ALL POSTS

EL SINIESTRO DIÁLOGO ECUMÉNICO IMPULSADO POR EL FALSO VATICANO II


 

 

 

El diálogo ecuménico fue introducido en la Iglesia por la falsa encíclica “Eclesiam Suan” del Anticristo Montini tres meses antes de promulgar en el falso concilio la Constitución  “Lumen Gentium”, herético documento que clausuró 2000 años de Iglesia y cuya aprobación dejó fuera de la Iglesia al cuerpo de obispos que lo votaron  neciamente sin saber lo que hacían. Hoy dīa el “pequeño Anticristo” Bergoglio lleva ese diálogo a extremos aberrantes.

“Diálogo” se ha convertido en la palabra clave en la secta del Vaticano II para reunir  a todos los herejes, cismáticos, infieles y paganos en la Tierra. No se trata de convertir a los que están en el error porque “el proselitismo es una tontería solemne” [Francisco dixit] La palabra dialogo suena como una discusión “abierta” e inobjetable sobre la fe, cuando en realidad es algo siniestro impulsado por la eclesiología ecuménica del falso Concilio Vaticano II. Ya estoy escuchando a miembros de la secta del Vaticano II que me dicen  que habrá una “reunión interreligiosa” en su parroquia, donde dialogarán con el ministro protestante local, el rabino, el imán, etc. Resulta ser poco más que un intento de promover la agenda de una Única Religión Mundial donde todo es aceptado excepto la verdad. Esta publicación explorará la enseñanza de la Iglesia Verdadera sobre el “diálogo”, y cómo la nueva secta engendrada por el Concilio de ladrones introdujo la idea de promover su nefasto objetivo.

Montini y Ecclesiam Suam
 El primer impulso hacia el diálogo con las sectas falsas se produjo cuando Montini (“Papa” “San” Pablo VI) promulgó su encíclica Ecclesiam Suam el 6 de agosto de 1964, apenas tres meses y medio antes de que firmara el primer documento herético del Concilio, la Lumen gentium.  La encíclica es sorprendentemente distinta de las de los verdaderos papas:
  • Ciertamente no es nuestro deseo interrumpir el trabajo del concilio en esta simple carta conversacional [sic],  sino más bien felicitarlo y estimularlo. (párrafo # 6) (¿Desde cuándo los papas reales promulgan “cartas conversacionales”?)
  • El propósito de esta exhortación no es apoyar la creencia de que la perfección consiste en adherirse rígidamente a los métodos adoptados por la Iglesia en el pasado y negarse a aceptar las medidas prácticas comúnmente consideradas de acuerdo con el carácter de nuestro tiempo. . Estas medidas se pueden poner a prueba. No podemos olvidar la palabra del Papa Juan XXIII que adoptamos como expresión del objetivo y objeto de nuestro propio pontificado. Además de ratificarlo y confirmarlo como el principio rector del Concilio Ecuménico, queremos ponerlo en conocimiento de toda la Iglesia(párrafo # 50; énfasis mío) Los métodos de oración y adoración, e incluso la regla de la fe, que ha producido innumerables santos ahora se consideran “obsoletos”. Deben ser reemplazados.
  • La Iglesia debe dialogar con el mundo en que vive. Tiene algo que decir, un mensaje que dar, una comunicación que hacer. (párr. # 65) (¿Qué comunicación sería esa? Pista: no es “arrepentirse, convertir y ser salvo”.)
  • Vemos la situación concreta muy claramente, y podríamos resumirla en términos generales, describiéndola como una serie de círculos concéntricos alrededor del punto central en el que Dios nos ha colocado (párr. # 96). La siguiente sección describe lo que realmente significa

 

