ALL POSTS

VALLI: “ROMA ESTÁ SIN PAPA”


No, no es sedevacantista …

El Vaticanista Aldo Maria Valli: “Roma no tiene Papa”

Aldo Maria Valli es un periodista conservador italiano del Novus Ordo que está especializado en los asuntos del Vaticano. Es autor de numerosos libros , entre ellos Il Caso ViganòLe Due Chiese266: Jorge Mario Bergoglio Franciscus PP

Valli publica el blog Duc en Altum , principalmente en italiano. Aunque critica a Jorge Bergoglio ( “Papa Francisco” ) desde hace algunos años, no fue hasta el 21 de febrero de 2021 que publicó la siguiente monografía en inglés (el original italiano llegó un día antes):

Aunque el título suena muy prometedor, la publicación de Valli no es un manifiesto de sedevacantismo. Cualquiera que sospeche lo contrario,  rápidamente se desengañará  de la ilusión, porque en el segundo párrafo el autor explica lo que quiere decir: “El Papa, aunque está físicamente presente, en realidad no está allí, porque no hace lo que debe hacer un Papa. Está allí, pero no cumple con su deber como sucesor de Pedro y vicario de Cristo. Está Jorge Mario Bergoglio; pero no está Pedro.”

Ésta  es sin duda una tesis curiosa, pero en la religión católica romana, las cosas no funcionan así. Es cierto que un Papa puede descuidar sus deberes, pero en el caso de Bergoglio no sucede que esté simplemente jugueteando con los pulgares todo el día, disfrutando de platos de ravioles y botellas de Chianti en lugar de enseñar y gobernar. ¡Si tan solo estuviera haciendo eso! No, el problema es que Francisco teóricamente ejerce continuamente su oficio pero como es un apóstata, los resultados son desastrosos para toda su iglesia. El propio Valli lo confirma:

¿Quién es el Papa? Las definiciones, según se quiera resaltar el aspecto histórico, teológico o pastoral, pueden ser diferentes. Pero, esencialmente, el Papa es el sucesor de Pedro. ¿Pero qué tareas le asignó Jesús al apóstol Pedro? Por un lado, “Apacienta mis ovejas” (Jn 21,17); por otro lado, “todo lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y todo lo que desates en la tierra será desatado en los cielos” (Mt 16, 19).

Esto es lo que debería hacer un Papa. Pero hoy no hay nadie que lleve a cabo esta tarea. “Y tú, una vez te hayas convertido, confirma   a tus hermanos en la fe” (Lc 22, 32). Eso le dice Jesús a Pedro. Pero hoy Pedro no pastorea sus ovejas y no las confirma en la fe. ¿Por qué? Alguien dirá : Porque Bergoglio no habla de Dios, solo de migrantes, ecología, economía y cuestiones sociales. Pero esto no es así. En realidad, Bergoglio sí habla de Dios, pero lo que surge de toda su predicación es un Dios que no es el Dios de la Biblia sino un Dios adulterado , un Dios, diría yo, debilitado, o mejor aún, adaptado. ¿Adaptado a qué? Al hombre y su pretensión de estar justificado viviendo como si no existiera el pecado.

(Aldo M. Valli, “Roma no tiene papa. Roma senza papa, anche in inglese” , Duc in Altum , 21 de febrero de 2021; subrayado agregado).

El problema, entonces, no es que Francisco no enseñe nada , sino que enseña errores graves (que a veces llegan al nivel de herejía) en su magisterio. Entonces, no se trata simplemente de un problema negativo o un problema de inacción, sino un problema de malas acciones positivas .

Valli dice que enseñar la verdad y gobernar la Iglesia “es lo que un papa debe hacer ” (énfasis agregado) cuando ejerce su cargo. La doctrina católica, sin embargo, es que es lo que realmente hace un Papa , independientemente de su indignidad personal, es lo siguiente:

Todos los que defienden la fe deben aspirar a implantar profundamente en su pueblo fiel las virtudes de la piedad, la veneración y el respeto por esta suprema Sede de Pedro. Que los fieles recuerden el hecho de que Pedro, Príncipe de los Apóstoles, vive aquí y gobierna en sus sucesores, y que su oficio no falla ni siquiera en un heredero indigno. Recordemos que Cristo Señor puso el fundamento inexpugnable de su Iglesia sobre esta Sede de Pedro [Mt 16,18] y entregó al mismo Pedro las llaves del reino de los cielos [Mt 16,19]. Por eso, Cristo oró para que su fe no fallara y ordenó a Pedro que confirmara a sus hermanos en la fe [Lc 22:32]. En consecuencia, el sucesor de Pedro, el Romano Pontífice, tiene el primado sobre todo el mundo y es el verdadero Vicario de Cristo, cabeza de toda la Iglesia y padre y maestro de todos los cristianos.

