ALL POSTS

CONTRA ANGELO RONCALLI


98DEB553-5BDC-4D7B-97AA-1EC7ACC055F5
EL CASO CONTRA RONCALLI

Publicado por Introibo ad Altare Dei

Aprendo mucho gracias a mis lectores. Cada semana en la sección de comentarios, hay muchas discusiones muy buenas. La mayoría son acerca del mismo asunto del post, pero no siempre, y eso, en mi opinión, es algo bueno. Cuando, en un tema, me contradicen. a menudo pienso de nuevo mi posición, para comprenderla mejor,  y así poder dar a mis lectores  una más valiosa información. Creo en el axioma: “El que no entiende el punto de vista de sus oponentes, no entiende completamente el suyo”. La semana pasada, alguien hizo un comentario oponiéndose a que yo llamara falso papa a Roncalli (Juan XXIII). Él me ya me había desafiado en este punto hace aproximadamente un año, por lo que yo quise entonces investigar mi posición más a fondo, pero por desgracia, la vida a menudo se interpone en el camino de nuestros planes.

Ahora, volví a investigar el tema y mis hallazgos fueron muy fructíferos, de lo que ha resultado esta entrada que lees. Cualquiera que desee leer el hilo completo de la discusión entre mi interlocutor y yo puede hacerlo consultando la sección de comentarios del post de la semana pasada. Resumiendo, él dijo, “los sedevacantistas reconocen como pseudo-papa a Pablo VI y a los “papas” que le sucedieron, basándose  ​​en una EVIDENCIA IRREFUTABLEMENTE SÓLIDA. Por alguna razón, ud. no aplica el mismo estándar a Roncalli … Una vez más le digo, no sé si Roncalli era un usurpador. Creo que ud. también  siente lo mismo, por lo que, quizás debería retractarse   y no DECLARAR que se trata de un pseudo-papa, y en vez de eso, simplemente declarar que  ud, piensa que es un caso problemático “, hasta el punto de dudar  de que sea un genuino falso Papa.

En este post, expondré las razones, probando más allá de una duda razonable, que Roncalli, objetivamente,  debe ser desechado como el auténtico falso papa que fue. Hay tanto que se pueda escribir…, pero me limitaré lo mejor posible a ser conciso y transmitir la cuestión  sin profundizar en todos los aspectos de su vida. Por lo tanto, no investigaré,   por ejemplo, acusaciones como las de ser un francmasón. Podría tocar estos temas en otro post. Lo que aquí diga será suficiente para el propósito declarado.

