ALL POSTS

¿CÓMO ES POSIBLE QUE NO LO VEAN ?


¿Es este el vicario de Cristo?

¿CÓMO ES POSIBLE   “NO VER”? 

 

¿Cómo es posible que no veas  quién es y qué está haciendo? ¿Por qué la pastoral de Bergoglio es totalmente opuesta a la de San Francisco y sobre todo es totalmente opuesta a la de Jesucristo? ¿Y este sería el vicario de Cristo?

por Francesco Lamendola   

0800 súper pájaros cuervos

Cuando fue elegido para el trono papal, al final de  un cónclave manipulado  por los cardenales francmasones, exponentes de los lobbies gays y subordinados a los poderes financieros globalistas,  Bergoglio,  que siendo jesuita ni siquiera debería haber estado presente en ese cónclave, eligió para sí, con suprema inmodestia,  el nombre de Francisco , refiriéndose a la humildad, sencillez y dulzura del poverello  de Asís, algo que ningún pontífice antes de él se había atrevido a hacer.

Pero  en realidad era un lobo feroz, cínico y sin escrúpulos, que lleva la piel de cordero para confundir y engañar mejor a los fieles. Muchos aún no lo habían entendido, ni siquiera imaginado. Conmocionados por la apresurada renuncia de su antecesor, y quizás más aún por la forma sospechosa en que se había desarrollado, con la salida en helicóptero de  Benedicto XVI para que el lugar quedara vacío para su sucesor, esperaban y deseaban de todo corazón que finalmente las cosas, en el Vaticano y en toda la Iglesia, comenzaran a encajar de nuevo; y que no volvieran tantos desórdenes, tantos escándalos, tantos motivos de incertidumbre y amargura,  y que Francisco  favoreciera la vuelta a la normalidad, es decir que devolviera a la Iglesia Católica su papel de guía de almas y maestra de doctrina, que es su razón de existir y que últimamente había sido espantosamente empañada.

http://www.accademianuovaitalia.it/images/0-0-BIS2020/000-SAN_FRANCESCO_10.jpgSan Francisco  el  humilde fraile de Asís

Ciertamente no es éste el lugar para recapitular todas las ocasiones en las que el lobo ha mostrado su verdadera naturaleza, y esto desde el principio, en particular cuando, pocos meses después de su inauguración, el comisario de los  franciscanos de la ‘Inmaculada , fuera condenando a muerte esa orden religiosa tan floreciente, honor y orgullo de la espiritualidad católica, sin molestarse en dar la más mínima explicación, y sin – igualmente escandaloso – que nadie, realmente nadie, ni entre los cardenales y obispos, ni entre los exponentes de la prensa y la cultura católica, le  pidiera cuentas. La triste lista de sus innumerables e incesantes acciones para implementar  la agenda masónica y globalista de sus amos, , ya lo hemos hecho en numerosas otras ocasiones, por lo que no es necesario volver a hacerlo ahora; nos bastará con enfocar nuestra atención en un solo aspecto, con objeto de invitar a una seria reflexión a cuántos, e increíblemente todavía son muchos, no se hayan   dado cuenta de la verdadera naturaleza de ese personaje , las fuerzas que están detrás de él y que lo manipulan como títere, y de los propósitos infernales que se han propuesto desde aquel trágico 13 de marzo de 2013: es decir,  la destrucción total de la Iglesia  y la dispersión y disolución irreparable del patrimonio de doctrina y fe del catolicismo.

http://www.accademianuovaitalia.it/images/0-VATICANO/00-FRANCESCANI_FRATI.jpgLos Franciscanos de la Inmaculada Concepción

