ALL POSTS

FRANCISCO PROPUGNA LA RELIGIÓN DEL HOMBRE A EXPENSAS DE LA RELIGIÓN DE DIOS


[En su absurda y peligrosa carrera por defender las migraciones masivas y desordenadas, Francisco establece derechos inventados absolutos, para los migrantes, con inmenso daño a las naciones europeas y a la civilización cristiana occidental. Lo peor es que esto lo hace tergiversando y falsificando textos bíblicos, bordeando la blasfemia. La religión del hombre inaugurada por su predecesor de desgraciada memoria, “San” Pablo VI, llega con Francisco a sus más aberrantes consecuencias. ¡Señor, que termine cuanto antes esta pesadilla que sin duda merecemos por la traición de Occidente a sus raíces cristianas!
. Sin olvidar la corrupción y Apostasía de aquéllos que constituían la parte humana y falible de la Iglesia.]
Todos “ Tabernáculos vivientes”.

¿Construyendo la ciudad de Dios o la del hombre?
Francisco y la idolatría de los migrantes.

 

Si quieres saber cuál es la causa más cercana y querida al corazón de “Papa” Francisco, solo necesitas saber de lo que siempre habla. Como dijo nuestro Bendito Señor: “… de la abundancia del corazón habla la boca” (Lc 6:45), y esto es cierto tanto para el falso papa Jorge Bergoglio como para cualquier otra persona.

De este modo, nos dirigimos a la Prueba A a este respecto: la perpetua solicitud y la casi idolatría de los migrantes por parte De Francisco  .

El 27 de mayo, el Vaticano lanzó el Mensaje de Francisco para el 105º Día Mundial de los Migrantes y Refugiados 2019 , día que se celebrará el 29 de septiembre. El texto no se publicó simplemente en línea, sino que se presentó en una conferencia de prensa del Vaticano .

En este post, daremos una mirada crítica a gran parte de este  Mensaje , ya que ilustra perfectamente cómo el pseudo-papa argentino abusa del catolicismo como apoyo para promover su agenda política de izquierda. Él toma lo espiritual y lo reduce a lo mundano; toma las verdades esencialmente sobrenaturales relacionadas principalmente con la salvación de los hombres y las  centra en los objetivos naturales. De esta manera el evangelio se pervierte porque se aleja de su fin propio. Al mismo tiempo, Francisco parece estar predicando la verdad porque aparentemente envuelve su doctrina en el texto del Evangelio. Tal táctica es tan exitosa como engañosa.

El primer problema con el Mensaje de Francisco  es que convenientemente no distingue entre migrantes y refugiados . Los agrupa cuando, de hecho, son clases completamente diferentes de personas que simplemente tienen en común el hecho de que viajan de un país a otro. Pero la diferencia es crucial: un refugiado es alguien que “huye buscando refugio o seguridad, especialmente a un país extranjero , como en tiempos de agitación política, guerra, etc.” ( fuente ). Un migrante, por otro lado, es una persona que “intenta reubicarse permanentemente en un nuevo país, pero que puede estar sujeta a ser removida por el gobierno de ese país” ( fuente ).

Está claro que un refugiado merece ayuda, compasión y protección. Cualquier refugiado genuino solo viajará hasta la nación más cercana para ofrecerle asilo, y cuando el peligro en su país natal haya disminuido, regresará felizmente a él.

Un migrante , por el contrario, simplemente está buscando mudarse a otro país porque preferiría vivir allí , por varias razones, muchas de ellas bastante legítimas en sí mismas, pero ninguna de ellas supone una gran amenaza para la vida. Si bien no se puede culpar a la gente por buscar una mejor oportunidad para avanzar en su bienestar temporal, por ejemplo, no es correcto que se inmiscuyan en otro país, sin respetar las leyes de esa nación al ingresar sin la visa requerida.

No hay duda de que las personas que tienen una verdadera necesidad temporal merecen nuestra ayuda y compasión. Las obras corporales de la misericordia son obras de la misericordia. Sin embargo, lo que está sucediendo con estas interminables corrientes de migrantes es algo completamente diferente: en gran medida, Europa está siendo inundada deliberadamente con innumerables personas de África y Oriente Medio con la intención de desestabilizar a sus naciones y de destruir a los pueblos europeos. ¡Por  la diversidad! Una vez que cada nación pierda su identidad, ya no será distinguible de ninguna otra nación, y

En cualquier caso, el hecho es que las personas no tienen derecho a mudarse a ningún país que quieran. Entrar a un país extranjero es un privilegio, no un derecho, y aunque el asilo se debe otorgar a quienes huyen de la guerra o de una persecución injusta, eso es simplemente un permiso temporal para permanecer en el país más cercano que puede brindar seguridad, no es un derecho a la seguridad mediante el moverse permanentemente donde uno quiera.

