ALL POSTS

BULA “LICET EA”DE SIXTO IV CONTRA LA ADMISIÓN DE HEREJÍAS EN LOS PAPAS


[Extracto del post Precedentes históricos del Falibilismo]

 

[Estudio de la desconocida/ ocultada  BULA LICET EA del papa Sixto IV]

Descargar Documento PDF

 

 

2.5.7 LA HEREJÍA DE PEDRO DE OSMA

En el siglo XV, la Iglesia califica de “escandalosa y herética la proposición
siguiente: “Ecclesia urbis Romae errare potest” (“La Iglesia de la ciudad de Roma puede errar”). Esta proposición, extraída de las obras de un doctor español llamado Pedro de Osma, fue censurada el 15 de diciembre de 1476 por el vicario capitular de Zaragoza, y el 24 de mayo de 1478 por una comisión de teólogos presidida por el arzobispo de Toledo. El papa Sixto IV confirma su sentencia por una definición EX CATHEDRA:
Nos, declaramos (…) que las proposiciones precitadas son falsas, contrarias a la santa fe católica, erróneas, escandalosas, totalmente extrañas a la verdad de la fe, contrarias a los decretos de los santos Padres y a las constituciones apostólicas y que ellas contienen una herejía manifiesta” (Sixto IV: constitución apostólica bajo la forma de bula Licet ea de agosto 9 de 1478).
¿Qué debe concluirse de la condenación de Pedro de Osma por Sixto IV? La
Iglesia ha comprometido su infalibilidad (juicio ex cathedra del pontífice romano) para certificar esto: ¡PRETENDER QUE UN PAPA PUEDE EQUIVOCARSE ES UNA HEREJÍA!
Cuando comenzamos nuestras investigaciones sobre la infalibilidad papal,
consultamos el Diccionario de teología católica(artículo “infalibilidad del papa”) y conocimos la existencia de este juicio de Sixto IV. Ahora bien, un tiempo después, compramos la edición más reciente de la selección de Heinrich Denzinger: Símbolos y definiciones de la fe católica, París 1996. Hicimos entonces un descubrimiento que nos dejó perplejos. ¡Sixto IV no habría condenado esta proposición de Pedro de Osma! La comisión teológica presidida por el arzobispo de Toledo, reunida en Alcalá, condena once proposiciones de Pedro de Osma. Ahora bien, los editores del Denzinger pretenden que “de las once proposiciones de Alcalá, tres no son mencionadas (por Sixto IV) (a saber: 7; 10; 11; mencionamos la proposición 7: “La Iglesia de la ciudad de Roma puede errar”, “Ecclesia urbis Romae errare potest”); las otras proposiciones son recogidas con variantes mínimas y en un orden diferente” (Denzinger, p. 396).
No habíamos dado una fe ciega a la edición moderna del Denzinger, dado que los editores mismos advierten gentilmente a los compradores que la verdadera recopilación de Denzinger ha sido profundamente modificada a partir de 1963. La 23o edición (1963) es la obra de Adolf Schönmetzer, que “suprime las exageraciones papistas (…) e introduce textos que tienen su importancia en la discusión ecuménica (…). Schönmetzer ha eliminado una serie de textos embarazosos dentro de la perspectiva ecuménica en razón de su inflexibilidad. (… Ha) minimizado la infalibilidad del magisterio de la Iglesia” (prefacio a la edición francesa, París 1996, p. XL).
Fuimos entonces a verificar las ediciones anteriores del Denzinger. El resultado
de esta investigación fue muy instructivo. En una muy vieja edición (Enchiridion Symbolorum, definitionum et declarationum de rebus fidei e morum, Friburgo 1913, p. 253, No 730), la proposición figura claramente entre las proposiciones condenadas por Sixto IV, y el tipógrafo ha tomado el cuidado de poner en valor la palabra “errar”:

“Ecclesia urbis Romae errare potest”.

¡Por el contrario, desde la edición de 1937, esta famosa proposición es citada
solamente en nota al pie! Comienza ya a ser relegada a las mazmorras, porque es suprimida del cuerpo del texto y ubicada en un lugar que generalmente no es leído por la mayoría de los lectores.
Además, en la edición alemana de 1963, Schönmetzer pone en duda que esta proposición haya sido mencionada por el papa. La edición francesa de 1996 le sigue los pasos como hemos visto más arriba. (13)
Queriendo tener plena seguridad, hemos verificado este asunto remitiéndonos a las fuentes mismas, a saber la gran colección de nueve tomos de textos del magisterio reproducidos integralmente (¡!) por el cardenal Pietro Gasparri. Y allí, el fraude pérfido de Schönmetzer aparece a plena luz: el papa menciona muchas proposiciones heréticas de Pedro de Osma relativas a la confesión y a las indulgencias, después agrega (lo que Schönmetzer oculta!!!) que condena aun las otras proposiciones de Pedro de Osma:
“… y las otras (proposiciones) que Nos dejamos en silencio a causa de su enormidad (que aquéllos que las conocen las olviden, y que aquéllos que no las conocen no sean puestos al corriente por nuestra presente), Nos, las declaramos falsas, contrarias a la santa fe católica, erróneas, escandalosas, totalmente extrañas a la verdad de la fe, contrarias a los decretos de los santos Padres y a las constituciones apostólicas, y conteniendo una herejía manifiesta” (14) (14 bis nota importante del autor del blog)

Así pues, contrariamente a lo que pretenden los editores modernos del Denzinger, el papa ha claramente mencionado la proposición de Pedro de Osma relativa a la inerrancia de la Iglesia. Más aun, ha juzgado tan enorme, grave y perniciosa esta proposición, que ha juzgado bien no indicar el contenido. Como dijo:¿No es mejor que solamente la comisión de teólogos y él mismo estén al corriente de una máxima tan perversa? Y la historia le dará la razón: la difusión de la herejía de Pedro de Osma en el curso de los siglos posteriores tuvo por efecto guerras de religión espantosas comenzadas por los protestantes y la apostasía de naciones enteras. Fue necesario convocar un concilio ecuménico expreso (Vaticano I) contra esta herejía.

