ALL POSTS

IGLESIA CONCILIAR, RÉGIMEN DE MENTIRAS


“Iglesia conciliar, régimen de mentiras”, es el tema elegido para esta breve reflexión: y cuántas son las mentiras presentes en los documentos conciliares, desde la  Unitatis Reintegratio (rechazo del Extra Ecclesiam nulla salus y llenos de herejías y proposiciones cismáticas) , a la Dignitatis Humanae (rechazo de la religión estatal, de los estados confesionales que defendieron la verdadera religión, aceptación de la libertad religiosa individual), a Nostra Aetate (reconocimiento de igual dignidad en las religiones falsas, con perjuicio de la actividad misionera, convertida así en la mera asistencia social y humanitaria) , hasta el actual y blasfemo documento de Abu Dhabi), la Lumen Gentium 8/8 (el sibilino concepto diabólico del ” subsistit in “), la Dei Verbum (las famosas  “semillas del verbo ” de Rahner).

Finalmente, con Bergoglio y su jerarquía de herejes y apóstatas, hemos llegado al paroxismo, al delirio de la omnipotencia del espíritu engañoso modernista. El mismo Bergoglio ha proporcionado ejemplos sin fin: la rehabilitación de Martín Lutero (en oposición a la Virgen de Fátima); el Dios que no es católico, como también la Iglesia y el Papa; proselitismo (representado diabólicamente como coercitivo de la libertad individual, en desprecio de miles de mártires misioneros) lo cual  sería una tontería solemne; el concepto de que es suficiente seguir la conciencia de uno para estar en orden con Dios, hasta alcanzar la apostasía total, con la afirmación de que la pluralidad de religiones sería buena, deseada por Dios mismo.

También es obsceno mencionar las dos perlas de Monseñor Galantino: la Reforma luterana (en realidad, la revolución) fue un don del Espíritu Santo, y Sodoma y Gomorra no habrían sido destruidas (por lo tanto, el pecado contra la naturaleza se convierte en una virtud fundamental ...) .
El padre Sosa Abascal, el Superior jesuita, recientemente nombrado presidente de la Unión de Superiores Generales (USG), reza en los templos budistas, ostentosamente, y niega la existencia del demonio como persona, mentirosa y asesina desde principio:
https://www.ilfoglio.it/chiesa/2019/08/22/news/diavolo-e-gesuiti-270459/
https://gloria.tv/article/yENvrjzs2bye3RpfZdd1ZACg2,
Además de negar la verdad de las palabras de Cristo registradas en los Evangelios porque, según él, entonces no había grabadoras.
https://www.ilfoglio.it/chiesa/2017/02/22/news/arturo-sosa -sínodo -bascal-
iglesia-católica-matrimonio-familia-gesu-relativismo-121886 /

 

El padre Arturo Sosa Abascal, SJ (camisa blanca a la izquierda) reza en pose de yoga en un templo budista

Para Mons. Zenti, Obispo de Verona, Infierno, Purgatorio y Paraíso, no serían lugares reales, sino solo estados de ánimo (¡con el debido respeto a Nuestra Señora de Fátima que mostró el Infierno a los tres pastores!):
Https: // gloria .tv / artículo / auV4ZwbdJtX42MqwNyuxh9ctR 

Volviendo a Bergoglio, recordamos que afirmó que “el proselitismo es el veneno contra el ecumenismo”, una declaración increíble, pronunciada con ocasión de una visita de una delegación de luteranos que le dio una estatua de Martín Lutero e incluida en el discurso publicado en ese momento en el sitio web de la radio del Vaticano (www.radiovaticana.va/page404.asp), del que posteriormente fue eliminado por alguien que se dio cuenta de la enormidad de sus declaraciones. Una declaración similar incluye una doble mentira (del premio Nobel de mentirosos matriculados): el ecumenismo es una herejía, siempre condenada por la Iglesia Católica, hasta el CV II; según San Maximiliano Kolbe es enemigo de la Inmaculada, y según San Pío X es la antecámara del ateísmo (y perdón si es poco); el  proselitismo, en cambio no es otra cosa que la evangelización de todos los pueblos, una tarea asignada por Cristo a sus discípulos y sus sucesores, para que quien sea bautizado sea salvo y quien se niegue sea condenado; presentándolo como coerción del libre albedrío de los demás, como violencia psicológica y quizás incluso violencia física, lo cual es una ofensa para los miles de misioneros que dieron sus vidas para ganar almas para Cristo; aquí uno recuerda precisamente el “No Serviam” de Lucifer y la apostasía total. Es una ofensa para los miles de misioneros que dieron sus vidas para ganar almas para Cristo; aquí uno expira precisamente en el “No Serviam” de Lucifer y en la apostasía total.

