ALL POSTS

LA TRAGEDIA DEL “CARDENAL” SARAH


[El “Cardenal” Sara se debate entre la gnorancia, una visible cobardía, y la cada vez más probable Apostasía.]

 

“CARDENAL” SARAH: CIEGA IGNORANCIA, O COBARDÍA,  O APOSTASÍA

Escuchemos al Papa Pío XII, en un pasaje del Mensaje de Radio del 24 de diciembre de 1951:

«Hoy, como antes, ante la Cuna del Divino Príncipe de la Paz, nos encontramos en la necesidad de declarar: El mundo está muy alejado del orden querido por Dios en Cristo, un orden que garantiza una paz real y duradera. … La exhortación de la Santa Iglesia a un orden social cristiano, como factor principal de la pacificación, al mismo tiempo estimula una concepción justa de la verdadera libertad. »

El mismo Pontífice en un discurso al Primer Ministro de Irlanda – 4 de octubre de 1957:

Sobre la base de la Ley Natural, estas prerrogativas humanas fundamentales, que su Constitución garantiza y garantiza a todos los ciudadanos de Irlanda, dentro de los límites del orden y la moral, no podrían encontrar una garantía más amplia y segura – CONTRA LAS FUERZAS ATEAS DE LA SUBVERSIÓN Y EL ESPÍRITU DE FACCIÓN Y VIOLENCIA: que en la confianza mutua entre las autoridades de la Iglesia y las autoridades del Estado, cada una independiente en su propia esfera, PERO ALIADAS EN LA CONSECUCIÓN DEL BIEN COMÚN, EN BASE A LOS PRINCIPIOS DE FE Y DOCTRINA CATÓLICA»

Escuchemos ahora al Papa Pío IX en un extracto de la encíclica “Singulari Quidem” dirigida a los Obispos de Austria – 17 de marzo de 1856:

De hecho, ustedes saben cuántos daños innumerables y terribles causan a la sociedad cristiana y civil el,error atroz del indiferentismo del estado en asuntos religiosos. … Y hay poca diferencia entre esta forma atroz de indiferencia y la indiferencia entre las diversas religiones, un sistema por el cual los hombres que se han apartado de la Verdad, que son enemigos de la verdadera Fe y que han olvidado de la verdad y de su propia salvación, que enseñan creencias contradictorias, que nunca han mantenido una doctrina estable, no distinguen entre las diversas confesiones de fe, hacen convenio con todos, y sostienen que el puerto de la salvación eterna está abierto a los seguidores de todas las religiones.

El mismo Pontífice, en la encíclica “Quanto  Conficiamur Moerore” – 10 de agosto de 1863:

Y aquí, queridos hijos y venerables hermanos, una vez más debemos recordar y censurar el error muy grave, en el que lamentablemente algunos católicos creen que las personas que viven en el error y fuera de la verdadera fe y la unidad católica podrían alcanzar la salvación eterna. Esto va PERFECTAMENTE CONTRA LA DOCTRINA CATÓLICA. Sabemos, y usted saben, que aquellos que sufren una ignorancia, no culpable, invencible, de nuestra santísima religión, y que observan cuidadosamente la ley natural y sus preceptos, registrados por Dios en el corazón de todos los que obedecen a DIOS, y LLEVAN UNA VIDA HONESTA Y CORRECTA, PUEDEN, CON LA AYUDA DE LA LUZ Y LA GRACIA DIVINA, LLEGAR A LA VIDA ETERNA; PARA DIOS, QUE PERFECTAMENTE VE, BUSCA Y CONOCE LOS ESPÍRITUS, ALMAS, PENSAMIENTOS, HÁBITOS, NO PERMITIRÁ, EN SU AMABILIDAD Y CLEMENCIA SOBERANA, QUE EL QUE TIENE FALLOS VOLUNTARIAS SEA  CASTIGADO CON LOS CASTIGOS ETERNOS. Pero este dogma católico es igualmente conocido, según el cual, NADIE PUEDE SALVARSE FUERA DE LA SANTA IGLESIA CATÓLICA; y que todos los que, sabiendo y creyendo, sean rebeldes a la Autoridad y las definiciones de la Santa Iglesia, y todos aquellos que se hayan separado de la unidad de la Iglesia y del Romano Pontífice, Sucesor de Pedro, a quien el Señor ha confiado la custodia de la viña, tampoco no se pueden salvar ».

