ALL POSTS

NUESTRA SEÑORA DEL BUEN SUCESO : SUS PROFECÍAS Y LA HORA ACTUAL


 

9086F4B1-AADC-4C9E-84C9-769FF9FDB741

La Iglesia sufrirá en esta ocasión -la noche oscura de la falta de un Prelado y Padre que vele por ellos con amor paternal, dulzura, fortaleza, discernimiento y prudencia. Pero llegará la hora cuando, de una manera sorprendente, arrojaré de su trono al orgulloso y maldito Satanás, aplastaré su cabeza bajo mis pies y será encadenado en las profundidades del infierno.”(Nuestra Señora del Buen Suceso, 2 de febrero 1634).

La noche oscura es un eclipse causado por aquéllos que la ocupan y usurpan el Trono de Pedro haciendo Ia obra de Satanás.

No se puede hablar de una crisis de la Iglesia que la afee y la  haga irreconocible por su suciedad, porque la Esposa de Cristo conserva – aunque sea en un puñado de fieles sin Pastor y sin templos-  impoluta su belleza y fidelidad a su divino Esposo como nos lo asegura el dogma de su indefectibilidad, que es Ia conservación perenne  en su ser hasta el fin de los tiempos.

Asi nos lo asegura S.S. Pío XII :

Y, ciertamente, esta piadosa Madre brilla sin mancha alguna en los sacramentos, con los que engendra y alimenta a sus hijos; en la fe, que en todo tiempo conserva incontaminada; en las santísimas leyes, con que a todos manda, y en los consejos evangélicos, con que amonesta; y, finalmente, en los celestiales dones y carismas con los que, inagotable en su fecundidad[46], da a luz incontables ejércitos de mártires, vírgenes y confesores. Y no se le puede imputar a ella si algunos de sus miembros yacen postrados, enfermos o heridos, en cuyo nombre pide ella a Dios todos los días: Perdónanos nuestras deudas, y a cuyo cuidado espiritual se aplica sin descanso con ánimo maternal y esforzado
(Papa Pío XII, Encyclica Mystici Corporis, n. 66; negrita agregada.)

Asimismo, el Papa Pío XI había enseñado:

Durante el transcurso de los siglos, la Esposa mística de Cristo nunca ha sido machada  ni podrá ser contaminada en el futuro, como lo demuestra Cipriano: “La Esposa de Cristo no puede ser infiel a su Esposo: es hermosa y modesta. Ella guarda la santidad de la cámara nupcial con castidad y modestia “.
(Papa Pío XI, Encíclica Mortalium Animos , n. 10)

c

 

1 reply »

  1. Tampoco es casualidad, que los historiadores hispanoamericanos, en base a pruebas, certificadas, hayan iniciado una verdadera y cierta revisión histórica. Porque la que siempre enseñaron, es muy, diferente a lo ocurrido, Inclusive llegando a justificar, que nuestra realidad actual, es un producto, o el resultado de haber sido países Católicos Apostólicos, romanos. En cambio, ellos, los protestantes, anglicanos, luteranos, anapbautistas, calvinistas, son superiores, y por eso están justificadas, todas sus aberraciones, siempre que la historia sea contada, por los invasores. Hablar de la siempre Virgen María, es ser considerados idólatras, cuando ellos tienen imagenes de la ascención de su reina Victoria. Un cristianismo, muy raro y bastante pervertido. o subvertido. La leyenda negra, otro invento de las usinas masónicas, luego, cuando España pierde o debe entregar, Filipinas, y sus soldados fieles, quedaron defendiendo hasta el último momento, y en condiciones terribles, y no claudicaron, un sin fin de la verdadera, historia, que seguramente pocos conocemos. La independencia, es considerada por revisionistas, y por documentos que así lo certifican, como la segunda invasión, inglesa.

    LA VERDAD OCULTADA.LOS CONVERSOS Y LA INDEPENDENCIA

    22 de febrero de 2019 – La entrevista al Historiador revisionista, investigador y escritor Prof. Federico Rivanera Carlés. Autor de variadas publicaciones, se centra en su última publicación: “La verdad ocultada: Conversos en la independencia de Hispanoamérica” donde plantea el rol de los conversos durante la conquista de América y las independencias. Los negociados, la corrupción, la venta de títulos de nobleza, los héroes y los oportunistas, las logias masónicas y los marranos ocultos.

    http://www.catolicosalerta.com.ar/2019nuestra-argentina/los-conversos-y-la-independencia.html

    Me gusta