ALL POSTS

LA REFORMA DEL CALENDARIO LITÚRGICO POR RONCALLI / JUAN XXIII


9F0C47DB-3C84-4B38-9BE9-C2EEEFC3AF92

Cómo el Misal de 1962 reformó el calendario.

Dra. Carol Byrne,
Gran Bretaña

La evidencia histórica muestra que los cambios hechos por el Papa Juan XXIII al Calendario Romano General en 1960 (1) fueron una continuación y extensión del trabajo de la Comisión establecida por Pío XII. El esquema para la reforma del Calendario ya había sido redactado en 1951 por dos de sus miembros: el p. Löw bajo la supervisión del p. Antonelli. (2)

 

calendario de octubre santos

Calendario de los santos – 15 de octubre.

A instancias del p. Bea (también miembro de la Comisión de Pío XII), el mismo esquema se envió a los miembros y consultores de la Comisión Preparatoria de la Liturgia del Vaticano II (3), de la que Juan XXIII nombró secretario al P.  Bugnini en 1960.

Podemos concluir, por lo tanto, que Bugnini se colocó en esta posición influyente específicamente para coordinar el trabajo en equipo en la causa revolucionaria de la reestructuración de la liturgia romana. Además, fue aclamado como el guía espiritual que organizó la agenda de la Comisión Litúrgica Preparatoria y la dirigió en una dirección progresista. (4)

Al ser la mayoría de los miembros de la Comisión de 1960 partidarios de la revolución litúrgica en distintos grados, eran adversarios formidables de la Tradición (5), por lo que esta reforma del Calendario lleva el sello de manipulación de un grupo de “interesado” que estaba en el proceso de lograr su objetivo a largo plazo de destruir las antiguas tradiciones de la Iglesia.

El espacio no permite un tratamiento completo de los detalles y el alcance de la reforma del calendario de 1960, tal como  se incorporó al Misal de 1962. Aquí solo consideraremos su característica más destacada: la eliminación de los días festivos seleccionados del Año Litúrgico.

Tratar de establecer un equilibrio, con la debida proporcionalidad, entre el Ciclo Temporal (fiestas de Nuestro Señor, los domingos y Ferias) y el Ciclo Sanctoral (el Propio de los Santos) es una cosa; Sin embargo, la reforma de Juan XXIII es otra. No fue más que la última manifestación de la creencia de los reformistas en lo que llamaron “simplificación” del Rito Romano, pero que podría denominarse más apropiadamente “eliminación litúrgica” de aquellos elementos del Rito que ellos personalmente rechazaban.

Aquí está nuestro primer ejemplo.

Abolición de la fiesta de la Cátedra de San Pedro en Roma

Desde el siglo IV hasta 1960, la fiesta de la Cátedra de San Pedro se celebra dos veces al año, bajo diferentes títulos: la Cátedra de San Pedro en Roma (18 de enero) ( 6) y la Cátedra de San Pedro en Antioquía (22 de febrero). Las dos fiestas se incluyeron en el calendario tridentino, aunque ambas precedieron al Concilio de Trento por muchos siglos.

 

silla de peter

Un símbolo poderoso: la silla de Pedro sobre el altar en la Basílica de San Pedro, Roma

De esta manera, la Iglesia reconoció en su liturgia la importancia de la sede del Ministerio Petrino, simbolizada por un Cabeza, en ambos lugares geográficos donde San Pedro sirvió como Obispo. Pero como la fiesta del 18 de enero de la Cátedra de San Pedro es la de la fundación de la Sede de Roma, da un testimonio litúrgico apropiado de la primacía del honor y la jurisdicción atribuida al Obispo de Roma.

En 1960, sin embargo, el papa Juan XXIII la abolió. En cuanto a su contraparte en febrero, la fiesta se salvó, pero su título se modificó para excluir cualquier referencia a Antioquía: se le cambió el nombre a “Cátedra de San Pedro Apóstol”.