Angelo Roncalli: un breve resumen
Angelo Giuseppe Roncalli, el hombre que convocaría el Concilio de  Ladrones del Vaticano II, nació el cuarto de trece hijos en 1881. Nació en una familia de aparceros que vivían en una aldea italiana. Roncalli estudió para el sacerdocio y completó su doctorado en Derecho Canónico el mismo año de su ordenación, en 1904. Se convirtió en profesor de patrística en la Universidad de Letrán en 1924, pero al cabo de unos meses fue despedido de su puesto  “bajo sospecha de modernismo”.
En febrero de 1925, el cardenal secretario de Estado Pietro Gasparri lo llamó al Vaticano y le informó de la decisión del papa Pío XI de nombrarlo como Visitador Apostólico en Bulgaria (1925–1935). Posteriormente fue consagrado obispo en 1925 por el cardenal Porchelli. El 12 de enero de 1953, fue nombrado Patriarca de Venecia y elevado al rango de Cardenal-Sacerdote de Santa Prisca por el Papa Pío XII. Después de la muerte del Papa Pío XII el 9 de octubre de 1958, Roncalli fue supuestamente elegido Papa en la undécima votación que tuvo lugar el 28 de octubre. Tomó el nombre  de Juan XXIII. Curiosamente, esta fue la primera vez en más de 500 años que se eligió este nombre; los papas anteriores habían evitado su uso desde la época del Antipapa Juan XXIII durante el Gran Cisma de Occidente varios siglos antes. Tanto el nombre de aquél Antipapa como su “reinado”, serían una adecuada prefiguración de la Secta del Vaticano II que él ayudaría a crear.
Consideraciones preliminares
1. Un Papa que cae en la herejía, como individuo privado,  pierde automáticamente su autoridad papal por la Ley Divina.
 Según el Doctor de la Iglesia, San Alfonso de Ligorio, “si un papa, como persona privada, cayera en herejía, caería inmediatamente del pontificado”. (Ver Verita della Fede, Pt. III, Cap. VIII, 9-10).
Según Wernz-Vidal, “a través de la herejía notoria y abiertamente divulgada, el Romano Pontífice, en caso de que cayese en herejía, por ese mismo hecho [ ipso facto ] se considera privado del poder de jurisdicción incluso antes de cualquier juicio declarativo de la Iglesia. …. Un papa que cae en la herejía pública dejaría de ser ipso facto miembro de la Iglesia, por lo tanto, también dejaría de ser jefe de la Iglesia (Ver Ius Canonicum. Roma: Gregoriano [1943] 2: 453 ).
2. Un hereje es incapaz por la Ley Divina de alcanzar el  papado.
 Según el teólogo Baldii, “Quedan impedidos de ser válidamente elegidos [ papas] los siguientes: mujeres, niños que no han llegado a la edad de la razón, aquéllos que sufren de locura habitual, los no bautizados, los herejes y cismáticos …” (Ver Institutiones Iuris Canonici [1921]; Énfasis mío).
Según el canonista Coronata, “III. Nombramiento del Primado. 1. Lo que requiere la ley divina para este nombramiento: … También se requiere para la validez que el nombramiento sea de un miembro de la Iglesia. Los herejes y los apóstatas (al menos los públicos) quedan excluidos “. ( Institutiones 1: 312; Énfasis mío)
3. Si se  tiene una sospecha razonable en la elección de un papa , puede ser considerado como un papa dudoso y, por lo tanto, no papa en el orden práctico.
Según el teólogo Szal, “tampoco hay ningún cisma si uno simplemente transgrede una ley papal por motivo que la considere  demasiado difícil, o si uno rechaza la obediencia en la medida en que sospecha de la persona del papa o de la validez de su elección , o si uno se opone a él como a un jefe civil de un estado “. (Ver La Comunicación de los Católicos con Cismáticos,CUA Press [1948], pág. 2; Énfasis mío).
Recuerde que no debemos tener pruebas más allá de una duda razonable (certeza moral) sino simples  SOSPECHAS . Una sospecha razonable en el derecho civil se considera más que una suposición o una sospecha, pero menos que una razón probable. Se basa en “hechos específicos y articulables”, “tomados junto con inferencias racionales de las circunstancias”. Por lo tanto, si alguien fuera elegido papa y obligado a renunciar, seguiría siendo papa. Cualquier cardenal subsiguiente “elegido” no podría alcanzar el papado aunque no fuera un hereje. Además, con la muerte o la verdadera renuncia del hombre elegido Papa (en un momento posterior a la elección inválida), no haría automáticamente que el cardenal inválidamente elegido fuera el Vicario de Cristo.
¿Fue Roncalli un hereje antes de su elección?
  • En la biografía de Lawrence Elliot titulada  I Will Be Called John: Una biografía del Papa John XXIII , [Reader’s Digest Press, 1973] se registra que desde 1914, Roncalli fue acusado de modernismo cuando era profesor en el seminario de Bérgamo. El Cardenal De Lai, Secretario de la Congregación de Seminarios, reprendió formalmente a Roncalli, diciendo: “De acuerdo con la información que he recibido, he sabido que ud. había sido lector [habitual]de Duchesne [ autor de un trabajo de tres volúmenes colocado en el Índice de Libros prohibidos por su  enseñanza de principios modernistas — Introibo] y otros autores rechazables y que en ciertas ocasiones usted se mostró favorable a esa escuela de pensamiento que tiende a vaciar el valor de la tradición y la autoridad del pasado, corriente peligrosa que conduce a consecuencias fatales “. (pág. 59)
  • Durante diez años (1905-1915), Roncalli fue secretario del obispo Radini Tedeschi, simpatizante del modernismo. Roncalli lo describe así: “Su ardiente elocuencia, sus innumerables proyectos y su extraordinaria actividad personal podrían haber dado la impresión a muchos, al principio, de que tenía en mente los cambios más radicales y que se sentía empujado por el único deseo de innovar … [Tedeshi] se preocupó menos por llevar a cabo reformas que por mantener las gloriosas tradiciones de su diócesis y por interpretarlas en armonía con las nuevas condiciones y las nuevas necesidades de los tiempos “. (Véase Leroux, Juan XXIII: Iniciador de los Cambios , pág. 10) : el obispo  Tedeschi quería “actualizar” las tradiciones reinterpretándolas con las “necesidades de los tiempos”. ¿Suena familiar?
