aberraciones litúrgicas

TRISTE ANIVERSARIO DE LA “MISA NUEVA” : 50 AÑOS DE SUFRIMIENTO


El Novus Ordo Missae cumple 50 años…

Cinco tristes  decenios : cincuenta años de la  misa nueva ” de Pablo VI

por Francis del  Sarto

En verdad, si se le hubiera confiado la destrucción de la liturgia a uno de los demonios de las “Cartas del diablo a su sobrino” de CS Lewis, no podría haberlo hecho mejor”. –Dietrich von Hildebrand

“Si algún sectario quisiese introducir una nueva doctrina,  indefectiblemente se encontraría,  cara a cara con la Liturgia, que es la Tradición en su mejor y más fuerte expresión, y no podría quedar tranquilo sin acallar su voz, hasta que no recordase las páginas que nos trasmitieron  la Fe de los siglos pasados ​​”. –Dom Prosper Guéranger, OSB

Quienes, como yo, hayan conocido y cantado una Misa gregoriana en latín, que la recuerden si pueden. Que la comparen con la misa que ahora tenemos. No sólo las palabras, las melodías y algunos de los gestos son diferentes. A decir verdad, es una liturgia diferente de la verdadera Misa. Esto debe decirse sin ambigüedad: el rito romano, tal como lo conocíamos, ya no existe. Ha sido destruido. ” –Fr. Jose gelineau

“La reforma de la liturgia es irreversible”. – “Papa” Francisco

Durante la última mitad del siglo pasado, la gran mayoría de los 1.200 millones de personas en todo el mundo que se se llamaban a sí mismos católicos romanos han tenido como forma “ordinaria” de culto un rito que hubiera parecido completamente ajeno a la mayoría de los fieles que vivíeron en los casi dos  milenios anteriores a su promulgación.Estos antepasados ​​ciertamente no habrían pensado que era el  Santo Sacrificio de la Misa que conocían y apreciaban que como decía ,el P. Frederick Faber era  “la cosa más hermosa debajo del cielo”. Sólo  los católicos instruídos de los últimos 500 años la reconocerían, pero incluso entonces la identificarían como la  falsa liturgia del culto creado por los “reformadores” protestantes como un rival directo de la verdadera misa, una verdadera anti-misa. .

Fue el Jueves Santo, 3 de abril de 1969, cuando el “Papa” Pablo VI (Giovanni Battista Montini) promulgó la “Constitución Apostólica”  Missale Romanum como parte de una “renovación” litúrgica que dijo que había comenzado con la restauración de la Semana Santa por parte del Papa Pío XII. Las nuevas formas litúrgicas fueron  “el primer paso hacia la adaptación del Misal Romano a la mentalidad contemporánea”. Permítasenos ser  muy escépticos ante la afirmación de Montini de que el retorno a las formas anticuadas puede ser más relevante para los fieles contemporáneos después de siglos de desuso que aquellas formas que alcanzaron un desarrollo   orgánico desde la antigüedad. De hecho, fue el papa Pío XII quien rechazó explícitamente “el celo de quien en los asuntos litúrgicos quisiera volver a los ritos y al uso de la antigüedad, descartando los nuevos patrones introducidos por disposición de la divina Providencia para enfrentar los cambios de circunstancias y situaciones” ( Encíclica Mediator Dei , n. 63).

La “Promulgación del Misal Romano” de Pablo VI fue en realidad el anuncio de un Misal no católico, pseudo-romano destinado a suplantar al verdadero rito romano promulgado por el Papa San Pío V en la Constitución Apostólica de 1570 Quo Primum. Por supuesto, ahora sabemos que el objetivo no declarado de este nuevo culto fue el comienzo de una nueva religión: la sustitución de la católica  lex orandilex credendi, por una falsificación cripto -modernista. Quisieron eliminar la verdadera Misa de una vez por todas, y reemplazarla con una versión falsa “revisada”.

El hecho de que el 3 de abril de 1969 no solo fuera el Jueves Santo de ese año, sino también el primer día de la Pascua judía, es seguramente más que una simple coincidencia; porque la Nueva Misa es el repudio modernista del Sacrificio de la Misa, de la misma manera que la celebración de  la Pascua después de la institución del Nuevo Pacto pretende rechazar el Sacrificio del Calvario, que es su cumplimiento.

Del santo sacrificio de la misa a la comida conmemorativa

A pesar de que se encendieron algunas luces rojas en el lenguaje del Missale Romanum de Pablo VI,   como,la supresión de las palabras Mysterium fidei  [misterio de fe] en el contexto de las propias palabras de Cristo que pasaron a decirse por el sacerdote como introducción a la aclamación de los fieles “: tres días después, la orientación heterodoxa completa de los cambios de Montini se hizo evidente. El 6 de abril, las rúbricas oficiales de la “nueva orden de la misa” ( novus ordo Missae como se llamaba) se publicaron junto con una Instrucción General del Misal Romano (a veces abreviado GIRM). Este nuevo orden de misa se conoce desde entonces como la “nueva misa”, la “misa paulina”, la “misa de Pablo VI” o simplemente el “novus ordo”.

Los siguientes enlaces resaltan las marcadas diferencias entre la misa romana de toda la vida  y el Novus Ordo Missae de Pablo VI:

La publicación de este rito romano “revisado” dio lugar a un rápido contraataque por parte de los católicos, principalmente en forma del justamente celebrado Estudio crítico de la Nueva Orden de la Misa  (también conocido como La Intervención de Ottaviani porque fue presentado al “Papa” por el cardenal Alfredo Ottaviani), que argumentó, entre otras cosas, que la liturgia revisada constituía “una sorprendente desviación de la teología católica de la Misa tal como se formuló en la Sesión XXII del Concilio de Trento”  “incluso tiene mucho que alegrar el corazón de la mayoría modernista protestante  ”.

Esto no era de ninguna manera una exageración, tal como  abubdantemente lo   demostró el Estudio Crítico . De hecho, incluso muy de Pablo VI la definición que dio Pablo VI a la Santa Misa Católica es constituyó una descarada rendición al protestantismo. La primera edición del GIRM definió la Misa de la siguiente manera:

La Cena del Señor, o misa, es la reunión sagrada o congregación del Pueblo de Dios reunido y presidido por el sacerdote, con el fin de celebrar el memorial del Señor. Por esta razón, la promesa de Cristo se aplica eminentemente a esta reunión de la santa Iglesia: “Donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mt. 18:20).

( “Instrucción general del misal romano”Missale Romanum: Ordo Missae Editio Typica  [Typis Polyglottis Vaticanis, 1969], n. 7)

¡Martín Lutero no podría haberlo dicho mejor!

Cuando se contrasta con la definición católica verdadera y tradicional de la Santa Misa, tal como se puede encontrar en cualquier catecismo anterior al Concilio Vaticano II, la desviación de la ortodoxia aparece con más relevancia: “La Misa es el verdadero y especial sacrificio de la Nueva Ley; en ella, Jesucristo, por el ministerio del sacerdote, ofrece Su Cuerpo y Sangre a Dios Padre, bajo las apariencias de pan y vino, por una inmolación mística de manera incruenta  “(Cardenal Peter Gasparri, El Catecismo Católico [Toronto: Longmans, Green and Co., 1932], n. 385). Esa es la definición católica .

