ALL POSTS

BERGOGLIO RECHAZA EL DOGMA EUCARÍSTICO Y PREDICA UNA DOCTRINA HERÉTICA Y YA ANATEMIZADA POR LA IGLESIA


Cómo NO hablar de la Sagrada Eucaristía …

“La grandeza de Dios en un pedazo de pan”:

Un comentario sobre el sermón del Corpus Christi y el discurso del Ángelus de Francisco

<

El pasado domingo 6 de junio de 2021, el Vaticano celebró la Solemnidad del Corpus Christi o Corpus Domini , la Fiesta del Cuerpo y Sangre de Cristo en la Santísima Eucaristía.

El falso Papa Jorge Bergoglio ( “Francisco” ) ha tenido durante mucho tiempo una relación muy tensa con esta fiesta. No solo se niega habitualmente a arrodillarse ante el “Santísimo Sacramento” expuesto para la adoración (a diferencia de otras ocasiones ), también se niega a participar en las procesiones (la única vez que lo hizo fue en 2013, su primer año ), y repudia el dogma de la transubstanciación, generalmente optando por la herejía luterana de la consubstanciación en su lugar:

En una publicación separada, ya informamos sobre el último episodio de falla eucarística de rodilla que, como era de esperar, lo atacó ; En este artículo, nos centraremos en las palabras que pronunció durante su sermón, pronunciado por la noche, y lo que dijo durante el discurso del Ángelus que pronunció al principio del día.

Aquí hay un breve adelanto: en su homilía, Bergoglio usó la palabra “pan” hasta diez veces. Por el contrario, la palabra “Cuerpo” no aparece en absoluto en la transcripción. En su discurso del Ángelus, el falso Papa usó la palabra “Cuerpo” dos veces (una vez como parte de la frase “Solemnidad del Cuerpo y Sangre de Cristo”, la segunda vez citando Mc 14:22). La palabra “pan”, por otro lado, la usó nueve veces. Pero ese no es el punto focal de nuestra crítica.

Comencemos con el sermón que predicó Francisco durante la “Misa” en la Basílica de San Pedro.

Hablando del Cenáculo, que Nuestro Señor describió como “un gran comedor amueblado” (Mc 14, 15), Bergoglio dice:

Una gran habitación para un pequeño trozo de pan. Dios se hace diminuto, como un bocado de pan. Por eso, precisamente, necesitamos un gran corazón para poder reconocerlo, adorarlo y recibirlo. La presencia de Dios es tan humilde, escondida y muchas veces invisible que, para reconocer su presencia, necesitamos un corazón listo, alerta y acogedor. Pero si nuestro corazón, en lugar de una gran habitación, es más como un armario donde guardamos con nostalgia cosas del pasado, o un ático donde hace mucho tiempo almacenamos nuestros sueños y entusiasmo, o una triste cámara llena solo de nosotros, nuestros problemas y nuestras decepciones, entonces será imposible reconocer la presencia silenciosa y sin pretensiones de Dios. Necesitamos una habitación grande. Necesitamos agrandar nuestros corazones.

(Antipapa Francisco, Homilía del Corpus Christi , Vatican.va , 6 de junio de 2021)

Como de costumbre, Bergoglio ofrece una corriente de verdades a medias y ambigüedad gratuitas, envueltas en una espiritualidad superficial de tarjetas de felicitación que no puede nutrir el alma. (Aunque puede llenar el alma a primera vista, después de la digestión se disolverá rápidamente en la nada y dejará solo ardor de estómago e hinchazón, por así decirlo).

Su “explicación” del texto sagrado parece bastante artificial. Habla de una “gran habitación para un pequeño trozo de pan”: ¡pan! – y no tiene en cuenta que Nuestro Señor eligió una sala grande para la Última Cena, presumiblemente porque tenía que ser lo suficientemente espaciosa para permitir que al menos 13 personas (Cristo mismo y los doce discípulos) celebraran la Pascua (ver Mc 14,16). , durante el cual nuestro Bendito Redentor instituyó y ofreció la Primera Santa Misa.

