ALL POSTS

P. Vigano: La revolución del Vaticano II, la anti-iglesia y el Nuevo Orden Mundial


[Interesantísimo artículo que traigo de Fide Católica , en él el autor muestra lo cerca que el P. Viganò (sin título de monseñor, pues en consonancia con sus ideas debería renunciar a su espurio arzobispado) está de la posición verdaderamente católica que es la de los que no reconocen a los papas conciliares su legitimidad es decir admiten su carácter de usurpadores, pero a la que inexplicablemente no llega.
Yo, personalmente, me atrevo también a hacer una apostilla al autor del artículo: Cuando el P. Viganò pone el comienzo de la resistencia a Mons. Lefebvre, el autor señala como anteriores a él,  a algunos de los más conspicuos personajes Sedevacantistas. La verdad es que acertaron en señalar la SEDE VACANTE, pero no estuvieron acertados en crear Iglesias paralelas (No puede existir Iglesia alguna sin papa, Pío IX ) que, en realidad se oponen acerbamente entre sí, y son verdaderas sectas supuestamente catölicas. Algunos (Conclavistas) llegan al extremo de reclamar para sí el ser la verdadera Iglesia Católica despojando a las demás sectas “católicas” de ese timbre de honor, por su carácter herético, según ellos,  al no estar prestos a realizar entre ellos, una nueva elección papal. Ahora bien, siempre en mi opinión, ninguna de ellas, es verdaderamente católica al rechazar el verdadero magisterio católico, por ejemplo Vacantis Apostolicae Sedis de Pío XII, y numerosos cánones que vierten en leyes el magisterio infalible.
Por otra parte ni el P. Viganò ni su comentarista extraen las consecuencias de estar bajo el dominio del Anticristo, que se manifestó inmediatamente después de retirado el Katejon (que el  P. Viganó no identifica con el papa legítimo, sino con la Iglesia) que como  sostienen numerosos teólogos y han sostenido en el padado sería el papa, como lo hace Berry en particular ). Con esta posición propia, que no es mía sino que ha sido sostenida por algunos antes que yo, las cosas cuadran perfectamente. Estamos sin papa, y bajo el reino del Anticristo, y por lo tanto sin Misa, y por consiguiente  sin sacramentos,  y sometidos a un continuo bombardeo de ideas erróneas que lanzan no sólo la sociedad, sino la falsa iglesia, y las sectas “católicas”. Nuestro deber es “sentarnos” como aconsejó Pascal, y orar para fortalecernos en la Fe, y en la esperanza de la Restauración de la verdadera Iglesia, profetizada por tantos, quizás preámbulo de la venida gloriosa de Nuestro Señor, cuya fecha nadie conoce pero que podemos barruntar  no muy lejana.]

[Comienza el texto del artículo  de lectura muy recomendada]

Este viernes 23 de octubre, y mientras las noticias en duovaticano se han intensificado seriamente, el padre Vigano pronunció por primera vez un discurso en directo para la CIC (Conferencia de Identidad Católica) en Pittsburgh (Pensilvania). Nos parece útil transcribir y resumir para nuestros lectores algunos extractos esenciales de este discurso, en la medida en que el P. Vigano expresó opiniones cada vez más concretas sobre la situación de la Iglesia.

En primer lugar, y a diferencia de prelados conservadores como Burke, Schneider o Sarah, el padre Vigano se distingue por admitir que la crisis modernista no es ciertamente un fenómeno propio del reinado de Francisco, sino un proceso que se inicia directamente hace 60 años. atrás, en el Vaticano 2. Durante esta conferencia, titulada ”  Francisco el chivo expiatorio: cómo la revolución del Vaticano II sirve al nuevo orden mundial  “, el padre Vigano tiene la intención de distinguir la Iglesia católica de la contra-iglesia modernista, y desafía directamente a los conservadores que persisten en no querer volver a las causas reales de esta situación, a saber, el Vaticano 2.

