ALL POSTS

ROMA : CÁTEDRA DE LA MENTIRA Y TRONO DE LA IMPIEDAD


El uso sistemático de mentiras

Cómo la diplomacia vaticana se alimenta de mentiras

Un nuevo discurso de monseñor Carlo Maria Viganò reaviva las luces sobre la extraordinaria carrera de monseñor Edgar Peña Parra, número 2 de la Secretaría de Estado perseguido por acusaciones de homosexualidad, abuso y corrupción. Pero la historia va mucho más allá del caso personal …

 

                              Monseñor Pena Parra 

Monseñor Carlo Maria Viganò vuelve a intentarlo: con  una larga carta  publicada en italiano por el blog de Aldo Maria Valli;  Viganò ex nuncio apostólico en Estados Unidos y gran acusador del Papa en el “caso McCarrick”, intenta volver a proponer el expediente número 2 de la Secretaría del Estado Vaticano, el venezolano Edgar Peña Parra, quien en 2018 ocupó el lugar del cardenal Angelo Becciu, ahora caído en desgracia.

Dijimos volver a intentarlo porque en realidad las acusaciones de Viganò contra Peña Parra  -por homosexualidad, abuso sexual y corrupción- se remontan a junio de 2019, cuando emitió declaraciones detalladas en una entrevista con el  Washington Post . Pero el periódico decidió anular esa parte de la entrevista al no publicar esas revelaciones, pero prometiendo hacerlo después de una mayor investigación. Cosa que no sucedió, así que en el mes de julio siguiente monseñor Viganò lo hizo por su cuenta publicando  un extenso artículo  en LifeSiteNews.

Aunque las acusaciones, muy detalladas, eran muy graves, fueron sustancialmente ignoradas por los grandes periódicos y especialmente por la Santa Sede. Ahora, casi año y medio después, monseñor Viganò las vuelve a proponer, pero en la perspectiva de desmantelar la narrativa oficial, creada por la Oficina de comunicación vaticana y apoyada de buen grado por los grandes periódicos seculares, de un Pontífice-Superhombre que lucha solo contra el mal y la corrupción de la Curia romana. Es la narrativa relanzada tras el caso Becciu para justificar esa sentencia sin juicio y volcar la imagen de un Papa tirano y voluble, más Perón que un buen pastor.

El testimonio de Viganò también es interesante porque cuestiona directamente tanto al secretario de Estado cardenal Pietro Parolin como al cardenal Oscar Rodríguez Maradiaga, coordinador del grupo de cardenales que apoyan al Papa en la reforma de la Curia romana. Ambos están acusados ​​de haber encubierto y favorecido el ascenso de Peña Parra y -en lo que respecta a Maradiaga- de ser cómplices directos de sus fechorías.

Pero aquí está el punto: “Cualquiera que piense que esta destitución [del cardenal Becciu, ed.] sirva para contrarrestar la corrupción de la Curia romana – escribe Monseñor Viganò – se desconcertará al saber que quienes tomaron el lugar de Becciu como sustitutos  y quienes deben arreglar los desastres de la mala gestión y las intrigas de Becciu son,  de hecho, incluso más chantajeables que su predecesor. Este chantaje es el requisito indispensable para poder ser utilizado  por quienes, presentándose como reformadores de la curia y castigadores de un clericalismo no identificado, de hecho se han rodeado de personajes corruptos e inmorales, promoviéndolos y encubriendo las investigaciones que les conciernen “.

En otras palabras, no hay trabajos de limpieza en curso, solo una lucha interna entre pandillas con la alternancia de personas igualmente comprometidas y chantajeadas.

De hecho, es impresionante saber que la Santa Sede fuera la primera en enviar al cardenal Maradiaga para explicar las razones morales de la expulsión de Becciu y dictar la línea sobre el trabajo anticorrupción del Papa, con entrevistas con Repubblica y Stampa. – cuando es el personaje más dudoso del pequeño círculo de amigos del Papa Francisco: aquí también la corrupción y la cobertura de los abusos sexuales en su diócesis.

