Uncategorized

VIGANÒ : NUEVA ENTREVISTA DE RADIO SPADA


Marco Tosatti

Queridos amigos y enemigos de Stilum Curiae, nos complace relanzar la entrevista (segunda parte) que el arzobispo Carlo Maria Viganò concedió a Radio Spada. Disfruta 


Segunda entrevista de Radio Spada con el arzobispo Carlo Maria Viganò

Excelencia, nos complace “completar” nuestra entrevista con usted, que comenzamos en marzo con motivo de la presentación del nuevo libro Galería Neo-Vaticana de Marco Tosatti, junto con su prefacio (además de la traducción al inglés, el libro también se ha publicado en italiano y español). En primer lugar, observemos que esa primera conversación fue por todo el mundo en solo unas semanas; se tradujo a muchos idiomas y abrió un animado debate. Hubo un interés y atención generalizados; aquí y allá algunas críticas menores -sobre todo sobre el tema de “Benedicto XVI”- pero no muy consistentes a nivel teológico: la polémica se refería principalmente al tema que Ud. planteó en relación con una cierta influencia hegeliana en el pensamiento de Ratzinger. ¿Ha sido consciente de este aspecto de la discusión? Si lo desea, esta entrevista podría ser una ocasión para que responda; de lo contrario, podemos proceder con el resto.

 

Dividiremos la conversación de hoy en varias partes, que esbozaremos aquí para el beneficio de nuestros lectores, para ayudar a su comprensión: primero, el papel actual del mundo de habla inglesa en defensa de la Tradición, luego la cuestión mariana, luego la cuestión litúrgica y, finalmente, una sección sobre ecumenismo.

 [Papel del mundo de habla inglesa]

[Pregunta]Empecemos entonces con el tema del mundo de habla inglesa, al que se dirige el nuevo libro de Marco Tosatti. Históricamente, la oposición a la ideología conciliar “hablaba mucho francés” (también debido al papel de liderazgo del arzobispo Marcel Lefebvre), pero hoy se nota una expansión significativa de este frente entre los que hablan inglés, en particular en los Estados Unidos. Además, el famoso “Indulto de Agatha Christie” no debe olvidarse, a pesar de que esa operación tenía limitaciones obvias, como una señal que no era insignificante para su tiempo (a principios de la década de 1970). Debido a sus destinos diplomáticos, y en particular su papel como Nuncio Apostólico en Washington, ha estado familiarizado con el mundo de habla inglesa durante décadas. Entonces, ¿qué piensa Ud. de esta evolución? ¿A qué podría deberse? ¿Qué perspectivas ve en este sentido?

 

[Respuesta] Me imagino que la razón por la que la oposición a la ideología conciliar inicialmente hablaba principalmente “francés” -para usar su expresión- se debió al hecho de que en esos años Francia podía presumir de intelectuales de cierta profundidad, tanto laicos como clérigos, para quienes la estrecha conexión entre los acontecimientos sociales y eclesiales era evidente. No olvidemos que Francia se enfrentó a amargos conflictos sociales en 1968 y a una forma de ultraprogresismo que tal vez estaba menos extendida en Italia, sobre todo fuera de las ciudades más grandes. En Francia había una mayor percepción de la revolución que estaba en marcha en una nación de profunda tradición católica que ya había experimentado las persecuciones y los efectos de los gobiernos anticlericales.

En Inglaterra, donde la presencia católica minoritaria siempre había tenido que enfrentarse al anglicanismo, la evidencia de que la Iglesia conciliar estaba abrazando las posiciones litúrgicas y doctrinales del protestantismo llevó a una respuesta firme y unida tanto de los fieles como de muchos no católicos, que consideraban incomprensible la rendición de la Santa Sede a la mentalidad secularizadora de la sociedad moderna. El llamado “Indulto de Agatha Christie” reveló la consternación de muchos intelectuales por la decisión de cancelar la liturgia tradicional, que fue el elemento que distinguió a los católicos de los anglicanos. Parecía un repudio a siglos de heroica resistencia de los católicos frente a la persecución religiosa. El sano ecumenismo de la era preconciliar había favorecido una corriente constante de anglicanos que regresaban al seno de la Iglesia Católica, pero en los años setenta, especialmente después de la reforma litúrgica, esta corriente se secó, y las “conversiones” comenzaron a moverse hacia las Iglesias orientales. Según las tesis conciliares heterodoxas, se pensaba que incluso aquellos que deseaban o deseaban con un corazón sincero volver a entrar en el Único Redil  bajo el Único Pastor deberían en cambio entrar en cisma y herejía.

