ALL POSTS

FRANCISCO NIEGA LA DOCTRINA DE LA CO-REDENCIÓN DE MARÍA Y AFIRMA QUE SOSTENERLA ES UNA “TONTERA”.


Bergoglio afirma que llamar a María  “Co-Redemptrix es una “tontera” 

Francisco niega la Co-redención  de la Bienaventurada Virgen María, pero ¿es Doctrina Católica?

Stabat Mater Iuxta Crucem

 

Aunque le encanta fingir una gran devoción a la Santísima Madre de Dios, en realidad, Jorge Bergoglio ( “Papa” Francisco ) tiene tanto odio y desprecio por ella como por su Divino Hijo , nuestro Bendito Señor y Salvador Jesucristo. . La semana pasada, el 9 de diciembre, hicimos  una publicación en el blog con varios ejemplos concretos de cómo el apóstata de Buenos Aires blasfema contra la Santísima Virgen María. No nos imaginábamos que lo volvería a hacer solo tres días después.

El 12 de diciembre, en la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, el pretendiente papal presidió un servicio religioso Novus Ordo en la Basílica de San Pedro ( fotos y video aquí ). Durante la homilía no pudo evitarlo: no solo  negó  la doctrina de la Corrededención de la Santísima Virgen María, sino que se  burló de ella calificándola de   “tontera”:

El Papa Francisco pareció rechazar rotundamente las propuestas en algunos círculos teológicos para agregar el de “corredentora” a la lista de títulos de la Virgen María, diciendo que la madre de Jesús nunca tomó nada que perteneciera a su hijo, y llamando a la invención de nuevos títulos y dogmas “necedad”.

“Ella nunca quiso para ella algo que fuera de su hijo”, dijo Francis. “Ella nunca se presentó como corredentora. No. sino “Discípula ”, dijo, lo que significa que María se veía a sí misma como discípula de Jesús.

María, insistió el Papa, “nunca robó nada de lo que era de su hijo”, en cambio, “le servía. Porque ella es madre. Ella da vida “.

“Cuando vienen a nosotros con la historia de declararla o hacer ese dogma, no nos perdamos en tonteras,  dijo.

(Inés San Martín, “El Papa llama a la idea de declarar a Maria co-redemptrix ‘tontera'” , Crux , 13 de diciembre de 2019; cursiva dada).

Observe que Francis no se limita a rechazar la idea de elevar la doctrina de la Co-Redención  al nivel de dogma y sancionar oficialmente el título de “Co-Redemptrix”, sino  que de burla de la idea y por lo tanto  insulta a quienes la sostienen.  Podría haber dicho simplemente que la propuesta no es acertada y teológicamente inexacta, si eso es lo que cree, pero eligió ir más allá. Incluso llegó a algo tan bajo como sugerir que la Co-Redención implica que la Santísima Madre  robe  lo que le pertenece a Cristo.

Es trágico que Francisco haya pronunciado estas palabras impías el mismo día que Life Site publicó una carta abierta de un laico Novus Ordo dirigida a Francisco, “implorándole que condenase la idolatría de la madre tierra (Pachamama) que tuvo lugar recientemente en el Vaticano y confirmase el honor de María como madre y reina “.

¿Qué es la redención conjunta?

Pero, ¿qué es incluso  la redención conjunta? Muchos probablemente nunca han oído hablar de eso. ¿Es realmente la doctrina católica tradicional o es una exageración inadmisible del papel de la Madre de los Dolores? ¿El título “Co-Redemptrix” no cruza la línea hacia la casi idolatría, haciendo que María Santísima sea igual a Cristo? ¿Y esta doctrina no sería una negación implícita del Concilio de Trento, que habla de “Jesucristo nuestro Señor, quien Él solo es nuestro Redentor y Salvador” (Sesión 25; Denz. 984 )?

Las almas en cuestión pueden respirar tranquilas: la noción de la Co-Redención de María no significa que la Madre de Cristo sea igual a Dios, que ella sea divina, que Cristo no sea nuestro único Redentor, o que Su Redención careciera de algo que una simple criatura tendría que dárselo.

