ALL POSTS

¿SOMOS JUDEO-CRISTIANOS? ¡POR FAVOR SEAMOS SERIOS!


Hermanos menores

¿SOMOS  JUDEO- CRISTIANOS?

Por Francesco Lamendola 

¿Somos todos judeocristianos? ¡Por favor, seamos serios! Hoy, parafraseando a Croce, ¿deberíamos todos ser judíos? Jesús era, sí, un judío, pero un judío que fue rechazado por el judaísmo precisamente por la universalidad de su mensaje.                                                                                                                                                por Francesco Lamendola

http://www.accademianuovaitalia.it/images/gif/000-NUOVI/0---gesu-sinedrio.gif

Hemos visto que  toda la máquina del Concilio Vaticano II  fue concebida, ensamblada, implementada para satisfacer las demandas del judaísmo, y especialmente de los B’nai B’rith, explotando magistralmente la impaciencia y las ambiciones sinceras pero muy confusas de renovación y reformas que vinieron del clero católico. También hemos visto que  el resto de  Nostra Aetate fue prácticamente escrito por los miembros de la  B’nai B’rith , por invitación y pedido de Juan XXIII, quien les había preguntado qué esperaban de la Iglesia y del concilio.

Finalmente vimos que ese “punto de inflexión”, si queremos llamarlo así, pero sería más exacto llamarlo traición, fue posible gracias al intento de Hitler de erradicar el judaísmo de Alemania y Europa en la última fase de la Segunda Guerra Mundial, después de  la Conferencia de Wannsee , es decir, entre 1942 y ’45; mejor aún, por la explotación sin escrúpulos de estos dramáticos hechos por parte de los lobbies y agencias sionistas, por ejemplo, sacudiendo el gusano de los supuestos “silencios” de  Pío XII y por tanto actuando con el arma del chantaje moral: «Ustedes los cristianos han guardado silencio, por eso han sido corresponsables de lo sucedido; ahora, lo mínimo que puedes hacer en compensación es reconocer que tu actitud hacia nosotros los judíos siempre ha sido injusta, que durante siglos nos has discriminado injustamente; y que ahora te pongas de nuestro lado sin “peros” y sin “peros” ». Este chantaje jugó, entre otras cosas, un papel crucial en el reconocimiento del  Estado de Israel, nacido el 14 de mayo de 1948, sacrificando en el altar de la culpa europea la tragedia, entonces iniciada, del pueblo árabe palestino, expulsado de sus hogares y obligado a vivir en los campos de refugiados de los países acabados del estado sionista; e hizo un uso masivo del arma de la propaganda mediática, especialmente el cine de Hollywood, con películas como  Exodus  que moldearon la imaginación del público en un sentido acríticamente pro israelí.

http://www.accademianuovaitalia.it/images/SATIRA/0-GALLERY-PILATO.jpgEl principal escollo del diálogo es el hecho indiscutible de que el judaísmo rechazó a Jesucristo, que él lo mató y persiguió a sus apóstoles con extrema furia.

También hemos visto cómo, para justificar un giro similar en las relaciones con el judaísmo, e indirectamente con otras religiones, que de repente se convirtieron en legítimas y buenas vías para alcanzar la verdad divina, era necesario “normalizar” la pastoral y la propia doctrina católica, un replanteamiento radical del magisterio, teniendo sin embargo la suprema capacidad de no presentar este replanteamiento como lo que fue, una inversión de lo que la Iglesia siempre ha enseñado, sino una “profundización”, dictada a los padres conciliares por una mayor comprensión de la revelación divina. Y primero fue necesario eliminar  el principal escollo en el camino de una “normalización” similar: el hecho indiscutible de que el judaísmo rechazó a Jesucristo, que le dio muerte y persiguió a sus apóstoles con extrema furia; y que luego, a lo largo de los siglos, no solo atenuar su odio anticristiano lo ha multiplicado por cien, alimentándolo implacablemente con textos talmúdicos y con sus oraciones y prescripciones, que obligan a los judíos a no ver a los hermanos como cristianos en los cristianos, e incluso hermanos menores (ya que ahora la Iglesia postconciliar ve en los judíos hermanos mayores), sino enemigos a los que execrar y rechazar sin piedad, aplicándoles, al pie de la letra, la ley de la represalia, sin olvidar la menor ofensa, sino guardando toda ofensa en el corazón, verdadera o presunta, Así se inventó la pastoral del diálogo : una pastoral que engañaba y falseaba pérfidamente la verdad, como lo demuestra el hecho de que mientras los católicos, a fuerza del “diálogo”, acabaron negando el valor de la redención de la muerte de Jesucristo, declarando vergonzosamente que  la Antigua Alianza  es siempre válida y que por tanto los judíos, que todavía maldicen y niegan a Cristo, se salvarán de lo que los cristianos, por su parte, no han hecho la más mínima concesión, no han repasado en ningún su actitud comienza, y permanecen más que nunca encaramados en sus posiciones: ser  el único pueblo elegido, de haber hecho lo bueno y lo justo al dar muerte a Jesucristo y no tener lecciones que aprender de la historia, si es que un gran crédito moral que cobrar, o más bien una deuda insaciable, que nadie podrá pagar jamás.

