ALL POSTS

FRANCISCO PROPUGNA LA EDUCACIÓN GLOBAL ANTICATÓLICA


[Tal como hiciera en su ensayo de las scholas  ocurrentes que dejan atrás a las escuelas laicas por las que tanto lucharon masones y liberales. Francisco dice que se necesita una Alianza global educativa  que  establezca en las mentes juveniles un Nuevo Humanismo  por el que todos vivan en la Sociedad y para la Sociedad (nada de vivir para  Dios). Aquí viene a cuento recordar aquélla frase suya tan comentada en la que decía que no le importaba si en las escuelas no se enseñara a los niños religión sino que los niños no tuvieran qué comer. El pensamiento y la acción de Francisco ha sido hasta ahora lineal. Propugna y persigue la destrucción de la Iglesia católica. Y el medio más eficaz para ello es la enseñanza laica desde la niñez y la juventud. (Ahora quiere que esto se haga a nivel mundial). De las personas adultas que salgan de este empeño  surgiría la única Religión Mundial del Nuevo Orden Mundial que es el objetivo masónico y el de la Organización masónica  llamada ONU, a la que por cierto ha pedido obediencia y sumisión a  sus designios laicos e igualitarios impulsados en todo el Orbe.

En el artīculo se dice que Francisco prepara la venida del Anticristo. En mi opinión si el Anticristo hubiese ocupado su lugar  durante los seis años de su pontificado no hubiera hecho otra cosa que las que él ha hecho. En realidad, siempre en mi opinión, estamos en pleno reinado  del Anticristo, desde la venida de los papas conciliares, siendo el profeta de este reinado Juan XXIII, el papa masón que convocó el concilio siguiendo los planes masónicos diseñados desde mucho tiempo atrás por los  ideólogos  masónicos. Desde el concilio en adelante se han venido implementando esos  planes, con Montini  / Pablo VI  – quizás el Anticristo personal que aprobó el concilio y ejecutó la  destrucción de la liturgia, de los sacramentos (particularmente el del Orden) y la construcción desde cero de la synaxis o Nueva Misa cuyos cincuenta años hemos cumplido ya  (3 de abril de  1969  y 30 de noviembre de  1969 en que se decretó su obligatoriedad). A Montini siguió Woityla / Juan Pablo II con su prédica a todas horas de la salvación universal (Cristo está unido a todo hombre PARA SIEMPRE) y Ratzinger /Benedicto XVi  con su hermenéutica de la continuidad intentando salvar el concilio y convencer a todos que la iglesia o secta actual es la Iglesia de siempre. Por último, la venida  de Bergoglio es la proclamación sin tapujos de lo que sus predecesores velaron un tanto: La acción criminal del Anticristo. Como aparece claro en el artículo siguiente.

El Reinado del Anticristo se caracteriza por la “cesación del sacrificio perpetuo” cosa que sucedió el 3 de abril de 1969, con la consiguiente desaparición en el mundo de los sacramentos (que deben ser sustituido por los sacramentos de deseo, particularmente la comunión espiritual y el acto de contrición perfecta). Ahora nos toca preservar la verdadera Fe católica contra la acción sistemática y continua del Anticristo]

Principios inductores de la apostasía en los jóvenes …

Se necesita una aldea : Francisco anuncia el lanzamiento de la “Alianza Educativa Global” en el Vaticano

 

“El Papa Francisco lanza la iniciativa de la Alianza Educativa Global para dar forma al futuro de la humanidad mediante la formación de individuos maduros que puedan superar la división y cuidar nuestro hogar común”,  informa Vatican News en su sitio web hoy.

La alarma debería sonar de inmediato cuando el apóstata de Buenos Aires amenaza con “dar forma al futuro de la humanidad”, porque eso significa que va a intensificar sus esfuerzos destructivos para inculcar sus principios masónicos-modernistas apóstatas en almas desprevenidas.

El informe del Vaticano explica además:

El Vaticano organizará una reunión el 14 de mayo de 2020 en el Salón Pablo VI para reflexionar sobre el tema “Reinventar la Alianza Educativa Global”.

La Oficina de Prensa de la Santa Sede anunció que el Papa había invitado a representantes de diversas religiones, ONGs, académicos y líderes culturales y políticos para asistir, con la esperanza de respaldar el “Pacto Mundial sobre Educación”.

(Devin Watkins, “Pope llama a una alianza educativa para promover el cuidado del hogar común” , Vatican News , 12 de septiembre de 2019)

Estas son realmente malas noticias para la humanidad, porque si hay algo con lo que pueden contar es que será un programa naturalista, con el mínimo común denominador, altamente subversivo, de erradicar la verdadera comprensión cristiana de la sociedad, la familia , educación y el fin último del hombre.

