LA TORRE DE BABEL AFIRMADA POR LA LINGÜÍSTICA

La cuenta de la Torre de Babel afirmada por la lingüística

por 

 

Los lingüistas seculares están desconcertados por la existencia de una veintena de familias lingüísticas en el mundo de hoy. Se ha demostrado que los idiomas dentro de cada familia (y las personas que los hablan) están genéticamente relacionados, pero se han observado pocos vínculos genéticos entre las familias. Este es un problema para los lingüistas seculares. Si, como creen, el hombre evolucionó a partir de un ancestro simiesco, el hombre en algún momento habrá adquirido la capacidad de hablar. Este proceso de cambio en realidad sería extremadamente peligroso, como admiten. Pero aún así, si el habla evolucionó en algún lugar, de alguna manera, esperaríamos encontrar que todos los idiomas están genéticamente relacionados. Claramente no lo son. Algunos, por lo tanto, han sugerido que el hombre desarrolló el habla simultáneamente en más de un lugar. Esta sugerencia es increíble, considerando los peligros involucrados en la supuesta evolución del habla. Entonces, ¿cómo surgieron las familias lingüísticas?


Puntos de vistaLa vista convencional ( A ) y la visión bíblica ( B ) del desarrollo del lenguaje. En la visión convencional, el lenguaje se desarrolló a partir de un único ‘protolenguaje’ y divergió en diferentes idiomas a medida que pasaba el tiempo. En el modelo bíblico, el hombre fue creado con lenguaje. Esto fue cambiado de manera sobrenatural en Babel, donde Dios “confundió” las lenguas. Las Escrituras no dicen directamente cuántos idiomas surgieron en Babel

Solo Génesis proporciona una explicación creíble. Registra cómo Dios le dio a la gente nuevos idiomas para hablar. Los grupos que hablan el mismo idioma se alejaron juntos. Los idiomas que hablaron entonces, han evolucionado lentamente en los seis mil idiomas que encontramos hoy en día, pero las distinciones entre los grupos de idiomas son todavía observables, como veremos.

Determinar si los idiomas comparten un ancestro común no es fácil. Un estudiante holandés que aprende Hindi podría no darse cuenta de que el hindi está relacionado con el holandés. Sin embargo, se ha demostrado que ambos idiomas son parte de la familia de lenguas indoeuropeas. Steel ya había cubierto en detalle el desarrollo de las lenguas indoeuropeas, refutando claramente las afirmaciones de que esto era paralelo a la evolución biológica. 1 Aparentemente, todos los idiomas de esta familia se han desarrollado a partir de un “lenguaje para padres”, que ya no existe.

Esta idea era desconocido a finales del 18 º siglo, hasta Sir William Jones sugerido que el griego, el latín y el sánscrito tenían forma independiente ‘surgido de una fuente común, que, tal vez, ya no existe’. 2 También sugirió que otros grupos de idiomas, como el celta y el germánico, aunque bastante diferentes, también podrían relacionarse de la misma manera. Pocos cuestionan sus hallazgos hoy. La Lingüística Comparativa e Histórica ha seguido más o menos lo que Jones comenzó. Dos siglos han revelado mucho, y los hallazgos son alentadores para los creacionistas, que creen que el relato de la Torre de Babel en Génesis 11 es un relato histórico y verdadero de los acontecimientos.

En este ensayo veremos algunas de las pruebas de Babel y examinaremos dos teorías rivales también. Antes de hacer eso, echemos un vistazo breve a los métodos involucrados.

Clasificación del idioma

La familia de lenguas indoeuropea no es la única familia de idiomas en el mundo. Hay otros, que son más difíciles de examinar. Tenemos muchas escrituras de algunos idiomas europeos, que abarcan más de 2,500 años de desarrollo. Para muchos otros idiomas, sin embargo, no hay escrituras en absoluto. Eso hace que el estudio de su desarrollo sea más complicado.

La forma tradicional de comparar idiomas fue comparar la historia y las estructuras gramaticales de dos idiomas, teniendo en cuenta las similitudes físicas y culturales entre las tribus. Este método fue útil en Europa, pero requirió mucho tiempo y resultó difícil en África. Varias décadas de arduo trabajo a principios de este siglo habían descubierto solo la punta del iceberg, en lo que respecta a todos los idiomas en África.