  • Recibió la birreta roja de cardenal de manos del presidente francés Vincent Auriol en 1953 por propia insistencia de Roncalli. Auriol era un socialista comprometido, de quien Roncalli dijo que era un “socialista honesto”. El Papa Pío XI había declarado: “Nadie puede ser, al mismo tiempo, un católico sincero y un verdadero socialista” (Ver Encíclica  Quadragesimo Anno [1931], párr. 120).
  • Mientras trabajaba en Bulgaria, Roncalli conoció bien a los cismáticos orientales. Su ecumenismo herético se manifestó cuando dijo que”Los católicos y los ortodoxos no somos enemigos, sino hermanos. Tenemos la misma fe; compartimos los mismos sacramentos, y especialmente la Eucaristía. Estamos divididos por algunos desacuerdos con respecto a la constitución divina de la Iglesia de Jesucristo”. Las personas que fueron la causa de estos desacuerdos están muertas durante siglos. Abandonemos las viejas disputas y, cada uno en su propio dominio, trabajemos para hacer buenos a nuestros hermanos, dándoles un buen ejemplo. Más tarde, aunque sigamos andando por diferentes caminos, lograremos la unión entre las iglesias para formar juntas la verdadera y única Iglesia de nuestro Señor Jesucristo “. (Ver Luigi Accattoli, cuando un Papa pide perdón, Nueva York: Alba House and Daughters of St. Paul, [1998], pp. 18-19; Énfasis mío.) ¿Los cismáticos comparten la misma fe con la única Iglesia verdadera? Obviamente no.
  • De acuerdo con Renzo Allegri (traducido del italiano original, ” El Papa, que cambió  el mundo. “Testimonios de la vida privada  de Juan XXIII, pág. 66), un periodista búlgaro llamado Stefano Karadgiov declaró:” Conocí a sacerdotes católicos que se negaban a entrar en una  Iglesia ortodoxa, incluso como turistas. El Obispo Roncalli, por el contrario, siempre participó en las funciones ortodoxas, despertando el asombro y perplejidad en algunos católicos . Nunca se perdía  los grandes ceremonias que se celebraban en la iglesia ortodoxa principal  de Sofía. se ponía en una esquina y seguía  los ritos con devoción. Los cantos ortodoxos lo complacían especialmente (énfasis mío)
  • La importancia de que Roncalli participe activamente en un culto falso no puede ser subestimada. Participar en un culto religioso falso, de acuerdo con los canonistas y teólogos aprobados, es una manifestación de herejía y / o apostasía. Según el teólogo Merkelbach, la herejía externa consiste no sólo en lo que alguien dice, sino también en los dictis vel factis es decir, en los “signos, en los hechos o en la omisión de hechos ” (Merkelbach, Summa Theologiae Moralis , 1: 746; énfasis mío)
  • Tampoco se trata de un informe aislado de Roncalli participando en oración con personas fuera de la Iglesia. Según John Hughes en Pontiffs: Popes Who Shaped History  [Our Sunday Visitor Press, 1994], “Él [Roncalli] se convirtió en un buen amigo del Reverendo Austin Oakley, capellán de la Embajada Británica y representante personal del Arzobispo de Canterbury ante el Patriarca Ecuménico Ortodoxo. Aún más inusuales fueron las visitas de Roncalli a la capilla de Oakley, donde los dos hombres oraron juntos “. (Énfasis mío). Además, según Kerry Walters en John XXIII (Una breve biografía, Franciscan Media, [2013], Roncalli proclamó una vez desde el púlpito que Jesucristo “murió para proclamar la fraternidad universal”. (pg. 14)
¿Sucedió algo extraño en el Cónclave de 1958?
 1. Había varios candidatos principales para el papado después de la muerte del Papa Pío XII. El P. DePauw, mi padre espiritual, me hizo saber que su amigo personal, Alfredo el Cardenal Ottaviani, que estaba a cargo de la Sagrada Congregación Suprema del Santo Oficio, estaba tan seguro de que sería elegido, que ya había elegido el nombre papal de  Pío XIII. Otros contendientes fuertes fueron los cardenales Agagianian (simpatizante modernista), Lercaro (simpatizante modernista) y Siri (anticomunista y anti-modernista como Ottaviani). El gobierno de los Estados Unidos estaba muy interesado en la elección, ya que la Guerra Fría estaba en plena marcha, y querían otro anticomunista acérrimo como el Papa Pío XII.
En octubre de 1958, solo había 55 cardenales en el mundo, el número más bajo en décadas porque el papa Pío sabía que muchos obispos eran sospechosos del modernismo. Fue la “segunda ola” del resurgimiento del modernismo. El Papa San Pío X había llevado a los modernistas a la clandestinidad, pero no los había extirpado. Entonces, ¿por qué el Papa Pío XII le dio la birreta roja de cardenal a Roncalli? Contrariamente a lo que muchos piensan, la Iglesia no solo excomulga a los clérigos por capricho. El hecho de que hubieran sido censurados o fueran sospechosos de herejía quiere decir que la Iglesia estaba haciendo bien su trabajo. Se esperaba con ello reformar a los que se habían extraviado para y traerlos de vuelta al redil. Incluso el gran San Pío X dio tiempo a los peores modernistas para reformarse antes de la excomunión. Para ser claros, la Iglesia no es infalible de ninguna manera cuando hace algún nombramiento. Elegir a alguien cardenal no lo libera de las censuras eclesiásticas ni de las sospechas  de herejía.
El papa Pío XII tuvo a Judas como su confesor, el P. Augustin Bea. Se pensaba que Bea era anti-modernista, pero en el Vaticano II trabajó para que saliera  Nostra Aetate,  el documento herético sobre las religiones no cristianas. Era un ecumenista extremo y quería que los judíos fueran “absueltos” por su crimen de Deicidio. ¿Podría haber protegido a Roncalli, habiendo oído al papa Pío y convenciéndolo de que estaba “reformado” y / o era no elegible como papa? Esta es una de las muchas posibilidades, pero el meollo del asunto es que no hace nada para absolver a Roncalli de sus falsas enseñanzas e incluso sin la excomunión eclesiástica, habría sido expulsado de la Iglesia por la Ley Divina  por profesión de herejía.

