ALL POSTS

¿FUE DEPUESTO EL PAPA JUAN XII ? REFUTACIÓN DE ROBERTO DE MATTEI.


[El Profesor Roberto de Mattei ha sido objeto de varios posts en este blog y siempre lo ha sido destapando sus errores teológicos, sus medias verdades y sus engaños manifiestos. El común denominador de sus intervenciones (casi siempre conferencias dadas en los últimos años, invitado por grupos neoconservadores y pseudo- tradicionalistas  para reafirmarse en su falsa posición de “reconocer y resistir” (R§R) es decir, continuar diciendo que Francisco (y los demás papas conciliares) son verdaderos papas aunque “propaguen herejías” (como ha dicho él mismo de Francisco) e incluso que el Concilio Vaticano  II , fue un verdadero concilio de la Iglesia pese a sus falsas enseñanzas (De Mattei tiene un libro sobre eso e incluso ha acuñado la frase de ser la peor tragedia en la historia de la Iglesia); ahora vuelve a la carga con un artículo publicado en el diario Romano  Corrispondenza Romana, que ha sido traducido y publicado en numerosos sitios, hoy mismo en el portal Infovaticana, que sirve de tranquilizante a aquéllos que se separan de la doctrina de la Iglesia, constantes en su falsa posición de “reconocer y resistir”.  Ellos confunden el ser un papa malo con un papa hereje, y se sienten autorizados para debelar los graves errores del papa, resistir a sus leyes y mandatos, cribar sus enseñanzas, incluso creen que sería bueno deponer al papa, al  mismo tiempo que viven confortablemente sin ver amenazados su satisfacción de católico fiel a Roma y al ”Santo Padre”, y los réditos subsiguientes.
Para este noble fin de tranquilizar y aliviar los posibles escrúpulos de esa grey de católicos de toda la vida que creen que no se separan ni un milímetro de lo que un buen católico debe  hacer y sentir en estos tiempos tan periculosos como decía San Ignacio; ha surgido la imponente figura de un profesor e historiador de renombre que adopta una personalidad ubicua, estando allí donde se le requiera, propagando en conferencias sobre todo, y en libros muy oportunos, que seguramente le dan abundantes réditos de todo tipo, siendo el principal la fama y veneración que se le rinde en  todo el orbe “católico” neocon y psudotradi.

En el blog hemos tratado en muchas ocasiones de este personaje, típico  de la “falsa derecha”, que no hace ascos a desfigurar la verdad histórica, y la tergiversación en importantes puntos del Magisterio y la doctrina de la Iglesia.

En está línea está el siguiente artículo que descubre cómo la deposición de los papas puede ser aceptable y para ello falsea la historia de lo ocurrido cuando el emperador Otto depuso al peor papa de la historia, Juan XXII (que en efecto fue muy MAL Papa, pero que no tiene la más mínima tacha en cuanto al pecado  de herejía, que es el único que puede deponer a un papa (o mejor dicho mostrar cómo un papa nunca lo fue a pesar de las apariencias). Nada que ver este horrendo  personaje en cuanto a sus vicios, crueldad y maldad, pero de enseñanza perfectamente ortodoxa en su bullarium,  con el actual antipapa Francisco que acumula herejías e incluso acciones claramente apóstatas en su haber.

El profesor De Mattei como se ve en este artículo falsea la historia o por lo menos escribe medias verdades para que se llegue a la errónea posición  teológica de que el cargo papal es compatible con un palmarés de herejías (incluso una sola) y por lo tanto cualquier católico puede seguir “reconociendo y resistiendo” con buena conciencia.

El lector puede recuperar los numerosos artículos del blog sobre este personaje poniendo en el buscador la palabra “Mattei”.

Entre ellos hay uno sobre el Papa Juan XXII que analiza la siguiente frase de este autor que yo llamo un descuido “garrafal”

Después de estas decisiones doctrinales, la tesis mantenida por Juan XXII debe ser considerada formalmente herética, aunque en la época en la que el Papa la sostuvo no había sido aún definida como dogma de fe.

 

Pero querido profesor, cómo, se puede ser “formalmente herético” o cometer “herejía formal” diciendo algo que no pertenece a la  doctrina dogmática de la Iglesia .