En su Intervención , el cardenal Ottaviani reprendió a Pablo VI por su definición abiertamente protestante, acusando:

La definición de la Misa se reduce así a una “cena”, un término que la Instrucción General repite constantemente. La Instrucción caracteriza además esta “cena” como una asamblea, presidida por un sacerdote y celebrada como un memorial del Señor para recordar lo que hizo el Jueves Santo. Nada de esto implica, como mínimo:

– La Presencia Real – La realidad del Sacrificio – La función sacramental del sacerdote que consagra – El valor intrínseco del Sacrificio Eucarístico independiente de la presencia de la “asamblea”.

En una palabra, la definición de la Instrucción no implica ninguno de los valores dogmáticos que son esenciales para la Misa y que, en conjunto, proporcionan su verdadera definición. Aquí, omitir deliberadamente estos valores dogmáticos al “ir más allá de ellos” equivale, al menos en la práctica, a negarlos.

(Cardenales Alfredo Ottaviani, Antonio Bacci, et al.,  Estudio crítico del nuevo orden de la misa , 25 de septiembre de 1969)

El 26 de marzo de 1970, el Vaticano lanzó una segunda edición del GIRM , en la que se revisó la definición original. El resultado visiblemente equivalió poco más que a controlar los daños: “En la misa, es decir, la Cena del Señor, el Pueblo de Dios se reúne, con un sacerdote que preside y actúa en la persona de Cristo, para celebrar el memorial del Señor, el Sacrificio Eucarístico.”(n. 27).

El “Papa” Montini había citado la Constitución del Concilio Vaticano del Segundo Concilio Vaticano, Sacrosanctum Concilium , como  reforzando la carnicería hecha en su revisión del rito de la misa romana. Durante las deliberaciones sobre ese documento en el Concilio el cardenal Ottaviani se encontró en medio de acalorados intercambios que finalmente llevaron al momento altamente simbólico en el Concilio cuando esta gran voz de la Tradición fue literalmente silenciada . Una revisión del movimiento litúrgico por el p. Didier Bonneterre señala:

Durante la primera sesión del Concilio Vaticano II, en el debate sobre la Constitución de la Liturgia, el cardenal Alfredo Ottaviani preguntó: “¿Están estos padres planeando una revolución?” El cardenal era viejo y en parte ciego. Habló desde el corazón sin un texto sobre un tema que lo conmovió profundamente, y continuó:

¿Estamos buscando despertar maravillas, o tal vez el escándalo entre los cristianos, al introducir cambios en un rito tan venerable, que ha sido aprobado durante tantos siglos y ahora es tan familiar? El rito de la Santa Misa no debe ser tratado como si fuera un pedazo de tela para ser reformado de acuerdo con el capricho de cada generación.

Tan preocupado estaba por el potencial revolucionario de la Constitución, y al no tener un texto preparado, el anciano cardenal superó el límite de diez minutos para los discursos. A una señal del cardenal Alfrink, quien presidía la sesión, un técnico apagó el micrófono y el cardenal Ottaviani se volvió tambaleante hacia su asiento ante la humillación.

Los padres del Consejo aplaudieron alegremente, y el padre Louis Bouyer afirmó que el Concilio se había rendido ante la dictadura de los periodistas. Ellos se alegraron aún más cuando por la noche escribieron sus informes y cuando escribieron sus libros al final de la sesión …

(Michael Davies, “El movimiento litúrgico” , El The Remnant, sin fecha)

Pablo VI sabía muy bien qué efectos perjudiciales tendría esta “Nueva Misa” sobre la gente. Durante la última Audiencia General antes de que su uso universal fuera obligatorio, el “Papa” Montini profetizó:

  1. Podremos  observar que las personas piadosas serán las más contrariadas, porque al tener su forma respetable de oir la Misa, se sentirán distraídas de sus pensamientos habituales y se verán obligadas a seguir las de los demás .
  2. No el latín, sino el lenguaje hablado, será el idioma principal de la misa. Para aquellos que conocen la belleza, el poder, la expresiva sacralidad del latín, su reemplazo por el lenguaje vulgar es un gran sacrificio: perdemos el discurso del Siglos cristianos, nos convertimos en casi intrusos y profanadores [ intrusi e profani ] en el espacio literario de la expresión sagrada, y así perderemos una gran parte de ese hecho artístico y espiritual estupendo e incomparable que es el Canto gregoriano. Así tendremos, de hecho, razón para estar tristes, y casi para sentirnos perdidos: ¿con qué reemplazaremos este lenguaje angelical? Es un sacrificio de precio inestimable.
  3. (Pablo VI, Audiencia general , 26 de noviembre de 1969. Traducción al inglés tomada de  “40 años de Missale Romanum y el nuevo Rito Romano – II: un Réquiem, por Paul VI” , Rorate Caeli , 29 de noviembre de 2009; subrayado agregado .)

Más que nada en la época postconciliar, fue el Novus Ordo Missae de Paul VI el que catapultó a la nueva religión del Vaticano II las almas confiadas de los católicos de todo el mundo. Montini fue un terrorista espiritual de la peor ralea.

Cómo Missale Romanum ayudó a la guerra del diablo contra la misa

En el número de marzo-abril de 1993 de la publicación sedevacantista  Catholic Restoration , apareció un artículo titulado “El archivo Bugnini: Un estudio en la subversión eclesial”, de John Kenneth Weiskittel. El tema del artículo era examinar las acusaciones de que el “Arzobispo” Annibale Bugnini, quien había presidido la fatídica “reforma” de la liturgia, había sido un masón cuyo objetivo era descatolicizar el culto de la Iglesia. Si bien no se ha demostrado más allá de toda duda que él era un hermano de la Logia, las pruebas circunstánciales apuntan sin duda en esa dirección. La reciente biografía Annibale Bugnini: Reformer of the Liturgy por Yves Chiron dedica algunas páginas a esta pregunta (pp. 171-175), pero no llega a ninguna conclusión definitiva.

Ciertamente, si el rito hubiera sido elaborado por un masón, los efectos del rito Novus Ordo en las almas no podrían haber sido más perjudiciales . Bugnini, el arquitecto de la liturgia post-conciliar, fue en verdad lo que muchos lo llamaron, el “sepulturero de la misa” y el “espíritu maligno de la reforma litúrgica”. (Y, podemos sugerirle, sería una excelente adición a la galería de bribones de los “santos” modernistas del Novus Ordo que mejor ejemplifican los “ideales” del Vaticano II).

Bugnini fue secretario del Concilio  para la implementación de la Constitución sobre la Liturgia de Pablo VI y sería nombrado secretario de la Congregación para el Culto Divino en mayo de 1969. El Sr. Weiskittel, en una sección titulada “La guerra contra la misa” , muestra cómo la nueva liturgia de Montini y Bugnini funcionó en beneficio de las fuerzas ocultas empeñadas en la destrucción de la Iglesia:

Justamente”, escribe San Alfonso de Ligorio, “san Buenaventura ha llamado a la misa un compendio de todo el amor de Dios y de todos sus beneficios para los hombres. Por eso, el diablo siempre ha procurado privar al mundo de la misa por la acción de los herejes, llamándoles  precursores del anticristo, cuyos primeros esfuerzos serían  abolir el santo sacrificio del altar, y según el profeta Daniel, en castigo de los pecados de los hombres, sus esfuerzos lo lograrían : Y se le dio la victoria contra el sacrificio continuo a causa de los pecados ”[Dan 8:12].

