LA JURISDICCIÓN PAPAL YA NO EXISTE

 

LA JURISDICCIÓN SE HA IDO 

La jurisdiccion papal ya no existe en la tierra.

Sabemos que no hemos tenido un verdadero papa desde la muerte del Papa Pío XII en 1958.
Sabemos que no hay jurisdicción papal en el mundo actual, la propia de un verdadero Papa necesaria para que existan obispos o sacerdotes.
Por lo tanto, no hay ya obispos o sacerdotes, ni clérigos de ningún tipo en el mundo de hoy.
Esto significa que el sistema parroquial de Novus Ordo está dirigido por herejes. Esto también significa que SSPX, SSPV, CMRI y cualquier otra organización con sus llamados sacerdotes son cismáticos y son una abominación para nuestro Señor.
Los arzobispos Thuc y Lefebvre no poseían jurisdicción papal para “consagrar” a sus llamados obispos.
Q . ¿Los obispos (Thuc, Lefebvre, etc.) tenían alguna jurisdicción después del 9 de octubre de 1958 (a la muerte del Papa Pío XII)?
A. La única jurisdicción que tenían los obispos después del 9 de octubre de 1958 era para ordenar sacerdotes. No podían consagrar obispos  porque eso requiere jurisdicción papal. Después de la muerte de nuestro último verdadero papa, el Papa Pío XII, en 1958, toda la jurisdicción papal desapareció para siempre de la faz de la tierra.
Después del 8 de diciembre de 1965, cuando todos los obispos de la Iglesia apostataron oficialmente al consentir y firmar los documentos heréticos del Concilio Vaticano II, NUNCA más hubo en la tierra  ordenaciones.
TODOS y CADA UNO de los obispos del mundo, firmaron los documentos heréticos del Vaticano II, incluidos el arzobispo Thuc y el arzobispo LeFebvre. Thuc estaba entre los Cardenales más liberales en el Vaticano II.
Cualquier sacerdote hasta ese momento era un verdadero sacerdote, a menos que él también apostatara, como la mayoría lo hizo después de seguir las enseñanzas del Vaticano II y celebrar  el Novus Ordo Missae. Los sacerdotes que nunca apostataron, aún podían ofrecer los sacramentos sólo donde se les había dado permiso para hacerlo.
Los clérigos que apostataron o cayeron en la herejía podrían después haberla abandonado y convertirse en católicos laicos, pero  NUNCA podrían regresar a sus oficios ministeriales. Ésta es una ley de la iglesia católica.
Un sacerdote sí podría haber sido ordenado antes del 8 de diciembre de 1965, siempre que a los obispos ordenantes se les hubiera dado jurisdicción para ordenar por un verdadero Papa [antes del 9 de octubre de 1958]. Sin embargo, las funciones sacramentales de este sacerdote estarían  limitadas al lugar donde estaba el obispo antes de ese momento, cuando su obispo apostató. Pero  si el sacerdote hubiera caído en la herejía o hubiera celebrado el Novus Ordo Missae, sólo podría  abjurar sin poseer en adelante la autoridad para realizar los oficios del sacerdocio.

Dos decretos papales vitales.

Papa Pío VI, Charitas:

“Por lo tanto, bajo este castigo de suspensión, prohibimos severamente que dichos hombres, asuman la jurisdicción episcopal o cualquier otra autoridad para guiar a las almas, ya que nunca la recibirían. No deben otorgar letras dimisorias para las ordenaciones. Tampoco deben nombrar, delegar o confirmar a pastores, vicarios, misioneros, ayudantes, funcionarios, ministros u otros, cualquiera que sea su título, para el cuidado de las almas y la administración de los Sacramentos bajo cualquier pretexto de necesidad. Tampoco pueden actuar, decretar o decidir, ya sea por separado o unidos en un concilio, sobre asuntos relacionados con la jurisdicción eclesiástica. Así pues, declaramos y proclamamos públicamente que todas sus cartas dimisorias y sus delegaciones o confirmaciones, pasadas y futuras, [son nulas].
“También ordenamos y prohibimos, bajo el mismo castigo de suspensión, que tanto los hombres consagrados como sus consagradores confieren  ilícitamente el sacramento de confirmación o de órdenes, y ejercitan ilícitamente el oficio episcopal del cual han sido suspendidos. En consecuencia, cualquier ordenado [o consagrado] por ellos debe darse cuenta de que está suspendido y será culpable de irregularidad si ejerce las órdenes que ha recibido “.