Un gran avance se produjo en la persona de Joseph Greenberg a mediados del siglo pasado. Greenberg propuso un nuevo método. Recolectó listas de palabras de muchos idiomas africanos, y los comparó entre sí. Él notó patrones claros. Varios idiomas tenían palabras similares para cosas similares, y Greenberg concluyó que estos lenguajes deben estar relacionados. Su método se ha convertido en la norma en lingüística comparada.

El método de Greenberg es una de las dos formas principales de clasificar idiomas. La clasificación tipológica examina las estructuras gramaticales y clasifica los idiomas en consecuencia. Sin embargo, puede no haber una relación genética entre idiomas con una composición tipológica similar. Dado que estamos interesados en la relación genética, ahora vamos a echar un vistazo breve al segundo método, la Calificación genética, y considerar sus hallazgos en relación con nuestra pregunta de ensayo.

Calificación genética

Vocabulario básico

La calificación genética prefiere usar solo el “vocabulario central”, es decir, palabras que se dice que cambian poco a lo largo del tiempo. El método tiene como objetivo ver cuántas de estas palabras son similares en diferentes idiomas, teniendo en cuenta cómo las palabras generalmente cambian en la pronunciación.

El vocabulario principal incluye, entre otras, palabras para partes del cuerpo, números y pronombres personales. Cuando se observan patrones claros de similitud entre los idiomas, se dice que esos idiomas están relacionados.

Palabras cognitivas

La palabra ‘patrones’ en el párrafo anterior fue cuidadosamente elegida, porque el vocabulario central entre los idiomas relacionados nunca es idéntico, pero similar, o ‘afín’. Las palabras son análogas cuando se muestra que son coherentes con el patrón de cambio fonético que ha tenido lugar en el pasado. Por ejemplo, la palabra tahi en tongano podría no parecer kai en hawaiano, aunque ambos significan “mar”. Pero, si comparas el tapu tongano con el kapu hawaiano (ambos significan “prohibido”) y la tanata tongana con el kanaka hawaiano (que significa “hombre”) comienzas a ver un patrón: donde el tongano tiene una ‘T’ inicial hawaiana tiene una inicial ‘ K ‘, y uno comienza a ver que las palabras pueden estar relacionadas. Ellos son afines. 3

Cambios fonéticos comunes

Decidir qué palabras son afines y qué palabras no son nunca es fácil. Diferentes estudiosos han hecho diferentes juicios al comparar las mismas listas. No hay un acuerdo general en todos los casos. Sin embargo, hay algunas reglas para seguir, ya que es más probable que ocurran ciertos cambios fonéticos que otros. Los sonidos más fuertes, por ejemplo, pueden debilitarse.

Del mismo modo, las palabras pueden perder letras iniciales o finales, o fusionar dos consonantes en una. Estos cambios son bastante comunes. Los opuestos de estos ejemplos también pueden suceder, pero son menos comunes. Las palabras pierden fácilmente el sonido; rara vez lo ganan.

Hallazgos después de muchas décadas de observación

La lingüística comparada ha recorrido un largo camino desde que Greenberg comenzó su técnica radical. Su método se ha utilizado ampliamente en todo el mundo, y ha llevado a la categorización genética sistemática de la mayoría de los idiomas en el mundo. 4 No hay acuerdo en detalle, pero las siguientes agrupaciones, con varias variaciones, son comunes. 5

Familias europeas y asiáticas 

La familia indoeuropea cubre la mayor parte de Europa más una parte del sudoeste de Asia. En el norte de Europa encontramos la Familia Uralica, que incluye el finlandés y el húngaro. En el noreste de Asia encontramos a la familia Chukchi-Kamchatkan. Asia Central y el resto del norte de Asia acogen a la familia Altaic, que también contiene turco. El sur de Asia alberga a las familias Sino-Tibetana, Dravidian, Daic y Austroasiatic. Finalmente, el Cáucaso puede albergar a otras dos familias.

Familias del Pacífico

El Pacífico alberga a tres o cuatro familias. Los idiomas de los aborígenes australianos generalmente se agrupan en una sola familia, al igual que los idiomas que se hablan en la parte continental de Papua. No hay acuerdo sobre el tratamiento de Tasmania, que ahora está extinto. La familia de Austronesian incluye idiomas hablados en Madagascar, la parte meridional de la península malaya, las islas indonesias, las Filipinas, y las idiomas maoríes.