Con respecto a la declaración blasfema de Abu Dhabi, entonces, ni siquiera es el caso estudiarla a fondo, pues se ve como una declaración de intenciones puramente masónica, anticristiana (una bofetada a Nuestro Señor Jesucristo, el único Salvador del mundo en cuyo nombre cada rodilla debe doblarse en el cielo, en la tierra y bajo ka tierra); Por lo tanto, esta declaración también es parte del proyecto diabólico de Bergoglio destinado a transformar la Iglesia de Cristo en el brazo confesional del gobierno masónico mundial.

Para Bergoglio, las almas malvadas después de la muerte se disuelven, se desvanecen en el aire:

Eugenio Scalfari le pregunta. “Ud. nunca me habló sobre las almas que murieron en pecado y que se van al infierno para pagar la culpa para siempre. Ud. me habló de que las buenas almas van a la contemplación de Dios, pero ¿las almas malas? ¿Dónde son castigados? ».
El Papa Francisco responde: ” Los que se arrepienten no son castigadas  reciben el perdón de Dios y van con las almas que lo contemplan, pero aquellos que no se arrepienten y, por lo tanto, no pueden ser perdonadas, desaparecen. No hay infierno, hay desaparición de almas pecaminosas ».
https://www.corrispondenzaromana.it/papa-francesco-e-il-destino-eterno-delle-anime/ 
Bergoglio también tuvo el coraje de decir que Nuestra Señora no nació santa (“nadie nace santo, ella se conviertió en Santa …”), una negación explícita del dogma de la Inmaculada Concepción. :
https://ilbenevincera.wordpress.com/2019/01/07/bergoglio-
straparla-limmacolata-not-e-nata-santa-e-tutti-tacciono / 

De todo esto entendemos por qué Bergoglio respalda tácitamente toda la enorme basura  difundida por un clero hundido en la mentira, mientras excomulga a Don Minutella alegando que no esrá  “un cum” el santo padre (¡y gracias a Dios!).
¡Un verdadero régimen estalinista, creado por este usurpador del trono petrino (colocado allí por la mafia de San Gall con la colaboración de la masonería de la mitad del mundo), que comparado con el buró político soviético éste parece un régimen de internado!
Con Bergoglio y su equipo de bucaneros, de hecho, hemos llegado al paroxismo, el delirio de la omnipotencia, en el cual  todos, el clero alto y bajo, compiten con los que sueltan las mentiras más desvergonzadas jamás escuchadas en dos milenios. de la historia cristiana, con perfecta naturalidad y despreocupación, como si fuera la cosa más simple y obvia del mundo, dando por sentado que las reses bovinas (ignorantes y crédulas) lo tragan todo, lo echan  todo a buena parte, como verdad sacrosanta.

Rebatir tal secuencia de mentiras no debería ser demasiado difícil para cualquiera que esté dotado de un mínimo de sentido común y un buen intelecto, lo mismo que recordar las postrimerías del Catecismo de San Pío X. De hecho, es fácil poner al clero modernista frente a sus contradicciones, responsabilidades, traiciones, y sólo cuando estos caballeros se dan cuenta de que ya no pueden engañar, o incluso menos imponer obediencia por no ser autoridades ilegítimas sino usurpadores , entonces se vuelven agresivos, comienzan a ofender, demonizar, acusándonos de ser rebeldes, enemigos del Papa, de los obispos, olvidando que fueron ellos, o sus precursores, los modernistas de la primera hora, los primeros rebeldes contra la autoridad constituida (Pío IX, San Pío X, Pío XII), quienes exigieron el derecho a la rebelión, un derecho que ahora ya no quiere conceder a nadie, cambiando la fe en Cristo por el  fideismo  ilegítimo, herético y apóstata. Si no se imponen, existe el riesgo de que también se conviertan en violentos o que inciten tácitamente a la violencia contra los adversarios odiados, los únicos, los verdaderos católicos. Aquellos que no tienen ganas de llegar hasta aquí, finalmente, se niegan a sí mismos, inventan excusas para eclipsarse, en algunos casos huyen a grandes zancadas  (¡con escenas como la de  Ridolini!).

