ALL POSTS

ÍDOLOS DE LA PACHAMAMA AL TÍBER


Un hombre toma medidas por sí mismo 

NOTICIA: ÍDOLOS DEL SÍNODO AMAZÓNICO,  DE LA PACHAMAMA AL RÍO

 

Noticias de última hora de Roma : algún alma valiente decidió  que ya ha habido suficiente diálogo y construcción de puentes y que era el momento de actuar: los repugnantes ídolos de Pachamama que aparecieron en la iglesia de Santa María en Traspontina y que Francis había bendecido en los Jardines del Vaticano el 4 de octubre dentro del Sínodo del Amazonas en curso , han sido retirados por un individuo aún no identificado y arrojados al río Tíber.

Se han puesto a disposición imágenes de videos del acto heroico:

Ahora, esto realmente cambiará las cosas en la sala de prensa del Vaticano. Un acto como éste es un millón de veces más efectivo que una petición, un lanzamiento de un libro o una conferencia.

A quien hizo esto: ¡Gracias! ¡Dios te bendiga!

Porque todos los dioses de los gentiles son demonios, pero el Señor hizo los cielos” (Sal 95: 5).

“Pues ellos mismos hablando de nosotros cuentan los detalles de la visita que os hicimos y cómo abandonando a los ídolos os convertisteis a Dios , para servir al Dios vivo y verdadero ”(1 Tes. 1: 9).

“Basta ya hacer los gustos  de los paganos como hicisteis en el tiempo pasado andando  en desenfrenos, libertinajes, borracheras, banquetes y culto a los ídolos” (1 Pedro 4: 3).

“Hijitos, guardaos de los ídolos. Amén ”(1 Jn 5:21).

De Novus Ordo Watch

Declaración de los agentes, vía Taylor Marshal,  de la “bravuconada” según Paolo Ruffini,  portavoz   del Vaticano

1) De los hombres católicos que arrojaron los ídolos de Pachamama al río Tíber. Aquí está su DECLARACIÓN OFICIAL:

2) «Esto se hizo por una sola razón: Nuestro Señor y Salvador Jesucristo, su Santísima Madre, y todos los que siguen a Cristo, están siendo atacados por miembros de nuestra propia Iglesia. ¡No aceptamos esto! Ya no nos quedamos en silencio ¡Comenzamos a actuar AHORA!

3) «Debido a que amamos a la humanidad, no podemos aceptar que las personas de cierta región no se bauticen y, por lo tanto, se les niegue la entrada al cielo.

4) «Es nuestro deber seguir las palabras de Dios como lo hizo nuestra santa Madre. No hay una segunda forma de salvación. Christus vincit, Christus regnat, Christus imperat!» [Fin de la declaración]

El ejemplo de San Bonifacio

Los fieles católicos han actuado siguiendo el ejemplo de San Bonifacio, cuya historia recuerda este episodio:

San Bonifacio nació en Inglaterra alrededor del año 680. Ingresó a un monasterio benedictino antes de ser enviado por el Papa a evangelizar los territorios que pertenecen a la actual Alemania. Primero fue como sacerdote y finalmente, después como obispo.

Bajo la protección del gran Charles Martel, Bonifacio viajó por toda Alemania fortaleciendo las regiones que ya habían abrazado el cristianismo y llevó la luz de Cristo a quienes no la tenían aún.

Sobre este santo, el Papa Benedicto XVI dijo en el año 2009 que “su incansable labor, su don para la organización y su carácter moldeable, amigable y firme” fueron determinantes para el éxito de sus viajes.

Alrededor del año 723 Bonifacio viajó con un pequeño grupo de personas a la región de la Baja Sajonia. El conocía a una comunidad de paganos cerca de Geismar que, en medio del invierno, iban a realizar un sacrificio humano (donde usualmente la víctima era un niño) a Thor, el dios del trueno, en la base de un roble al que consideraban sagrado y que era conocido como “El Roble del Trueno”.

Bonifacio, acatando el consejo de un obispo hermano, quiso destruir el Roble del Trueno no sólo para salvar a la víctima sino para mostrar a los paganos que él no sería derribado por un rayo lanzado por Thor.

El Santo y sus compañeros llegaron a la aldea en la víspera de Navidad justo a tiempo para interrumpir el sacrificio. Con su báculo de obispo en la mano, Bonifacio se acercó a los paganos, que se habían reunido en la base del Roble del Trueno, y les dijo: “aquí está el Roble del Trueno, y aquí la cruz de Cristo que romperá el martillo del dios falso, Thor».

El verdugo levantó un martillo para ejecutar al pequeño niño que había sido colocado para el sacrificio. Pero en el descenso, el Obispo extendió su báculo para bloquear el golpe y milagrosamente rompió el gran martillo de piedra y salvó la vida del niño.

Después, se dice que Bonifacio habló así al pueblo :“¡escuchen hijos del bosque! La sangre no fluirá esta noche, salvo la que la piedad ha dibujado del pecho de una madre. Porque esta es la noche en que nació Cristo, el hijo del Altísimo, el Salvador de la humanidad. Él es más justo que Baldur el Hermoso, más grande que Odín el Sabio, más gentil que Freya el Bueno. Desde su venida el sacrificio ha terminado. La oscuridad, Thor, a quien han llamado en vano, es la muerte. En lo profundo de las sombras de Niffelheim él se ha perdido para siempre. Así es que ahora en esta noche ustedes empezarán a vivir. Este árbol sangriento ya nunca más oscurecerá su tierra. En el nombre de Dios, voy a destruirlo”.

Entonces, Bonifacio tomó un hacha que estaba cerca de ahí, y según la tradición, cuando la blandió poderosamente hacia el roble una gran ráfaga de viento voló el bosque y derribó el árbol con raíces y todo. El árbol cayó al suelo y se rompió en cuatro pedazos.

Después de este suceso, el Santo construyó una capilla con la madera del roble, pero esta historia va más allá de las ruinas del poderoso árbol.

El “Apóstol de Alemania” siguió predicando al pueblo germánico que estaba asombrado y no podía creer que el asesino del Roble de Thor no haya sido golpeado por su dios. Bonifacio miró más allá donde yacía el roble y señaló a un pequeño abeto y dijo: “Este pequeño árbol, este pequeño hijo del bosque, será su árbol santo esta noche. Esta es la madera de la paz…Es el signo de una vida sin fin, porque sus hojas son siempre verdes. Miren como las puntas están dirigidas hacia el cielo. Hay que llamarlo el árbol del Niño Jesús; reúnanse en torno a él, no en el bosque salvaje, sino en sus hogares; allí habrá refugio y no habrán actos sangrientos, sino regalos amorosos y ritos de bondad”.

Así, los alemanes empezaron una nueva tradición esa noche, que se ha extendido hasta nuestros días. Al traer un abeto a sus hogares, decorándolo con velas y ornamentos y al celebrar el nacimiento del Salvador, el Apóstol de Alemania y su rebaño nos dieron lo que hoy conocemos como el árbol de Navidad.

Declaración tomada de Infovaticana.

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s