Gran parte de la confusión sobre el concepto parece provenir del prefijo “co-“. Debemos entender que esta palabra no significa igual . Siendo derivado de la palabra latina cum , simplemente significa con (ver Leo F. Stelten, Dictionary of Ecclesiastical Latin [Peabody, MA: Hendrickson Publishers, 1995], sv “cum”). Cuando decimos que la Santísima Madre es la Corredentora, queremos decir que está asociada y unida a la Redención de Cristo al participar en ella de una manera única pero claramente subordinada . Precisamente describir esa manera, es el contenido de la doctrina de la Corredención.

¿Es razonable la corredención?

No es ajeno a Dios permitir que sus criaturas compartan tanto su acción natural como su obra sobrenatural. Por ejemplo, aunque Dios es el único Creador, sin embargo, Él ha permitido que los padres cooperen con Él en la obra de creación, y esto se llama apropiadamente pro-creación . Todo sacerdote es un  alter Christus (“otro Cristo”): ofrece la Santa Misa, perdona los pecados, bautiza, etc.,  in persona Christi (cf. 2 Cor 2:10). La administración de los sacramentos es un claro ejemplo de hasta qué punto  Dios permite a los seres humanos compartir su obra de salvar almas, pero no es el único, porque, como dice San Pablo, en cierto sentido, todos los católicos “son coadjutores de Dios”. “(1 Cor 3: 9), es decir, sus ayudantes.

Sabemos por revelación divina que Jesucristo es nuestro único mediador: “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, el hombre Cristo Jesús” (1 Tim. 2: 5). Sin embargo, también sabemos que esta Mediación Única de Cristo no impide que haya otros mediadores menores que están subordinados y dependen completamente del Mediador Divino. Entre ellos está, ante todo, la Santísima Virgen, que es la Mediadora de todas las Gracias, y después de ella todos los otros santos. En última instancia, incluso cada uno de nosotros al practicar la oración intercesora comparte de una manera muy subordinada la Mediación Única de Cristo, simplemente porque así es como Dios ha querido que sea dada la Comunión de los Santos. Es una verdad hermosa y consoladora, una que no quita nada de la Mediación de Cristo, sino que demuestra su gran eficacia.

Ahora bien, es evidente que Dios permitió que la Santísima Virgen cooperase en la obra de la Encarnación (ver Lc 1, 26 ss.); ¿por qué entonces no debería permitir que también a ella, que “guardó todas estas palabras, reflexionando sobre ellas en su corazón” (Lc 2, 19), que cooperase en la obra de la Redención, razón por la cual nuestro Bendito Señor se encarnó?

La participación única de la Santísima Virgen María en la Redención de nuestro Señor y Salvador Jesucristo definitivamente se enseña en la Revelación Divina y en el magisterio de la Iglesia Católica, como lo demostrarán las siguientes citas abundantes.

Doctrina de la Iglesia sobre la redención

La Corredención se anuncia en la primera profecía acerca del Redentor: “Pondré enemistades entre ti y la mujer, y tu simiente y su simiente: ella aplastará tu cabeza , y tú  acechará su talón” (Gen 3 :15). Que se le permita a una mujer cooperar en la redención de la humanidad es lo más apropiado, ya que una mujer cooperó a que el hombre cayese en pecado (ver Génesis 3: 1-6). Como Jesucristo es el nuevo Adán (cf. 1 Cor 15:22), así María es la nueva Eva ( Eva -> Ave ).

En su Carta a los Colosenses, San Pablo Apóstol menciona que “[ahora] me regocijo en mis sufrimientos por ti y cumplo las cosas que faltan de los sufrimientos de Cristo, en mi carne, por su cuerpo, que es la iglesia ”(Col 1:24). En este pasaje, el comentario bíblico del p. George Haydock señala:

La sabiduría, la voluntad, la justicia de Jesucristo, exige y ordena que su cuerpo y sus miembros sean compañeros de sus sufrimientos, ya que esperan ser compañeros de su gloria; para  que sufriendo tanto con él, y siguiendo su ejemplo, pueden aplicar sus propios deseos y las necesidades de los demás a los méritos y a la satisfacción de Jesucristo, aplicación querida por El , tal como los sacramentos nos permiten el sacrificio de la nueva ley.