(Papa Pío IX, Encíclica Nostis et Nobiscum , n. 16)

De hecho, sólo un milagro de ese poder divino podría preservar a la Iglesia, el Cuerpo Místico de Cristo, de la mancha en la santidad de Su doctrina, en la  ley en medio del diluvio de corrupción y caída de sus miembros. Su doctrina, su ley y objetivo han producido una abundante cosecha. La fe y la santidad de sus hijos han producido los frutos más saludables. He aquí otra prueba de su vida divina: a pesar de un gran número de opiniones perniciosas y gran variedad de errores (así como del vasto ejército de rebeldes), la Iglesia permanece inmutable y constante, “como columna y fundamento de la verdad”, profesando una doctrina idéntica, y recibiendo los mismos sacramentos, en su constitución divina, gobierno y moralidad….

(Papa San Pío X, Encíclica  Editae Saepe , n. 8)

Ellos [los modernistas] deberían retener  muchas cosas excelentes de un gran maestro [como el cardenal John Henry Newman]: en primer lugar, considerar el Magisterio de la Iglesia como sagrado, defender la doctrina transmitida inviolamente por los Padres y, lo que es de suma importancia para la salvaguardia de la verdad católica, seguir y obedecer al Sucesor de San Pedro con la mayor fe.

(Papa San Pío X, Carta Apostólica Tuum Illud )

También debemos llamar la atención sobre un pasaje muy importante que se encuentra en la enseñanza del Concilio Vaticano I (1870) con respecto al papel que juega el Espíritu Santo en la protección del papado:

Porque el Espíritu Santo fue prometido a los sucesores de Pedro, no para que, por su revelación, dieran a conocer alguna doctrina nueva, sino para que, con su ayuda, guardaran religiosamente y expusieran fielmente la revelación o depósito de fe transmitido por los apóstoles. En efecto, su enseñanza apostólica fue acogida por todos los venerables padres y reverenciada y seguida por todos los santos doctores ortodoxos, pues sabían muy bien que esta sede de San Pedro siempre permanece intacta por cualquier error, de acuerdo con la promesa divina de nuestro Señor y Salvador del príncipe de sus discípulos: he rogado por ti para que tu fe no falte; y cuando te hayas vuelto, fortalece a tus hermanos [Lc 22:32].

(Vaticano I,  Constitución Dogmática  Pastor Aeternus , Capítulo 4)

Hay dos formas de entender este pasaje: una es normativa y la otra es descriptiva. Entendido en un sentido normativo , el Vaticano I estaría enseñando que el Papa no está autorizado por el Espíritu Santo para enseñar nuevas doctrinas pero, sin embargo, es bastante capaz de hacerlo si así lo desea. Entendido en un sentido descriptivo , el concilio está enseñando que el Papa no lo hace y nunca lo hará. No enseñará nuevas doctrinas, precisamente porque el Espíritu Santo evitará  que esto suceda. Ahora bien, ¿cuál de estas dos formas de entender el Vaticano I equivale realmente a una protección para el oficio papal y una garantía para los fieles de que no serán engañados por las enseñanzas del Papa? La respuesta es obvia.

El contexto circundante que se da en el capítulo 4 de la constitución dogmática Pastor Aeternus , del Concilio de donde se tomó la cita, se establece las prerrogativas y la singularidad del papado, protegido por el Espíritu Santo. ¿Qué tipo de protección divina estaría proporcionando Dios si el Papa simplemente “se supone que” no inventará nuevas doctrinas pero, sin embargo, fuera  capaz de hacerlo? ¿No sería eso equivalente a decir que Dios simplemente prometió que las puertas del infierno “no deberían ” prevalecer ?