 

En Italia, sede del Papado, que estaba dirigido políticamente por el partido Demócrata Cristiano, hubo una respuesta mucho más marginal a la revolución conciliar, tal vez debido al hecho de que el catolicismo no parecía estar en riesgo de extinción.

 

El avivamiento en los Estados Unidos es más reciente y es el resultado del retraso con el que los católicos estadounidenses vieron la fe y la liturgia amenazadas en la vida cotidiana. En la década de 1950, la Iglesia estadounidense estaba creciendo rápidamente, gracias a la acción con visión de futuro de Pío XII y el apostolado de muchos excelentes prelados, entre los que no podemos dejar de recordar al arzobispo Fulton Sheen. El entusiasmo de una nación relativamente joven, las innumerables conversiones y la “frescura” del catolicismo en los Estados Unidos probablemente retrasaron la manifestación exterior de la crisis, que sin embargo ya había comenzado en las universidades jesuitas y en los círculos progresistas de los que surgieron Biden, Kerry, Pelosi y otros políticos “católicos” (aquí).

 

Temas relacionados con la moral católica como el respeto por la vida también fueron apoyados por presidentes que no eran católicos, con el aplauso del episcopado y los fieles. Es sólo recientemente que la brecha entre las bases y los niveles más altos se ha vuelto más perceptible, tanto en la sociedad como en la Iglesia: por un lado, con los presidentes que están fervientemente a favor del aborto, comenzando con Bill Clinton, y por otro lado con los obispos que están mucho más cerca de las demandas del progresismo europeo que ahora está generalizado no solo en Francia e Inglaterra, sino también en Italia y otras naciones de fuerte tradición católica como España, Portugal e Irlanda. Esta brecha ha revelado la gran distancia que separa a los ciudadanos de sus políticos, así como a los fieles de sus obispos. Es normal -e incluso diría loable y providencial- que frente a la traición de la clase política y la Jerarquía haya habido un nuevo despertar de las conciencias, que vio al presidente Trump como un defensor de los valores tradicionales del pueblo estadounidense en el que los católicos también podían depositar su confianza. El fraude electoral del pasado 3 de noviembre ha fortalecido a la inversa el pactum sceleris entre el estado profundo y la iglesia profunda, trayendo a la Casa Blanca a un autodenominado “Presidente Católico” que está completamente subordinado a la ideología globalista y a los planes del Nuevo Orden Mundial, con el decidido apoyo de obispos, intelectuales y medios católicos ultraprogresistas. La gestión de la pseudo pandemia  en Estados Unidos ha revelado el verdadero rostro de la iglesia profunda, abriendo los ojos de muchos de los fieles y haciéndoles entender la complicidad que existe entre los defensores del Gran Reset. Cuando finalmente se revele el resultado real de las elecciones presidenciales y se puedan celebrar nuevas elecciones que no se empañan por interferencias y manipulación, Biden también arrastrará a la iglesia profunda estadounidense junto con él, dando con ello un nuevo impulso al compromiso social de los católicos, especialmente entre aquellos de ellos que no tienen la intención de aceptar adulteraciones de la Fe, la Moral y la Liturgia de la Iglesia.