( Comentario de Haydock ; cursiva dada).

Si esto es cierto para todos los miembros del Cuerpo de Cristo, para todos loscatólicos, ¿cómo no se aplicaría de una manera ejemplar a la Santísima Virgen María, el único miembro de la Iglesia que nunca estuvo bajo el dominio de Satanás ni pecó ni siquiera por un instante y cuyo sufrimiento individual fue profetizado por San Simeón en la Sagrada Escritura con las palabras, “tu propia alma será traspasada por una espada” (Lc 2:35)?

El magisterio papal está lleno de hermosas referencias y alusiones a la participación única de la Santísima Virgen en la Redención de Cristo.

En una carta del 9 de enero de 1801, el Papa Pío VII escribió al obispo de Cagliari que la Virgen Dolorosa “estuvo al pie de la Cruz y ofreció sus dolores al Padre Eterno para nuestra salvación” (Carta Apostólica Id Officii Debent ; en Benedictine Monks of Solesmes, eds., Papal Teachings: Our Lady [Boston, MA: Daughters of St. Paul, 1961], n. 12, p. 41).

En la Constitución Apostólica definiendo el dogma de la Inmaculada Concepción ex cathedra , el Papa Pío IX enseñó:

Por lo tanto, así como Cristo, el Mediador entre Dios y el hombre, asumió la naturaleza humana, borró la escritura del decreto que se alzaba contra nosotros y lo sometió triunfalmente a la cruz, así la Santísima Virgen, unida con él por un íntimo e indisoluble vínculo,  con él y por medio de él, eternamente en enemistad con la serpiente malvada, triunfó completamente sobre ella  y así aplastó su cabeza con su pie inmaculado.

(Papa Pío IX, Constitución Apostólica Ineffabilis Deus )

En una carta del 25 de agosto de 1873, el mismo Papa Pío IX señaló que la Madre de Dios “estaba tan unida al sacrificio de su Divino Hijo, desde la concepción virginal de Jesucristo hasta su dolorosa Pasión, que ella fue llamada por algunos Padres de la Iglesia, Virgen sacerdotal  “(Carta Apostólica Cum Purgaturus; en Enseñanzas papales: Nuestra Señora , n. 69, p. 85). Es importante entender que el tipo de sacerdocio al que se hace referencia aquí no es el sacerdocio del Orden  o ministerial en el que la mayoría de las personas pensarán cuando escuchen la palabra “sacerdote”. Por lo tanto, para evitar confusiones entre los fieles, la Iglesia posteriormente prohibió la devoción a María como Virgen sacerdotal  y, en un decreto del 8 de abril de 1916, desaprobó las imágenes que representaban a la Santísima Madre con vestimentas sacerdotales (ver Acta Apostolicae Sedis VIII [1916], p. 146).

El sucesor inmediato de Pío IX, el Papa León XIII, más que insinuó la Co-Redención de la Bienaventurada María en una de sus muchas cartas encíclicas sobre el Santo Rosario cuando enseñó:

En el huerto de Getsemaní, donde Jesús estuvo  en agonía; en la sala del juicio, donde fue azotado, coronado de espinas, condenado a muerte, allí no estaba María. Pero ella sabía de antemano todas estas agonías; ella las conoció  y las vio. Cuando profesó ser la sierva del Señor para cumplir el oficio de madre, y cuando, al pie del altar, se ofreció por completo con su Niño Jesús, y luego participó en la laboriosa expiación hecha por su Hijo. por los pecados del mundo. Es cierto, por lo tanto, que ella sufrió en lo más profundo de su alma los  sufrimientos más amargos con sus tormentos. Además, fue ante los ojos de María que se terminó el Sacrificio Divino por el cual ella había llevado y criado a la Víctima. Mientras la contemplamos en el último y más lastimoso de esos misterios,

(Papa León XIII, Encíclica Iucunda Semper , n. 3)

En la misma encíclica, el Papa León incluyó esta hermosa oración a la Virgen Dolorosa:

Sí, corremos hacia ti, nosotros los miserables hijos de Eva, oh santa Madre de Dios. A ti elevamos nuestras oraciones, porque tú eres la Medianera poderosa a la vez que sufriente, de nuestra salvación. Oh, por la dulzura de las alegrías que te llegaron de tu Hijo Jesús, por tu participación en sus penas inefables, por los esplendores de su gloria que brillan en ti,  te suplicamos, que escuches y tengas piedad, escúchanos, tan indignos somos.

