POSICIÓN TEOLÓGICA

Esta es mi posición teológica tomada casi íntegramente de la de personas competentísimas en la materia y que dan muestras. en sus escritos, de gran piedad, integridad doctrinal, y fidelidad a la Tradición bimilenaria de la Iglesia, al Magisterio ordinario y extraordinario de 260 papas legítimos, a lo creido y enseñado por TODOS los doctores de la Iglesia, lo Santos, los teólogos y predicadores.
Por lo tanto declaro y profeso, lo siguiente, aceptándolo, y si fuere preciso sellándolo con mi vida y sangre:
Me adhiero a la Fe Católica tal como ha sido enseñada durante más de 20 siglos desde que Nuestro Señor Jesucristo fundó su Santa y Romana Iglesia. Con la muerte de S.S. Pío XII y con la convocación del “Concilio Vaticano II”, una situación sin precedentes ha ocurrido en la Iglesia, amenazando a la verdadera doctrina y el culto. En orden a sumarme, en mi pequeñez, a lo necesario para la preservación de la Fe Católica, del Santo Sacrificio de la Misa y de los Sacramentos, ofrezco la siguiente declaración de principios para mostrar a quien lo requiera o pregunte, la posición teológica que practico:
I.– EL CONCILIO VATICANO II: Convocado por Juan XXIII con el propósito de “aggionare” la Iglesia, este concilio (1962-65) decretó e implementó una nueva enseñanza condenada ya por el Magisterio Infalible de la Iglesia. Las enseñanzas heréticas del Concilio Vaticano II fueron principalmente en las áreas de la libertad religiosa y del falso ecumenismo, condenados con anterioridad por:
  • Gregorio XVI en Mirari vos. (1832)
  • Pío IX en Quanta cura y en el Syllabus de errores (1864)
  • León XIII en Inmortale Dei (1865) y Libertas Humanas.
  • Pío XI en Quas Primas (1925) y Mortalium animus (1928)
  • Pío XII en Mystici Corporis Christi. (1943)
  • [véase todas ellas en barra lateral del blog o en los Textos digitales]
POR LO TANTO, El Concilio Vaticano II debe ser rechazado como un falso Concilio (conciliábulo) pues propone errores en la fe y en la moral.
II.– NOVUS ORDO MISSAE: Siguiendo el concilio Vaticano II, varias comisiones fueron establecidas para modernizar el Santo Sacrificio de la Misa y los ritos tradicionales de los Sacramentos. La comisión encargada de reformar la Misa estaba compuesta también por pastores protestantes de la Comunidad de Taize. Los resultados de esta modernización concluyen en una nueva definición de la Misa (igual al concepto de Lutero de que la Misa era el memorial de la Última Cena), las alteraciones a las oraciones del Ofertorio que borran el sentido propiciatorio del Sacrificio y la alteración substancial de las palabras de la Consagración. Esta “Nueva Misa”, conocida como “Novus Ordo Missae” contradice decretos anteriores de la enseñanza infalible de la Iglesia, tales como:
  • San Pío V en Quo Primum y De Defectibus.
  • Concilio de Trento : Decreto del Santo Sacrificio de la Misa (Sess. XXII).
  • León XIII en Apostolicae Curae (1896)
  • Pío XII en Mediator Dei (1947) y en Sacramentum Ordinis (1948).
POR LO TANTO, lo menos que se puede decir es que el Novus Ordo Missae es de dudosa validez, y en cuestiones de Sacramentos es obligatorio ser tuciorista, en consecuencia no  debe permitirse ni autorizarse asistir a esas “misas” a riesgo de incurrir en la “Communicatio in Sacris” (Comulgar con los no católicos en las cosas sagradas.)
III.- NUEVO RITUAL DE SACRAMENTOS: lo que se ha dicho en el punto II, puede también ser afirmado con respecto a los siete Sacramentos. Tanto la forma como la materia de los Sacramentos han sido cambiadas, la validez de los mismos también es cuestionada.
POR LO TANTO, donde han sido empleados los nuevos ritos para los Sacramentos, estos podrán ser de nuevo administrados “bajo condición” (sub conditione), si la situación así lo pide.
IV.- LA IGLESIA MODERNISTA DEL VATICANO II: La Iglesia Católica se identifica como Iglesia de Cristo por sus cuatro notas (Unidad, Santidad, Catolicidad y Apostolicidad). Desde que las enseñanzas heréticas del Vaticano II, el Novus Ordo Missae y el Nuevo Rito de los Sacramentos rompen con las enseñanzas bimilenarias de la Iglesia Católica, debemos de concluir que esta moderna y mal llamada Iglesia Católica rompió con la nota de Unidad y Santidad, [y probablemente la Apostolicidad en muchos casos]
POR LO TANTO, la Iglesia del Vaticano II que comenzó apenas hace 45 años NO ES LA VERDADERA IGLESIA DE JESUCRISTO NUESTRO SEÑOR.
V.- LA JERARQUIA MODERNISTA DE LA IGLESIA DEL VATICANO II. Concluyendo del punto anterior, la Jerarquía que implementó los errores del Concilio Vaticano II, no representa a la Iglesia Católica ni a su autoridad legal. Tanto Juan XXIII (Roncalli), Pablo VI (Montini) Juan Pablo II (Wojtyla) como Benedicto XVI (Ratzinger), promulgando e implementando con hechos y documentos directamente heréticos, se han mostrado pertinaces y manifiestamente [notoriamente] herejes.
POR LO TANTO, como enseña infaliblemente el Concilio Vaticano I, “Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”, estas palabras de Nuestro Señor Jesucristo prueban que la Sede Apostólica debe de estar preservada de manchas, preservada de todo error, de acuerdo a sus promesas. Y viendo que Benedicto XVI enseña manifiestamente la herejía, promueve el falso ecumenismo, busca la unidad con las falsas religiones en el error, NO LO RECONOZCO COMO SUCESOR DE SAN PEDRO EN LA PRIMACIA.
VI.- EL NUEVO CODIGO DE DERECHO CANONICO: En orden a la implementación de las enseñanzas del Vaticano II, fue necesario que los modernistas cambiaran el Código Canónico de 1917, ya que no reflejaba la mente de esta “nueva Iglesia”. El nuevo Código contiene errores dogmáticos en lo que se refiere a los Sacramentos y a la participación de los católicos y no católicos en la liturgia y el culto.
POR LO TANTO, como las leyes universales de la Iglesia están protegidas con la infalibilidad y no pueden imponer obligaciones que se opongan a la fe y la moral, el Nuevo Código Canónico carece de toda fuerza legal. Más aún al haber sido  promulgado por quienes no tienen la autoridad de la Iglesia.
Anuncios