Para muchos católicos, la profecía de Daniel se cumplió en 1969, cuando Pablo VI promulgó un “nuevo orden de la misa”. No puede haber ninguna duda de que con la introducción de la nueva “misa”, la revolución conciliar pasó a un nivel superior. Todos los errores del Concilio se hicieron rápidamente evidentes y se extendieron con mayor facilidad; El Novus Ordo Missae constituye su encarnación. Mientras que la Misa latina [tradicional] es una acción sacramental dirigida a dar gloria a Dios, el objeto de la nueva “Misa” es una acción social centrada en la congregación.

La misa latina es una cosa, y una sola cosa, el modo perfecto de dar culto a Dios. Para los “reformadores”, sin embargo, aquí estaba precisamente el problema. Oh, impulsaron la idea de que la misa debía ser más “relevante” y “comprensible” para el hombre y que un “retorno a las antiguas formas litúrgicas” era la manera de lograr esto. Pero, en verdad, solo había una razón real para eliminar la Misa Tridentina: su supervivencia continua constituía un obstáculo importante para la imposición de un nuevo sistema de creencias a los católicos; Por eso  tenía que lograrse,  El Dr. Rama Coomaraswamy lo resumió bien cuando escribió:

Quedaba un problema final. Los reformadores temían que “nada saliera del Concilio”. A pesar de que habían logrado insertar sus falsas ideas en los Documentos “oficiales” del Concilio, sabían que esto solo no era suficiente … El cambio avanzaría con demasiada lentitud para los impacientes innovadores. La gran mayoría de los fieles nunca habían pedido el Concilio (la Curia también se había opuesto a él), y estaban perfectamente satisfechos con la forma en que siempre había estado la Iglesia. Incluso Juan XXIII lo reconoció y lo elogió como “vibrante con vitalidad”. Para la mayoría de las personas, las cosas habrían sucedido como antes. Era absolutamente necesario introducir en el tejido de la vida cotidiana del cristiano, todas estas nuevas ideas, la “nueva economía del Evangelio”. ¿Cómo, entonces, lograr esto? La respuesta fue obvia. Se tenía que “reformar” la liturgia. [Rama P. Coomaraswamy, La Destrucción de la Tradición Cristiana (Londres: Perennial Books, 1981), p. 137.]

Esto estaba en línea con el pensamiento del apóstata [sacerdote y ocultista Paul] Roca, que habló de la “transfiguración científica, económica y social de nuestros … sacramentos”, escribe [en su libro Glorioso Centenario  ]:

Mientras las ideas cristianas permanecían en un estado de incubación sacramental, en nuestras manos y bajo el velo de la liturgia, no pudieron ejercer ningún efecto social eficaz y científicamente decisivo sobre el gobierno orgánico y público de las sociedades humanas. [Citado en el p. Joaquín Sáenz y Arriaga, La Iglesia Nueva Montiniana , p. 191]

Del mismo modo, la nueva “Misa” debería reflejar el activismo “ecuménico”, “humanista”, “universalista”, “socialmente relevante” de la Iglesia Conciliar, abominaciones como la “Misa” de derechos civiles, la “Misa de los trabajadores agrícolas”. , “La” Misa marxista “, la” Misa “feminista, la” Misa “homosexual, que quitaba el enfoque hacia Dios y lo ponían en “grupos de intereses especiales “[que] requerían una liturgia apropiada para sus mensajes de “evangelio social “. Y consiguieron precisamente eso con el rito “reformado”. Si bien estas son manifestaciones extremas, sin duda, son aceptadas como extremos en la religión conciliar y sirven para subrayar el abismo doctrinal que separa la verdadera fe católica de la nueva fe “católica”.

(John K. Weiskittel, “The Bugnini File: A Study in Ecclesial Subversion” ; cursiva agregada)

Dejando la teoría, los últimos 50 años son una prueba positiva de la naturaleza destructiva del Novus Ordo Missae , ya que, con muy pocas excepciones, las generaciones surgidas con esa liturgia no tienen idea de la verdadera religión católica romana.

El sacerdote apóstata Paul Roca [1830-1893], citado anteriormente, también hizo  una predicción bastante notable que debió parecer absurda en el siglo XIX pero que, en el XXI, es básicamente un resumen del hecho histórico:

[E] l culto divino en la forma actual de la liturgia, el ceremonial, el ritual y los reglamentos de la Iglesia Romana pronto experimentará una transformación en un Concilio Ecuménico, que lo restaurará a la verdadera simplicidad de la edad de oro de los Apóstoles de acuerdo con Con los dictados de la conciencia y la civilización moderna.

(Paul Roca, qtd. En Bp. Rudolf Graber, Athanasius y la Iglesia de nuestro tiempo , traducción de Susan Johnson [Gerrards Cross: Van Duren CP, Ltd., 1974], p. 35)

¿Qué vamos a tomar la visión precoz de Roca de la transformación radical de la Iglesia por parte de un concilio en un futuro no muy lejano? Podría ser simplemente jactancia ociosa, o podría ser algo más siniestro. ¿Tuvo conocimiento de lo que planeaban las sociedades secretas contra la Iglesia ? En cualquier caso, notamos las sorprendentes similitudes entre la profecía de Roca y el cumplimiento de Pablo VI:

  • Roca: la liturgia será transformada gracias  a un Concilio Ecuménico
    Vaticano II: Sacrosanctum Concilium exige una revisión de la liturgia
  • Roca: Dicho cambio “devolverá la liturgia a la verdadera simplicidad de la edad de oro de los Apóstoles de acuerdo con los dictados de la conciencia y la civilización moderna”.
    Pablo VI en Missale Romanum : La revisión se basa en “fuentes antiguas”, la “doctrina y las riquezas espirituales “de las cuales deben ser sacadas a la luz para adaptar” el Misal Romano a la mentalidad contemporánea “

¡Qué apropiado que Montini elija el nombre de “Paul” de Roca, como su nombre “papal”!

Francisco se pronuncia a favor de Missale Romanum y en contra de las nostálgicas “tendencias del pasado”

El ordinariamente locuaz Jorge Bergoglio (el “Papa Francisco”) de alguna manera logró no abordar el tema de su predecesor en el del documento que rompió el paradigma aquel 3 de abril, aunque ya lo había mencionado a principios de año. Hablando ante la Asamblea Plenaria de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos en el Vaticano el 14 de febrero de 2019, de manera típica hizo algunos alusiones que sonaban a católicas, sólo  para girar bruscamente en su discurso: ” Debemos redescubrir la realidad de la liturgia sagrada, y no reducirla ”, declaró ; pero de ninguna manera hizo un llamamiento para restaurar la tradicional misa en latín a su lugar legítimo en las iglesias católicas.

Pero, después de todo, estamos hablando de Francisco . La “renovación litúrgica” del Vaticano II, dijo a los reunidos, se vio muy favorecida en 1969 por las acciones de Montini:

En los primeros meses de ese año, los primeros frutos de la reforma lograda por la Sede Apostólica florecieron en beneficio del Pueblo de Dios. Precisamente en esta fecha  se promulgó el Motu proprio  Mysterii paschalis sobre el calendario romano y el año litúrgico (14 de febrero de 1969); luego, la importante Constitución Apostólica  Missale Romanum  (3 de abril de 1969), con la que el Santo Papa [ sic ] promulgó el Misal Romano. En el mismo año   se promulgaron  Ordo Missae  y varios otros  Ordo

(Francisco, discurso en la reunión plenaria de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos , Zenit , 14 de febrero de 2019; cursiva).