Ni Roma ni Antioquía

No sólo el Misal de 1962 tiene un agujero enorme donde debería ser una fiesta de gran importancia, sino que además el Calendario reformado carece de un marcador que indique dónde estaban históricamente asentados el centro de la Iglesia y su autoridad de enseñanza. Como resultado, la Sede de Pedro, es decir, la sede del gobierno de la Iglesia universal, parece algo surrealista, una idea abstracta desconectada de cualquier ubicación geográfica. De aquí en adelante, se podría hacer que el Cabeza de la Iglesia dijera o hiciera cualquier cosa que un “titiritero” quisiera hacer.

Puesto que Cristo Rey debe tener dominio sobre la Iglesia y el mundo, la Providencia ha dispuesto que no sólo tenga a su Vicario en la tierra para gobernar en Su Nombre, sino también un trono material y tangible ubicado en Roma . Una reliquia, tradicionalmente considerada como la silla real desde la cual San Pedro enseñó en Roma, se conserva en un suntuoso monumento, el imponente relicario de bronce de Bernini, sobre el altar en el ábside de la Basílica de San Pedro.

Una cuestión ecuménicamente sensible

Pocas cuestiones en la Historia de la Iglesia han sido desafiadas con mayor acerbidad  por los herejes y cismáticos que la primacía de Pedro y la Sede de Roma. Por cuanto la Iglesia había establecido este día de fiesta para celebrar la jurisdicción universal del Obispo de Roma, en particular su autoridad magistral en la proclamación ex cathedra de su enseñanza , es decir, con aquella infalibilidad, que era una fuente obvia de vergüenza para los que promueven el “ecumenismo”.

Durante el Concilio de Trento, el Papa Pablo IV extendió la fiesta de la Cátedra de San Pedro en Roma a la Iglesia universal, (7) en respuesta al rechazo en el siglo 16 por los “reformadores”  de la primacía del romano Pontífice. De hecho, incluso negaron que San Pedro estuvo alguna vez en Roma, porque no lo decía la Biblia, o que tuviera sucesor como Obispo de Roma, a pesar de la evidencia incontestable de fuentes históricas.

Aquí tocamos la verdadera razón por la cual la fiesta tuvo que ser abolida y cualquier mención de Roma eliminada del título. Como el p. Hans Küng comentó:

Si el culto católico se remodela con éxito en una forma más ecuménica, el efecto en todo el movimiento hacia la reunión con cristianos separados será decisivo”. (8)

La primacía del ecumenismo

Dado que la fiesta del 18 de enero fue abolida para no ofender a los protestantes, las predicciones de Küng se cumplieron de la manera más flagrantemente sacrílega, imposible de imaginar para la mayoría de los católicos en 1960.

 

vísperas

Un hito del ecumenismo: el anglicano Evensong cantado en el Altar de San Pedro en el Vaticano, marzo de 2017

En marzo de 2017, se celebró el servicio anglicano de Evensong, basado en el Libro de Oración Común de Cranmer 1662 , en el altar de la Cátedra de San Pedro en Roma, con la participación del Arzobispo Arthur Roche, Secretario de la Congregación para el Culto Divino y la disciplina de los sacramentos. (9)

No nos dejemos persuadir de que la abolición de la Jefatura de San Pedro en Roma se llevó a cabo en aras de la “simplificación” del Calendario. La supresión de la fiesta por parte del papa Juan XXIII y el intercambio litúrgico del arzobispo Roche con los anglicanos se llevaron a cabo en el mismo espíritu “ecuménico”. El primero fue un claro repudio a los esfuerzos de Pablo IV para defender el Papado de los ataques protestantes durante la Reforma; y la última, una comunicatio in sacris, (10) fue una profanación indefendible de un altar católico dedicado al primer papa.

