ALL POSTS

APOSTASÍA EN MADRID


Paz, paz, y no había paz” (Jer 6:14) …

Apostasía a tope: respaldo de Francisco a “paz sin fronteras” en Madrid

Nuevamente los representantes de las principales religiones del mundo se han unido  para rezar por la paz mundial “en el espíritu de Asís”.

Al centro están los representantes de la Secta Novus Ordo, por supuesto, porque el pionero de estas reuniones interreligiosas anuales de oración fue el obispo apóstata polaco Karol Wojtyla (también conocido como “Papa San” Juan Pablo II ). Tuvo la primera reunión de este tipo el 27 de octubre de 1986  en la ciudad italiana de Asís. El siguiente video clip nos trae algunos recuerdos infelices:

Aunque estas reuniones de Asís han tenido lugar,  todos los  años desde 1986, el “Papa” sólo ha participado cinco veces hasta ahora, a saber, en 1986, en 1993 , en 2002 , en 2011 y en 2016 .

La última reunión de este tipo ha tenido lugar del 15 al 17 de septiembre en Madrid, España. El principal clérigo que representaba la religión del Vaticano II era el arzobispo local, el “cardenal” Carlos Osoro Sierra . El tema de la reunión era  “paz sin fronteras“, una alusión obvia al ataque constante contra la soberanía de las naciones, cuyas fronteras están siendo denostadas por los globalistas de todo el mundo, especialmente por Jorge Bergoglio, también conocido como “Papa” Francisco .

El evento fue patrocinado por la Comunidad de San Egidio , grupo laico de servicio social “católico” fundado en 1968 que está a la vanguardia en las actividades ecuménicas e interreligiosas. El programa completo de la conferencia de varios días se puede encontrar aquí .

Las oraciones por la paz, “en diferentes lugares, según cada tradición religiosa”, tuvieron lugar en la tarde del último día, seguido de una procesión de paz y una ceremonia de clausura ( video ).

 

El servicio de oración de los “cristianos” se llevó a cabo en un servicio ecuménico común, por supuesto ( video ).

He aquí algunas fotos de las oraciones multirreligiosas por la paz,  publicadas por la Comunidad de Sant’Egidio :

 

 

Practicantes del sintoísmo suplican por la paz a sus dioses

 

La idolatría nunca se vio más bonita: los hindúes hacen una ofrenda a Krishna y Radha

La religión de la paz pide paz a su dios no trinitario

Tenemos que recordar  que Dios nos ha revelado que “todos los dioses de los gentiles son demonios ” (Sal 95: 5) y que los idólatras “sacrificaban a los demonios y no a Dios” (Deut 32:17). De qué manera se debe aborrecer tal idolatría, también  y especialmente, en la Nueva Alianza , está claro en la Sagrada Escritura: “Por lo cual, queridos, huid del culto a los ídolos” (1 Corintios 10:14); “¿Y qué acuerdo tiene el templo de Dios con los ídolos ? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente; tal como Dios lo dice: Habitaré con ellos y caminaré entre ellos; y seré su Dios, y ellos serán mi pueblo ”(2 Cor 6:16).

Por extraño que parezca, a quien le gusta decirle a la gente que la Fe “debe ser alimentada constantemente por la Palabra de Dios” , en realidad desprecia esa misma Palabra y sólo se refiere a ella,  para reforzar y promover su propia agenda sociopolítica.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, escuchemos  el Mensaje del “Papa” Francisco que se envió a la reunión y que se entregó  a todos los participantes en la conferencia de apertura el 15 de septiembre. El texto completo se publica aquí. .

Ahora lo analizaremos intercalando algunos comentarios críticos (todos subrayados añadidos):

Saludo con alegría y gratitud al Cardenal Carlos Osoro Sierra, Arzobispo de Madrid, y a todos ustedes, representantes de las Iglesias y Comunidades Cristianas y de las Religiones del Mundo, reunidos en Madrid para la 33ª Reunión de Oración por la Paz, organizada conjuntamente por la Comunidad de San Egidio y la Archidiócesis de Madrid. Es una alegría ver que esta peregrinación de paz, que comenzó después de la Jornada Mundial de Oración por la Paz, convocada por San Juan Pablo II en Asís en octubre de 1986, nunca ha sido interrumpida, pero continúa y crece en número. de participantes dando buenos frutos. Es una peregrinación que pasado por pueblos y ciudades para dar testimonio en todas partes de la fuerza de ese “Espíritu de Asís”, que es la oración a Dios y la promoción de la paz entre los pueblos.

