ALL POSTS

FRANCISCO : EL VATICANO II ES MAGISTERIO DE LA IGLESIA Y NO ES NEGOCIABLE


Se aferra con rigidez  a sus certezas …

Francisco a los catequistas: el Vaticano II es Magisterio de la Iglesia y no es negociable

Descargar documento en PDF

El ala tradicionalista de la Iglesia del Vaticano II está preocupada. El sábado 30 de enero de 2021, su requeteválido “Papa” abrió la boca sobre el Concilio Vaticano II (1962-65) y la supuesta obligación de un católico de adherirse a él.

En un florido discurso a los catequistas italianos lleno de palabrería sobre el kerygma , el encuentro, el viaje, la escucha, el “dialecto de la cercanía” y todo eso, el apóstata argentino que se hace pasar por Papa dijo:

Esto es magisterio: el Concilio es el magisterio de la Iglesia. O estás con la Iglesia y, por tanto, sigues el Concilio, y si no sigues el Concilio o lo interpretas a tu manera, como quieras, no estás con la Iglesia. En este sentido tenemos que ser exigentes, severos. No, el Concilio  no está sujeto a negociación …. No, así es con el Concilio. Y este problema que estamos viviendo, la selectividad del Concilio, se ha repetido a lo largo de la historia con otros Concilios. Pensemos en aquel grupo de obispos que después del Vaticano I, también un grupo de laicos, y otros grupos, para continuar con la “verdadera doctrina” que no era la del Vaticano I, establecieron:   “Somos los verdaderos católicos” … . Hoy ordenan mujeres. Tener la actitud más severa de guardar la fe sin el magisterio de la Iglesia, te lleva a la ruina. Por favor, no haga concesiones a quienes intenten presentar una catequesis que no esté de acuerdo con el Magisterio de la Iglesia.

(Antipapa Francisco, Discurso a los miembros de la Oficina Catequética Nacional de Italia , Vatican.va , 30 de enero de 2021; traducción editada a través de deepl.com).

Estas palabras del pseudopapa jesuita fueron lo suficientemente importantes para que el periódico del Vaticano, Osservatore Romano , las imprimiera en la portada de su edición del 30 de enero :

Ahora daremos una mirada crítica a lo que dijo Francisco y señalaremos dónde tiene razón y dónde se equivoca.

Donde Francisco tiene razón (en principio)

Si Francisco fuera un verdadero Papa y el Vaticano II un concilio ecuménico católico genuino promulgado por un verdadero Pontífice Romano, entonces lo que dijo Francisco sería totalmente correcto, porque tiene razón en principio: un concilio ecuménico católico no está sujeto a interpretación privada, y sus enseñanzas y decisiones no son opcionales. La aprobación del Romano Pontífice garantiza su ortodoxia y, en aquellas partes donde no enseña de manera infalible, garantiza al menos la seguridad espiritual   para que la adhesión a él no lleve a uno al pecado o a otra ruina espiritual.

Por supuesto, en ningún momento un concilio, falible o infalible, podría enseñar algo como verdadero que contradiga un dogma previamente definido o cualquier cosa que se haya enseñado al menos como doctrina cierta. Si pudiera, el magisterio de la Iglesia no sería creíble, sino que sería como el de las sectas protestantes, “sacudidas de un lado a otro, y llevadas con todo viento de doctrina por la maldad de los hombres” (Efesios 4:14). En ningún sentido se podría entonces confiar en la Iglesia como aquello que el Señor Jesús fundó, es decir, como “columna y baluarte de la verdad” (1 Timoteo 3:15).

Monseñor. Joseph C. Fenton (1906-1969) , un destacado teólogo estadounidense reconocido por el Papa, quien conocía la peligrosa atmósfera modernista en la época del Vaticano II, no tuvo reparos en no admitir que el concilio pudiera  descarrilar doctrinalmente, ya que asumió que estaba siendo presidido. por un verdadero Papa:

Está absolutamente fuera de los límites de la posibilidad que el concilio ecuménico proclame, y que el Romano Pontífice confirme y promulgue como enseñanza de un concilio ecuménico, cualquier doctrina que discrepe de la enseñanza de Dios que nos ha sido dada por Jesucristo. nuestro Señor. Nunca se llegará a que los decretos doctrinales del  Concilio Ecuménico  II del Vaticano tengan que ser corregidos, ya sea negativa o positivamente.

(Mons. Joseph Clifford Fenton, “La virtud de la prudencia y el éxito del Concilio Vaticano II Ecuménico” , American Ecclesiastical Review 147 [octubre de 1962], p. 256.)

Estas líneas se publicaron cuando el Concilio acababa de comenzar. El hecho de que el Vaticano II acabase promulgando todo tipo de errores peligrosos e ideas impías  sólo puede explicarse presuponiendo que, a pesar de las apariencias en contrario, el hombre que ratificó solemnemente el concilio en realidad no era el Romano Pontífice. (Estamos hablando aquí del obispo Giovanni Montini, cuyo nombre artístico era “Papa Pablo VI” ).