Es evidente que el Vaticano I enseña, no que el Papa no debería enseñar cualquier doctrina nueva (o falsa), sino que en realidad no lo harà.. Ese es el significado de la asistencia especial del Espíritu Santo al Papa. Por lo tanto, podemos decir que la doctrina del concilio sobre la asistencia del Espíritu Santo al Papa es descriptivadescribe una verdad sobre el papado, y no meramente normativa , estableciendo una norma que se espera que el Papa siga pero que puede fallar en hacerlo. El Espíritu Santo actúa a prioriantes de que el Papa haga algo, impidiéndole enseñar o legislar errores graves como la herejía – no a posteriori , por medio de algunos “resistentes” (como Peter Kwasniewski , John Salza o la FSSPXcorrigiendo su magisterio defectuoso después de los hechos.

Volviendo a la tesis de Valli, él señala que Francisco “descuida… predicar la ley divina y, haciendo esto, señalar a las criaturas humanas, desde lo alto de su autoridad suprema, el camino que conduce a la salvación y la vida eterna”. Una vez más, esto se contradice con la enseñanza tradicional de la Iglesia: “El Papa tiene las promesas divinas; incluso con sus debilidades humanas, es invencible e inquebrantable; es el mensajero de la verdad y la justicia, el principio de unidad de la Iglesia; su voz denuncia errores, idolatrías, supersticiones; condena las iniquidades; hace amar la caridad y la virtud ”(Papa Pío XII,  Discurso Ancora Una Volta , 20 de febrero de 1949).

Note que Pío XII no dice que haya que suponer que el Papa es el mensajero de la verdad y la justicia, sino que en realidad lo es ; no que se suponga que debe amar la caridad y la virtud, sino que en realidad lo hace , precisamente, en el ejercicio del Papado (o “qua Papa”, [en cuanto papa]como diría un filósofo). Eso es porque el Papa “él mismo es guiado por Jesucristo Nuestro Señor” (Papa Pío XI,  Encíclica  Casti Connubii , n. 104).

Así, incluso el Papa Juan XII (937-964) ,  que cometió terribles escándalos,  aunque personalmente fue muy inmoral, enseñó la verdad y la virtud a su rebaño como Papa:

La divina providencia, velando por la Iglesia, preservó milagrosamente el depósito de la fe, del que este joven voluptuoso era el guardián. La vida de este Papa fue un escándalo monstruoso, pero su bullarium es impecable. No podemos admirar suficientemente este prodigio. No hay hereje o cismático que no se haya esforzado en legitimar dogmáticamente su propia conducta: Focio trató de justificar su orgullo, Lutero sus pasiones sensuales, Calvino su fría crueldad. Ni los sumos pontífices Sergio III ni Juan XII ni Benedicto IX ni Alejandro VI, definidores de la fe, seguros de ser escuchados y obedecidos por toda la Iglesia, pronunciaron, desde lo alto de su púlpito apostólico, una sola palabra que pudiera ser una aprobación. de sus trastornos.

En ocasiones, Juan XII se convirtió incluso en defensor del orden social amenazado, del derecho canónico ofendido y de la vida religiosa expuesta a peligro.

(Rev. Fernand Mourret,  A History of the Catholic Church , vol. 3, traducción del Rev. Newton Thompson [St. Louis, MO: B. Herder Book Co., 1946], págs. 510-511)

Valli, sin embargo, prefiere aferrarse a sus propias ideas. Habla de un Papa sin Papado, un Papa que está “físicamente presente” pero “en realidad no está”, sea lo que sea que se suponga que eso signifique. Añadiendo aún mayor confusión a su ya desconcertante tesis, el escritor añade que “Bergoglio se ha convertido de facto en el protagonista de un proceso de renuncia a los deberes de Pedro”. Él desarrolla esta idea así:

Bergoglio, a quien no le gusta presentarse como el sucesor del príncipe de los Apóstoles, y que ha puesto en segundo plano el título de “Vicario de Cristo” en el Anuario Pontificio , se aparta implícitamente de la autoridad que Nuestro Señor ha conferido a Pedro  y a sus sucesores. Y esta no es una mera cuestión canónica. Es una realidad cuyas consecuencias son muy graves para el papado.