 [Devoción Mariana]

[Pregunta] Nunca antes como en este período se ha hablado tanto del tema de la devoción mariana. El “debate” -llamémoslo así- sobre los títulos de la Santísima Virgen se abrió después de que Bergoglio hiciera una vez más comentarios minimizando el peso del papel de María como Corredentora. Para defender las prerrogativas de María, recientemente enviamos a la imprenta el “Libro de Oro de María Santísima“. No creemos que el catolicismo pueda existir sin María; además, creemos que es imposible no identificar la causa del ataque antimariano que estamos experimentando actualmente en el Concilio y en aquellos que gestionaron el postconcilio. Por un lado, utilizando hachazos reales, tanto directos como indirectos, a través de discursos públicos y “documentos”, por otro lado, permitiendo que flote un sentimentalismo neoaparicionista que parece ser la negación de la verdadera veneración de María. No olvidemos que con Juan Pablo II en el Trono de Pedro y Ratzinger como Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, se llevaron a cabo operaciones inaceptables en este sentido, en nombre del ecumenismo y con las placas alternas típicas de la revolución dinámica.[ 1] Para citar solo dos pequeños ejemplos: 1. En 1996, durante el 12º Congreso Mariológico Internacional en Częstochowa, un grupo de teólogos, incluidos tres “ortodoxos”, un anglicano y luteranos orientales, publicaron una declaración contra el dogma de la Corredención. En un estilo dialógico-indiferente perfecto -y este es el punto principal del asunto- los títulos de Corredentora, Mediadora y Defensora se definieron como “ambiguos”, y el texto fue publicado en L’Osservatore Romano. 2° Al dejar de lado temporalmente las desastrosas consecuencias de la “Reforma” de la devoción mariana, y como si se pudiera amar a María, separada del Cuerpo Místico de Cristo, oscureciendo su papel como “triunfadora de todas las herejías”, Juan Pablo II declaró en la Audiencia General del 12 de noviembre de 1997: “Los escritos de Lutero, por ejemplo, muestran amor y veneración por María, ensalzados como modelo de toda virtud: defiende la santidad sublime de la Madre de Dios y a veces afirma el privilegio de la Inmaculada Concepción, compartiendo con otros Reformadores la creencia en la virginidad perpetua de María”[. 2] 

En su experiencia personal, ¿cómo experimentó el declive “conciliar” de la devoción mariana? Como prelado, ¿qué puede decirnos sobre lo que ha visto en relación con este tema durante sus largos años de servicio en Italia y en el extranjero? ¿La Santísima Virgen María jugó un papel en su “decisión de conciencia” con respecto a la crisis en la Iglesia?

 

[Respuesta] Lo que une a los herejes de todos los tiempos es su intolerancia al culto reservado a la Santísima Virgen María y a la doctrina mariana que presupone y de la que es su expresión litúrgica. Además, esto no es sorprendente: Satanás ve en la Madre de Dios a la que en Su Hijo ha aplastado la cabeza de la Antigua Serpiente, a la que en el curso de la Historia ha derrotado los asaltos del Infierno contra la Iglesia y que al final de los tiempos logrará la victoria final sobre el Anticristo y Satanás.

 

La Santísima Trinidad se complace en compartir la obra de la Redención con Nuestra Señora, a quien ha concedido privilegios que ninguna criatura ha podido concebir, el primero de los cuales es haberla preservado del pecado original y haber conservado su virginidad intacta antes, durante y después del nacimiento del Salvador. En María, la Nueva Eva, Satanás ve a la criatura que triunfa sobre él, haciendo reparación por la tentación y caída de Eva: por eso Ella es Corredentora, en unión con Cristo el Nuevo Adán.

 

La devoción filial a la Santísima Madre es muy difícil de erradicar entre el pueblo cristiano: incluso después de la pseudorreforma protestante y después del cisma anglicano, la devoción a la Virgen sobrevivió, hasta el punto de requerir esfuerzos particulares para borrarla: es difícil arrancar el amor por la Madre celestial del corazón de los simples cuando es tan espontáneo, natural y reconfortante. Pienso en los casos de herejes que regresaron al vientre de la Iglesia gracias a la devoción a María Santísima, aunque solo sea por un Ave María que su madre les había enseñado a decir cuando eran niños pequeños. Y esta devoción es simple, humilde, dulce, segura y pura; no disminuye en aquellos que ignoran las altas cimas de la doctrina teológica, porque nos ve como niños y a Ella como Madre, más allá de todo lo demás, reconociéndola como la Salvadora [Salvatrice], la Misericordiosa, la Abogada, a quien siempre recurrimos, a pesar de todas nuestras faltas, incluso cuando nos asusta elevar nuestra mirada hacia Su Divino Hijo a quien hemos ofendido. “He aquí a tu Madre” (Jn 19, 26-27).