Sin embargo, algunos pueden preguntarse qué significaría esto para la igualdad humana. La respuesta es tan simple como impopular: la vida humana es esencialmente desigual. Siempre habrá ricos, pobres y la clase media (cf. Mt 26:11). Siempre existirán los privilegiados y los menos afortunados, al igual que algunas personas nacen fuertes y sanas y otras tienen que hacer frente a las discapacidades y enfermedades de la infancia. Sin embargo, esto presenta un problema sólo para quien profesa el naturalismo, no para un católico.

El Papa San Pío X enseñó muy claramente la desigualdad inherente de los miembros de la sociedad humana en su Carta Apostólica  Fin Dalla Prima Nostra de 1903 , en la que presentó de manera resumida las enseñanzas de su predecesor, el Papa León XIII, sobre la cuestión social, incluyendo lo siguiente:

I. La sociedad humana, según lo establecido por Dios, está compuesta de elementos desiguales, al igual que las diferentes partes del cuerpo humano son desiguales; hacer que todos sean iguales es imposible, y significaría la destrucción de la sociedad humana . (Encíclica Quod Apostolici Muneris .)

II. La igualdad existente entre los diversos miembros sociales consiste sólo en esto: que todos los hombres tienen su origen en Dios el Creador, han sido redimidos por Jesucristo y deben ser juzgados, recompensados ​​o castigados por Dios exactamente de acuerdo con sus méritos o deméritos. (Encíclica Quod Apostolici Muneris .)

III. De aquí se deduce que hay, según la ordenanza de Dios, en la sociedad humana, príncipes y súbditos, maestros y proletarios, ricos y pobres, sabios e ignorantes, nobles y plebeyos , todos los cuales, unidos en los lazos del amor, deben ayúdense unos a otros a alcanzar su último fin en el cielo, y su bienestar moral y material aquí en la tierra. (Encíclica Quod Apostolici Muneris .)

IV. De los bienes de la tierra, el hombre no tiene simplemente el uso, como las criaturas brutas, sino que también tiene el derecho de propiedad permanente y no sólo de las cosas que se consumen con el uso, sino también de las que no se consumen con el uso. (Encíclica Rerum Novarum .)

V.  El derecho de propiedad privada, el fruto del trabajo o la industria, o de la concesión o donación de terceros, es un derecho natural incontrovertible; y todos pueden disponer razonablemente de los bienes que él considere oportunos. (Encíclica Rerum Novarum .)

VI. Para superar  la brecha entre ricos y pobres, es necesario distinguir entre justicia y caridad. No puede haber reclamo de reparación, excepto cuando se viola la justicia. (Encíclica Rerum Novarum .)

VII. Las siguientes son obligaciones de justicia vinculantes para el proletariado y el hombre de trabajo: Para realizar de manera plena y fiel el trabajo que se ha realizado libremente y, según la equidad, se ha acordado; no dañar la propiedad o indignar a la persona de los amos; incluso en la defensa de sus propios derechos para abstenerse de actos de violencia, y nunca para amotinarse. (Encíclica Rerum Novarum .)

VIII. Las siguientes son obligaciones de justicia vinculantes para los capitalistas: Pagar salarios justos a sus trabajadores; no dañar sus justos ahorros por violencia o fraude, o por usureros abiertos o encubiertos; No exponerlos a corrupciones y peligros de escándalo; No alejarlos del espíritu de la vida familiar y del amor a la economía; No imponerles un trabajo más allá de su fuerza o inadecuado para su edad o sexo. (Encíclica Rerum Novarum .)

IX.  Es una obligación para los ricos y los que poseen propiedades socorrer a los pobres y los indigentes, de acuerdo con los preceptos del Evangelio. Esta obligación es tan grave que en el Día del Juicio se exigirá su cumplimiento dando cuenta especial de ello, como Cristo mismo lo ha dicho (Mateo 25). (Encíclica Rerum Novarum .)

X.  Los pobres no deben avergonzarse de su pobreza, ni despreciar la caridad de los ricos, ya que deberían tener especialmente en vista a Jesús el Redentor , quien, aunque podría haber nacido en la riqueza, se hizo pobre a sí mismo para poder hacerlo. Ennoblecer la pobreza y enriquecerla con méritos más allá del precio para el cielo. (Encíclica Rerum Novarum .)

XI. Para resolver la cuestión social, los capitalistas y los propios trabajadores pueden hacer mucho las instituciones diseñadas para proporcionar ayuda oportuna a los necesitados y para unir mutuamente las dos clases. Entre estas instituciones se encuentran sociedades de ayuda mutua, diversos tipos de sociedades de seguros privadas, orfanatos para jóvenes y, sobre todo, asociaciones entre los diferentes oficios y profesiones. (Encíclica Rerum Novarum .)

(Papa Pío X, Carta Apostólica Fin Dalla Prima Nostra , nn. I-XI; subrayado agregado.)