Aquí notamos inmediatamente que Francisco considera que la oración de  todas las religiones bajo el sol es “oración a Dios”. Esto no es sorprendente, ya que Bergoglio es un apóstata. Lo que es sorprendente, por el contrario, es que él esté dispuesto a decirlo tan abiertamente – pero la gente está tan engañada en nuestros días que nadie probablemente lo advierta, y mucho menos  se oponga a ella.

Este año su itinerario llega a Madrid, para reflexionar sobre el tema “Paz sin fronteras”. La mente vuela al pasado, cuando, en el corazón de Europa hace treinta años, cayó el Muro de Berlín y se puso fin a esa división lacerante. del continente, que causó tanto sufrimiento. Ese día, desde Berlín hasta toda Europa del Este, se encendieron nuevas esperanzas de paz, que se extendieron por todo el mundo. Fue la oración por la paz de tantos hijos e hijas de Dios, lo que contribuyó a acelerar esa caída. Además, la historia bíblica de Jericó nos recuerda que los muros caen donde están “asediados” con oración y no con armas, con anhelo de paz y no de conquista, cuando soñamos con un buen futuro para todos. Por tanto, es necesario rezar siempre y dialogar en la perspectiva de la paz: ¡los frutos vendrán! No tengamos miedo, porque El Señor escucha la oración de su pueblo fiel .

Aquí vemos que se repite el mismo tema: todas las oraciones ofrecidas son aceptables para Dios, sin importar de qué religión procedan, o si están dirigidas al verdadero Dios, o a un demonio. Dado que Francisco se dirige a la reunión de oración interreligiosa en su conjunto y respalda al “espíritu de Asís” per se , está claro que cuando menciona “la oración de su pueblo fiel”, quiere decir no sólo católicos, que sólo son fieles a la revelación de Dios (véase 1 Timoteo 3:15; 2 Jn 9; Gálatas 1: 8-9), sino a todas las personas que ofrezcan oraciones en el evento interreligioso. Eso es lo que todos los que leen su mensaje entenderán que está diciendo, y eso es precisamente lo que pretende decir.

Pero tal posición es inaceptable para un católico, ya que implica que lo que el Papa Pío XI denunció como “esa falsa opinión que considera que todas las religiones son más o menos buenas y dignas de elogio”, es una opinión que cualquiera que la sostenga “está abandonando por completo la religión divinamente revelada d ”( Encíclica Mortalium Animos , n. 2). En otras palabras, estamos hablando nada menos que de la  apostasía .

Irónicamente, Francisco trae a colación la historia bíblica de la caída de Jericó, en apoyo de su iniciativa interreligiosa de oración por la paz. Uno solo puede maravillarse de la descarada audacia de tal acción ya que si la batalla de Jericó fue algo, definitivamente no fue interreligioso y no fue pacífica. La caída de Jericó marcó el comienzo de la conquista de la Tierra Prometida por Josué (entonces líder de la verdadera religión, el judaísmo del Antiguo Testamento, el precursor del catolicismo), que Dios le había dado al pueblo elegido y la había quitado a los Gentiles (las religiones falsas ):

Jericó era una ciudad fuerte, pero durante la noche un ángel del Señor con una espada desenvainada se le había aparecido a Josué y le había dado instrucciones minuciosas sobre cómo debía ser tomada. Josué envió a cuarenta mil hombres de lucha para marchar alrededor de los muros de la ciudad todos los días durante seis días. En el séptimo día, los soldados, los sacerdotes que llevaban el Arca del Pacto y todos los israelitas marcharon alrededor de los muros siete veces. Al final de la séptima vuelta, Josué dio la orden: “Grita, porque el Señor te ha entregado la ciudad”. Las siete trompetas usadas en el jubileo sonaron continuamente, la gente dio un fuerte grito y los muros cayeron. . Entonces los soldados se apresuraron a la ciudad desde donde se encontraran y mataron a todos los habitantes excepto a Rahab y su familia.

