ALL POSTS

SALVADOR DALÍ FUE EL PRIMER ENGAÑADO POR LA FALSA LUCÍA EN SU ENCUENTRO CON ELLA EN COIMBRA


La falsa Lucía se entrevistó con el pintor surrealista español para inspirarle en la pintura del infierno que le había encargado el Ejército Azul de Fátima. 
Más tarde en 1997 cuando vio el cuadro del pintor hizo el siguiente comentario:

mirándola atentamente dijo a su intérprete: “El infierno es espiritual y no físico, y es imposible que alguien haga una imagen del infierno”. La pintura se acerca,  todo lo humanamente posible,  a la representación del infierno “.

Sería inaudito que la misma persona que había visto el infierno- al igual que Santa Teresa que solía decir que aquélla visión no podía dejar de tenerla presente en toda su vida- y que nos lo dejó descrito en sus memorias,  en el llamado primer secreto, hubiese podido decir tal sentencia de sabor modernista que recuerda bastante a su compinche en Ia farsa, “San” Juan Pablo II, que llegó a decir que el infierno no es un lugar sino un estado (¿de quién o de qué).

Así describió en sus memorias la verdadera Lucía él infierno:

Nuestra Señora nos mostró un mar de fuego, que parecía estar debajo de la tierra. Sumergidos en este fuego, los demonios y las almas, como si fuesen brasas transparentes y negras, o bronceadas, con forma humana, que fluctuaban en el incendio, llevadas por las llamas que de ellas mismas salían juntamente con nubes de humo, cayendo para todos los lados, semejante al caer de las centellas en los grandes incendios, sin peso ni equilibrio, entre gritos y gemidos de dolor y desesperación que horrorizaba y hacía estremecer de pavor. Los demonios se distinguían por formas horribles y asquerosas de animales espantosos y desconocidos. Esta vista fue un momento, gracias a nuestra Madre del Cielo, que antes nos tenía prevenido de llevarnos para el cielo (en la primera aparición) si así no fuese creo que habríamos muerto de susto y pena.

 

No hace falta comentar que esto es un dato más, que unido a otras muchísimas evidencias de todo tipo, prueba que la dicharachera Lucía que conocemos tan bien, acompañando a dos “papas” y proclamando  al mundo su respaldo a la agenda modernista de los “papas” conciliares, FUE UNA IMPOSTORA al servicio de sus amos conciliares. No era, con toda evidencia,  la auténtica hermana Lucía.

 

¿Fue Salvador Dali el primero en ser engañado por  la impostora Hermana Lucía?

El caracol atravesado por varios tenedores, arrastrándose con semblante desesperado , representa un alma entrando en el infierno. La imagen surge del subconsciente surrealista de Dalí, que había sido inspirado por la “Hernana Lucía” en el convento de. Coimbra. Como ella misma diría en 1997, representa en lo que es humanamente posible, la realidad espiritual del infierno, [ y su entrada en él]

Por el Dr. Chojnowski
¿Fue Salvador Dali, el pintor surrealista y conocido comunista, el primero en ser engañado por la impostora hermana Lucía en 1961? Muy posiblemente.

https://www.bluearmy.com/fatima-vision-of-hell-helped-salvador-dali-face-his-own-mortality/

Por alguna razón, John Haffert, cofundador del Ejército Azul, decidió que era el comunista surrealista Salvador Dalí, que se servía de las imágenes semiconscientes que le llegaban desde su “subconsciente” era el indicado para pintar la Visión del Infierno que se le dio a los pastorcillos de  Fátima descrita en el primer secreto. Lo que es interesante para los propósitos de “Sister Lucy Truth” es que el pintor surrealista quería entrevistarse con la Hermana Lucía en 1960 porque no podía visualizar cómo debería ser su pintura del infierno. Inmediatamente, al aceptar el encargo de Haffert, aparentemente supo pintar  el Infierno y el Alma Condenada a pesar de que esta presentación en NINGÚN MODO se parece a la Visión descrita por la verdadera Hermana Lucía. Dali comparó el Alma a punto de ser condenada — que, por cierto, no era el tema de la Visión — a un caracol a punto de ser atravesado con tenedores. Además, recuerden, que fue Dali el que pintó su cuadro, el cual no quiero elogiar , así que me limito a darles un enlace para aquéllos interesados ​​—

DESPUÉS DE HABLAR EN 1961 CON LA “Hermana Lucía “, que estaba en Coimbra detrás de la reja del locutorio . ¿Como es posible que la verdadera hermana Lucía podría haberle  inspirado la pintura?