http://www.accademianuovaitalia.it/images/SATIRA/0-GALLERY-RABBINI.jpg¿Somos todos judeocristianos? ¡Por favor, seamos serios!

Una gran cantidad de eruditos bíblicos y teólogos posconciliares se pusieron a trabajar para preparar las mentes para este cambio radical; para hacerlos olvidar, junto con el Catecismo de Pío X, lo que la Iglesia siempre ha enseñado sobre los judíos, como de hecho sobre todas las religiones falsas: que no hay salvación fuera de Cristo y que los judíos ya no son los destinatarios y guardianes de la promesa divina, después de haber querido la muerte de Salvador  durante dos mil años, negando obstinadamente la naturaleza mesiánica, y por tanto divina, de Cristo. Para lograr esto, no escatimaron esfuerzos y fueron tan audaces como para dar la impresión de que los judíos, no los cristianos, están en posesión de la verdad; que los cristianos los miren con reverencia y humildad, como corresponde a los hermanos menores con los mayores; que debe olvidar cualquier pretensión de haberlos superado por su fe en Cristo; y tener en cuenta que después de todo, Jesús mismo era un judío observante y por tanto que nuestra verdadera religión es, sí, el cristianismo, pero sería más acertado hablar de judeocristianismo, porque los primeros seguidores de Jesús fueron judíos, la primera iglesia fundada después de su muerte fue la de Jerusalén, y los paganos participaron en el anuncio sólo  en un momento posterior, casi como si se tratara de un accidente de la historia y no la consecuencia directa del hecho de que la gran mayoría de Israel no quiso saber nada de Cristo y de su Evangelio  y de sus seguidores y esto indujo a san Pablo y a otros apóstoles a dirigir su predicación a otros  pueblos y no sólo a los judíos. No hace falta decir que las verdades a medias mezcladas con mentiras reales o las ambigüedades utilizadas  sin escrúpulos han recortado la verosimilitud histórica y la ortodoxia doctrinal.  Por lo tanto, según dicen, los cristianos deben ser circuncidados , deben reconocerse como discípulos de un rabino judío, y considerarse a sí mismos como los tardíos y todo lo que se considera no previsto enviado al banquete de la Revelación divina.

http://www.accademianuovaitalia.it/images/BALDISSERA/CONCILIO/0-GALLERY-ebrei-concilio.jpgEl cardenal Augustin Bea, fotografiado aquí con el rabino Abraham Joshua Heschel durante la reunión de 1963 con la representación del Comité Judío Americano, fue uno de los protagonistas del Concilio Vaticano II, comprometiéndose personalmente en la redacción de la declaración Nostra aetate.

Y en cuanto  a las raíces de nuestra civilización , ¿deberíamos llamarlas judeocristianas, como hacen ahora casi todos los intelectuales, tanto laicos como católicos, olvidando a Platón y Aristóteles y el hecho de que el Evangelio mismo nos llegó en griego, a través de Griego y según las categorías del pensamiento griego? Es decir, en otras palabras, que  las raíces de nuestra civilización son grecocristianas y no judeocristianas , ya que el judaísmo no tiene nada que ver con nuestra cultura, salvo el hecho de que  Jesús era, sí, judío, pero un judío que fue rechazado por el judaísmo precisamente por la universalidad de su mensaje, que se difundió gracias a la existencia del Imperio Romano y, por tanto, desde el principio, en el marco de la cultura grecorromana. Aceptar el enfoque pro-judío es como admitir que el cristianismo era algo inútil; que la verdad y la salvación ya estaban en el judaísmo y que han permanecido allí, a pesar de todo; que Jesús no vino a agregar nada a lo ya conocido para lograr la salvación; que su muerte, querida además por los romanos y no por los judíos (que es  una   falsificación histórica ) en todo caso no cambia sustancialmente la perspectiva; y por tanto, en el análisis final, no estaría claro ni por qué Jesús se encarnó y vino entre los hombres, ni por qué murió en la cruz y luego resucitó.