Para presentar y desarrollar de qué se trata esta “Alianza Educativa Global”, Bergoglio  lanzó hoy un mensaje escrito , que reproducimos aquí en su totalidad:

MENSAJE DE SU SANTIDAD PAPA FRANCISCO
PARA EL LANZAMIENTO DE LA ALIANZA EDUCATIVA

Queridos hermanos y hermanas :

En mi encíclica Laudato Si ‘ , invité a todos a cooperar en el cuidado de nuestro hogar común y enfrentar juntos los actuales desafíos. Ahora, unos años más tarde, renuevo mi invitación al diálogo sobre cómo estamos dando forma al futuro de nuestro planeta y la necesidad de emplear los talentos de todos, ya que todo cambio requiere un proceso educativo dirigido a desarrollar una nueva solidaridad universal y una Sociedad más acogedora.

Con este fin, deseo respaldar un evento mundial, que tendrá lugar el 14 de mayo de 2020 sobre el tema Reinventar la Alianza Educativa Global . Esta reunión reavivará nuestra dedicación para y con los jóvenes, renovando nuestra pasión por una educación más abierta e inclusiva, incluida la escucha del paciente, el diálogo constructivo y una mejor comprensión mutua. Nunca antes ha habido tanta necesidad de unir nuestros esfuerzos en una amplia alianza educativa , para formar individuos maduros capaces de superar la división y el antagonismo, y restaurar el tejido de las relaciones en aras de una humanidad más fraterna.

El mundo de hoy cambia constantemente y enfrenta una variedad de crisis. Estamos viviendo una era de cambio: una transformación que no solo es cultural sino también antropológica, creando una nueva semántica y descartando indiscriminadamente los paradigmas tradicionales. La educación choca con lo que se ha llamado un proceso de “aceleración” que atrapa nuestra existencia en un torbellino de tecnología de alta velocidad e informatización, alterando continuamente nuestros puntos de referencia. Como resultado, nuestra identidad misma pierde su solidez y nuestra estructura psicológica se disuelve ante un cambio constante que “contrasta con el ritmo naturalmente lento de la evolución biológica” ( Laudato Si ‘ , 18).

Cada cambio requiere un proceso educativo que involucre a todos. Por lo tanto, existe la necesidad de crear una “aldea educativa”, en la que todas las personas, de acuerdo con sus respectivos roles, compartan la tarea de formar una red de relaciones abiertas y humanas. Según un proverbio africano, “se necesita una aldea entera para educar a un niño”. Tenemos que crear un pueblo así antes de poder educar. En primer lugar, se debe despejar el terreno de la discriminación y se debe permitir que florezca la fraternidad, como dije en el documento que firmé con el Gran Imam de Al-Azhar el 4 de febrero de este año en Abu Dhabi .

En este tipo de aldea es más fácil encontrar un acuerdo global sobre una educación que integre y respete todos los aspectos de la persona, uniendo los estudios y la vida cotidiana, los docentes, los estudiantes y sus familias, y la sociedad civil en su aspecto intelectual, científico, artístico, deportivo. , dimensiones políticas, comerciales y caritativas. Una alianza, en otras palabras, entre los habitantes de la tierra y nuestro “hogar común”, que estamos obligados a cuidar y respetar. Una alianza que genera paz, justicia y hospitalidad entre todos los pueblos de la familia humana, así como el diálogo entre religiones.

Para alcanzar estos objetivos globales, nuestro viaje compartido como una “aldea educativa” debe dar pasos importantes hacia adelante. Primero, debemos tener el coraje de colocar a la persona humana en el centro . Para hacerlo, debemos acordar promover procesos educativos formales e informales que no puedan ignorar el hecho de que el mundo entero está profundamente interconectado, y que necesitamos encontrar otras formas, basadas en una antropología sólida, de imaginar la economía, la política, el crecimiento y la economía en el Progreso. En el desarrollo de una ecología integral, se debe dar un lugar central al valor propio de cada criatura en su relación con las personas y las realidades que la rodean, así como un estilo de vida que rechace la cultura del descarte.

Otro paso es encontrar el coraje para capitalizar nuestras mejores energías , de manera creativa y responsable. Ser proactivo y confiado al abrir la educación a una visión a largo plazo sin restricciones del status quo. Esto dará como resultado hombres y mujeres abiertos, responsables, preparados para escuchar, dialogar y reflexionar con los demás, y capaces de tejer relaciones con familias, entre generaciones y con la sociedad civil, y así crear un nuevo humanismo.

