ALL POSTS

POR QUÉ SE FUERON


[La carta enviada a Mons. Lefebvre tiene un valor histórico y probablemente algunos se sorprendan por algunos detalles por ejemplo que los famosos nueve disidentes no se fueron ellos o fueron expulsados precisamente por proclamar su Sedevacantismo. Hay alguien que no queda del todo bien. ¿Adivinan?]

CARTA DE LOS NUEVE AL ARZOBISPO MARCEL LEFEBVRE

De izquierda a derecha: Padre Donald Sanborn, Monseñor Marcel Lefebvre y Padre Anthony Cekada, hacia 1982.
Prólogo del Padre Anthony Cekada
Décadas más tarde, el mito persiste en que el principal desacuerdo teológico entre el arzobispo Lefebvre y los Nueve en 1983 fue sobre el sedevacantismo. Como tal, sin embargo, este problema en particular no surgió al principio y ciertamente no fue el que provocó la disputa. Algunos de los Nueve eran sedevacantistas en el momento y otros no.
En cambio, hubo seis problemas serios con el FSSPX que contribuyeron a poner en marcha toda la crisis. Y asomándose como un buitre de alas abiertas estaba el semblante grave del padre Richard Williamson. El arzobispo lo había designado como vicerrector del seminario de Ridgefield, como una especie de comisionado teológico para los Estados Unidos, encargado de detectar cualquier desviación de la nueva política del arzobispo.
El padre Williamson fue el hombre perfecto para este papel. Como adulto convertido después del Vaticano II, su único conocimiento y experiencia del catolicismo provino del arzobispo Lefebvre y la FSSPX. En consecuencia, era un hombre de política partidaria completa; Su principal punto de referencia para resolver cualquier asunto fue lo que el arzobispo Lefebvre pensaba al respecto. Esto se puede ver en los boletines y artículos que produjo durante la disputa que siguió.
Mi primer encuentro con el padre Williamson después de su cita no fue un buen presagio. Me encargaron reunirme con él en la capilla de Staten Island, donde celebró la  misa inmediatamente después de su llegada de Europa. Su misa fue muy escandalosa, se desarrolló con total falta de respeto por las rúbricas, por lo que no pude soportar asistir a ella y esperé afuera.
El método del seminario del padre Williamson fue el del clásico agente provocador: declaraciones escandalosas destinadas a provocar fuertes reacciones de oposición por parte de los seminaristas que pudieran expresar su lealtad a cualquier principio más allá de las “posiciones del arzobispo” siempre cambiantes.
En pocas semanas, el Seminario de Santo Tomás de Aquino, que había sido pacífico durante cinco años bajo la dirección del P. Sanborn, estaba en completo caos. “El conflicto es normal en un seminario”, aseguró el padre Williamson a los seminaristas. No hasta que vengas, padre.
En este contexto, en la primavera de 1983 (los Padres Kelly, Sanborn, Jenkins, Dolan y yo) comenzamos a escribir una carta al Arzobispo Lefebvre y al “Consejo General” de FSSPX (el Padre Franz Schmidberger y FSSPX) eso aclararía los problemas más importantes. Cuatro de los jóvenes sacerdotes, el padre Collins (ordenado en 1979), Berry (1980), Zapp (1982) y Skierka (1982), tenían reservas similares sobre el curso que estaba tomando la Hermandad y entraron en las discusiones.
El 25 de mayo de 1983, acordamos la versión final de la carta y la firmamos en Oyster Bay Cove, Nueva York, y luego la enviamos. El texto completo de la carta fue publicado en http://www.traditionalmass.org como “Carta de los Nueve al Arzobispo Lefebvre”.
(Rev. P. Anthony Cekada, The Nive vs. Lefebvre: We Resist You to Your Face , 2008, pp. 4-5.)
La misma carta ahora está disponible en portugués en http://www.controversiacatolica.com.

