ALL POSTS

LA IGLESIA FRENTE AL COMUNISMO


Una breve crítica católica del comunismo (1939)

Descargar documento en PDF

El P.  Edward Leen contra los marxistas…

En 1939, el magnífico escritor católico irlandés Fr. Edward Leen (1885-1944) publicó un libro titulado La Iglesia ante Pilatos.Publicado un momento crítico de la historia, aborda las relaciones entre la Iglesia Católica y la autoridad secular. Con solo 78 páginas, es una lectura corta y muy recomendable.

En el capítulo 2 de La Iglesia ante Pilato, el autor dedica una subsección al tema del comunismo. Ofrece un análisis aleccionador del sistema despreciable, materialista e impío introducido por Karl Marx (1818-1883), identificándolo como “el enemigo más intransigente de la catolicidad“, de hecho “la expresión más completa de las revueltas parciales, incompletas y algo ilógicas que han marcado el curso del cristianismo desde los primeros años de la era cristiana”.

Mientras que muchos sostienen erróneamente que el comunismo es simplemente una teoría económica, confundiéndolo así con el socialismo, la verdad es que el comunismo es mucho más que eso. Es nada menos que “una ética y una religión”, como  el p. Leen explica. El comunismo busca alterar y reemplazar, por medio de la revolución, todo el orden social. Lo que contribuye a este objetivo, es moralmente aceptable para el comunista, que se aferra al cruel error de que “el fin justifica los medios”.

Los verdaderos Papas han condenado enérgicamente el comunismo y el socialismo. Entre los documentos magisteriales más relevantes se encuentran los siguientes:

Hay que señalar que la condena del comunismo por parte de la Iglesia no debe entenderse como un respaldo al capitalismo. Aunque no es intrínsecamente malo como el comunismo, el capitalismo tiende a corromper la búsqueda legítima de obtener un beneficio convirtiéndolo no solo en un fin en sí mismo, sino en el más alto de todos los fines que se deben buscar ferozmente, incluso a expensas de los derechos individuales de las personas y del bien común.

La teoría económica que corresponde más estrechamente a la doctrina social de la Iglesia es lo que se conoce como “Distributismo”, aunque la etiqueta tiende a ser malinterpretada. El siguiente artículo lo explica con cierta extensión:

El antídoto contra el comunismo, entonces, no es el capitalismo, sino la doctrina social y moral de la Iglesia Católica.

A continuación presentamos el texto completo de la crítica del P. de Leen al comunismo, [el 2° capítulo del libro] con la esperanza de que el mayor número posible de personas lo lean. No será difícil descubrir paralelos sorprendentes y aterradores con nuestros propios días.

En 1917, la Madre de Dios apareció en Fátima para advertir al mundo de los “errores de Rusia” que comenzaban a desarrollarse durante ese año crítico en lo que pronto se convertiría en la Unión Soviética. Que, por intercesión de Nuestra Señora, nos salvemos de una propagación cada vez mayor del sistema comunista infernal.


P. Edward Leen sobre el comunismo

Cap. 2° de “La Iglesia ante Pilatos” (1939), pp. 33-41

Para el filósofo moral cristiano, es bueno lo que conduce a la verdadera finalidad de la vida humana, pero lo malo es lo que aparta al hombre de ese fin o le hace darle la espalda. Es el comportamiento, un acto en la meta de la existencia lo que determina su valor moral.

Comunismo

Así que con el comunismo, la revolución mundial, que termina en una distribución satisfactoria de los bienes materiales, es el fin del hombre. Lo que conduce a eso, ya sea el asesinato, es bueno. Lo que impide su logro, sea ese impedimento el amor natural de los hijos por sus padres, es malo.

La Iglesia, sabia no solo en cosas sobrenaturales, sino sabia en todos los asuntos importantes, vio hace mucho tiempo a dónde las falsas filosofías inevitablemente tendían y alzaba su voz una y otra vez con solemnes advertencias. Es un principio indudable de Ella que las falsas creencias engendran inevitablemente mala conducta. Especialmente durante los últimos cien años, Papa tras Papa se han esforzado por despertar a la humanidad a un sentido de los desastres que eran inminentes, señalando en los términos más claros que estos desastres serían el tema lógico de las falsas teorías que los hombres equivocados estaban abrazando ansiosamente en asuntos políticos, sociales y económicos. Estas advertencias cayeron en oídos sordos y hoy estamos presenciando el comienzo de los males que los Vicarios de Cristo han predicho.