 

Es por eso que Satanás odia a “la Señora”, como la llama durante los exorcismos: sabe muy bien que el poder de Jesucristo no solo no está en lo más mínimo oscurecido por Su Madre, sino que es exaltado por Ella, porque mientras que el orgullo de Satanás lo ha hundido en el Infierno, Su humildad la ha exaltado por encima de todas las criaturas, permitiéndole llevar en Su vientre al Hijo de Dios cuya Encarnación, en la que asumió un cuerpo humano, Lucifer no podía tolerar.

 

El declive de la devoción mariana después del Concilio es solo la última expresión, y diría que la más aberrante y escandalosa, de la aversión de Satanás hacia la Reina del Cielo. Es uno de los signos de que esa asamblea no vino de Dios, así como aquellos que se atreven incluso a cuestionar los títulos y méritos de la Santísima Virgen no vienen de Dios. Por otro lado, ¿qué hijo permitiría que su propia madre fuera anulada para complacer a los enemigos de su padre? ¿Y cuánto más grave es esta complicidad abyecta con herejes y paganos cuando está en juego el honor de la Madre de Dios y nuestra Madre? La Amada de la Trinidad, Ella ha sido elegida por Dios Padre como Su Hija, por Dios el Hijo como Su Madre, y por Dios el Espíritu Santo como Su Esposa.

 

Creo que el don de mi “conversión” -de tomar conciencia del engaño conciliar y la apostasía actual- fue posible gracias a mi constante devoción hacia la Santísima Madre, que nunca he dejado de tener. Llevo el vivo recuerdo del rezo del Santo Rosario desde que era niño, cuando durante el bombardeo aliado, en abril de 1944, mi madre me llevó al refugio antiaéreo debajo de nuestra casa en Varese y me mantuvo cerca de ella mientras invocaba la protección de la Virgen, cuya imagen estaba iluminada por una pequeña lámpara. La bendita “Corona” de Nuestra Señora [el Rosario] siempre ha animado mi oración.

 

Será la Santísima Virgen, con Su talón, quien aplastará los ídolos infernales que infestan y profanan la Iglesia de Su Hijo; Ella es la que restaurará la Corona real a Su Hijo, derrocada por Sus propios Ministros; Ella es la que apoya y protege al Bien en esta hora de oscuridad; Ella es la que implora las gracias de la conversión y el arrepentimiento para los pecadores.

 [Liturgia]

[Pregunta]El tema litúrgico también es relevante. Hoy nos parece que una de las batallas más difíciles es explicar a los fieles la profunda diferencia que existe entre la Misa de todos los tiempos y la que resultó de la revolución neomodernista-conciliar. No solo por la teología que la subyace, sino también por la historia misma de la “misa de Pablo VI”. Muy pocos católicos son conscientes del hecho de que esa reforma se hizo con la ayuda de una comisión en la que participaron reconocidos exponentes protestantes, con el resultado que ahora vemos, es decir, un rito ecuménico. Lamentablemente hoy en día no falta un clima de “indiferentismo sustancial” en materia litúrgica, que también es hijo de los contenidos contradictorios del Motu Proprio “Summorum Pontificum” de Benedicto XVI, como mencionamos en la conversación anterior.[ 3] También tratando el tema de la Misa, en uno de sus ensayos en el sitio web de su amigo el Dr. M. Guarini el 9 de junio de 2020, usted declaró: “Cuando en el transcurso de la historia se han extendido las herejías, la Iglesia siempre ha intervenido rápidamente para condenarlas, como sucedió en el momento del Sínodo de Pistoia de 1786, que de alguna manera anticipaba al Vaticano II”. ¿Puede ampliar esta reflexión? Refiriéndose a la Bula Auctorem Fidei, ¿qué elementos se pueden destacar en relación con la situación actual? ¿Qué se puede hacer para que los hechos que están implicados en este párrafo se manifiesten al mayor número de personas?