El aspecto que queremos considerar es   la actitud de Bergoglio hacia otras religiones, en particular el islamismo, y de manera más general sobre cuestión de la llamada libertad religiosa, concepto ajeno y diferente al auténtico magisterio católico, pero ya introducido abusivamente en el  El Concilio Vaticano II  con la declaración  Dignitatis humanae  del 7 de diciembre de 1965; y compararlo con la actitud constante de San Francisco de Asís, de cuya figura y valor simbólico se ha apropiado fraudulenta y descaradamente el señor argentino vestido de blanco. Está escrito en el infame documento de  Abu Dhabi, que Bergoglio firmó con el gran imán de Al-Azhar, Ahmad al-Tayyeb, el 5 de febrero de 2019, y titulado pomposamente  Documento sobre la fraternidad humana para la paz mundial y la coexistencia común :

La  libertad es un derecho de toda persona: toda persona disfruta de la libertad de creencia, pensamiento, expresión y acción. El pluralismo y la diversidad de religión, color, sexo, raza e idioma son una sabia voluntad divina, con la que Dios creó al ser humano. Esta Sabiduría divina es el origen del que deriva el derecho a la libertad de creencia y la libertad de ser diferentes.

http://www.accademianuovaitalia.it/images/0-VATICANO/00-papa_emirati_1.jpgDhabi y el documento infame , que Bergoglio firmó con el Gran Imán de Al-Azhar, Ahmad al-Tayyeb, el 5 de febrero de 2019, y titulado pomposamente Documento sobre la fraternidad humana para la paz mundial y la convivencia común.

Ahora queremos comparar  esta increíble afirmación  , que no sólo  lleva a su límite extremo la libertad religiosa herética afirmada por Dignitatis humanae,  sino que incluso atribuye su paternidad y voluntad a Dios mismo, a ese Dios que envió a su Hijo Unigénito entre los hombres a mostrarles  el camino, la verdad y la vida  ( Jn  14, 6) – con lo que San Buenaventura de Bagnoregio narra en la Vida de San Francisco de Asís (cap. IX, §§ 7-9, traducción del P. Pietro Ettore , Assisi, Porziuncola Editions, 1973, 2015, págs.131-135):

En ese momento, mientras tanto, se libraba una guerra implacable entre cristianos y sarracenos. La alineación de los ejércitos, en los dos campos opuestos, los puso uno frente al otro, para que uno no pudiera pasar de un lado a otro sin peligro de muerte. El sultán, entonces, había emitido un cruel edicto, en el que se decía que cualquiera que le trajera la cabeza de un cristiano recibiría el tamaño de un “bisant de oro”.
San Francisco, sin embargo, como intrépido soldado de Cristo, esperando poder alcanzar su propósito [del martirio] lo antes posible, decidió partir, no asustado en absoluto por el miedo a la muerte, sino impulsado por el deseo de encontrarla. […]
De hecho, al acercarse les salieron al encuentro los guardias de los sarracenos, quienes, como lobos cuando se arrojan velozmente sobre las ovejas, capturaron salvajemente al siervo  de Dios y lo trataron con crueldad y desprecio, cubriéndolo  de heridas. azotándolo y ciñéndolo con cadenas. Finalmente, después de haberlo maltratado y afligido de varias maneras, por orden de la divina Providencia y según el deseo del siervo  de Dios, lo llevaron ante el Sultán.
Cuando el sultán les preguntó por quién había sido enviado, con qué propósito, con qué título y de qué manera había,llegado allí, el siervo de Dios Francisco, con intrépido coraje, respondió que no por un hombre, sino por el Dios Altísimo. fue enviado para mostrarle a él y a su pueblo el camino de la salvación y proclamarles las verdades del Evangelio. Y predicó ante el Sultán, anunciando la verdad de la Unidad y Trinidad de Dios, y de Jesucristo, el Salvador del mundo, y lo hizo con tanto coraje, con tanta fuerza de espíritu y fervor de espíritu, como para mostrar brillantemente cómo en él se cumplió plenamente la verdad de ese Evangelio diciendo: “Yo mismo les daré un lenguaje y una sabiduría, que todos sus adversarios no podrán resistir a contradecir”.
De hecho, incluso el Sultán, observando el admirable fervor de espíritu y las virtudes de este hombre de Dios, lo escuchó de buena gana y lo invitó insistentemente a querer quedarse con él.