Para el comunismo no es una extraña irrupción incondicional desde el exterior en la secuencia ordenada de eventos humanos, que  interrumpe  violentamente esa secuencia ordenada. No es un relámpago que aparece repentinamente sin causa en un cielo perfectamente despejado. No es algo totalmente incalculable que los hombres que organizan el bienestar temporal de la humanidad no puedan contar. El comunismo no está exento de antecedentes. No es el primero, aunque es el enemigo más intransigente de la catolicidad. En lo que esencialmente representa -y el nombre que tiene es algo [sic] engañoso- es la expresión más completa de las revueltas parciales, incompletas y algo ilógicas que han marcado el curso del cristianismo desde los primeros años de la era cristiana.

El nombre de “comunismo”, como se ha dicho, es algo engañoso. Transmite la impresión de que lo que representa es principalmente una teoría económica. El aspecto económico de la  mayor de las herejías no es más que un aspecto y está lejos de ser un aspecto importante. Es, por encima de todo, una ética y una religión. La prueba de ese estamento es fácil. Si el comunismo fuera simplemente una teoría económica, entonces sus defensores extenderían su ferviente admiración a aquellas sociedades en las que su ideal económico se realiza más perfectamente. Sin embargo, cuando el comunismo adquiere influencia, son esas mismas sociedades las que se caracterizan por su odio especial y por su furia destructiva. El ideal económico del comunismo es que todos deben trabajar por el bien de todo el cuerpo, que nadie debe tener propiedad individual y que los frutos del trabajo de los miembros deben distribuirse de acuerdo con las necesidades de cada uno, necesidades no solo de los que trabajan, sino también de aquellos que, por enfermedad o edad, están incapacitados del trabajo. Este ideal se realiza en la vida religiosa y, sin embargo, los religiosos son los primeros objetos de ataque cuando los discípulos de Karl Marx toman las riendas del poder.

Lo que se llama comunismo no está interesado en el “comunismo” como tal. Les interesa como un medio muy útil para realizar su fin principal. Este fin es la sustitución del dios que se ha hecho a sí mismo, por el verdadero Dios, la sustitución del dios anticristiano por el Dios cristiano, y los vastos recursos de riqueza y poder que se ponen a disposición del llamado Estado Comunista se utilizan sin escrúpulos para lograr la entronización de su deidad en los altares de todas las naciones.

La religión es la relación del hombre con su fin final y el conjunto de obligaciones y deberes que surgen de esa relación. La religión sobrenatural es tal porque su fin es Dios, ser visto y amado en Su vida más divina. El comunismo es una religión porque establece un fin para el hombre, establece la relación entre el individuo y ese fin, y finalmente esboza y prescribe los deberes que surgen de esa relación. El ideal de una humanidad con masas bien alimentadas, bien alojadas y bien provistasde comodidades corporales y sin tener otro señor o amo que no sea él mismo, esa es la deidad del comunismo. La buena moral y la conducta correcta consisten en trabajar hacia este fin de la vida humana. Los medios para alcanzar este objetivo son la crueldad despiadada y la mentira cínica. El comunista tiene un desprecio absoluto por la vida humana. Él tiene un desprecio igualmente completo por los hechos reales. Lo que no lo es, es, si eso es necesario para que él obtenga sus fines. Cada revuelta contra la catolicismo desde el principio, cada herejía, fue un ataque enmascarado de Satanás contra el verdadero Dios. En el comunismo se arranca la máscara y la revuelta está abierta y declarada. No es de extrañar que los equívocos marquen todos sus procedimientos y que su progreso se trace en sangre y ruina. Las palabras dirigidas a los primeros enemigos de Cristo son en toda literalidad aplicables a sus sucesores más modernos. “Tú eres de tu padre el diablo, y los deseos de tu padre los harás. Fue un asesino desde el principio, y no estuvo en la verdad, porque la verdad no está en él. Cuando habla mentira, habla por su cuenta, porque es mentiroso y su padre” [Juan 8:44]. Los acontecimientos que estamos presenciando en la actualidad [1939] subrayan en rojo vivo todas las frases de este texto.