http://www.accademianuovaitalia.it/images/ULTIME/000-PAECELLI_2.jpgLa pesadilla de los supuestos “silencios” de Pío XII y el arma del chantaje moral: “¡Ustedes los cristianos han guardado silencio, por eso han sido corresponsables de lo ocurrido!”

Las tesis de un libro como Beginning from Jerusalem  de  Francesco Rossi De Gasperis , protegido del cardenal masón y projudío Carlo Maria Martini, conducen necesariamente a tales absurdos   (pero tenemos que acostumbrarnos  al concepto de que el  pro-judaísmo y la masonería, o pro-masonería , son uno cuando se trata de miembros del clero católico). Un libro de casi 600 páginas, publicado por Edizioni Piemme en 1997, que quiere persuadirnos de que todos somos, después de todo, judíos cristianos; que amar al pueblo judío es equivalente a reevaluar completamente  el componente judío del cristianismo (y aquí está la mezcla entre el judaísmo como concepto étnico y el judaísmo como religión); que los papas, los teólogos, los concilios anteriores al Vaticano II no habían entendido estas cosas, pero ahora, por suerte para nosotros, las hemos entendido; y que debido a su odio contra los judíos, los cristianos palestinos se oponen al diálogo con Israel y fomentan la resistencia armada palestina contra Israel. Todo eso explica por qué durante el Concilio Vaticano II fueron precisamente los obispos de Oriente Medio, quienes por todos los demás aspectos tomaron partido sin vacilar contra el frente progresista, respecto a  Nostra aetate. estaban en contra, como estaban en contra de la apertura al judaísmo. El único mérito que reconocemos en ese gran volumen que, teológicamente hablando, es un auténtico engaño, es que el autor, en el fragor de sus argumentos, a veces se olvida de la necesaria cautela y deja lo que otros colegas de sus más astutos susurran a con la boca pequeña,  pero con la suprema capacidad de retractarse, si por casualidad alguien se da cuenta de la mistificación y exige una aclaración precisa. Por ejemplo, después de haber admitido, con mucha desgana, que Israel  aún no ha reconocido el tiempo de la visión decisiva  (p. 72), una expresión supremamente endulzada y modesta para decir que Israel rechazó a Jesús y quiso condenarlo a muerte y maldecir su memoria. , viene a la urgencia de una primera lectura hebrea de las Escrituras  y en particular del Nuevo Testamento  (p. 74), reflejando que hay  dos israeles  , el que acepta y el que rechaza a Cristo, que siguen siendo “Israel” (p. 77); que se ha producido un cisma entre Israel y Jesús   y que es sobre todo  un cisma  intrajudío (p. 78). Por tanto, si las palabras tienen algún significado, los cristianos deberíamos considerarnos judíos que han reconocido a Jesús, hermanos menores de aquellos otros judíos que hasta ahora no lo han reconocido, pero ojalá tarde o temprano lo hagan; y en resumen, que todo el  cristianismo no es más que una variante del judaísmo, y la historia de la Iglesia ya no es la historia de la salvación del pueblo de Dios, sino la historia de cómo los cristianos olvidaron sus raíces judías, un grave error de perspectiva que afortunadamente el Concilio habría subsanado.

http://www.accademianuovaitalia.it/images/0-0-2020NUOVI/0000000-WOITILA_BANAIBRITH.jpgJuan Pablo II en 1984 en audiencia con una delegación de la masonería exclusivamente judía de los B’nai B’rith.