Toda la charla de Francisco sobre un “gran corazón” es una pifia cuasi-poética. ¿Qué significa? ¿Qué es exactamente  un “corazón grande”? ¿Por qué el lenguaje figurado? ¿Por qué necesitamos un “corazón” para reconocer la presencia de Dios? ¿No es ese el papel que   juega la fe , que es un asentimiento intelectual? ¿Qué es un corazón que está “listo, alerta y acogedor”?

¿Por qué un corazón necesita ser “acogedor” para poder reconocer la Presencia del Señor? ¿Significa esto que los pecadores no pueden reconocer la Presencia Real, que los pecadores no pueden tener Fe, que la Fe sin caridad no es la Fe verdadera? Eso sería una herejía condenada por el Concilio de Trento : “Si alguno dijera que, perdiéndose la gracia por el pecado, también se pierde para siempre la fe; o que la fe que permanece, aunque no sea una fe viva, no es una fe verdadera; o que el que tiene fe sin caridad no es cristiano; sea ​​anatema ”(Sesión VI,  Canon 28 ).

Bergoglio continúa:

Necesitamos salir de nuestro pequeño espacio encerrado en nosotros mismos y entrar en la gran habitación, la vasta extensión de asombro y adoración. ¡Eso es lo que realmente necesitamos! Es lo que falta en los muchos movimientos que creamos para encontrarnos y reflexionar juntos sobre nuestro alcance pastoral. Pero si faltan el asombro y la adoración, no hay camino que conduzca al Señor. Tampoco habrá sínodo, nada. Adoración: esa es la actitud que necesitamos ante la presencia de la Eucaristía. La Iglesia también debe ser una gran sala. No un círculo pequeño y cerrado, sino una comunidad con los brazos abiertos, que da la bienvenida a todos. Preguntémonos esta pregunta: cuando se acerca alguien que está sufriendo, que se ha equivocado, que se ha descarriado en la vida, es la Iglesia, esta Iglesia, un salón lo suficientemente grande para acoger a esta persona y llevarla a la alegría. de un encuentro con Cristo?

Una vez más, el falso Papa nos presenta pensamientos que no son necesariamente erróneos pero que  podrían  estar equivocados, dependiendo de cómo uno elija entenderlos.

Es curioso que Francisco deplore el “espacio encerrado en sí mismo”, cuando son las iglesias del Novus Ordo las que a menudo se construyen en forma circular, dando la apariencia de que todos los asistentes, incluido el que preside, están encerrados en sí mismos.

Los católicos deben buscar y trabajar genuinamente por la conversión y salvación de todas las personas, eso está claro. Sin embargo, eso no se traduce en “dar la bienvenida a todos como son” para unirse al culto católico. Llevar a las personas a la conversión es una cosa, darles la bienvenida a las personas a participar en la iglesia es otra muy distinta:

… [Para] difundir la idea indiscriminadamente entre los no católicos de que todos son bienvenidos sería ir más allá de los límites de lo que realmente significa la tolerancia [de los no católicos en los servicios católicos]. Un anuncio de “todos son bienvenidos” insertado en el periódico o boletín local degradaría la única y verdadera religión al estado de ser considerada como una religión más. El Sacrificio Eucarístico no es un servicio más, sino el único Sacrificio de la nueva economía cristiana. … Sólo los fieles tienen derecho a asistir a la Misa; Hay que mantener la distinción de que sólo se tolera la presencia de otros.

(Rev. John A. Prah, Comunicación de los no católicos en los ritos religiosos católicos [Washington, DC: The Catholic University of America Press, 1956], p. 101)

En resumen: todos son bienvenidos a convertirse y convertirse en católicos practicantes . Esa es la única bienvenida verdaderamente universal que Dios y Su Iglesia ofrecen incondicionalmente.