El profesor quiere a toda costa probar que se puede ser hereje “formal” al mismo tiempo que se es Papa legítimo. En este sentido fue un intento parecido al de ahora con otro papa Juan (ahora intenta hacer cree que un papa malo es igual que un papa hereje y que por lo tanto SE LE PUEDE DEPONER, cosa que la Iglesia habría aceptado al aceptar a León VIII en la lista de los papas (lo que es rigurosamente falso por lo menos considerando TODA la trayectoria de León VIII, sin que nos metamos a discutir su papado después de la renuncia (¿válida?) de Benedicto V.)

Merece la pena la lectura del artículo Los descuidos garrafales de una “vaca Sagrada” para comprobar cómo el profesor es ducho en el arte de falsear la historia y tergiversar la doctrina, al introducir en las mentes poco formadas la herejía, contra la Constitución  dogmática “Pastor Aeternus” del Concilio Vaticano, que intenta cohonestar la herejía de un supuesto papa con la legitimidad de su papado,]

 

 


Más información falsa del popular ícono de los R&R …

¿Fue el papa Juan XII “depuesto”?
Refutación del profesor Roberto de Mattei

 

El historiador italiano, el profesor Roberto de Mattei, goza de una inmensa popularidad entre los conservadores del Novus Ordo y los semi-tradicionalistas porque viene con el pedigrí de ser académico que ha enseñado y escrito libros sobre historia eclesiástica, y porque los tranquiliza continuamente en de sus escritos y conferencias, sobre su conveniente posición de “reconocer y resistir” (R&R) afirmando que es la alternativa correcta entre la sumisión al Circo Bergoglio o el rechazo de Francisco como falso papa.

La doctrina católica sobre el papado , sin embargo, no admite tal cosa como reconocer a un papa como legítimo al mismo tiempo que se niegan a someterse a él.  Algunos, incluido el Dr. de Mattei, intentan evitar esto intentando encontrar un precedente histórico de Papas que supuestamente fueron heréticos y pero fueron resistidos por sus inferiores, o que, incluso, según nos dijeron, fueron depuestos (es decir, echados del Papado )

Que éste  es un ejercicio inútil es claro; primero, porque sabemos por la enseñanza católica que es imposible encontrar un caso como ése en la historia, y segundo, porque si alguien pudiera encontrar un caso así, tampoco se ganaría nada, porque probaría que la doctrina católica está equivocada, refutando así la religión católica por completo.

En sus esfuerzos por mantener a Francisco legítimo mientras rechaza su magisterio blasfemo-herético, de Mattei ha estado diseminando graves errores a troche y moche. Entre sus obras anteriores hay una conferencia de 2018, , Tu Es Petrus , en la que aparecen gravísimos fallos teológicos que   hemos refutado aquí , y un ensayo de 2015 en el que afirmaba que el magisterio del Papa Juan XXII del siglo XIV contenía herejía , que el p. Anthony Cekada refutó aquí .

Sin embargo, dado que De Mattei es una autoridad en historia, su testimonio goza de cierta credibilidad intrínseca, al menos en la mente de sus seguidores. Su artículo del 4 de diciembre de 2019, publicado en Corrispondenza Romana , aborda el caso del escandaloso Papa Juan XII (937-964), argumentando  que fue depuesto y reemplazado por el Papa León VIII. En este post  demostraremos que De Mattei está equivocado y que sus afirmaciones son totalmente falsas.

El artículo de De Mattei se titula “¿Quién fue el peor Papa en la historia de la Iglesia?” Y fue publicado en traducción al inglés en el blog Rorate Caeli (el original en italiano se puede encontrar aquí ). [Ha sido traducido y publicado en el portal Infovaticana Aquí ]

El autor responde a su pregunta en el párrafo inicial diciendo que el peor papa fue Juan XII del siglo X, y señala que San Roberto Belarmino se refirió a él como “el más degenerado de todos los pontífices” ( Pontificio De Romano , Libro II, Capítulo XIX ;(véase traducción en inglés ). Y, de hecho, no hay duda de que Juan XII fue, si no el peor Papa de la historia, uno de los principales contendientes para este título deshonroso.

