ALL POSTS

OBLIGACIÓN DE SALIR DE LA FALSA IGLESIA CONCILIAR


[En el siguiente artículo se ve claramente que la falsa Iglesia Conciliar salida de un Concilio falso y herético que fue firmado e implementado por casi todo el episcopado, incluidos Mons, Lefebvre y Mons. Thuc, no es la Iglesia Católica que casi dejó de ser visible a la muerte de Pīo XII con la elección del falso profeta Juan XXIII, al que siguieron el cuerpo moral del Anticristo con los “papas” conciliares. La visibilidad de la verdadera Iglesia coincide con la visibilidad de aquéllos  pocos que forman el Cuerpo Místico de Cristo.
Ud. tiene la obligación de salir de esa Secta, so pena de poner en peligro su eterna salvación. Debe abandonar la falsa doctrina del Conciliábulo Vaticano II, y sus inválidos sacramentos y su misa impía, luterana, anglicana y pagana cripto rosacruz. ( de esto tratará el próximo post sobre el Secreto diabólica de la Nueva Misa]


Seguidores de una nueva religión

 RELIGIÓN FALSA DEL VATICANO II

 

Necesitamos liberarnos de la “religión falsa” nacida en 1965 por el Vaticano II. Debemos empezar de nuevo desde donde la Iglesia la dejó: no de los migrantes ni del medio ambiente ni del clima ni de la Pachamama, sino de Jesucristo: “siempre y solo de él”.

por Francesco Lamendola   

http://www.accademianuovaitalia.it/images/gif/chiesa/0-1-cardinali-rossi-19--controllo.gif

 

La mayoría de los católicos de hoy ya no son católicos, sino seguidores de  una nueva religión  que fue fundada subrepticiamente en la época del  Concilio Vaticano II , y que reemplazó al catolicismo sin su conocimiento, con la pérfida participación del episcopado mundial y muy pocos, excepciones brillantes, como la de Mons. Lefebvre  [quien acabó firmando los documentos del Concilio y reconociendo a los falsos papas conciliares, su misa y sacramentos. Su organización es parte de la Secta  Conciliar]

Situación paradójica, y muy difícil de explicar a los católicos de hoy, especialmente a los nacidos después del Concilio, para quienes el catolicismo es esto : libertad religiosa, superioridad moral de los hermanos mayores judíos, reconocimiento de las sectas protestantes, declaración del Islam como religión. de la paz, y la admisión de que cada una de estas religiones falsas conduce tanto a la salvación como a la adhesión a la Iglesia de Cristo (que, en este punto, no está claro qué está haciendo); además, compromisos morales con el mundo moderno en todo, desde el divorcio hasta el aborto, la eutanasia y los llamados matrimonios entre personas del mismo sexo.

Sin embargo, debemos tratar de explicar a estos católicos que no saben que ya no son católicos, o incluso que nunca lo han sido, que la religión que profesan no es la religión católica, como la Iglesia la ha conservado y transmitido, al precio de la sangre de los mártires y con la virtud de los santos, durante mil novecientos años, pero una religión completamente nueva, que traicioneramente pretende ser la vieja:  la religión del Concilio.

http://www.accademianuovaitalia.it/images/00-CARTOLINE/0-VIA-VITA-JESUS-aforismi.jpgNecesitamos liberarnos de la “religión falsa” nacida en 1965 por el Vaticano II. Hay que partir de donde lo dejó la Iglesia: no de los migrantes ni del medio ambiente ni del clima ni de la Pachamama, sino de Jesucristo: ¡”siempre y solo de él”!