En este motu proprio , San Pío X se basa en las encíclicas Quod Apostolici Muneris , Rerum NovarumGraves de Communi Re del Papa León XIII , así como en una instrucción de la Sagrada Congregación para Asuntos Eclesiásticos Extraordinarios del mismo Papa. Pío X aclara en su documento que “nadie se puede atrever a apartarse de [estas reglas] en los detalles más pequeños”.

Es irónico  que, aunque Francisco haya afirmado, falsamente y blasfemamente, que Dios ha querido la diversidad de las religiones , resulte que Dios realmente ha querido la desigualdad entre “príncipes y súbditos, maestros y proletarios, ricos y pobres, sabios e ignorantes, nobles. y plebeyos ”! Podemos esperar que el apóstata argentino no esté firmando un documento conjunto en un plazo corto.

Como Francisco es Francisco, no se limita a agrupar refugiados y migrantes, por supuesto; también agrega otros a la mezcla, lo que facilita aún más la infame agenda globalista que apunta, en última instancia, a desestabilizar y subvertir a todo el continente europeo:

Las sociedades económicamente más avanzadas están presenciando una tendencia creciente hacia el individualismo extremo que, combinada con una mentalidad utilitaria y reforzada por los medios de comunicación, está produciendo una “globalización de la indiferencia”. En este escenario, los migrantes, los refugiados, las personas desplazadas y las víctimas de la trata se han convertido en emblemas de exclusión. Además de las dificultades que conlleva su condición, a menudo son despreciados y considerados como la fuente de todos los males de la sociedad. Esa actitud es una alarma que advierte sobre el deterioro moral que enfrentaremos si continuamos cediendo terreno a la cultura del desecho. De hecho, si continúa, cualquier persona que no esté dentro de las normas aceptadas de bienestar físico, mental y social está en riesgo de marginación y exclusión.

Por esta razón, la presencia de migrantes y refugiados , y de las personas vulnerables en general , es una invitación a recuperar algunas de esas dimensiones esenciales de nuestra existencia cristiana y nuestra humanidad que corren el riesgo de ser pasadas por alto en una sociedad próspera. Por eso no se trata solo de los migrantes . Cuando mostramos preocupación por ellos, también mostramos preocupación por nosotros mismos, por todos; Al cuidarlos, todos crecemos; Al escucharlos, también le damos voz a una parte de nosotros mismos que podemos mantener ocultos porque hoy en día no está bien considerado.

(subrayado añadido)

De un solo golpe, Francisco  los ha puesto a todos al mismo nivel, borrando todas las distinciones: migrantes, refugiados, desplazados, víctimas de la trata de personas y “personas vulnerables en general”, quienesquiera que sean. (Curiosamente, cuando se trata de otorgar generosamente anulaciones y así destrozar a las familias , el cuidado de Francisco  por los vulnerables, los niños, no se encuentra en ninguna parte.) El hecho de que la mayoría de las personas que se entrometen en Europa sean inmigrantes  y no refugiados. hace precisamente que los migrantes caigan en manís de los traficantes de personas que así pueden encontrar víctimas fácilmente; algo que  deja sin decir convenientemente.

Lo que Francisco escribe en los dos párrafos anteriores no es ni siquiera particularmente sensible. ¿Dónde vemos un “individualismo extremo” que ha dado lugar a una “globalización de la indiferencia”? ¿Qué es esto, aparte de un intento más de generar otra palabra de moda para asegurar un titular? ¿Dónde están los verdaderos refugiados y las víctimas del crimen convirtiéndose en “emblemas de exclusión”?

Los migrantes, recordamos, son las personas que ingresan a los países sin permiso y sin causa de asilo. Que las interminables corrientes de estas personas de países extranjeros con culturas y religiones extranjeras son o serán la fuente de muchos males sociales, casi no necesitan explicación, ya que es de sentido común. Que no vayan a ser “la fuente de todos los males de la sociedad” también es obvio, pero nadie, excepto el argumento del hombre de paja de Francisco, sugiere lo contrario. Cualquier nación debe estar desconcertada y horrorizada ante la idea de que sus fronteras se borren de facto, porque una nación se define, entre otras cosas, por los límites que limitan su territorio. Un país necesita fronteras cerradas por la misma razón que las familias y las personas necesitan una casa con una puerta cerrada. No es complicado.

Declaraciones tales como “cuidándolos, todos crecemos” y “al escucharlos, también damos voz a una parte de nosotros mismos que podemos mantener oculta” son simplemente los lugares comunes y sin sentido del antipapa jesuita.