Un paso más es el coraje de capacitar a las personas que están dispuestas a ofrecerse en servicio a la comunidad. El servicio es un pilar de la cultura del encuentro: “Significa inclinarse sobre los necesitados y extender una mano hacia ellos, sin cálculo, sin miedo, pero con ternura y comprensión, así como Jesús se arrodilló para lavar los pies de los Apóstoles. Servir significa trabajar junto a las personas más necesitadas, estableciendo con ellos, ante todo, relaciones humanas de cercanía y lazos de solidaridad “[ Discurso durante una visita al” Centro Astalli “, el Servicio Jesuita a Refugiados en Roma , el 10 de septiembre de 2013.]. Al servir a los demás, experimentamos que hay más alegría en dar que en recibir (cf. Hechos20:35). En este sentido, todas las instituciones deben estar abiertas a examinar los objetivos y métodos que determinan cómo llevan a cabo su misión educativa.

Por esta razón, espero reunirme en Roma con todos ustedes que, de diversas maneras y en todos los niveles, trabajan en el campo de la educación y la investigación. Os animo a trabajar juntos para promover, a través de una alianza educativa compartida, esas iniciativas prospectivas que pueden dar dirección a la historia y cambiarla para mejor. Me uno a ustedes para hacer un llamamiento a figuras públicas autorizadas en nuestro mundo que están preocupadas por el futuro de nuestros jóvenes, y confío en que responderán a mi invitación. También les pido, queridos jóvenes, que participen en la reunión y sientan su verdadera responsabilidad por la construcción de un mundo mejor. Nuestra reunión tendrá lugar el 14 de mayo de 2020 en el Auditorio Pablo VI en el Vaticano. Se realizarán varios seminarios sobre temas relacionados en varios lugares y nos ayudarán a prepararnos para este evento.

Busquemos soluciones juntos, emprendamos audazmente procesos de cambio y miremos hacia el futuro con esperanza. Invito a todos a trabajar para esta alianza y a comprometerse, individualmente y dentro de nuestras comunidades, a cultivar el sueño de un humanismo enraizado en la solidaridad y que responda tanto a las aspiraciones de la humanidad como al plan de Dios.

Espero verte pronto. Hasta entonces, les mando mis saludos y mis bendiciones.

Del Vaticano, 12 de septiembre de 2019.

( Fuente ; cursiva dada). [Énfasis propios]

Vamos a hacer algún comentario a todo esto. .

Al principio, Francisco menciona que su eco-encíclica Laudato Si ‘ proporciona algunos antecedentes y contexto para su iniciativa educativa, y esto muestra que el engaño del calentamiento global provocado por el hombre es una herramienta efectiva para motivar a las personas a unirse bajo el paraguas de ” mera humanidad “, donde la Revelación Divina queda relegada al nivel de la opinión subjetiva y subordinada a las ideas del hombre moderno” iluminado “. Así, todas las religiones se colocan efectivamente en el mismo nivel, la verdadera religión con las falsas, el verdadero Dios con los ídolos, Cristo con Satanás, Luz con oscuridad (cf. 2 Cor 6: 15-16). Francisco mismo confirmó esto de una manera impactante en enero de 2016, cuando su primer “Video del papa ” defendió con orgullo un indiferentismo religioso en aras de la “paz y la justicia”:

Si bien toda la humanidad es realmente una en términos de la misma naturaleza compartida por todos los hombres, procede del mismo conjunto de padres (ver Papa Pío XII, Encíclica Humani Generis , n. 37) y del mismo Dios Creador (ver Papa Leo XIII, Encíclica Humanum Género , n. 34), sin embargo, se divide sobrenaturalmente en el Reino de Dios y el Reino de Satanás.

La misión divina de la Iglesia es llevar a todos los que están bajo el dominio del diablo al Reino de Dios, porque Dios “quiere  salvar a todos los hombres y que lleguen al conocimiento de la verdad” (1 Tim 2: 4; cf. Mc 16,15-16; 1 Tim 3,15). No es la  tarea de la Iglesia crear la felicidad temporal en la tierra a expensas del fin sobrenatural del hombre.

La felicidad temporal es legítima e importante, pero siempre debe estar subordinada al objetivo final, que es sobrenatural: la Visión Beatífica. El Papa Pío X enseñó:  “No importa lo que haga el cristiano, incluso en el ámbito de los bienes temporales, si ignora el bien sobrenatural. Más bien, de acuerdo con los dictados de la filosofía cristiana, debe ordenar todas las cosas hasta el fin último, a saber, el Bien Supremo ”( Encíclica Singulari Quadam , n. 3). Esto tiene mucho sentido, porque ¿ dqué sirve si, después de haber vivido una vida próspera y satisfecha durante 80 o 90 años en esta tierra, estamos condenados a una eternidad en el infierno? “¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero y sufrir la pérdida de su propia alma? ¿O qué intercambio dará el hombre por su alma? ”(Mt 16:26).

