ALL POSTS

BERGOGLIO SE VA A LA GUERRA


[Enviado por Hernán Federico Buteler Bonaparte]

Bergoglio va a la guerra

 

Marcello Veneziani

Descargar documento PDF

 

Al condenar indiscriminadamente el soberanismo y asociarlo con la guerra y el nazismo, el Papa Bergoglio hizo, en el turbulento clima de agosto, una declaración de guerra mundial en nombre de la paz y los migrantes. No solo excomulgó a Salvini y bendijo el pacto sagrado entre 5 estrellas y PD (partidos políticos de izquierda italianos), como muchos han señalado, sino que atacó a todos los soberanistas del mundo, desde Trump hasta Putin, desde el nacionalista indio Modi hasta el Orban católico y el Bolsonaro brasileño, quien dirige el país católico más poblado del mundo. No recuerdo una acusación política tan radical y explícita de un Papa, al menos en los últimos setenta años, con una comparación tan infame con el nazismo y la guerra. Para encontrar un vago precedente, debemos volver a la excomunión del papa Pío XII, en el verano de 1949, contra los comunistas. Pero el comunismo era un régimen totalitario y ateo en acción, perseguía a creyentes y disidentes, sofocaba la libertad en la sangre y en el gulag. Estamos aquí a priori ante la excomunión de líderes y movimientos populares, democráticos y libremente elegidos que no han cometido ningún delito y no han realizado ninguna acción o declaración hostil a la fe, la Iglesia y los creyentes. Al excomulgarlos, Bergoglio se embarcó en una comparación imprudente extraída de la propaganda actual entre el soberanismo de hoy y el nazismo y la guerra de ayer y de mañana. Sería como acusar de comunismo antioccidental o complicidad con el fanatismo islámico que quiere conseguir inmigrantes ilegales e imponer su bienvenida. Un juicio de intenciones infundado.

Además, cuántas guerras recientes se han librado en nombre de la paz y el bien contra los poderes del mal; cuántas guerras pacifistas, cuántos exterminios humanitarios, cuántas bombas progresistas arrojaron sobre la población, cuántas invasiones para bien, cuántos malos tratos y rechazo democrático de inmigrantes ilegales. Fue el demócrata y pacifista Kennedy quien dirigió la guerra en Vietnam y quien se acercó a la guerra con la URSS en Cuba; y es el “malvado” Nixon quien puso fin a la desafortunada guerra en Vietnam y dialogó con el comunismo chino.

Al declarar la guerra al soberanismo, Bergoglio cometió tres actos hostiles en uno: ofendió a los católicos que votaron libremente por los “soberanistas” al reducirlos a seguidores potenciales de Hitler y enemigos de la humanidad y el cristianismo, erigiendo así un muro de odio y desprecio contra ellos; él, quien dijo que quería derribar todos los muros, erigió uno, gigantesco, insuperable. Luego colocó a la Iglesia en un frente político junto a movimientos, gobiernos y organismos seculares, ateos, masónicos, de izquierda o proislámicos, en cualquier caso opuestos al cristianismo y sus valores, a la civilización católica y a La familia cristiana. Y se puso del lado de la Europa anticristiana de los eurócratas, del establishment secularista y del peor capitalismo financiero, contradiciendo también su populismo cristiano del Tercer Mundo. Además, Bergogliotodavía tiene que decirnos cuál era su relación con la dictadura argentina cuando era un prelado influyente en su país.

Los católioco-bergoglianos se han rebelado con ira y desprecio (pero siempre en nombre de la caridad) contra aquellos que plantean estas objeciones al Papa, acusándolos de insolencia. Es ridículo que estos católicos progresistas recurran al dogma de la infalibilidad del Papa y se refugien detrás del principio de autoridad que pisotearon hasta ayer, digamos hasta el Papa Ratzinger.

El problema es todo lo contrario: no son quienes critican las declaraciones políticas de Bergoglio quienes se colocan por encima del Papa, sino Bergoglio quien desciende por debajo de su papel de Papa, hasta el punto de utilizar instrumentos de propaganda política y mediática de la izquierda que acusa de nazismo que no piensa como ellos. Un verdadero pontífice debe construir puentes y no cercas, debe estar por encima de los partidos y las ideologías, instar a encontrar un punto de síntesis, esforzarse por salvar un núcleo de verdad en cada uno de los partidos en el terreno.

Para los católioco-bergoglianos, la verdad del Evangelio y del cristianismo no es la transmitida por dos mil años de tradición cristiana, de fe, de doctrina, de ejemplo de santos y teólogos, de papas y mártires. Es sólo la lectura que Bergoglio hace hoy, en un vuelo de fantasía desde el comienzo del cristianismo al Concilio Vaticano II, con una breve escala franciscana. El resto se borra.

Esta representación maniquea del bien y del mal es infantil y reductiva. Los males con los que la sociedad está infestada son múltiples, evidentes y están lejos de la soberanía: drogas y delincuencia, terrorismo y fanatismo, la persecución de cristianos en todo el mundo, la delincuencia generalizada y el tráfico de niños, útero, órganos, mujeres, migrantes, solo por nombrar algunos. Males contra los cuales la soberanía es considerada por muchos como un baluarte y un antídoto. Al elevar el soberanismo al rango de mal soberano de la época, estos males globales, con sus agentes y aliados, se pasan por alto en silencio.

En un mundo dominado por el ateísmo y amenazado por el islamismo, Bergoglio se refiere al soberanismo como su principal enemigo y exhibir un rosario es su marca registrada. Mientras tanto, la civilización cristiana y la fe cristiana se borran de la vida pública y privada, las iglesias, los fieles y las vocaciones están en caída libre, el sentido religioso desaparece en el horizonte de las personas, pero lo que cuenta es la movilización humanitaria para los migrantes y la resistencia contra el llamado peligro nazi. Y mientras tanto, los católicos practicantes en Europa, una vez excluidos los soberanistas, se reducen a ocho por mil de la población …