Debido al gran escándalo que daba el Papa con su vida desenfrenada, el emperador Otto (Otho) I , después de convocar sin éxito a John para defenderse de los cargos presentados contra él por numerosos testigos jurados, presumió condenarlo y deponerlo en una asamblea sinodal en San Pedro en Roma. El profesor de Mattei escribe:

El 4 de diciembre de 963, John fue condenado y depuesto y Otto solicitó que el Sínodo eligiera un sucesor. El clero y el pueblo romano eligieron a un laico  (con el nombre de León VIII (963-965),  que era Jefe de la Cancillería de Letrán, quien, después de ser ordenado diácono, sacerdote y obispo en el mismo día, recibió la aprobación del Emperador y fue consagrado en San Pedro.

( “De Mattei: ¿Quién fue el peor Papa en la historia de la Iglesia?” , Rorate Caeli , 4 de diciembre de 2019)

Pero la historia no termina ahí. De Mattei relata lo que sucedió después:

Cuando Otto se fue, Juan, el depuesto Papa, regresó a Roma y obligó a León VIII a huir. Juan XII convocó un nuevo Concilio en el que excomulgó a Leo y comenzó a vengarse de los que lo habían abandonado, cortando la mano derecha a uno de ellos (Azzone); y otro, (Giovanni) su nariz, lengua y dos dedos.

El malvado Papa Juan XII murió el 14 de mayo de 964, “ocho días después de que, según los rumores, sufriera parálisis en el acto de adulterio”, según relata la Enciclopedia Católica de 1910  (sv “Papa Juan XII” ).

De Mattei piensa que este período de la historia eclesiástica apoya la teoría de reconocer y resistir, ya que, como él afirma, Leo VIII fue un Papa legítimo después de la deposición de Juan por parte del emperador afirmando lo siguiente : “A pesar de las protestas de Juan XII contra la ilegitimidad canónica de su deposición, la Iglesia clasifica a Leo VIII en su cronología oficial como su sucesor legítimo “.

¿Pero esto es así? Y si fuera así, ¿es toda la historia?

Echemos un vistazo más de cerca a lo que sucedió con la supuesta “deposición” del Papa Juan y la elección de su supuesto sucesor, Leo VIII. Para hacer eso, consultaremos principalmente libros tradicionales de historia de la iglesia católica, es decir, fuentes católicas aprobadas de antes del Vaticano II.

El historiador de la iglesia p. Charles Poulet es muy claro en su evaluación de lo que sucedió con respecto a la llamada deposición del Papa. Llamando al sínodo de Otto un “pseudoconcilio”, comenta: “Es imposible justificar un procedimiento de este tipo, porque no importa cuán culpable haya sido Juan XII, él seguía siendo el titular legítimo de la Santa Sede y León VIII fue un mero antipapa, creado por el Emperador ”( A History of the Catholic Church , vol. I [St. Louis, MO: B. Herder Book Co., 1934], p. 420).

Otro experto pre-Vaticano II en historia de la iglesia, el p. Fernand Mourret, escribe:

El emperador Otto, que abusó de sus poderes y se vengó por algún hecho de Juan XII, hizo que el Papa fuera depuesto en un sínodo y en su lugar hizo que Leo fuera elegido el jefe de la cancillería  de Latrán con el nombre de Leo VIII. Pero Juan logró reunir un concilio legítimo, que anuló las decisiones de la asamblea presidida por Otto. Las decisiones de esa asamblea fueron nulas por dos razones: al condenar y destituir al jefe supremo de la Iglesia, el seudoconcilio violó el principio de que nadie puede juzgar al Papa ; y al elegir  Leo, que no tenía las órdenes sagradas, violó una antigua tradición, que el papa debe ser elegido entre el los cardenales del clero , es decir, del clero incardenado a na iglesia Romana (incardinatus)..

(Rev. Fernand Mourret,  A History of the Catholic Church , vol. 3, traducido por el reverendo Newton Thompson [St. Louis, MO: B. Herder Book Co., 1946], p. 512; subrayado agregado).

El historiador del siglo XIX, el p. Joseph Darras señala lo mismo:

Sea lo que sea como individuo, Juan XII. fue legal papa; cualquier intento contra su autoridad espiritual era, de derecho, nulo. El octavo consejo general [Cuarto Consejo de Constantinopla] acababa de decretar, en su vigésimo primer canon [Denz. 341]: “Si alguien, fuerte en poder secular, trata de expulsar al Soberano Pontífice de su Sede, ¡que sea anatema!”

