puede ser usado contra el Magisterio.
  • Los herejes llamados viejos católicos que rechazaron el dogma de la infalibilidad papal en 1870 lo hicieron utilizando la misma falsa argumentación sobre el canon vicentino que la SSPX está usando hoy.

El verdadero sentido del canon vicentino se ha explicado por los pesos pesados ​​teológicos como el cardenal Johannes Franzelin y Mons. Gerard van noort. Toda la documentación y la argumentación sobre el tema se pueden encontrar en nuestra extensa publicación:

Una vez más, la SSPX recurre al sofisma teológico para defender su falsa posición “tradicionalista”, engañando a innumerables almas. En contraste, a los lectores de este sitio web no sólo se les da la doctrina ortodoxa sino también una amplia documentación y recursos para ver por sí mismos cuál es la verdadera enseñanza tradicional católica sobre este y muchos otros temas.

La Sociedad de San Pío X es un manicomio teológico. Las siguientes publicaciones muestran cuánto están en desacuerdo con el catolicismo romano tradicional como están  los Lefebvrists:

Otro buen ejemplo de la completa chatarra teológica que estos “tradicionalistas de la resistencia” publicaron es la reciente trampa propuesta por Christopher Ferrara y el “Padre” John Hunwicke, expuesto de manera hermosa aquí por Peter Chojnowski , quien solía estar en el campo teológico de Ferrara, pero ahora ve la luz.

La resistencia al Papa en asuntos de doctrina va en contra de Ia perenne doctrina católica. Los seguidores de la FSSPX  no son de ninguna manera los primeros que han tratado de justificar esto : la encíclica Quartus Supra de 1873 del Papa Pío IX es básicamente una refutación punto por  punto del lefebvrismo, por lo que simplemente podemos dejar que los verdaderos Papas hablen para refutarlos. Como el papa Pío XI, por ejemplo:

Por tanto,  que los fieles también estén en guardia contra la independencia sobrevalorada del juicio privado  y esa falsa autonomía de la razón humana. Porque  es bastante extraño para todos los que llevan el nombre cristiano  confiar en sus propios poderes mentales con tanto orgullo como para estar de acuerdo sólo con las cosas que él puede examinar en su fuero interno, e imaginar que la Iglesia, enviada por Dios para enseñar y guiar a todas las naciones, no está familiarizado con los asuntos y circunstancias actuales; o incluso que deben  obedecer sólo en aquellos asuntos que ella ha decretado por definición solemne como si sus otras decisiones pudieran considerarse falsas o que presentaran motivos insuficientes para la verdad y la honestidad . Muy por el contrario, una característica de todos los verdaderos seguidores de Cristo, sin restricciones, es  dejarse guiar y conducir en todas las cosas que afectan a la Fe o la moral de la Santa Iglesia de Dios por medio de su Pastor Supremo, el Romano Pontífice, quien es guiado por Jesucristo nuestro Señor .

(Papa Pío XI,  encíclica  Casti Connubii , n. 104; subrayado agregado.)

Para resumir: La respuesta a la cuestión ¿Es mejor equivocarse acerca de la Tradición  con el Papa o tener razón con la Tradición  pero sin él?”, es que simplemente no se ha presentado nunca . En palabras del Papa Pío IX, dicho de manera extraoficial mientras el Primer Concilio Vaticano estaba en sesión: “¡Yo Soy la tradición!” (John W. O’Malley, Vaticano I: El Concilio y la Creación de la Iglesia Ultramontana , pág. 212; negrita añadida).
De Novus Ordo Watch

U

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s