El siervo de Jesucristo, sin embargo, inspirado desde arriba, respondió: «Si quieres convertirte a Jesucristo, tú y tu pueblo, yo, por amor a él, con gusto me quedaré contigo. Si todavía tienes dudas sobre abandonar la ley de Mahoma para abrazar la fe de Jesucristo, ordena que se encienda un gran fuego y entraré en él con tus clérigos. De esta manera sabrás cuál es la fe más verdadera y santa y, por tanto, la que debes abrazar con mayor certeza ”.
El sultán, sin embargo, respondió: “No creo que entre mis clérigos  haya nadie dispuesto a someterse a la prueba del fuego, o cualquier otro tipo de tormento, por su fe”. De hecho, se dio cuenta de que uno de sus clérigos, aunque estaba entre los más eminentes y avanzados en años, en cuanto escuchó esa propuesta se había desvanecido.
Entonces el Santo insistió: «Si me prometes, por ti y por tu pueblo, reconvertirte al culto de Jesucristo si salgo ileso del fuego, entraré solo. Si me quemo, será por mis pecados; si, en cambio, me protege la divina omnipotencia, reconoceréis a Jesucristo, poder y sabiduría de Dios,  Dios, Señor y Salvador de todos ».
El sultán, sin embargo, respondió que no podía aceptar esta alternativa porque temía una revuelta popular. Sin embargo, le ofreció muchos y preciosos dones, que el hombre de Dios, codicioso no de los bienes de la tierra, sino solo de la salvación de las almas, despreciaba como si fueran cieno.

Al ver que el Santo despreciaba tan perfectamente las cosas del mundo, el Sultán, movido por una viva admiración, concibió una gran  devoción para con él. Por eso, sin querer pasar a la fe cristiana – o quizás sin tener el coraje – pidió con devoción al siervo de Jesucristo  que aceptara esos dones y los distribuyera a las iglesias y cristianos pobres, por la salvación de su alma. Pero Francisco, que rehuía la carga del dinero y no veía ningún principio de verdadera piedad en el alma del sultán, no quiso aceptarlos de ninguna manera

Cuando Francisco se dio cuenta de que no podía hacer nada por la conversión de ese pueblo y que no podía lograr su meta del martirio, inspirado por Dios, regresó a los países cristianos.

 

http://www.accademianuovaitalia.it/images/BALDISSERA/0000-lupi-di-ratzinger.jpgPapa Benedicto XVI