Para estar plenamente convencido de esto, si se posee siquiera un mínimo de objetividad y honestidad intelectual, basta comparar los pasajes centrales de dos documentos oficiales de las dos iglesias, el preconciliar (el verdadero) y el conciliar y postconciliar (el falso): el  primero la encíclica  Quanta cura  de Pío IX, de 18 de marzo de 1861, y el Segundo la declaración sobre la libertad religiosa  Dignitatis humanae de Pablo VI, de 7 de diciembre de 1965. Ambos están dedicados al mismo tema: la libertad de conciencia y, en particular, la libertad de profesar la religión que se prefiera, en el marco más amplio de la relación entre el concepto católico de la vida, propuesto por el magisterio eclesiástico. , y la concepción típica de la modernidad, con prácticas afines. Solo hay una palabra posible que transmite la idea de tal comparación:  incompatibilidad absoluta y total.. El segundo documento es la negación radical del primero; el primero surge de una inspiración religiosa que nada tiene que ver con la perspectiva histórica y pragmática del segundo. Se dirá que es lógico, ya que los dos documentos están separados por cien años de historia italiana y mundial: ¡y qué historia!, La historia de la segunda mitad del siglo IX y la primera mitad del XX, con todo lo que ha aportado. : el choque entre iglesia y estado, comunismo y fascismo, las dos guerras mundiales, la bomba atómica, la guerra fría. Pero es una objeción que no resiste un mínimo de reflexión. Aquí no estamos hablando de análisis sociológicos o disertaciones psicológicas y culturales: aquí estamos hablando de la doctrina de la Iglesia y su enseñanza relacionada. La doctrina de la Iglesia es una, inmutable, perennecuán inmutable y perenne es su fuente divina.  Una vez más alguien objetará: sí, pero la forma de anunciar el Evangelio a los hombres cambia necesariamente, según las distintas situaciones históricas. Astucia típica de los seguidores del Concilio Vaticano II: afirma que sólo quiere adecuar el camino del anuncio a las necesidades de los tiempos, y en realidad todo está cambiado, desfigurado y volcado: liturgia, pastoral, doctrina. Además, no es del todo cierto que el cambio doctrinal se haya transmitido, de manera ingeniosa y, por tanto, fraudulenta, tras la pantalla de la renovación pastoral y la reforma litúrgica: por supuesto, también hubo esto, pero no solo esto. El cambio doctrinal ha estado ahí y desde el principio, es decir, desde los documentos oficiales del Vaticano II y no solo después, en los desarrollos posteriores de los puntos ambiguos contenidos en ellos. Para estar convencido de esto, repetimos,  simplemente compare los dos documentos mencionado anteriormente; pero cabe señalar que elegimos dos casi al azar, ciertamente sobre una cuestión de suma importancia, mientras que podríamos haber hecho una elección diferente, a partir de docenas de documentos de antes y después del Concilio Vaticano II. Y el resultado siempre habría sido el mismo: oposición total e irremediable.

http://www.accademianuovaitalia.it/images/ULTIME/0000-PACHAMAMA_3.jpg¿De Cristo a la Pachamama? ¡La mayoría de los católicos de hoy ya no son católicos, sino seguidores de una nueva religión que fue fundada subrepticiamente en la época del Concilio Vaticano II, y que reemplazó al catolicismo sin su conocimiento, con la pérfida participación del episcopado mundial! 

Aquí está el pasaje clave de la encíclica  Quanta cura  (hemos omitido sólo la fuente de las citas de San Agustín y una referencia a la encíclica del predecesor de Pío IX, Gregorio XVI,  Mirari vos ); el texto completo, como el del siguiente documento, se puede encontrar fácilmente en el sitio web oficial del Vaticano (http://www.vatican.va/content/pius-ix/it/documents/encyclica-quanta-cura-8-decembris-1864.html ):

  1. De hecho ustedes saben muy bien, Venerables Hermanos, que en este momento no son pocos los que, aplicando al consorcio civil el perverso y absurdo principio del naturalismo (como lo llaman) se atreven a enseñar que “la excelente región de la sociedad pública y el el progreso civil exige que la sociedad humana se constituya y gobierne sin tener en cuenta la religión, como si no existiera o al menos sin diferenciar entre religiones verdaderas y falsas ”. Frente a la doctrina de las Sagradas Letras de la Iglesia y de los Santos Padres, no dudan en afirmar “la excelente condición de la sociedad en la que el Imperio no reconoce el deber de reprimir a los violadores de la religión católica con las penas establecidas, excepto en la medida en que pedir la paz pública ”. Con esta idea absolutamente falsa de gobierno social, no temen apoyar la opinión sumamente dañina para la Iglesia católica y para la salud de las almas, de Nuestro predecesor Gregorio XVI de venerable memoria llamado delirio, es decir, “la libertad de conciencia y culto es un derecho de todo hombre que debe ser proclamado y establecen por ley en toda sociedad bien ordenada y los ciudadanos tienen derecho a una libertad total que no debe ser restringida por ninguna autoridad eclesiástica o civil, en virtud de la cual pueden manifestar y declarar clara y públicamente sus conceptos, cualesquiera que sean, sean con la palabra, tanto con la prensa como de otras formas ”. Y si bien lo afirman precipitadamente, no piensan y no consideran que predican “la libertad de perdición” y que “si en nombre de las convicciones humanas el derecho a la disputa es siempre libre, atreverse a proclamar que “la voluntad del pueblo manifestada a través de la opinión pública (como dicen) o de otra manera constituye una ley soberana, libre de todo derecho divino y humano, y en el orden político los hechos consumados, por lo consumidos, tienen fuerza de ley ”. Pero quien no vea y sienta plenamente que una sociedad de hombres liberados de los lazos de la religión y la verdadera justicia no puede tener otro propósito que el de adquirir y acumular riquezas, y no puede seguir en sus operaciones ninguna otra ley que una indomable. codicia para servir el propio placer y comodidad? En consecuencia, estos hombres, con odio verdaderamente amargo, persiguen a las Familias Religiosas, aunque extremadamente merecedoras de lo cristiano, civil y literario,