Francisco dice que su objetivo es lograr una “amplia alianza educativa , formar individuos maduros capaces de superar la división y el antagonismo, y restaurar el tejido de las relaciones en aras de una humanidad más fraterna”. Tal cosa, si tiene éxito, asegurará que lo poco que queda de la sociedad cristiana sea eliminado total y permanentemente.

“Cada cambio requiere un proceso educativo que involucre a todos”, afirma Francisco dogmáticamente y sin ninguna evidencia. Esa es una declaración idiota,  pero la mayoría no se dará cuenta porque sucede que lo que él afirma se deriva de esta premisa: “Por lo tanto, es necesario crear una ‘aldea educativa’, en la que todas las personas, de acuerdo con su roles respectivos, comparten la tarea de formar una red de relaciones abiertas y humanas “.

No, no hay tal necesidad. De hecho, la idea de la “aldea educativa” es francamente peligrosa, especialmente en la forma en que Francisco la imagina, y está construida sólidamente sobre principios masónicos , ya que dice que debe basarse en las ideas encontradas en el llamado Documento sobre lo seres Humanos blasfemo y herético.  Fraternidad para la paz mundial y la convivencia  que firmó con el Gran Imam de Al-Azhar Ahmad Al-Tayyib en Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos, el 4 de febrero de 2019. (En adelante, nos referiremos a esto como la “Declaración de Abu Dhabi” .)

El falso Papa admite abiertamente que quiere “tener el coraje de colocar a la persona humana en el centro”, como si el hombre fuera su propio fin. Este antropocentrismo, un término elegante que significa “centrado en el hombre”, es un sello distintivo de la religión del Vaticano II. La Constitución Pastoral Gaudium et Spes  del abominable Concilio Vaticano II afirmó que “todas las cosas en la tierra deberían estar relacionadas con el hombre como su centro y corona” (n. 12), y en su discurso de clausura para la cuarta sesión del concilio, ” El “Papa San”Pablo VI proclamó descaradamente:

El humanismo secular, que se revela en su horrible realidad anticlerical, en cierto sentido, ha desafiado al Concilio . La religión del Dios que se hizo hombre se ha encontrado con la religión (porque así es) del hombre que se hace Dios. ¿Y que pasó? ¿Hubo un choque, una batalla, una condena? Podría haberla  habido, pero no hubo nada de ello. La vieja historia del samaritano ha sido el modelo de la espiritualidad del concilio. Un sentimiento de simpatía sin límites lo ha impregnado todo. La atención de nuestro concilio  ha sido absorbida por el descubrimiento de las necesidades humanas (y estas necesidades crecen en proporción a la grandeza que el hijo de la tierra reclama para sí mismo). Por eso hacemos un llamamiento  a quienes se autodenominan humanistas modernos y que han renunciado al valor trascendente de las realidades más elevadas,

(Antipapa Pablo VI, Discurso durante la última reunión general del Vaticano II , 7 de diciembre de 1965)

Francisco simplemente está desarrollando la religión del Vaticano II un poco más, ¡es la  “hermenéutica de la continuidad” todo el tiempo!

Bergoglio tiene claro que no está interesado en una mera solución rápida para abordar un problema singular o temporal. No, él está sentando las bases para hacer cambios a largo plazo en la educación relacionados con todos los aspectos de la persona humana. Afirma que esto “dará como resultado hombres y mujeres que sean abiertos, responsables, preparados para escuchar, dialogar y reflexionar con los demás, y capaces de tejer relaciones con las familias, entre generaciones y con la sociedad civil, y así crear un nuevo humanismo . ”

Existe ese “nuevo humanismo” sobre el que Pablo VI también estaba delirando. Pero, ¿qué es el humanismo para empezar?

“El humanismo es la devoción a los intereses humanos o un sistema relacionado con intereses humanos reales o supuestos sin referencia a Dios o las cosas divinas ; la creencia en la autosuficiencia del hombre natural y de los valores humanos “(Donald Attwater, ed., A Catholic Dictionary , 3rd ed., [The Macmillan Co., 1958], sv” Humanismo “, ii; subrayado añadido ) Esto encaja a Bergoglio: la humanidades lo que le interesa, no Dios, o traer almas a Dios.

