ALL POSTS

EL MILAGRO DE METZ ANTE LA SMA. EUCARISTÍA


En la víspera de Corpus Christi,el milagro de Metz

P. de saint martin

Con verdadera sencillez, el pastor de la Iglesia de San Martín relata este milagro que tuvo lugar en la ciudad de Metz, Alemania, a mediados del siglo XIX.

A la edad de trece años, Ann de Clery, hija de un distinguido magistrado de la ciudad,  fue enviada a la escuela del Convento del Sagrado Corazón de Metz. Poco después de su llegada, su salud comenzó a deteriorarse, y después de varias enfermedades graves, su enfermedad asumió la forma de la enfermedad que su médico de París describió como “parálisis muscular y atrófica”.

Durante más de nueve años permaneció en un estado de enfermedad, declarado por un médico tras otro como incurable. En 1859, su médico había declarado que sería inválida mientras viviera.

A partir de ese momento, es decir, desde mediados del año 1859 hasta la actualidad -Mlle. De Clery no había sido atendido por ningún médico. Solo su madre cuidaba su salud. Sus enfermedades siguieron aumentando. Apenas podía digerir cualquier alimento. Su delgadez y debilidad eran lamentables. Dolores de cabeza violentos, tres o cuatro veces a la semana, aumentaron su sufrimiento. No podía acostarse en la cama o en el sofá sin sufrir un dolor intenso, y en esos momentos se podía ver un extraño efecto de estos paroxismos en su rostro. Sus párpados se inflamaban  y adquirían un color púrpura. Esto le dio a su rostro una indescriptible apariencia de sufrimiento.

 

Tapicería de flores de la calle Corpus Christi.
Una costumbre católica: tapices de flores de la calle para la procesión del Corpus Christi – Desde arriba, Barcelona, ​​San Isidro, Áreas Puente, Tenerife, Itapecerica y Palermo

La parálisis comenzaba a afectar sus brazos, las únicas extremidades que hasta entonces había conservado en uso. Se temía que pronto perdería sus principales medios de ocupación y recreación a su alcance: el ejercicio de su habilidad en el trabajo manual y el bordado de lujo. Las perspectivas de futuro de esta joven dama parecían realmente tristes para la previsión humana, pero se acercaba el tiempo en que Dios en su sabiduría había fijado para el cumplimiento de sus misericordiosos designios. <ç

Su resignación a la voluntad de Dios era completa. Durante varios años, un sacerdote traía su Santa Comunión cada semana, ella pasaba su tiempo bordando telas de altar o haciendo flores artificiales para Corpus Christi.

En junio pasado, sintió un gran anhelo de ser llevada a la Iglesia de San Martín por la devoción de las cuarenta horas, que iba a tener lugar los días 12, 13 y 14 de ese mes. El estado de su salud impidió el cumplimiento de su deseo hasta el tercer día.

En la mañana del 14 de junio, Ann recibió la comunión en su cama. A las doce en punto, hora de adoración asignada por las regulaciones parroquiales a los habitantes de la calle donde se encuentra el Hotel Coetlosquet, fue llevada a la iglesia como un bebé de unos pocos meses, aunque ahora era una mujer de 23 años de edad – por su criada Clementine. La doncella se sentó en un banco en el lado izquierdo de la nave y sostuvo a su querida  Ann de rodillas. Madame de Clery y Mlle. Therese de Coetlosquet se arrodillaron la una a su lado y la otra en el banco de atrás, para, en la medida de lo posible, protegerla de la observación. Madame y Mlle. Paulin de Coetlosquet, estaban arrodilladas en otra parte de la iglesia. Ni la misma inválida ni ninguno de sus amigos esperaban que ocurriera el extraordinario suceso.

Después de unos momentos de descanso de la fatiga, que le estaba produciendo, como de costumbre, un rubor en sus párpados, Ann fijó su atención en el Santísimo Sacramento. Después de algunos momentos de silenciosa adoración, dijo la oración que solía decir en el momento de la Comunión: ‘Señor, si así lo deseas, puedes curarme’.

En el mismo instante, sintió un dolor tan violento en todo su cuerpo que hizo todo lo que pudo para no gritar. Ella oró fervientemente pidiendo fuerza para soportarlo y luego agregó: “Dios mío, si es tu Voluntad que tenga que dejarte y ser llevada de muevo a mi cama de enferma, al menos dame la gracia de estar siempre resignada a Tu Santa Voluntad”.

No se puede describir lo que entonces sucedió entre Dios y su alma. Ella dice que se sintió penetrada por la fe y la esperanza y, tal  como ella lo expresa, se dio cuenta de que estaba curada. Quería arrodillarse.

Su doncella le susurró: “Mademoiselle, se caerá. “. Pero Ann se arrodilló y dijo a los que estaban a su alrededor: “¡Orad! ¡Orad! ¡Estoy curada! ”Estas palabras les llenaron de asombro; Las lágrimas y los sollozos se mezclaban  con sus oraciones.

