ALL POSTS

EL SANTO ESCAPULARIO DE Nª Sª DEL CARMEN


EL ESCAPULARIO MARRÓN Y LA PROMESA DE SALVACIÓN

Elaine Jordan

En 1245, San Simón Stock fue elegido Superior General de la Orden Carmelita. A pesar de los muchos favores del Cielo y la protección del Papa Honorio III, como se vio en el último artículo , la oposición contra la Orden Carmelita continuó.

 

carmelitas proteccion

Nuestra Señora protege a sus Carmelitas.

Las persecuciones contra los hijos del Carmelo se intensificaron en varios frentes. El general afligido, al ver superadas las dificultades, estaba convencido de que solo a través de la intercesión de María Santísima encontraría la ayuda que buscaba. Se refugió, por lo tanto, en su eficaz protección.

En 1251, en las vísperas de la solemne fiesta de Nuestra Señora del Monte Carmelo, María Santísima se apareció a este gran seguidor.de Elías y le trajo el escapulario carmelita. Llevaba el hábito de la Orden Carmelita, estaba rodeada de estrellas radiantes y llevaba a su Divino Hijo en sus brazos.

De este modo, la Madre de Dios otorgó otro prodigioso favor a la Orden Carmelita, un favor otorgado no sólo a sus miembros religiosos, sino que también se extendió a todos los fieles que desearan inscribirse como miembros de la Familia Carmelitana con el compromiso de cumplir las obligaciones relacionadas con el escapulario para beneficiarse de sus privilegios.

El privilegio Sabatino

En una carta dirigida a sus hermanos carmelitas e hijos espirituales, San Simon Stock describió la visión que recibió:

 

st simon stock

Nuestra Señora se aparece a San Simón Stock

“Mientras vertía  las penas de mi alma en presencia del Señor, yo, nada más que polvo y cenizas, imploraba a mi Señora, la Virgen María, que ya que Ella deseaba que le perteneciéramos, debía demostrar que Ella  era nuestra Madre, liberándonos de la persecución y dándonos algún signo palpable de su especial consideración y estima por nosotros, confundiendo así a quienes nos perseguían.

“Me dirigí a ella, diciéndole  con tiernos suspiros, ‘¡Oh, Flor del Carmelo, Oh, Vid floreciente! Esplendor del cielo, Virgen, incluso después del parto, ¡Madre incomparable y admirable y siempre Virgen: dale a los carmelitas el privilegio de tu protección! En ese momento, se me apareció la Soberana Señora , escoltada por numerosas huestes angélicas. En su mano sostenía el escapulario del hábito de la Orden (el escapulario marrón).

“Ella me dijo: ‘Recibe, mi querido hijo, este escapulario de tu orden, símbolo de mi confraternidad y un privilegio para ti  y para todos los carmelitas. “Quienquiera que muera revestido de este escapulario no sufrirá el fuego eterno … Será un signo de salvación, una protección en los peligros, un compromiso de paz y  de nuestra alianza eterna”. ”

Con esta ayuda sublime y poderosa, San Simón Stock tuvo la alegría de ver que la persecución de sus enemigos se convertía en benevolencia, y su desdén en admiración.

Bajo la Orden Carmelita, la Cofradía de Nuestra Señora del Monte Carmelo fue conocida de los católicos laicos que, aunque no pudiesen abrazar la Regla de ja Orden , deseaban ser parte de la Familia Carmelitana y ponerse a sí mismos bajo la protección de la Santa Virgen.

El privilegio más notable otorgado a aquellos que usan el escapulario carmelita consiste en el famoso privilegio Sabatino prometido por Nuestra Señora en una aparición al Papa Juan XXII para aquéllos que usan su escapulario marrón.

Según el Papa Juan XXII, la Santísima Virgen le dio el siguiente mensaje: “Yo, la Madre de Gracia, descenderé al Purgatorio el sábado después de su muerte, y los llevaré a las mansiones celestiales de la vida eterna”.

Este privilegio Sabatino fue oficialmente aprobado y promulgado por el Papa Juan XXII en el Bula  Sacratissimo uti culmine del 3 de marzo de 1322, y recibió la ratificación definitiva en 1908 por la Santa Sede.

Condiciones para la promesa.

La gloriosa Madre del Carmelo ha confirmado las inmensas gracias del escapulario marrón con muchos milagros maravillosos, que han eliminado la más mínima duda sobre la veracidad de la eficacia del escapulario marrón.

La promesa de liberar el alma del purgatorio el sábado después de su muerte.

No obstante, debe dejarse en claro que uno no puede evitar la condenación eterna por el simple uso del escapulario. El católico fiel debe cumplir con las obligaciones de una vida católica. Pero los católicos que usan el escapulario marrón, además de recibir las gracias comunes a todos los fieles, reciben el plus de la protección especial de la Madre de Dios para que puedan alcanzar su salvación.

Para recibir el privilegio Sabatino, uno debe recitar diariamente el Oficio Parvo de la Virgen María, ayunar los miércoles y sábados y practicar la castidad de acuerdo con su estado de la vida.

Las dos primeras prácticas pueden sustituirse con la oración del Rosario por un sacerdote autorizado al investir  a una persona con el escapulario marrón, que generalmente se realiza justo después de la ceremonia. El escapulario marrón debe ser oblongo o cuadrado, y 100 por ciento de lana. Algodón, seda y cualquier otro material no están permitidos. Debería ponerse sobre los hombros, con un lado colgando en el frente y el otro en la parte posterior, imitando a los religiosos carmelitas.

Algunas personas han preguntado si una medalla escapulario puede reemplazar a la lana marrón del escapulario . San Pío X y los Papas subsiguientes han declarado que en los casos necesarios, como en las misiones de clima tropical o para personas con alergias a la lana marrón, se puede usar la medalla escapulario en lugar del escapulario de lana. Pero si la medalla escapulario se usa por razones insuficientes, como la vanidad o la comodidad, el usuario corre el riesgo de no recibir el beneficio de la promesa del escapulario.

Un poderoso incentivo.

Para el hombre moderno, inmerso en la agitación y el caos de la vida cotidiana, viviendo  bajo la marea creciente del neopaganismo y el satanismo absoluto y en peligro de perecer con la muerte más inesperada, llevar el escapulario marrón es una salvaguarda para liberarse del Purgatorio en el sábado después de su muerte y para obtener la salvación eterna. Estos maravillosos favores deben ser poderosos incentivos para la conversión y la práctica de la verdadera Fe.

No fue por casualidad que en su última aparición a los tres pastores portugueses en Fátima el 13 de octubre de 1917, Nuestra Señora confirmó una vez más las gracias que había concedido, manifestándose bajo el título de Nuestra Señora del Monte Carmelo .

 

santos y laicos Carmelitas bajo la protección especial de Nuestra Señora, un privilegio compartido con los laicos.

Temas de interés relacionados

De Tradition in Action