  • Comprende, ante todo, a aquellos hombres que adoran al único Dios supremo, a quien también adoramos . Primero mencionaremos al pueblo judío , que aún conserva la religión del Antiguo Testamento, y que es verdaderamente digno de nuestro respeto y amor. Luego, tenemos aquellos adoradores que se adhieren a otros sistemas monoteístas de la religión, especialmente a la religión musulmana . Hacemos bien en admirar a estas personas por todo lo que es bueno y verdadero en su adoración a Dios. Y finalmente tenemos a los seguidores de las grandes religiones afroasiáticas .(párrafo # 107; énfasis en lo mío) Los judíos no pueden “retener” lo que ya no existe; El Antiguo Pacto ha terminado desde la muerte de Cristo. ¿Qué hay que  “admirar” en el Islam? No hay nada “bueno y verdadero” en adorar a su luna falsa del  “dios”, Allah. Finalmente, tenemos a los paganos de África y Asia (hindúes, animistas, budistas, etc.) ¿Qué tiene de bueno o incluso “genial”? Nada. “San”  Montini agrega esto al final del párrafo. # 107 para mantener una apariencia de ortodoxia: Obviamente, no podemos estar de acuerdo con estas diversas formas de religión, ni podemos adoptar una actitud indiferente o acrítica hacia ellos asumiendo que todos deben considerarse en pie de igualdad, y que no hay necesidad de que quienes las profesen indaguen si Dios se ha revelado definitiva e infaliblemente, o no, cómo desea ser conocido, amado y servido. De hecho, la honestidad nos obliga a declarar abiertamente nuestra convicción de que la religión cristiana es la única y verdadera religión, y esperamos que sea reconocida como tal por todos los que buscan a Dios y lo adoran.  ¿Lo captas? Hace varias declaraciones heréticas y espera encubrirlas. La prueba de que este es el caso se ve confirmada por los documentos heréticos del Concilio Vaticano II que él firmó, y que destruyen cualquier pretensión de enseñanza ortodoxa.
Vaticano II y su “dogma” de ecumenismo y diálogo
 