La dirección completa proporciona muchas ideas sobre la mentalidad de Bergoglio, que muestra una inclinación revolucionaria determinada, como se refleja en el siguiente pasaje, donde contrasta la liturgia revisada “irreversible” de Pablo VI con lo que fue antes:

La liturgia no es “el campo del hágalo usted mismo”, sino la epifanía de la comunión eclesial. Por lo tanto, “nosotros”, y no “yo”, resuena en oraciones y gestos; La comunidad real, no el sujeto ideal. Cuando miramos hacia atrás a tendencias nostálgicas pasadas o deseamos imponerlas nuevamente, existe el riesgo de colocar la parte antes que el todo, el “Yo” antes que el Pueblo de Dios, lo abstracto antes que lo concreto, la ideología antes que la comunión y, fundamentalmente, lo mundano antes que  lo espiritual.

En este sentido, el título de su asamblea es valioso:  la formación litúrgica del Pueblo de Dios.  La tarea que nos espera es, de hecho, esencialmente la de difundir entre el  Pueblo de Dios  el esplendor del  misterio viviente  del Señor, que se manifiesta en la liturgia.

(cursivas dadas)

Justo debajo de la superficie de sus palabras, podemos ver el conflicto entre los cultos de dos sistemas religiosos opuestos: Católico vs.  Novus Ordo. Francisco condena a cada paso  la concepción católica de la liturgia:

  • Destacar el “nosotros” sobre el “yo” es un lenguaje codificado para decir que el sacerdote no tiene un papel único como el alter Christus (“otro Cristo”), el que ofrece la misa en la persona de Cristo mismo ; ahora se trata de una comunidad que ofrece “alabanza y acción de gracias” (pero no el sacrificio expiatorio del pecado del Calvario)
  • Él repite lo mismo cuando condena a aquéllos que “ponen la parte antes que el todo, el ‘yo’ antes que el ‘Pueblo de Dios'”, y esta crítica también está dirigida contra aquéllos a quienes  Pablo VI se refirió como “personas piadosas … teniendo su manera respetable”. de escuchar la misa, [quienes] [ahora] se sentirán distraídos de sus pensamientos habituales y forzados a seguir los de otros “(es decir, sus oraciones interiores ahora están interrumpidas por el espectáculo humanístico del” Pueblo de Dios “, que incluye a menudo incluso al “presidente” irreverente que actúa más como actor o líder de una asamblea que como sacerdote que sacrifica)
  • La advertencia de Bergoglio de poner “lo abstracto antes que lo concreto” puede ser una negación tácita de las doctrinas de la Transubstanciación y la Presencia Real, que posiblemente considere abstractas e irreales, por no mencionar su importancia, especialmente cuando la comunidad concreta debe ser la privilegiada.
  • Su crítica de poner “la ideología antes que la comunión y, fundamentalmente, lo mundano antes que lo espiritual” es absurda: ¿la misa latina tradicional es mundana e ideológica? De Verdad?  Este es otro asombroso negro deBergoglian que es blanco, blanco que es  una  negra inversión de la verdad. En todo caso, es la “Nueva Misa” la que es mundano, en primer lugar debido a su invalidez, pero también debido a su enfoque que deja a  Dios y se vuelve a la congregación, y a los “abusos” litúrgicos sistémicos y ubicuos. que se alejan de lo Divino, incluido un pastor montado en  un toro por el pasillo central de una iglesia, un tango en el “santuario” ante la atenta mirada de Bergoglio , el caos total de las liturgias juveniles del “cardenal” Christoph Schonborn , una custodia entregada por un dron y una pistola de agua utilizada para rociar a las personas con agua bendita y otras aberraciones litúrgicas y espirituales, todo lo cual puede ser excusado por la rúbrica de “hacer que la liturgia sea relevante para la mente moderna”, cosa fundamental para que Montini justificara los cambios.
  • Y, por supuesto, sería difícil encontrar un ideólogo más grande que Bergoglio, quien muestra su ideología política y naturalista en casi todos los pasajes de las Escrituras sobre los que predica; y su marxismo de un pie de entrada / de un pie de salida es, por definición, materialista y mundano.

Entonces, como no es de sorprender, la presentación de Francisco es bastante congruente con la razón de ser de la “misa” paulina. Cincuenta años más tarde, Missale Romanum sigue siendo una piedra fundamental para toda la superestructura podrida del Novus Ordo.

Rechazar la Iglesia Conciliar significa primero rechazar la nueva “Misa”

Como se muestra arriba, el Novus Ordo Missae es la “reforma” más crucial de los modernistas, porque por su propia naturaleza primero compromete y luego destruye por completo la Fe de quienes la asisten. En 2002, una columna de Patrick Buchanan titulada “Un índice de declive del catolicismo”  incluía la siguiente estadística: “En una encuesta del New York Times, el 70 por ciento de los católicos en el grupo de edad de 18 a 44 años creen que la Eucaristía es simplemente un” recordatorio simbólico ” de Jesús “.

Hay un error allí, ya que debería decir, “70 por ciento de los Novus Ordos “. Este es el sombrío legado de la liturgia de Montini-Bugnini: una disolución de incluso las creencias católicas más rudimentarias. Sin embargo, una ironía divertida no debe escaparnos  a nosotros: en el caso de la Nueva Misa inválida de Pablo VI y sus “sacerdotes” igualmente inválidos , el 70% de las personas que no creen en la Presencia Real resultan ser involuntariamente correctos, porque en su “Misa”, ¡Cristo no está  verdaderamente presente!

Pero aparte de un poco de ligereza, el triste aniversario de la promulgación de la liturgia del Novus Ordo es para lamentarse, no para celebrarse. La “Nueva Misa” es destructora de almas. Debemos trabajar incansablemente para dar luz a las personas ignorantes, para que puedan ver que no es católica, no es una misa, no complace a Dios y es terriblemente perjudicial para las almas.

A0D65E4F-17D0-4C71-88FA-5A6CF85248AE

Por cierto, un anagrama de Novus Ordo Missae es “una norma dudosa SOS”.

Parece muy apropiado.