Después de sus primeros tres párrafos, Francisco se pone manos a la obra: comienza a apropiarse de la Sagrada Escritura para promover su falso evangelio del hombre . Él comienza así:

“¡Ten valor, soy yo, no temáis!” ( Mt 14:27). No se trata solo de los migrantes: también se trata de nuestros temores . Los signos de mezquindad que vemos a nuestro alrededor aumentan “nuestro miedo a ‘lo otro’, lo desconocido, lo marginado, lo extranjero … Esto lo vemos en particular hoy, frente a la llegada de migrantes y refugiados que llaman a nuestra puerta en busca de protección. , seguridad y un futuro mejor. Hasta cierto punto, el miedo es legítimo, también porque falta la preparación para este encuentro ”( Homilía en Sacrofano, 15 de febrero de 2019). Pero el problema no es que tengamos dudas y temores. El problema es cuando condicionan nuestra forma de pensar y actuar hasta el punto de hacernos intolerantes, cerrados y quizás incluso, sin darnos cuenta, racistas. De esta manera, el miedo nos priva del deseo y la capacidad de encontrarnos con el otro, la persona diferente de mí; me priva de la oportunidad de encontrarme con el Señor (cf. Homilía en la Misa por el Día Mundial de los Migrantes y Refugiados , 14 de enero de 2018).

Observe cómo precede a sus comentarios citando la exhortación de nuestro Bendito Señor: “Tened ánimo; soy Yo, no temáis” (Mt 14, 27). Cristo habló estas palabras a sus apóstoles en la barca que, “al verlo caminar sobre el mar, estaban preocupados, diciendo: Es una aparición. Y clamaron por el temor ”(Mt 14, 26). El hecho de que esto no tenga absolutamente nada que ver con los migrantes es fácil de ver, pero para Bergoglio el migrante (o la persona pobre, los desfavorecidos, los vulnerables, los excluidos, los marginados, los que sufren el pie de atleta) son literalmente Cristo ; así que secuestra el texto del Evangelio para hacer creer a la gente que así como no temerían a Cristo, que es perfectamente bueno y benevolente (ver Jn 1: 1; Lc 18:19), no deben temer ” el otro ”, tampoco. ¡Esto es una blasfemia!

Pero no es solo una blasfemia, es también una absoluta tontería. El miedo es una respuesta humana natural y saludable a lo desconocido, especialmente cuando lo desconocido está llamando a nuestras puertas en busca de un encuentro. Por supuesto, debe estar regulado por la razón, pero cierto temor es razonable: todo depende del objeto y de las circunstancias. Aunque Francisco reconoce que “el miedo es legítimo”, él solo admite esto en teoría , es decir, siempre que las personas no actúen a causa de su  miedo. Vaya!

Cuando se aplica a cualquier otro escenario, el absurdo del argumento de Francisco  se hace fácilmente visible. ¿Qué padre sano permitiría que su hija de 16 años hiciera autostop en todo el país con extraños y usara la parábola del Evangelio del buen samaritano como justificación ? ¿Alguna madre en su sano juicio le diría a su hija adolescente que no tenga miedo de pasearse con personas que no conoce porque el miedo nos priva del deseo y la capacidad de encontrarnos con el otro, las persona diferente a mí y me priva de la oportunidad de encontrarme con el Señor “?! Hacer estas preguntas es responderlas.

Por supuesto, en el corazón del mantra de Francisco, casi idólatra y repetidamente perpetuo, se encuentra una gran exageración y distorsión de las palabras de Cristo en Mateo 25. Repasemos la  perícopa completa por un minuto:

Y cuando el Hijo del hombre venga en su majestad, y todos los ángeles con él, entonces se sentará en el asiento de su majestad. Y todas las naciones se reunirán delante de él, y las separará una de la otra, como El pastor separa a las ovejas de las cabras. Y pondrá las ovejas a su derecha, pero las cabras a su izquierda. Entonces el rey les dirá a los que estarán a su diestra: Vengan, bendecidos de mi Padre, posean el reino preparado para ustedes desde la fundación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; Tuve sed, y me disteis de beber; Fui forastero, y me acogiste: desnudo, y me cubriste; enfermo, y me visitaste: estuve en la cárcel, y viniste a mí. Entonces le responderán los justos, diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te sustentamos? sediento, y te dimos de beber? ¿Y cuándo te vimos forastero y te recogimos? ¿O desnudo, y te cubrimos? ¿O cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y vinimos a ti? Y respondiendo el rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí me lo hicisteis. Entonces les dirá también que estarán en su mano izquierda: Aléjate de mí, maldito, hacia el fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre, y no me diste de comer; tuve sed, y no me diste de beber. Fui forastero, y no me llevaste adentro, desnudo, y no me cubriste; enfermo y en la cárcel, y no me visitaste. Entonces ellos también le responderán, diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, sediento, forastero, desnudo, enfermo, en la cárcel? ¿Y no te ministramos? Entonces él les responderá, diciendo: De cierto te digo, siempre que no lo hayas hecho con uno de estos menos, tampoco me lo hiciste a mí. Y estos irán al castigo eterno: mas el justo, en la vida eterna.