(Rev. George Johnson, et. Al., Bible History [Nueva York, NY: Benziger Brothers, 1931], págs. 147-149)

 

¿Y  esta es la historia a la que se refiere Francisco en su anuncio de oración interreligiosa por la paz? ¡Qué caradura! Sí, esos muros se derrumbaron con la ayuda de Dios en lugar de con armas, pero eso fue simplemente el preludio de una batalla muy sangrienta en la que los israelitas mataron a los habitantes de Jericó para tomar la ciudad. Ciertamente no tuvo nada que ver con un “anhelo de paz y no de conquista”, ni fue “un buen futuro para todos”, sino sólo para aquellos que sobrevivieron. Bergoglio debe contar con la ignorancia de sus oyentes, y no tiene nada más que desprecio por ellos.

El falso papa continúa:

Desafortunadamente, en estas dos primeras décadas del siglo  21 hemos sido testigos, con gran tristeza, de la pérdida de ese regalo de Dios que es la paz, con ruinas, con nuevas guerras y con la construcción de nuevos muros y barreras. Después de esto, hemos aprendido bien que la paz debe aumentar sin cesar, de generación en generación, con diálogo, encuentro y negociación.

Eso no le ha funcionado demasiado bien, ¿verdad? Eso es porque no es “la paz de Cristo”, lo que el Papa Pío XI enseñó “es la única paz verdadera” ( Encíclica Ubi Arcano , n. 37). Nuestro bendito Señor mismo, el “Príncipe de la paz” (Is 9, 6), dejó en claro que la paz que nos daría “no es como la que da el mundo” (Jn 14, 27). Sin embargo, el infiel Francisco y sus secuaces continúan buscando precisamente la paz que “el mundo da”, y se sorprenden de que nunca funcione. Un verdadero Papa promovería “la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento” y que “guarda los corazones y mentes en Cristo Jesús” (Filipenses 4: 7). ¡No la de los los “papas” del Vaticano II!

La razón por la cual solo la paz de Cristo es genuina y verdadera, y por qué no puede obtenerse de otra manera, excepto sometiéndose al dulce yugo de Su ley y Evangelio (cf. Mt 11, 30), es que la gracia divina es la que necesita nuestra condición humana  para vencer nuestros pecados, perfeccionar nuestra naturaleza y hacernos virtuosos para que podamos soportar los errores con paciencia, perdonar a nuestros enemigos y hacer el bien a quienes nos odian. Sin embargo, el naturalismo, de Francisco y de todos los modernistas del Vaticano II, no creen esto, porque niegan el pecado original y sus efectos y, por lo tanto, también su remedio divino. Creen que es posible eliminar las disputas y las luchas  entre individuos y naciones por medios meramente naturales, dialogando, plantando árboles, encendiendo velas,

Si se busca el bien de los pueblos y del mundo, es una tontería cerrar espacios, separar pueblos o, aún más, enfrentarse entre sí y negar la hospitalidad a quienes lo necesitan. Por todo ello el mundo está “roto”, utilizando la misma violencia con la que se arruina el medio ambiente y se daña nuestro hogar común, que en vez de ello pide amor, cuidado, respeto, tal como la humanidad invoca la paz y la fraternidad.

Esto es demagogia barata: Bergoglio es superficialmente atractivo para las emociones de sus oyentes e ignora la moral católica. Son principios que propone para las naciones que nunca aplicaría en su propia casa. Nunca diría que es “tonto cerrar” la Casa Santa Marta en la que vive, a visitantes no autorizados e invitados inesperados. Está muy contento de que haya muros alrededor de la Ciudad del Vaticano para “separar a los pueblos” y tener guardias armados en sus puertas  para que pueda continuar diseminando su veneno mientras los izquierdistas del mundo lo adoran. Tampoco le importa mucho el medio ambiente, ya que él desperdicia toneladas de combustible en aviones que viajan por todo el mundo promoviendo su ideología tóxica.

Nuestro hogar común no puede soportar paredes que separan y confrontan a los que viven allí.

¿Por qué no? Ha estado funcionando muy bien durante los últimos milenios.

En cambio, necesita puertas abiertas que ayuden a comunicarse entre sí, a encontrarse, a cooperar para vivir juntos en paz, respetando la diversidad y reforzando los lazos de responsabilidad. La paz es como una casa con muchas habitaciones, en la que todos estamos llamados a vivir. La paz no tiene fronteras, siempre, sin excepciones. Tal era el deseo de San Juan XXIII cuando, en un momento difícil, deseaba dirigirse a todos los creyentes y hombres de buena voluntad, invocando “paz en todas las tierras”.