De Novus Ordo Watch

5 replies »

  1. Para algunos Católicos la Profecía de Daniel, se cumple cuando tres reyes son derribados, dentro del plan de las tres guerras mundiales de la conspiración luciferina, cuyos autores fueron Albert Pike y Mazzini. Justamente de eso, fue acusado S.S Pío XII. por defender a la Europa Católica, el mismo que el emperador Truman, ni se dignó a lllamarlo, más, que con su nombre y apellido. El Cardenal Ottaviani, acusado de tradicionalista, fue quien se ocupó de enviarles el tercer secreto de Fátima, a los tres imperios responsables, los EE.UU, el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, y a la UR.SS. La sede fue ocupada por impostores, ya que el único papa que reinó la Iglesia desde 1958 a 1989 fue: Gregorio XVII. además lo explica bien el Padre Luigi Villa lo que significan, misas masónicas, renovar el deicidio, como la encíclica Nostra aetate, renovar el decidio, del autor Mauricio Carlavilla. La religión mundial del anticristo, masónica, desde su fundación, es una afrenta a Dios. Definida hoy como diálogo inter-religioso, eso es la pagana y pérfida, masonería. En los poderes ocultos, y sus misterios cabalísticos masónicos, las fechas son, por alguna causa, seguramente si llegamos al los ancestros de Montini, alguna conexión tendrían, siendo judíos.y además confeso, seguidor de Caín. La Hermana, teóloga, santa, y Doctora de la Iglesia, Santa Hildegarda de Binen, dice que lucifer meditó, muy bien su plan. Un plan que en América, la Católica, llevan algo así, como doscientos años. Los restos del Procer en cuestión, Santiago de Liniers, se encuentran en España. La guerra contra España, fue la guerra contra, Iberoamérica Católica. Ni una mención a Renovatio, ni a Chiesa Viva, ni a los tantos sacerdotes, que no fueron formados por ningún imperialismo. Eso demuestra la gran penetración masónica y cabalística, que ha invadido toda nuestra cultura. Sumado a sus medios de propaganda, dónde diferentes sectas muchas de ellas coercitivas llenan espacios para propagar, sus nefastas doctrinas. Inclusive señores como el gral de la Compañía, actual, conoce perfectamente que ningún, jesuita, puede ocupar cargos jerárquicos, ya que estaría violando, su voto. Como también según decreto de S.S Pío XII, el romano pontífice, no puede abdicar. Lo cual convierte, a la renuncia de Benedicto XVI, en inválida. Demasiados errores, conflictos, y varias destrucciones, han traído, como para ignorar sus maquinaciones. Gracias Señor Moinmunan.

    Me gusta

    • La renuncia del judío Ratzinger, en efecto, más que inválida es absurda, porque nadie puede renunciar a lo que no posee. Como Ratzinger no era papa, no renunció, sino simplemente dejó de hacer la farsa de usurpador.Es como si yo, en mi locura, renunciara a ser el alcalde de New York, ya que nunca lo fui.

      Por otra parte, un verdadero Papa puede renunciar, como sucedió varias veces. Veamos algunos ejemplos, sin ánimo de ser exhaustivo.:

      -El Papa San Silverio, que ocupó la sede petrina de 536 a 537, renunció por el bien de la paz y de la Iglesia, tras ser depuesto por el general bizantino Belisario.

      -En 654 renunció el Papa San Martín, tras ser depuesto y deportado.
      .
      – El Papa Benedicto IX, que reinó intermitentemente en tres ocasiones entre 1032 y 1048,
      renunciando otras tres, tras renunciar en la ultima se retiró al monasterio de Grottaferrata para hacer penitencia.

      -En 1294, el Papa Celestino V renunció al pontificado.

      -El Papa Gregorio XII renunció en 1415.

      – Clemente VIII, renunció en 1429.

      Después, que yo sepa, ningún Papa más ha renunciado, porque el tal Benedicto XVI no era papa, ni jamás lo podría ser por haber caído desde su juventud en herejía pública, lo cual le inhabilita para el Oficio, por la Bula Cum ex Apostolatus Officio.

      Me gusta

  2. Pour ceux qui comprennent le français, voici l’excellent article de Jérôme Bourbon, rédacteur en chef de RIVAROL, sur la destruction satanique de la Sainte Messe.
    [ Les cinquante ans de la « nouvelle messe » : un demi-siècle cataclysmique

