ALL POSTS

CARTA DE CIENTÍFICOS ALEMANES ADVIRTIENDO CONTRA LA VACUNA DE COVID 19


200 científicos alemanes contra la campaña de vacunación Covid 19

 

Un total de 204 profesionales, entre ellos Médicos, Farmacéuticos, Psicoterapeutas y Científicos de Alemania han hecho llegar el pasado 31 de enero una carta a la Asociación Médica Alemana y del Consejo de la Cámara Federal de Farmacéuticos expresando su preocupación por la situación actual de la vacunación contra el SRAS-CoV-2 en relación al llamamiento que han recibido para participar en las campañas de vacunación. Hoy en ALO recuperamos, traducidos, los elementos fundamentales de la misiva.

Portada de la carta remitida a las autoridades médicas y sanitarias alemanas (imagen)

La carta titulada «Vacunación contra el SARS-CoV-2: Pregunte a su médico o farmacéutico» expresa la posición de este grupo de científicos en el sentido de no avalar las vacunas para el Sars Cov 2 por razones médico-científicas, éticas y legales profesionales (1) e insta a la Comunidad Médica y Farmacéutica a que deje de apoyar las campañas de vacunación en vista del estado actual de los conocimientos sobre los riesgos específicos incalculables (2,3,4,5,6) de la vacunación que se citan a continuación. Sintetizamos a continuación los procedimientos cuestionados por estos profesionales y los riesgos señalados en la misiva:

1. Las vacunas, al igual que otros medicamentos, tienen efectos adversos.  Algunos ejemplos:

– Con la vacunación de Pandemrix contra los virus H1N1 en 2009 aparecieron los efectos adversos  en agrupaciones de niños y adolescentes causándoles narcolepsia. El inmenso daño y las consecuencias de por vida que causó a las víctimas supuso que la relación riesgo-beneficio fuera claramente negativa.(13)

– Después del desastre de la Talidomida en 1978, con el fin de prevenir en la medida de lo posible los daños causados por los medicamentos y las vacunas, se crearon en Alemania unos requisitos legales para el desarrollo, fabricación y pruebas de medicamentos y vacunas en forma de Ley de Medicamentos. Actualmente están ampliamente estandarizadas en todo el mundo.

2. El desarrollo de una vacuna requiere pruebas exhaustivas, no sólo de eficacia sino también de seguridad.

– Estas pruebas incluyen estudios farmacológicos y toxicológicos preclínicos de larga duración, para los cuales se requiere un tiempo de desarrollo y aprobación de 5 a 8 años (8). En el desarrollo de la vacuna contra el Sars Cov 2 los estudios preclínicos de larga duración, son en gran parte inexistentes debido al corto tiempo de desarrollo de la vacuna. Las actuales fases clínicas I y II se han acortado en gran medida  a costa de riesgos incalculables (por ejemplo, reacciones autoinmunes indeseables).

– Algunas de las vacunas contra el SARS-CoV-2 que están actualmente en proceso de aprobación en Europa son vacunas genéticas con nuevos mecanismos de acción y todavía no han sido autorizadas para su uso en humanos en todo el mundo (5,8). El desarrollo de estas vacunas requiere una evaluación especialmente cuidadosa del perfil de riesgo-beneficio. Los datos necesarios para ello no pueden obtenerse en los procedimientos de homologación abreviados debido a que implica riesgos considerables. Por lo tanto, en lo que respecta a la vacunación prevista contra el SRAS-CoV-2, hay que afirmar que las vacunas no se han desarrollado” lege artis” de acuerdo con los requisitos reglamentarios.

– El inmunólogo y toxicólogo Hockertz (3,8) entre otros, ha señalado los riesgos asociados a la vacunación contra el SRAS-CoV-2. La hoja informativa independiente «Der Arzneimittelbrief» (cuyo editor es, entre otros, el presidente de la Comisión de Medicamentos de la Asociación Médica Alemana) también analiza las cuestiones abiertas y las preocupaciones sobre la eficacia y la seguridad de las vacunas contra el SRAS-CoV-2 que están en proceso de aprobación (7). El Arzneimittelbrief tambíen afirma: «Un criterio de valoración muy importante referente a la eficacia de las vacunas es la «inmunidad estéril», y ésta apenas se tiene en cuenta en los estudios actuales.  Si se consiguiera una inmunidad estéril y duradera mediante la vacunación (efecto ideal de cualquier vacunación), se podrían interrumpir las cadenas de infección. Sin embargo, los resultados de los estudios de vacunación en curso publicados hasta ahora apenas sugieren que esto sea así«.