En boca de estos herejes y en boca de aquellos que son sus seguidores más o menos cercanos, las palabras cambian completamente su significado.

La libertad es su grito constante. No significa, como debería significar, la oportunidad sin obstáculos, el poder físico y moral para que cada hombre haga lo que pueda y deba hacer. En teoría, para estos herejes  la libertad humana significa el poder para que cada hombre haga lo que le gusta hacer. En la práctica, significa para aquellos que han sido atraídos por este espejismo de la libertad, el poder de hacer sólo lo que los herejes  quieran que hagan. La libertad resulta ser una tiranía que esclaviza a un hombre, cuerpo y alma.

El fascismo es el archienemigo de los protagonistas de la herejía rusa. Fascismo es una palabra que debería  ser una filosofía política que se aplica prácticamente sólo  al Estado italiano. La palabra debe significar esto y sólo esto. Por los comunistas y sus simpatizantes, la palabra está completamente tergiversada  de su propio sentido y está hecha para defender cualquier cosa a la que se opongan. Es en sus diatribas un término de abuso dirigido contra todos “aquellos que defienden cualquiera de las tradiciones gigantescas de la cristiandad”.

Es por esta razón que no puedo unirme a la opinión expresada a menudo de que la reforma económica acabaría con el comunismo. Esto presupone que la angustia económica de hoy es la causa de la revolución roja. Esto no es así. La angustia económica de los millones de trabajadores no es más que la ocasión favorable para que el mal, que lleva el nombre de comunismo, venza  para ejecutar sus propósitos malignos. El comunismo no es más que la punta de lanza, aguda y con veneno mortal, del ataque secular contra Cristo que vive en Su Iglesia. Si los líderes de la herejía rusa fueron sinceros en sus esfuerzos por la reforma social, ¿por qué, cuando ganan poder, nunca muestran una tendencia a usar ese poder para obligar a los hombres a practicar el programa de reforma económica esbozado por los Papas? Es cierto que ese programa llevado a cabo acabaría con los males del capitalismo y traería un remedio a los males de los pobres, y esto se podría hacer sin los ejércitos temerosos, las injusticias llantes y las terribles crueldades que trae la revolución roja. El comunismo no es el enemigo del capitalismo y el imperialismo, ya que en sí mismo es capitalista e imperialista en un grado extremo. No está en contra de la dictadura porque es por sí misma una dictadura, y del tipo más implacable. Se autodenomina la dictadura del proletariado. No está en contra de la injusticia porque está manchada con las injusticias más graves. No está en contra de la hipocresía, ya que busca lograr su fin con mentiras y ambigüedades. La fuerza maligna que en este momento se pone la armadura roja del comunismo es tan antigua como el mundo. Constantemente asume nuevos disfraces. El comunismo es la moda de una hora. Cuando decaiga el viejo mal, “Lo que se opone y se eleva por encima de todo lo que se llama Dios” [2 Tesalonicenses 2:4], se presentará de nuevo en una armadura de diseño fresco. Ese mal no se puede superar con una mera reforma económica. Sólo puede ser vencido por una aceptación radical del código cristiano y su aplicación a todos los aspectos de la vida humana, privada y pública, espiritual, intelectual y moral, así como económica.


Agradecemos a un voluntario de Novus Ordo Watch por transcribir este texto para su publicación.

Fuente de la imagen: shutterstock.com / composite con elementos de goodreads.com y traditionalcatholicpublishing.com
Licencia: de pago / uso justo

De Novus Ordo Watch

1 reply »

  1. Siempre me pregunto porqué estas mentes divinas no tienen traducción al castellano, al ser de tanta actualidad su pensamiento. ¡Qué lástima que ya no estén al menos entre nosotros!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s