    LE 3 AVRIL 1969, il y a tout juste un demi-siècle, par la “Constitution apostolique” Missale romanum, Paul VI “promulguait” officiellement « le missel romain restauré par décret du IIe concile œcuménique du Vatican ». En fait de restauration, il s’agissait d’un nouveau rite qui rompait de manière radicale et impressionnante avec la messe tridentine. Comme toujours avec les modernistes, on feint de défendre la tradition de l’Eglise, sa liturgie, sa doctrine pour mieux au final les subvertir et les détruire. Ainsi l’article 1 de la “Constitution” déclare que « le Missel romain, promulgué en 1570 par Notre prédécesseur saint Pie V en application d’un décret du concile de Trente, a été reçu par tous comme l’un des fruits nombreux et admirables que ce saint concile a répandus dans toute l’Église du Christ. Durant quatre siècles, non seulement il a fourni aux prêtres du rite latin la norme de la célébration de l’Eucharistie, mais encore les missionnaires l’ont répandu dans presque tout l’univers. De nombreux saints ont nourri leur vie spirituelle de ses lectures bibliques et de ses prières, dont l’ordonnance remontait pour l’essentiel à saint Grégoire le Grand. » Il s’agit d’un éloge funèbre tout à fait hypocrite puisque les articles suivants enterrent la messe codifiée par saint Pie V et prescrivent un nouveau rite. Paul VI se montre intraitable : la « messe de Luther » doit entrer en vigueur, de manière obligatoire, le 30 novembre 1969, premier dimanche de l’Avent. Au nom d’une pseudo-restauration, d’une fallacieuse rénovation, de spécieuses nécessités pastorales voulues par Vatican II.
    Loin d’être une restauration, il s’agit en réalité d’une destruction totale qui ouvre la voie à un carnage spirituel dont nous mesurons chaque jour les fruits effrayants, comme nous allons le voir. Le rite de Paul VI (qui est en réalité une synaxe et non le saint sacrifice de la messe) est en effet inséparable du “concile” Vatican II dont il est l’expression et le couronnement sur le plan liturgique. Si ce que l’on a appelé la nouvelle messe a été promulguée plus de trois ans après la fin du “concile”, elle en est d’évidence l’une de ses conséquences les plus effroyables. Le “concile” a en effet introduit une nouvelle manière de se situer par rapport à Dieu. Prétendant que l’homme a changé, les Pères conciliaires en déduisent qu’il faut aussi modifier le rapport de l’homme à Dieu en passant du théocentrisme à l’anthropocentrisme. Inversion radicale des fins : la religion n’est plus au service de Dieu mais au service de l’humanité. « L’homme est la seule créature de Dieu créée pour elle-même », « Tout sur Terre doit être ordonné à l’homme comme à son centre et à son sommet » ose clamer la “constitution” Gaudium et Spes. Et Paul VI, dans son ahurissant discours de clôture de Vatican II, ira jusqu’à dire : « La religion du Dieu qui s’est fait homme s’est rencontrée avec la religion — car c’en est une — de l’homme qui se fait Dieu. […] Nous aussi, nous plus que quiconque, nous avons le culte de l’homme».
    SI CE dernier est la fin et le sommet de tout, il faut évidemment repenser toute la théologie catholique. L’église conciliaire se définit comme un moyen, une institution (parmi beaucoup d’autres), un signe au service de l’homme. C’est la fameuse théorie de l’Eglise-sacrement. Jean Paul II pourra ainsi dire que « l’Eglise a révélé l’homme à lui-même », ou encore que « l’homme est le chemin de l’Eglise ». Si tel est le cas, l’on comprend que la liturgie ait alors pour objectif de célébrer l’humanité, sujet du rite sacré et du sacerdoce. D’où les autels retournés vers l’assemblée des fidèles dont le prêtre n’est que l’animateur, le président, la nouvelle messe n’étant pas hiérarchique mais démocratique. La première version de l’article 7 de l’Institutio generalis (longue introduction au nouveau missel de 1969) déclare ainsi : « la Cène dominicale est la synaxe sacrée ou le rassemblement du peuple de Dieu se réunissant sous la présidence du prêtre pour célébrer le mémorial du Seigneur. C’est pourquoi le rassemblement de l’Eglise locale réalise éminemment la promesse du Christ : “Là où deux ou trois sont rassemblés en mon nom, je suis au milieu d’eux”. » Est complètement évacuée la dimension sacrificielle du saint sacrifice de la messe. La célébration dite de l’eucharistie n’est plus le mémorial de la Croix mais celui de la Cène. C’est la doctrine de la messe-repas.
    Il est question d’une présence spirituelle du Christ (« Là où deux ou trois sont rassemblés en mon nom, je suis au milieu d’eux ») mais nullement de Sa Présence sacramentelle, de la Présence réelle de Son Corps, de Son Sang, de Son Âme et de Sa Divinité. Dans l’optique de Vatican II, la messe (ou plutôt ce qui en tient lieu) n’est plus le renouvellement non sanglant du sacrifice du Calvaire mais un simple repas communautaire entre baptisés. Dans leur Bref examen critique publié en septembre 1969, les cardinaux Ottaviani et Bacci (la brochure a en fait été rédigée pour l’essentiel par un dominicain, le Père Guérard des Lauriers) se livrent à une attaque en règle, parfaitement fondée et argumentée sur le plan théologique, de la nouvelle messe de Paul VI. Le nouveau rite, concluent-ils, « s’éloigne de façon impressionnante de la théologie catholique de la Sainte Messe, telle qu’elle a été formulée à la XXIIe session du Concile de Trente » qui, en « fixant les canons » a fourni « une barrière insurmontable pour toute hérésie qui s’attaquerait à l’intégrité des Saints mystères ». Le nouveau rite s’éloigne radicalement de la définition catholique de la Messe, considérée dans ses quatre causes : matérielle (la Présence réelle), formelle (la nature sacrificielle), finale (le but propitiatoire) et efficiente (le sacerdoce du prêtre). COMME LA nouvelle messe célèbre l’homme vers lequel le président de l’assemblée est tourné (tandis qu’il se détourne de Dieu en lui tournant le dos physiquement, tout un symbole !), puisqu’il s’agit de rappeler sans cesse l’extraordinaire dignité de l’homme, le caractère propitiatoire de la messe est rejeté. Plus question dans cette optique de chercher à apaiser Dieu, à lui donner la satisfaction due pour les péchés commis, à soulager les âmes du purgatoire. L’abandon de l’anthropocentrisme est visible dans les églises qui sont complètement transformées, souvent de manière brutale : au maître-autel tourné vers Dieu se substitue une simple table (de cuisine ou à repasser) orientée vers l’assemblée ; le prêtre (ou ce qui en tient lieu) étant réduit au rôle d’animateur et de président d’une cérémonie sécularisée. Les confessionnaux sont délaissés et font souvent office de placards à balais. Les bancs de communion sont généralement démontés car il n’est plus question de s’agenouiller en signe d’adoration de Son Créateur et Sauveur. On communie debout et dans la main. La chaire est supprimée ou délaissée, manière symbolique de renoncer au pouvoir d’enseignement de l’Eglise, car dans la religion conciliaire nous ne sommes plus dans le schéma de l’Eglise maîtresse de vérité enseignant au monde la Voie, la Vérité et la Vie mais dans celui d’une “église” enseignée par le monde, apprenant à son contact, réagissant à l’unisson.
    Il s’agit de mettre en place les conditions d’un mondialisme politico-religieux ; dans le nouvel ordre mondial les religions mises sur un pied d’égalité ne sont en effet que de simples animatrices et de zélées propagandistes de la démocratie universelle et de ses idoles : la déclaration des droits de l’homme, le culte holocaustique, la tolérance érigée en absolu, le laïcisme, la liberté de conscience et de culte, l’antiracisme unilatéral et obligatoire, la lutte acharnée contre toutes les discriminations, mêmes naturelles et légitimes, la sympathie illimitée pour tous les autres cultes et confessions. Les statues des saints et de la Sainte Vierge sont souvent enlevées ou laissées pleines de poussière, les édifices souvent non entretenus. Les magnifiques ornements liturgiques traditionnels (chasuble, chapes, étoles, nappes d’autel…) ont souvent été brûlés ou jetés avec une haine satanique, qui rappelle celle des réformés au XVIe siècle et sont remplacés par des habits d’une laideur généralement repoussante. La beauté aide à prier, à élever son âme, aussi la volonté d’enlaidissement, notamment des habits et du mobilier liturgiques, comme des cérémonies, est-elle un des symptômes de la révolution moderniste. Il en va de même du grégorien qui a été abandonné à peu près partout au profit de chansonnettes souvent parfaitement ridicules ou débilitantes quand elles ne sont pas hétérodoxes voire hérétiques.
    Le nouveau rite est profondément désacralisé et ne rend pas un culte véritable à Dieu : de 14 génuflexions on est passé à 3. Or, dans un rite sacramentel, l’éloquence du signe passe par la multiplication suffisante des gestes. Sur ce plan du signe, la quasi-disparition des génuflexions dans le novus ordo missae équivaut à une omission délibérée, qui oblitère gravement l’expression de la doctrine. D’autant plus que ces trois génuflexions, là où elles ont été laissées (deux après et non plus avant l’élévation, ce qui n’est pas un hasard ; une avant la communion de l’assemblée) présentent un sens volontairement équivoque : expriment-elles la Présence réelle, ou seulement la présence spirituelle et mystique du Christ dans l’assemblée, qui est le résultat de la Foi des fidèles ? Poser la question, c’est y répondre. Le modernisme affirme assez rarement des hérésies explicites, il procède généralement par équivocités volontaires pour mieux tromper. Il en est d’autant plus dangereux.
