ALL POSTS

LA DESTRUCCIÓN DE ROMA SEGÚN EL CARDENAL MANNING


Y decía a las turbas: “ Cuando veis que una nube se levanta por el poniente enseguida decís : ‘Se acerca la lluvia, y así sucede: y cuando veis que sopla el viento del sur, decís ‘ Habrá calor ‘, y se cumple. ¡Hipócritas! Sabéis averiguar el estado del cielo y de la tierra, pero ¿cómo es que no conocéis las cosas de nuestro tiempo ? ”(Lucas 12: 54-56)

“Una generación perversa y adúltera busca una señal, y no se le dará señal alguna más que la señal del profeta Jonás. Y los dejó y se fue. ”(Mateo 16: 4)

“Y ahora os lo digo antes de que suceda; para que cuando suceda, creáis “(Juan 14: 29)

Destrucción de Jerusalén e incendio del Templo en el año 70.

Desde el monte que se oponía a la magnifica vista del Templo  el Señor lloró en el lugar llamado ahora  “Dominus flevit”, y respondiendo a los discípulos que se admiraban de la belleza y majestuosidad del Templo, el Señor profetizó su total ruina, diciendo que no quedaría  de él piedra sobre piedra.

[La destrucción de Roma y de su templo que es el Vaticano, es un tema que se ha tratado en el blog en abundancia (Pínchese en la categoría Destrucción de Roma )
Aunque el texto del Tercer Secreto de Fátima que defendemos en el blog, habla claramente de ello, sin embargo hay otras profecías católicas privadas que lo confirman, de las cuales la más famosa es la profecía de San Malaquìas, de la que yo creo que tiene un carácter profético auténtico, aunque bien pudiera ser apócrifa (es decir no precisamente de San Malaquías) como explico en su lugar. Sin embargo ahora queremos añadir un texto del Cardenal Manning que apoya la misma idea. El texto viene enriquecido con nombres de eximios teólogos y hasta de un gran doctor de la Iglesia como el Cardenal San Roberto Belarmino.
El texto del Cardenal Manning es el siguiente y ha sido visto en el blog de nuestra admirada Theresa Stanfill Benns.

La destrucción de Roma

En una de sus otras obras, “La crisis actual de la Santa Sede probada por la profecía”, el cardenal Manning deja en claro que Roma eventualmente será destruida una vez que haya apostatado.

[Este es el texto del Cardenal Manning que lo confirma]

La ciudad de Roma, que ha sido la sede del Vicario de Cristo durante 1800 años, si se vuelve apóstata como la antigua Jerusalén, sufrirá una condena similar… Los escritores de la Iglesia nos dicen que la Ciudad de Roma no tiene prerrogativa excepto sólo que el Vicario de Cristo está allí; y si llega a ser infiel, los mismos juicios que cayeron sobre Jerusalén, aunque fue santificada por la presencia del Hijo de Dios, del Maestro, y no sólo de un discípulo, caerán igualmente sobre Roma. La apostasía de la ciudad de Roma del Vicario de Cristo, y su destrucción por el Anticristo, pueden  ser pensamientos tan nuevos para muchos católicos que creo que es bueno recitar el texto de teólogos de la mayor reputación ”.

Luego trae como testigos a los teólogos Malvenda, Ribera, Melus, Viegas, Suárez, Belarmino y Bosius, Lessius y Lapide.

San Belarmino escribió: “En el tiempo del Anticristo, Roma será desolada y quemada, como aprendemos de los 16ºverso del 17 º capítulo de Apocalipsis ‘.

El jesuita Erbermann comenta lo siguiente:

Todos estamos de acuerdo con Belarmino en que el pueblo romano, un poco antes del fin del mundo, volverá al paganismo y echará al Romano Pontífice”

Cornelio a Lapide resume lo que se puede decir que es el interpretación común de los teólogos. Al comentar sobre el 18 ºcapítulo del Apocalipsis, dice: ‘

’Estas cosas han de entenderse de la ciudad de Roma …Antes Cristiana volverá a ser pagana.. Expulsará al cristiano Pontífice y a los fieles que se adhieran a él ‘”.

Debe tenerse en cuenta que el término expulsar puede fácilmente atribuirse a un usurpador que con su presencia “expulsa” de alguna manera a un verdadero papa.