A menudo se afirma que Pablo VI dijo que el Vaticano II no enseñó nada infaliblemente y que era solo un concilio “pastoral”, lo que significa que básicamente emitió un montón de “sugerencias” que podemos ignorar si así lo elegimos. Sin embargo, eso simplemente no es cierto y se basa en una interpretación falsa de las palabras reales de Montini, que generalmente se presentan de manera truncada:

En un video sobre el pronunciamiento más reciente de Francisco sobre el concilio, el filósofo e ícono semi-tradicional de YouTube Dr. Taylor Marshall argumenta que las citas completas de Pablo VI que trunca en su libro no contradicen su posición. No necesitamos resolver ese problema aquí y simplemente observaremos que en su video, para empezar no explica por qué las truncó, ni por qué lo hizo sin siquiera indicar que se habían truncado, lo que sería una práctica estándar.

En el mismo video, Marshall le plantea siete preguntas específicas a Francisco que le gustaría que él o uno de sus colaboradores de alto rango respondieran. Son:

Por supuesto, Marshall sabe que Francisco  nunca responderá estas preguntas, y es probable que el “Cardenal” Blase Cupich, a quien menciona, tampoco aparezca en su chat de YouTube. Pero en serio: ¿Debemos imaginar que si Francisco respondiera “sí” a las preguntas 5-7, Marshall se sometería? Se puede dudar. (Aquí debemos mencionar que Marshall, de hecho, tuvo la oportunidad de preguntarle a Francisco todo lo que quisiera cuando lo conoció y conversó con él el 15 de mayo de 2019. Aparentemente, darle una copia de su libro Infiltración fue de mayor importancia para él. ¡Era una  oportunidad única para tomar fotos!)

Por desgracia, la pregunta más crucial de todas las que Marshall no hizo, sería  : ¿Es espiritualmente seguro aceptar todo lo que el Vaticano II enseña y afirma? Sus preguntas se centran principalmente en la infalibilidad y en el requisito de asentimiento. Ni una sola pregunta se pregunta si es siquiera  permisible asentir, es decir, si es posible asentir sin poner en peligro la fe o la moral de uno. Sin embargo, esa es la prueba de fuego definitiva. Porque incluso si el Vaticano II simplemente emitiera sugerencias, estas serían opcionales, y eso dejaría a la gente completamente libre para abrazar las ideas conciliares. Pero eso significaría que un católico tiene todo el derecho a adherirsee a la libertad religiosa, el ecumenismo, la colegialidad, la eclesiología de los “elementos” novedosos, etc. – algo que ninguno de los semitradicionalistas cree que sea el caso, precisamente porque estas cosas contradicen la enseñanza de 1900 años  de la Iglesia antes del Vaticano II.

Así se demuestra la absoluta toxicidad espiritual del concilio. La afirmación popular de “no vinculante” (que en sí misma es errónea) es solo una hoja de parra que cubre la verdadera posición de los semitradis, es decir, que el Vaticano II no solo no es vinculante sino que ni siquiera es opcional . Es decir, ¡sus errores deben ser rechazados bajo pena de ruina espiritual! Y eso está muy lejos de decir simplemente que uno no tiene que  sostener lo que dice el Vaticano II. Hemos señalado este punto antes en respuesta a John Salza:

Así que los semitradis tienen ahora una situación en la que el “Papa” les dice que deben adherirse al concilio, siendo así  que saben que no pueden hacerlo sin rechazar el verdadero catolicismo romano. Y entonces se dicen a sí mismos que al rechazar los errores del concilio y al mismo tiempo afirmar que los “papas” del Vaticano II son válidos, de alguna manera están siendo verdaderos católicos ya que son perfectamente leales a Jesucristo y su santa religión. ¡Disparates! Han olvidado que el verdadero catolicismo incluye la sumisión no simplemente al papado en abstracto, sino concretamente a todo Papa válidamente reinante:

Por ciertos indicios no es difícil concluir que entre los católicos – sin duda como consecuencia de los males actuales – hay quienes, lejos de estar satisfechos con la condición de “sujeto” que les corresponde en la Iglesia, se creen capaces de tomar parte en su gobierno, o al menos, creen que se les permite examinar y juzgar a su manera los actos de autoridad . Ciertamente es una opinión fuera de lugar. Si prevaleciera, haría un daño muy grave a la Iglesia de Dios, en la que, por la voluntad manifiesta de su Divino Fundador, se distinguen de la manera más absoluta dos partes: la parte docente  y la discente , el Pastor y el rebaño, entre los cuales hay uno que es la cabeza y Pastor Supremo de todos.

Sólo a los pastores se les dio todo el poder de enseñar, juzgar, dirigir; a los fieles se les impuso el deber de seguir su enseñanza, de someterse con docilidad a su juicio y de dejarse gobernar, corregir y guiar por ellos en el camino de la salvación. Por tanto, es una necesidad absoluta que los fieles sencillos se sometan en mente y corazón a sus propios pastores, y que estos últimos se sometan con ellos al Pastor Principal y Supremo.En esta subordinación y dependencia reside el orden y la vida de la Iglesia; en él se encuentra la condición indispensable del bienestar y el buen gobierno. Por el contrario, si ocurriera que quienes no tienen derecho a hacerlo se atribuyan autoridad, presumiendo ser jueces y maestros, si los inferiores en el gobierno de la Iglesia universal intentan o pretenden ejercer una influencia diferente a la de la autoridad suprema, se sigue una inversión del verdadero orden, y muchas mentes se confunden y las almas abandonan el camino correcto.