3- Riesgos:

Debido a la enorme preocupación por la seguridad en vista de la situación del estudio hasta la fecha (9), el Expresidente de Pfizer, Mike Yeadon y el Médico y Presidente de la Asamblea Parlamentaria del Comité de Salud del Consejo de Europa, W. Wodarg, solicitaron a la EMA (Agencia Europea de Medicamentos) que pusiera fin a los estudios de aprobación clínica en curso debido a que los posibles daños de la vacuna no podían evaluarse adecuadamente en cuanto a su frecuencia y gravedad (5,6). Se trata de corroborar y constatar la seguridad de la vacuna para su uso y en ningún caso se trata de dar una aprobación justificada por políticos e industria farmacéutica con el argumento de que “han actuado según su leal saber y entender”. La inclusión y consulta de expertos y científicos críticos es imperativa y oportuna, y debería ser exigida ahora también por las organizaciones de médicos y farmacéuticos. Esta falta de estudios de seguridad acabará trasladando la responsabilidad a los médicos y a los farmacéuticos como autoridades consultivas y ejecutivas.

Otro dato significativo que menciona la carta es que la aprobación de las nuevas vacunas por parte de la EMA no exime a los médicos ni a los farmacéuticos implicados en la responsabilidad médico-científica (11) y legal (12) respecto de los efectos adversos experimentados por cada persona. El deber de la profesión médica y farmacéutica es proteger a los pacientes utilizando sus conocimientos sobre los riesgos médicos y absteniéndose de actuar con consecuencias potencialmente perjudiciales.

3.1 El  fenómeno (ADE) amplificación dependiente de anticuerpos. Es un efecto adverso conocido en las vacunas que se ha estudiado para el dengue, el ébola, y otros coronavirus, el cual produce una reacción inmunitaria exagerada cuando se infecta con el virus respectivo después de la vacunación. Suele provocar una enfermedad grave e incluso la muerte.  Estas fueron las razones por las que los intentos anteriores de desarrollar vacunas contra los coronavirus tuvieron que ser suspendidos ya sobre la base de los datos in vitro o los datos experimentales en animales (7).

3.2. Alergenicidad contra la vacuna causando reacciones alérgicas graves y muy graves consecuencia de incorporar en la composición de la vacuna adyuvantes como el polietilenglicol o nanopartículas (5).

3.3 Posible desarrollo de anticuerpos contra las proteínas de espícula y la sincitina-1. La sincitina-1 es una proteína encontrada en humanos y en otros primates que participa en la fusión de gametos y facilita la implantación de la placenta humana.  Si se desarrollan anticuerpos es posible la infertilidad femenina resultante (9) y una posible influencia en el desarrollo de enfermedades neuropsiquiátricas como la esclerosis múltiple y la esquizofrenia (9,10).

Conclusión

Es por estas razones mencionadas anteriormente, datos incompletos, riegos médicos incalculables, que a los 204 profesionales firmantes en esta carta no les parece éticamente justificable su administración y les resulta incompatible con la ética profesional de los médicos (1):

1) No hay la suficiente certeza en la relación positiva entre beneficio y riesgo.

2) No se ha investigado adecuadamente los riesgos potenciales habiendo indicios de serios riesgos para la salud.

La carta finaliza como sigue: “Apoyamos las decisiones individuales de vacunación. Somos conscientes de que, al igual que ocurre con otras enfermedades víricas, la evolución de COVID-19 puede ser grave y, en algunos casos, mortal. No pertenecemos a ningún grupo partidista y nos sentimos obligados a nuestra responsabilidad profesional y al bienestar de los pacientes que se nos confían con nuestra conciencia. Con gran preocupación, pedimos a nuestros representantes profesionales que incluyan los aspectos mencionados en sus consideraciones sobre la vacunación contra el SARS-CoV-2, para proporcionar información adecuada sobre los riesgos y poner fin a la actual defensa abierta o indirecta de la vacunación.”

Listado de suscribientes, referencias y enlace a la carta original: ver

Visto en Religión la Voz Libre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s