ALL POSTS

CATÓLICOS QUE LLORAMOS AL PIE DE LA TUMBA DEL SEÑOR


CATÓLICOS TRAICIONADOS

Estando la Iglesia verdaderamente en “eclipse” como se predijo en La Salette y Fátima, los católicos deben entender que esto fue simbolizado por primera vez en el Calvario cuando un eclipse solar acompañó la muerte de Cristo. Estamos llorando al pie de la tumba de Cristo, esperando la resurrección de su iglesia. La Iglesia no tuvo una cabeza visible durante los tres días que estuvo en la sepultura (San Pedro no fue comisionado como primer Papa hasta después de la Resurrección), por lo que también nosotros nos encontramos, como Cuerpo Místico de Cristo, sin esa misma cabeza tal como en el tiempo de la la Pasión de Cristo. Al igual que nuestra Divina Cabeza,  inmolada en la Cruz, hemos sido traicionados y abandonados por los nuestros. Despojados de todo jirón de dignidad, burlados, escupidos y vilipendiados tal como Nuestro Señor mismo lo fue, nos sentimos honrados y humillados de que él haya considerado conveniente invitarnos a participar en Sus sufrimientos;

Creemos sinceramente que pronto llegará el tiempo predicho en tantas profecías católicas en el que Cristo vendrá a juzgar a los vivos y a los muertos [yo creo que el juicio de vivos acontece en distinto tiempo que el de muertos-cómo dijo el eminente escriturista  Benjamín  Martín Sánchez- y en él vendrá Cristo invisiblemente con Juez  Tremendo, a juzgar a las Naciones; el juicio de muertos será cuando venga en Gloria y Majestad ] a los malvados con el aliento de su boca. Estamos del lado de la mayoría de los santos y personas santas en la creencia de que la Iglesia será restaurada, aunque sea brevemente, antes del final. Esto parece estar en consonancia con el tiempo de Cristo en la tierra después de su resurrección; habrá una (nueva) concesión de jurisdicción y un re-nombramiento de un nuevo San Pedro como Papa [quizás hecho por el propio San Pedro como han profetizado cada una por su lado, la Beata Isabel Canori Mora y la Beata Ana Mari Taigi, ambas seglares Trinitarias ahora con el cuerpo incorrupto en iglesias romanas]. No, no creemos que Nuestro Señor reinará personalmente durante este tiempo, ya que la Iglesia ha condenado esta creencia. Pero sí creemos que incluso si Él viene a restablecer por breve tiempo Su Iglesia en la tierra, que Sus promesas se cumplirán y Ella durará hasta la consumación del tiempo, y Él lo hará. Podemos llorar afuera de la tumba ahora, por haber sido traicionados por los sacerdotes, Judas de nuestro tiempo, pero Él limpiará las lágrimas de nuestros ojos. Se lo han llevado, pero lo encontraremos otra vez más, y cenaremos con él en el tan esperado banquete de bodas, si Dios quiere, ya sea en este mundo o en el próximo.

Mientras tanto, rezamos y meditamos; trabajamos para que estén llenas  nuestras lámparas con el aceite de la verdad. En 2 Macabeos  2: 26-28: la meditación está asociada con el estudio, ya que leemos:

Nos hemos preocupado por aquéllos que realmente están dispuestos a leer para que les sea un placer mental; y para los estudiosos, que pueden guardarlo más fácilmente en la memoria: y que todo lo que leen les reporte ganancias. Y en cuanto a nosotros mismos, al emprender este trabajo de resumen, no hemos asumido una tarea fácil, sino una tarea llena  de dedicación y sudor. Pero como los que preparan un banquete y buscan satisfacer el gusto de los demás: por el bien de muchos, nos sometemos voluntariamente al trabajo ”.

Esto, en pocas palabras, explica el propósito de este trabajo y todos los demás.

Pero usted, querido lector, debe rezar para que venga fuego del cielo, enviado por el Espíritu Santo, para encender nuestras lámparas. “Porque solo el Espíritu de Dios puede prender fuego a la mente y hacer que el aceite arda en conocimiento viviente y, de este modo, preparar el corazón a una acción generosa. Que el Espíritu Santo haga esto por vosotros  amables lectores, para que nuestro esfuerzo, acompañado de su gracia, pueda ayudarlos a conocerlo, amarlo y servirlo mejor y así ampliar su reino en la tierra ”.

Caminad mientras aún tenéis luz …

Estamos. Oh Cristo, al pie de tu sepultura, esperando que surjas y restaures tu Iglesia, ahora inmóvil y CASI  desaparecida, dándonos una nueva Cabeza Visible de ella.

De Betrayed Catholics

Categorías:ALL POSTS

Tagged as: ,

3 replies »

  1. ” No, no creemos que Nuestro Señor reinará personalmente durante este tiempo, ya que la Iglesia ha condenado esta creencia.” expresa el autor del artículo.

    Pero hagamos una aclaración al respecto: La Iglesia NO HA CONDENADO NADA referido al Reinado de Cristo luego de Su Parusía. Tan sólo ha dicho que no podía enseñarse con seguridad acerca del MODO de Su Presencia, pero siempre, sea “corporaliter” o “visibiliter”, será en PERSONA, pues Su Sagrada Humanidad está unida hipostaticamente con la Segunda PERSONA de la Suma Trinidad, el Verbo, y el Verbo desde Su Encarnación y para siempre no despojará de Su Persona a Su Humanidad Sagrada.
    La Iglesia no condena la Visión de San Juan expresada en el capítulo XX del Apocalipsis, por tanto no puede condenar el Reinado temporal de Cristo Nuestro Señor. en los Decretos del 41 y del 44 del siglo pasado tan sólo se refiere al MODO de Presencia en ese Reino, que es Su Iglesia, luego de la Parusía en gloria y Majestad, para reinar y juzgar.
    Y siempre nos ha parecido y seguimos considerándolo así, que estará presente del mismo modo que lo estuvo después de la Resurrección, pues, que esté sedente a la diestra del Padre, fue luego de la Ascensión, pero al volver, sederá además en el trono de Rey que el Padre le preparó desde toda la eternidad.

    Me gusta

  2. Es de Fe que Jesucristo vendrá, segunda vez, a juzgar a vivos y muertos. Se entiende por “juicio de vivos” al “día de la ira” que no necesariamente ni prácticamente será de veinticuatro horas, sino que comprende el “juicio a las Naciones” quitando o aniquilando cualquier tipo de poder que tengan, pues “como es necesario que El reine”, todo el poder, en este juicio universal de vivos pasa a solo Cristo, para que reine, no en la fundación de un nuevo reino, sino permitiendo la pacífica extensión en el vasto mundo de Su Reino –que ya existe-, que es la Iglesia, con la que, una vez quitada la iniquidad del mundo, y el demonio encerrado en el infierno –donde cayeron vivos el Falso Profeta y el Anticristo- los hombres tendrán que luchar tan sólo con las consecuencias del pecado original, facilitándoles –por falta de enemigos externos- la consecución de las virtudes y su ejercicio. Por tanto, la Iglesia Católica, extendida como Reino de Cristo, pacíficamente florecerá en toda la tierra.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s