ALL POSTS

¡QUÉ TIEMPOS AQUÉLLOS !


No veréis este material en la sexta y compañía. Ya sabemos la razón de tanto odio, Franco no se doblegó ante las exigencias de la masonería.
Él fue siempre leal al pueblo.

A menos de dos meses de su muerte, Francisco Franco pronunció su último discurso público con un estado bastante desmejorado y serios problemas de respiración. Este acto tuvo lugar en Septiembre de 1975 en la Plaza de Oriente de Madrid y fue la última gran puesta en escena del Régimen, que sirvió como respuesta a las innumerables críticas llegadas desde el extranjero a causa de la ejecución, en consejo de guerra, de dos miembros de ETA y dos del FRAP. 

“Españoles: Gracias por vuestra adhesión y por la serena y viril manifestación pública que me ofrecéis en desagravio a las agresiones de que han sido objeto varias de nuestras representaciones diplomáticas y establecimientos españoles en Europa, que nos demuestran, una vez más, lo que podemos esperar de determinados países corrompidos, que aclara perfectamente su política constante contra nuestros intereses. No es la más importante, aunque se presenta en su apariencia, el asalto y destrucción de nuestra Embajada en Portugal, realizada en un estado de anarquía y de caos en que se debate la nación hermana, y que nadie más interesado que nosotros en que pueda ser restablecido en ellos el orden y la autoridad. Todo obedece a una conspiración masónica izquierdista en la clase política en contubernio con la subversión comunista-terrorista en lo social, que si a nosotros nos honra, a ellos les envilece. Estas manifestaciones demuestran, por otra parte, que el pueblo español no es un pueblo muerto, al que se le engaña. Está despierto y vela sus razones y confía quela valía de las fuerzas guardadoras del Orden Público, y suprema garantía de la unidad de las Fuerzas de Tierra, Mar y Aire, respaldando la voluntad de la Nación, permiten al pueblo español descansar tranquilo. Evidentemente, el ser español ha vuelto a ser hoy algo en el mundo. ¡Arriba España!”

Categorías:ALL POSTS

1 reply »

  1. Que Franco frenó 40 años al Demonio, pues es evidente. Tanto como decir que “Franco no se doblegó ante las exigencias de la masonería” yo no me atrevería.
    Yo más bien diría que hizo lo que pudo con la gracia de Dios e hizo mucho.

    Hay muchas maneras de doblegar a un régimen y creo que las utilizaron todas. Me han contado detalles del incendio en la refinería de Cartagena en 1969?, de otro “accidente” brutal en una mina,… que son bastante inexplicables.
    El aislamiento internacional después de la victoria,…

    Franco en el 36 nos libró de la sovietización de España, que desde su muerte estamos sabiendo lo que es.

    Santo domingo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s