2. Aparecieron señales confusas de humo blanco y la inteligencia estadounidense supuestamente había descubierto que el cardenal Siri había sido elegido Papa. Después salió humo negro. Las señales de humo blanco significan que un cardenal había sido elegido y había aceptado su elección como nuevo papa. Esto ha llevado a algunos a especular que Siri fue elegido Papa (“Gregorio XVII”) y se vio obligado a renunciar. Por lo tanto, la elección de Roncalli fue nula e inválida. No acepto la “teoría de Siri” por una buena razón.

Vea mi publicación http://introiboadaltaredei2.blogspot.com/2015/02/one-question-siri-cant-answer.html para conocer mis pensamientos sobre la “Teoría de Siri”. ¿Es posible que algún otro cardenal haya sido elegido, obligado a renunciar (lo que anuló la elección de Roncalli) y luego perdió el cargo al aceptar a los modernistas? Es una posibilidad. Para que nadie diga que no hay evidencia en lo del humo por ser algo seriamente confuso, según Kirk Clinger, “el humo parcialmente blanco y parcialmente oscuro confundió incluso a los locutores de la radio del Vaticano. Tuvieron que disculparse frecuentemente por su error. La columna de humo que brotó de la chimenea “De la Capilla Sixtina fue primero blanquecina,  luego definitivamente blanco, y más tarde definitivamente negro”. (Ver La risa de un papa: Historias de Juan XXIII , Holt, Rinehard y Winston ,[1964], pág. 43)