( Iucunda Semper , n. 8)

En una encíclica anterior sobre el Rosario, el mismo Papa León había enseñado que “la Virgen Inmaculada, elegida para ser la Madre de Dios y, por lo tanto, asociada con Él en la obra de salvación del hombre, tiene el favor y el poder de su Hijo más grande que cualquier otra criatura humana o angelica ha tenido  o puede tener alguna vez ”( Encíclica Supremi Apostolatus , n. 2).

Todos los papas posteriores enseñaron a la Iglesia Universal de la misma manera:

 

Cuando llegó la hora suprema del Hijo, junto a la Cruz de Jesús estaba María, su Madre, no solo ocupada en contemplar el cruel espectáculo, sino regocijándose de que a su Hijo unigénito obtuviera la salvación de la humanidad, y participando por completo en Su Pasión. , ya que si hubiera sido posible, hubiera soportado con mucho gusto todos los tormentos que soportó su Hijo (S. Bonav. 1. Enviado d. 48, ad Litt. dub. 4). Y de esta comunión de voluntad y sufrimiento entre Cristo y María, mereció convertirse en la Reparadora de todo el mundo caído  (Eadmeri Mon. De Excellentia Virg. Mariae, c. 9) y Dispensatrix de todos los regalos que Nuestro Salvador compró para nosotros. por su muerte y por su sangre.

(Papa San Pío X, Encíclica Ad Diem , n. 12)

De hecho, de acuerdo con la enseñanza común de los Doctores, el proyecto de Dios era que la Santísima Virgen María, aparentemente ausente de la vida pública de Jesús, debería ayudarlo cuando moría clavado en la Cruz. María sufrió y, por así decirlo, casi murió con su Hijo sufriente; por la salvación de la humanidad, renunció a los derechos de ser su madre y, en la medida en que dependía de ella, ofreció a su Hijo para aplacar la justicia divina; entonces bien podemos decir que ella con Cristo redimió a la humanidad.

(Papa Benedicto XV, Carta Apostólica Inter Sodalicia  [22 de mayo de 1918], en Acta Apostolicae Sedis X [1918], p. 181; traducción tomada de Papal Teachings: Our Lady , n. 267, p. 194.)

En su Carta Apostólica Explorata Res  del 2 de febrero de 1923, el Papa Pío XI habló de “el hecho de que la triste Virgen participó con Jesucristo en la obra de la Redención” (en  Acta Apostolicae Sedis XV [1923], p. 104 ; traducción de Papal Teachings: Our Lady , n. 282, p. 205).

En 1928, Pío XI emitió una carta encíclica sobre la reparación al Sagrado Corazón de Jesús, en la que explicó lo que puede considerarse la base de todos y cada uno de los actos de participación en la Redención por parte de los seres humanos:

Con razón, por lo tanto, Cristo, sufriendo en su cuerpo místico, desea que participemos de su expiación, y esto también lo exige nuestra unión íntima con Él, ya que somos “el cuerpo de Cristo y miembros de él ” ( 1 Corintios xii, 27), cualquiera que sea el sufrimiento de la cabeza, todos los miembros deben sufrir con ella (cf. 1 Corintios xii, 26).

(Papa Pío XI, Encíclica Miserentissimus Redemptor , n. 14)

El mismo Romano Pontífice concluyó esta encíclica afirmando que la Madre de Dios “ofreció [a Jesucristo] como víctima de la Cruz”, de modo que “por su unión mística con Cristo y su gracia tan especial, ella también se convirtió y es piadosamente llamada reparadora”. ”(N. 21).