(Valli, “Roma no tiene papa” )

Ahora bien,  todo esto puede parecer impactante en el escrito de  un bloguero, pero teológicamente, es un desastre. Y eso es un problema, especialmente cuando lo haces para criticar nada menos que la teología del “Papa”.

Tenga en cuenta que, a pesar de su atrevida tesis, Valli, sin embargo, camina con un poco más de cuidado de lo que uno podría pensar al principio. Él sabe cómo cubrir sus apuestas usando adverbios como “en realidad”, “de facto” e “implícitamente” que limitan sus afirmaciones reales. Pero esto no sirve para exonerar su tesis de ser una tontería teológica.

Es trágico, pero aparentemente a Aldo Valli no se le haya ocurrido que toda la explicación de cómo y por qué “hay Jorge Mario Bergoglio” en Roma pero “no hay Pedro” radica en el hecho de que Bergoglio simplemente  no es el Papa . Sin embargo, eso lo explicaría, ¿no?

En cualquier caso, el enfoque de Valli es a posteriori : llega a su conclusión de que Francisco es un Papa que no ejerce su cargo, no observando si está (o no) actuando como el (supuesto) jefe del Iglesia católica en su papel de gobernar, enseñar y santificar, sino considerando los resultados que Francisco produce en ese papel. Sólo porque encuentra los resultados pernicioso, defectuosos o heréticos piensa que proceden   de un Papa que no está  haciendo lo que se supone que debe hacer un Papa. La única respuesta razonable y correcta, por el contrario, habría sido concluir que provenían  de alguien que no es Papa .

Otro individuo de alto perfil que está igualmente confundido es el “Cardenal” Robert Sarah, cuya renuncia como jefe de la Congregación para el Culto Divino ha aceptado recientemente de Francisco. Hace poco, Sarah tuiteó: “La única roca es Cristo”  , sin embargo, llamó a Francisco “Papa” en el mismo tuit. Debe haber pasado por alto la enseñanza del Papa Pío VII de que “la Iglesia [fue] fundada en la ‘Roca’, de Pedro, no sólo de nombre sino en verdad. De esto se deriva  la verdad  ‘las puertas del infierno no prevalecerán’ [Mt 16:18] ‘porque está fundada sobre la roca’ [Mt 7:25; Lc 6,48] ”( Encíclica Diu Satis , n. 6). ¡Valli debería recordar esto también!

El problema es que para tantos Novus Ordo que intentan cuadrar el catolicismo con la religión del Vaticano II, el título de “Papa” se ha convertido en una mera etiqueta. ¡Y no es de extrañar, considerando que estas personas aceptan a verdaderos apóstatas  como Papas válidos!

En 2016, Michael Matt y Christopher Ferrara de The Remnant  afirmaron seriamente que no importa si “le aplicas la etiqueta” Papa o Antipapa a Francisco, algo que sólo podían decir porque no creen en la realidad detrás de la “etiqueta”. ”. Por eso no sorprende que dos años antes  The Remnant ya hubiera publicado un artículo argumentando que no importa si Francisco es un verdadero Papa o no. Y, sin embargo, estas personas se refieren a sí mismas como un “remanente” del catolicismo, ¡claramente estoy es sólo una etiqueta , y además mal aplicada!

Negarse a abrazar el sedevacantismo tiene consecuencias teológicas muy graves, ya que uno simplemente no puede aceptar a Francisco y sus predecesores de mala memoria como Papas y  sin embargo creer en el papado . Ellos tendrían que abandonar  a los falsos papas o echar por la borda la enseñanza católica sobre el papado . Por desgracia, como hemos visto, muchos están más dispuestos a renunciar  por completo, la doctrina católica sobre el papado que su creencia errónea de que Francisco es el Papa, un pensamiento, algo verdaderamente terrible.

Como nos hemos lamentado tantas veces antes , la gente aceptará casi cualquier teoría antes que admitir  el sedevacantismo . Con razón el difunto P. Anthony Cekada preguntó una vez por qué la gente tiene un miedo tan irracional a la posición “sede” .

Por desgracia, Aldo Maria Valli no es una excepción.

De Novus Ordo Watch

2 replies »

  1. La posición de Valli es prácticamente lo mismo que la tesis Casiciaqum del papa material y no formal. Una sandez teológica.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s