CARTA DE LOS NUEVE AL ARZOBISPO MARCEL LEFEBVRE

Nueve sacerdotes destacan los graves problemas de la Fraternidad de San Pío X en su carta del 25 de marzo de 1983 dirigida al Arzobispo Lefebvre y al Consejo General de la Fraternidad. Los sacerdotes serían expulsados ​al mes siguiente.
Su gracia y reverendos padres,
Entendemos que la razón por la cual se fundó la Fraternidad del Padre Pío X fue para promover la fidelidad a la Tradición al comprender la fidelidad a la Iglesia, su doctrina, moral, sacramentos y disciplina. El hecho de que tal organización fuera necesaria se debió al hecho de que las reformas introducidas por Juan XXIII pusieron en marcha un proceso que resultó en un cambio radical, que constituye un rechazo sustancial de la doctrina, la moral y la disciplina católicas tradicionales.
La historia recuerda que usted fue una de las voces con coraje y lucidez en el Concilio y que en los años posteriores al Concilio se negó a cooperar con la destrucción de la Iglesia. Era natural que otros que amaban la Iglesia y sus tradiciones recurrieran a usted. No es exagerado decir que os habéis convertido para millones en un símbolo de fidelidad a la tradición y que muchas almas que de otro modo se perderían pasarán la eternidad en el cielo gracias a lo que habéis  hecho.
Por lo tanto, a la luz de estos hechos, es necesariamente con gran tristeza que escribamos a Su Gracia y al Consejo General de la Hermandad sobre ciertos asuntos que creemos que son tan serios que constituyen una ruptura con el propósito para el cual la Hermandad fue establecida y capaz de atraer sobre ella su ruina final, si no se corrige. Esto debemos hacerlo por fidelidad a este propósito y lo más importante por fidelidad a la Iglesia.
Por lo tanto, expresamos respetuosamente nuestra grave preocupación por algunos desarrollos serios que han surgido en la Hermandad y que esperamos se resuelvan. Le pedimos que considere seriamente estos puntos presentados por sacerdotes que le han brindado años de servicio fiel.
1. El seminario
A principios del año académico, Su Gracia impuso reformas en la misa en el Seminario de Ridgefield, es decir, las reformas litúrgicas impuestas por Juan XXIII. Como saben, estas reformas son una fase del proceso que comenzó en la década de 1950, orquestada por Annibale Bugnini, el creador de la Nueva Misa, y completada por Pablo VI. Dado que estas reformas finalmente condujeron a la Misa de la Nueva Iglesia, esto causó un gran escándalo en el seminario entre maestros y estudiantes.
Usted dijo que tales reformas eran necesarias para la “unidad”. Pero tales reformas no provocaron la unidad que ya existía en el seminario. En cambio, estos cambios en la Misa fueron el preludio de la destrucción de la paz y la unidad. Hasta ese momento, el seminario de Ridgefield estaba prácticamente libre de problemas. Los conflictos y controversias tan característicos de Écone eran desconocidos en el seminario estadounidense. Aquí los seminaristas fueron dirigidos  en paz y serenidad.
La búsqueda de la unidad de Juan XXIII resultó en desunión. ¿Cómo podría ser que imponer su reforma en un seminario tradicional de la Hermandad traería algo más que confusión? La imposición de estas reformas fue subversiva desde el principio sobre el cual se construyó la Hermandad: la fidelidad a la Tradición.
Además, es contrario a la razón correcta tratar de contrarrestar el desorden de la revolución litúrgica imponiendo a la fraternidad una fase importante de esa revolución convirtiéndola en la norma litúrgica que debemos seguir. ¿Por qué imponer reformas que contribuyeron a un ataque contra la tradición? La unidad no puede fundarse en el desorden y la novedad.
Y así, como en la Iglesia durante los cambios de Juan XXIII, siguió un espíritu de lucha y división en el seminario, un espíritu que condujo al desafortunado estado en el que encontramos el seminario hoy, ya no es un lugar de paz, sino de controversia e inquietud. Fue como si un demonio se hubiera presentado cuando Juan XXIII comenzó sus reformas, y también ingresó al seminario de Ridgefield desde que se impusieron esas mismas reformas. El nombre del diablo es legión.