3. El informe más convincente que escuché fue que tanto los Cardenales Ottaviani como Siri no pudieron reunir los dos tercios más un voto para ser elegidos. Como resultado, un grupo de “moderados” convenció a la mayoría de los cardenales de dar sus votos a Roncalli como papa “de transición”. Tenía 77 años y, según el razonamiento, no podría hacer muchas cosas. ¿Pudo haber habido amenazas a un cardenal que había sido elegido y después fue obligado a renunciar? Al menos dos cardenales presentes hicieron declaraciones despectivas sobre lo que ocurrió en ese cónclave, lo que es muy sugerente de que algo andaba mal. Eran los cardenales Ottaviani y Spellman.
4. ¿Esto nos da una sospecha razonable , de modo que podamos dudar de la elección de Roncalli? La sospecha razonable es un bajo nivel de evidencia.  Sin embargo, hay pruebas más que amplias de que Roncalli era un hereje antes de su elección y, por lo tanto, no pudo alcanzar el papado. Finalmente, no olvidemos que se puede discernir una causa al examinar los efectos. Por ejemplo, el diseño inteligente del universo apunta a un Creador. Del mismo modo, si el hombre que salió del cónclave hizo lo que un verdadero Papa no haría(de hecho no podía) hacer , podemos decir con seguridad que no fue elegido Papa.
5. Roncalli, como “papa”, rehabilitó a todos los herejes principales que habían sido censurados bajo el papa Pío XII y los aprobó como periti ( expertos en teología) en el Vaticano II. Estos herejes incluyeron a personas como Congar, De Lubac y Hans Kung, entre muchos otros, a ninguno de los cuales se les exigió que no hubieran enseñado errores [contra a Fe]. Roncalli promovió el ecumenismo. Él ordenó que se eliminaran las palabras de la oración de Consagración al Sagrado Corazón de Jesús: “Sé tú Rey de todos aquellos que todavía están involucrados en la oscuridad de la idolatría o del islamismo”. Cambió las oraciones del Viernes Santo para eliminar la frase “judíos pérfidos (es decir, sin fe). Modernizó la misa, el breviario y el calendario. Era amigo de socialistas, comunistas y masones, ninguno de los cuales buscó convertirse.
Pacem In Terris : Herejía en la Tierra
La sentencia de muerte para aquellos que desean considerar al Papa Roncalli radica en el hecho de que él profesó la herejía en su encíclica Pacem In Terris, publicada el 11 de abril de 1963. Esta sección de mi publicación está tomada de la obra del Sr. John Daly llamada John XXIII y Pacem en Terris. Le doy todo el crédito al Sr. Daly  por su increíble investigación y su incisivo análisis. He condensado las partes pertinentes de su artículo en esta sección e incluí algunos de mis comentarios e investigaciones, que mezclé en ella.— Introibo

La encíclica Pacem in Terris  trataba de “establecer la paz universal en la verdad, la justicia, la caridad y la libertad” y, además de a la Iglesia, estaba dirigida “a todos los hombres de buena voluntad”. La proposición herética es la oración inicial del párrafo # 14. La versión latina oficial, publicada en Acta Apostolicae Sedis (“AAS” –Acts of the Apostolic See), No. 55, 257-304 es la siguiente:

In hominis juribus hoc quoque numerandum est, ut et Deum, ad rectum conscientiae Suae normam, venerari possit, et religionem privatim et publice profiteri. 

Lo que significa:

“Aquellos que defienden a Roncalli señalarán (correctamente)

que la Iglesia enseña que los humanos tienen el derecho de profesar y practicar solo la religión católica que es la única Iglesia verdadera, fuera de la cual nadie es salvo. El error no tiene derechos. No hay nada de malo con esta afirmación en Pacem (sostienen) porque la palabra legítimo  [rectam] modifica el “impulso de su conciencia” de tal manera que implica que uno no tiene derecho simplemente a seguir su conciencia en la adoración de Dios a menos que su conciencia sea legítima  ( es decir, de acuerdo con la única Iglesia verdadera). Lo que ningún católico puede declarar es que cada persona debe poder “profesar Su religión privada y públicamente “. Esto implica (como veremos) que uno puede profesar cualquier religión, ya sea la Verdadera Religión o cualquiera de las innumerables religiones falsas, tanto en privado como en público, cuya idea es herética y condenada por la Iglesia.