(Rev. JE Darras, A General History of the Catholic Church, vol. II [Nueva York, NY: PJ Kenedy, 1898], p. 594)

Con respecto al falso sínodo del emperador, que presimió deponer al Papa Juan, el Padre. Darras dice: “Su reunión no fue más que un pseudoconcilio, sus decretos contrarios a toda ley canónica, y el pontífice de su elección [Leo VIII] fue un antipapa” ( ibid. ).

Con respecto a Leo VIII, el p. Mourret es igualmente claro,  le llama un “antipapa” cuya elección fue un “acto ilegal” ( A History , vol. 4, pp. 23, 25). Y agrega: “Es cierto, una gran responsabilidad recae en el indigno pontífice, cuya vida hizo posible los terribles cargos en su contra. Pero, por muy culpable que haya sido, era el papa legítimo ”(p. 25).

La  Enciclopedia Católica  confirma todo esto en sus entradas sobre el Papa Juan XII y León VIII:

Con el consentimiento imperial, el sínodo depuso a John el 4 de diciembre y eligió reemplazarlo como el protoscriniarius Leo, aún un laico. Este último recibió todas las órdenes de forma no canónica sin los intervalos adecuados ( intersticios ), y fue coronado papa como Leo VIII. Este procedimiento fue contra los cánones de la Iglesia, y la entronización de Leo fue considerada casi universalmente como inválida .

(sv “Papa Juan XII” ; cursiva dada; subrayado agregado)

Cuando el Emperador Otho I ilegalmente provocó la deposición del indigno Papa Juan XII (noviembre de 963), igualmente hizo que fuera elegido , para ocupar su lugar, un laico, “Leo, el honorable protonotario” … Sin embargo, tan pronto como el emperador dejó Roma, la gente se levantó y expulsó a su nominado (febrero de 964). Juan XII regresó de inmediato a la ciudad, convocó a un concilio, condenó a Leo “uno de los empleados de nuestra curia, que ha roto la Fe que nos debía”, y degradó a los clérigos que habían sido ordenados por él.

(sv “Papa León VIII” ; subrayado añadido)

¿Quién fue el sucesor legal e inmediato de Juan XII entonces? El p. Mourret no es el único que dice que fue Benedicto V: “Inmediatamente después de la muerte de Juan XII, los romanos … procedieron a la elección de un nuevo papa. Su elección recayó en el diácono Benedicto ”( A History , vol. 4, p. 26). El mismo testimonio es dado por el p. Poulet ( A History , vol. I, p. 421) y la Enciclopedia Católica (sv “Papa Leo VIII” ). El p. Darras también identifica a Benedicto V como el verdadero Vicario de Cristo: “Los romanos apreciaban un odio sincero contra el dominio alemán. A la muerte de Juan XII., Independientemente del antipapa León VIII., Elevaron a la sede vacante (964 d. ​​C.) el Papa Benedicto V, cuya virtud y aprendizaje son registrados incluso por los historiadores alemanes “(Una historia general de la Iglesia Católica , vol. II [Nueva York, NY: PJ Kenedy, 1898], pág. 597).

El popular manual Historia de la Iglesia del p. John Laux incluye una Lista de Sumo Pontífices  en su apéndice (págs. 1 ** – 3 **), y allí no se encuentra a Leo VIII; en cambio, el sucesor inmediato de Juan XII es citado como Benedicto V, lo que confirma el testimonio de los historiadores ya citados. Curiosamente, el p. de Laux se señala que la lista de papas fue tomada directamente del Annuario Pontificio de 1939, que es el directorio oficial del Vaticano. Es cierto que el p. de Laux afirma con toda naturalidad que “el Concilio [que Otto había llamado] depuso s Juan XII y eligió a Leo VIII en su lugar” (p. 269), pero esto parece ser simplemente una presentación descriptiva de los hechos externamente observables y no una evaluación teológica de la validez pontificia.

Hasta ahora, la afirmación (algo implícita) del Prof. de Mattei de que León VIII era el verdadero Papa después de que Juan XII hubiera sido removido del papado, ha sido totalmente contradicha. ¿Por qué, entonces, dice que “la Iglesia clasifica a León VIII en su cronología oficial como su legítimo sucesor”?

