ALL POSTS

EL FALSO “EVANGELIO DEL HOMBRE” DE FRANCISCO


Eso es lo que también pensaron las cinco vírgenes insensatas (ver Mt 25:11) …

Francisco afirma que las Puertas del Cielo “siempre están abiertas a todos los pueblos”

 

El apóstata argentino Jorge Bergoglio ( “Papa Francisco” ) tiene un trabajo difícil. Constantemente tiene que leer su ideología naturalista-masónica en el Nuevo Testamento y esperar que la gente no se dé cuenta de que el “Evangelio del Hombre” que predica es de hecho una falsificación y no el auténtico Evangelio sobrenatural de Jesucristo (cf. Gál 1: 8-9).

Una forma de lograrlo es mentir tan descaradamente y abiertamente que ninguna persona decente sospecharía que no dice la verdad. Esto parece haberlo hecho Francisco en una carta del 27 de agosto de 2020 que escribió a los asistentes al Foro Ambrosetti de la Casa Europea de este año , una conferencia económica y geopolítica internacional. El impostor papal escribió:

Sus reflexiones también se concentrarán en la ciudad del futuro . No es casualidad que, en la Biblia, el destino de toda la humanidad se cumpla en una Ciudad, la Jerusalén celestial descrita por el Libro del Apocalipsis (Capítulos 21-22). Como su nombre lo indica, es una ciudad de paz, cuyas puertas están siempre abiertas a todos los pueblos ; una ciudad construida para la gente, hermosa y resplandeciente: una ciudad de abundantes fuentes y árboles; una ciudad acogedora donde la enfermedad y la muerte ya no existen. Esta noble visión puede movilizar las mejores energías de la humanidad para la construcción de un mundo mejor . Les pido que no bajen la mirada, sino que persigan altos ideales y grandes aspiraciones.

( “Discurso del Papa Francisco al Foro de la Casa Europea-Ambrosetti” , Zenit , 4 de septiembre de 2020; cursiva dada; subrayado agregado).

Aquí podemos ver a Bergoglio haciendo lo que mejor sabe hacer: reducir lo sobrenatural a lo natural . Excepto que en este caso, tiene que tergiversar lo sobrenatural porque, de lo contrario, no concordará con su agenda política naturalista de fronteras abiertas siempre y para todos .

Francisco usa la imagen del Apocalipsis de la Jerusalén celestial para abogar por un cielo en la tierra , un paraíso terrenal. Y como si eso no fuera bastante, como la Jerusalén celestial tiene muros impenetrables y una puerta que sólo el Mesías “cerrará y nadie abrirá” (Is 22,22; cf. Mt 16,19), el jesuita apóstata simplemente miente y afirma que sus “puertas están siempre abiertas a todos los pueblos”, ¡cuando la misma perícopa que cita (Ap 21 y 22) contradice explícitamente eso!

Como siempre, no es necesario que confíen Uds.  en nuestra palabra. Examinemos con cierto detalle y en contexto exactamente lo que escribe San Juan Apóstol en el Apocalipsis, también conocido como el Libro de la Revelación Como la traducción al inglés de Douay-Rheims es un poco oscura para los oídos contemporáneos, proporcionaremos tanto la Douay-Rheims como la de 1945  Mgr. Traducción  de Ronald Knox del mismo pasaje:

Versión Douay-Rheims

Y me llevó en espíritu a un monte grande y alto; y me mostró la ciudad santa de Jerusalén que descendía del cielo de Dios, que tiene la gloria de Dios, y su luz es semejante a una piedra preciosa, como a la piedra de jaspe, incluso como cristal. Y tenía un muro grande y alto , con doce puertas, y en las puertas doce ángeles , y en él estaban escritos los nombres, que son los nombres de las doce tribus de los hijos de Israel. Al oriente, tres puertas; al norte, tres puertas; al sur, tres puertas; y al occidente, tres puertas. Y el muro de la ciudad tenía doce cimientos, y en ellos los doce nombres de los doce apóstoles del Cordero.