Contrariamente a la creencia popular, nuestro Bendito Señor no le ofreció amistad incondicional. Expuso las condiciones muy claramente a veces; por ejemplo:

El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; y el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí. Y el que no toma su cruz y me sigue, no es digno de mí. (Mateo 10: 37-38)

Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. (Mateo 16:24)

Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; pero el que no creyere, será condenado. (Marcos 16: 15-16)

Por eso les dije que morirían en sus pecados. Porque si no crees que yo soy, morirás en tu pecado. (Juan 8:24)

Francisco continúa su parodia de un sermón:

No olvidemos que la Eucaristía está destinada a alimentar a los que están cansados ​​y hambrientos en el camino. Una Iglesia de lo puro y perfecto es una habitación sin lugar para nadie. Por otro lado, una Iglesia de puertas abiertas, que se reúne y celebra alrededor de Cristo, es una gran sala donde todos, todos, justos y pecadores, pueden entrar.

¡Qué hay sobre eso! Así que ahora toca una melodía diferente. Mientras que unas pocas oraciones antes, él estaba enfatizando que debemos tener un corazón que sea de cierto tamaño, y sea así o así, para poder siquiera reconocer la Presencia de Dios; recuerde, él no estaba hablando de un digna recepción de la Sagrada Eucaristía, pero simplemente acerca de un discernimiento de Su Verdadera Presencia – ahora cambia repentinamente al modo de “la Eucaristía es para los pecadores”. Si la Sagrada Eucaristía es para los pecadores, ¿no ayuda entonces a  que sus corazones sean grandes y acogedores? ¿Las personas con corazones como “áticos donde hace mucho tiempo guardaron sus sueños y entusiasmo” no califican también para estar “hambrientos y cansados ​​en el camino”?

Sí, la Sagrada Comunión es para los pecadores, para ayudarlos en su santificación para que dejen de pecar y alcancen la perfecta santidad de vida; pero eso es cierto solo para los pecadores veniales y los pecadores mortales que son sobrenaturalmente contritos y han sido absueltos.sacramentalmente antes de recibir. La Eucaristía no es para los recalcitrantes, para aquellos que están felizmente inmersos en el pecado mortal y buscan continuar en él. No es para aquellos que no creen y no tienen gracia santificante en sus almas. Eso no significa que tales almas estén completamente más allá de la esperanza, solo significa que no están en condiciones de acercarse a la barandilla de la Comunión. Primero deben convertirse y recibir un sacramento diferente, el de la penitencia (confesión), asumiendo que han sido bautizados.

En cuanto a las “puertas abiertas”, observe que el Evangelio no dice nada sobre el tamaño de la puerta que conduce al Aposento Alto. Se puede suponer que no era particularmente grande y que durante la Última Cena estaba cerrado. “Todos son bienvenidos” definitivamente no es un letrero que colgaba de esa puerta. Las únicas personas bienvenidas en la Última Cena fueron los doce a quienes nuestro Señor había invitado, nadie más. Por supuesto, Francisco podría haber señalado ese punto en su homilía, pero decidió no hacerlo porque obviamente entra en conflicto con la narrativa que quiere comunicar: que todos son bienvenidos y que nadie debe ser excluido de recibir la galleta de “comunión” del Novus Ordo, especialmente no los políticos que permiten todo tipo de pecados contra el quinto y sexto mandamiento. Más sobre eso más tarde.

Francisco, a pesar de ser un hereje inmundo, continuamente describe erróneamente la Sagrada Comunión como si fuera solo para los puros y perfectos, de los cuales no hay ninguno (excepto, por supuesto, la Santísima Virgen María hace 2000 años), o para  todos , incluida la escoria obstinada. de la tierra. Al enmarcar el tema de esta manera engañosa, engaña a innumerables almas porque, por supuesto, la verdad se encuentra entre estos dos extremos: la Sagrada Eucaristía es para algunos pecadores pero no para todos , como se explicó hace unos momentos. Eso es porque no todos los pecados son igualmente graves y no todos los pecadores se arrepienten de sus pecados.