Lo hermoso de las fronteras es que tienen un puerto de entrada oficial. Las  fronteras tienen puertas, y los que asisten en esas puertas son agentes de seguridad que miran a cada persona que desea entrar en el país. Es una forma inteligente de garantizar que sólo puedan entrar aquellos que realmente tienen negocios legítimos y que no representan un peligro para los habitantes del país. Algo así como Francisco, con la Guardia Suiza y en la Casa Santa Marta . ¡Imagínese si sus críticos conservadores comenzaron a acudir en masa a su apartamento traspasando  “puertas abiertas que ayuden a comunicarse entre sí, a encontrarse”! ¡Qué encuentro tan pacífico sería éste!

Distinguidos representantes de las Iglesias y Comunidades Cristianas, y de las grandes Religiones del mundo, con mi saludo, quiero decirles que estoy a su lado durante estos días y, con ustedes, rezo por la paz al  Único que nos lo puede dar. En la tradición de estas Reuniones Internacionales de oración por la paz, como la de Asís en 2016, en la que también participé, la oración que se dirige a Dios ocupa el lugar más importante y decisivo. Nos une a todos en un sentimiento común, sin ninguna confusión: ¡unidos  pero no confundidos! Como el anhelo de paz es común, en la variedad de experiencias y tradiciones religiosas.

Allí vemos otro respaldo de la idea de que todas estas religiones están invocando al Dios verdadero. Sin embargo , los hindúes , por ejemplo, creen en muchos dioses (son politeístas), los sintoístas creen en una especie de panteísmo animista y los jainistas no creen en absoluto en un Dios Creador . ¡Claramente, necesitamos más “diálogo interreligioso” para una mejor comprensión mutua!

La verdad es simplemente que lejos de recibir felizmente las oraciones y otras ofrendas de todas las religiones indiscriminadamente, Dios aborrece el hedor de los cultos  falsos : “La Iglesia Católica es la única que mantiene  el culto  verdadero” (Lactantius, qtd. Por Pope Pius XI, Encíclica Mortalium Animos , n. 11; cf. Num 16; Judas 1:11). En particular, Dios detesta la  idolatría (cf. Ex 20, 1-6), en la que se adora a la criatura en lugar del único Creador verdadero, cuya existencia puede ser conocida.incluso fuera de la revelación sobrenatural, simplemente por las cosas que se hacen: “Si alguien dijera que el único Dios verdadero, nuestro Creador y nuestro Señor, no puede ser conocido con certeza por las cosas que han sido hechas, por la luz natural de razón humana: que sea anatema “(Vaticano I, Constitución dogmática Dei Filius , cap. 2, can. 1;  Denz. 1806 ; cf. Rom 1: 18-22; Sal 52: 1).

Como creyentes, somos conscientes de que la oración es la raíz de la paz. Quien la practica es amigo de Dios, como lo fue Abraham, modelo del hombre de fe y esperanza. La oración por la paz, en este momento marcada por tantos conflictos y violencia, nos une a todos aún más, más allá de las diferencias, en el compromiso común por un mundo más fraterno.

Aquí, nuevamente, lo verdadero se junta con lo falso, lo que agrada a Dios con lo que Él aborrece, Cristo es hecho igual al diablo, y la verdad y la luz se ponen junto con mentiras y tinieblas (cf. 2 Cor. 6:15). ¡Lejos de obtener la paz, tal maldad solo enfurecerá al Dios verdadero aún más, y nos traerá calamidades y castigos aún mayores!

Sabemos bien que la fraternidad entre los creyentes, además de ser una barrera para las enemistades y las guerras, es el fermento de la fraternidad entre los pueblos. En este sentido, en febrero del año pasado, firmé en Abu Dhabi, junto con el Gran Imam de Al Azhar, el “Documento sobre la fraternidad humana para la paz mundial y la convivencia”, un paso importante en el camino hacia la paz mundial. Juntos dijimos que “las religiones nunca incitan a la violencia y no fomentan sentimientos de odio, hostilidad, extremismo y no invitan a la violencia o al derramamiento de sangre”. Deseo también confiar los objetivos de ese documento a todos ustedes que participan  en esta Reunión de Oración por la Paz. El Espíritu de Asís, 800 años después de la reunión de San Francisco con el Sultán, también inspiró el trabajo que nos llevó al acto de Abu Dhabi.