Y el que hablaba conmigo, tenía una medida de caña de oro para medir la ciudad, sus puertas y el muro. Y la ciudad está en una plaza, y su longitud es tan grande como su ancho; y midió la ciudad con la caña de oro en doce mil estadios, y la longitud y la altura y la anchura son iguales. Y midió su muro ciento cuarenta y cuatro codos, la medida de un hombre que es de un ángel. Y la construcción de su muro era de piedra de jaspe: pero la ciudad misma de oro puro, como vidrio transparente. Y los cimientos del muro de la ciudad estaban adornados con toda clase de piedras preciosas. El primer fundamento era jaspe; el segundo, zafiro; el tercero, una calcedonia; el cuarto, una esmeralda; el quinto, sardónice; el sexto, sardio; el séptimo, crisólito; el octavo, berilo; el noveno, un topacio: el el décimo, un crisopraso; el undécimo, un jacinto; el duodécimo, una amatista. Y las doce puertas son doce perlas, una para cada una; y cada puerta era de una perla. Y la calle de la ciudad era de oro puro, como de vidrio transparente.

Y no vi templo allí. Porque el Señor Dios de los ejércitos es su templo y el Cordero. Y la ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna para brillar en ella. Porque la gloria de Dios la ha iluminado, y el Cordero es su lámpara. Y las naciones caminarán a la luz de ella, y los reyes de la tierra traerán su gloria y honra a ella. Y sus puertas no se cerrarán de día, porque allí no habrá noche. Y traerán la gloria y la honra de las naciones a ella. No entrará en ella cosa contaminada, o que haga abominación o haga mentira, sino las que están escritas en el libro de la vida del Cordero.

(Apocalipsis 21: 10-27)

Versión de Mons.Knox (Biblia completa Knox en línea aquí )

Y me llevó en trance a una gran montaña, en lo alto, y allí me mostró la ciudad santa de Jerusalén, mientras descendía, enviada por Dios, desde el cielo, vestida con la gloria de Dios. La luz que brillaba sobre él era brillante como cualquier piedra preciosa, como el jaspe cuando más se parece al cristal; y se erigió un gran muro alrededor de él , con doce puertas, y doce ángeles en las puertas , y los nombres de las doce tribus de Israel grabados en los dinteles; tres puertas al este, tres al norte, tres al sur, tres al oeste. La muralla de la ciudad también tenía doce cimientos; y estos también llevaban nombres, los de los doce apóstoles del Cordero.

El ángel que me hablaba tenía una vara de oro por regla para medir la ciudad, sus puertas y su muro. La ciudad está cuadrada, lo mismo en su longitud que en su ancho, y cuando la midió con su vara, contó doce mil estadios. La longitud, la anchura y la altura son iguales en todas partes. Y cuando midió su muro, contó ciento cuarenta y cuatro codos, contados por la medida de un hombre, es decir, de un ángel. La forma de su muro era de jaspe, pero la ciudad en sí era de oro puro, que parecía tener la pureza del vidrio. Y los cimientos de la muralla de la ciudad fueron labrados en toda piedra preciosa. El primer fundamento era un jaspe, el segundo un zafiro, el tercero una calcedonia, el cuarto una esmeralda; el quinto una sardónica, el sexto una sardio, el séptimo un crisólito, el octavo un berilo; el noveno un topacio, el décimo una crisoprasa, el undécimo un jacinto, el duodécimo una amatista. Y las doce puertas eran doce perlas individuales, una perla por cada puerta; y la calle de la ciudad era de oro puro, que parecía vidrio transparente.

No vi templo en ella; su templo es el Señor Dios Todopoderoso, su templo es el Cordero. La ciudad tampoco tenía necesidad de que el sol o la luna aparecieran en ella; la gloria de Dios brilló allí, y el Cordero la alumbró. Las naciones vivirán y se moverán en su resplandor; los reyes de la tierra le traerán su tributo de alabanza y honor. En todo el día, las puertas nunca se cerrarán (no habrá noche allí), ya que las naciones acuden a él con su honor y su alabanza. Nada que sea inmundo, ninguna fuente de corrupción o engaño puede esperar encontrar su camino; no hay entrada excepto para aquellos cuyos nombres están escritos en el libro de la vida del Cordero.

(Apocalipsis 21: 10-27)

Para hacerlo más fácil, usaremos la traducción de Knox para el análisis que sigue.