Familias africanas

La familia afroasiática (árabe) se encuentra en el norte de África, las lenguas nilo-saharianas se hablan en el centro de África; la familia Niger-Kongo, que incluye el swahili, se encuentra en el oeste y el este de África y las lenguas khosianas se hablan en el sudoeste de África.

Familias americanas

Las Américas albergan a tres familias principales, con muchas subgrupos. El Aleut-Eskimo se encuentra en el norte de Canadá, desde la parte oriental de Alaska hasta Groenlandia. El grupo Na-Dene se encuentra en el noreste de Canadá y Alaska, y también incluye algunos idiomas que se hablan en el suroeste de los Estados Unidos. Finalmente, la familia Amerind cubre el resto de las Américas.

Imagen incompleta

En esta clasificación contamos unas veinte familias principales. Sin embargo, esta clasificación está lejos de ser completa. Varios idiomas parecen no estar relacionados con ningún otro idioma, y algunos los tratan como familias separadas. Además, los nuevos descubrimientos se hacen regularmente, lo que puede mostrar que dos familias están relacionadas. Esto, a su vez, puede causar que dos familias se fusionen en una sola. Ruhlen, por ejemplo, encontró muchas similitudes recientemente entre el lenguaje aislado Ket (hablado en Siberia) y algunas de las lenguas Na-Dene, lo que sugiere que pueden estar relacionadas. 6 Estos descubrimientos no sorprenden a todos los lingüistas. Algunos creen que todas las familias finalmente vuelven a un único idioma, que comenzó a existir cuando los humanos desarrollaron por primera vez el habla. Otros argumentan que el habla humana se desarrolló independientemente en diferentes lugares, lo que resulta en varias familias lingüísticas, mientras que los creacionistas sostienen que la Cuenta de la Torre de Babel en Génesis 11 explica la existencia de la variedad de familias observadas hoy. 7 Veamos qué evidencia hay a favor o en contra de cada lado.

¿Evidencia para un solo proto lenguaje?

“La cuestión fundamental es”, dice Ruhlen, “si todos los lenguajes humanos están genéticamente relacionados”, 8 pero la evidencia de esto es escasa. Hay algunas palabras que, dice, son similares en todos los idiomas. Sin embargo, las palabras que da en su ejemplo no tienen el mismo significado en todos los idiomas. Los significados varían de ‘uno’ a ‘dedo’ y ‘mano’. 9 Hay similitudes entre ellos, pero esta no es una evidencia convincente de la relación genética entre las familias lingüísticas.

Sin embargo, debe señalarse que no podemos retroceder demasiado en el tiempo. El vocabulario básico es estable, pero cambia. En algunos idiomas, este cambio se midió durante más de 2,000 años. El resultado muestra que el 19.5% del vocabulario básico cambia cada 1,000 años. 10 Si esto es lo mismo para todos los idiomas, significa que, estadísticamente, todas las palabras en un idioma deben reemplazarse dentro de un período de aproximadamente 10,000 años. Eso haría cualquier investigación más allá de ese período de tiempo imposible. Esto, a su vez, hace que sea imposible probar que todas las familias lingüísticas están relacionadas en última instancia.

Evidencia de la evolución del habla

Trask muestra que los humanos difieren de sus “parientes más cercanos, los simios” en que sus extensiones vocales son mucho más largas y de forma diferente, lo que hace posible el habla. Sin embargo, la forma también es peligrosa, ya que podría provocar asfixia. “La idea es”, dice Trask, “que el habla y el lenguaje resultaron ser tan beneficiosos para la especie que nos volvimos especializados en ello, incluso a costa de perder varios compañeros hasta morir por asfixia todos los años”. 11 Sin embargo, Trask no está seguro de cómo y cuándo ocurrió este cambio.

O’Grady y Dobrovolsky, de manera similar, a pesar de describir con cierto detalle cómo el cerebro procesa el habla, admiten ignorancia sobre cómo y cuándo se desarrolló el habla. “Sabemos bastante menos sobre la especialización evolutiva para aspectos no vocales del lenguaje … y la interpretación del significado”. 12 Una vez más, no hay evidencia para respaldar su opinión de que el discurso evolucionó.