Asimismo, si tratan de dar prueba de una sumisión que lejos de ser sincera establece algún tipo de oposición entre un Pontífice y otro. Quienes, ante dos directivas diferentes, rechazan la presente para aferrarse al pasado, no están dando prueba de obediencia a la autoridad que tiene el derecho y el deber de guiarlos; y en cierto modo se parecen a los que, al recibir una condena, quisieran apelar a un futuro concilio, o a  un Papa mejor informado.

A este respecto, conviene recordar que en el gobierno de la Iglesia, salvo los deberes esenciales impuestos a todos los pontífices por su oficio apostólico, cada uno de ellos puede adoptar la actitud que juzgue mejor según los tiempos y circunstancias. De esto solo él es el juez. Es cierto que para ello no sólo tiene luces especiales, sino más aún el conocimiento de las necesidades y condiciones de toda la cristiandad, para lo cual, es conveniente que debe proveer con su cuidado apostólico. Tiene a su cargo el bienestar universal de la Iglesia, a la que se subordina cualquier necesidad particular, y todos los demás que están sujetos a esta orden deben secundar la acción del director supremo y servir al fin que él tiene a la vista. Dado que la Iglesia es una y su cabeza es una, también su gobierno es uno, y todos deben ajustarse a este.

Cuando se olvidan estos principios, se advierte entre los católicos una disminución del respeto, de la veneración y de la confianza en quien se les da como guía; luego desaparece ese vínculo de amor y sumisión que debe unir a todos los fieles a sus pastores, a los fieles ya los pastores al Pastor Supremo, vínculo en el que principalmente se encuentra la seguridad y la salvación común .

De la misma manera, al olvidar o descuidar estos principios, se abre de par en par la puerta a las divisiones y disensiones entre los católicos, en grave detrimento de la unión que es la marca distintiva de los fieles de Cristo, y que, en todos los tiempos, pero particularmente hoy, en razón de las fuerzas conjuntas del enemigo, debe ser de interés supremo y universal, en favor del cual debe dejarse de lado todo sentimiento de preferencia personal o ventaja individual.

Esa obligación, si es que incumbe en general a todos, puede decirse de hecho, que es especialmente urgente para los periodistas. Si no se hubieran imbuido del espíritu dócil y sumiso tan necesario para cada católico, ayudarían a difundir más ampliamente esos asuntos deplorables y a hacerlos más gravosos. La tarea que les corresponde en todo lo que concierne a la religión y que está íntimamente ligada a la acción de la Iglesia en la sociedad humana es la siguiente: estar completamente sujetos en la mente y la voluntad, como todos los demás fieles, a sus propios obispos. y al Romano Pontífice; seguir y dar a conocer sus enseñanzas; estar total y voluntariamente al servicio de su influencia; y reverenciar sus preceptos y asegurar que sean respetados. Aquel que actuara de otra manera de tal manera que sirviera a los propósitos e intereses de aquellos cuyo espíritu e intenciones hemos reprobado en esta carta fracasará en la noble misión que ha emprendido. Al hacerlo, en vano se jactaría de atender el bien de la Iglesia y ayudar a su causa, pues nada menos que sería alguien que se esfuerza en debilitar o disminuir la verdad católica, o de hecho alguien que se muestra  como su amigo demasiado temeroso.

(Papa León XIII, Carta Apostólica Epistola Tua ; subrayado agregado).

En resumen: el magisterio tipo hágalo usted mismo de los tradicionalistas de reconocer y resistir no tiene ninguna posibilidad. Cada acto del magisterio papal, infalible o no, es siempre autoritario y vinculante para las conciencias, aunque no haya sido creído “siempre, en todas partes y por todos” .

Sí, es cierto que hay algunas circunstancias muy limitadas bajo las cuales la sumisión a una enseñanza no infalible puede suspenderse internamente (pero la doctrina no puede contradecirse externamente), pero eso es “extremadamente raro” y se aplica solo a expertos en teología que están a la espera de un juicio de la Santa Sede, “mientras guardan un silencio reverencial” (Mons. Gerard van Noort,  Dogmatic Theology III: The Sources of Revelation  [Westminster, MD: The Newman Press, 1961], n. 254, p. 275 ). Vea las páginas escaneadas aquí .

Los deberes de un católico con respecto al magisterio eclesiástico son bastante claros:

Al definir los límites de la obediencia debida a los pastores de almas, pero sobre todo a la autoridad del Romano Pontífice, no se debe suponer que sólo debe cederse en relación con dogmas de los que no se puede desvincular la negación obstinada. del crimen de herejía. Más aún, no basta con asentir con sinceridad y firmeza a doctrinas que, aunque no están definidas por ningún pronunciamiento solemne de la Iglesia, son propuestas por ella para creer, como divinamente reveladas, en su enseñanza común y universal, y que el [ Primer] Concilio Vaticano declaró que se debe creer “con fe católica y divina”. Pero esto también debe tenerse en cuenta entre los deberes de los cristianos, que se dejen gobernar y dirigir por la autoridad y dirección de los obispos y, sobre todo, de la Sede Apostólica.