 

[Respuesta] Estoy de acuerdo con usted en el hecho de que es al menos difícil sostener que el Cuerpo Místico puede elevar la oración litúrgica -que es una acción oficial, solemne y pública- a Su Cabeza con doble voz: esta doble naturaleza puede significar duplicidad y es repugnante a la simplicidad y linealidad de la Verdad Católica, al igual que es repugnante a Dios, cuya Palabra es Eterna y es la Segunda Persona de la Santísima Trinidad. Cristo no puede dirigirse al Padre con una voz perfecta -que los Innovadores llaman la “Forma Extraordinaria”- y al mismo tiempo con una voz imperfecta, guiñando un ojo a los enemigos de Dios, en una “Forma Ordinaria”.

 

Por otro lado, la misma expresión infeliz  “Forma Ordinaria” traiciona la conciencia de una “ordinariedad” que en el lenguaje común indica algo que no es especial, algo dado por sentado, de poco valor o de bajo nivel: decir que una persona es “ordinaria” ciertamente no suena como un cumplido. Por lo tanto, creo que esta situación debe ser aceptada y tolerada como una fase transitoria, en la que ciertamente la liturgia tradicional tiene una manera de regresar y difundirse, haciendo mucho bien a las almas, en vista de un retorno necesario al rito católico único y a la abolición indispensable de su versión conciliar. No olvidemos que en la liturgia la Iglesia se dirige a la Majestad de Dios, no a los hombres; los bautizados y vivos miembros de la Iglesia, se unen en oración litúrgica por medio de los Sagrados Ministros, que son “pontífices” entre ellos y la Santísima Trinidad. Convertir la liturgia en una especie de evento antropocéntrico es muy ajeno al espíritu católico.

 

Mi referencia al Sínodo de Pistoia se debe a la significativa re-propuesta de los errores condenados por la bula Auctorem Fidei en los textos conciliares y aún más en el llamado “magisterio” del post-concilio. Digo significativo porque, así como en Dios la Verdad es co-esencial, también las mentiras y los errores son la marca de Satanás, que repite su grito de rebelión a lo largo de los siglos, siempre atacando la Verdad que odia con un odio inextinguible. De Arrio a Loisy, de Lutero a Fr. Martin, S.J. que propugna la LGBTQ, el que lo inspira siempre es el mismo. Por esta razón, la Iglesia siempre condena el error y siempre afirma la misma Verdad, por esta razón los herejes siempre vuelven a proponer los mismos errores. No hay nada nuevo con respecto a la infidelidad del pueblo de Israel con el becerro de oro o la abominación de Asís, la Pachamama y Astaná.

 

[Ecumenismo] 

Casi como un balance final de lo que se ha dicho hasta ahora, es difícil no entrar más específicamente en el tema del ecumenismo que, como se señala también en las preguntas anteriores, está estrechamente vinculado con todos los aspectos de la crisis que estamos presenciando. Presente de manera completa al menos desde los encuentros de Pablo VI con Atenágoras y el beso en el pie del “ortodoxo” Melito, gradualmente triunfante en los diversos encuentros de Asís en 1986 (Juan Pablo II) y 2011 (Benedicto XVI) hasta el documento de Abu Dhabi y la efigie pagana traída a la Basílica de San Pedro durante el Sínodo del Amazonas, este camino indiferente está condenado directamente -en teoría y praxis- por innumerables documentos pontificios (los Mortalium Animos de Pío XI, el Pascendi de Pío X y el Syllabus  de Pío IX se aplican a todos). Repugnante no solo a la luz sobrenatural de la fe, sino ante todo a la luz natural de la razón, ya que es ilógica, falsa y perversa, [el ecumenismo] ha resucitado una vez más para florecer gracias a la abierta connivencia de los llamados “progresistas” y, por desgracia, de no pocos “conservadores”. En su experiencia, y en particular en las diferentes misiones que llevó a cabo en varios continentes, ¿ha encontrado, al menos en privado, que hay cierta conciencia del Episcopado sobre este tema? Es decir: detrás de su “prudencia” pública existe entre el clero algunos que al menos cuando los micrófonos están apagados reconocen la gravedad de esta apostasía? Si es así, ¿esta conciencia parece haber crecido con los años con el empeoramiento de los actos realizados?