Parece claro en sus escritos que dan por hecho la teoría de la evolución. Ruhlen admite que “los eruditos que apoyan la monogénesis o la relatabilidad de todos los lenguajes corren el riesgo de ser tildados de creacionistas y, por lo tanto, de tener su trabajo desatendido por sus colegas”. 9

La evidencia apunta a Babel

Parece que hay pocas pruebas que respalden la opinión de que todos los idiomas evolucionaron a partir de uno o más proto-idiomas.

Hemos visto que la historia de los idiomas no se remonta a más de 10.000 años. También hemos visto falta de conocimiento sobre la evolución del habla humana. Parece que hay pocas pruebas que respalden la opinión de que todos los idiomas evolucionaron a partir de uno o más proto-idiomas. Sin embargo, hay otra explicación para la existencia de las familias lingüísticas en el mundo de hoy. Esta explicación se encuentra en Génesis.

Ahora examinaremos la evidencia que respalda la cuenta de Babel que se encuentra en Génesis 11 . Nos centraremos en particular en tres áreas donde los hallazgos de la lingüística histórica y comparada respaldan esta explicación.

Familias de idiomas

No estamos seguros de cuántos idiomas se extendieron desde Babel. La Biblia enseña que todos en Babel hablaban el mismo idioma; dice “el mundo entero tenía un lenguaje y un lenguaje común”. Claramente, no había transcurrido el tiempo suficiente para que se desarrollaran otros lenguajes completamente recuperados desde que Noé y su familia abandonaron el Arca, especialmente porque todas las personas estaban en un solo lugar, aunque dialectos ligeramente diferentes podrían haberse desarrollado en el período entre Noé dejando el Arca y la torre de Babel. En cualquier caso, las conclusiones a las que llegamos en este ensayo de que Génesis explica adecuadamente los hallazgos de la lingüística histórica y comparada serían las mismas. La ubicación exacta de Babel es desconocida. Es posible que uno de los Ziggurats desenterrados en el Iraq moderno sea los restos de la infame torre. Como el número de personas con vida en ese momento no hubiera sido excelente, probablemente habría sido suficiente una docena de idiomas. 13 Teniendo en cuenta cómo cambian los idiomas, podríamos esperar, como sugiere Wieland, encontrar varias familias distintas de idiomas en la actualidad.

‘… debería ser posible agrupar [idiomas] juntos en’ familias ‘como la familia de lenguas indoeuropea. Pero no debería haber enlaces entre una “familia” y otra. Eso es porque, en este modelo, cada familia lingüística distinta es la raíz de un “lenguaje raíz” original de Babel que no surgió por casualidad de un lenguaje ancestral previo “. 14

La cuenta de Babel sugiere que varios idiomas surgieron en ese día. Se presenta como una intervención milagrosa de Dios. Es poco probable que haya habido una aceleración de los cambios normales del lenguaje (es decir, sí hablaban el mismo idioma, pero los dialectos comenzaron a formarse) ya que las personas en la misma área generalmente hablan el mismo dialecto.

Ya hemos visto que en la actualidad se están distinguiendo unas veinte familias lingüísticas, y aún se desconocen algunos idiomas “aislados”. Hay indicios de que más investigaciones revelarán que algunas de estas familias pueden estar relacionadas entre sí, lo que resulta en un menor número de familias. 7

Sin embargo, las familias claramente distinguibles continúan confundiendo a los lingüistas seculares, que generalmente creen que los idiomas evolucionaron de manera natural, ya que estas distinciones no son consistentes con las expectativas que exigen sus hipótesis.

Si el porcentaje de pérdida de palabras descrito anteriormente es correcto, esperamos ver muchas similitudes, sin embargo, entre todos los idiomas de cada familia después de solo 5.000 años desde Babel. Sin embargo, la ausencia de cualquier contacto entre idiomas en una familia, durante dicho período, podría resultar en una mayor pérdida de palabras, por lo que comparar esos idiomas hoy en día no indicaría ninguna relación. Además, algunos idiomas tienen una pérdida de palabras mucho más rápida, por razones culturales. Estos idiomas, por lo tanto, cambian mucho más rápido. 15

Los hallazgos de unas veinte familias lingüísticas, entonces, con varios idiomas “aislados” no contabilizados, son consistentes con nuestras expectativas, como se describió anteriormente. Sin embargo, las familias claramente distinguibles continúan confundiendo a los lingüistas seculares, que generalmente creen que los idiomas evolucionaron de manera natural, ya que estas distinciones no son consistentes con las expectativas que exigen sus hipótesis.