Según el padre Vigano, habría una “  iglesia profunda  ” cuyo papel sería cumplir los planes de los globalistas y la masonería. Considera que estos individuos son relativamente una minoría, pero sin embargo, extremadamente influyentes. Vigano define este nuevo orden mundial de la siguiente manera:

Sabemos que el proyecto del nuevo orden mundial consiste en el establecimiento de la tiranía masónica: un proyecto que se remonta a la Revolución Francesa, la Ilustración, el fin de las monarquías católicas y la declaración de guerra contra la Iglesia. Podemos decir que el nuevo orden mundial es la antítesis de la sociedad cristiana. Sería la realización de la satánica Civitas Diaboli (ciudad del diablo), opuesta a la Civitas Dei (Ciudad de Dios) en el marco de esta eterna lucha entre la luz y la oscuridad, el bien y el mal, Dios y satanás.

El padre Vigano afirma así que la Iglesia siempre ha sido el kathéchon , es decir, la fuerza de resistencia contra los planes del anticristo. Según él, “la  Sagrada Escritura nos advierte que en la manifestación del Anticristo, este obstáculo, el katechon, habrá dejado de existir  “. Continuando con una nota escatológica, luego afirma que:

Cuando la Iglesia, especialmente su Papa, deja de resistir el espíritu del mal, algo está por suceder. Me parece obvio que el fin de los tiempos se acerca ahora ante nuestros ojos, ya que el misterio de la iniquidad se ha extendido por todo el mundo con la desaparición de la valiente oposición del kathechon.

Estas palabras nos parecen teológicamente confusas, al menos en su formulación, porque la Iglesia, evidentemente, no puede, en esencia, dejar de serlo. Tampoco puede dejar de hacer lo que constituye su esencia misma, es decir, precisamente resistir todas las fuerzas del mal. No podemos creer que el padre Vigano pueda ignorar las doctrinas elementales sobre la indefectibilidad de la Iglesia. Volveremos a estas posibles confusiones semánticas en nuestros comentarios al final de la página.

El padre Vigano luego evoca noticias recientes y golpea a Francisco, el jefe de la “iglesia profunda”, que se niega a permanecer fiel a Jesucristo ya su doctrina y enseña “el  ecumenismo y la hermandad universal”. de la iglesia anti-Bergogliana  ”en Fratelli Tutti . Cabe señalar aquí que el padre Vigano ahora usa con frecuencia el término ”  anti-iglesia  “. Ahora bien, si hay “anti-iglesia”, es porque hay, por tanto, ”  anti-papa  “. Veamos si el padre Vigano llega a esta conclusión en el resto de su discurso.

Según Vigano, esta “anti-iglesia” creó “condiciones extraordinarias”:

En tiempos extraordinarios, los eventos tienen lugar fuera del marco ordinario conocido por nuestros padres. En tiempos extraordinarios, nos encontramos ante un Papa que engaña a los fieles. Vemos príncipes de la Iglesia acusados ​​de crímenes que en otros tiempos hubieran horrorizado a todos y hubieran sido castigados con severos castigos. Vemos en nuestras iglesias ritos litúrgicos que parecen sacados directamente del espíritu perverso de Cranmer. Vemos a los prelados transportando el ídolo impuro de la Pachamama a la Basílica de San Pedro. Vemos al Vicario de Cristo pidiendo disculpas a los adoradores de este simulacro, cuando un católico tiene la osadía de arrojar el ídolo al Tíber .

Aparte de cierta confusión en el vocabulario, uno creería leer aquí los textos de los grandes clérigos tradicionalistas de las décadas de 1970 y 1980, y vemos que Vigano leyó claramente algunos de ellos cuando identifica la influencia anglicana del rito Novus Ordo.

Vigano luego continúa con algunas observaciones más pertinentes, especialmente cuando admite que la “  anti-iglesia de  Bergoglio” es mucho anterior al propio Bergoglio, y que ella tiene al menos 60 años:

Durante estos 60 años, hemos conocido el eclipse de la verdadera Iglesia por una contra-iglesia que poco a poco usurpó su nombre, ocupó la curia romana y sus dicasterios, sus diócesis, sus parroquias, sus seminarios, sus universidades. , sus conventos y sus monasterios.