2. Dudosos sacerdotes 
En los últimos años, la Hermandad ha aceptado el servicio de sacerdotes ordenados por la versión vernácula del nuevo rito de ordenación de 1968. El 30 de noviembre de 1947, el Papa Pío XII publicó su Constitución Apostólica Sacramentum Ordinis , que trata el asunto del Sacramento del Orden. . Era su intención “poner fin a toda controversia”, como dijo. Así lo hizo, entre otras cosas, al decretar y definir qué palabras en la ordenación sacerdotal “son esenciales y, por lo tanto, un requisito de validez”.
La versión en inglés de la forma del Nuevo Rito de Ordenación es tan diferente de la que Pío XII dijo que es esencial para su validez que introduce una duda positiva sobre su validez. De hecho, la duda no es negativa, sino lo suficientemente positiva incluso en su propia comprensión, que Su Gracia, ha tenido que justificar el ordenamiento condicional de los sacerdotes ordenados en el nuevo rito.
Y así, de hecho, ha ordenado condicionalmente al menos dos sacerdotes en los Estados Unidos: el padre Sullivan y el padre […]. De hecho, usted mismo le pidió al reverendo Philip Stark que aceptara la ordenación condicional, y él, como nos ha dicho, se negó rotundamente. Y sin embargo, después de su rechazo, lo aceptó y continúa aceptándolo trabajando con la Hermandad; y no es el único sacerdote ordenado dudosamente que le permites que haga, es uno entre muchos.
Por lo tanto, bajo los auspicios de la Hermandad, se ofrecen misas dudosas, se confiere dudosa absolución y los moribundos reciben una Unción Extrema que puede ser inválida y no tiene mayor valor que la unción con aceite del ministro protestante.
¿Cómo puede puede ser que la Hermandad que rechace los dudosos sacramentos de la nueva Iglesia y luego los reemplace con dudosos sacerdotes? ¡Qué grave es este pecado! ¡Qué falso es este reclamo! Además, la Hermandad en el distrito suroeste comenzó a importar a los sacerdotes de los Estados Unidos cuyo entrenamiento teológico y modo de ordenación están bajo una sombra similar. Como saben, esto ha sido escándalo.
El uso de tales sacerdotes es una de las razones de muerte de la fraternidad: proporcionar sacramentos indudablemente válidos a los fieles, ya que si existe una duda positiva sobre la validez de la ordenación del sacerdote, no solo los sacramentos que administra son dudosos, sino también los sacramentos. La fraternidad coloca a los fieles en una posición para elegir entre los dudosos sacramentos de la nueva Iglesia y los dudosos sacerdotes de la fraternidad. Desde el punto de vista de la moral católica, esto es inadmisible.
3. Cambios litúrgicos
El Primer Capítulo General de la Hermandad, celebrado en Econe en 1976, adoptó el principio de que los Distritos y las Casas de Formación deberían seguir el Misal, el Breviario, el Calendario y las Rúbricas que eran habituales en ese momento. Esta decisión nunca fue revocada o discutida en el Segundo Capítulo General celebrado el año pasado cuando se eligió a su sucesor.
En el caso de los Estados Unidos, siempre hemos seguido el Misal, Breviario, Calendario y Rúbricas de nuestro santo patrón, el Papa San Pío X, cuya práctica fue sancionada por el Primer Capítulo General. Más tarde, sin embargo, se intentó forzar a todos los sacerdotes y seminaristas estadounidenses a adoptar las reformas litúrgicas de Juan XXIII basadas en la uniformidad y fidelidad de la Hermandad, lo que implica la adhesión a los ritos tradicionales y no reformados de San Pío X constituye infidelidad.
¿La Hermandad vio la fidelidad a la tradición como fidelidad a la Hermandad?
Más recientemente, para nuestra sorpresa y consternación, a un sacerdote recién ordenado se le dio un ultimátum de aceptar las reformas de Juan XXIII y decir misa según el misal de Juan XXIII o abandonar la Hermandad.