http://www.accademianuovaitalia.it/images/GALLERY/0-roncalli.jpgEl Papa Roncalli inauguró el Concilio en 1962:  con el Vaticano II nació una nueva religión, que ya no es católica, incluso si se hizo creer a los fieles que todo continuaba como antes, ¡solo con algunos pequeños ajustes necesarios por los tiempos cambiantes!

Y esto es lo que dice  Dignitatis Humanae , capítulo dos, sobre los derechos a la libertad religiosa:

Lo que este Concilio Vaticano declara sobre el derecho de los seres humanos a la libertad religiosa tiene su fundamento en la dignidad de la persona, cuyas necesidades ha llegado a conocer cada vez más la razón humana a través de la experiencia de los siglos. En efecto, tal doctrina sobre la libertad tiene sus raíces en la revelación divina, por lo que los cristianos deben respetarla aún más con sagrado compromiso. Aunque, de hecho, la Revelación no afirma explícitamente el derecho a la inmunidad frente a la coacción externa en materia religiosa, sin embargo da a conocer la dignidad de la persona humana en toda su amplitud, muestra el respeto de Cristo por la libertad humana de los seres humanos en el cumplimiento del deber de creer en la palabra de Dios, y nos enseña el espíritu que los discípulos de tal Maestro deben asimilar y manifestar en todas sus acciones. Todo esto ilustra los principios generales en los que se basa la doctrina de esta declaración sobre la libertad religiosa. Y ante todo, la libertad religiosa en la sociedad está en plena correspondencia con la libertad propia del acto de la fe cristiana.

Un elemento fundamental de la doctrina católica, contenida en la palabra de Dios y constantemente predicada por los Padres, es que el ser humano está obligado a responder a Dios creyendo voluntariamente; por lo tanto, nadie puede ser obligado a abrazar la fe en contra de su voluntad. De hecho, el acto de fe es por su propia naturaleza un acto voluntario, ya que los seres humanos, redimidos por Cristo Salvador y llamados en Cristo Jesús a ser hijos adoptivos, no pueden adherirse a Dios que se les revela, a menos que el Padre los dibuja y si no le rinden a Dios un respeto razonable y libre de fe. Por tanto, es plenamente coherente con la naturaleza de la fe que en materia religiosa se excluyen todas las formas de coacción por parte de los seres humanos. Y, por tanto, un régimen de libertad religiosa contribuye no poco a crear ese

 

http://www.accademianuovaitalia.it/images/BALDISSERA/CONCILIO/0-montini-roncalli.jpgRoncalli y Montini: los dos papas del Concilio Vaticano II

 