Vigano va aún más lejos al afirmar que esta anti-iglesia también tiene:

Usurpó su autoridad, mientras sus ministros usurparon sus sagradas túnicas. Usurpa su prestigio y poder para apropiarse de sus tesoros, bienes y finanzas .

Estas palabras son sin duda las más relevantes y acertadas de todo el discurso del padre Vigano. Esto es exactamente lo que los católicos sedevacantistas han afirmado al menos desde principios de la década de 1970. Además, Vigano continúa denunciando el avance del modernismo a través del Concilio Vaticano 2 y saludando a la resistencia y a la “ Presciencia  ” de “  Monseñor Lefebvre y algunos otros prelados  ”.

Sería interesante saber quiénes son los “otros prelados” de los que habla aquí el padre Vigano, porque, además de Mons. Lefebvre, todos los demás clérigos que se resistieron al Vaticano II desde muy temprano eran casi todos de observación sedevacantista o cercanos a círculos sedevacantistas: evoquemos así a Mons. Kurz, Mons. Thuc, Mons. Guérard des Lauriers, el padre Saenz y Arriega, los padres De Pauw, Zamora, Carmona, Barbara y muchos otros. Muchos de ellos también habían entrado en resistencia mucho antes de la fundación de Econe y mucho antes de las coronaciones de 1986.

A pesar de esta excelente afirmación, que muestra que el padre Vigano está claramente muy cerca de la verdad, este último lamentablemente sigue fusionando regularmente la Iglesia y la anti-Iglesia, en particular en lo que respecta a su jerarquía. Según él, la jerarquía de la Iglesia habría perdido así la visión sobrenatural y escatológica de las cosas y habría ”  creado así una entidad de origen humano, similar a una organización filantrópica … Fratelli Tutti imagina la realización de una utopía terrena y de una redención social a través de la fraternidad humana, la pax ecuménica entre religiones y la acogida de los migrantes  ”.

Ahora bien, si el padre Vigano ha descrito indudablemente la ideología de la contra-iglesia modernista, debería concluir, como lo han hecho durante décadas los prelados a los que ha elogiado, que esta jerarquía que él denuncia, no puede ser la jerarquía de la Iglesia, sino simplemente un puñado de impostores y ocupantes ilegítimos. Debería concluir que la formación de esta “iglesia filantrópica” se materializó al menos con la promulgación del Vaticano II, y que desde entonces la jerarquía de esta iglesia ha sido totalmente ajena a la jerarquía de la Iglesia católica.

Además, el padre Vigano parece entender que la reforma litúrgica que siguió al Vaticano II es también la expresión del advenimiento de esta contra-iglesia:

El golpe de gracia de esta actitud [de esta voluntad de los modernistas de reconciliar a la Iglesia con el espíritu del mundo, ndt] fue codificado en la liturgia reformada, que manifiesta su rechazo al dogma católico reduciéndolo al silencio, y haciéndolo así. negando indirectamente. Los cambios en el rito provocaron un cambio doctrinal, que llevó a los fieles a creer que la Misa era solo un simple banquete fraterno y que la Santísima Eucaristía era solo un símbolo de la presencia de Cristo entre nosotros.

También aquí el padre Vigano es sin duda consciente de que si este rito sí expresa un cambio de doctrina es porque expresa un cambio de intención. Por tanto, es ciertamente inválido y, por tanto, no podría ser promulgado por la Iglesia, ni por un Papa legítimo.

El padre Vigano continúa entonces con algunas posiciones fuertes y en nuestra opinión bastante saludables, contra el bando de los conservadores Novus ordo, que presenta como:

… Los portacuchillas [sirven a ]de los revolucionarios, porque, aunque rechazan sus excesos, comparten los mismos principios con ellos. Su error es dar una connotación negativa al tradicionalismo y oponerlo al progresismo. Su aurea mediocritas (vía media) consiste en situarse, de manera arbitraria, no entre dos vicios opuestos, sino entre la virtud y el vicio. Son los que critican los excesos de la Pachamama o los que critican las declaraciones más extremistas de Bergoglio, pero que no apoyan que se cuestione el Concilio (Vaticano II) y mucho menos que se establezca el vínculo entre el cáncer conciliar y metástasis actual.