Esta cháchara del “nuevo humanismo” o “nueva humanidad” no es nueva en Francisco . En la Jornada Mundial de la Juventud en Polonia hace tres años, Francisco  criticó a los jóvenes desprevenidos:

La gente puede juzgarte soñador, porque crees en una nueva humanidad , una que rechaza el odio entre los pueblos, una que se niega a ver las fronteras como barreras y puede apreciar sus propias tradiciones sin ser egocéntrico o de mente pequeña. No se desanime: con una sonrisa y los brazos abiertos, proclame la esperanza y será una bendición para nuestra familia humana, que aquí representa tan hermosamente.

(Francis,  Homilía en el  Campus Misericordiae , 31 de julio de 2016; subrayado agregado).

Los católicos sí creen en una nueva humanidad, en un nuevo hombre; pero no en una especie de diálogo, de mente abierta, interreligioso, no discriminatorio, hombre sin fronteras que escucha el clamor de la tierra mientras teje relaciones de manera madura. Más bien, el “hombre nuevo” católico es el hombre regenerado en la gracia santificante, comenzando con el bautismo:

Aprended de  Cristo;, en él se te ha enseñado, cómo la verdad está en Jesús: desechar  al hombre viejo que está corrompido según el deseo de error. ..renuévate en el espíritu de tu mente: y vístete del nuevo hombre, que según Dios es creado en la justicia y santidad de la verdad.

(Efesios 4: 20-24; cf. 2 Cor 5:17)

Es este nuevo hombre el que puede unir verdadera y duraderamente a la humanidad en una fraternidad genuina y ayudarla a alcanzar su fin sobrenatural, porque mientras que “la fraternidad de la sangre toca solo la semejanza del cuerpo; la fraternidad de Cristo … transmite unanimidad de corazón y espíritu “(Papa León XIII, Encíclica Reputantibus , n. 5).

Bien entendido, incluso se puede promover un  humanismo genuinocatólico , pero esto no se fomenta en algún tipo de alianza global y multirreligiosa, sino en escuelas católicas auténticas. El papa Pío XI habló de “ese humanismo sano, cuyo desarrollo más elevado se alcanzó en las escuelas de la Iglesia” ( Encíclica Divini Illius Magistri , n. 87). ¡Obviamente ese no es el tipo que Francisco tiene en mente!

No, para Francisco, la “nueva humanidad” es la humanidad naturalista de la masonería, en la cual todos están unidos, no en una caridad sobrenatural a través de la gracia de Cristo, sino en una fraternidad naturalista que busca su fin en este mundo temporal, más que en el Eterno. “Nuestra respuesta a un mundo en guerra tiene un nombre: se llama fraternidad, se llama fraternidad, se llama comunión, se llama familia”, dijo el antipapa jesuita en un discurso el 30 de julio de 2016 ). El nombre de la respuesta de Francisco a la guerra, por lo tanto, claramente no es Jesucristo ni nada sobrenatural, sino “fraternidad”, y esto lo enfatizó nuevamente en el mensaje publicado hoy, en el que se refirió a la Declaración apóstata de Abu Dhabi sobre la fraternidad humana. Por el contrario, el católicoLa posición es que “la paz de Cristo … es la única paz verdadera” (Papa Pío XI, Encíclica  Ubi Arcano , n. 37; cf. Jn 14, 27).

Aquellos que pensaron que el documento firmado en Abu Dhabi en febrero era simplemente un evento del pasado que pronto sería olvidado, se encuentran decepcionados. Lejos de relegar este documento al estado de simplemente de una declaración firmada más, que nadie recordará en unos pocos años, Francisco está trabajando para garantizar que los principios expresados ​​en él se implementen de manera efectiva en toda su iglesia falsa y mucho más allá. Ya se reunió con un comité interreligioso dedicado a la tarea y solicitó a las Naciones Unidas “que se proclame una fecha entre el 3 y el 5 de febrero como Día de la Fraternidad Humana ” ( fuente ). En otras palabras, esta locura no desaparecerá pronto.

Nuestro Bendito Señor recibe una mención rápida en el mensaje de Francisco, pero no, por supuesto, como el fin final del hombre, o como “el camino, la verdad y la vida” (Jn 14: 6), sino simplemente como un buen ejemplo de cómo el hombre puede servir a otros hombres . En otras palabras, el papel que Francisco ha asignado a nuestro Bendito Señor en su “aldea educativa” es el del tonto de la aldea. Lo cual es normal para el curso de Jorge Bergoglio .