Y qué apropiado es que esto sea así para que cualquiera pueda percibirlo fácilmente. Porque las cosas contenidas en los oráculos divinos se refieren en parte a Dios, y en parte al hombre, y a todo lo necesario para la consecución de su salvación eterna. Ahora bien, tanto esto, es decir, lo que estamos obligados a creer como lo que estamos obligados a hacer, son establecidos, como hemos dicho, por la Iglesia en ejercicio de su derecho divino, y en la Iglesia por el Sumo Pontífice.

Por tanto,  le corresponde al Papa juzgar con autoridad qué cosas contienen los sagrados oráculos, así como qué doctrinas están en armonía y qué en desacuerdo con ellas; y también, por la misma razón, para mostrar qué cosas deben aceptarse como correctas y cuáles rechazarse como inútiles; qué es necesario hacer y qué evitar hacer, para alcanzar la salvación eterna. Porque, de lo  contrario, no habría un intérprete seguro de los mandamientos de Dios, ni habría ningún guía seguro que mostrara al hombre la forma en que debe vivir .

(Papa León XIII, Encíclica  Sapientiae Christianae , n. 24; subrayado añadido).

¿Qué significa esto? Significa que  el papado tiene consecuencias . Sí, porque saber quién es y quién no es un verdadero Papa en  realidad marca la diferencia . Para un católico romano tradicional, eso no debería ser sorprendente ni difícil de aceptar.

Dicho todo esto, hay varios puntos de crítica que debemos plantear con respecto a lo que Francisco afirma en su discurso del 30 de enero sobre el Vaticano II y la disidencia de los tradicionalistas.

Donde Francis se equivoca. Un  llamativo doble estándar

Primero, es divertido notar que, de repente, Francisco descubre la severidad como un medio para mantener a las personas a raya doctrinalmente. Dice: “En este sentido tenemos que ser exigentes, severos”. ¿Exigente? ¿Severo? ¿Es que Francisco de repente está descubriendo la importancia de aferrarse rígidamente a las certezas ? ¿Qué pasó con su afirmación de que “ser cristiano no se trata de adherirse a una doctrina” ? ¡De repente lo es! Eso es porque el único dogma que conoce es su propio progresismo, y de ese dogma no tolera ningún disenso.

Recordemos que este es el mismo Francisco que quiere “acompañar” a todo pecador en su pecado , llegando a afirmar que el adulterio y la fornicación son meras participaciones imperfectas del “ideal” del matrimonio . De hecho, incluso ha dejado constancia de que si los fornicarios conviven el tiempo suficiente, su pecado mortalfinalmente se convierte en un sacramento . ¿Pero acompañamiento para quienes cuestionan o rechazan el Vaticano II? ¿Con los que se adhieren a los catecismos preconciliares? Absolutamente no. ¿Misericordia? ¡Olvídalo! ¿Y el dios de las sorpresas ? ¡Ausente! Bergoglio saca estas cosas  sólo  cuando es necesario para avanzar en su agenda que destruye el alma, nunca para obstaculizarla. ¡Duh!

Cuando la disensión proviene de la izquierda, Francisco hace todo lo posible por ser amable y tolerante. Recordemos que el pseudopapa argentino no tiene ningún problema con las “monjas” modernistas como las de la Conferencia de Lde Mujeres Religiosas líderes de Estados Unidos . Además, ha rehabilitado más o menos a teólogos marxistas de la liberación como Leonardo Boff , Ernesto Cardenal y Gustavo Gutiérrez . Y el mismo Francisco, por supuesto, disiente del Concilio de Trento, por ejemplo, en una serie de dogmas, como la transubstanciación , la justificación , el mérito y la naturaleza de la fe .

Fue el “Papa” que convocó el concilio, Juan XXIII , quien en su solemne discurso inaugural dijo que “en la actualidad, la esposa de Cristo prefiere usar la medicina de la misericordia antes que las armas de la severidad…” ( Discurso Gaudet Mater Ecclesia , n. 16). Por lo tanto, no es sorprendente que la práctica de la misericordia de Bergoglio sea altamente selectiva. Esto confirma que realmente no se trata de misericordia per se . Se trata de abusar del concepto de misericordia usándolo como pretexto para erosionar la doctrina católica a cada paso. Por lo tanto, todos los que exponen, rechazan o resisten este abuso de misericordia deben ser tratados con dureza. Ahora tiene sentido.

Aunque muchos desearían poder volver a la época del “Papa” Benedicto XVI , en realidad él está de acuerdo con Bergoglio en la cuestión de cómo tratar a los tradicionalistas. A principios de la década de 1980, como “Cardenal” Joseph Ratzinger, denunció a los tradicionalistas como defensores de “un fanatismo sectario que es la antítesis de la catolicidad“, y agregó que “no podemos resistirlos con demasiada firmeza” ( Principios de Teología Católica  [San Francisco, CA: Ignatius Press, 1987], págs. 389-90). Y aunque pueda parecer que como Benedicto XVI les mostró una gran bondad al emitir su carta Summorum Pontificum para “liberar” la celebración de la Misa Tradicional Latina, como hemos demostrado, eso fue simplemente una táctica inteligente para aplacar a los tradicionalistas a fin de mantenerlos unidos a la Secta del Vaticano II y sus falsos Papas. Funcionó, ¿verdad?