Como ya vimos, el directorio oficial del Vaticano que incluye la lista de Papas es el llamado Annuario Pontificio . Su edición de 1860, disponible de forma gratuita en línea, no incluye a Leo VIII como un Romano Pontífice legítimo; sin embargo, menciona su nombre en su entrada sobre el Papa Juan XII, diciendo lo siguiente:

Juan XII, de Conti Tusculani Romano, elegido en el año 950, gobernó la Iglesia durante aproximadamente 8 años, momento en el cual, en el año 963 para ser exactos, Leo entró en su pontificado; y, aunque posteriormente fue depuesto, se atrevió a invadir esta autoridad suprema una vez más el 24 de junio de 964, y la mantuvo ilegalmente hasta su muerte, que ocurrió alrededor de abril de 966. Sin embargo, Leo se encuentra entre los pontífices con ese nombre, y generalmente se le llama Leo VIII.

( Annuario Pontificio pel 1860  [Roma: Tipografia della RCA, 1860], p. 13; nuestra traducción.)

Hasta ahora, el testimonio de la cronología oficial de la Iglesia de 1860. ¿Fue incluido León VIII como un verdadero Papa en las ediciones posteriores del Annuario Pontificio ? Todavía no hemos podido verificarlo, pero es posible.

El Almanaque Católico de 1959  (Paterson, NJ: St. Anthony’s Guild) presenta una lista que dice que está “adaptada” a partir del Annuario Pontificio de 1958 (p. 145). Curiosamente, el sucesor inmediato de Juan XII aparece allí como Leo VIII, y el de Leo Benedicto V (p. 147). Para empeorar las cosas, las fechas dadas para sus respectivos reinados se superponen de manera que Leo está en los años de Juan y Benedict en los de Leo. Obviamente, estas fechas no pueden tomarse como referencias a reinados pontificios definitivamente válidos , ya que solo puede haber un Papa a la vez.

¿Por qué hay tanta confusión sobre esto? La dificultad fundamental es que el período de tiempo en el que ocurrieron todas estas cosas se conoce como saeculum obscurum (“edad oscura”), para el cual las fuentes históricas confiables son escasas. Pero hay un incidente que probablemente sea el que ha causado que se otorgue  credibilidad al reclamo del papado de Leo: el Papa Benedicto V parece haber renunciado voluntariamente al Papado a favor de Leo cuando este último exigió ser reconocido como Papa presumiendo Deponer a Benedicto.

La Enciclopedia Católica  arroja un poco de luz sobre esto:

Indignado por la expulsión de Leo y la elección de Benedicto, Otho se apresuró a ir a Roma, y ​​pronto estuvo posesión de ella  y del nuevo papa. Leo regresó junto al emperador, y de inmediato llevó a Benedicto a juicio. Con el consentimiento de todos sus posibles jueces, Benedicto se degradó al rango de diácono, Leo mismo arrancó el palio de sus hombros (julio de 964). Si es verdad como afirma un contemporáneo, que Benedicto accedió a su deposición, y si, como parece cierto, no se hicieron más protestas contra la posición de Leo, puede ser considerado como un verdadero Papa desde julio de 964, hasta su muerte en 965 , aproximadamente en el mes de marzo.

(sv “Papa León VIII” ; subrayado añadido)

Observe que la Enciclopedia Católica mantiene intacta la sana doctrina católica: el texto habla de meros “posibles jueces”, dado que Benedicto XVI que era realmente el Papa, no tenía ningún juez humano , y no estaba sujeto a nadie más que a Dios; y Leo fuese un verdadero Papa esto dependería del Papa Benedicto  si fue realidad (si tácitamente) su renuncia.

El fallecido historiador de la iglesia Novus Ordo Warren Carroll confirma la aparente abdicación del papa Benedicto V:

Leo arrancó el palio de los hombros de Benedict V y rompió el palio de su pastor en dos. Hay muchas razones para creer que Benedicto, un hombre genuinamente humilde y santo, renunció como Papa para evitar una mayor humillación del cargo papal y el desafío inútil de este Emperador que permaneció, a pesar de estas grandes transgresiones, esencialmente un amigo de la Iglesia. . Leo fue aceptado como su sucesor, el Papa León VIII, durante unos ocho meses desde julio de 964 hasta su muerte, probablemente en marzo de 965.

(Warren H. Carroll, A History of Christendom , vol. 2[Front Royal, VA: Christendom College Press, 1987], p. 424)

Esto explicaría los listados inconsistentes de Leo VIII como Papa o Antipapa en diferentes fuentes oficiales o semioficiales de la iglesia.