Vacantis Apostolica Sedis del Papa Pío XII:

  1. “Durante la vacante de la Sede apostólica, en relación con las cosas que pertenecían al Soberano Romano Pontífice en vida,  el Colegio Sagrado de los Cardenales no tendrá absolutamente ningún poder o jurisdicción para rendir o realizar un favor o justicia, otorgado por el difunto pontífice; más bien, que el Colegio está obligado a reservar todas estas cosas al futuro Pontífice. Por lo tanto, declaramos inválido y nulo cualquier poder o jurisdicción que hubiera pertenecido al Romano Pontífice en vida, que la asamblea de los Cardenales decidiera ejercer (mientras que la Iglesia no tenga Papa), excepto lo que se permita expresamente en esta Nuestra Constitución .
  2. Del mismo modo, ordenamos que el Colegio Sagrado de los Cardenales no tenga el poder de hacer una determinación de la manera que le plazca con respecto a los derechos de la Sede Apostólica y de la Iglesia Romana, ni intentar en modo alguno sustraer directa o indirectamente los derechos de la misma con el pretexto de una relajación de la atención o del ocultamiento de acciones perpetradas contra estos mismos derechos, incluso después de la muerte del pontífice o en el período de la vacante. Por el contrario, deseamos que el Colegio vigile y defienda  estos derechos durante la contienda de todas las fuerzas influyentes.
  3. Las leyes emitidas por los Romanos Pontífices de ninguna manera pueden ser corregidas o modificadas por la asamblea de los Cardenales de la Iglesia Romana mientras esté sin un Papa, ni se puede restar nada de ellos ni agregarse o dispensarse de ninguna manera con respecto a dichas leyes. o cualquier parte de ellas. Esta prohibición es especialmente aplicable en el caso de las Constituciones Pontificias emitidas para regular los asuntos de la elección del Romano Pontífice. En verdad, si por casualidad ocurriera o se intentara algo adverso a este mandato lo declaramos, por Nuestra Autoridad Suprema, ser nulo e inválido “.  
San Francisco de Sales (Obispo y Doctor de la Iglesia):
¿No está escrito que la revuelta y la separación tendrían que venir (2 Tes. Ii. 3), y que el sacrificio cesaría (Dan. Xii. 11), y que el Hijo del Hombre difícilmente encontraría en la tierra FE en su segundo venida visible (Lucas xviii 8), cuando viniese  a juzgar? Todos estos pasajes se entienden de la aflicción que el Anticristo causará en la Iglesia … Pero la Iglesia … no fallará, y será alimentada y preservada en medio de los desiertos y soledades a los que Ella se retirará, como dice la Escritura, (Apoc. 12), ”
¿Cómo podemos saber interpretar estos infalibles decretos?
Para aquellos con un poco de fondo teológico estos decretos son bastante claros.
Aquéllos que necesitan una explicación teológica para obtener mayor claridad, pueden seguir leyendo.
Confiar en la “autoridad” de obispos cismáticos como Lefebvre y Thuc para efectuar consagraciones  y ordenaciones, es un grave error.
Incluso si existen órdenes válidas, donde falta la jurisdicción no existe Ia nota de Ia apostolicidad. El cisma, como también la herejía, destruye la sucesión apostólica “, (Reverendo Thomas Cox,” Pilar y fundamento de la verdad “, 1900).
En su “Manual de doctrina cristiana“, escrito para congregaciones religiosas e instituciones católicas de enseñanza superior, el profesor de seminario Rev. John Joseph McVey escribió en 1926:
P. 60: ¿Quiénes son los pastores legales de la Iglesia después del Papa?
 
A. Los obispos que han sido canónicamente instituidos, es decir, los que han recibido del Soberano Pontífice una diócesis para gobernar.
P. 73: ¿Por qué no es suficiente ser obispo o sacerdote para ser un pastor legítimo?
 
A. Porque un obispo también debe ser enviado a una diócesis por el Papa, y un sacerdote debe ser enviado a una parroquia por un obispo. En otras palabras, un pastor debe tener no solo el poder del orden, sino también EL PODER DE LA JURISDICCIÓN, (enf. McVey).
P. 77: ¿Cómo se comunica el poder de jurisdicción?
 