Lo absurdo de estos gestos ecuménicos de “unidad” cuando involucran a los anglicanos reside en el hecho de que la razón misma por la que se estableció la Iglesia de Inglaterra en primer lugar fue con el propósito de resistir la jurisdicción universal del Papa, representada por la jefatura de San Pedro en Roma. (11)

En 1967, en un discurso que no demostró gratitud alguna por el don del Papado de Cristo a San Pedro y sus sucesores, Pablo VI denigró al Papado como un obstáculo para ser desechado, como si Nuestro Señor hubiera dado Obsequio defectuoso a su Esposa la Iglesia:

 

El Papa, como bien sabemos, es sin duda el mayor obstáculo en el camino hacia la unidad”. (12)

 

Es obvio que no aludía a la unidad católica perpetua simbolizada en la Jefatura . de San Pedro en Roma y plenamente honrado en el Misal Tridentino. Sus palabras fueron interpretadas con entusiasmo por los progresistas como una señal para volver a encontrar y remodelar la Primacía Petrina en aras del “ecumenismo”. (13)

El papado pisoteado por los Papas del Vaticano II

En cuanto al papado tradicional, fue pisoteado en gran medida  para poder ser ignorado u olvidado. Desde el Concilio Vaticano II, el Papado ha sufrido un profundo cambio de imagen “colegial”, como consecuencia del cual los Papas mismos han entregado gradualmente sus poderes de gobierno a las Conferencias Episcopales. No es de extrañar que la Primacía Papal sobre toda la Iglesia se haya debilitado y casi paralizado.

La reforma “ecuménica” de Juan XXIII se puede considerar como el telón de fondo de esta tragedia principal. Qué contraste con el papado del Papa San León Magno (440-461), que fue una defensa continua e implacable de la Cátedra de San Pedro en Roma como la garantía divinamente constituida de que la verdad de los Evangelios se transmita fielmente a lo largo de los siglos. (14)

La omisión de esta fiesta constituye una pérdida para la lex orandi de la Iglesia y debilita la expresión litúrgica de una doctrina central de la fe católica. Puede complacer a los protestantes y a los progresistas, pero frena la veneración católica tradicional por la Sede romana generada por la fiesta anterior.

Para citar a Dom Guéranger:

 

Los hijos de la Iglesia tienen derecho a sentir un interés especial en cada solemnidad en la que se guarde la memoria de San Pedro”. (15)
Esto, por supuesto, incluye la fiesta de la Cátedra de San Pedro en Roma, pero es poco probable que los que siguen el Misal de 1962 conozcan su existencia.

 

 

silla de peter

 

Continuará

 