¿Qué vemos en este pasaje tomado del último libro del Nuevo Testamento? Se nos muestra la “Jerusalén celestial” (Hebreos 12:22), es decir, la “Ciudad” del Cielo, donde Dios habita con sus ángeles y santos al final de los tiempos, después del Juicio Final. Esta ciudad tiene lo que Francisco detesta absolutamente: ¡muros! Sí, tiene paredes a su alrededor y aparentemente no tiene puentes. Estos muros son muy altos y están hechos de piedra , no de espuma de poliestireno.

La Ciudad sobrenatural también tiene puertas a fin de admitir la entrada solamente a aquellos que están permitidas por Dios para entrar, a saber, los “reyes de la tierra”, es decir, los santos. Es cierto que “las puertas nunca se cerrarán” – y esto es lo que Francisco basa falsamente su afirmación en que las “puertas del cielo están siempre abiertas para todos los pueblos” – pero el contexto circundante revela que esto no significa que todos sean siempre bienvenidos..

Más bien, “doce ángeles a las puertas” aseguran que la entrada sólo se conceda a aquellos que lleven el traje de boda de la gracia santificante (cf. Mt 22: 12-14). Es por eso que “las naciones [que] acuden a él “ lo hacen “con su honor y su alabanza” – y por qué “[nada que sea inmundo, ninguna fuente de corrupción o engaño puede esperar encontrar su camino; no hay entrada sino para aquellos cuyos nombres están escritos en el libro de la vida del Cordero ”. Francisco  debe de haber pasado por alto esa parte – ¡Ups!

San Juan se duplica en el próximo capítulo:

Bienaventurados los que lavan sus vestidos en la sangre del Cordero; así tendrán acceso al árbol que da vida y encontrarán el camino a través de las puertas de la ciudad. No hay lugar para perros merodeadores, para hechiceros y libertinos y asesinos e idólatras, para cualquiera que ame la falsedad y viva en ella.

(Apoc 22: 14-15; traducción de Knox)

Una vez más, el autor sagrado deja claro que el acceso a la Jerusalén celestial está restringido a los regenerados que están en gracia (ver Jn 3: 3-5), a quienes perseveraron hasta el final (ver Mt 24:13). Sólo a los santos se les permite “pasar por las puertas de la ciudad”, mientras que los demás deben permanecer afuera para siempre; la suerte está echada: “Mientras tanto, el malhechor debe persistir en sus malas obras, el corrupto en su corrupción, el hombre Justo ganando su justificación, el santo en su vida de santidad ”(Apoc 22:11; Knox).

¡Esa es la verdad enseñada en la Sagrada Escritura, no las tonterías de Bergoglian de fronteras abiertas!

En su carta a los Colosenses, San Pablo exhorta a sus lectores: “Miren las cosas de arriba, no las de la tierra” (Col 3, 2). ¿Qué hace Bergoglio? ¡Utiliza ese noble sentimiento para animar a los participantes del Foro Ambrosetti a “movilizar las mejores energías de la humanidad para la construcción de un mundo mejor”! Una vez más ha puesto magistralmente lo sobrenatural al servicio de lo natural, promoviéndolo al mismo tiempo la búsqueda de “altos ideales y grandes aspiraciones”. ¡Es perverso!

La idea de que el cielo tiene fronteras perpetuamente abiertas para todos como el “destino de toda la humanidad” es tan estúpida que desafía la creencia de que cualquiera pueda afirmarlo. Pero luego usar este concepto del. Ícelo distorsionándolo y comercializarlo como un modelo para construir un paraíso terrenal con fronteras abiertas, ¡eso es un totalmente absurdo.

Construir un paraíso natural en la tierra ha sido durante mucho tiempo el sueño de los incrédulos. El hombre no regenerado quiere recuperar el paraíso perdido, pero desea hacerlo en sus propios términos. Él no está interesado en un “reino de Dios” sobrenatural (Lc 17,21) en la que “Dios enjugará toda lágrima de los ojos, y la muerte se ser  sin más” (Ap 21, 4), porque le exige tomar el dulce yugo de Cristo (cf. Mt 11,30) y perseverar en el Real Vía Crucis (cf Mt 7,13-14; Mt 16,24; Col 1,24). No, el hombre pecador prefiere la “tierra que fluye leche y miel” (Dt. 26: 9), que no era más que una prefiguración natural de la Tierra Prometida sobrenatural y eterna de eterna bienaventuranza. Sin embargo, nuestro Bendito Señor enseñó: “Trabajad no por la comida que perece, sino por la que permanece para vida eterna, la que el Hijo del Hombre os dará” (Jn 6, 27).