(Mateo 25: 31-46)

Obviamente , Cristo no estaba hablando literalmente  cuando dijo que Él tenía hambre, sed, desnudo, etc. Más bien, Cristo nos enseña aquí que Él nos juzgará sobre la base de nuestros trabajos – no solamente de nuestras obras, sino también de nuestras obras (cf. Heb 11: 6; Mc 16:16; Jas 2:24). Si, unidos a la fe y la esperanza, practicamos obras de caridad, por ejemplo, las obras corporales y espirituales de misericordia, y lo hacemos por el amor de Dios, seremos admitidos en el Cielo. Si no lo hacemos, seremos condenados porque, no amando a nuestro prójimo, evidentemente tampoco amamos a Dios, que nos ha ordenado amar a nuestro prójimo: “El que tiene la riqueza  de este mundo, y ve a su hermano” en necesidad, y le cierra sus entrañas: ¿cómo morará en él la caridad de Dios? ”(1 Jn 3:17; cf. 1 Jn 4:20).

Pero lo que Bergoglio, siendo un hereje del naturalismo, siempre falla convenientemente en mencionar que a menos que realicemos nuestras buenas obras a través de la gracia de Dios y por el motivo apropiado , es decir, el amor de Dios, no merecerán para nosotros la vida eterna. Así, un ateo, por ejemplo, que asiste desinteresadamente a los necesitados, está haciendo un trabajo noble y bueno; pero, no creyendo ni amando a Dios, todavía irá al infierno si no se convierte antes del final de su vida: “… el que no cree será condenado” (Mc 16, 16).

Primero debemos amar a Dios y luego a nuestro prójimo (ver Mt 22: 35-40). Pero debemos amar a nuestro prójimo por amor de Dios , es decir, de Dios el bien – no por el bien de nuestro vecino o por nuestro propio bien. Este es el catecismo católico básico:

Amar a nuestro prójimo por el amor de Dios significa amarlo para  agradar a Dios . Este amor sobrenatural se llama  caridad . Si amamos a una persona porque esperamos de él algún favor o ventaja a cambio, lo amamos por nuestro propio bien. Nuestro amor está interesado ; no es amor verdadero

El verdadero amor de Dios nos hace amar incluso a  personas desagradables , sin hacer referencia a su amor por nosotros. Nos hace amar a los pobres, a los enfermos, a los desafortunados, a los que sufren, a los repulsivos e incluso a nuestros enemigos, simplemente porque Dios los ama y desea que los amemos. Así, los cristianos de todas las edades se han sacrificado por la caridad.

El amor es el cumplimiento de la ley; y así quien ama al prójimo por el amor de Dios es recompensado con el cielo.

(La mayoría del Reverendo Louis LaRavoire Morrow, Mi fe católica[Kenosha, WI: My Mission House, 1954], p. 177; cursiva y letra en negrita).

Encontramos esto confirmado, por supuesto, en la Sagrada Escritura: “Porque cualquiera que te dé beber un vaso de agua en mi nombre, porque amas  a Cristo, te aseguro que no perderá su recompensa” (Mc 9 : 40). Comentando específicamente sobre los méritos de las buenas obras mencionadas en Mateo 25, el erudito jesuita p. Cornelius a Lapide explica que Cristo “cuenta que se hicieron a sí mismos, porque fueron hechos a los pobres por amor a Cristo ” ( Gran Comentario , volumen 3 [Londres: John Hodges, 1891], pág. 138; cursiva agregada). Y en el Acto de Caridad , declaramos a Dios: “Amo a mi prójimo como a mí mismo por el amor a ti ” ( fuente ). De ello se deduce que si alguna de tales obras no se hacen por amor a Dios (al menos de manera implícita), pero por algún motivo menor, no tendrán un valor sobrenatural delante de Dios, aunque aún podría otorgar una recompensa natural (cf. Mt 6, 2).

En resumen, podemos decir que cualquier obra buena que hagamos, se las hacemos  a Cristo en el sentido de que las hacemos para complacerlo ; y si no los hacemos, o no lo hacemos en absoluto, o no para complacerlo  , entonces no se lo hacemos a él . Esa es la enseñanza hermosa, profunda y, sin embargo, simple de nuestro Bendito Señor en Mateo 25. La exageración y distorsión de la enseñanza de Cristo por parte de Francisco como si Cristo fuera una especie de “Encarnación extendida” en los pobres y en los que sufren, ante quienes debemos arrodillarnos . Constituye una negación idólatra de la verdadera doctrina de la Encarnación, al menos implícitamente.

¿Crees que esto es demasiado duro? De ningún modo. Apenas unos días antes de la transmisión de su Mensaje para el 105º Día Mundial de los Migrantes y Refugiados 2019 , el mismo apóstata jesuita dijo durante un sermón que dio a la 21ª Asamblea General de Caritas Internationalis : “Nos ayuda a estar ante el Tabernáculo”. y ante los muchos tabernáculos vivientes que son los pobres. La Eucaristía y los pobres, Tabernáculo fijo y Tabernáculos móviles: allí uno mora en el amor y absorbe la mentalidad del Pan roto ”. ¡No puedes negar esto!