Nuestra publicación reciente sobre Blase Cupich jugando el mismo truco con las almas explica esto con más profundidad:

Francis luego da otro vuelco. Después de haber declarado que todos son igualmente bienvenidos, al menos todos los que tienen un “corazón” lo suficientemente grande, vuelve a cambiar al modo restrictivo y nos dice que “todos” no significa realmente todos:

El Señor que no pide nada pero lo da todo. Al celebrar y experimentar la Eucaristía, también nosotros estamos llamados a compartir este amor. Porque no podemos partir el pan el domingo si nuestro corazón está cerrado a nuestros hermanos y hermanas. No podemos participar de ese Pan si no damos pan a los hambrientos. No podemos compartir ese Pan a menos que compartamos los sufrimientos de nuestros hermanos y hermanas necesitados.

Entonces, justo después de decirnos que Dios “no pide nada pero lo da todo” – en sí mismo una afirmación muy problemática que se presta fácilmente a ser entendida en un sentido herético – Bergoglio procede a enumerar las estipulaciones para una recepción digna después de todo. Y no lo sabrías, todas las condiciones que él especifica tienen que ver con preocupaciones temporales: no tener corazones “cerrados” a los demás (sea lo que sea que eso signifique); alimentar a los hambrientos; compartiendo los sufrimientos de los necesitados. Estas son cosas buenas y nobles, pero note la total ausencia de cualquier cosa que pertenezca a las relaciones sobrenaturales entre el alma y Dios. Como siempre, Francisco permanece en el plano horizontal: su preocupación es solo entre el hombre y sus semejantes, no entre el hombre y Dios.

Para quienes lo conocen, esto no es de extrañar. Después de todo, es un naturalista, y lo subraya en una afirmación posterior: “Incluso ahora, nuestras celebraciones eucarísticas están transformando el mundo en la medida en que nos dejamos transformar y convertirnos en pan partido para los demás”.

Aunque las “celebraciones eucarísticas” del Novus Ordo no son la auténtica Santa Misa católica , pretendamos por un momento que lo fueron. Note cómo Francisco está insinuando que la eficacia de la Santa Misa consiste en esto, que los asistentes sean animados o capacitados para hacer buenas obras en beneficio de los demás. Esa es una idea completamente protestante que no requiere la creencia en la transubstanciación ni en la misa como sacrificio propiciatorio, pero es parte del curso de un naturalista como Bergoglio .

Sin embargo, el Concilio de Trento advierte:

Si alguien dice que el sacrificio de la Misa es solo de alabanza y acción de gracias, o que es una mera conmemoración del sacrificio consumado en la Cruz, pero no de propiciación; o que sólo le conviene al que recibe; o que no debe ofrecerse por los vivos y los muertos, por los pecados, los castigos, las satisfacciones y otras necesidades: sea anatema.

(Concilio de Trento, Sesión XXII, Canon 3; Denz.950 )

Por eso el Papa Pío XI escribe que la Santa Misa “tiene una eficacia real para la reconciliación de los pecadores con la Divina Majestad” ( Encíclica Ad Catholici Sacerdotii , n. 14). La ofrenda del Santo Sacrificio provoca un derramamiento de gracias ilimitadas en las almas, contribuyendo así a producir incontables conversiones en todo el mundo. Y por “conversiones” no nos referimos a conversiones a una ecología integral o al desarrollo sustentable; tampoco nos referimos a conversiones de la indiferencia y el egoísmo a la compasión y la generosidad. Más bien, nos referimos a pecadores que regresan a Dios, hombres que pasan de un estado de pecado a un estado de justificación a través de la gracia de Dios. “ Buscad , pues, primero el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas ”(Mt 6,33).

Pero basta del sermón vespertino de Francisco. Pasemos al discurso de Francis en el Ángelus del mismo día, que no fue mejor.

Justo en el segundo párrafo, el falso Papa declara que “hoy una vez más encontramos la grandeza de Dios en un pedazo de Pan …” Está su negación de la transubstanciación de nuevo, una negación que rechazaría, por supuesto, si alguna vez fuera desafiado pública y directamente.