El engañoso argumento de los  “viejos católicos”

Volviendo a Francisco, debemos estar en desacuerdo con su referencia engañosa al Concilio Vaticano I (1869-70) y a los llamados “viejos católicos” que lo rechazaron:

Y este problema que estamos viviendo, la selectividad del Concilio, se ha repetido a lo largo de la historia con otros Concilios. Pensemos en el grupo de obispos que después de la partida del Vaticano I, en el grupo de laicos, y otros grupos, que  alegaron seguir la “verdadera doctrina” que no era la del Vaticano I. “Somos los verdaderos católicos” … . Hoy ordenan mujeres. La actitud más severa, guardar la fe sin el magisterio de la Iglesia, te lleva a la ruina.

Eso es simplemente notable por varias razones.

En primer lugar, porque la Secta del Vaticano II tiene más en común con el llamado “viejo catolicismo” que con el catolicismo romano. Los viejos católicos eran liberales en lo teológico. De ninguna manera estaban practicando la religión católica como estaba  “en los libros”, por así decirlo, antes del Vaticano I, como Francisco quiere hacernos creer. La Enciclopedia Católica  señala que en “ las doctrinas y el culto esenciales apenas difieren de una forma de protestantismo liberal “. Rechazan los dogmas anteriores al Vaticano I como la Transubstanciación y la Inmaculada Concepción, y no exigen que su clero sea célibe.

En 1873, el Papa Pío IX advirtió sobre  ellos, diciendo que

socavar los cimientos de la religión, anular todas sus marcas y propiedades, e inventar tantos errores repugnantes, o más bien, sacar de la antigua reserva de herejes y reunirlos y publicarlos. Sin embargo, no se avergüenzan de llamarse católicos y viejos católicos, mientras que en su doctrina, novedad y número no se muestran en modo alguno ni viejos ni católicos.

(Papa Pío IX, Encíclica Etsi Multa , n. 23)

¿No suena esto a Bergoglio y a su grey de modernistas? ¿Cuánto más se pueden socavar los cimientos de la religión que proclamando que Dios ha querido que existan muchas religiones diferentes ? ¿Qué queda de la revelación divina cuando alguien afirma una blasfemia tan espantosa y absurda?

Litúrgicamente, también, los viejos católicos fueron los precursores de la Secta del Vaticano II en muchos aspectos:

Las siguientes características son comunes a los ritos holandés, alemán y suizo [de la antigua liturgia católica]. Todos están en el idioma del país. Todos omiten el Filioque del Credo. Todos ellos se recitan en voz alta y se espera que la congregación se una; aunque en Alemania y Suiza es común que parte del rito se diga en silencio mientras la congregación canta himnos. En todos ellos se omite lo que se considera papal o ultramontano.

… Las siguientes son las características más destacadas propias de la liturgia suiza.

Se omite la oración “Oramus Te”, con su referencia a las reliquias. Los “Kyries” son reemplazados por una serie de licitaciones de oraciones por la Iglesia, por el país y por aquellos en problemas.

El canon se diferencia considerablemente del romano. Hay una Epiclesis, que precede a las Palabras de Institución (como en el Primer Libro de Oraciones de Eduardo VI).

(CB Moss, El viejo movimiento católico: sus orígenes e historia , 2ª ed. [Berkeley, CA: The Apocryphile Press, 2005], págs. 320-321)

Además, al igual que los viejos católicos, la Iglesia Novus Ordo también afirma estar “volviendo a la antigüedad” para muchas de sus innovaciones (mientras que en otras ocasiones, curiosamente, nos dicen que “no hay marcha atrás” ) lo cual es una idea peligrosa rechazada por el Papa Pío XII en 1947:

Pero el uso antiguo no debe considerarse más adecuado y apropiado, ni por derecho propio ni por su significado para tiempos posteriores y situaciones nuevas, por el simple hecho de que lleva el sabor y el aroma de la antigüedad. Los ritos litúrgicos más recientes también merecen reverencia y respeto. Ellos también deben su inspiración al Espíritu Santo, que ayuda a la Iglesia en todos los tiempos, incluso hasta la consumación del mundo. Son igualmente los recursos que utiliza la majestuosa Esposa de Jesucristo para promover y procurar la santidad del hombre.

Ciertamente es sabio y loable volver en espíritu y afecto a las fuentes de la sagrada liturgia. La investigación en este campo de estudio, al rastrearlo hasta sus orígenes, aporta una valiosa ayuda para una investigación más completa y cuidadosa del significado de los días festivos y del significado de los textos y ceremonias sagradas empleados en su ocasión. Pero no es prudente ni loable reducir todo a la antigüedad con todos los recursos posibles. Así, para citar algunos casos, uno se desviaría del camino recto si quisiera que el altar volviera a su forma primitiva de mesa; si quisiera excluir el negro como color para las vestiduras litúrgicas; si prohibiera el uso de imágenes y estatuas sagradas en las iglesias; si ordenara el crucifijo diseñado de tal manera que el cuerpo del divino Redentor no muestre rastro de sus crueles sufrimientos; y por último, si desdeña y rechaza la música polifónica o el canto en partes, incluso cuando se ajusta a las normas dictadas por la Santa Sede.

(Papa Pío XII, Encíclica Mediator Dei , nn. 61-62)

    Entonces, ¿quién está con el magisterio de la Iglesia aquí?