Como vemos,  la astucia de los editores de  Dignitatis Humanae  (título que ya es todo un … programa masónico) consiste en desviar el objeto de la discusión de la libertad religiosa entendida como la libertad de conciencia para buscar la verdad, concepto inseparable del de la deber de conciencia de seguirlo, una vez encontrado, al concepto de buscar la verdad sin ser sometido a presiones o coacciones externas. ¿Cuándo ha enseñado la Iglesia que debe usarse la violencia para obligar a las personas a aceptar el evangelio de Jesucristo? En la Roma de los papas siempre ha habido una comunidad judía próspera: ¿cuándo se vio obligada a abandonar la religión de los padres y bautizarse? Y lo mismo ocurre con todos los demás casos. Hay, es cierto, las excepciones de España, con la conversión forzada de los  moriscos  y  marranos , y de[Esto no es así , los marranos  eran falsos cristianos que engañaban y seguían practicando ocultamente su fe] Bohemia, con la de los luteranos y los husitas: pero son iniciativas de la dinastía de los Habsburgo, en las dos ramas de Madrid y Viena. . Luego está el caso de los herejes, en particular los cátaros, y de personalidades aisladas, como  Giordano Bruno.; pero aquí el discurso es diferente. Los herejes son católicos que en algún momento pretenden cambiar de doctrina en nombre de una nueva fe (en el caso de Bruno, un fraile que había tirado varias veces su hábito para luego volver a ponérselo según su conveniencia, pasando varias veces de Catolicismo al calvinismo y al luteranismo, y luego nuevamente al catolicismo) y la Iglesia siempre los ha considerado enemigos injustos, serpientes levantadas en su interior, que esparcen el error de la forma más sutil, manipulando la verdad de Cristo. Como las iglesias protestantes, la Iglesia de Roma ha visto en ellas traidores muy peligrosos, capaces de confundir las almas y arrastrarlas lejos de Cristo, con todo lo que sigue. Esto no pretende argumentar que las persecuciones de herejes fueron algo bueno, pero solo que respondían a los criterios jurídicos de la época, incluso en países no católicos (las persecuciones anticatólicas en Inglaterra de Isabel y Jaime I Stuart fueron terribles), y además los herejes tenían la oportunidad de enmendarse y recuperar la libertad, si confesaron sus errores y volvieron a entrar en la Iglesia: la condena se desencadenó cuando volvieron a caer en la herejía por segunda vez. Estas prácticas habían cesado durante mucho tiempo, no solo en el momento de la condena se desencadenó cuando recayeron por segunda vez en la herejía. Estas prácticas habían cesado durante mucho tiempo, no solo en el momento de la condena se desencadenó cuando recayeron por segunda vez en la herejía. Estas prácticas habían cesado durante mucho tiempo, no solo en el momento de Concilio Vaticano II , pero también en el del pontificado de Pío IX: y, por tanto, ¿cuál es el propósito de reafirmar el derecho a buscar la verdad sin restricciones? ¿Por qué no decir, en todo caso, que este derecho fue negado por otros, por los musulmanes, por ejemplo, en varios países de África y Oriente Medio, y sobre todo por los comunistas, que persiguieron a decenas de millones de católicos y que no solo no fueron excomulgados solemnemente ( sin embargo, estaba vigente la excomunión de Pío XII), como muchos esperaban, pero no recibió una sola palabra de culpa, en cumplimiento del acuerdo de secreto criminal de Metz del 13 de agosto de 1962 con el que Pablo VI abandonó a los católicos de Europa del Este a su suerte, así como Bergoglio abandonó hoy a los católicos chinos a su suerte, y siempre por la misma razón: para hacer un pacto con sus respectivas dictaduras comunistas, ayer de la Unión Soviética, hoy de la República Popular China.

 

http://www.accademianuovaitalia.it/images/SATIRA/0-kerl-rahner.jpgEl padre jesuita Karl Rahner que inspiró el Concilio del “Giro Antropológico”: ¡en el centro ya no está Dios, sino el Hombre!

Astutamente, por tanto, los redactores de  Dignitatis Humanae  han desplazado el significado del término “libertad” del plano de la coerción material al de la elección personal, pero sin parecerlo, más bien pretendiendo centrarse precisamente en el derecho a no ser forzado contra propia conciencia. Pero  el problema de la libertad religiosa , para un cristiano, no se plantea en estos términos: no se trata de responder a la pregunta de si es legítimo obligar a alguien a hacerse cristiano y católico (cuestión cuya respuesta sólo puede ser negativa), sino de si es lícito para cualquiera, después de haber buscado sinceramente la verdad y haber encontrado la Palabra del Dios verdadero, contenida en los  Evangelios  y otros textos de la  Biblia, y formando, junto con la Tradición, es decir, con la enseñanza oral de Jesús y sus discípulos, la Revelación divina, despreciarla y rechazarla. Este es el problema y nada más.  Ahora bien, la Iglesia siempre ha enseñado que la Iglesia ofrece a cada alma los medios adecuados para la salvación, transmitiendo fielmente, con la ayuda del Espíritu Santo y la asistencia de los sacramentos, los contenidos de la Revelación divina (de ahí la importancia esencial de la ‘obra misionera en todo el mundo); pero que si un alma, después de haber recibido tales contenidos, los rechaza a sabiendas, entonces se coloca fuera de la Verdad y, en consecuencia, fuera de la salvación. Nadie viene al Padre sino por mí , les dice Jesús a sus discípulos, al final de la Última Cena; Yo soy el camino, la verdad y la vida . Y otra vez:  no vine al mundo para condenarlo, sino para salvarlo; pero el mundo ya se ha condenado a sí mismo, porque los hombres prefirieron las tinieblas a la luz . Y de nuevo, a sus discípulos, como última exhortación:  Id por todo el mundo a bautizar y predicar el Evangelio: el que crea se salvará, pero el que no crea, será condenadoEsto está escrito en los  Evangeliosesto es lo que dice el mismo Jesús; pero lo que dicen los documentos del Concilio es muy diferente, y lo que los papas, obispos y el clero han enseñado y hecho desde ese evento es aún más diferente. Enseñaron que cualquiera que busque a Dios merece la salvación, independientemente de la religión que abrace: sea verdad, la de Jesucristo, o sea una falsa, o incluso el rechazo de todas las religiones y cualquier idea de divinidad. Y, por tanto,  es evidente que con el Concilio Vaticano II nace una nueva religión , que ya no es católica, aunque a los fieles se les haya hecho creer que todo siguió como antes, solo con unos pequeños ajustes necesarios por los tiempos cambiantes.