Aquí es donde se pone interesante. El adjetivo posesivo “Su”  no aparece en el texto oficial en latín publicado en el AAS. Sin embargo, su interpolación por los traductores (incluido el texto oficial en inglés disponible en el sitio web del Vaticano Modernista) no es de ninguna manera injustificada por dos razones:

(a) El latín rara vez incluye tales adjetivos, que a menudo muestran que deben entenderse desde el contexto.
(b) La evidencia abundante muestra que el verdadero significado de Juan XXIII se representa mediante la inclusión de “su”¿Qué evidencia se puede dar?

Si lees la oración sin la palabra “su”, ésta admite una interpretación ortodoxa: es decir, las personas tienen el derecho de profesar la religión de manera pública y privada, siempre que sea la religión católica. Sin embargo, no podemos omitir esa palabra sin alterar el sentido deseado de la encíclica; un sentido que es descaradamente herético. Que nadie proteste que esto es un ejercicio en mera semántica. Los herejes semi-arrianos, bajo la presión del Emperador, estaban preparados para someterse a cada sílaba del Credo de Nicea, excepto que rechazaban la afirmación de que Nuestro Señor era consustancial ( homo-ousion) con el Padre, pero Él era simplemente ( homoi-ousion ) de sustancia similar , no de la misma sustancia. Una letra marcaba la línea más importante entre la doctrina católica y la herejía.

Es indiscutible que el significado que Roncalli deseaba transmitir, y al que conscientemente prestó su (supuesta) “autoridad”, era que cada persona tiene derecho a profesar su religión, cualquiera que sea la religión, tanto en privado como en público. Aquí está la evidencia:

1. La encíclica no fue, como tradicionalmente se hizo, dirigida solo a los miembros de la Iglesia Católica Romana, sino a “todos los hombres de buena voluntad”. Si solo se dirigiera a los católicos, se podría argumentar que sabrían que “su” religión es la religión católica, porque solo la Verdad puede ser abiertamente profesada y predicada. Después de todo, él solo tendría a los católicos como su público objetivo. Es completamente irrazonable esperar que judíos, musulmanes, protestantes y cismáticos orientales (entre otros no católicos) obtengan esa comprensión del contexto. La única conclusión razonable a la que llegarían es que la encíclica garantiza a cada uno de ellos el derecho moral objetivo de practicar y profesar su religión falsa en público.

2. La 32ª edición del Enchiridion Symbolorum de Denzinger [El Enchiridion es un compendio de todos los textos básicos sobre el dogma católico y la moral desde la Era Apostólica. Encargado por el Papa Pío IX, ha estado en uso desde 1854 y se ha actualizado regularmente desde que fue editado por el Padre. Schonmetzer y tiene la frase ofensiva marcada con una nota al pie que hace referencia al artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948) de las Naciones Unidas Masónicas :

Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar su religión o creencia, y la libertad, ya sea solo o en comunidad con otros y en público o en privado, para manifestar su religión o creencia en la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.

Este pasaje es irreconciliable con la doctrina católica, pero está vinculado a la misma frase que haría al lector creer que todos son libres de expresar su religión en público, sin importar si es la verdadera religión o no. Sugeriría que Roncalli era consciente de esa parte de la Declaración Universal de los Derechos Humanos cuando escribió Pacem in Terris . Si esto no contradice la enseñanza católica, nada lo hace.

Como el Papa Gregorio XVI enseñó: “Ahora consideramos otra fuente abundante de los males con los que la Iglesia está afligida en la actualidad: el indiferentismo. Esta opinión perversa se extiende por todas partes por el fraude de los malvados que afirman que es posible obtener la salvación eterna del alma por la profesión de cualquier tipo de religión, siempre y cuando se mantenga la moral. Seguramente, en un asunto tan claro, harás que este error mortal esté  lejos de las personas comprometidas a tu cuidado … Esta fuente vergonzosa de el indiferentismo da lugar a esa proposición absurda y errónea que afirma que la libertad de conciencia debe mantenerse para todos. Con lo que sepropaga la ruina en los asuntos sagrados y civiles, aunque algunos repiten una y otra vez con la mayor impudencia que de ello se deriva una ventaja para la religión. ” (Ver Mirari Vos[1832], párr. # 13 y 14).