¿Es posible que la Hermandad que ha sido perseguida por su fidelidad a la tradición ahora persiga a los sacerdotes por su fidelidad a la tradición? ¿Qué paso? ¿La Hermandad ahora usa la misma táctica que la jerarquía reformista usó para hacer cumplir la reforma que destruyó a nuestro pueblo y nuestras iglesias? ¿No es eso, a la luz de la historia reciente, algo increíble? ¿No sería mucho más culpable hoy aceptar este primer paso que los sacerdotes hace veinte años, ya que no tenían el precedente histórico que tenemos ante nuestros ojos?
Como bien saben, Juan XXIII hizo sus cambios originales como pasos meramente temporales en preparación para el Vaticano II. El padre Kelly le escribió sobre este asunto el año pasado cuando se anunció que trataría de introducir las reformas de Juan XXIII en los Estados Unidos. Citamos de la carta del Padre Kelly del 23 de marzo de 1982:
“Me parece que la naturaleza misma del Rubricarum Instructum es de naturaleza temporal y ciertamente solo se mantuvo vigente durante cuatro años. Así, en su texto, Juan XXIII dijo que su reforma del 25 de julio de 1960 se hizo con la intención de “que los principios más importantes que rigen la reforma litúrgica se presenten ante los miembros de la jerarquía en el próximo concilio ecuménico”, lo cual dijo. han decidido llamar “bajo inspiración divina”. No es difícil, entonces, verlo como el tipo de gradualismo que finalmente abrazó la reforma ”.
“Nuestra gente se sorprendería por cualquier reforma litúrgica. La introducción de un cambio hacia el Concilio se consideraría un paso hacia los cambios de los años sesenta. Simplemente no podíamos aparecer frente a nuestras congregaciones diciendo que estamos abandonando el Misal, Calendario y Breviario de nuestro Santo Patrón, San Pío X, por los de Juan XXIII; uno, el papa más grande del siglo, el otro, el creador del aggiornamento cuyos efectos continúan con nosotros hasta el día de hoy “.
En nuestra opinión, aceptar el Misal, el Breviario, el Calendario y las Rúbricas de Juan XXIII sería aceptar los primeros pasos hacia la “reforma litúrgica” del Vaticano II, pasos que condujeron gradualmente a la Nueva Misa y tal sería la forma en que los laicos estadounidenses lo entenderían.
Además, y con el debido respeto, los superiores religiosos, de acuerdo con los cánones y las tradiciones de la Iglesia, no tienen ningún poder para legislar en materia litúrgica, tal poder pertenece al Romano Pontífice y es él mismo limitado. Porque aunque el poder de un papa es muy grande, él no es arbitrario ni irrestricto. “El Papa”, como dijo una vez el Cardenal Hergenroether, “está limitado por la conciencia de la necesidad de hacer un uso adecuado y beneficioso de los deberes vinculados a sus privilegios … También está limitado por el espíritu y la práctica de la Iglesia, el respeto debido a los Concilios Generales  y los viejos estatutos y costumbres, por los derechos de los obispos, por su relación con los poderes civiles, por el tono tradicionalmente manso del gobierno con el propósito de la institución del papado para ‘nutrir’ … ”(apud The Catholic Encyclopedia(1913), vol. XII, Papa, pp. 269-270)
Esta obediencia en asuntos litúrgicos pertenece a un superior religioso en la medida en que lo que él exige es exigido por la Iglesia y las demandas legítimas de un Romano Pontífice.
4. Renuncia de los sacerdotes.
En los últimos años, un número considerable de sacerdotes han sido amenazados con la expulsión de la Hermandad. Algunos fueron expulsados. No se hizo provisión para el sustento de estos sacerdotes. Simplemente fueron expulsados ​​y la Hermandad se lavó las manos.