Finalmente, el Padre Vigano concluye dando algunas recomendaciones urgentes para los próximos pasos, a saber, volver a la verdadera santa liturgia y a la tradición doctrinal católica.

La única manera de ganar esta batalla es hacer lo que la iglesia siempre ha hecho, y dejar de hacer lo que la anti-iglesia nos pide que hagamos hoy, que es lo que realmente La Iglesia siempre ha condenado. Pongamos a Nuestro Señor Jesucristo, Sumo Sacerdote, de nuevo en el centro de la vida de la Iglesia, y antes de eso, en el centro de la vida de nuestras comunidades, de nuestras familias y en nosotros mismos. Restauremos la corona de Nuestra Señora Santísima Virgen María, Reina y Madre de la Iglesia ”.

Los lectores de habla inglesa podrán encontrar la transcripción completa del discurso del padre Vigano en LifeSiteNews .


Nuestro comentario:

Hay miles de católicos tradicionalistas en todo el mundo que siguen atentamente las palabras del padre Carlo Maria Vigano. Claramente, nunca hemos visto a un prelado de las más altas esferas del aparato conciliar, denunciar tan rotundamente la impostura de la anti-iglesia del Vaticano II.

Ciertamente, no hace falta decir que el enfoque teológico del padre Vigano adolece de algunas deficiencias, en particular en lo que respecta a la constitución de la Iglesia, su indefectibilidad, el oficio papal y la infalibilidad del Magisterio, entre otras. preguntas directamente relacionadas. Sin embargo, está claro que, aunque su discurso todavía está marcado por una cierta confusión teológica, que se siente en el uso de ciertos términos, el padre Vigano entendió algunos puntos esenciales:

  • La situación actual de la Iglesia fue causada directamente por la revolución modernista del Vaticano II, y no es unaP. Vigano: La revolución del Vaticano II, la anti-iglesia y el Nuevo Orden Mundial consecuencia del pseudo-pontificado de Francisco.
  • Esta revolución modernista ha resultado en el surgimiento de una anti-iglesia, una falsa doctrina, una falsa liturgia y una jerarquía propia.
  • Quienes critican los abusos superficiales de la jerarquía modernista sin denunciar al Vaticano II se equivocan y se convierten en cómplices de los modernistas.
  • Esta anti-iglesia, junto con su jerarquía, ocupa ilegítimamente los edificios y jurisdicciones de la Iglesia, y usurpa su nombre, poder y riqueza.

Establecidas estas premisas, le queda al Padre Vigano concluir de acuerdo con la teología dogmática y el derecho canónico:

esta anti-iglesia es herética y cismática, al igual que sus líderes y sus agentes. En consecuencia, estos usurpadores no son ni pueden ser la Iglesia, ni la jerarquía de la Iglesia.

Hasta ahora, y hasta donde sabemos, el padre Vigano ha trabajado principalmente con algunas organizaciones laicas tradicionalistas, generalmente cercanas a la FSSPX. Sería bueno que algunos clérigos tradicionalistas de observación sedevacantista entraran en contacto con el padre Vigano, y si pudiera servir como figura mediadora entre las dos principales corrientes históricas de resistencia en el Vaticano II, durante demasiado tiempo distante en los círculos de la ruinas dejadas por el modernismo. No solo el padre Vigano podría así afinar su comprensión de los hechos (especialmente desde el punto de vista teológico), sino quizás también que luego se permita esperar que la Providencia desbloquee la situación y que todos encuentren los medios. unirse para erradicar a los modernistas de Roma.