La fraternidad que promueve Francisco es un modelo para la apostasía , porque es una fraternidad naturalista-masónica, una noción totalmente opuesta a la fraternidad cristiana genuina, como explica el Papa San Pío X:

De hecho, tenemos la experiencia humana de sociedades paganas y seculares de épocas pasadas para demostrar que la preocupación por los intereses comunes o las afinidades de la naturaleza pesan muy poco frente a las pasiones y los deseos salvajes del corazón. No, Venerables Hermanos, no existe una fraternidad genuina fuera de la caridad cristiana. A través del amor de Dios y de Su Hijo Jesucristo Nuestro Salvador, la caridad cristiana abraza todos los hombres, los consuela a todos y los lleva a la misma fe y a la misma felicidad celestial.

Al separar la fraternidad de la caridad cristiana así entendida, la democracia, lejos de ser un progreso, significaría un retroceso desastroso para la civilización. Si, como deseamos con todo nuestro corazón, la cima más alta posible del bienestar para la sociedad y sus miembros se alcanza por la fraternidad o, como también se la llama, solidaridad universal, todas las mentes deben estar unidas en el conocimiento de la Verdad, todas las voluntades unidas en  la moralidad y todos los corazones en el amor de Dios y de su Hijo Jesucristo. Pero esta unión solo es posible por la caridad católica, y es por eso que la caridad católica por sí sola puede guiar a la gente en la marcha del progreso hacia la civilización ideal.

(Papa San Pío X,  Carta Apostólica  Notre Charge Apostolique ; subrayado añadido).

En cuanto a la afirmación de Bergoglio de que “las religiones … no fomentan sentimientos de odio, hostilidad, extremismo”, necesitamos recordar las palabras de Jesucristo: “No piensen que vine a enviar paz a la tierra: no vine a enviar paz, sino la espada. Porque vine a poner a un hombre contra su padre, y a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra. Y los enemigos de un hombre serán los de su propia casa ”(Mt 10: 34-36). Nuestro Señor dejó en claro que si realmente deseamos ser Sus discípulos, debemos adherirnos fielmente a Él, y esto traerá conflictos potencialmente incluso en nuestra propia familia y hogar porque el Evangelio es una espada que divide, es un “ todo o .. nada” del Evangelio: “Si alguno viene a mí y no odia a su padre, madre, esposa, hijos, hermanos y hermanas, sí, y también su propia vida, No puede ser mi discípulo. Y cualquiera que no cargue su cruz y me siga,  no puede ser mi discípulo ”(Lucas 14: 26-27).

Francisco, por el contrario, predica un falso evangelio “Estoy bien, estás bien”, cuya esencia es obras de caridad para beneficiar a los necesitados mientras rezan algunas oraciones y siguen su conciencia. Su religión es todo por el hombre, para el hombre, con el hombre y sobre el hombre. Se invoca a Dios sólo para ratificar, aplaudir y ayudar en este evangelio del hombre, y para proporcionar perdón por no vivirlo.

Hasta qué punto el “espíritu de Asís” se aleja del verdadero San Francisco de Asís se puede ver en la anécdota a la que alude Francisco, cuando el santo fue a ver a un sultán mahometano para convertirlo:

El sultán Meledin le preguntó quién los envió y ¿para qué vinieron? Francisco respondió con firmeza valiente: “No somos enviados por hombres, sino que es el Altísimo quien me envía, para que yo pueda enseñarles a ti y a tu pueblo el camino de la salvación, al señalarles las verdades del Evangelio. Inmediatamente le predicó, con gran fervor, el dogma de Un Dios en tres personas, y el Señor Jesucristo, el Salvador de la humanidad.

(Congregación del Oratorio de San Felipe Neri, La vida de San Francisco de Asís [Nueva York, NY: D. y J. Sandlier & Co., 1889], págs. 197-198)

Afortunadamente, a San Francisco le importaba más la salvación eterna del sultán que el lío  de la fraternidad masónica de Bergoglio!