 Esto es lo que Unitatis Redintegratio, párr. # 9 tiene que decir:
Los católicos que ya tienen una base adecuada deben adquirir una comprensión más adecuada de las doctrinas respectivas de nuestros hermanos separados, su historia, su vida espiritual y litúrgica, su psicología religiosa y sus antecedentes culturales. Lo más valioso para este propósito son las reuniones de las dos partes,  especialmente para la discusión de problemas teológicos, donde cada uno puede tratar con el otro en pie de igualdad, siempre que quienes participan en ellas bajo la guía de las autoridades sean verdaderamente competentes. (Énfasis mío)
Considere: Al iniciar una discusión con cualquier otra persona en pie de igualdad , uno renuncia a cualquier reclamo de autoridad superior a la autoridad de la otra parte. De lo contrario, el qsimplemente el pie no sería igual. La Iglesia verdadera no puede recomendar a los católicos, ni siquiera a los más cultos, que participen en discusiones teológicas con los protestantes a menos que estén dispuestos a reconocer que su religión es falsa. Para que un católico inicie un diálogo con los protestantes en pie de igualdad, sería necesario que el católico ponga en duda abierta y voluntariamente las verdades de la fe que están garantizadas divinamente. Esto es simplemente malvado. El Vaticano II requiere que aquellos en diálogo nieguen la obligación divina de profesar la única fe verdadera y la necesidad de que todos los herejes se sometan a la Iglesia.
El Papa Pío XI enseña: “… aunque se puede encontrar a muchos no católicos que predican en voz alta la comunión fraterna en Cristo Jesús, sin embargo, no encontrará a nadie quien quiera someterse y obedecer al Vicario de Jesucristo, en Su poder como maestro o como gobernante. Mientras tanto, afirman que tratarían de buena gana con la Iglesia de Roma, pero en igualdad de condiciones, es decir de igual a igual, pero incluso si pudieran actuar así, no parece que hay lugar para dudar de que cualquier pacto en el que puedan entrar no los obligue a abandonar aquellas opiniones que siguen siendo la razón por la que se equivocan y se apartan del único pliegue de Cristo … Siendo así, está claro que la Sede Apostólica no puede En cualquiera de los términos participan en sus asambleas, no es de todos modos legal para los católicos apoyar o trabajar para tales iniciativas; porque si lo hacen, aceptarán un falso cristianismo, bastante ajeno a la única Iglesia de Cristo “(Mortalium Animos, párr. # 7 y 8; énfasis mío)
También, leemos más herejías en el documento del Vaticano II, Gaudiam et Spes: 
A través de la lealtad a la conciencia, los cristianos se unen a otros hombres en la búsqueda de la verdad y de la solución correcta a tantos problemas morales que surgen tanto en la vida de los individuos como en las relaciones sociales. (párr. # 16)
Cualquier católico que necesite “buscar la verdad” con herejes, apóstatas, paganos, etc., ha perdido su fe o su cabeza  (probablemente ambas). También estoy siendo generoso, porque la denominación de “cristiano” solo pertenece legítimamente a los miembros de la Única Iglesia Verdadera. El Vaticano II en otra parte (erróneamente) atribuyó a los herejes y cismáticos bautizados un derecho estricto al nombre de cristiano sin calificación.
En el párrafo 21 de Gaudiam et Spes, se nos dice que “los católicos deben dialogar con los ateos para lograr un “orden correcto” en el mundo. (No es de extrañar que Bergoglio nos diga: ‘Los ateos pueden ir al cielo’).
Aunque la Iglesia rechaza por completo el ateísmo, proclama sinceramente que todos los hombres, los que creen y los que no, deben ayudar a establecer el orden correcto en este mundo, donde todos vivan juntos. Esto ciertamente no puede hacerse sin un diálogo que sea sincero y prudente.”
Algunos puntos: el orden mundial sólo  puede darse cuando el mundo se convierte a la Iglesia. Los que niegan la existencia de Dios no pueden contribuir de ninguna manera a este esfuerzo. El mundo (junto con el diablo y la carne) es el enemigo de la Iglesia. Cristo no oró por el mundo, “Yo ruego por ellos: no por el mundo, sino por los que me diste: porque son tuyos …” (San Juan 17: 9)
San Pablo nos dice: “Y todos los que vivan piadosamente en Cristo Jesús, sufrirán persecución”. (2 Timoteo 3:12). ¿Quién los perseguirá? El mundo, porque no puede haber orden correcto en el mundo, hasta que el mundo acepte a Cristo como Rey. Como enseña el Papa Pío XI, “La Iglesia sola puede introducir en la sociedad y mantener en ella el prestigio de un verdadero espíritu sano, el espiritualismo del cristianismo que, tanto desde el punto de vista de la verdad como de su valor práctico, es bastante superior a cualquier teoría filosófica. La Iglesia es la maestra y es ejemplo ante el mundo de buena voluntad, ya que puede inculcar y desarrollar en la humanidad el “verdadero espíritu del amor fraternal” (San Agustín, De Moribus Ecclesiae Catholicae., i, 30) y al elevar la estimación pública del valor y la dignidad de la ayuda del alma del individuo para elevarnos incluso a Dios “( Ubi Arcano Dei Consilio, párr. # 42). 
 