El padre Vigano, tal vez con razón conmovido por las duras pruebas que ha tenido que pasar estos dos últimos años, parece creer que el katechon.  representados por la Iglesia y el Papado podría desaparecer temporalmente o incluso ser derrotado. Pero eso es imposible, por definición. Lo que es posible, y lo que ha sido profetizado por la Sagrada Escritura,es más bien una victoria temporal y sólo aparente de las fuerzas del anticristo.

El padre Vigano también parece creer que todavía estamos en el comienzo de este proceso y que todavía tenemos que ver ”  el eclipse total, que veremos al final de los tiempos, bajo el reinado del anticristo”.  “.

No tenemos una opinión personal sobre estos asuntos, cuyo secreto solo lo conoce el Cielo. Sin embargo, si hemos de creer en la exégesis católica clásica, la anti-iglesia descrita por el padre Vigano se corresponde fuertemente con la anti-iglesia anticristiana profetizada y expuesta por Mons. Fulton Sheen , o antes que él, ya en la década de 1920, por el padre Sylvester Berry, en su tratado de eclesiología y en su exégesis del libro del Apocalipsis , que recomendamos encarecidamente al padre Vigano para su lectura:

Las profecías del Libro de Apocalipsis muestran que Satanás buscará imitar a la Iglesia de Cristo para engañar a la humanidad. Él erigirá una Iglesia de Satanás en oposición a la Iglesia de Cristo. El Anticristo aparecerá allí en el papel del mesías, el falso profeta se presentará en la forma de un Papa y luego veremos aparecer imitaciones de los sacramentos de la Iglesia. También veremos milagros engañosos, a imitación de los verdaderos milagros de la Iglesia . – Reverendo Padre E. Sylvester Berry, La Iglesia de Cristo: Un tratado apologético y dogmático, B. Herder Book Co., 1927, p.119

16 replies »

  1. Escribes « … en la esperanza de la Restauración de la verdadera Iglesia, profetizada por tantos, quizás preámbulo de la venida gloriosa de Nuestro Señor ».
    Pero te hago la pregunta: ¿Dónde están los verdaderos católicos para una restauración de la verdadera Iglesia cuando no hay un clero para elegir un Papa?

    Me gusta

  2. Antes de la Restauración habrá un castigo universal en el que morirán las 3/4 partes de la humanidad, con seguridad los muy impíos. Del resto muchos se convertirán. Actualmente hay verdaderos católicos. Es posible que haya unos cuantos centenares preferiblemente en USA. Quizás en Europa estén replegados en su casa. Como decía el cardenal Pie los católicos quedarán reducidos a proporciones domésticas.Las revelaciones privadas de Santos (v. gr. San Nicolás de FlUe ) coinciden en lo mismo.

    Me gusta

  3. San Pedro predice claramente el gran castigo en el capítulo 3 de su segunda epístola. Vendrá después de la apostasía predicha por San Pablo en su Segunda Epístola a los Tesalonicenses. Como leemos en San Lucas, vendrá cuando la fe haya desaparecido casi por completo en la tierra.

    Me gusta

  4. Nadie niega que en estos momentos hay varios cientos de católicos verdaderos alrededor del mundo, casi todos en Estados Unidos, y en menor medida en México, Argentina y dispersos en otros países; lamentablemente estos en su mayoría son apáticos, están muy inmersos en sus obligaciones -familia, trabajo, estudios-, atados de manos por otras cuestiones o son ignorantes de todas las aristas del problema. Sea como sea aquí lo principal es que con su apatía e ignorancia continúan alimentando con su dinero y su presencia a las sectas cismáticas de los dudosos clérigos sedevacantistas (principalmente thucistas y ex lefebvrianos) y por supuesto, no se ve que en un futuro cercano comiencen a exigirle a estos curas que se regularicen, por decirlo de alguna forma. Considero como muchos, que es inminente la caída del movimiento llamado tradicionalista (cada día vemos que los distintos grupos pierden catolicidad) y dará a luz a una nueva denominación religiosa semejante a las sectas de los veterocatólicos, y en el caso de algunos terminará en un nuevo Palmar de Troya.