Esta es, de hecho, una violación flagrante de la tradición, el espíritu del Concilio de Trento y el Código de Derecho Canónico, y siempre ha llevado a abusos y escándalos indescriptibles de las almas. Si bien puede ser cierto que vivimos en tiempos difíciles, sin embargo, no puede servir como una excusa para desviarse del espíritu de la ley en la creación de sacerdotes “sin título”.
Como saben, “el título canónico es la garantía de un mantenimiento decente del clero a perpetuidad” (Ramstein, Manual of Canon Law, [Terminal Pub., 1948], p. 432.)
Canon 979, § 2 del Código de Derecho Canónico establece que “Este título debe estar garantizado a lo largo de la vida del candidato y totalmente adecuado para un sustento decente …” Y el canon 980 § 2 dice: “Si no hay un perdón apostólico , alguien deliberadamente promueve o permite el ascenso a las órdenes sagradas de un sujeto que carece de un título canónico, él y sus sucesores deben proporcionarlo más tarde … “Alejandro III, en el Tercer Concilio de Letrán, condenó a los obispos que ordenarían diáconos y sacerdotes sin título para el apoyo de tales sacerdotes de la mesa episcopal … El Concilio de Trento mantuvo la necesidad del “Título de ordenación” (Sesión XXI, Capítulo 2) y “La Congregación de Propaganda en respuesta al Obispo de Natchez, el 4 de febrero de 1873muestra claramente que el sacerdote no puede ser privado de sus medios de apoyo … Los delitos graves cometidos por él, que pueden justificar su destitución del cargo, no justificarán que el obispo le niegue los medios de apoyo “.Enciclopedia Católica , vol. 1, “Alimentación”, pág. 313.)
Tan antigua es esta tradición del “Título” que algunos la han rastreado desde el Concilio de Calcedonia en 451. Todos admiten que desde el siglo XI ha tenido exactamente el mismo significado que hoy. ¿La Hermandad abandonará el espíritu de la tradición?
Esta es una práctica muy lamentable que contradice las antiguas tradiciones y leyes de la iglesia. Además, este modo de acción de la Hermandad implica que la conformidad con los estatutos se reemplaza por la conformidad con los deseos de los superiores considerados como la norma del comportamiento correcto.
Un ejemplo dramático de esto es su reciente ultimátum a un sacerdote recién ordenado a quien amenazó con expulsar porque no incorporó las reformas de Juan XXIII en sus Misas. Uno bien podría preguntarse: “¿Dónde en los estatutos de la fraternidad decimos que la norma litúrgica para la fraternidad es la reforma de Juan XXIII?”
5. Autoridad magisterial
La situación actual en la Iglesia ha generado muchos problemas teológicos y prácticos sin precedentes, por ejemplo, la cuestión de la validez o invalidez en sí de la Nueva Misa, en contraste con la cuestión de asistir a la Nueva Misa. Por un lado, la resolución definitiva de las cuestiones de teología especulativa debe esperar la restauración de la normalidad en la Iglesia. Por otro lado, debemos aplicar los principios morales y dogmáticos católicos a los problemas prácticos.
La Hermandad no debe presumir de poner fin a estas preguntas especulativas de manera autoritaria y definitiva, ya que no tiene absolutamente ninguna autoridad para hacerlo. Cualquier intento por parte de la Hermandad de enseñar e imponer sus conclusiones sobre la teología especulativa como las únicas posiciones adecuadas para que los católicos la abracen es peligroso y abre la puerta a un gran mal, ya que asume una autoridad magistral que no le pertenece a ella, sino solo a la Iglesia. .
Ahora bien , mientras que en teoría la Hermandad puede negar cualquier reclamo a dicha autoridad de enseñanza, en la práctica ha actuado como si tuviera tal autoridad. Porque ha propuesto soluciones a cuestiones de teología especulativa y ha amenazado con la expulsión o, de hecho, expulsó a sacerdotes y seminaristas que no están de acuerdo con su doctrina.