Agregando aún más confusión a todo esto el p. Mourret observa que “Benedicto V no tiene designación numérica en la lista de papas generalmente recibida; pero muchos historiadores lo consideran un papa legítimo, y no podemos ver ninguna razón para negarle este título ”( A History , vol. 4, p. 27). Sin embargo, en el Annuario Pontificio de 1860, Benedicto figura como Papa no. 134, y Leo es el que no está incluido en la lista numerada.

No importa cómo lo veamos, el registro histórico parece ser demasiado oscuro para permitir un cierto juicio. De hecho, la  Enciclopedia Católica nos dice que después de la renuncia del Papa Benedicto V (válida o inválida), el Emperador Otto lo llevó a Alemania, donde “incluso fue reconocido como papa por algunos miembros del clero alemán” (sv “Papa Benedicto V” ) Y el p. Darras incluso escribe que “Otho había podido aprender algo de las virtudes de Benedicto … y estaba tomando medidas para restaurar al Pontífice a la Sede Romana, cuando la muerte anticipó sus planes al eliminarlo en el exilio …” ( A General History , vol. II, p. 598).

Es muy importante entender que con respecto a juzgar la validez de un pontificado hace tantos cientos de años, la Iglesia depende de datos históricos confiables, que pueden ser difíciles de obtener. A medida que surgen nuevas pruebas, se encuentran manuscritos adicionales, se exponen falsificaciones, etc., el registro histórico tiene el potencial de cambiar.

Como se trata de un hecho histórico y no de doctrina o ley, el juicio de la Iglesia en ese sentido no está protegido por la infalibilidad. San Roberto Belarmino señala “que el pontífice, incluso como pontífice, puede errar en controversias de hecho particulares, incluso en un Concilio general, porque dependen especialmente de los testimonios de los hombres” ( Pontificio De Romano , Libro IV, Capítulo II ) Esto es algo en lo que “todos los católicos e [incluso] los herejes están de acuerdo”, señala el Doctor de la Iglesia San Belarmino ahora canonizado.

Si bien la sucesión precisa de eventos (y pontificados) en el siglo X es difícil de desenredar, según el dogma católico, dos cosas son muy claras: (a) solo puede haber un Papa en un tiempo dado ; y (b) ninguna autoridad humana puede quitarle el pontificado a un verdadero Papa. Con respecto al último punto, la siguiente publicación es muy informativa:

Al final del día, la lamentable confusión sobre el estado de Leo no debe preocuparnos demasiado. Podemos decir con certeza que fue un verdadero Papa si y solo si Benedicto V abdicó válidamente de antemano, y solo desde ese período de tiempo en adelante hasta su muerte.

Una vez aclarado todo esto, hay que decir unas palabras más sobre el Papa Juan XII, que fue gravemente inmoral, cuya vida disoluta escandalizó a todos.

El p. Mourret es cuidadoso en señalar, y los semi-trads deben tener en cuenta, que a pesar de sus horrores morales, “por una protección manifiesta de la Providencia, la doctrina de la Iglesia nunca sufrió por parte las faltas de este desafortunado Pontífice” ( A History , vol. 4, p. 22). En otras palabras, cuando el Papa inmoral se tomaba un descanso de pecar para cumplir con los deberes del oficio papal, era una guía segura de ortodoxia y buena moral como cualquier otro papa :

La divina providencia, velando por la Iglesia, conservó milagrosamente el depósito de la fe, de la cual este joven voluptuoso era el guardián. La vida de este Papa fue un monstruoso escándalo, pero su bullarium es impecable. No podemos admirar lo suficientemente este prodigio.  No hay un hereje o un cismático que no se haya esforzado por legitimar dogmáticamente su propia conducta: Photius trató de justificar su orgullo, Luther sus pasiones sensuales, Calvin su crueldad fría. Ni Sergio III ni Juan XII ni Benedicto IX ni Alejandro VI, pontífices supremos, definidores de la fe, seguros de ser escuchados y obedecidos por toda la Iglesia, pronunciaron, desde lo alto de su cátedra  apostólica,  una sola palabra que pudiera ser una aprobación. de sus trastornos.

En ocasiones, Juan XII incluso se convirtió en el defensor del orden social amenazado, del derecho canónico ofendido y de la vida religiosa expuesta al peligro.