En su fenomenal obra ¿Por qué la cruz? , P. Edward Leen explica:

El hombre, en un principio, había disfrutado de una existencia transcurrida en serenidad, en medio de satisfacciones para todas las facultades, tanto sensibles como espirituales. El recuerdo de este período dichoso nunca ha sido borrado por completo de la conciencia humana. Al aferrarse al pensamiento humano, inspira esas vanas esperanzas y sueños de restaurar en la tierra esas condiciones de vida que desterrarán el trabajo y el dolor, la angustia y la ignorancia. Sugiere esos sueños que los enemigos de Dios siempre esperan en vano realizar, sueños de un paraíso terrenal que se logrará mediante vastos planes para la reorganización del mundo . El hombre, en su perversidad, nunca abandona la esperanza de escalar los cielos con la fuerza del brazo y el poder del intelecto [cf. Génesis 11: 9].

(Rev. Edward Leen, Why the Cross? [Londres: Sheed & Ward, 1938], p. 163; subrayado agregado).

Por tanto, no es casualidad que Francisco esté obsesionado en hacer del mundo un lugar mejor. Siendo enemigo de Dios, no le importa la salvación de las almas; su atención se centra principalmente en la mejora natural del mundo temporal. En lugar de construir la “Ciudad Católica”, como la llamó el Papa San Pío X (ver la Carta Apostólica Notre Charge Apostolique ), Bergoglio ha estado trabajando febrilmente para ayudar a marcar el comienzo de ese nuevo orden mundial ateo y globalista que busca entronizar al hombre en el lugar. de Dios (cf. 2 Ts 2: 3-4) – todo en nombre de la “dignidad humana”, por supuesto. “El mundo ha oído suficiente sobre los llamados ‘derechos del hombre’. Que escuche algo de los derechos de Dios ”, protestó el Papa León XIII hace 120 años ( Encíclica Tametsi , n. 13). ¿Qué diría hoy?

Contra la verdadera obsesión de Francisco por las cosas del mundo  “porque de la abundancia del corazón habla la boca” (Mt 12, 34) – el discípulo amado aconseja a todos los verdaderos seguidores de Cristo: “No améis al mundo ni las cosas que hay en el mundo. Si alguno ama al mundo, la caridad del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo es la concupiscencia de la carne, la concupiscencia de los ojos y la soberbia de la vida, que no es del Padre, sino del mundo ”(1 Jn 2, 15-16). .

No es de extrañar, entonces, que Francisco ame tanto al mundo. Personas como él “son del mundo; por tanto, del mundo hablan y el  mundo los oye ” (1 Jn 4, 5).

De Novus Ordo Watch

1 reply »

  1. Una de las consecuencias de la teología sincretista del falso profeta es el plan KALERGI de suplantación del cristianismo por el Islam. Marruecos está preparando la anexión. Dentro de unos años, si no lo remedia Dios, la población de Ceuta, Melilla y Canarias será un 20% musulmana en las islas y un 80% en las ciudades autónomas. Y entonces, ante la pretendida y pre-fabricada descomposición de España en repúblicas federales, Marruecos invadirá nuestro territorio, como ya invadió las aguas. Los “hombres” españoles circulan, mientras tanto, con pendientes en las orejas, pantalones apretados y pantorrillas desnudas, para seducir a los homosexuales, y las “mujeres” españolas están mentalizadas para abortar y no procrear, pues todo ello va a la moda del ser “progre”. https://twitter.com/i/status/1330083302720610311.
    La Iglesia Católica Remanente enseña que la Jerusalén Celeste del apocalipsis es la Iglesia post-parusíaca, también llamada “Los Nuevos Cielos y la Nueva Tierra”, en la que ya no existe el mar (paganismo infiltrado) ni la cizaña (paganos).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s