El impostor papal luego aborda la cuestión del mérito de recibir nuevamente la Sagrada Comunión. El reclama:

Y hay otra fuerza que destaca en la fragilidad de la Eucaristía: la fuerza para amar a los que se equivocan. Es la noche en que es traicionadoque Jesús nos da el Pan de Vida. Él nos da el mayor regalo mientras en su corazón siente el abismo más profundo: el discípulo que come con Él, que moja el bocado en el mismo plato, lo está traicionando. Y la traición es el peor sufrimiento para quien ama. ¿Y qué hace Jesús? Reacciona al mal con un bien mayor. Responde al “no” de Judas con el “sí” de la misericordia. No castiga al pecador, sino que da su vida por él; Paga por él. Cuando recibimos la Eucaristía, Jesús hace lo mismo con nosotros: nos conoce; sabe que somos pecadores; sabe que cometemos muchos errores, pero no renuncia a unir su vida a la nuestra. Sabe que lo necesitamos, porque la Eucaristía no es la recompensa de los santos, sino el Pan de los pecadores .

(Antipapa Francisco, discurso del Ángelus , Vatican.va , 6 de junio de 2021; cursiva dada.)

Francis no es muy inteligente, pero es inteligente. Todos podemos entender en qué contexto más amplio está ofreciendo estas palabras, y podemos leer entre líneas. Obviamente, está tratando de asegurarse de que a los políticos “católicos” que permiten todo tipo de pecados atroces contra el quinto y sexto mandamiento se les siga sirviendo la hostia del Novus Ordo en el momento de la comunión. Su argumento tácito es que si a Judas Iscariote no se le prohibió la Sagrada Comunión, ¡seguramente nadie más debería estarlo tampoco! (Por un momento debe haber olvidado a aquellos cuyo “corazón está cerrado a [sus] hermanos y hermanas” y que “no dan pan a los hambrientos”, pero la coherencia no es su fuerte).

En cualquier caso, la argumentación de Bergoglio es completamente falsa.

Primero, observe el lenguaje eufemístico en el que expresa el asunto. Habla de “los que cometen errores”, como si estuviéramos hablando de perder una salida en la autopista, eso sería cometer un error . Todos somos pecadores, y Dios quiere perdonar incluso nuestros pecados más graves, pero no pretendamos que las horrendas violaciones de la Ley Divina son meros “errores”.

Algún mal verdaderamente horrible se comete con total deliberación y malicia; algunos son tan escandalosos y abominables que desafían la imaginación y se mencionan en los libros de teología moral vernácula en latín sólo para que el lector común esté prudentemente protegido de ellos. Cualquier pecado por el que nos arrepentimos genuina y sobrenaturalmente puede ser perdonado, pero es muy engañoso e injusto hablar de los pecados en general como meros errores , como le gusta hacer a este “Papa”. No son errores; son pecados . ¡Son transgresiones voluntarias de la Ley de Dios! Un hombre que se confiesa como un político, anunciando que “se cometieron errores” en lugar de acusarse con tristeza de sus pecados, no puede ser absuelto.

En segundo lugar, es revelador que Francisco habla de “errores” en el contexto de la traición de Judas Iscariote a nuestro Señor. Es bien sabido que el apóstata argentino siente debilidad por el traidor, de quien nuestro Señor dijo que estaría perdido (ver Jn 17,12; Mc 14,21):

Teniendo esto en cuenta, no es sorprendente que Francisco haga girar el texto del Evangelio en una dirección más amigable con Judas, argumentando que Cristo “responde al ‘no’ de Judas con el ‘sí’ de la misericordia”. Pero, ¿realmente lo hace? Depende de lo que se quiera decir. Como de costumbre, Bergoglio deja las cosas lo suficientemente vagas y ambiguas para que todos puedan tomar de sus palabras lo que le gustaría escuchar.