No es sorprendente que el último (conocido) verdadero Papa hasta el momento, Pío XII, también enseñase la Corredempción de la Santísima Virgen:

Fue ella, la segunda Eva, quien, libre de todo pecado, original o personal, y siempre íntimamente unida con su Hijo, lo ofreció en el Gólgota al Padre Eterno por todos los hijos de Adán, manchados por su triste caída  , y los derechos de su madre y el amor de su madre fueron incluidos en este holocausto.

(Papa Pío XII, Encíclica Mystici Corporis , n. 110)

Debemos recordar especialmente que, desde el siglo II, la Virgen María ha sido designada por los santos Padres como la nueva Eva, quien, aunque sujeta al nuevo Adán, está íntimamente asociada con él en esa lucha contra el enemigo infernal que, como se predijo en el protoevangelio finalmente resultaría en la victoria más completa sobre el pecado y la muerte, de tal manera que siempre se mencionan juntos en los escritos del Apóstol de los gentiles …

De ahí que la venerada Madre de Dios, desde toda la eternidad se uniera de manera oculta con Jesucristo en un mismo decreto de predestinación, inmaculada en su concepción, virgen perfectísima con su maternidad divina, lnoblemrnte asociada del divino Redentor por lo que ha ganada un triunfo completo sobre el pecado y sus consecuencias …

(Papa Pío XII, Constitución Apostólica Munificentissimus Deus , nn. 39-40)

Pero la Santísima Virgen María debería llamarse Reina, no solo por su Divina Maternidad, sino también porque Dios ha querido que tenga un papel excepcional en la obra de nuestra salvación eterna …

Ahora bien, en el cumplimiento de esta obra de redención, la Santísima Virgen María se asoció más estrechamente con Cristo …

A partir de estas consideraciones, la prueba se desarrolla en estas líneas: si María, al tomar parte activa en la obra de salvación, fue, por el proyecto de Dios, asociada con Jesucristo, fuente de salvación en sí misma, de una manera comparable con Eva que estuvo asociada  con Adán, fuente de la muerte, por lo que se puede afirmar que el trabajo de nuestra salvación se realizó mediante una especie de “recapitulación”, en la que una virgen fue instrumental en la salvación de la raza humana, al igual que otra  virgen había estado estrechamente asociada con su muerte; si, además, también se puede afirmar que esta gloriosa Señora había sido elegida Madre de Cristo “para que pudiera convertirse en socia en la redención de la raza humana”; y si, en verdad, “fue ella quien, libre de la mancha del pecado real y original, y siempre más estrechamente unida a su Hijo,

(Papa Pío XII, encíclica  Ad Caeli Reginam , nn. 35-36,38)

El título específico “Co-Redemptrix” para la Santísima Virgen fue explícitamente utilizado por algunos de Papas, como Pío XI, quien durante un mensaje de radio se dirigió a la Madre de Dios así: “Madre más fiel y misericordiosa, que como coredemptrix y El que participó en las penas de tu querido Hijo lo ayudó cuando ofreció el sacrificio de nuestra redención en el altar de la cruz … “(Mensaje de radio a los peregrinos en Lourdes, 28 de abril de 1935; extracto de las Enseñanzas papales: Nuestra Señora , n. 334 , p. 228).

El título “Co-Redemptrix” también aparece en los documentos emitidos por el Santo Oficio, de los cuales cada Papa es el jefe. El Santo Oficio es el dicasterio del Vaticano encargado de hacer cumplir la ortodoxia en toda la Iglesia Universal. En 1913, bajo el Papa San Pío X, se emitió un decreto en referencia al “glorioso nombre de su Madre, nuestra corredemptrix, la Bendita María” ( “glorioso … nomine Matris suae, corredemptricis nostrae, beatae Mariae” ; en Acta Apostolicae Sedis V [1913], p. 364). Además, al año siguiente el mismo santo pontífice romano, Pío X, concedió una indulgencia a una oración que se dirigió a la Madre de Jesús como “la corredemptriz de la raza humana” ( “corredentrice del genere umano” ; en Acta Apostolicae Sedis VI [1914 ], p. 108).