    QUI A assisté à l’occasion de funérailles ou d’autres cérémonies à un office conciliaire ne peut qu’être frappé voire épouvanté par la désacralisation de la liturgie, la laideur des vêtements sacerdotaux, du mobilier liturgique, la pauvreté consternante des sermons d’un humanitarisme horizontal qui n’élève pas l’âme, ne rappelle pas les grands mystères de la religion, les vérités de la foi, répète ce que dit le monde, ce que l’on entend partout, ce que professent l’école et les media. On ne le dira jamais assez, la nouvelle messe (ou plus exactement la synaxe de Paul VI) s’inscrit dans une gigantesque entreprise de destruction où rien n’a été laissé intact : ni la liturgie désacralisée et protestantisée (sait-on assez que six ministres protestants ont collaboré à l’élaboration de la nouvelle messe : George, Jasper, Shepher, Kunneth, Smith et Thurian et que, comme Luther qui avait supprimé l’offertoire parce qu’il exprimait clairement le caractère sacrificiel et propitiatoire de la messe, les inventeurs du novus ordo missae ont réduit l’offertoire à une simple préparation des oblats, reprenant des bénédictions juives ?), ni le catéchisme traditionnel interdit et remplacé par une vague catéchèse droit-de-l’hommiste et œcuméniste, ni les constitutions religieuses (toutes bouleversées, y compris celle des Chartreux qui n’avait jamais été modifiée depuis son fondateur, saint Bruno !), ni l’habit ecclésiastique, ni les États, syndicats, écoles et partis chrétiens tous appelés à faire leur mue. A Église nouvelle correspondent sacerdoce nouveau, ecclésiologie nouvelle, messe nouvelle, catéchisme nouveau (1968 avec Pierres Vivantes et 1992 avec le « Catéchisme de l’Eglise catholique »), sacrements nouveaux, communautés nouvelles, nouveau chemin de Croix (1991), nouveau Rosaire (2002), nouveau code de droit canon (1983), nouveau rite de consécration épiscopale et d’ordination sacerdotale (1968) — dont des études érudites se sont attachées à démontrer le caractère invalide, de manière significative le sacre et l’ordination ont d’ailleurs été bouleversés en premier car il s’agissait d’abord d’interrompre le sacerdoce catholique indispensable pour l’administration de cinq sacrements —, nouveau baptême (1969), nouvelle confirmation (1971), nouveau mariage (1969), nouvelle extrême-onction (1972), nouvelle confession (1973), nouveau bréviaire (1970), nouveau calendrier liturgique (1969), nouvelles huiles saintes (1970), nouveau Notre Père (1966), nouveau Credo (où l’on a remplacé l’expression « consubstantiel au Père » par « de même nature que le Père »).
    Preuve que les modernistes qui occupent (ou plus précisément usurpent) aujourd’hui toutes les fonctions d’autorité sont fiers de leur œuvre, Bergoglio a “canonisé” il y a quelques mois, le 14 octobre 2018, Paul VI, l’homme en blanc qui a “promulgué” le concile Vatican II (7 décembre 1965) et la nouvelle messe (3 avril 1969) après avoir “canonisé” le 27 avril 2014 à la fois Jean XXIII, l’homme qui a convoqué Vatican II et Jean Paul II, l’homme qui l’a appliqué avec Montini. Ils se “canonisent” les uns les autres en toute indécence, et avec une incroyable célérité. Ils peuvent être contents : en un demi-siècle ils ont tout détruit. Ils ont persécuté, chassé, traqué, dans les années 1970, les prêtres, souvent âgés, qui voulaient rester fidèles à la messe de leur enfance et de leur ordination.
    Et après avoir fait dire une fausse messe (celle de Paul VI) par de vrais prêtres (ceux ordonnés avant les nouveaux rites du 18 juin 1968, rendus obligatoires le 6 avril 1969, il y a un demi-siècle), voilà que l’on fait dire désormais une vraie messe (le rite tridentin) par de faux prêtres (ceux “ordonnés” dans le nouveau rite ou par des “évêques” eux-mêmes sacrés dans le nouveau rite). On avait déjà procédé ainsi au XVIème siècle avec la Réforme anglicane : après avoir gravement altéré les rites, les rendant invalides, pour neutraliser les oppositions conservatrices et donner le change, les réformateurs ont accordé un peu de latin, remis en vigueur des ornements traditionnels, en forme de miettes que l’on distribue dédaigneusement. Les modernistes font exactement la même chose quatre cents ans plus tard : après avoir imposé de manière violente le nouveau rite, ils accordent au compte-gouttes le retour au latin, mais dans le cadre d’une adhésion à Vatican II et de cérémonies assurées le plus souvent par des clercs “ordonnés” par des “évêques” “sacrés” dans le novus ordo missae
    Un autre moyen subtil de neutraliser la résistance à Vatican II et au modernisme est de faire célébrer la messe traditionnelle en communion avec les intrus occupant le siège de Pierre, lesquels détruisent la foi et la morale, bénissent des sodomites, visitent des mosquées et des synagogues pour faire allégeance à de faux cultes, promeuvent le mondialisme. Or, on ne peut être à la fois una cum Christo et una cum Bergoglio, se réclamer du Dieu trois fois saint et s’incliner en signe de soumission au canon de la messe devant un hérétique et un apostat, citer avec déférence son nom dans la partie la plus sacrée du saint sacrifice, le reconnaître comme la règle vivante et prochaine de la foi, comme « le doux Christ sur la terre » selon la définition que sainte Catherine de Sienne donne du Pape. De même qu’il faut choisir entre la Croix et la Shoah, de même faut-il opter entre Dieu et Judas.
    LES FRUITS de Vatican II, de la nouvelle messe et de toutes les réformes post-conciliaires sont parfaitement connus : effondrement des vocations religieuses et sacerdotales, abandon du sacerdoce, affaissement de la pratique religieuse, montée vertigineuse de l’indifférentisme religieux, du relativisme moral, du scepticisme philosophique. Depuis 1960 environ, les nouvelles générations sont élevées dans une totale ignorance de la religion ; la transmission ne se fait plus. Le dépôt de la foi n’a pas été gardé par ceux qui avaient le devoir sacré de le conserver. Dès lors, rien de surprenant si depuis un demi-siècle que l’Eglise catholique est occupée, occultée et éclipsée par le modernisme triomphant, la société s’est complètement décomposée, liquéfiée. En cinquante ans, le monde a plus changé qu’en deux millénaires. Nous avons quitté la civilisation édifiée par des siècles d’efforts, de sacrifices, de dévouement pour une barbarie infiniment pire que celle de jadis. Notre monde a rejeté avec obstination la vérité connue. Or, comme le prophétisait le cardinal Pie, « lorsque le Bon Dieu ne règne pas par les bienfaits liés par sa présence, il règne par toutes les calamités liées à son absence »
    Naguère même ceux qui n’étaient pas chrétiens, même ceux qui faisaient profession de rejeter bruyamment le Christ et sa loi, étaient, comme malgré eux, imprégnés de valeurs chrétiennes. Ils savaient ce que voulaient dire la parole donnée, l’honneur, la pudeur, la fidélité, le courage, la politesse, l’héroïsme, la vertu, la modestie. Aujourd’hui tous les mots sont galvaudés. Chez un enfant de sept ans le mot “amour” est déjà irrémédiablement souillé. L’homme moderne n’est plus relié à rien, sinon à son IPod, à son IPad et à son IPhone. Toute référence à la transcendance lui est étrangère. En voulant supprimer Dieu, on a du même coup supprimé la morale. D’où un déferlement de haine, de violence et de nihilisme. D’où des familles divisées, éclatées, décomposées. D’où des enfants abandonnés à eux-mêmes. D’où la déferlante de la drogue et de la pornographie. D’où la montée du satanisme, des profanations d’églises et de cimetières. D’où le triomphe de toutes les inversions : “mariage” homosexuel, théorie du genre, vomitives Gay Pride réunissant chaque année un plus grand nombre de participants. D’où le recours massif à des antidépresseurs et à des anxiolytiques, à des psychiatres et à des mages. D’où l’essor des sectes en tous genres et des fausses religions. D’où la contagion des suicides. D’où le règne du vide et du néant, le triomphe insolent du mensonge, de l’imposture et de Mammon. D’où la domination chaque jour plus insolente de toutes les subversions et de toutes les transgressions
    POURTANT, il reste possible à celui qui le souhaite, avec la grâce de Dieu, de se sanctifier, même dans ces heures tragiques. Vatican II et la nouvelle messe ont certes été bien pires qu’une guerre mondiale. La guerre tue les corps, mais elle ne tue pas nécessairement les âmes. La révolution moderniste a conduit à une apostasie universelle et à un monde qui est devenu un cloaque sordide et un chaudron infernal. Elle a largement obstrué les canaux de la grâce mais ils ne sont pas fermés. Pour qui entend rester fidèle aux trésors de vingt siècles d’Eglise, à son missel, à son catéchisme, à sa doctrine, pour qui se réchauffe le cœur et dilate son âme en méditant la vie des saints et des martyrs, pour qui conserve la foi, l’espérance et la charité, malgré les vicissitudes et les tourments actuels, malgré la crise inouïe qui tend à tout submerger, à tout ruiner, à tout effacer, assurément le chemin du Ciel reste ouvert.
    Jérôme BOURBON. RIVAROL du 3 avril 2019