Los defensores de Roncalli protestarán porque hay una “falta de evidencia” de que Roncalli autorizó la nota al pie de página; pero tal objeción fracasa miserablemente. Los autores de  Enchiridionson seleccionados precisamente para asegurar que sus referencias y explicaciones tienen la aprobación oficial de la Santa Sede, dicen que cualquier comentario que distorsione la mente de los mismos tendrá una reprensión pública y una retractación exigida por Roma, que estaba lejos de el caso. Además, la participación de los editores de la 32ª edición es más demostrable que en cualquier edición anterior. Fue la primera vez que se omitió el pasaje de la condena de la libertad religiosa del Papa Pío IX. La sorprendente omisión es explicable sólo sobre la base de que estaba destinada a ocultar la contradicción explícita entre Pacem in Terris y Quanta Cura. 

Este pasaje fue omitido: A partir del cual la idea totalmente falsa del gobierno social no temen fomentar esa opinión errónea, la más fatal en sus efectos sobre la Iglesia Católica y la salvación de las almas, llamada por nuestro predecesor, Gregorio XVI, una “locura”, a saber, que ” La libertad de conciencia y culto  es el derecho personal de cada hombre, que debe ser legalmente proclamado y afirmado en toda sociedad debidamente constituida; y que los ciudadanos tienen derecho a  una libertad absoluta, que no debe ser restringida por ninguna autoridad, ya sea eclesiástica o civil, por lo que pueden manifestar y declarar abierta y públicamente cualquiera de sus ideas, ya sea de boca en boca, mediante la prensa, o de cualquier otra manera. “Pero, mientras lo afirman de manera precipitada, no piensan y consideran que están predicando” la libertad de perdición “y eso”. si los argumentos humanos siempre tienen espacio libre para la discusión, nunca faltarán hombres que se atrevan a resistir la verdad y a confiar en el discurso fluido de la sabiduría humana; mientras que sabemos, de la misma enseñanza de nuestro Señor Jesucristo, con cuánta atención la fe y la sabiduría cristianas deben evitar este balbuceo más dañino “.(Ver Quanta Cura [1864], párr. # 3).

Claramente, no se puede sostener razonablemente que aquellos que se preocuparon tanto por organizar la supresión de la parte “ofensiva” de Quanta Cura no fueron también responsables de la nota a pie de página de Pacem in Terris que se refería al mismo tema.

3. El hecho de que la sentencia de Pacem in Terris debe entenderse en relación con la Declaración Universal de los Derechos Humanos se confirma por el hecho de que en Pacem , las Naciones Unidas masónicas y su Declaración elogian los párrafos # 142, 143 , y 144. que Roncalli hizo en la Declaración.“Es un reconocimiento solemne de la dignidad personal de cada ser humano; una afirmación del derecho de todos a ser libres de buscar la verdad, seguir los principios morales, cumplir con los deberes impuestos por la justicia y llevar una vida plenamente humana. También Reconoció otros derechos relacionados con estos “. (párr. # 144; énfasis mío). El pontífice lee cuidadosamente una encíclica antes de firmarla y promulgarla. Además, los teólogos de alto rango lo elaboran en la dirección que da el Papa. Cada palabra es cuidadosamente elegida. Si estos “otros derechos” escritos en la Declaración no incluyeran el infame “derecho” a la libertad religiosa, ¿no es obvio que esto se habría aclarado?

4. La encíclica fue elogiada por las logias masónicas y los medios de comunicación seculares que promueven el indiferentismo religioso y la libertad religiosa mediante el apoyo a la separación de la Iglesia y el Estado.

5. La Iglesia no puede (y no) debe enseñar ambiguamente al expresar verdades teológicas. Cualquier ambigüedad deliberada debe interpretarse en contra de la ortodoxia de la enseñanza ambigua. Las proposiciones que son ambiguas o que admiten interpretaciones que son ortodoxas o heterodoxas se consideran “heréticas por defecto”. Este es también el caso de las proposiciones que son verdaderas, pero que están calculadas para omitir verdades o términos pertinentes que deberían incluir. Se condenó la siguiente proposición del pseudo-sínodo jansenista de Pistoia:
“Después de la consagración, Cristo está real y sustancialmente presente debajo de las apariencias (de pan y vino), y toda la sustancia del pan y el vino ha dejado de existir, dejando solo las apariencias”.