 

Los obispos y sacerdotes que aman a Nuestro Señor saben perfectamente que hay una inconsistencia incurable entre la doctrina conciliar y la Fe revelada. Y los mercenarios… que propagan el error y se convierten en promotores de la revolución también lo saben perfectamente bien. Pero mientras que los mercenarios realmente pretenden cambiar la Iglesia para transformarla en una especie de ONG imbuida de principios masónicos, los buenos pastores no se resignan a creer que tantos fracasos representan, no la consecuencia necesaria de errores precisos insinuados por el Vaticano II, sino casi un accidente en el camino que tarde o temprano se corregirá de alguna manera. Este error filosófico y psicológico, incluso antes de ser teológico, los lleva a mantener unida la matriz de la crisis actual junto con la fidelidad al Magisterio inmutable de la Iglesia, en una operación titánica que está destinada al fracaso porque es precisamente inútil y antinatural.

Permítanme hacer una comparación. Si el médico encuentra los síntomas de una enfermedad específica, su diagnóstico identifica la patología y adopta un tratamiento destinado a eliminar la causa de los síntomas, no simplemente eliminar los síntomas; y menos aún, podría curar los síntomas mientras se niega a conectarlos con la enfermedad, porque hacerlo daría alivio temporal a su paciente, pero llevaría a su muerte. Lo mismo sucede en los asuntos públicos: si un gobernante encuentra un aumento de la delincuencia debido a la inmigración incontrolada, ciertamente puede arrestar a los criminales, pero no obtendrá ningún resultado si no detiene la inmigración ilegal. Ahora bien, si esto es obvio en asuntos de la vida diaria, ¿por qué no debería aplicarse más en asuntos que son mucho más graves, como los que se refieren a la adoración debida a la Majestad de Dios, el honor de la Iglesia y la salvación de las almas?

Creo que mis hermanos deben tener la humildad de reconocer el engaño en el que han caído; de identificar la causa doctrinal, moral y litúrgica en el origen de la crisis; de alejarse del camino fácil que han emprendido erróneamente, para luego reanudar el camino estrecho y erizado que han abandonado y que a lo largo de los siglos ha demostrado ser el único camino viable: el camino de la Cruz, del sacrificio y del testimonio heroico de la Verdad, es decir, de Jesucristo. Cuando esto suceda, los ataques del Diablo y sus siervos contra la Iglesia se multiplicarán, como siempre ha sucedido – “Si me han perseguido, también a vosotros os perseguirán” (Jn 15, 18-27) – pero ganarán el Cielo y la palma de la victoria. Por el contrario, si creen que pueden llegar a un acuerdo con el mundo y su príncipe, tendrán que responder a Dios por las almas que se les han confiado, y también por sus propias almas.

Esta complacencia hacia la mentalidad de la época traiciona tal vez una falta de coraje y una cierta timidez, exactamente lo contrario de lo que un católico, y aún más un ministro de Dios, debe ser: “El reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo vencen” (Mt 11, 12).

Muchas gracias, Excelencia, por esta conversación.

[1] No es sorprendente que, siguiendo el guión “revolucionario”, durante este período también hubo pronunciamientos que fueron “favorables” a la devoción mariana, que obviamente se alternaron con prácticas opuestas y se insertaron en un contexto neomodernista general, produciendo los resultados que ahora son evidentes.

[2] Audiencia general del 12 de noviembre de 1997.

 

[3] En particular, se toma nota del pasaje: “Art. 1. El Misal Romano promulgado por el Papa Pablo VI es la expresión ordinaria de la lex orandi (regla de oración) de la Iglesia Católica de rito latino. Sin embargo, el Misal Romano promulgado por San Pío V y revisado por el Beato Juan XXIII debe considerarse una expresión extraordinaria de la misma lex orandi de la Iglesia y debidamente honrado por su venerable y antiguo uso. Estas dos expresiones de la lex orandi de la Iglesia de ninguna manera conducirán a una división en la lex credendi (regla de fe) de la Iglesia; porque son dos usos del único rito romano”.

[Énfasis en negritas propio]

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s