    Una eventual elección pontificia, apelando a la jurisdicción supletoria sobre la iglesia universal para elegir Papa debería ser eso (según el sentir de algunos teólogos), una elección de la iglesia universal y no de un grupo de obispones dudosos, sin reconocimiento y sin legitimidad, que de todas maneras serían, en el mejor de los casos, laicos con órdenes válidas. Lo anterior -elección por la iglesia universal- es moralmente imposible debido a la susodicha apatía e ignorancia general y a que muchos continúan empecinándose en distintos errores, sin mencionar que los “obispos” sedevacantistas de acuerdo a derecho (bula “Cum ex” y cánones derivados) son inelegibles y su voto írrito por haber incurrido y suscitado cisma.

    El Padre Viganó es un agente de oposición controlada para mantener dentro del circo del Vaticano II a los perplejos e irá hasta el final para cumplir su papel. Por lo demás que nadie se extrañe si vemos mañana que se declara “sedevacantista” u obtiene una “consagración” “episcopal” de algún thucista falto de juicio. En resumen es un confundidor de gentes.

    Me gusta

  5. Totalmente de acuerdo con Moimunan y el resto de los comentarios. El gran castigo es ya inminente e irremediable, pago merecido ante tantas ofensas, ultrajes y sacrilegios con los que es agraviada diariamente la Trinidad Beatísima. Ya basta de impiedad y apostasía, ya está bien de herejías con insolente impunidad y abierto desprecio del Magisterio y la Tradición de la Iglesia. Y mejor que no hablemos de la nauseabunda y rampante inmoralidad que satura nuestras calles y plazas, porque el aire es sencillamente irrespirable (y no, no estoy hablando de la falsa pandemia que nos quieren imponer por decreto).

    El castigo es necesario para que se purifique este ambiente completamente hostil a Dios y a la Verdad. Un derrumbamiento de la cúpula de San Pedro con el apóstata miserable de Bergoglio y sus desgraciados hermanos masones dentro sería, desde luego, una señal clarísima y un justo escarmiento para tantos ciegos voluntarios que han preferido las tinieblas a la luz.

    Esta década va a ser decisiva, ciertamente, y casi me atrevería a decir que definitiva. De Dios nadie se burla, y la copa de la ira divina hace tiempo que se ha colmado.

    A quienes por pura misericordia del Buen Dios se nos ha permitido ver esta espantosa realidad únicamente nos queda rezar y perseverar hasta el fin. Es el momento de retirarse al desierto de la sola Fe sobrenatural, de huir lejos de las ciudades apóstatas y de la Babilonia vaticana anticrística.

    Y mucho cuidado con los falsos pastores, los lobos con piel de cordero como las sectas lefebvrista y thucista, auténticos mercenarios y traficantes de lo sagrado, cuya irreverencia sacrílega tampoco quedará sin un ejemplar castigo.

    Me gusta

  6. El castigo divino por la apostasía es profundizar en la apostasía y, tras la muerte biológica, la muerte espiritual o condenación eterna. Las escrituras no hablan de 3/4, sino de 2/3 de vivientes (bautizados) que mueren espiritualmente (pierden su estado de gracia recibida en el bautismo) en la tierra (la Iglesia Católica militante) (Zacarías 13,8). Si bien la cábala está intentando reducir la población mundial a 500 millones, según escribieron en las piedras de Georgia (quiere sacrificar 7200 millones de seres humanos con diferentes tretas como vacunas tóxicas, comida tóxica, atmósfera tóxica, etc), el Señor sigue y seguirá proclamando siempre: “Creced y Multiplicáos”. Así, las profecías que hablan de un castigo físico, estilo Sodoma y Gomorra o el Diluvio, son falsas. La apostasía es ya, en si misma, el castigo, que es espiritual.

    Me gusta

  7. Las profecías que hablan de un castigo físico están en consonancia con el Apocalipsis, que según los distintos intérpretes autorizados habla también de un castigo físico. Por lo demás, está también pendiente la aparición del Anticristo personal y por tanto de los dos testigos. Sinceramente no creo que pueda lograr su reinado absoluto de aquí a diez años, en el supuesto de que ya esté en este mundo y en edad de hacer su papel.