Sí, el jesuita argentino incluso menciona “el plan de Dios” al final de su texto, pero eso es convenientemente vago para permitir, en sí mismo, el significado de cualquier cosa, desde “hacer del mundo un lugar mejor” hasta “la salvación de almas “. Pero esta última se descarta claramente a priori ya que la iniciativa es de carácter interreligioso y humanista; es decir, no tiene nada que ver con lo que Dios ha revelado como su plan para la humanidad, a saber, la salvación de las almas a través del único Redentor, Jesucristo, y la única Arca de Salvación que fundó, la Iglesia Católica. Y, por supuesto, Bergoglio condena el proselitismo de todos modos: “No es lícito convencer [a otros] de tu fe; El proselitismo es el veneno más fuerte contra el camino ecuménico ”, dijo el 13 de octubre de 2016 .

Curiosamente, con respecto a fomentar lo que podríamos llamar un humanismo genuinocatólico , eso se logra precisamente por medio de escuelas católicas auténticas, no por algún tipo de alianza global y multirreligiosa. El papa Pío XI habló de “ese humanismo sano, cuyo desarrollo más elevado se alcanzó en las escuelas de la Iglesia” ( Encíclica Divini Illius Magistri , n. 87). ¡Obviamente ese no es el tipo que Francisco tiene en mente!

Para garantizar que esta “Alianza Educativa Global” reciba la atención deseada para dañar al mayor número posible de almas, Francisco reunió un mensaje en video que los  medios del Vaticano  han criticado en todo el mundo:

 

Como hemos visto, la “educación global” que propone Francisco es decidida y explícitamente no católica , es más, es anticatólica , ya que se basa en los principios de cooperación interreligiosa y fraternidad expresados ​​en la Declaración apóstata de Abu Dhabi. Solo por esa razón, lo que propone Francisco es una abominación y un ataque contra las almas, ¡incluso las almas de los niños! Es, de hecho, un ataque contra Dios, que “ha hecho todas las cosas por sí mismo” (Prov. 16: 4).

Si recordamos la condena de 1910 del Papa San Pío X al movimiento sillonista en Francisco, uno no puede evitar notar un cierto parecido con el bergoglianismo al que nuestro mundo está sometido hoy:

… [Es el l sueño de cambiar sus fundamentos naturales y tradicionales; Sueñan con una Ciudad Futura construida sobre principios diferentes, y se atreven a proclamarlas como más fructíferas y más beneficiosas que los principios sobre los que descansa la Ciudad Cristiana actual.

No, Venerables Hermanos, debemos repetir con la mayor energía en estos tiempos de anarquía social e intelectual cuando todos se encargan de enseñar como maestros y legisladores: la Ciudad no puede construirse de otra manera que Dios la ha construido; la sociedad no puede establecerse a menos que la Iglesia sienta las bases y supervisa el trabajo; no, la civilización no es algo que todavía no se ha encontrado, ni la Ciudad Nueva se construirá sobre nociones confusas; ha existido y todavía lo es: es la civilización cristiana, es la ciudad católica. Solo tiene que establecerse y restaurarse continuamente contra los incansables ataques de soñadores locos, rebeldes y malhechores.

(Papa San Pío X, Carta Apostólica Notre Charge Apostolique )

Francisco está ocupado construyendo un pueblo, y seguramente no es la ciudad católica.

El libro de Hillary Climton también preconiza una aldea global que se ocupe de la educación de los niños arrebatándosela a  los padres. Lo mismo que dice Francisco

 

 

 

Por cierto: “Se necesita una aldea” también fue el grito de guerra de Hillary Clinton, discípula de Luciferian Saul Alinsky , quien publicó un libro homónimo en 1996 para inculcar la idea comunista de que la responsabilidad de criar a los niños recae en la sociedad en general. , mientras que la posición católica es, por supuesto, que la educación y la crianza de los hijos pertenece ante todo a los padres. Así, el Papa Pío XI condenó el hecho de que en el comunismo “el derecho a la educación se niega a los padres, ya que se concibe como una prerrogativa exclusiva de la comunidad, en cuyo nombre y por cuyo mandato solo los padres pueden ejercer este derecho” ( Encíclica Divini Redemptoris , n. 11).

La familia es crucial en la verdadera educación cristiana de la juventud. El papa Pío XI subrayó su importancia:

Por lo tanto, la familia recibe directamente del Creador la misión y, por lo tanto, el derecho a educar a la descendencia , un derecho inalienable porque inseparablemente unido a la obligación estricta, un derecho anterior a cualquier derecho de la sociedad civil y del Estado, y por lo tanto inviolable en el parte de cualquier poder en la tierra.

