ALL POSTS

ANTE LA BEATIFICACIÓN DE ANGELELLI


ECB01E64-3114-4B29-AC6B-E19E45123B18

Imagen de Prensa Republicana

Ayer fue beatificado Monseñor Angelelli, ex obispo pro marxista de La Rioja, por supuesto “martirio”, pese a que la causa judicial durante largo tiempo fue caratulada como accidente de tránsito, con sobradas pruebas al respecto. Cabe aclarar que, incluso en el hipotético caso de que Angelelli hubiese sido víctima de la represión militar contra la guerrilla comunista -que no lo fue-, su muerte no habría sido perpetrada por odium fidei -odio a la fe, necesario para que haya martirio-, sino por complicidad con las hordas del terror comunista, entrenadas y financiadas por la Cuba castrista  y la Unión Soviética, quienes ponían bombas, secuestraban y asesinaban a cuanto argentino rehusara profesar el “socialismo científico” y se mostrara renuente a adherir al dogma de la “sociedad sin clases” marxista -con gulag y reeducación estatal para los disidentes y partido único para instaurar el paraíso laico en la tierra-. Odium fidei que, en cambio, sí caracterizó el asesinato del filósofo Carlos Alberto Sacheri, ejecutado a mansalva por los sanguinarios homicidas del ERP, a la salida de la Misa dominical en la catedral de San Isidro, delante de su esposa y de sus siete hijos, en pleno régimen democrático, el 22 de diciembre de 1974. En este caso, ninguna duda cabe acerca del móvil de los asesinos, el odio de la fe católica, que encarnaba tan clara, brillante y valientemente el Dr. Sacheri. Va de suyo que no se puede esperar beatificación alguna para este auténtico mártir de la fe cristiana por parte de las autoridades eclesiásticas actuales, sino tan sólo el cobarde y cómplice silencio de Bergoglio y de sus serviles secuaces, cuyo partido desembozado es el de la progresía ecuménico-mundialista, bajo el estandarte ignominioso del socialismo apátrida y anticristiano…