En 1794, el papa Pío VI condenó esa proposición en la Constitución apostólica Auctorem Fidei.porque “omite por completo mencionar la transubstanciación o la conversión de toda la sustancia del pan en el Cuerpo, y toda la sustancia del vino en la Sangre, que el Concilio de Trento definió como un artículo de Fe … en la medida en que, a través de una omisión no autorizada y sospechosa de este tipo, se desvía la atención tanto de un artículo de Fe como de una palabra consagrada por la Iglesia para salvaguardar la profesión de ese artículo contra las herejías, y tiende, por lo tanto, a dar como resultado que sea olvidada como si fuera una mera cuestión escolástica “.

Resumen: Es imposible excusar a Roncalli (Juan XXIII) del cargo de herejía argumentando que esta oración puede admitir una interpretación ortodoxa, porque no lo hace. Incluso si, ad arguendo, sin embargo, podría admitirse una interpretación ortodoxa, Roncalli todavía sería culpable de herejía por defecto, ya que se ha demostrado que el sentido obvio de la oración, tanto en el texto como en el contexto, es indudablemente herético.

Conclusión
¿Cuáles son, entonces, las conclusiones prácticas y objetivas que podemos deducir del llamado pontificado de “Buen Papa Juan”?
  • Fue influenciado y se mantuvo amigo de modernistas, masones, socialistas y otros enemigos jurados de la Iglesia desde sus primeros días en el sacerdocio.
  • Fue retirado de su puesto de profesor por sospecha de herejía (Modernismo).
  • Daba culto  y rezaba con herejes y cismáticos.
  • Hizo una declaración abiertamente herética con respecto a los católicos y los cismáticos orientales que tienen la “misma fe”.
  • El cónclave de 1958 estuvo rodeado de actividades sospechosas y llevó a muchos a creer que alguien más había sido elegido Papa antes de Roncalli.
  • Después de su “elección”, Roncalli rehabilitó a todos los teólogos vivos censurados bajo el papa Pío XII y los hizo desempeñarse como expertos teológicos durante el Concilio Vaticano II.
  • Roncalli enseñó la herejía de la libertad religiosa en Pacem in Terris; allanó el camino para su adopción en el Vaticano II en el documento herético Dignitatis Humanae

Por lo tanto,

1. Es moralmente seguro que Roncalli no fue Papa, por lo menos por la promulgación de la encíclica herética Pacem in Terrisdel 11 de abril de 1963. Un verdadero papa no puede enseñar herejía.
2. ¿Fue Roncalli “papa” desde octubre de 1958 hasta el 11 de abril de 1963? En una palabra: No.  Sabemos una causa por el efecto que produce. Si ve a alguien que está enfermo, sabe que es causado por una enfermedad, incluso si no puede diagnosticar exactamente qué enfermedad es. Los papas no rehabilitan a los herejes, promueven el ecumenismo y enseñan herejías. Es muy probable que Roncalli fuera un hereje cuando ingresó al cónclave por lo que nunca llegó al papado. También es posible (pero no probable) que alguien más haya sido elegido papa y haya renunciado bajo coacción, haciendo que la “elección” posterior de Roncalli sea inválida. Hay evidencia más que suficiente antes de la promulgación de Pacem en Terris que podemos sospechar la validez de su elección (debido a la herejía, la elección de otro, o ambas) para tratarlo como un papa dudoso, que no es un papa en el orden práctico.
Podría escribir docenas de publicaciones sobre “El malo pseudo papa Juan”. Sin embargo, espero que esto sea suficiente para poner fin a los argumentos de aquéllos que son “agnósticos” sobre su “papado” y piensan que podría haber sido Papa. Finalmente, para aquéllos que aún tengan la más mínima duda de conciencia o lo que queda de duda, permítanme agregar que Bergoglio lo “canonizó” como un “santo”. El mismo apóstata argentino que nos dio “San”. Juan Pablo el Gran Apóstata y “San” Pablo VI, nos dio “San” Juan XXIII. Si eso no es suficiente para hacerte comprender la destrucción que causó, y por la cual la secta del Vaticano II lo elogia, ninguna cantidad de información puede despertarte de tu negación.