El estado teológico de la doctrina

Citas como las anteriores podrían multiplicarse aún más, pero estas son suficientes para establecer que las pruebas magisteriales  de la verdad de la Corredención de María son abrumadora; por eso es claro que ningún católico puede cuestionarlo sin pecar. Sin embargo, la nota teológica precisa de esta enseñanza aún no se ha determinado. ¿Es un dogma tal que su negación constituiría el pecado de la herejía ? ¿O tiene un estado teológico menor?

El p. Joseph de Aldama, SJ, en su tratado Sobre la Santísima Virgen María del compendio dogmático Sacrae Theologiae Summa , establece algunas distinciones necesarias y evalúa el estado teológico de cada uno individualmente:

a) Que María cooperó en la obra de redención, al menos mediatamente, es  una cuestión de fe (de fide) .

b) Que ella también cooperó inmediatamente es una doctrina más conforme a los textos citados de los santos pontífices . De hecho, estos textos, tomados en su conjunto, dan la enseñanza constante durante un siglo de los pontífices romanos, propuesta a toda la Iglesia más claramente con el paso del tiempo. Porque no desconocen las disputas de los teólogos sobre este asunto.

c) Que el título de Corredemptrix se usa correctamente es  cierto ; y no es lícito dudar de su idoneidad.

(Rev. Joseph A. de Aldama, Sacrae Theologiae SummaIIIA: Sobre la Santísima Virgen María , n. 158; cursiva dada).

Se podría escribir un libro completo sobre la asociación de la Santísima Virgen con Cristo en su obra de redención. Se alienta a las personas que estén interesadas en leer más sobre este tema a consultar la literatura apropiada aprobada por la Iglesia anterior al Vaticano II sobre el tema, como el p. Manual de mariología de 3 volúmenes de Juniper Carol , recientemente reimpreso por Mediatrix Press.

Debemos recordar que la Corredempción de la Santísima Virgen no resta valor a la Obra Redentiva de Cristo igualmente o con mayor razón que honrarla como Madre de Dios no le quita el valor de Su Encarnación. Pues asi como Dios no se haría hombre sin la cooperación de una mujer (cf. Lc 1, 38), eligió redimir al mundo no sin la participación de su Madre sin pecado, afligida y dolorosa. La fuente última de la Co-Redención, debemos recordar siempre, es la Voluntad inescrutable de Dios; era simplemente su “voluntad divina especial admitirla y asociarla con Cristo en la obra de la redención” (de Aldama,  Sobre la Santísima Virgen María ).

Por eso, la doctrina de la Co-Redención de María es razonable , de conformidad con la Revelación Divina , y completamente magisterial. Es, además, increíblemente hermosa. 

Todos los católicos deben  asentir a la enseñanza papal

Trágicamente, incluso hay algunos que se llaman católicos y sedevacantistas que niegan la participación de la Santísima Madre en la Redención; optan en cambio por acatar su propia interpretación privada de la enseñanza de la Iglesia, como si ellos tuvieran el derecho de apartarse  del magisterio papal con cualquier pretexto.

Sin embargo, la Iglesia tiene clara la autoridad de la enseñanza papal, incluso cuando se ejerce de manera no infalible. San Roberto Belarmino, el Doctor del Papado, señaló que “todos los católicos están de acuerdo” en que “el Papa, por sí mismo o con un Concilio,  al declarar algo en un asunto dudoso, aunque pueda errar o no, debe ser obedientemente escuchado por todos los fieles ”( De Romano Pontifice , Libro IV, Capítulo II; Traducción de Grant ).

El papa Pío IX exhortó a sus obispos a estar “vigilantes en el acto y la palabra, para que los fieles puedan crecer en el amor a esta Santa Sede, venerarla y aceptarla con completa obediencia; deberían ejecutar lo que la propia Sede enseña, determina y decreta ”( Encíclica  Inter Multiplices , n. 7).