Uno parece sumergirse en la película de ciencia ficción “Invasion of the Body Snatchers”: los sacerdotes y los fieles se han quedado dormidos, y los ladrones de cuerpos (¿alienígenas marcianos ?, ¡no, en este caso, espíritus diabólicos!) lis han invadido, y ya no razonan más con la cabeza, pero con la de los ladrones de cuerpos. Al contrario, porque fingen no escuchar, no ver, no saber leer cuando les denunciamos las enormes ofensas que sus líderes (papas, cardenales, obispos, superiores de órdenes religiosas) hacen a la religión cristiana, católica, a la Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo, a Cristo mismo, a quienes  han jurado obediencia y respeto.
En tales blasfemias, sacrilegios,  herejías, ignoran a los enemigos históricos y jurídicos de la Iglesia (por ejemplo, Bonino, con sus abortos con una bomba de bicicleta) hacen paredes de goma, no responden o no quieren discutirlo, cambiando inmediatamente a otros temas y acusan a los católicos de ser enemigos del Papa.
Es difícil no pensar que son abiertamente de mala fe, es decir, cómplices de esos verdaderos sirvientes del diablo que es su superior…
Cuanto más aumenta esta masa de “idiotas útiles”, más se pueden esperar sus maniobras diabólicas para escapar, tener el camino pavimentado para hacer todo y más, hasta que logren entronizar al Anticristo en el trono de Pedro, haciéndose adorar como Dios mismo. En ese punto, aquellos pocos que han entendido cómo son realmente las cosas ya no les interesarán.

Permaneciendo en la metáfora de ciencia ficción de la invasión extraterrestre, recordamos cómo los pocos sobrevivientes que escaparon del lavado de cerebro tuvieron que huir como del infierno, seguido ¡s por los asesinos del régimen, encargados de transformar incluso este “pequeño remanente” en leales ejecutores de las directivas de los guardaespaldas. Un escenario que encaja perfectamente con lo que les está sucediendo a los pocos católicos sobrevivientes que quedan en circulación, opuestos, perseguidos y perseguidos por los “idiotas útiles” del régimen para convencerlos de que también se conviertan en parte del imperio de las mentiras.
El régimen de mentiras, el imperio de la oscuridad, por lo tanto, tiene a su gente dormida… comandada por una élite restringida de oligarcas subordinada al régimen, colocada en los puestos de mando para su lealtad al oscuro maestro del mundo. En cuanto a su competencia y habilidad, es mejo correr un tupido velo, viendo los resultados obtenidos por ellos, tanto en el campo económico-social como en el campo religioso. Una debacle completa, fiel a un plan bien pensado de autodestrucción económica, social, étnica, cultural y religiosa de los países de Occidente y, en perspectiva, de todo el planeta.
Tal régimen no admite, ni puede admitir, ninguna voz disidente o contradictoria; cualquier intento de rebelión se etiqueta inmediatamente como racismo, fascismo, fanatismo populista y soberanismo, o como una rebelión contra el papa de la misericordia y la inclusión, de los puentes y de la paz entre pueblos y religiones, incitando al pueblo ovino  a marginar a los protagonistas, despreciados y representados como los peores delincuentes de la humanidad (una invitación implícita a la violencia, si la coerción de la voluntad no tuvo éxito).

Aquí radica la esencia de la buena voluntad progresiva y neo-modernista, política y religiosa: sólo ellos, los siniestros (en nombre y de hecho) de la política y de la falsa Iglesia de Bergoglio son los mejores, los únicos que habrían entendido donde reside el bien del consorcio humano, los que habría entendido completamente el Evangelio, mientras que todos los que los precedieron eran ignorantes eméritos, analfabetos en la fe (si no los retratan como anticipadores de la revolución conciliar, como lo hicieron descaradamente con Pío X en 2014, con ocasión del centenario de su muerte).

Un doble engaño, político y religioso, de un premio nobel a una mentira. Se podría distinguir entre mentiras metodológicas y mentiras aplicadas (a las diversas ramas del conocimiento humano); con el primero, estudiamos los diversos métodos para engañar a las personas, las masas, los pueblos enteros, mientras que con el segundo, dichos métodos se aplican a los diversos sectores de la actividad humana (por ejemplo, el marketing publicitario, ya no se basa en la calidad de los productos y servicios , sino  sólo en estados emocionales), en nuestro caso política y religión.

Concluimos este viaje en la galería de los horrores del imperio de la mentira hecha carne citando la carta abierta que el Sr. Andrea Peracchio escribió al director de Avvenire, una carta que termina con estas palabras lapidarias “De ti ciertamente no queremos aprender nada, ni leer nada, ya que sólo estás  para vender mentiras, ambigüedad y humo … ¡todos aquellos que obstinadamente confunden, contaminan, distorsionan cualquier verdad revelada, sean por  siempre anatema! “.

 

di Catholicus
https://gloria.tv/article/9osfnDFhfV2u4jkpT7qXvrXf1 

Visto en Acta Apostaticae Sedis