Deseamos llamar su atención de manera especial sobre el lamentable declive actual de la educación familiar.. Las oficinas y profesiones de una vida transitoria y terrenal, que ciertamente son de mucha menor importancia, están preparadas para un estudio largo y cuidadoso; Mientras que para el deber y la obligación fundamentales de educar a sus hijos, muchos padres tienen poca o ninguna preparación, ya que están inmersos en preocupaciones temporales. La disminución de la influencia del ambiente doméstico se debilita aún más por otra tendencia, que prevalece en casi todas partes en la actualidad, que, bajo un pretexto u otro, por razones económicas o por razones industriales, comerciales o políticas, hace que los niños sean enviados cada vez con mayor frecuencia. de casa incluso en sus años más tiernos. Y hay un país donde los niños están siendo arrancados del seno de la familia, para formarse (o, para hablar con mayor precisión, para ser deformados y depravados) enescuelas y asociacionesimpías, a la irreligión y al odio, según las teorías del socialismo avanzado; y así se renueva de una manera real y más terrible la matanza de los Inocentes.

(Papa Pío XI, Encíclica Divini Illius Magistri , n. 32, 73; subrayado añadido).

Es evidente que lo que Francisco propone con su iniciativa es, en última instancia, una asociación impía . Sin embargo, “los católicos siempre han sostenido que la educación intelectual no debe separarse de la instrucción religiosa y moral” ( A Catholic Dictionary , sv “Educación”).

En 1890, el Papa León XIII también habló sobre el papel de la familia con respecto a la educación católica:

Este es un momento adecuado para exhortar especialmente a los jefes de familia a que gobiernen sus hogares de acuerdo con estos preceptos, y que seamos solícitos sin fallar en la educación adecuada de sus hijos. La familia puede considerarse como la cuna de la sociedad civil , y es en gran medida dentro del círculo de la vida familiar que se fomenta el destino de los Estados. De ahí es que aquellos que se apartaran de la disciplina cristiana están trabajando para corromper la vida familiar y destruirla por completo, raíz y rama . Con un propósito tan impío, no se dejan desviar por la reflexión de que no puede, incluso en ningún grado, llevarse a cabo sin infligir una cruel violencia a los padres.Estos reciben de la naturaleza su derecho de entrenar a los niños a los que han dado a luz, con la obligación añadida de dar forma y dirigir la educación de sus pequeños hasta el final, por lo que Dios garantizó el privilegio de transmitir el regalo de la vida. Por lo tanto, corresponde a los padres forzar todos los nervios para evitar tal atropello y esforzarse valientemente por tener y tener autoridad exclusiva para dirigir la educación de su descendencia, como corresponde, de una manera cristiana, y primero y sobre todo para  mantenerlos alejados de las escuelas donde existe el riesgo de que beban en el veneno de la impiedad .

(Papa León XIII, Encíclica Sapientiae Christianae , n. 42; subrayado añadido).

Sin embargo, todo esto no quiere decir que la sociedad civil no tenga derechos u obligaciones con respecto a la educación de los jóvenes. Como Pío XI explicó:

… en materia de educación, es el derecho, o hablar más correctamente, es el deber del Estado proteger en su legislación, los derechos anteriores, ya descritos, de la familia con respecto a la educación cristiana de su descendencia, y, en consecuencia, también respetar los derechos sobrenaturales de la Iglesia en este mismo ámbito de la educación cristiana.

También pertenece al Estado proteger los derechos del niño en sí mismo cuando se descubre que los padres quieren física o moralmente a este respecto, ya sea por defecto, incapacidad o mala conducta, ya que, como se ha demostrado, su derecho a la educación no es un absoluto y despótico, pero dependiente de la ley natural y divina, y por lo tanto sujeto a la autoridad y jurisdicción de la Iglesia, y a la vigilancia y cuidado administrativo del Estado en vista del bien común. Además, la familia no es una sociedad perfecta, es decir, no tiene todos los medios necesarios para su pleno desarrollo. En tales casos, excepcional, sin duda, el Estado no se coloca en el lugar de la familia, sino que simplemente proporciona deficiencias y proporciona los medios adecuados.

En general , es el derecho y el deber del Estado proteger, de acuerdo con las reglas de razón y fe correctas, la educación moral y religiosa de los jóvenes , eliminando los impedimentos públicos que se interponen en el camino. En primer lugar, corresponde al Estado, en vista del bien común, promover de diversas maneras la educación e instrucción de los jóvenes. Debe comenzar alentando y asistiendo, por sí mismo, la iniciativa y la actividad de la Iglesia y la familia, cuyos éxitos en este campo han sido claramente demostrados por la historia y la experiencia. Además, debería complementar su trabajo cuando esto no alcanza lo necesario, incluso por medio de sus propias escuelas e instituciones. Para el Estado, más que cualquier otra sociedad cuenta con los medios puestos a su disposición para satisfacer las necesidades de todos, y es justo que use estos medios en beneficio de quienes los han contribuido.