Tiempo consistente

A pesar de que parece convencido de que todas las lenguas provienen de un solo lenguaje de proto, Robins habla de un “estado unitario” de la familia de lengua indoeuropea, que es “en la medida en que en la actualidad se puede hacer una comparación e inferencia histórica”. Él agrega, ‘Cualquiera que sea la fecha que se le pueda atribuir (y se ha sugerido el 3,000 aC ), eones de la historia lingüística yacen detrás [el énfasis es mío]’. 16 Sin embargo, parece extraño creer en esos “eones de la historia lingüística”, sin ninguna evidencia, a menos que uno tome la teoría de la evolución por sentado, como él lo hace. La evidencia indica lo contrario. Nos hacemos observar una lengua original, o al menos, los rastros de ella, de las cuales las lenguas indo-europeas han derivadas. Los 3.000 años antes de Cristo , que Robins menciona, son significativos, ya que dicho lapso de tiempo es consistente con la cuenta bíblica.

Además, los hallazgos recientes, como hemos visto, sugieren que Ket está relacionado con las lenguas Na-Dene. Esto sugiere que las tribus están relacionadas, pero que se separaron cuando las tribus americanas se trasladaron desde Asia a través del Estrecho de Bering hacia América. Wieland señala que “tener una relación tan estrecha aún existente tiene poco sentido si las migraciones fueron hace 11,000 años, como se cree comúnmente. Según el registro bíblico, habrían sido menos de unos 4.000 años atrás ‘. 17 Una vez más, la evidencia respalda la cuenta de Génesis.

Diseño del lenguaje y cambio

“Todos los idiomas son algo así como una ruina”; una cita que Crowley atribuye al lingüista holandés van der Tuuk. “Lo que quiso decir es que, como resultado de los cambios que se han producido, a menudo se dejan algunas formas” residuales “para sugerir cuál podría haber sido el estado original de las cosas”. 18 Crowley continúa para compartir cómo los idiomas pueden cambiar de versiones más sofisticadas a simples, y de sistemas más simples a complejos. Él distingue entre idiomas ‘aislantes’, ‘aglutinantes’ y ‘flexibles’ y muestra cómo los lenguajes cambian en patrones circulares.

El aislamiento de idiomas, dice, son aquellos en los que cada palabra tiene un solo significado, es decir, sin terminaciones. Tienden a aglutinarse cuando los marcadores gramaticales de forma libre, es decir, las preposiciones, se reducen fonológicamente a terminaciones o sufijos. Así, los lenguajes aglutinantes parecen “como si los bits del lenguaje estuvieran simplemente” pegados “entre sí para formar palabras más grandes”. 19La reducción morfológica posterior hace que los marcadores gramaticales originales sean irreconocibles, pero las terminaciones permanecen funcionales. El lenguaje se ha convertido en un lenguaje flexible, en el que ‘hay muchos morfemas incluidos en una sola palabra, pero los límites entre un morfema y otro no son claros’. 19 Finalmente, la reducción morfológica hace que el lenguaje pierda sus ‘casos’ y el lenguaje vuelve a ser un lenguaje aislante.

En el caso del griego, este cambio se puede ver muy claramente en la historia. El griego clásico era un idioma muy inflexionado; utilizó cinco casos, así como voz activa, media y pasiva. El griego koiné casi se redujo a cuatro casos, y la voz del medio se usó de manera bastante inconsistente. El griego moderno distingue solo tres casos, pero muchos finales han desaparecido. Es un buen ejemplo de la Ruina de van der Tuuk, ya que lentamente se está convirtiendo en un lenguaje aislado.

El modelo de Crowley muestra que los lenguajes pueden cambiar de los idiomas de inflexión, con ‘terminaciones’, a los idiomas de aislamiento. Estos pueden parecer más fáciles de estructurar, pero de hecho son igualmente complejos, ya que la falta de matices sutiles, que las terminaciones y los prefijos a menudo proporcionan, conduce a la ambigüedad.