El falso papa continúa:

Estamos viviendo un momento difícil para el mundo. Todos debemos unirnos, diría yo con un mismo corazón y una misma voz, para gritar que la paz no tiene fronteras, un grito que surja  de nuestro corazón. Es a partir de ahí, de hecho, desde los corazones donde debemos erradicar las fronteras que dividen y confrontan; y es en los corazones donde se deben sembrar sentimientos de paz y fraternidad.

La verdad es, por supuesto, que las fronteras seguras alrededor de las naciones contribuyen inmensamente a una sociedad pacífica y tranquila. Cualquiera que no lo crea está invitado a abrir las puertas de su propia casa a cualquier persona que desee entrar, y luego informar cómo de pacíficas han ido las cosas. Una nación que elimina sus fronteras se desintegrará, así como una célula en el cuerpo humano solo puede existir mientras tenga límites que la separen de otras células.

Por supuesto, el objetivo en todo este asunto de paz interreligioso, junto con las naciones sin fronteras que se disuelven en una gran comunidad mundial, es preparar el camino para el Anticristo. Una vez que las afirmaciones de la religión verdadera de exclusividad y superioridad se hayan amortiguado o silenciado lo suficiente y la fe se haya reducido a la experiencia subjetiva sin reclamar la verdad objetiva o la validez permanente, este mundo malvado estará listo para recibir su falso mesías: vine en el nombre de mi Padre, y vosotros no me habéis recibido; si otro viniere en su propio nombre, a él lo recibiréis ”(Jn 5:43).

Francisco concluye su mensaje a la reunión interreligiosa en Madrid con un párrafo final:

Distinguidos representantes de las Iglesias y Comunidades Cristianas y de las grandes Religiones del mundo, hombres y mujeres de buena voluntad que participáis en esta Reunión, la gran tarea de la paz también ha sido puesta en nuestras manos. Que el Dios de la paz nos dé abundancia de sabiduría, audacia, generosidad y perseverancia.

Lo que Bergoglio ha escrito es un claro abandono de la religión revelada por Dios; Es apostasía. ¡Cuán lejos está la Secta del Vaticano II de la religión que el mundo entero sabía exclusivamente que era el catolicismo romano hasta la muerte del papa Pío XII en 1958!

Probablemente no haya mejores documentos magistrales que condenen las ideas que él propone que los dos siguientes:

Con respecto a la verdadera paz y cómo obtenerla, los siguientes documentos papales describen precisamente eso:

Estamos presenciando el “misterio de la iniquidad” en su apogeo, al que se refiere San Pablo,  el misterio que todos los papas verdaderos lo mantuvieron a raya, pero solo hasta que Dios quiso quitar al Papa de en medio y permitió que las fuerzas del mal prevalecieran por poco tiempo, en castigo de nuestros pecados:

 

Porque el misterio de la iniquidad ya obra; solo que el que ahora lo retiene  aguanta, hasta que sea quitado de en medio. Y entonces ese inicuo será revelado a quien el Señor Jesús matará con el aliento de su boca; y lo destruirá con el resplandor de su venida, aquel, el cual obra Satanás, con todo poder, y señales, y maravillas mentirosas, y en toda seducción de iniquidad a los que perecen; porque no han  recibido el Amor de la Verdad, para que puedan ser salvos. Por lo tanto, Dios les enviará la operación de error, para creer en la mentira: para que sean juzgados todos los que no han creído la verdad, sino que han consentido en la iniquidad.

(2 Tesalonicenses 2: 7-11)

 

¿Puede haber alguna duda de que la “operación de error” en cuestión es la iglesia falsa del Concilio Vaticano II, la Secta Novus Ordo?

“Sé tú Rey de todos los que todavía están envueltos en la oscuridad de la idolatría o del islamismo, y rehusan  venir a la luz y al reino de Dios”, tal como los verdaderos  católicos rezan en la Consagración de la Raza Humana al Sagrado Corazón de Jesús , que fue prescrito para ser rezado en las iglesias en la fiesta de Cristo Rey por el papa Pío XI. Eso claramente no es una oración en línea con la religión del Concilio Vaticano II o con la verdadera  “Iglesia de la Oscuridad” que el concilio ha generado.

Por cierto: la reunión interreligiosa de oración de Asís del próximo año se llevará a cabo en Roma .

Fuente de la imagen: santegidio.org (algunas recortadas)

De Novus Ordo Watch

[Énfasis propios]