Madame de Clery, abrumada por la emoción y en un estado de desconcierto, sin saber qué pensar o creer, llevó a su hija fuera de la iglesia. No podía creer la evidencia de sus sentidos cuando vio a su hija de pie y  caminando.

Entraron en una caseta de verano en el jardín adyacente y allí la madre comprobó que los nudos bajo las rodillas de su hija habían desaparecido por completo. Ann rogó que se le permitiera regresar a la iglesia, donde permaneció durante tres cuartos de hora arrodillada ante el Santísimo Sacramento, sin sentir la menor fatiga y embargada por la gratitud y las alabanzas.

Cuando me dijeron lo que sucedió, fui a la casa de verano, pero no pude atender a ninguna de las personas reunidas alrededor de Ann. Solo pude mirarla asombrado y en silencio mientras que, con intensa gratitud a Dios, ella me mostraba cómo podía estirar sus extremidades, caminar, arrodillarse y levantar la cabeza sin esfuerzo. Ella estaba completamente curada.

Dios había hecho el trabajo, y Su trabajo lo realizó en un instante, fue un trabajo perfecto. Todas las dolencias que la habían afligido habían desaparecido al mismo tiempo que la parálisis, y ella no mostraba los signos de la debilidad que normalmente siguen a la recuperación de una larga enfermedad. Numerosas pruebas demostraron esto.

La hora de las vísperas llegó. Ann dijo que deseaba estar presente en el servicio. Siguiendo los dictados de la prudencia natural, ya que no estaba seguro de cuál era la restauración de su salud, Dios también le había devuelto sus fuerzas. Le aconsejé que descansara, o al menos si estaba dispuesta a venir a la iglesia que esperara  en la caseta  de verano hasta el momento de la bendición.

Ella hizo caso a mi petición, pero cuando el himno Pange lingua, resonó en sus oídos: “Canta, lengua, el misterio del glorioso Cuerpo de Cristo”, no pudo permanecer en la caseta y se dio prisa en unirse a la multitud que llenaba la iglesia.

Al día siguiente, que era la fiesta del Corpus Christi, asistió a una misa de acción de gracias y se acercó a comulgar arrodillada ante el altar entre todos los demás comulgantes, una felicidad que no había disfrutado desde hacía nueve años. Ella estuvo presente durante toda la Misa, que se celebra todos los jueves en honor del Santísimo Sacramento. Por la tarde fue otra vez a la iglesia, y se mantuvo arrodillada ante el altar vertiendo lágrimas de ardiente agradecimiento.

 

Catedral de toledo
Adoración del Santísimo Sacramento, Catedral de Toledo

Tres días después, es decir, el domingo en que se celebra la fiesta de Corpus Christi en Francia, Ann pasó siete horas en presencia del Santísimo Sacramento, escuchando misa, asistiendo a la bendición o visitando a Nuestro Señor en otros momentos. Cuando se le instó a moderar su devoción y conservar su fuerza, ella respondió que, lejos de sentir la menor fatiga, experimentaba un aumento de fuerza y ​​vitalidad cada vez que se acercaba a nuestro Bendito Señor. El milagro se nos presenta bajo la doble garantía, por así decirlo, del Párroco de San Martín en Metz, quien lo narra, y el Obispo de Metz, está respaldado por las siguientes  palabras con el imprimátur:

Palacio del Obispo, Metz

“Habiendo considerado que la siguiente narración es muy edificante y como sabemos que se ajusta estrictamente a la verdad, hemos aprobado su publicación. Es casi imposible imaginar algo que despierte más en los corazones de los católicos fervientes sentimientos de fe, confianza y el amor a Nuestro Señor Jesucristo en el Santísimo Sacramento del altar y que aumente  nuestra devoción a la Institución de Adoración Perpetua que este simple registro de lo que tuvo lugar en la Iglesia de San Martín durante los servicios religiosos de ese tiempo santo.

“Parecería como si Nuestro Bendito Señor hubiera querido mostrar por medio de una señal favorable  lo aceptable que es este homenaje a Su Divino Corazón por medio del signo de  la repentina y milagrosa cura de una joven cuya fe la había llevado a caer en Su pies y gritar con fe viva y humilde confianza, ‘Señor, si así lo deseas, puedes sanarme!’ ”

+ Pablo, obispo de Metz en Metz, 8 de septiembre de 1865

De La Sagrada Eucaristía, P. Michael Müller,
Baltimore, Kelley & Piet, 1868, Capítulo 14
Publicado el 30 de junio de 2012

De Tradition in Action

H000_chanticleer.jpg - 26098 Bytes

burbtn.gif - 43 Bytes

Temas de interés relacionados

burbtn.gif - 43 Bytes   El origen de la fiesta de Corpus Christi

burbtn.gif - 43 Bytes   El papel contrarrevolucionario de la devoción al sagrado corazón

burbtn.gif - 43 Bytes   Nuestra deuda de gratitud a la Sagrada Eucaristía

burbtn.gif - 43 Bytes   El milagro eucarístico de Lanciano

burbtn.gif - 43 Bytes   El milagro eucarístico de Aviñón

burbtn.gif - 43 Bytes   El valor y la eficacia de la Sagrada Eucaristía