Aquí hay un breve video que muestra algunos de esos “tabernáculos móviles” que golpean las puertas de España, listos para el encuentro (noten a todas las mujeres y niños hambrientos):

Volviendo ahora al Mensaje de Francisco sobre el  enraizamiento de los migrantes:

La compasión motivó a que el samaritano, para los judíos un extranjero, no se desentendiera de él. La compasión es un sentimiento que no se puede explicar en un nivel puramente racional. La compasión golpea los acordes más sensibles de nuestra humanidad, liberando un impulso vibrante de “ser un vecino” para todos aquéllos a quienes vemos en dificultad. Como el mismo Jesús nos enseña (cf. Mt  9, 35-36; 14: 13-14; 15: 32-37), ser compasivo significa reconocer el sufrimiento del otro y tomar medidas inmediatas para calmar, sanar y salvar. Ser compasivo significa dejar espacio para esa ternura que la sociedad de hoy nos pide reprimir.

Por supuesto, todos sabemos que hasta que él llegó, los católicos nunca habían tenido compasión de nadie y no sabían cómo practicar las obras de caridad, específicamente las obras corporales y espirituales de la misericordia … No, Sr. Bergoglio: no necesitamos  que nos diga qué es la caridad, a usted, a quien sólo le importa la vida natural del cuerpo y no la vida sobrenatural del alma (cf. Mt 10:28); a Ud. a quien sólo preocupa este mundo y no el mundo venidero. ¡No, la destrucción de Europa no tiene nada que ver con la caridad cristiana!

Por desgracia, la boca  bergogliana continúa sin cesar. Tras la tergiversación de Mt 18:10, el pretendiente papal se lamenta: “El mundo de hoy se está volviendo cada vez más elitista y cruel hacia los excluidos”. Se puede admitir que hay elitistas que son crueles con aquellos que no están en su grupo, pero también que esos elitistas, por ejemplo, pueden ser  los mismos que asisten a las Reuniones de Bilderberg, a las que Francisco envió el año pasado a su Secretario de Estado, el “Cardenal” Pietro Parolin . ¡Uy!

En cualquier caso, ¿a quiénes se refiere cuando dice los “excluidos”? ¿Podría la etiqueta ser un poco más concreta, por favor? ¿Excluido de qué y por qué razón?  La falsa teología de Francisco se nutre de vaguedad y generalizaciones. Por ejemplo, la sociedad tiene el deber de excluir a los delincuentes para que no puedan dañar a otros, y esto normalmente se hace encarcelándolos. ¿Están ellos entre “los excluidos” a quienes se refiere Francisco?

La Sagrada Escritura, por cierto, tiene mucho que decir acerca de excluir a las personas. Aquí hay una pequeña selección:

  • Y el rey entró a ver a los invitados, y vio allí a un hombre que no llevaba la vestidura nupcial. Y él le dijo: Amigo,  ¿cómo has venido hasta aquí  sin tener la vestidura nupcial? Pero él se quedó en silencio. Entonces el rey dijo a los servidores : atadle de manos y pies, y  echadlo a las tinieblas exteriores : allí será el llanto y el crujir de dientes. Porque muchos son llamados, pero  pocos elegidos . (Mateo 22: 11-14)
  • Así pues, el reino de los cielos es similar a diez vírgenes, que tomando sus lámparas salieron al encuentro del novio y la novia. Y cinco de ellas eran necias, y cinco prudentes. Pero las cinco necias, habiendo tomado sus lámparas, no tomaron aceite con ellas; pero las prudentes tomaron aceite en sus vasos con las lámparas. Y el novio como se demoraba, todos se echaron a dormír. Y a la medianoche se oyó un grito: he aquí que viene el novio, salid a recibirlo. Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron y arreglaron sus lámparas. Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite, porque nuestras lámparas se apagan. Las prudentes respondieron: No, que no sea suficiente para nosotras y para vosotras, vayan más bien a los que venden y cómprenlo . Ahora bien, mientras iban a comprar, vino el novio; y los que estaban listos, entraron con él a las bodas, y se cerró la puerta . Pero por fin vinieron también las otras vírgenes, diciendo: Señor, Señor, ábrenos. Pero él, respondiendo, dijo:  De cierto os digo, no os conozco . Mirad, pues, porque no sabéis el día ni la hora. (Mateo 25: 1-13)
  • El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el  que no creyere, será condenado . (Marcos 16:16)
  • Pero sabed esto, que si el jefe de la casa supiera a qué hora vendrá el ladrón, seguramente lo vigilaría y no  permitiría que se perforara  el muro de su casa . (Lucas 12:39)

¿Lo ves? ¡Exclusión! ¡Rechazo! Puertas cerradas! No hay ternura ni compasión! ¿Cómo es esto posible? Todo depende de hacer las distinciones necesarias, distinciones que Bergoglio no hace, para engañar y confundir aún más.