  1. Estos cambios fueron obligatorios el 23 de julio de 1960 por Juan XXIII en su motu proprio Rubricarum instructum , y se incorporaron al Misal de 1962.
  2. Sagrada Congregación de Ritos, Memoria Sulla Riforma Litúrgica: Supplemento III – Materiale Storico, Agiografico, Liturgico per la Riforma del Calendario, publicado en 1951 para circulación privada entre los miembros de la Comisión y los reformadores seleccionados.
  3. Bugnini confirmó que el esquema de la Comisión Preparatoria era, con pocas modificaciones, básicamente el mismo que la Constitución de Liturgia aprobada por los Padres del Consejo en 1963 (A. Bugnini, Notitiae , n. 70, febrero de 1972, pp. 33-34).
  4. El dominico p. Pierre-Marie Gy, uno de los consultores de la Comisión Preparatoria de Liturgia, describió a Bugnini como “una feliz elección como Secretario”, alegando que “había sido Secretario de la Comisión para la reforma establecida por Pío XII. Era un organizador dotado y poseía un espíritu pastoral de mente abierta . Muchas personas notaron cómo, con el cardenal Cicognani, pudo imbuir la discusión con la libertad de espíritu recomendada por el Papa Juan XXIII “(Apud A. Flannery, Vaticano II: La Constitución de la Liturgia, Dublín: Scepter Books, 1964, p. 20 ). Énfasis añadido.
  5. La mayoría de los miembros eran activistas bien conocidos en el Movimiento Litúrgico: los PP. Romano Guardini, Aimon-Marie Roguet, Bernard Capelle, Josef Jungmann y Mario Righetti (los últimos tres han servido como consultores de la Comisión Litúrgica de Pío XII); Los consultores de la Comisión de 1960 también fueron destacados reformadores, entre ellos: los PP. Frederick McManus, Bernard Botte, Godfrey Diekmann, Pierre-Marie Gy, Johannes Hofinger (un discípulo de Josef Jungmann), Pierre Jounel, Aimé-Georges Martimort, Cipriano Vagaggini, Balthasar Fischer y Johannes Wagner, fundador y director del Instituto Litúrgico de Trier , Alemania, en 1947.
  6. Esta fue la fecha dada en los manuscritos antiguos, en particular la ” Martirología de San Jerónimo “.
  7. En la Bula, Ineffabilis Divinae Providentiae (1558): “ No solum in hac Alma Urbe, verum etiam in universis orbis ecclesiis ” (no solo en esta ciudad de Roma, sino también en todas las iglesias del mundo).
  8. Hans Küng, The Council and Reunion, Londres, Sheed and Ward, 1963, pág. 197.
  9. The Catholic Herald , 10 de marzo de 2017. Este no fue un caso de protestantes que simplemente estuvieron presentes en una liturgia católica. La liturgia compartida tuvo lugar en el altar y fue presidida por David Moxon, representante del Arzobispo de Canterbury y Director del Centro Anglicano de Roma, con la participación activa del Arzobispo Roche.
  10. La Iglesia siempre ha enseñado que unirse activamente a los servicios religiosos no católicos es una violación de la Ley Divina. El mero acto de compartir la adoración de un grupo no católico, independientemente de las creencias internas, implica un credo común con ese grupo y, por lo tanto, constituye un pecado contra la fe católica. Esto explica por qué, como Pío XI enseñó en la Encíclica Mortalium animos de 1928, “la Sede apostólica no puede, en ningún caso, participar en sus asambleas”. No es sorprendente que esta Encíclica no se mencione, ni directa ni indirectamente, en el documento del Vaticano II. sobre ecumenismo, Unitatis redintegratio . Tampoco hay una sola referencia a él en el llamado Catecismo de la Iglesia Católica, que se aparta fundamentalmente de la doctrina católica sobre este tema.
  11. La Iglesia de Inglaterra fue establecida por Enrique VIII con su Ley de Supremacía (1534). Este Acta hizo al rey jefe supremo de la llamada Iglesia en Inglaterra e hizo lealtad al Papa un acto de traición contra la Monarquía. Un año más tarde, St. John Fisher, el obispo de Rochester y St. Thomas More fueron martirizados por su defensa de la autoridad del Papa en el asunto del divorcio y el nuevo matrimonio del rey. Por lo tanto, se puede decir que la llamada Iglesia de Inglaterra fue el fruto del adulterio de Enrique VIII.
  12. Pablo VI, discurso dirigido a los miembros de la Secretaría de la Unidad de los Cristianos (encabezado por Card.Bea), 28 de abril de 1967.
  13. El movimiento para hacer que el Papado sea más susceptible a los que están fuera del redil recibió un enorme impulso del Papa Juan Pablo II en 1995. En Ut unum sint (§95) invitó al diálogo con otras religiones para encontrar una manera de hacer que el Ministerio de Petrine ” Abierto a una nueva situación “.
  14. Papa San Leo I, Sermón 3
  15. Guéranger, El año litúrgico, volumen 4, 22 de febrero, fiesta de la Cátedra de San Pedro en Antioquía

Publicado el 18 de marzo de 2019 por TIA

Temas de interés relacionados

OBRAS  DE INTERÉS SELECCIONADAS

 

Volumen I

A_Offend1.gif - 23346 Bytes

Volumen II

Animus Injuriandi II

Volumen III

ad1

Volumen IV

ad2

Volumen v

Animus Injuriandi II

Volumen VI

destructio dei

Volumen VII

fumus satanae

Volumen VIII

creatio

Volumen IX

volumen 10

Volumen x

ecclesia

Volumen XI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s