Lo que nos interesa aquí es esto, ¿por qué Dali, uno de los pintores más famosos de la época y conocido izquierdista, no tuvo acceso a la Hermana Lucía en 1960 a pesar de que esto sucedió durante la época de Juan XXIII que adulaba a los izquierdistas e incluso recibió su birreta de cardenal de manos del presidente izquierdista anticatólico de la República Francesa,[y jefe de la obediencia masónica Gran Oriente] ¿Por qué un canónigo de la iglesia habría podido conseguir el acceso a la carmelita  que un famoso pintor no había podido conseguir? Bueno, el caso es que finalmente consiguió encontrarse con la monja en 1961. ¿Fue esto porque alguien en el Vaticano se dio cuenta de que tenían que encontrar a alguien que pudiera hacerse pasar por la hermana Lucía ya que muchos estaban interesados ​​en reunirse y hablar con ella? Como un detective aficionado, diría, esta es una evidencia circunstancial adicional que señala el año 1959 como el año crítico de la desaparición de la verdadera Hermana Lucía. [A mí me parece que está deducción es un poco arbitraria]

Otro punto llamativo, que pone más en evidencia que la mujer que se mostró al pintor como la “Hermana Lucía” de Fátima fue una farsante e impostora es lo que dijo al ver por primera vez la pintura “Visión del Infierno” de Dali, en 1997. Lea lo que dice sobre ello el texto del artículo del Ejército Azul a continuación:

Cuando la Hermana Lucía finalmente vio su pintura de la Visión en 1997, la miró atentamente y luego le dijo a su intérprete: “El infierno es espiritual y no físico, y es imposible que alguien haga una imagen del infierno”. La pintura se acerca todo lo humanamente posible,  a la representación del infierno “.
Esta es una prueba positiva  de que la mujer que hablaba no había visto el Infierno ni tuvo el encargo de Nuestra Señora de propagar este Secreto. El fuego del infierno para los condenados  es algo físico al igual que lo es el Infierno  y todo el Primer Secreto consistía PRECISAMENTE en dar una Imagen del Infierno. El secreto no consistía en dar una idea del infierno. El infierno  es un dogma católico y no un simple secreto sino parte de la revelación divina pública. Más bien fue una visión de cómo era el infierno. ¿Cómo la “Hermana Lucía ” habría podido insultar de ésta manera al cielo diciendo que “La pintura se acerca todo lo  humanamente posible a la representación del Infierno“? Entonces, ¿para qué el primer secreto? Esta mujer suena como alguien blandengue del Novus Ordo a quien la idea misma del infierno le resulta incómoda . Tampoco parece tener mucha conciencia del contenido de “su propia” visión. Además, aunque Dali parece haberse confesado en 1961, lo siguiente del artículo del Ejército Azul dice que Dalí no tuvo una conversión oficial sino que “mantuvo sus sentimientos religiosos para sí mismo”. Hace 12 años, por extraño que parezca, el Ejército Azul vendió  la pintura, supuestamente la pintura que “se acerca lo más humanamente posible a la representación  del Infierno“, —- en boca de la “Hermana Lucía” – a un “coleccionista privado” de Connecticut. Debían necesitar dinero. ¡Que bien si el coleccionista de Connecticut vendiera  la pintura para recaudar dinero para Sister Lucy Truth!
Aquí está el final del artículo:
Salvador Dalí murió de insuficiencia cardíaca en el 23 de enero de 1989, a la edad de 84 años. Mantuvo sus sentimientos religiosos en secreto ante el mundo. Sor Lucía seguramente debió haber rezado por él.
Su pintura de la Visión del Infierno cuelga en la casa de un coleccionista de arte de Connecticut que la compró al Apostolado Mundial de Fátima / Ejército Azul en 2007.

 

De RadTradThomist