Pero ciertamente la posición que más  deja perplejos es la del secretario de Estado, el cardenal Parolin. Si el escrito de monseñor Viganò lo clava en sus responsabilidades por la extraordinaria trayectoria de un personaje polémico como Peña Parra, no se puede olvidar su papel en hechos muy actuales: el acuerdo con China y la carta a las nunciaturas con la explicación de las palabras. del Papa sobre las uniones homosexuales. En cuanto a China, basta recordar  las palabras del obispo emérito de Hong Kong , el cardenal Joseph Zen, quien mostró al mundo las mentiras del cardenal Parolin sobre la situación china para justificar un alto acuerdo. Y en cuanto a las uniones homosexuales,  ya hemos comentado cómo el parche era peor que el agujero.; pero sobre todo perturba la mentira de que la aprobación del reconocimiento legal de las uniones homosexuales no socavaría la doctrina.

El uso sistemático de mentiras y subterfugios para justificar elecciones “políticas” y personales no puede dejar de crear vergüenza en los simples fieles católicos. En todos estos eventos, vamos mucho más allá del uso comprensible de lenguajes y acciones diplomáticas. Pero algo vergonzoso en sí mismo se vuelve dramático cuando se considera que están en juego los contenidos de la fe (ver uniones gay) y el significado del testimonio y el martirio (ver China).

Riccardo Cascioli

https://lanuovabq.it/it/se-la-diplomazia-vaticana-si-nutre-di-menzogne

El saqueo de la caja fuerte de la Secretaría de Estado por parte de “los Robin Hood al revés, robando a los pobres para dárselas a los ricos”. Siguen saliendo papeles del Vaticano a través de L’Espresso

El flujo de información que sale de los archivos de los investigadores judiciales del Estado de la Ciudad del Vaticano no cesa, en la investigación judicial iniciada por la investigación denominada 60SA, relativa a la compra del edificio de lujo en el 60 de Sloane Avenue en Londres y que resultó en en el foco en la gestión de la caja fuerte (compuesta por varios fondos) de la Secretaría de Estado de Su Santidad. Se trata de documentos que acaban en manos de determinados periodistas, como Massimiliano Coccia que escribió en L’Espresso ayer 2 de noviembre de 2020 (“Fabrizio Tirabassi, hombre de confianza de Becciu, estaba en el consejo de administración de la empresa de Gianluigi Torzi”) , sobre el “tejido de la complicidad y omisiones cruzadas que permitió el saco más grande en la historia de las finanzas del Vaticano, un saco operado por fondos distractores del Obolo di San Pietro,

“La última figura sobre la que se llamó la atención de los investigadores es la de Fabrizio Tirabassi”, escribe Coccia. Este ahora exfuncionario de la Secretaría de Estado de Su Santidad y prófugo, por no estar disponible, como hemos declarado desde junio de 2020, también era el Director Financiero en una empresa del corredor Gianluigi Torzi. “Y gracias a este doble papel ha ofrecido una aportación decisiva para llevar a cabo la extorsión que ha llevado a la Santa Sede a pagar 15 millones de euros en facturas falsas. Entre sus cuentas, una en el IOR de más de un millón ”. Coccia habla sobre el papel de Tirabassi, “hombre de confianza de Becciu” y “dueño de diversos conflictos de interés”: “En junio de 2013 recibió el informe de Credit Suisse Lugano de una opinión negativa expresada sobre la figura de Raffaele Mincione, Opinión que también es comunicada a Monseñor Alberto Perlasca y posteriormente reforzada por una información de Gendarmería con ‘elementos reputacionales negativos’ a cargo del financista de Pomezia. Pero a pesar de todo, la Secretaría de Estado sigue haciendo negocios con el fixer, que le traerá al corredor Molise Gianluigi Torzi, que con la complicidad del propio Tirabassi y Enrico Crasso se presentará como el solucionador de la polémica operación londinense ”.

La información del Cuerpo de Gendarmería del SCV mencionada, como se muestra en un anexo, fue firmada por el Dr. Costanzo Alessandrini, la mano derecha de confianza del Comandante del Cuerpo de Gendarmería del SCV, Dr. Domenico Giani. No es casualidad que pongamos la lente en esa página de esa información, que no fue por casualidad destacada por L’Espresso. Aquí se puede leer claramente que el Cuerpo de Gendarmería del SCV en un informe de 2013 de Alessandrini, ciertamente con la visa de Giani (y los conozco muy bien, habiendo trabajado con ellos durante muchos años: policías y detectives ), destaca la figura opaca de Mincione. Este es un cierto elemento. L’Espresso elogia indirectamente el trabajo del Cuerpo de Gendarmería del SV que ya en 2013 había entendido quién era Mincione y había informado debidamente a los superiores, superiores que en absoluto han tenido en cuenta esta información. Este es un hecho claro, que no hay que olvidar, sino analizar como un elemento que se suma a todas las piezas del rompecabezas que poco a poco van emergiendo. La pregunta surge espontáneamente, si el Dr. Giani hizo bien su trabajo en 2013 de la mano del Dr. Alessandrini, lo más probable es que también lo hizo bien en 2019 … Para el buen conocedor …