Las declaraciones y escritos del “Cardenal” Sarah llaman especialmente la atención, fundamentalmente porque que a veces parece estar de buena fe.
Por ejemplo cuando con un pensamiento profundo y perspicaz, dice: “Esa humanidad, en su odio a Dios, también odia su propia naturaleza humana, que es una obra divina”. No hay duda de que esto es cierto, especialmente cuando consideramos la realidad del aborto, así como la llamada “teoría del género”, que subordina demoníacamente las leyes más profundas de la naturaleza a la esencia de la sexualidad como una pseudo elección. pero que de hecho, revela ostensiblemente la patología de esta civilización.
Sarah, al revés de otros conservadores, quizás posea la Fe Teológica, pero es probable que se acobarde ante las amenazas que recibió sobre lo que le sucedería si él atacara públicamente al Concilio. Hay algunos casos similares, por ejemplo, de profesores que están amenazados de expulsión si atacan públicamente el Vaticano 2, porque se dan cuenta perfectamente de que Bergoglio únicamente hace explícitas las tesis conciliares; Por eso, es completamente absurdo y contradictorio desafiar a Bergoglio sobre la base del Concilio. En este marco, estos maestros publican trabajos interesantes sobre Santo Tomás, pero sin olvidar las oportunas alabanzas a la doctrina conciliar y postconciliar. Ahora bien,  todo modernismo es la antítesis más perfecta de Santo Tomás, Es radicalmente imposible que estos estudiosos ignoren  tal contradicción. Puedo citar, por ejemplo, a ciertos Padres de la Obra del Padre Americo que escriben textos espiritualmente fructíferos, pero es igualmente imposible, que no comprendan la contradicción de estos textos con el espíritu y la letra de la secta conciliar, a la  que se les prohíbe  atacar públicamente, bajo pena de que la Iglesia (Masonería) y el Estado (Masonería) concuerden para extinguir esta obra que ha sido fuertemente atacado en Portugal, al contrario de lo que actualmente lo es (en Angola) y Mozambique.
Volviendo a Sarah, él  no puede preferir la preservación de su posición social a la proclamación de la gloria extrínseca de Dios y los derechos irrestrictos de las almas. Sarah no puede actuar como una buena parte de los obispos conciliares, quienes, aunque no pertenezcan a la masonería, están sin embargo en pecado mortal mortal, pues nunca han tenido la fuerza sobrenatural para combatir positivamente el modernismo,  votando y enseñando todo lo que los apóstatas quieren que hagan. Saray, Incluso aunque esté amenazado de muerte, desde su posición, debería usarla para anatematizar, con fuego, la secta conciliar y sus falsos “papas” y falsos “obispos” de la muerte de Dios. Atacar a Bergolio, invocando  el Concilio y “San Juan Pablo II”, equivale a crucificar a Dios nuestro Señor nuevamente.
Afirmar que la Iglesia está destrozada , pero  no usurpada, significa, como ya sabemos, renegar de la misma Santa Madre, en su indefectibilidad, su infalibilidad, como segunda personificación de Nuestro Señor Jesucristo.
La Doctrina Católica siempre ha enseñado que a veces Dios nuestro Señor nos exige el martirio, cruento o incruento, y que  podemos pecar, incluso mortalmente si llegamos a hurtar lo que es de ella. SOLO SE MUERE UNA VEZ, POR ESO TENEMOS QUE MORIR BIEN. La única objeción legítima a lo que acabo de decir es, la deuda sagrada de cualquier hombre para con la familia en el matrimonio sacramental. Esta siempre ha sido una razón, pero no la única, ni la más importante, para que  la Santa Madre Iglesia impusiera el celibato sacerdotal.