Por ejemplo, el 8 de noviembre de 1982, un joven sacerdote recibió el siguiente ultimátum sobre la resolución de un asunto de teología especulativa:
“Si permanece con nuestra fraternidad, debe aclarar gradualmente su punto de vista interno y volver a la actitud de la Fraternidad Sacerdotal, que nos parece la única correcta en las circunstancias actuales, como una conversación con los teólogos al final de semana me mostró de nuevo. Piensa seriamente en esto, porque con esa decisión tu bienestar temporal y aún más tu bienestar eterno está en juego en el más alto grado. Continuaré orando por ti pidiendo iluminación divina y sumisión humilde.
¿Es esta la amenaza de excomunión hecha por un papa contra un acusado de herejía? ¿Esta predicción de la ruina temporal y eterna por el rechazo del asentimiento interno apunta a la máxima autoridad de enseñanza y gobierno?
Pero, ¡ay de nosotros! No es un papa quien habla. Estas son, de hecho, las palabras del padre Franz Schmidberger, él mismo un joven sacerdote ordenado en 1975 por Su Gracia, que lo sucederá como jefe de la Hermandad y que presume enseñar y amenazar con tal autoridad. Esto es inadmisible!
Actuar de tal manera coloca a la fraternidad en una posición peligrosa para asumir por sí misma los derechos y la autoridad que pertenecen únicamente al Magisterio. Crea el potencial para el cisma y lo peor. Esto es inaceptable desde el punto de vista católico. El modo de acción católico sería que la Hermandad dejara de tratar de obligar a las conciencias de sus miembros en asuntos de teología especulativa que, de hecho, están abiertos a discusión y que solo pueden ser establecidos definitivamente por una autoridad legítima cuando se restablecen las tradiciones.
6. Lealtad 
La razón fundamental de la existencia de la Hermandad es promover la fidelidad a la Iglesia y sus doctrinas. Desafortunadamente, parece que la distinción entre la lealtad primaria que le debemos a la Iglesia y la lealtad subordinada que le debemos a la Hermandad se ha vuelto algo borrosa en el orden práctico.
Sacerdotes, seminaristas y creyentes se asocian con la Hermandad en la medida en que la Hermandad es fiel a la Tradición; se asocian con ella porque quieren Misa tradicional, sacramentos tradicionales y doctrinas y prácticas tradicionales de la iglesia. La confianza que obtenemos de ellos se basa en eso. Esta es la confianza con la que hemos estado trabajando en los Estados Unidos durante los últimos diez años. Recibimos tal confianza en un sentido verdaderamente contractual. El apoyo que hemos estado pidiendo y recibiendo de ellos ha sido un apoyo condicional. La condición era que seríamos fieles a la Tradición y la gente nos sería fiel. No es la fidelidad a las personas u organizaciones, sino la fidelidad a la Iglesia y sus tradiciones lo que importa a sus ojos.
Creemos que debería ser la práctica de la fraternidad evitar dar la impresión de que la fidelidad a la fraternidad está al mismo nivel que la fidelidad a las tradiciones de la iglesia y de la iglesia misma. Nosotros los sacerdotes no podemos proponer fidelidad a la Hermandad como igual en valor a la fidelidad a los ritos y doctrinas tradicionales. Por lo tanto, el motivo principal de todas las cosas que hacemos es la fidelidad a la Iglesia.
En la medida en que cualquier organización, incluida la Hermandad, haga cosas que entren en conflicto con las tradiciones y prácticas inmemoriales de la Iglesia, en la misma medida que rechacemos esas cosas sin dudar ni hacer reservas.
7. Cancelaciones
La Hermandad ha anunciado recientemente una política general en la que asume la validez de las anulaciones de la nueva Iglesia sin investigación. La única consecuencia de seguir una política de este tipo será un escándalo público grave, daños graves a la vida familiar y complicidad con la nueva Iglesia en su ataque contra el sagrado sacramento del matrimonio.
En respuesta a una pregunta de un laico sobre el estado de su segundo matrimonio (que sabemos que no es válido), el Secretario General de la Fraternidad respondió lo siguiente:
“En nombre de Su Gracia, Arzobispo Marcel Lefebvre, le agradezco su carta del 23 de julio, a la que ha prestado la debida atención”.