    Me gusta

  8. Stehle: ¿Quienes son para usted “los distintos intérpretes autorizados del apocalipsis?. ¿No proclama el mismo libro profético que los sellos solo los romperá el Cordero que fue degollado? ¿Esos sus intérpretes son el Cordero que fue degollado?. ¿Quién los habilita como intérpretes? ¿No anunció San Pedro que las escrituras no son de interpretación privada?.

    Me gusta

  9. Angel:

    No sé si pretende alejar a la gente de los intérpretes autorizados de la Biblia o ignora al respecto, pero como se supone debería saber la Iglesia, los Papas incluidos han habilitado a distintos personajes o autorizado determinados comentarios de los libros bíblicos, el Apocalipsis incluido. En este blog por ejemplo es ampliamente citado el libro del P. Silvester Berry, sacerdote diocesano estadounidense legítimo y verdadero, otros comentaristas incluyen al R. P. Cornelius a Lapide SJ. Hay muchos otros, menos conocidos, como los escritos de Santa Hildegarda, los del venerable Holzhauzer, etcétera, etcétera. En nuestros días son de notar los famosos escritos de Riccioti, de la orden de los canónigos lateranenses.

    San Pío X a fin de dar a conocer mejor la escritura e interpretarla públicamente fundó el Pontificio Instituto Bíblico que hizo excelentes publicaciones. Por supuesto que estas publicaciones son poco conocidas por los tradicionalistas y las más de las vece se encuentran solo en bibliotecas de edificios usurpados por la secta modernista.

    Me gusta

  10. Anónimo: este servidor no interpreta, sino que transmite, a usted y demás, lo que interpreta la Iglesia Católica Remanente, según proclama la Palabra de Dios (2ª Pedro 1:20-21, 3:16) y según enseña el magisterio solemne de la Santa y Madre Iglesia Católica. Puede usted dirigirse a la Santa Sede y comprobarlo.

    Me gusta

  11. En la época del Anticristo, creo que no hay papa, y en consecuencia no hay Misa, no hay sacerdotes (fuera de los ordenados antes de 1958 cuando llegó el falso papa Roncalli) pero que no pueden decir misas en público ni impartir sacramentos. Tampoco hay sacramentos fuera del bautismo y matrimonio)
    Nosotros estamos en la época del Anticristo que lo constituyen los papas conciliares. Algunos piensan que el Anticristo personal fue Montini precedido de su precursor Roncalli. Yo estoy de acuerdo.
    Sólo quedan los sacramentos de deseo : La comunión espiritual y el acto de contrición perfecta.

    Me gusta

  12. Esa imagen del Jesús Yacente está equivocada Jesucristo por un pedido especial de la VM
    no quedó totalmente descubierto en la cruz por lo tanto tampoco yacente.

    Me gusta

  13. Tarde piaste viganó…. viejo estúpido…

    Tienen preso a Jesucristo y usurpada la autoridad y por una cuestión de la promesa de estar con nosotros hasta el fin Dios sigue obrando en las almas con los sacramentos. Eso si obra pero con muchas dificultades sin dudas por falta de formación y Doctrina en los fieles que a causa de eso razonan mal y no pueden ser bien guiados.

    Me gusta

  14. ¿Pero la caída del Imperio Romano? ¿la peste del siglo XIV?¿La guerra de los 30 años?¿La primera Guerra Mundial, la Segunda…? ¿si nos hubiesen sorprendido en nuestro tiempo vital, no las hubiésemos confundido con el fin de los tiempos? Y sin embargo la civilización ha continuado. Cada vez más degradada, es cierto, pero ha continuado. De hecho, en lo material, tal vez éste, pese a todo, sea el óptimo de la Humanidad. ¿Por qué tenemos que estar próximos al final de la historia? Creo que Icaro tiene que volar aún más alto para que se derritan sus alas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s