Más de Chaos Frank:

Vine para que tengan vida y la tengan en abundancia” ( Jn 10:10). No se trata solo de los migrantes: se trata de toda la persona, de todas las personas . En las palabras de Jesús, encontramos el corazón mismo de su misión: ver que todos reciban el don de la vida en su plenitud, de acuerdo con la voluntad del Padre. En cada actividad política, en cada programa, en cada acción pastoral, siempre debemos poner a la persona en el centro, en sus muchos aspectos, incluida la dimensión espiritual. Y esto se aplica a todas las personas, cuya igualdad fundamental debe ser reconocida. En consecuencia, “el desarrollo no puede restringirse solo al crecimiento económico. Para ser auténtico, debe estar bien dirigido; debe fomentar el desarrollo de cada hombre y de todo el hombre ”SAN”  (sic) PABLO VI, Populorum Progressio , 14).

Una vez más vemos a Francisco haciendo un uso indebido de una perícopa de las Escrituras para hacer avanzar su basura naturalista. La declaración de Cristo de que Él vino “para que tengan vida, y la tengan en abundancia” (Jn 10, 10) no tiene nada que ver con que todos reciban vida natural sino sobrenatural , es decir, la vida de gracia que culmina en la vida eterna en el cielo. Para ese fin, Cristo debe ser puesto en el centro, no el hombre. Bergoglio menciona que el hombre tiene una “dimensión espiritual” pero esto no se traduce en buscar la conversión de los incrédulos para él, como lo ha demostrado ampliamente en el pasado. Por ejemplo, recuerda esta historia:

Hasta aquí, el cuidado de Bergoglio por la “dimensión espiritual” del hombre.

Pero Francisco  no ha terminado todavía. Como si aún no tuviéramos pruebas suficientes de su creencia de que el hombre es divino, el antipapa afirma:

Queridos hermanos y hermanas, nuestra respuesta a los desafíos planteados por la migración contemporánea se puede resumir en cuatro verbos: acoger, proteger, promover e integrar. Sin embargo, estos verbos no se aplican sólo a los migrantes y refugiados. Describen la misión de la Iglesia a todos aquéllos que viven en las periferias existenciales, que necesitan ser acogidos, protegidos, promovidos e integrados. Si ponemos en práctica esos cuatro verbos, ayudaremos a construir la ciudad de Dios y el hombre .

(subrayado añadido)

Aquí el falso papa argentino lo borda: ¡el hombre es Dios y Dios es el hombre! No, esto no es una inferencia precipitada, es bastante claro, y no simplemente por todo lo que hemos visto de este blasfemo sin Dios en los últimos seis años, sino también porque no hay forma posible de que Francisco no sepa que la Ciudad de Dios y la Ciudad del Hombre están en guerra entre sí y son fundamentalmente irreconciliables.

Los promotores de la Nouvelle Theologie ( Nueva Teología ), que es la teología oficial de la Secta Vaticana II, suelen profesar ser partidarios de la teología de San Agustín (en lugar de la de Santo Tomás de Aquino) y, sin embargo, San Agustín escribió un libro completo, La ciudad de Dios , sobre la oposición entre la Ciudad celestial y la Ciudad terrenal: “El libro presenta la historia humana como un conflicto entre lo que Agustín llama la ciudad terrenal (a menudo llamada coloquialmente la Ciudad del Hombre, pero nunca por Agustín) y la Ciudad de Dios, un conflicto que está destinado a terminar en la victoria de este último ”( Wikipedia ). El que Francisco, por lo tanto, equipare la Ciudad de Dios con la Ciudad del Hombre, lo dice todo.

Francisco es esencialmente un “sillonista”, un defensor de una teología pseudo-católica condenada por el Papa San Pío X en 1910:

… [Los sillonistas] sueñan con cambiar los fundamentos naturales y tradicionales [de la sociedad humana]; sueñan con una Ciudad Futura basada en principios diferentes , y se atreven a proclamar que son más fructíferos y más beneficiosos que los principios sobre los cuales descansa la actual Ciudad Cristiana.

No, venerados hermanos, debemos repetir con la mayor energía en estos tiempos de anarquía social e intelectual, cuando todos se encargan de enseñar como si fueran maestros y legisladores:  la Ciudad no puede construirse de otra manera que Ia que Dios la quiere construir; la sociedad no puede establecerse a menos que la Iglesia ponga los cimientos y supervise el trabajo; no, la civilización no es algo que todavía no exista, ni la Ciudad Nueva se construye sobre nociones confusas; ella ha existido y sigue existiendo: es la civilización cristiana, es la ciudad católica . Solo tiene que configurarse y restaurarse continuamente contra los incesantes ataques de locos soñadores, rebeldes y malhechores. OMNIA INSTAURARE EN CHRISTO [RESTAURAR TODAS LAS COSAS EN CRISTO].

(Papa San Pío X, Carta Apostólica Notre Charge Apostolique ; subrayado agregado.)