L’Espresso prosigue: “Según los papeles de los investigadores, y las pruebas que hemos encontrado, el 27 de noviembre de 2018 Fabrizio Tirabassi se incorpora al consejo de administración de Gutt Sa, empresa del propio Torzi, aportando así un aporte fundamental a la extorsión acumulada contra la Santa Sede “.

L’Espresso señala: “Según lo hallado por los investigadores, el evidente conflicto de intereses de Tirabassi y el deseo casi obsesivo de otro empleado de la Secretaría de Estado, monseñor Mauro Carlino, de cerrar el trato en el edificio está representado por la necesidad de concluir La práctica anterior al asunto estalla públicamente, no solo porque el cardenal Becciu ha sido ahora destituido sino porque el proceso de reforma de la tesorería de la Secretaría de Estado parece inminente y, por lo tanto, está destinado a acabar con esos ingresos económicos y de gestión de treinta años de los que muchos actores se habían beneficiado.
Por ejemplo, cabe destacar que el propio Tirabassi, entre las numerosas cuentas corrientes registradas, tiene una propia en el IOR que nunca se ha movido pero por la que se incorporó a la divulgación voluntaria en 2015 por importes superiores al millón de euros.
Una riqueza muy sospechosa, para un simple empleado, y que nos hace comprender cómo se produjo el feo lío del edificio de Sloane Avenue principalmente porque los muchos reunidos alrededor de la caja del Vaticano han roto un equilibrio, por temor a no disfrutar del cobertura necesaria pero también porque, como toda “asociación criminal” que se precie, el último golpe debe ser el definitivo, el que pueda arreglar todo  antes de que sea demasiado tarde ”.

Y con esto viene una confirmación irrefutable de lo que escribimos el 31 de octubre: «Entonces, enfoquemos la lente en el Tirabassi no disponible. Este protagonista crucial (para la investigación) ya lo había entendido todo y de inmediato se había escondido, ya que sabe muy bien que ningún estado del mundo tiene la obligación de extradición de un ciudadano extranjero al Estado de la Ciudad del Vaticano. Por tanto, será libre de pasar un buen rato donde está ahora con sus cuentas offshore llenas de dinero de la Secretaría de Estado proveniente del óbolo de San Pedro y de todos los fieles católicos romanos ».

3 de noviembre de 2020 Blog del editor

por Vik van Brantegem

Textos vistos en Acta Apostaticae Sedis

Arzobispo Viganò: ¿Francisco está siendo chantajeado o está chantajeando?

 

 

Francisco se rodea con un número impresionante de prelados homosexuales, escribe el arzobispo Carlo Maria Viganò en una declaración datada el 2 de noviembre.

Él trae de nuevo el caso del arzobispo Edgar Peña Parra, el sustituto de la Secretaría de Estado. Peña era homosexualmente activo antes de su ordenación en 1985, fue denunciado a la policía por seducir a dos seminaristas en 1990, en 1992 estuvo involucrado en dos asesinatos que incluyeron prácticas homosexuales, y se informó al nuncio por un periodista de que era homosexual (2000, 2001, 2002), escribe Viganò.

El cardenal Parolin sabía esto, pero aceptó a Peña como su sustituto. Viganò observa que Francisco elige con frecuencia a colaboradores acusados de “esos crímenes”.

Para Viganò hay dos explicaciones para esto: Por un lado, Francisco mismo está siendo chantajeado “por quienes se benefician con tanta impunidad de su clemencia”. Esto explicaría la rabia de Francisco contra la Iglesia, mientras que al mismo tiempo respeta a quienes son notoriamente corruptos y pervertidos. O bien, por otro lado, Francisco promueve deliberadamente a personas disolutas que, en consecuencia, pueden ser chantajeadas.

Imagen: Carlo Viganò, © RemnantNewspaper.com, #newsAscnjdubxc

Texto e imagen vistos en es.news