No es suficiente proclamar la Verdad y la Santidad: HAY QUE PROCLAMARLA HASTA EL FINAL,  HASTA LAS ÚLTIMAS CONSECUENCIAS. Esto identifica a los verdaderos hombres de Dios, discípulos orgullosos de haber sido llamados a sufrir e incluso a dar sus vidas por nuestro Señor Jesucristo.
Sin duda, la virtud de la prudencia siempre es necesaria; PERO NO LA PRUDENCIA DE LA CARNE. Hay momentos en que tenemos que jugar a todo o nada, y si perdemos aquí en la tierra, el que lo ve y sabe todo, nunca lo olvidará.
San Pío X fue un Papa santo, precisamente porque siempre permaneció profundamente hostil a las pretensiones de los grandes de este mundo, sin temor a enfrentarse a políticos seculares o a la masonería. También aceptó la pobreza de la Iglesia de Francia para que estuviera libre de la interferencia del poder civil ateo. San Pío X vio como nadie que la guerra mundial era solo el castigo justo de Dios por la apostasía de las sociedades civiles, por su materialismo, por su nacionalismo, por su torpe egoísmo. Cuando el emperador de Austria le pidió la bendición de sus tropas, San Pío X respondió: “Bendigo la paz, no la guerra”. San Pío X no era pacifista: SÓLO LA GUERRA MUNDIAL FUE ESCANDALOSAMENTE INJUSTA POR PARTE DE TODOS LOS CONTENDIENTES.
Sarah debe, con la ayuda de Dios, extraer, A HIERRO Y FUEGO, el pus de la hedionda herida conciliar. Solo después de esta purificación total será posible comenzar a pensar en la reconstitución, natural y sobrenatural. No puede ponerse en pie de igualdad lo que él llama la forma ordinaria de la misa  y la forma extraordinaria (Misa de San Pío V) del rito romano; porque YA NO EXISTE NINGUNA FORMA ORDINARIA, DADO QUE CADA DIÓCESIS, CADA “SACERDOTE” INVENTA INSTIGADOS POR SATANÁS SU PROPIO RITO.  Además, la secta conciliar, desde hace cincuenta años, prácticamente no tiene ya  sacramentos válidos.
También es perfectamente estúpido  proclamar que hay áreas de la tierra donde la Iglesia está prosperando, ¿pero qué Iglesia? LA “IGLESIA” VISIBLE ES LA MASONERÍA INTERNACIONAL CON SU DOCTRINA SATÁNICA DE LA DIVINIZACIÓN DEL HOMBRE. Y no olvidemos que con demasiada frecuencia las personas se aferran a la “Iglesia” porque ven ella un REFUGIO CULTURAL, y no por la Fe Teológica, como sucede en Timor, como sucedió en Polonia cuando existía el Telón de Acero, e incluso en Irlanda hasta hace poco tiempo Porque para las masas, para tener un REFUGIO CULTURAL, tanto da la Santa Madre Iglesia o la masonería internacional con la apariencia y nomenclatura de la Santa Madre Iglesia; Lo que le importa a la gente, a la gran masa, NO ES LA FE TEOLÓGICA, sino los SÍMBOLOS, LOS MIMETISMOS Y AUTOMATISMOS PSICOSOCIALES,
Sarah tiene que separarse de todo lo terrenal y humano, y sólo contemplar, con la ayuda de Dios, los
intereses sobrenaturales de la Santa Madre Iglesia, la gloria de Dios y el bien sobrenatural de las almas. NADA MÁS IMPORTA.

ALABADO SEA NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

Lisboa, 24 de septiembre de 2019

Alberto Carlos Rosa

 

[Énfasis propios]