La ciudad que Francisco busca construir sin duda no es la de la civilización cristiana, que él detesta. En su lugar,  quiere una “Nueva Humanidad” para construir una “Ciudad del Hombre” que se base en los principios de la Francmasonería  y el Naturalismo. Lo que el Papa Pío X dijo acerca de los sillonistas también podría decirse de Francisco: “Para la construcción de la Ciudad del Futuro apelaron a los trabajadores de todas las religiones y sectas. A estos se les pidió solo una cosa: compartir el mismo ideal social, respetar todos los credos y traer consigo una cierta fuente de fuerza moral “( Notre Charge Apostolique ).

Francisco termina su mensaje  una vez más ensalzando la presencia de migrantes en el mundo, sin los cuales nunca hubiéramos sabido lo que el Evangelio nos exige:

Los migrantes, especialmente los más vulnerables, nos ayudan a leer los “signos de los tiempos”. A través de ellos, el Señor nos está llamando a la conversión, a ser liberados de la exclusividad, de la indiferencia y de la cultura de desechar. A través de ellos, el Señor nos invita a abrazar plenamente nuestra vida cristiana y a contribuir, cada uno según su vocación, a la construcción de un mundo que esté cada vez más de acuerdo con el plan de Dios.

Tipo e sto se parece mucho a lo que Frankster dijo el año pasado en su Mensaje para el Día Mundial de los Pobres : “Los pobres nos evangelizan, nos ayudan a descubrir cada día la belleza del Evangelio”. Sí, esto es así en el evangelio marxista de Jorge Bergoglio. Los pobres son básicamente el evangelio y evangelizan a los católicos. En el verdadero Evangelio, las cosas son un poco diferentes: “Los ciegos ven, los cojos caminan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos resucitan, a los pobres se les predica el Evangelio ” (Mt 11: 5). Cristo envió a sus apóstoles y discípulos a predicar el Evangelio a los pobres; no envió a los pobres a evangelizar a los apóstoles y discípulos. ¡Detalles, detalles! Francisco nunca ha dejado que los hechos se interpongan en el camino de su agenda.

Resumiendo, podemos decir que los contenidos del Mensaje de Bergoglio  no están basados ​​en la Fe o la razón. Más bien, son simplemente propaganda de su ideología política inspirada en la teología de la liberación, y se pronuncian con el objetivo de hacer que los católicos (o aquellos que piensan que lo son) apoyen la continua inundación de migrantes, en su mayoría africanos, en el continente europeo. De manera más general, el propósito de su falso evangelio naturalista del hombre es reducir el verdadero Evangelio a la realización de obras corporales de misericordia con le excusa de tener en Cristo su ejemplo perfecto. Al disolver así el carácter esencialmente sobrenatural del Evangelio, será más fácil fusionar todas las religiones en una sola, en preparación para el Anticristo.

La ironía de todo esto es que, naturalmente , quienquiera que tenga la audacia de oponerse al programa de inclusión de Francisco  se … ¡excluye!  ¡Marginalizado! ¡Menospreciado! ¡Discriminado! Solo pregúntele al viceprimer ministro y secretario del Interior de Italia, Matteo Salvini , quien ha estado haciendo cumplir las leyes de inmigración y fronteras de su nación y ahora incluso se ha “atrevido” a recomendar a su nación al Inmaculado Corazón de la Santísima Virgen María . Francisco no tiene ningún reparo en marginarle , y esto va a poner claro que esta caricatura lamentable de un “Papa” es un ideólogo político de izquierda, no un teólogo católico.

Para ser claros: Salvini no es un santo. Es un pecador público, y lo admite ; pero sus pecados palidecen en comparación  con los de Francisco. Como dijo Nuestro Señor: “En verdad os digo, que los publicanos y las rameras deberán os precederán  en el reino de Dios ” (Mt 21:31).

Tenga en cuenta que aunque  Salvini es reprendido, ignorado y tratado como una cucaracha por actuar simplemente en beneficio de los intereses de su país, Emma Bonino (una renombrada abortista y política italiana) es aclamada por Francisco como una “gran olvidada”  y es citada en Ia Charla sobre migrantes . Del mismo modo, el defensor público del aborto y la perversión, Joseph Biden (ex vicepresidente de los EE. UU.) También es bienvenido en el Vaticano y a él nunca se le niegan los sacramentos o la comunión del Novus Ordo.

Aquí es irrelevante que el jesuita apóstata  recientemente recordase a  todos nuevamente que el aborto nunca está permitido y que, de hecho, es como contratar a un asesino a sueldo . Aunque se queda tan tranquilo con invitar a tales sicarios (y sus facilitadores políticos) al Vaticano para conversar con ellos sobre otros temas, como el desarrollo sostenible y el cambio climático, solo un tonto no puede ver para qué lado está trabajando Francisco.

De =a href=”https://novusordowatch.org/2019/05/building-city-of-god-and-man/”>Novus Ordo Watch

Categorías:ALL POSTS