1 reply »

  1. Estoy convencido de que en nuestra vida de fe todo es obra de la Gracia, que misteriosamente actúa inspirando y dirigiendo nuestros actos para que con nuestra libre y voluntaria cooperación sean acordes lo más posible con la Santa Voluntad de Dios. Esta expresión tan fuerte y segura que defines como tu posición teológica, si bien es cierto que refleja perfectamente (en mi opinión) el sentir de todo católico fiel a la VERDAD Revelada y a la Tradición Magisterial infalible e inviolable de la Iglesia Católica Verdadera ante la situación trágica y dolorosa por la que atravieza la Esposa Fiel de Cristo, también manifiesta por otro lado hasta que punto las motivaciones y razones que nos inspira el Espíritu Santo deben estar animadas, alimentadas y apoyadas en el AMOR a DIOS y a su Iglesia, y que como prueba de ello mostremos, qué estamos dispuestos a realizar para avalar nuestro testimonio de fe. Esto lo comento porque cuando haces referencia al inicio, de que estás dispuesto a “sellar con tu sangre si fuera necesario…” me dió la sensación de que eres sincero y creo que sí verdaderamente harías el sacrificio hasta ese extremo si Dios te lo pidiera. Además esta expresión coincide más ó menos con una que registré también en un pequeño folleto que recientemente elaboré para aclarar ante el grupo numeroso de amigos y “fieles” de la Iglesia Conciliar a la que asistí por varios años, los motivos por los que a partir del mes de agosto pasado, dejaba de asistir y participar como congregante y servidor en la Iglesia (no solamente en la Parroquia, sino en TODA la Iglesia Conciliar) Le puse por título al librito: “Mi salida…de Holy Spirit” y como subtítulo “Las 109 razones por las que dejé la Iglesia Conciliar por la Iglesia Católica Tradicional”. Es al final del librito que así como tú, sentí profundamente una inspiración para manifestar que como testimonio de lo que expongo en él, ….con ayuda de la Gracia estoy dispuesto a dar mi vida …!.
    Pues si aceptas que se publique este folletito, con mucho gusto lo comparto, tal vez sea útil para otros que probablemente anden todavía vacilando en decidirse a salir de la Iglesia Conciliar y unirse a la Verdadera Iglesia Católica. Para precisar un poco acerca del lugar donde ahora estoy junto con mi familia, te diré que nos hemos integrado a una Iglesia de linea sedevacantista, independiente (católica por supuesto). Todavía sigo investigando sobre varios puntos que quisiera clarificar mejor, para tener una visión y posición mas segura respecto a las grandes controversias que es necesario definir. Aclaro que mucho del material que he obtenido lo he descargado de este sitio que me parece, de los más serios, responsables y bien ubicados, que Dios los bendiga por este esfuerzo y los agrego a mis oraciones. AESHTUV

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s