En segundo lugar, el hecho de que Francisco se queje de que los viejos católicos ordenan mujeres es demasiado divertido, considerando que es él quien ha dado tanto ímpetu al movimiento de mujeres diáconos dentro de su propia secta modernista. Aunque hasta ahora no ha admitido mujeres en las sagradas órdenes, ha comenzado a sentar las premisas para que eso suceda; por ejemplo, en su infernal exhortación Querida Amazonia y más recientemente al admitiir oficialmente a mujeres en los “ministerios” de lector y acólito  (en el catolicismo romano real, lector y acólito son órdenes menores). Sin mencionar que acepta clérigos protestantes .

En tercer lugar, ¿quién permitió que el notorio apóstata Hans Küng  discutiera libremente sobre el dogma de la infalibilidad papal definido en el Vaticano I? Probablemente ya lo hayas adivinado: ¡no era otro que el “Papa” Francisco! Hasta aquí su preocupación por extraviarse como los viejos católicos.

En cuarto lugar, otro dogma definido en el Concilio Vaticano I es el de la demostrabilidad de la existencia de Dios solo a partir de la razón basada en el mundo creado: “Si alguien dice que el único Dios verdadero, nuestro Creador y nuestro Señor, no puede ser conocido con certeza por lo que ha sido hecho, por la luz natural de la razón humana: sea anatema ”(Constitución Dogmática Dei Filius ; Denz. 1806 ). Sin embargo, muchos Novus Ordos niegan ese dogma, ya que afirman que no se puede probar que Dios existe. Uno de los herejes más prominentes en ese sentido es “Mons.” Georg Gänswein , secretario privado de Benedicto XVI y, hasta hace poco, prefecto de la casa “papal” de Francisco .

La herejía que sostiene que la existencia de Dios no se puede probar es uno de los sellos distintivos del Modernismo, por cierto. Es uno de los primeros errores repudiados en el Juramento contra el Modernismo instituido por el Papa San Pío X en 1910: “Y ante todo, profeso que Dios, origen y fin de todas las cosas, puede ser conocido con certeza por la luz natural de la razón del mundo creado (cf. Rom. 1:19), es decir, de las obras visibles de la creación, como causa de sus efectos, y que, por tanto, también puede demostrarse su existencia ”( Juramento contra el Modernismo ).

En quinto lugar, ¿quién se reunió cordialmente con los obispos viejos católicos  de Utrecht en el Vaticano por el bien de las relaciones ecuménicas el 30 de octubre de 2014? Lo has adivinado de nuevo: ¡Frankster! No solo los recibió e intercambió regalos con ellos, también les dijo que los Novus Ordos y los viejos católicos deben “caminar juntos, orar juntos [!] Y trabajar juntos en un espíritu profundo de conversión hacia todo lo que Cristo quiere para su Iglesia… Debemos estar siempre dispuestos a escuchar y seguir la inspiración del Espíritu Santo que nos conduce a la verdad entera (cf. Jn 16,13) ”( fuente ). En otras palabras, ni la propia secta de Francisco ni la de los viejos católicos poseen la verdad, de lo contrario no habría necesidad de buscarla juntos. ¿No es bueno saberlo? No podríamos recalcarlo más

Además, en la misma audiencia, Francisco dijo a sus hermanos viejos católicos que “hay muchas áreas en las que los católicos y los viejos católicos pueden colaborar para enfrentar la profunda crisis espiritual que afecta a los individuos y las sociedades…. Urge un testimonio convincente de la verdad y los valores del Evangelio. En esto podemos apoyarnos y animarnos unos a otros, especialmente a nivel de parroquias y comunidades locales ”. Por lo tanto, está claro que Bergoglio cree que los viejos católicos en su discurso del 30 de enero de 2021 a los catequistas italianos son nada menos que testigos del Evangelio . Eso es extraordinario. Lo que sea que estén haciendo mal, no puede ser eso mal si, a pesar de todos sus defectos, siguen ayudando a las almas transmitiéndoles “la verdad y los valores del Evangelio”.

Por último, no debemos dejar de señalar a Francisco que los viejos católicos tampoco aceptan el Vaticano II . De hecho, al igual que los ortodoxos orientales, solo aceptan los primeros siete concilios ecuménicos de los 19 que precedieron al Vaticano I. De alguna manera, sin embargo, eso nunca ha provocado severidad por parte de la secta Novus Ordo, que entabla un diálogo ecuménico amistoso. con todos los herejes bajo el sol, no solo los viejos católicos sino también los anglicanos, luteranos, metodistas, valdenses, presbiterianos y pentecostales, por ejemplo.

En 2014, Bergoglio le dijo al evangélico Brian Stiller con  franqueza: “No estoy interesado en convertir a los evangélicos al catolicismo. Quiero que la gente encuentre a Jesús en su propia comunidad ”. Esto fue repetido por otros protestantes a quienes el “Papa” les había dicho lo mismo. En una carta que escribió a metodistas y valdenses el 10 de agosto de 2017, Francisco dijo: “Que la mirada de Jesús ilumine también nuestras relaciones, para que no solo sean formales y correctas, sino fraternales y vivas. El Buen Pastor quiere que estemos juntos en el camino, y Su mirada ahora nos abraza a todos, Sus discípulos que Él desea ver plenamente unidos ”(subrayado agregado). De acuerdo con el Papa falso, entonces, los católicos ylos herejes son los discípulos de Cristo. No, es aún más específico: Francisco afirma que los protestantes “siguen la verdadera fe”  y son parte de la Iglesia, ¡de hecho, “miembros del mismo cuerpo místico de Cristo” !