Francisco hace que parezca que Cristo dándole la Sagrada Comunión a Judas significaba que estaba perdonando su traición. Por un lado, no es seguro que Judas haya recibido la Sagrada Comunión en la Última Cena. Esa es una de esas preguntas que la Iglesia nunca ha resuelto y permite a los católicos mantener cualquiera de las dos posiciones. E incluso si Judas recibió la Sagrada Comunión, fue en un estado de pecado mortal, lo que significa que su Comunión no le impartió perdón ni gracia, sino que, por el contrario, agregó una culpa aún mayor a su alma atribulada, aumentando así la severidad de su dolor. su condenación:

Porque el que come y bebe indignamente, come y bebe juicio para sí mismo, sin discernir el cuerpo del Señor. (1 Corintios 11:29)

Oh Dios, de quien Judas recibió el castigo de su culpa , y el ladrón la recompensa de su confesión: concédenos todo el fruto de tu clemencia; para que así como en Su Pasión, nuestro Señor Jesucristo dio a cada uno una retribución según sus méritos, así, habiendo quitado nuestros viejos pecados, nos conceda la gracia de Su Resurrección. Quien contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo, Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Misal Romano , Colecta del Jueves Santo ; subrayado agregado).

Bergoglio prosigue: “No castiga al pecador, sino que da la vida por él; Él paga por él “. Es cierto que Cristo, cuando la raza humana estaba trabajando bajo la culpa y las consecuencias del pecado original (ver Romanos 5:12), en lugar de castigarnos a todos y darnos la justa recompensa por nuestros pecados, nos redimió gratuitamente, únicamente. por su bondad y misericordia (ver Romanos 3: 23-24), capacitándonos para salvar nuestras almas. En ese sentido, se puede decir que Dios no castigó al pecador, sino que dio Su Vida por él.

Sin embargo, esto no es lo que Francisco quiere decir, al menos no solo , porque inmediatamente vincula su pensamiento a la recepción de la Sagrada Comunión: “Cuando recibimos la Eucaristía, Jesús hace lo mismo con nosotros: nos conoce; sabe que somos pecadores; sabe que cometemos muchos errores, pero no renuncia a unir su vida a la nuestra. Sabe que lo necesitamos, porque la Eucaristía no es la recompensa de los santos, sino el Pan de los pecadores ”.

Con estas palabras, queda claro qué mensaje está enviando Francisco: Aunque nuestros pecados sean tan escarlata como los de Judas Iscariote, Cristo los perdona en la Sagrada Comunión. ¡Eso no solo es falso, es indignante, impío y condenado! El Concilio de Trento declaró:

Si alguien dice que la fe sola es preparación suficiente para recibir el sacramento de la Santísima Eucaristía: sea anatema. Y para que un sacramento tan grande no sea recibido indignamente, y por lo tanto a muerte y condenación, este santo Concilio ordena y declara que la confesión sacramental debe necesariamente ser hecha de antemano por aquellos cuya conciencia está cargada de pecado mortal, por muy contritos que se consideren. Si alguno además enseña lo contrario o predica o afirma obstinadamente, o incluso públicamente por disputa presuma defender lo contrario, por ese mismo hecho queda excomulgado.

(Concilio de Trento, Sesión XIII, Canon 11; Denz.893 )

Por desgracia, esto no molestará a Francis. Después de todo, ¿qué es un anatema más, una excomunión más? Los ha estado amontonando a diestra y siniestra, y no solo desde que usurpó el trono papal hace ocho años.

Una vez más, el antipapa jesuita emplea la falsa dicotomía de que la Eucaristía es la recompensa de los santos o el alimento espiritual de las almas en pecado mortal. La verdad es, una vez más, que la Sagrada Comunión es una medicina para los pecadores en estado de gracia santificante . Cuando lo reciben los que están en pecado mortal, no perdona, no sana, no ayuda; sólo promueve la ruina espiritual del alma y su eventual condenación.

Esta es la doctrina católica básica. Bergoglio lo sabe y lo niega. Por supuesto que lo hace “entre líneas”, porque eso es lo que le permite jugar a la inocente mariposa ortodoxa y, sin embargo, inculcar errores condenados en tantas almas como sea posible, haciendo así su ruina más segura.