Sin embargo,  la cúspide de la mistificación  llega después, donde hablamos de la Shoá, y la nuestra no duda en proponer que consideremos a esta última como el acontecimiento  que marcó un antes y un después para la teología y la exégesis bíblica cristiana  ( p. 432), lo cual es absurdo desde el punto de vista histórico y blasfemo desde el punto de vista doctrinal¿Cómo se puede argumentar que la Shoá, un acontecimiento de la historia moderna, sugiere, o más bien impone, un vuelco radical de la perspectiva bíblica y teológica? ¿Cómo se puede argumentar que para leer y comprender correctamente la Biblia y el Evangelio, el cristiano debe tomar la Shoá como punto de partida y como elemento esclarecedor? ¿Qué tiene que ver la Shoah con la relación entre los cristianos y la Biblia, entre los cristianos y el Evangelio? Y, sin embargo, es precisamente lo que afirma nuestro autor, que, citando a F. Mussner,  El pueblo de la promesa , llega a escribir que Israel es la raíz perenne de la Iglesia; que continúe la alianza entre Dios y el pueblo elegido; y que para comprender plenamente las Escrituras, los cristianos deben liberarse de los lentes deformantes del antijudaísmo, que les han impedido enfrentarse al verdadero Israel, que Dios nunca ha repudiado y que sigue siendo el auténtico pueblo elegido (p. 433).

http://www.accademianuovaitalia.it/images/ULTIME/00-RABBINO.jpgEl único pueblo elegido: ¿los judíos? Con el Concilio se inventó la pastoral del diálogo: una pastoral que engaña y falsea perversamente la verdad, como lo demuestra el hecho de que mientras los católicos, a fuerza del “diálogo”, han acabado negando el valor de la redención de la muerte de Jesucristo. , declarando descaradamente que la Antigua Alianza es siempre válida, los judíos, por su parte, no han hecho la más mínima concesión, no han revisado su actitud en lo más mínimo, y permanecen más que nunca encaramados en sus posiciones: ser el único pueblo elegido!

Y podríamos seguir, pero creemos que es suficiente. Hay más que suficiente para entender hacia dónde querían y quieren ir: hacer que los cristianos se sientan perpetuamente menores, perennemente inadecuados, así como perennemente culpables por no haber comprendido una verdad tan simple y clara: que  el pueblo elegido por Dios son los judíos , y no los que han creído y creen en su Hijo; es decir, que toda la historia del cristianismo no es otra que la historia de un cisma que tuvo lugar dentro de Israel, por el cual,   parafraseando a Croce, todos deberíamos ser judíos., en lugar de cristianos, ya que el concepto de Israel incluye el concepto de cristiano, mientras que el concepto de cristiano no incluye el de Israel. ¿Lo captas? Aquí queda claro entonces una serie de hechos que de otro modo aparecerían como rarezas inexplicables. Ahora se explican las visitas de los papas en la sinagoga de Roma, los viajes a Jerusalén y Auschwitz, las dolorosas paradas en el Muro de las Lamentaciones, la expulsión de las monjas del convento de Auschwitz, porque la existencia de un convento católico ofende la memoria de las víctimas (que no fueron solo judíos); aquí se inclinan y besan a los supervivientes de la Shoá; aquí está la actitud de humildad, contrición, auto-humillación de tantos miembros del clero cada vez que se encuentran con hermanos mayores; aquí están las decenas, cientos y miles de visitas privadas, siempre concedidas por el Santo Padre a las organizaciones judías, especialmente a los B’nai Brith, cuyo contenido sigue siendo confidencial, pero que a estas alturas se puede imaginar bien; aquí está el misterioso bloqueo del anuncio de santidad del  padre Léon Dehon, sobre la base de escandalosas acusaciones de antisemitismo por determinados artículos del diario  La Croix  (confundiendo deliberadamente antisemitismo y antijudaísmo religioso, que es otra cosa), mientras Bergoglio no encuentra tiempo para recibir al  cardenal Caffarra  que quería pedirle una aclaración sobre  Amoris laetitia , o el  cardenal Zen , que vino adrede para explicarle la situación real de los católicos chinos tras el lamentable acuerdo que quería con el régimen de Pekín; aquí están los silencios embarazosos sobre la conversión de  Edith Stein  o del rabino  Eugenio Zolli . Todo se vuelve claro, una y otra vez, teniendo en cuenta cómo nació  Nostra aetate; y por qué monseñor Lefebvre fue excomulgado; y por qué debemos culpar a los “silencios” del Papa Pacelli.

¿Somos todos judeocristianos? ¡Por favor, seamos serios!

por  Francesco Lamendola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s