No es sorprendente que lo mismo fue también la clara enseñanza del Papa León XIII:

Si en estos tiempos difíciles, los católicos nos escucharsn, como les corresponde, verían  fácilmente cuáles son los deberes de cada uno en materia de opinión y acción. En lo que respecta a la opinión, todo lo que los pontífices romanos hayan enseñado hasta ahora, o de aquí en adelante enseñarán, debe mantenerse con una mentalidad firme y, con la frecuencia que la ocasión lo requiera, debe profesarse abiertamente.

(Papa León XIII, Encíclica Immortale Dei , n. 41; subrayado añadido).

Sucede mucho de lo contrario con los cristianos ; como reciben su regla de fe de la Iglesia , por cuya autoridad y bajo cuya dirección son conscientes de que fuera de toda duda han alcanzado la verdad. En consecuencia, como la Iglesia es una, porque Jesucristo es uno, así en todo el mundo cristiano existe, y debe existir, una sola doctrina: “Un Señor, una sola fe”, “pero con el mismo espíritu de fe”. poseen el principio de salvación de donde proceden espontáneamente una misma voluntad en todos, y el mismo tenor de acción.

Al definir los límites de la obediencia debida a los pastores de las almas, pero sobre todo a la autoridad del Romano Pontífice,  no debe suponerse que solo se debe rendir en relación con los dogmas de los cuales la negación obstinada no puede separarse del crimen de herejía . Además, no es suficiente sinceramente y firmemente asentir a las doctrinas que, aunque no están definidas por ningún pronunciamiento solemne de la Iglesia, son propuestas por ella para creer, como se revela divinamente, en su enseñanza común y universal, y que el [ Primero] el Concilio Vaticano declaró que hay que creer “con fe católica y divina”. Pero esto también debe tenerse en cuenta entre los deberes de los cristianos, que se dejan gobernar y dirigir por la autoridad y el liderazgo de los obispos y, sobre todo, de la Sede Apostólica.

Y qué apropiado es que esto sea así para que cualquiera pueda percibirlo fácilmente. Porque las cosas contenidas en los oráculos divinos tienen referencia en parte a Dios, y en parte al hombre, y a lo que sea necesario para el logro de su salvación eterna. Ahora, ambos, es decir, lo que estamos obligados a creer y lo que estamos obligados a hacer, están establecidos, como hemos dicho, por la Iglesia utilizando su derecho divino, y en la Iglesia por el Sumo Pontífice.

Por lo tanto,  le corresponde al Papa juzgar con autoridad qué cosas contienen los oráculos sagrados, así como qué doctrinas están en armonía y qué están en desacuerdo con ellas ; y también, por la misma razón, para mostrar qué cosas se deben aceptar como correctas y qué se debe rechazar como inútiles; qué es necesario hacer y qué evitar hacer para alcanzar la salvación eterna. De lo  contrario, no habría un intérprete seguro de los mandamientos de Dios, ni habría una guía segura que le mostrara al hombre cómo debería vivir .

(Papa León XIII, Encíclica  Sapientiae Christianae , nn. 21, 24; subrayado añadido).en 

Para un católico, entonces, el asunto está claro.

¿Quién es el tonto ahora?

En su papel de “Papa” Francisco, Bergoglio dijo que era “tonto” ver a la Santísima Madre como la Corredentora de la humanidad. Sin embargo, resulta que, y esto no será una sorpresa para muchos, Bergoglio es el tonto. Pensando que era sabio, agregó otro pecado mortal a su lista casi interminable de ofensas graves contra Dios Todopoderoso, de quien nadie se burla (ver Gálatas 6: 7): “Porque está escrito: destruiré la sabiduría de los sabios, y la prudencia del prudente la rechazaré. ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este mundo? ¿Acaso Dios no hizo tonta la sabiduría de este mundo? ”(1 Cor 1: 19-20).

Claramente, la redención es la doctrina católica tradicional, y ahora sabemos que es una más que Francisco niega. Dependiendo precisamente de qué aspectos de la participación de la Madre de Dios en el sacrificio redentor de Cristo quiere rechazar cuando lo llama “necedad”, su negación puede o no alcanzar el nivel de herejía esta vez.

Sin embargo, su desprecio de orgullo para el Magisterio de la Santa Madre Iglesia y de la Virgen de los Dolores con toda seguridad no llegará hasta el cielo.