A. Los sacerdotes reciben su jurisdicción del obispo de la diócesis; los obispos reciben los suyos del papa; y el Papa posee la jurisdicción dada por Jesucristo. Un obispo que no tuviese sus poderes espirituales dado por el Papa, un pastor que no tuviese los suyos dados por el obispo legítimo, sería UN INTRUSO O CISMATICO “(enf. Añadido)
No solo los “sacerdotes” y “obispos” tradicionalistas (los “consagrados” u “ordenados” por Thuc y Lefebvre o sus llamados “obispos”) son ordenados y consagrados de manera ilícita, sin un verdadero papa, sino que todos ellos no tienen jurisdicción alguna.
Para aquellos que puedan tener preguntas sobre esta respuesta, consulte el artículo de la Enciclopedia Católica sobre la Iglesia, que dice: “La apostolicidad de la misión consiste en el poder de las órdenes sagradas y el poder de la jurisdicción que se deriva de la transmisión legítima de los Apóstoles. Cualquier organización religiosa cuyos ministros no posean estos dos poderes no está acreditada para predicar el Evangelio de Cristo “.
Cómo dice el Apóstol’¿Cómo pueden predicar’, ‘si no son enviados?’ (Rom. 10:15).
“Una sociedad cristiana cuyos obispos desciendan de los apóstoles sólo  por el poder del orden, y no también por el poder de la jurisdicción, no puede pretender ser apostólica, y por lo tanto no pueden ser la Iglesia de Cristo”, Revs. Devivier y Sasia, Christian Apologetics, vol. II), escribió en 1924.
P. ¿Puede cualquier sacerdote absolver los pecados válidamente?
A. La Ley Canónica dice: “Además del poder de las órdenes, los ministros, para absolver los pecados válidamente, deben tener poder ordinario o delegado de jurisdicción sobre el penitente” (Can. 872). 7.
¿Qué pasa con los sacerdotes que vinieron después de la Gran Apostasía del Falso Concilio del Vaticano II?
Q. Creo que el P. Campbell fue ordenado en  1959 pero después celebraba la misa del N.O. Si Campbell abjuró de su error de celebrar la misa del Novus Ordo  (falsa misa pagana), ¿Por qué no podría reasumir hoy sus funciones y deberes sacerdotales?
A. La razón por la que no puede reanudar sus funciones sacerdotales es porque esa es la ley de la iglesia. Si él se hizo hereje y regresa a la Iglesia y continua ejerciendo las funciones sagradas del ministerio, entonces su alma está en peligro de ir al infierno. No debe demorarse, en ese caso, en renunciar a las funciones sagradas del ministerio que aún puede estar practicando, hacer una abjuración formal, hacer un acto de perfecta contrición, y orar a Dios para que sea recibido de nuevo en la Iglesia como laico para así PODER salvar su alma, nada de lo cual será probable si no comienza a rezar el Rosario diario de 15 decenas.
Dígale a un “sacerdote” lo que dijo San Cipriano (lib. 2, epist. 6) :
Afirmamos que absolutamente ningún hereje o cismático tiene ningún poder o derecho“; y también enseñamos (lib. 2, epist. 1) que los herejes que regresan a la Iglesia deben ser recibidos como laicos, aunque hayan sido sacerdotes u obispos en la Iglesia. “Cum ex …”, de hecho, enseña que tales hombres están “total y enteramente privados de sus oficios para siempre, y además descalificados e incapacitados para su rango …”
El Papa Paulo IV también declara: “Además, el que, a sabiendas, presuma de alguna manera de recibirde nuevo a las personas en ese estado, confesas y/o condenadas, o que las favorezca, crea en ellas o enseñe sus doctrinas, incurrirá de facto en la excomunión y se hará infame. No podrán y no podrán ser admitidos oralmente en persona o por escrito, a través de cualquier portavoz o procurador a los oficios públicos o privados … “
Woywod-Smith explica los efectos de la infamia de la ley bajo Can. 2294 §1: “La persona que ha incurrido en … una infamia de la ley ... no puede obtener válidamente beneficios eclesiásticos, pensiones, cargos y dignidades, ni puede ejercer válidamente los derechos relacionados con los mismos, ni realizar un acto eclesiástico legal válido”.

Conclusión

Hoy no tenemos papa, ni obispos, ni sacerdotes, en ningún lugar del mundo. Todos han apostatado o muerto. Esto significa que no tenemos jerarquía eclesiástica ni Misa. Sin embargo  podemos ser buenos católicos sin ellos. Podemos participar de los sacramentos de bautismo y matrimonio sin ellos. Todos los otros sacramentos los hemos perdido. Pero todavía podemos hacer una buena confesión [con contrición perfecta, ante Dios] y ser absueltos de todos nuestros pecados sin un clérigo. La ley de la iglesia nos lo dice. Ud debe creer en todos los dogmas de nuestra Iglesia Católica, conságrese a María según San Luis de Montfort, rece  el Rosario de 15 decenas todos los días y lleve  el escapulario marrón, y su salvación estará segura.

De True Catholic