La verdadera iglesia enseña
 
El Código de Derecho Canónico de 1917 enseña en Canon 1325, sección 3, que “los católicos deben evitar participar en debates y conferencias con no católicos, especialmente públicos, sin el permiso de la Santa Sede o, en caso urgente, del Ordinario local. . (Ver Canonistas Abbo y Hannon, Los cánones sagrados , [1951] 2: 563). Tenga en cuenta que esto se refiere incluso a los debates sobre temas importantes para ganar conversos. Aún así, se debe tener cuidado de asegurar que la Fe no esté en peligro, o que se vea mal en cualquier forma”.
El 20 de diciembre de 1949, la Sagrada Congregación del Santo Oficio publicó una Instrucción sobre el llamado “movimiento ecuménico” de su época. El Papa Pío XII lo promulgó condenando las siete afirmaciones importantes del “diálogo”, tal como se describe más adelante en el Concilio Vaticano II, las cuales fueron declaradas malvadas y heréticas.
La instrucción comienza describiendo:
Sin embargo, algunas de las iniciativas que hasta ahora han sido tomadas por varios individuos o grupos, con el objetivo de reconciliar a los cristianos disidentes con la Iglesia Católica, aunque inspiradas por las mejores intenciones, no siempre se basan en principios correctos, o si lo están, sin embargo, no están libres de peligros especiales, como ya lo ha demostrado la experiencia. Por lo tanto, esta Suprema Congregación Sagrada, que tiene la responsabilidad de conservar en su totalidad y proteger el Depósito de la fe, ha considerado oportuno recordar y prescribir lo siguiente:
Esto fue para hacer conversos, pero todavía había peligros para la Fe. La Instrucción tienen siete partes, pero solo citaré los puntos más pertinentes. Parte 1 de la Instrucción:
Ellos [los obispos] también proporcionarán diligentemente todo lo que pueda ser de utilidad para los no católicos que desean conocer la fe católica; designarán personas y oficinas a las que estos no católicos pueden acudir para consultas; y, a fortiori, velarán por que aquellos que ya se han convertido a la fe encuentren fácilmente medios de instrucción más exacta y profunda en la fe católica , y de llevar una vida más positivamente religiosa, especialmente a través de reuniones apropiadas y reuniones grupales, a través de Ejercicios espirituales y otras obras de piedad.
Sección 2:
Ellos [los obispos] también estarán en guardia, no sea que, con el falso pretexto de que se preste más atención a los puntos en los que estamos de acuerdo que a los en los que nos diferenciamos, se fomente una peligrosa indiferencia, especialmente entre las personas cuyo entrenamiento en teología no es profundo y cuya práctica de su fe no es muy fuerte. Se debe tener cuidado, no obstante, en el llamado espíritu “irénico” de hoy, a través del estudio comparativo y el vano deseo de un acercamiento mutuo progresivamente más cercano entre las diversas profesiones de fe, la doctrina católica, ya sea en sus dogmas o en las verdades que están conectadas con ellas, se conforme o se adapte a las doctrinas de las sectas disidentes, para que la pureza de la doctrina católica no se vea afectada, o se oculte su significado genuino y cierto.
También deben restringir esa forma peligrosa de hablar que genera opiniones falsas y esperanzas falaces incapaces de realizarse; por ejemplo, que las enseñanzas de las Encíclicas de los Romanos Pontífices sobre el regreso de los disidentes a la Iglesia, sobre la constitución de la Iglesia, sobre el Cuerpo Místico de Cristo, no deberían tener demasiada importancia ya que no todas son asuntos de fe, o, lo que es peor, que en asuntos de dogma, incluso la Iglesia Católica aún no ha alcanzado la plenitud de Cristo, sino que aún puede perfeccionarse desde fuera … La doctrina católica debe ser presentada y explicada: de ninguna manera se permite pasar por alto o velar con términos ambiguos la verdad católica con respecto a la naturaleza y el modo de justificación, la constitución de la Iglesia, la primacía de la jurisdicción del Romano Pontífice,… Sin embargo, no se debe hablar de la  [el retorno / conversión a la única Iglesia verdadera] de tal manera que haya que imaginarse que al regresar a la Iglesia le están trayendo algo sustancial de lo que hasta ahora ha carecido. Será necesario decir estas cosas clara y abiertamente, primero porque es la verdad que ellos mismos están buscando y, además, porque fuera de la verdad no se puede alcanzar una verdadera unión.
(Énfasis mío)
Conclusión
“Diálogo” es el término modernista para tener discusiones con aquellos que están fuera de la Iglesia, pero no tienen el propósito de conversión, sino el de “enriquecimiento mutuo”. En consecuencia, niega que la Iglesia sea una Sociedad Perfecta y una, ya sea que los que están fuera se conviertan o no. Los modernistas dialogan para “entender”, como si la Iglesia no conociera todas las verdades de fe y las herejías que van en contra de ellas. Ellos dialogan para “hacer del mundo un lugar mejor” y se olvidan de la verdad de que la verdadera paz solo puede lograrse mediante el reconocimiento universal de Cristo como Rey y uniéndose a Su Única Iglesia Verdadera. Sin embargo, lo que realmente quieren obtener del diálogo es la aceptación de Una Única  Religion Mundial  libre de dogmas, y que todos se apresten a comprometer sus principios de creencia y aceptar un indiferentismo inspirado en lo masónico. Mientras todos sean “buenos” (¿según qué norma?) Y crean en algún concepto vago de “dios” (el “Gran Arquitecto del Universo”), todo está bien con el mundo. El diálogo del Vaticano II es todo un discurso (herético) y no una acción (ortodoxa). 

De Introibo ad Altare Dei