“Su gracia piensa que, a pesar de todo, uno debe adherirse a las decisiones tomadas por la Iglesia. Si bien puede lamentarse que la Iglesia hoy declare matrimonios inválidos tan fácilmente, no podemos reclamar en un caso especial, sin ninguna razón seria, que una declaración de invalidez no sea válida. Para que pueda continuar recibiendo los sacramentos con una vida familiar cristiana “.
Como usted o el Secretario General no han realizado ninguna investigación, y en la carta de investigación original no se ha mencionado ninguna base de anulación conciliar, el significado es claro tanto en las palabras como en el contexto. El punto es que la presunción debe darse a favor de las anulaciones de la Iglesia Conciliar hasta que se demuestre lo contrario.
Este es un error trágico, porque la Iglesia Conciliar ha demostrado su desprecio por el sacramento del matrimonio en sus acciones. Ante el mundo, la Iglesia está expuesta al ridículo debido a las prácticas de anulación de la Iglesia Conciliar, que son más despreciables que las acciones tomadas contra el matrimonio por los tribunales civiles. La política de la Hermandad debería ser presumir la invalidez de todas las anulaciones hasta que los parámetros tradicionales demuestren que el matrimonio anulado fue claramente inválido desde el principio.
Tratar cosas tan graves y sagradas de cualquier otra forma ataca al sacramento, ignora los procesos más serios y complicados de la Iglesia, pone en peligro los matrimonios actuales, es un escándalo para las personas que sufren mucho por su respeto por el sacramento. y más especialmente se burla de aquellos que han vivido sus vidas en perfecta castidad y fidelidad a la doctrina de la indisolubilidad del matrimonio cristiano.
En vista de lo anterior, respetuosamente pedimos que Su Gracia y el Consejo General de la Hermandad adopten las siguientes resoluciones para el bien de las almas y la Hermandad.
Resoluciones
  1. Los sacerdotes ordenados dudosos, es decir, de acuerdo con el nuevo rito de ordenación, así como los sacerdotes cismáticos u obispos y sacerdotes de carácter moral cuestionable serán excluidos de trabajar con la Hermandad en cualquier parte del mundo.
  2. La liturgia de San Pío X será restaurada en el Seminario de Santo Tomás de Aquino de Ridgefield y se otorgará una garantía perpetua para su uso exclusivo allí y en los capítulos asociados con la Hermandad por parte de los Estados Unidos, que deben hacerse cumplir bajo contratos legales.
  3. En cuanto a la disciplina que rige a los sacerdotes de la fraternidad: en la medida de lo posible, deben seguirse la carta y, en todos los casos, el espíritu de las tradiciones de la Iglesia, los decretos del Concilio de Trento y el Código de Derecho Canónico. De hecho, la práctica de la Hermandad de crear sacerdotes y lazos sin título llegará a su fin. Y dado que es imposible seguir la letra de la ley en estos asuntos, se respetará estrictamente el espíritu de la ley.
  4. Se hará cumplir el respeto a la autoridad magisterial de la Iglesia como único árbitro de los asuntos teológicos. Por lo tanto, la Hermandad se adherirá fielmente a las enseñanzas de la Iglesia, pero nunca usurpará la autoridad docente al tratar de establecer definitivamente cuestiones de teología especulativa. Tampoco intentará obtener por expulsión amenazas u otras amenazas el asentimiento interno a las opiniones de los superiores.
  5. La Hermandad reconoce y acepta el principio de que nuestra fidelidad a ella está subordinada a la fidelidad a la Iglesia y sus tradiciones.