Crowley muestra que los lenguajes de aislamiento pueden cambiar aún más y recoger sistemas de casos complicados después de que los han perdido. Sin embargo, este modelo no se puede utilizar para explicar el origen de sistemas de lenguaje altamente sofisticados como el sánscrito y el griego. La historia muestra que cuando un idioma cambia, tiende a ser más fácil de usar. Le gusta ser flexible. Cuando se ha liberado de los casos, es libre de compensarlos nuevamente. Sin embargo, como estos cambios son espontáneos, no planificados y, a menudo, pasan inadvertidos, parece imposible que un lenguaje tan sofisticado y regular como el “padre” indoeuropeo se componga de una forma más simple. El cambio en el lenguaje, como lo muestra el modelo de Crowley, es poco probable que produzca finales consistentes para todo el Lenguaje de Inflexión. 20

Steel 1 ha mostrado cómo los idiomas indoeuropeos modernos han reducido el número de inflexiones de nombres para diferentes casos, géneros y números; y la inflexión de verbos diferentes para tiempo, voz, número y persona. También mostró cómo el inglés también ha perdido el 65-85% del vocabulario del inglés antiguo, y muchas palabras latinas clásicas también se han perdido de sus descendientes, las lenguas romances (español, francés, italiano, etc.).

Steel 1 también señaló que la mayoría de los cambios no fueron aleatorios, sino el resultado de la inteligencia . Por ejemplo: formar palabras compuestas al unir palabras y derivaciones simples al agregar prefijos y sufijos, modificar el significado y tomar prestado palabras de otros idiomas, incluyendo calques (una palabra compuesta prestada donde cada componente se traduce y luego se une). También hay cambios inconscientes pero definitivamente no aleatorios, como cambios de sonido sistemáticos, por ejemplo, los descritos por la Ley de Grimm (que relaciona muchas palabras germánicas con palabras latinas y griegas).

El hecho es que el padre griego / sánscrito fue completamente consistente y altamente sofisticado. Si el azar, entonces, no hizo este lenguaje Proto, ¿de dónde obtuvo su consistencia? La única explicación creíble se encuentra en Génesis 11 . Sugiere un Diseñador. En Babel, a uno de los grupos se le dio el sofisticado y totalmente consecuente lenguaje protoeuropeo. Tristemente, cuando las personas en un mundo caído comenzaron a usar este lenguaje, lentamente comenzó a perder algo de consistencia, a medida que los errores gramaticales se pusieron de moda. Hoy, unos 5.000 años más tarde, algunos de los idiomas que descienden de él, todavía tienen algunas huellas del sistema de casos original. Algunos se han deshecho por completo de ellos y se han convertido en lenguajes de aislamiento, mientras que otros han inventado sistemas de casos completamente nuevos, pero menos consistentes y menos sofisticados que el original .

La observación de la estructura del lenguaje y el cambio de lenguaje, por lo tanto, también es más consistente con el recuento de la Torre de Babel que con las teorías rivales.

Conclusión

Los hechos que observamos hoy son consistentes con la cuenta de la Torre de Babel en Génesis 11 , pero esto no prueba la exactitud de la cuenta. Como la historia de los idiomas no se puede reconstruir más allá de 10,000 años, la evidencia para (y en contra) puntos de vista alternativos es limitada.

Sin embargo, si tomamos una mirada objetiva a los hechos de los que disponemos, no podemos dejar de sacar la conclusión de que la versión de la Biblia tiene muchas más opciones que las alternativas, para las cuales hay poca evidencia, si es que hay alguna. Por lo tanto, creemos sinceramente que los hallazgos de la lingüística histórica y comparativa han servido para afirmar la cuenta de la Torre de Babel registrada en Génesis 11 , más allá de toda duda razonable. Como siempre, las conclusiones del hombre no pueden ‘probar que la Escritura está en lo cierto’. Creemos que las Escrituras son correctas, ya que provienen de un Dios infalible. Sin embargo, cuando los hallazgos del hombre se interpretan objetivamente, generalmente afirman los relatos en las Escrituras, en lugar de negarlos. Este documento ha aplicado los hallazgos de la lingüística histórica y comparada al relato de Génesis, y encontró que los hechos a nuestra disposición son afirmativos.

Sin embargo, creer este relato requiere creer en Dios y negar la teoría de la evolución, que sugiere que todos los animales, los humanos y hasta el lenguaje humano surgieron por casualidad. Para muchos, esto podría resultar un precio demasiado grande para pagar, a pesar de la evidencia.

 

Artículos relacionados

Otras lecturas

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s