Aquí, entonces, está la diferencia radical entre la actitud de Bergoglio y la de San Francisco hacia las religiones falsas.  San Francisco va a los musulmanes, en medio de las Cruzadas, materialmente desarmado, pero espiritualmente muy audaz.Tiene un solo propósito: la conversión de infieles; una sola esperanza: el martirio; una sola estrategia: el anuncio pleno, franco e integral de Jesucristo y de su Evangelio, sin cautela, compromiso o respeto humano. El sultán Malik al-Kamil lo escuchó con agrado. San Francisco intenta por todos los medios llevarlo a Cristo, se ofrece a entrar en el fuego para demostrar la verdad de su fe; rechaza  cualquier regalo, cualquier halago; no endulza las palabras, no hace ningún cambio de frase, sino que dice claramente: Vine aquí enviado por Dios, para que tú  y su pueblo os convirtáis a Jesucristo . Cuando ve que no puede lograr  nada, se da por vencido: prefiere volver para dedicarse a sus frailes y a las ovejas del rebaño de Cristo, en Italia, antes que  estar vanamente en Egipto, como dice Dante. Bergoglio realiza viajes “apostólicos” enteros, como el de Bangladesh y Myanmar, sin siquiera nombra  a Jesucristo, para no irritar a sus interlocutores y no darles la impresión de haber venido a hacer proselitismo, cosa que aborrece mucho en nombre del pluralismo, relativismo y  políticamente correcto; en todo caso, habla del medio ambiente, del clima y sobre todo de los migrantes que Europa tiene el deber de acoger, para atraer la simpatía de quienes lo escuchan y son aplaudidos como un Papa moderno, abierto y dialogante. San Francisco de Asís , que llegó a  los musulmanes, siendo capturado y maltratado, luego conducido encadenado ante el sultán, no cesa ni un instante de predicar a Jesús, la Santísima Trinidad y el Verbo Encarnado, y esto en una situación en la que su propia vida corre peligro inmediato, precisamente con la ardiente esperanza de recibir la palma del martirio y así llegar cuanto antes a la presencia de su Señor. Bergolio tiene respeto por los asuntos humanos, quiere aparecer como un líder popular, y en el documento de Abu Dhabi no duda en hablar en nombre de la fraternidad humana «que abraza a todos los hombres, los une y los  iguala; en la encíclica Fratelli tutti (cap. VI) exalta el diálogo, el consentimiento, el reconocimiento del otro. San Francisco no habla y no razona en estos términos: el diálogo, el consentimiento y el reconocimiento del otro, para él, serían verdaderos absurdos, si no las peor herejía y una traición a la única Verdad posible, la encarnada en Jesucristo.

 

http://www.accademianuovaitalia.it/images/0-VATICANO/0-pio-legge.jpg

San Pío de Pietrelcina

El propósito de San Francisco es la salvación de las almas: ¿y cómo pueden salvarse si se quedan solos en sus errores, lejos del verdadero Dios y enemigos de su Nombre?  Por la salvación de las almas de los musulmanes, San Francisco está dispuesto a dar su vida: entrar al fuego, ser martirizado; y Bergoglio, ¿para qué está listo, , qué sacrificios está dispuesto a afrontar? La respuesta es simple: ninguna; por la buena razón de que no le interesa convertir a los seguidores de las religiones falsas, sino ser aplaudido por ellos, confirmándolos en sus errores. Su cuidado pastoral, si se puede llamar así, es este: Nosotros nos quedamos con nuestro Duo, tú conservas el tuyo. Después de todo, Dios es uno, el único problema es que le damos nombres diferentes; pero para todo lo demás, ¿por qué no vivir en paz, cada uno guardando su propia revelación y su propia verdad?  Al final, todos seremos salvos. E incluso si en palabras, en  Fratelli tutti , dice que no aprueba  la cultura del relativismo  (¿pero cómo pudo haber dicho eso, después de que su predecesor lo convirtió en el eje de su predicación?), De hecho laacepta y codifica plenamente, argumentando que Dios mismo así lo quiere, que  Dios ha dispuesto que existan diferentes religiones.  Extraño, muy extraño. Su ministerio pastoral no solo es totalmente opuesto al de San Francisco, sino que, sobre todo, se opone totalmente al de Jesucristo , en el  que San Francisco se inspira constantemente. Incluso San Pío de Pietrelcina no pensaba otra cosa que la salvación de las almas y no dudaba en ser severo con los penitentes, si veía que no eran sinceros; a veces incluso los ahuyentaba, pero luego regresaban infaliblemente, emocionados y dispuestos a convertirse, porque lo reconocían como el auténtico pastor. ¿Y Bergoglio? Hace todo lo contrario. No despide a nadie, acoge a todos, dice que los pecadores pueden permanecer en el pecado. ¿Y este sería el vicario de Cristo? Vicario del diablo, en todo caso. ¿No está suficientemente claro?

 

C¿Como es posible que no vean quién es y lo que está haciendo?

por  Francesco Lamendola

De http://www.accademianuovaitalia.it/index.php/cultura-e-filosofia/la-contro-chiesa/9725-come-si-puo-non-vedere