http://www.accademianuovaitalia.it/images/0-0-BIS2020/000-jesus_77.jpg¿Sigue siendo la Iglesia de Cristo hoy? ¡La doctrina de la Iglesia es una, inmutable, perenne, como inmutable y perenne es su fuente divina!

Elegimos  la cuestión de la libertad religiosa , pero, repetimos, podríamos haber elegido cualquier otro tema: donde sea que salte a la vista, o deba saltar, si a estas alturas los católicos no estuvieran casi hipnotizados y pasivos por el hábito, que ya no se trata de una misma religión predicada de manera ligeramente diferente, pero de  dos religiones, diferentes e irreconciliables  de la manera más absoluta, porque  la segunda es la odiosa falsificación de la primera , de  cuyo nombre todavía dice presumir y de cuya historia se ha apoderado con el ‘farsa. Cuando entramos en una iglesia, y en vano buscamos la luz que señala la Presencia del Cuerpo de Cristo; cuando ni siquiera podemos arrodillarnos ante Dios, porque hay asientos pero no bancos con reclinatorios, como en la basílica de Sant’Anastasia en Roma; cuando, durante la Santa Misa, la asamblea ya no se vuelve hacia el altar mayor, donde se guarda el Santísimo Sacramento, sino hacia esa horrible mesa de mármol detrás de la cual está el sacerdote, como si fuera nuestro Señor, intentamos una sensación de frialdad en el alma, porque nos damos cuenta de que  Jesucristo ya no es reconocido por sus ‘fieles’ en su realeza universal , sino que en su lugar los seguidores del Concilio han entronizado al hombre mismo, como lo deseaba e indicaba de la muy falsa teología de  Karl Rahner y sus seguidores, como  Walter Kasper , y de la pastoral de falsos pastores, como el cardenal francmasón  Carlo Maria Martini  (hablando de libertad religiosa: la de la “silla de los no creyentes”) o el siervo  David Maria Turoldo  (el que exhortó a votar a favor del divorcio y el aborto, y que rompió el rosario en público).

http://www.accademianuovaitalia.it/images/0-03MISTI/000-ANTICATTOLICO.jpgHoy los fieles están hipnotizados y pasivos por el hábito de que ya no se trata de una misma religión predicada de manera ligeramente diferente, sino de dos religiones, diferentes e irreconciliables de la manera más absoluta, porque la segunda es la odiosa falsificación de la antes, cuyo nombre todavía dice presumir y cuya historia se ha apoderado del engaño.

Las aberraciones que venimos asistiendo en los últimos años, sacerdotes que no tienen el Credorecitado   porque dicen que no lo creen, otros que niegan a los fieles la Misa de Navidad por “solidaridad con los migrantes”, todos vienen de allí:  de la falsa religión nacida en 1965 . Ya no católico, sino modernista. ¿Qué hacer entonces? Date cuenta del engaño de cincuenta años; relegar al ominoso Concilio Vaticano II al olvido; y empezar de nuevo desde donde lo dejó la Iglesia. No de los migrantes, ni del medio ambiente, ni del clima, ni de la Pachamama, sino de Jesucristo: siempre y solo de Él.

Necesitamos  liberarnos  de la  religión falsa  del Vaticano II

por  Francesco Lamendola

 

continúa en:

http://www.accademianuovaitalia.it/index.php/cultura-e-filosofia/teologia-per-un-nuovo-umanesimo/9543-falasa-religione-del-vaticano-ii