Y en nuestro días, se cuenta con los dedos de la mano a los católicos que creen sin dudar que la proposición “La Iglesia de la ciudad de Roma puede errar” es una HEREJÍA CONDENADA EX CATHEDRA.

“Dios mío, yo creo firmemente TODO lo que Tú has revelado y que la Santa Iglesia Romana ME ORDENA creer, porque eres Tú, Verdad INFALIBLE QUIEN LA HA REVELADO y TÚ no puedes ni engañarnos ni errar” (oración de la mañana, “acto de fe”).

Los enemigos denunciados sin cesar por San Pío X han pues continuado su
trabajo de zapa modificando de una edición a otra los textos de la Verdad. No hay que sorprenderse que sacerdotes o monjes de edad hayan ya recibido una enseñanza falsa desde los años de su formación teológica. [15]

Tomemos un ejemplo entre tantos otros: el rector del seminario francés en Roma, el padre Le Floch. Este profesor de seminario totalmente hereje tenía por divisa reducir lo más posible la infalibilidad papal. Afirmaba en 1926: “La herejía que viene será la más peligrosa de todas; ella consiste en la exageración del respeto debido al papa y la extensión ilegítima de su infalibilidad”.
El padre Floch tuvo por alumno a un seminarista que llevaría a hablar de él más tarde: Mons. Marcel Lefebvre…

3 replies »

  1. Saludos.
    Es la primera vez que escribo aquí. Me gustaría saber dónde puedo encontrar más información sobre el Padre Floch y sus herejías. Agradezco mucho la atención y deseo larga vida a su excelente sitio. Dios los bendiga a todos.

    Me gusta

  2. Henri Le Floch, se enfrentó contra el Papa Pío XI y fue retirado del Seminario Francés de Roma por defender al agnóstico Charles Maurras en sus errores y promover a la proscrita Action Francaise.
    Le Floch sostenía que “la peor de las herejías era la exageración del debido respeto al Papa” y realizar “una extensión ilegítima de su infalibilidad”. Precisamente el mismo argumento del hebreo Jacobo Von Schwarzenberg Arenberg, hijo de cabalistas y quien organizó la resistencia en contra de la definición dogmática de la Infalibilidad y el Primado Papal durante el Concilio Vaticano Primero.
    Quien condenó los errores de Le Floch fue el papa Pío XI; y también Pío XII confirmó la condena de esos mismos errores de Le Floch, Mo estuvieron dispuestos a perdonar a Maurras hasta que éste reconoció su desatino, poco antes de morir.
    El HECHO es que Henri Le Floch, por sus posturas, transformó al Seminario en la dépendance italiana de la Action française del agnóstico Charles Maurras, del cual el herético rector se declaraba ferviente admirador, a pesar de que Maurras veía a la Iglesia católica como un ente subordinado al Estado-Nación, además de un sin fin de errores doctrinales que obligaron a los obispos tradicionales de Francia a suspender su apoyo a Maurras y a pedir la intervención de Roma.
    La soberbia e injustificada admiración por Maurras y sus errores será la marca de la caída de Le Floch: el papa Pío XI lanza el 8 de septiembre de 1926 una condena pública del movimiento. Desde aquel momento a los católicos no les sería ya posible adherirse, ni leer su prensa, condenada como peligrosa para la fe y para la formación de los jóvenes. Henri Le Floch dimite como una muestra de rebeldía como rector del Seminario y su dimisión será inmediatamente aceptada por el Papa. Se va de Roma el 20 de julio de 1927, dejando desconcertados a sus seminaristas. En especial, a uno de ellos: Marcel Lefebvre, huésped del Seminario desde 1923, gran admirador del padre Le Floch y de las ideas del agnóstico Charles Maurras. Más adelante el propio Lefebvre se lanzará contra el Papa Pío XI a quien criticó por deponer tanto a Le Floch como al cardenal Louis Billot, quienes defendieron hasta la rebelión las ideas anticristianas de Maurras, quien finalmente se arrepintió y buscó reconciliarse con el papado en vida de Pío XI y más tarde con Pío XII.
    Le Floch ha muerto. Su alumno aventajado Lefebvre, también, pero su espíritu vive especialmente en un par de clérigos vagos aficionados a los radiosermones y en otros sacerdotes, y en una amplia pléyade de obnubilados herejes que, como los modernistas, aplauden y carcajean sus infamias, y escuchan con fruición sus herejías domingo tras domingo, pensando equivocadamente que ese capillismo sin mandato y herético es la Iglesia Católica remanente, cuando sólo son sectas cismáticas y heréticas. Lo que ningún Santo negó. Que el Papa es infalible en su magisterio solemne y en el ordinario – porque todo su magisterio es ex cátedra-, lo niegan estos con sus rebuznos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s