Eso está en diametral oposición a la enseñanza del Papa Pío XII:

En realidad, sólo deben incluirse como miembros de la Iglesia aquellos que han sido bautizados y profesan la verdadera fe, y que no han tenido la desgracia de separarse de la unidad del Cuerpo, o han sido excluidos por una autoridad legítima por faltas graves cometidas. .

(Papa Pío XII, Encíclica Mystici Corporis , n. 22)

Pero esto se dijo  20 años  antes del todopoderoso Concilio Vaticano II, un becerro de oro figurativo, si alguna vez hubo uno.

Cuando se trata de no cristianos como judíos, musulmanes, hindúes y budistas, Francisco no afirma (todavía) que sean parte del Cuerpo de Cristo, pero deja  en claro que realmente no importa qué religión profese :

En el Día del Juicio no seremos juzgados por nuestras ideas, sino por la compasión que hemos mostrado hacia los demás.

(Antipapa Francisco, tuit del 14 de julio de 2020 )

Compartir nuestra experiencia en llevar esa cruz, para expulsar la enfermedad de nuestro corazón, que nos amarga la vida: es importante que lo hagas en tus encuentros. Aquellos que son cristianos, con la Biblia, y aquellos que son musulmanes, con el Corán. La fe que tus padres te inculcaron siempre te ayudará a seguir adelante.

(Antipapa Francisco,  Discurso a los refugiados en la Basílica del Sagrado Corazón, Roma , 19 de enero de 2014)

… [T] omo todos tenemos algo en común, todos somos humanos. Y en esta humanidad, podemos acercarnos para trabajar juntos … “Pero yo pertenezco a esta religión, oa aquella …” ¡No importa!

( “Papa Francisco en el Día de la Tierra: ‘¡Transforma los desiertos en bosques!’”Crux , 24 de abril de 2016; original en italiano  aquí .)

Agradezco a los miembros de diferentes confesiones religiosas que se han unido a nosotros y a los que no pertenecen a ninguna tradición religiosa en particular. Gracias por animarnos unos a otros a vivir y celebrar hoy el desafío de la paz como familia que somos. Estás experimentando que todos somos necesarios: con nuestras diferencias, todos somos necesarios. Nuestras diferencias son necesarias.

(Antipapa Francisco, discurso en el encuentro interreligioso con la juventud en Maputo , Vaticano.va , 5 de septiembre de 2019; subrayado agregado).

El pluralismo y la diversidad de religiones, color, sexo, raza e idioma son queridos por Dios en su sabiduría, a través de la cual creó a los seres humanos.

(Antipapa Francisco y Gran Imán Ahmad Al-Tayyib, “Un documento sobre la fraternidad humana para la paz mundial y la convivencia , Vatican.va , 4 de febrero de 2019)

Un viaje de paz es posible entre religiones. Su punto de partida debe ser la forma en que Dios ve las cosas. “Dios no ve con sus ojos, Dios ve con su corazón. Y el amor de Dios es el mismo para todos, independientemente de la religión. Incluso si son ateos, su amor es el mismo. Cuando llegue el último día, y haya suficiente luz para ver las cosas como realmente son, nos vamos a encontrar bastante sorprendidos ”.

(Antipapa Francisco, Encíclica Fratelli Tutti , n. 281)

Aquí debemos recordar a Francisco y a todos nuestros lectores que los judíos, musulmanes y paganos tampoco aceptan el Vaticano II . ¿Eso molesta al falso Papa ? De ninguna manera. En su religión, incluso los ateos llegan al cielo siempre que sean “buenos” ateos. Todas las religiones están – así piensa él – “siempre mirando al cielo, mirando a Dios”, y “Dios ha permitido esto” para que “no nos asuste la diferencia” en las religiones. ¡Ah, pero Dios también ha permitido que algunos rechacen el Vaticano II y, sin embargo, Francisco no tolera disentir de él!

El colosal doble rasero es tan evidente como insufrible.

El punto en que no debe haber concesión para Bergoglio 

Francisco concluye su crítica a los que se oponen al Concilio Vaticano II exhortando a sus catequistas a no ceder: “Por favor, no hagan concesiones a quienes intentan presentar una catequesis que no está de acuerdo con el Magisterio de la Iglesia”. Esto también es irónico e hipócrita, considerando que es él mismo quien ha estado haciendo concesiones a la Fraternidad Lefebvrista de San Pío X , famosa por rechazar  los errores del Vaticano II y la “Nueva Misa” que siguió.

:

Francisco carece de consistencia, franqueza y honradez . Se puede decir que bajo él, el término “franqueza” ha adquirido un significado muy diferente.