    Me gusta

  3. Máximo, en una de las ediciones de Chiesa Viva, publicaron un decreto de S.S Pío XII, dónde dice claramente el romano pontífice, no puede renunciar. Y si fue hecho por un papa válido, así debe ser considerado. Entiendo su postura, pero este mundo , no lo entiende, porque el mundo los llama santo Padre, o su santidad. Inclusive a Francisco. Tengo entendido que S.S Pío XII, en los tiempos de las guerras mundiales, recibió muchas presiones, y no sería extraño que una de ellas, fuera el pedido de renuncia. El vaticano era un blanco, y a Italia la bombardearon. Inclusive la idea era, directamente eliminarlos. Están las declaraciones de Avro Manhattan, como de Alice Bailey. Sumado a que el papa elegido por los Cardenales fieles al Señor fue. Gregorio XVII. Por lo que según las leyes de la Iglesia, han cometido un gravísimo pecado. Y el nombre de esa secta, con sede en los EE.UU porque ahí la fundaron, es la mayor, responsable. Inclusive leyendo la biografía de Juan Bautista Montini, Pablo VI, es posible verificar su pertenencia, como al resto de las sociedades secretas. La Iglesia tenía conocimiento que en la tradición del satanismo, el primero que tomara el nombre del Apóstol del Señor, Pablo, ese era el elegido. Ese fue Pablo VI. Lo cual elimina todo tipo de conspiraciones, más allá, que mirando las caras, existen diferencias y parecen, dos personas diferentes. Y cuando el Clero fiel confirma, no podemos más que aceptarlo y comprender mejor el Apocalipsis según san Juan. Por esa causa, no es extraño además que existan tres caras, de la Hermana Lucía, de Fátima, y sólo una es válida. Además confirmado, hace unos días y por una persona católica de Portugal.

    Hoy es posible confirmar, lo que siempre se intentó ocultar, más allá que el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, no permitirá que se abran los archivos, hasta el año:2072. Es un documento, histórico, que confirma toda sospecha, al respecto, y de lo que, era esa mujer, que ni respetaba los contratos establecidos, en la guerra fría. .

    Cómo Argentina se libró de un ataque nuclear durante la Guerra de las Malvinas

    La Guerra de las Malvinas mantuvo los ojos de todo el mundo puestos sobre el conflicto entre Argentina y Reino Unido. Y si bien todos saben cómo terminó la escalada, pocos conocen que la potencia europea habría estudiado lanzar un ataque nuclear sobre el país latinoamericano y la difícil decisión que el presidente francés tomó para evitarlo.

    Al menos así lo afirma en su libro ‘Rendez-vous. Un psicoanálisis de François Mitterrand’ el psicoanalista y escritor francés Ali Magoudi.

    Magoudi, con quien el presidente francés se reunía al menos dos veces por semana en secreto desde 1982 hasta 1984, reveló en su monografía que la Dama de Hierro, la primera ministra Margaret Thatcher, amenazó al exmandatario francés con lanzar una bomba nuclear sobre Argentina si Mitterrand se negaba a darle los códigos de las armas de fabricación francesas que estaban en manos de Buenos Aires.

    El mandatario, que llegó tarde a una de sus acostumbrados encuentros, se disculpó por el retraso y procedió a contarle sobre la conversación que había tenido con la primera ministro británica.

    “Disculpe. Tenía un problema que resolver con la Dama de Hierro. Esa Thatcher, ¡qué mujer tan difícil! (…) Con sus cuatro submarinos nucleares en el Atlántico Sur, ella amenaza con lanzar un arma atómica contra Argentina si no le proporcionó los códigos secretos que hará que los misiles que le vendimos a los argentinos se queden sordos y ciegos”, señaló el mandatario.

    El 4 de mayo de 1982, en pleno enfrentamiento entre ambos países, un misil Exocet disparado desde un avión Super Étendards (de diseño francés) golpeó a la embarcación británica HMS Sheffield, lo que produjo el hundimiento del mismo. Esto fue utilizado por Thatcher, quien aprovechó para presionar a Mitterrand, ya que todo el equipo con el que se realizó el ataque era de origen francés.

    “Ella está furiosa. Ella me culpa personalmente por este nuevo Trafalgar… Me vi obligado a rendirme. Ella los tiene ahora, los códigos”, señaló el presidente francés, de acuerdo con Magoudi.

    Mitterrand continuó: “uno no puede ganar contra el síndrome insular de una inglesa desenfrenada. Provocar una guerra nuclear por unas pocas islas habitadas por tres ovejas (…)

    Pero realicé un buen trabajo. De lo contrario, te aseguro que el dedo metálico de la Dama [de Hierro, Margaret Thatcher] habría presionado el botón”.

    http://argentinatoday.org/2019/04/10/como-argentina-se-libro-de-un-ataque-nuclear-durante-la-guerra-de-las-malvinas/

    Me gusta

  4. El día de las mujeres y filósofas, del averno, de los EE.UU. el precio que se paga por ser colonia angloamericana israelí. No eran sólo tres ovejas, lo que se estaba librando.

    Bajada de línea en Argentina: la visita de Judith Butler, pro-incesto y pro-pedofilia

    Hace años que, en nuestro país, un tristemente célebre Ministro de Relaciones Exteriores habló que, para subsistir políticamente, eran necesarias las relaciones carnales con los Estados Unidos. Y no se equivocaba al parecer porque, al final de cuentas, el Tío Sam siempre fue un macho heteropatriarcal.

    Para que no queden dudas de que esta política subsiste y de que el liberalismo usa al marxismo para sus fines, a los sudacas del sur nos han seguido enviando emisarios racialmente superiores para decirnos qué debemos pensar y cómo debemos actuar.

    Fue éste el caso –en los días que corren– de la visita de Judith Butler, filósofa judío-norteamericana, a la Universidad de 3 de Febrero (Buenos Aires), según narra el diario Página 12.

    “Postestructuralista” y autora de libros como “El género en disputa” (donde defiende la pedofilia, el incesto y la zoofilia -entre otras maravillas[1]), “Feminismo y la subversión de la identidad” y “Cuerpos que importan”, el personaje en cuestión vino a enseñar acerca de la toma de conciencia gramsciana ni más ni menos que a la Argentina, porque “no es todo lo mismo en América latina; todo el resto del mundo está observando qué están haciendo” –afirmó.

    En una verdadera clase de inquisición progre, y frente a “un grupo reducido de periodistas” (tome nota) se habló de “aborto, las denuncias sobre violencia sexual, y el punitivismo”, amén de otras sasaras típicas. Por ejemplo:

    http://www.quenotelacuenten.org/2019/04/11/bajada-de-linea-en-argentina-la-visita-de-judith-butler-pro-incesto-y-pro-pedofilia/

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s