Continuando con su discurso del Ángelus, Francisco afirma que en la recepción de la Sagrada Comunión, Cristo “viene a dar un nuevo significado a nuestras fragilidades”. Aunque explica qué “fragilidades” tiene en mente, ya sabes, como “cerrarse dentro de nosotros mismos” y, naturalmente, esa horrenda “rigidez” que todos tenemos, no dice exactamente cómo recibir a Cristo en el Santísimo Sacramento de nuevo y nuevamente “dar un nuevo significado” a nuestros pecados. Pero entonces, probablemente le sonó bien y, bueno, tiene que decir algo, así que….

El Frankster termina su insufrible discurso afirmando, o al menos dando la impresión (guiño, guiño), que la razón por la que Cristo instituyó la Sagrada Eucaristía es para ayudar a los necesitados: “Esta es la lógica de la Eucaristía: recibimos a Jesús que nos ama y cura nuestras fragilidades para amar a los demás y ayudarlos en sus fragilidades; y esto dura toda nuestra vida “.

Una vez más ha encontrado una manera de promocionar su pernicioso “evangelio del hombre” , en el que se hace un fuerte énfasis en lo horizontal y lo temporal, hasta el eclipsamiento casi completo de lo sobrenatural, el alma y el destino eterno del hombre. En ese falso evangelio, Francisco pone continuamente lo eterno, lo sobrenatural, lo espiritual al servicio de lo transitorio, lo natural y lo temporal. En lugar de utilizar el mundo natural para elevar nuestra mente a las realidades celestiales, como hizo nuestro Señor Jesucristo (ver Mt 13: 44-48; cf.Col 3: 2), Francisco hace lo contrario: apela a las cosas celestiales para haga hincapié en lo que es mundano y efímero.

Así como usa la institución de Cristo de la Sagrada Eucaristía para enseñar que debemos recibirla para que podamos “convertirnos en pan partido para otros” (  sermón de Corpus Christi ), así lo hace el antipapa con la Resurrección de Cristo: “Gracias al Señor Resucitado, el la fe nos abre al prójimo ya sus necesidades, desde el más pequeño hasta el más grande ”( Discurso a la Reunión Plenaria de la FCD , 30 de enero de 2020). Esta es la estrategia de Bergoglian:

Aunque nuestro Bendito Señor ciertamente alivió el sufrimiento humano temporal, esa no es la razón por la que se hizo Hombre. Cristo vino a redimirnos del pecado y a trazarnos el Vía Crucis (cf. Lc 9, 23; Jn 19, 17), mostrándonos cómo debemos abordar nuestros sufrimientos temporales para transformarlos, con la ayuda de Su gracia, en hermosos peldaños hacia la felicidad eterna.

La esencia del Evangelio es sobrenatural , no natural. Sin embargo, Francisco continuamente distorsiona el verdadero Evangelio al naturalizarlo . En lugar de predicar la Visión Beatífica como fin último del hombre, y proclamar la necesidad de hacerse católico y perseverar hasta el fin para obtenerla (cf. Mc 16,15-16; Mt 10,22), Bergoglio predica un futuro terrenal utópico que es ser asegurado por personas de todas las “tradiciones religiosas” (el vocabulario de elección del Vaticano en estos días) tomados de la mano, dando la bienvenida a los extraños y ayudando a los necesitados.

Francisco está trabajando duro para preparar a su desventurado rebaño para recibir al Anticristo .

Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, hasta el punto de engañar (si es posible) incluso a los elegidos.

(Mateo 24:24; cf. Juan 5:43)

Que nadie os engañe de ninguna manera, porque a menos que primero venga una revuelta, y el hombre de pecado sea revelado, el hijo de perdición, que se opone y es elevado sobre todo lo que se llama Dios, o que es adorado, así que se sienta en el templo de Dios, mostrándose como si fuera Dios.

(2 Tesalonicenses 2: 3-4)

Aunque no es el mismo Anticristo, Bergoglio ha estado preparando su camino predicando la doctrina del Anticristo.

Para el Corpus Christi , incluso logró convertir el “Pan de los ángeles” (Sal 77, 25) en el “Pan de los pecadores”.

De Novus Ordo Watch

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s