(Mourret,  A History of the Catholic Church , vol. 3, págs. 510-511; subrayado agregado).

Este es un testimonio increíblemente hermoso de la validez perenne de las promesas de Cristo para el oficio papal, que no puede ser frustrado por la conducta pecaminosa de un verdadero Papa; y se hace eco de ello el p. Darras: “Pero al menos el depósito sagrado de la fe, incluso cuando se confía a los guardianes indignos, nunca ha sido alterado. Siempre ha permanecido puro y sin mezclar; y este es el milagro permanente de la Iglesia ”( A General History , vol. 2, p. 597).

Esto es totalmente consistente con el magisterio papal sobre el asunto:

Que los fieles recuerden el hecho de que Pedro, Príncipe de los Apóstoles está vivo aquí y gobierna en sus sucesores, y que su cargo no falla ni siquiera en un heredero indigno. Recordemos que Cristo el Señor colocó el fundamento inexpugnable de su Iglesia en esta Sede de Pedro [Mt 16:18] y le dio a Pedro las llaves del reino de los Cielos [Mt 16:19]. Entonces Cristo oró para que su fe no fallara, y le ordenó a Pedro que fortaleciera a sus hermanos en la fe [Lucas 22:32].

(Papa Pío IX, Encíclica  Nostis et Nobiscum , n. 16)

… la Iglesia ha recibido de lo alto una promesa que la garantiza contra toda debilidad humana. ¿Qué importa que el timón de la barca simbólica haya sido confiado a manos débiles, cuando el Piloto Divino se para en el puente, donde, aunque invisible, Él está observando y gobernando? ¡Bendita sea la fuerza de su brazo y la multitud de sus misericordias!

(Papa León XIII, Asignación a los cardenales, 20 de marzo de 1900; extracto de  Papal Teachings: The Church , p. 349.)

El papa tiene las promesas divinas; incluso en sus debilidades humanas, es invencible e inquebrantable; él es el mensajero de la verdad y la justicia, el principio de la unidad de la Iglesia; su voz denuncia errores, idolatrías, supersticiones; él condena las iniquidades; hace que la caridad y la virtud sean amadas.

(Papa Pío XII, discurso Ancora Una Volta , 20 de febrero de 1949)

Que las promesas divinas evidentemente no se cumplen para el “papado” de Jorge Bergoglio (“Papa” Francisco) solo subraya el hecho de que él no es un verdadero Papa.

Según la Enciclopedia Católica , “Juan fue acusado de sacrilegio, simonía, perjurio, asesinato, adulterio e incesto”, y observamos con gran interés que la herejía no figura entre los cargos presentados contra él. Esto es significativo, ya que no importa cuán inmoral fuera, una herejía manifiesta podría haberlo hecho perder su pontificado automáticamente y, por así decirlo, en contra de su voluntad: “No todo pecado, por grave que sea, es tal. por su propia naturaleza separar a un hombre del Cuerpo de la Iglesia, como lo hace el cisma o la herejía o la apostasía ”(Papa Pío XII, Encíclica Mystici Corporis , n. 23; subrayado agregado).

Pero además de mantener el magisterio de la Iglesia impecable, podemos agradecer al escandaloso Papa Juan XII una hermosa y más tradicional costumbre: “Juan XII (955-964), que había sido bautizado Octavio, nombre del emperador pagano, fue el primero en comenzar la costumbre de los papas de cambiar el nombre “(J. Michael Miller, The Shepherd and the Rock [Huntington, IN: Our Sunday Visitor, 1995], p. 288).

En resumen: el papa Juan XII no fue destituido válidamente; su sucesor legítimo fue Benedicto V; y si Leo VIII fue un verdadero Papa, su pontificado no comenzó antes de la renuncia libre y válida de Benedicto V. Considerando todas las pruebas que hemos examinado, desafortunadamente debemos concluir que Roberto de Mattei ha engañado una vez más a sus lectores al mezclar verdades, medias verdades y falsedades de la historia católica.

Damas y caballeros, tienen la opción: ir con los libros de historia y teología de la iglesia pre-Vaticano II aprobados por la Iglesia, o ir con Roberto de Mattei.

¿Cuál de estas alternativas elegirá la mayoría de los semi-trads de “reconocer y resistir” ?

De Novus Ordo Watch