Como demostró el filósofo argentino Omar Bello en su libro El Verdadero Francisco (“El verdadero Francisco”),

Pulsa para descargar

Bergoglio tiene dos caras como cuestión de estrategia política: le gusta contar a diferentes personas diferentes versiones de una misma historia; envía deliberadamente señales contradictorias; y se contradice a propósito. El único principio que rige sus acciones es alcanzar el fin que tiene en mente en un momento dado.

Echa un vistazo a este diálogo que Bello incluye en su libro sobre un empleado de Curial que entonces, el “cardenal” Bergoglio quería despedir cuando era “arzobispo” de Buenos Aires:

“¡

“Dije que lo echara ya. ¿Qué idioma estoy hablando?

“Muy bien, monseñor, lo echaremos de inmediato”.

“Promover para eliminar” es uno de los lemas no escritos más respetados de la Iglesia. Suena extraño pero alguien que se porta mal puede acabar en una mejor posición, eso sí, muy lejos del lugar original donde cometió la infracción. Eso sí, a pesar del lema, a veces es necesario echar a la gente, y en esos casos Bergoglio tampoco abandona sus trucos. Una vez despedido, el empleado en cuestión solicitó una audiencia con el cardenal y se le concedió rápidamente, sin hacer preguntas.

“Pero yo no sabía nada de eso, hijo. Me sorprendes… ”, aseguró el actual Papa al empleado despedido cuando le contó sus problemas.

“¿Por qué te echaron? ¿Quién fue?”

El hombre salió de las oficinas del cardenal sin trabajo pero con un auto nuevo como regalo, creyendo que Francisco era un santo impulsado por circunstancias fuera de su control, dominado por una multitud de asistentes maliciosos. La historia de este despido es repetida incluso por los oficiales de seguridad de la Curia de Buenos Aires.

(Omar Bello, El Verdadero Francisco [Buenos Aires: Ediciones Noticias, 2013], págs. 36-37; nuestra traducción).

¿Está todo empezando a tener sentido ahora?

De Novus Ordo Watch

3 replies »

  1. [El comentario de Carlos Gutiérrez estuvo algún tiempo equivocadamente en el spam.. Ahora lo subo al buzón de comentarios y hago el siguiente comentario mío a su conentsrio]

    Aunque no fuera dogmático la argumentación es crítica contra las palabras De Francisco. No tiene nada que ver si es dogmático o no.
    Además en el concilio existen “Constituciones dogmáticas” y fueron aprobadas con fórmulas solemnes ex cathedra con un énfasis como nunca se aprobó algo en la historia de la Iglesia.
    Se ve que a ud le pesan más las palabras casuales dichas desde un balcón por Pablo VI que la letra del Concilio. Por otra parte el que sea un concilio pastoral no quita nada para que sea infalible (que no lo es pero no porque sea pastoral sino porque fue aprobado por un antipapa)
    Yo creo que ud. está algo intoxicado por la propaganda Neocon respecto de lo que es no infalible por ser pastoral. También Pablo VI dijo que era magisterio ordinario y auténtico como si esto impidiera la infalibilidad de cualquier documento si se ajusta al canon de la infalibilidad,

    Me gusta

  2. Por CRISTO soy Cristiano, o mas bien…lo intento ser!

    Si Cristo con su ejemplo no negocio con Satanás, como nosotros tan insignificantes vamos a negociar la verdad que nos fue dada por el Hijo de Dios, El Mesías, el Cristo que anunciaron los profetas desde el principio. Ya Moisés hace referencia a Cristo al mencionar que el hijo del hombre seria levantado como lo fue con su cayado la serpiente en el desierto!.

    Aquel que acepte el CVII está condenado, y no porque yo lo diga, que soy mero hombre insignificante!…Pues es san Pablo quien nos advierte y deja bien claro que aquel que predique una doctrina distinta a la que el predico… incluidos los mismísimos apóstoles si, así lo hicieran, serian Anatema. y nos deja bien claro que incluso si un ángel bajado del cielo nos anuncia un evangelio diferente y lo acepta seria ¡ANATEMA!.

    Cristo es el camino , la verdad y la vida…y solo por Cristo se llega al padre…solo por EL!!!. Pondré un simple ejemplo de que el CVII predica una doctrina contraria a la dada por Cristo y trasmitida por los Apóstoles; repito solo pongo esto si bien podría poner todo el mismísimo CVII, ya que poseo uno de los pocos ejemplares que se conservan (Libro: Documentos Vaticano II, constituciones, decretos, declaraciones, así como el sínodo extraordinario 1985)
    Y el ejemplo en particular que niega a Jesús es tan simple como leer:
    NOSTRA AETATE!. Y tomando palabras escritas en las escrituras hago referencia: el que sepa leer, que entienda.

    Daré una pequeña reflexión personal de NOSTRA AETATE perteneciente al CVII!.
    Si quien no pasa por Cristo no puede llegar al padre, como puede compartirse un mismo Dios, si las religiones que menciona Nostra Aetate no aceptan a Cristo como el Mesías, así mismo reconoce que atreves de ritos y expresiones tipo idolatra, se puede llegar a la salvación!( es la negación de Cristo como camino, verdad y vida por el cual se llega al Padre.

    Sepan que ellos en el CVII retuercen las escrituras a su conveniencias, hasta la perversión de toda la enseñanza trasmitida y enseñada por los primeros cristianos y por, Cristo mismo.

    DIOS, PATRIA Y REY

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s