  6. Debido al desprecio imprudente de la Iglesia Conciliar por la santidad del matrimonio y su política pecaminosa y escandalosa de asegurar la anulación, la Hermandad presume la invalidez de todas las anulaciones otorgadas por la Iglesia Conciliar hasta que pueda demostrarse más allá de cualquier duda razonable de que no lo hace. existía el pacto matrimonial del matrimonio anulado en primer lugar. Según el canon 1014 del Código de Derecho Canónico, “el matrimonio goza del favor de la ley; en consecuencia, en caso de duda, la validez del matrimonio debe mantenerse hasta que se demuestre lo contrario …
Conclusión
En la Constitución Apostólica por la que convocó el Concilio, Juan XXIII habló de su expectativa de “el regreso de la unidad y la paz”. En cambio, su reforma trajo la ruina a la Iglesia.
¿Juan XXIII estaría al tanto de las palabras de Gregorio XVI: “que cada novedad busca socavar la Iglesia Universal”? En cambio, instituyó una reforma que fue, para usar las palabras de Gregorio XVI, “la elevación del absurdo y la indignación” a la Iglesia. Por lo tanto, fue “pretender que la restauración y la regeneración se han vuelto necesarias para asegurar su existencia y progreso; como si pudiera creerse que, por lo tanto, estaba sujeta a debilidad, oscuridad u otros cambios similares. “(Mirari Vos)
La reforma de Juan XXIII no pudo hacer nada más que arruinar, porque rompió con la tradición. Con eso ante nuestros ojos, no habrá excusa si repetimos el mismo error de los católicos de los años sesenta. A través de ellos, al menos podemos entender cómo fueron arrastrados de la tradición a la nueva religión a través del proceso de gradualismo y obediencia de servicio. Se les aseguró que estaban siendo niños obedientes al escuchar la voz de sus pastores y del mismo pastor supremo, el Papa. Era inconcebible que el Vicario de Cristo pusiera a la Iglesia en un camino que resultaría en la traición de la tradición y la ruina de millones. Y así los católicos se sometieron al proceso.
Escribimos preocupados por la salvación de las almas y la gloria de Dios. No debe haber preguntas sobre nuestros motivos. Esto es testigo del crecimiento del apostolado en los Estados Unidos en los últimos diez años, con un número muy pequeño de sacerdotes, desde decir misa en un garaje en Wantagh, NY hasta iglesias y capillas, centros de misa y un número creciente de creyentes, escuelas, retiros, misiones, campamentos de verano, actividades educativas, seminarios, etc.
Esto muestra de manera concreta nuestra lealtad y fidelidad a por qué se fundó la Hermandad desde el principio. Y esperamos y rezamos para que estos problemas se resuelvan para asegurar que el crecimiento floreciente de la Hermandad en los Estados Unidos pueda continuar en paz y verdadera unidad.
Para nosotros, después de más de veinte años, con la historia ante nuestros ojos, no puede haber excusas para aceptar el proceso de reforma. Tampoco podemos sancionar prácticas que equivalen al rechazo de las tradiciones sagradas. Tememos tanto por el futuro de la Hermandad como por el bien de las almas. Y entonces aprovechamos esta oportunidad para presentarles a usted y al Consejo General nuestras inquietudes y resoluciones anteriores.
Estamos decididos a continuar el trabajo para el cual hemos sido ordenados y para el cual hemos recibido la confianza de los fieles. Tenemos la intención de hacerlo con facilidad, incluso si la Hermandad nos abandonó a nosotros o esta confianza.
En Jesu et Maria,
Rev. Clarence Kelly
Superior Distrito Nordeste
Reverendo Donald J. Sanborn
Rector del Seminario Santo Tomás de Aquino
Rev. Daniel L. Dolan
Rev. Anthony Cekada
Reverendo William W. Jenkins
Rev. Eugene Berry
Rev. Martin P. Skierka
Rev. Joseph Collins
Reverendo Thomas P. Zapp
( The Roman Catholic , mayo de 1983)
Compartir controversia
PUBLICADO EN SEDEVACANTISMO

Publicado por Diogo Rafael Moreira

Navegación de publicaciones

2 comentarios en “ Carta de los Nueve al Arzobispo Marcel Lefebvre ”

  1. Roberto Elias Costa
    ¿Quién es monseñor Williamson?