Más allá de esto, el Estado puede exigir y tomar medidas para garantizar que todos sus ciudadanos tengan el conocimiento necesario de sus deberes cívicos y políticos, y un cierto grado de cultura física, intelectual y moral que, teniendo en cuenta las condiciones de nuestro tiempo [ 1929], es realmente necesario para el bien común.

Sin embargo, está claro que en todas estas formas de promover la educación y la instrucción, tanto públicas como privadas, el Estado debe respetar los derechos inherentes de la Iglesia y de la familia con respecto a la educación cristiana y, además, tener en cuenta la justicia distributiva. En consecuencia, injusto e ilegal es cualquier monopolio, educativo o escolar, que, física o moralmente, obliga a las familias a utilizar las escuelas del gobierno, en contra de los dictados de su conciencia cristiana, o incluso en contra de sus preferencias legítimas.

Esto no impide que el Estado haga las debidas disposiciones para la correcta administración de los asuntos públicos y para la protección de su paz, dentro o fuera del reino. Estas son cosas que conciernen directamente al bien público y requieren aptitudes especiales y preparación especial. Por lo tanto, el Estado puede reservarse a sí mismo el establecimiento y la dirección de escuelas destinadas a prepararse para ciertos deberes cívicos y especialmente para el servicio militar, siempre que tenga cuidado de no dañar los derechos de la Iglesia o de la familia en lo que les concierne …

En general, también pertenece a la sociedad civil y al Estado proporcionar lo que se puede llamar educación cívica , no solo para sus jóvenes, sino para todas las edades y clases. Esto consiste en la práctica de presentar públicamente a grupos de individuos información que tiene un atractivo intelectual, imaginativo y emocional, calculada para atraer su voluntad hacia lo que es recto y honesto, y para instar a su práctica mediante una especie de compulsión moral, positivamente mediante la difusión de tales conocimiento, y negativamente al suprimir lo que se le opone. Esta educación cívica , tan amplia y variada en sí misma que incluye casi todas las actividades del Estado destinadas al bien público,También debe estar regulado por las normas de rectitud, y por lo tanto no puede entrar en conflicto con las doctrinas de la Iglesia, que es el maestro divinamente designado de estas normas .

(Papa Pío XI, Encíclica Divini Illius Magistri , nn. 44-50; subrayado añadido).

 

Por supuesto, siempre hay que tener en cuenta que el Papa Pío estaba hablando en el contexto de la sociedad como lo fue a fines de la década de 1920, muy lejos de donde está hoy. ¡Ciertamente uno puede imaginar que, si estuviera vivo hoy, el Papa insistiera en que nuestra sociedad no tenga absolutamente ningún papel en la educación de la juventud en absoluto!

Con su “Alianza Educativa Global”, Francisco está dando otro paso importante en la preparación del camino para el Anticristo. Cuando llegue, el mundo estará listo para él. Encontrará, en su mayor parte, un mundo sin la verdadera Fe, sin razón, sin fronteras, sin naciones, sin identidad. Será un mundo completamente imbuido de los principios de la masonería, el comunismo, el naturalismo y el indiferentismo. Francisco está ayudando a que esto sea posible de manera bastante efectiva con pasos prácticos concretos que impactarán a las generaciones futuras. “Pero aun cuando el Hijo del hombre, cuando venga, ¿hallará, pensará, fe en la tierra?” (Lc 18: 8; cf. 2 Tes. 2: 10-11).

Jorge Bergoglio profesa el naturalismo herético.  Su objetivo declarado es “hacer del mundo un lugar mejor”. La visión beatífica, la salvación eterna, el fin sobrenatural del hombre, todo lo que es una idea de último para él, en el mejor de los casos. lo usa como una herramienta para promover su falso evangelio del hombre .

Pero, ¿qué dice Dios acerca de inventar [y predicar] un nuevo evangelio?

Me pregunto si pronto te alejarás de aquel que te llamó a la gracia de Cristo, pata ir a otro evangelio….hay algunos que te preocupan y que pervierten el evangelio de Cristo. Pero aunque nosotros, o un ángel del cielo, te prediquemos un evangelio además de lo que te hemos predicado, que sea anatema. Como dijimos antes, ahora os lo digo nuevamente: si alguien te predica un evangelio, distinto del que has recibido, que sea anatema.

(Gálatas 1: 6-9)

El “papa” Francisco tendrá mucho por lo que responder.

De Novus Ordo Watch